7ª Carta. La conexión entre el ser humano y el Universo

Del libro Isis Sophia I de Willi Sucher.

octubre 1944

English version

Los lectores de estas Cartas a veces se preguntan qué hacer con las indicaciones que se dan en el Calendario. [Las citas del calendario de 1944 no se incluyen aquí, pero estas palabras son pertinentes a razón de estas Cartas]. Ahí se seleccionan algunos de los principales eventos que tendrán lugar durante los respectivos meses, pero no es posible seguir el tema lo suficiente como para satisfacer a todos. A menudo se pregunta: ¿qué significa este u otro evento o aspecto entre dos o más planetas?. Mi intención en estas Cartas es dar alguna orientación para que los lectores puedan ser capaces de vivir más íntimamente con el calendario y sus indicaciones.

El objetivo de las Cartas anteriores es, por supuesto, ofrecer un conocimiento fundamental de las constelaciones del Zodiaco; sin embargo, no sólo deberíamos aprender algo sobre el Universo sino también convivir con él y de hecho tenemos la  posibilidad de vivir con los acontecimientos universales de  la misma manera que los vivimos en la Tierra con los seres humanos.

Sucher

La conexión entre el ser humano y el Universo

 La humanidad de la antigüedad, fue realmente capaz de convivir con las estrellas. Detrás de las estrellas experimentaban a los Seres Espirituales que guiaban su vida en la Tierra. Pero actualmente, toda esa hermosa sabiduría ha desembocado en una especie de fatalismo. Hemos perdido la percepción de esos seres espirituales y lo que nos queda, lo que hoy conocemos como astrología, es una experiencia de estar expuestos a unos poderes desconocidos del universo que rigen el destino de los seres humanos en la Tierra. Y como la naturaleza de estos poderes en estos momentos no está penetrada por un verdadero conocimiento, el estudio de la astrología sólo puede conducir al fatalismo. A menudo nos decimos que tendríamos que crear una nueva concepción de nuestra relación con el universo estrellado. Sin embargo, sólo podremos hacerlo si encontramos una nueva forma de percibir a los seres espirituales que están conectados con las estrellas.

Anteriormente, he tratado de indicar que realmente podemos ver los contornos gigantescos de la forma arquetípica humana en las doce constelaciones del Zodiaco, pero esta forma arquetípica es más que una imagen. Cuando uno  convive con ella durante mucho tiempo, encuentra que es la forma visible, e incluso se puede decir que es el cuerpo de un Ser Espiritual que está muy cerca de nosotros, porque tiene las características de la Forma Humana. Es un Ser Espiritual que va por  delante y a nuestro lado y que puede ser una ayuda reconfortante para todos aquellos que realmente le buscan. Se puede sentir como la mano de un gran Guía o Maestro que nos guía y sana. Es el gran Representante de la Humanidad, al que podemos elevar nuestro corazón y voluntad, y que nunca deja de darnos ayuda cuando la necesitamos.

Los seres humanos en la Tierra tienen que vivir dentro de un cuerpo físico. Es la expresión y el medio de existencia en el mundo de los sentidos, pero también es una limitación, y a veces incluso puede ser experimentado como un obstáculo. Esta limitación u obstáculo revela la historia de la Caída. Nuestro cuerpo físico ha caído en las cadenas de la materia. Muy diferente es el “cuerpo” de ese Ser celestial que nos precede. Su cuerpo es el propio universo estrellado con sus eternas profundidades. Mientras que el cuerpo humano en la Tierra es limitado, el cuerpo de ese Ser tiene la capacidad de no dejar nunca su expansión y posibilidades incontables de transmutación.

Hemos tratado de “dibujar” las formas de este Ser -un Ángel- como un Ser con poderosas alas. Pero aún así, hay que imaginar que la potencia dinámica interna de esta forma es de una intensidad diferente a la de la forma física de la humanidad. Podemos mirar la cabeza del ser humano. Le da a nuestra apariencia física su fisonomía individual. Es la raíz de nuestra existencia de día, consciente, dentro del mundo de los sentidos. Sin embargo, está cerrada por el poderoso casco del cráneo. Esta es su limitación, y muy a menudo este recinto es una barrera poderosa para una comprensión universal y penetrante de los hechos con los que nos confrontamos en la Tierra.

Si nos fijamos en la “cabeza” de ese Ser celestial, en la constelación de Aries, y si queremos obtener una imagen fiel de la misma, debemos formarnos una concepción diferente. Así como la cabeza terrenal está cerrada por el cráneo, esta “cabeza” está abierta como si el cráneo se diera la vuelta, formando una especie de recipiente. Y en este recipiente fluye la sabiduría del universo, la sabiduría cósmica de los Espíritus de la Sabiduría, cuya expresión visible la encontramos en la constelación de Aries. Es la sabiduría que fluye por las formas y los objetos existentes de la Tierra; la ingeniosa sabiduría cósmica que experimentamos si nos fijamos en la estructura del esqueleto o el incomparable ingenio del organismo de una planta.

Los cuernos de Aries alcanzan los espacios cósmicos y traen esta sabiduría cósmica a través de la forma de espiral, hacia abajo, a la existencia, y el resplandor de la lana blanca de Aries es la imagen del vasto mar de esta sabiduría que todo lo penetra y vivifica. Por lo tanto, debemos aprender a imaginar la “cabeza” del Precursor cósmico de la humanidad. (Más adelante mostraremos cómo podemos encontrar esta imagen en relación con los acontecimientos estelares en Aries).

A continuación encontramos la laringe en el cuerpo humano. Es el instrumento con el que producimos el sonido y el habla, pero este órgano también está muy limitado, sobre todo en nuestra época. Podemos hablar de los objetos, pero en las palabras que formamos sólo podemos reflejar la naturaleza de los objetos que nos rodean. El lenguaje humano está dividido en muchos idiomas, y este proceso de división y distanciamiento ha aumentado constantemente. En nuestro tiempo, es incluso difícil para los que hablan el mismo idioma entender el significado de las palabras del otro.

Si nos fijamos en la “laringe” de ese Ser celestial, la constelación de Tauro, experimentamos que sus palabras son creativas y universales. Tauro es la expresión externa de los Espíritus del Movimiento que fundaron el arquetípico lenguaje creativo del universo que tiene su expresión en las vocales y consonantes de los movimientos estelares de los que deriva su origen el lenguaje humano. El alfabeto es el representante terrenal del zodiaco y los planetas. Sólo el “alfabeto” cósmico en la composición del lenguaje de los eventos estelares sigue siendo creativo y uniforme en los acontecimientos de los reinos de la naturaleza. Así es como debemos imaginar la “laringe” de ese Ser cósmico cuando observamos la constelación de Tauro —que aun sigue siendo un “órgano mágico”.

A continuación, en la forma humana nos encontramos con los brazos, que están relacionados con nuestro Guía celestial en la constelación de Géminis.

Los brazos humanos son sin duda los poderosos órganos con los que podemos entrar activamente en el mundo, y sin embargo, con qué frecuencia esta actividad que fluye a través de los brazos nos divide y distancia a unos de otros. Los seres humanos luchan e incluso se matan unos a otros con los brazos. Este órgano de nuestros brazos, con sus enormes capacidades incorporadas, muy a menudo se convierte en un instrumento de destrucción.

Los brazos (Géminis) del Ser divino al que queremos acercarnos son diferentes. Ellos son como poderosas alas que pueden ser experimentadas con los sentidos interiores del ser humano como una protectora vestidura de plata alrededor de los que realmente buscan la ayuda y la guía de su Precursor Celestial. Las “plumas” de estas alas fluyen hacia abajo, por así decirlo, a cada ser humano y por lo tanto a cada yo y aunque en la Tierra podemos sentirnos separados de los demás, podemos experimentar la unión espiritual de toda la humanidad con este Ser, con nuestro guía celestial. Y estas alas se pueden sentir no sólo como una fuente de protección, sino también como una realidad interior que puede elevar y liberar al alma, como si la elevara con sus alas.

En las Cartas anteriores hemos explicado cómo los antebrazos están relacionados con la constelación de Sagitario. En nuestra forma humana en la Tierra continúan a los brazos y experimentamos, por así decirlo, la división que atraviesa tanto al ser humano como individuo y a la humanidad, de la que hemos hablado anteriormente. El Sagitario de ese Ser cósmico de nuevo es diferente. Las “plumas” plateadas de las alas alcanzan a cada ser humano en la Tierra, y cuando en la oscuridad terrenal son tocados por estas plumas, podemos decir, si queremos expresarlo poéticamente, que se encuentran con la experiencia de su propio Ángel que les recuerda su tarea en la Tierra y tal vez, el alma es alentada y confortada.

Allí, la multiplicidad de la humanidad se Unifica. La imagen de las alas que fluyen hacia cada ser humano también podemos llevarla a la imagen que Cristo creó con estas palabras: “Yo soy la vid, y vosotros sois los sarmientos”. El dulce jugo de la uva puede hacernos sentir la unidad en la vid que dio vida a las uvas. Así, podemos aprender a imaginar el órgano de Géminis-Sagitario del Maestro Cósmico de la Humanidad.

capas_de_la_tierra

Si seguimos la estructura de los brazos, en la forma humana nos encontramos con los codos y en las extremidades inferiores con las rodillas. Su contraparte cósmica es la constelación de Capricornio. Sin embargo, esta parte del organismo humano ha caído demasiado en las cadenas de la materia, hasta el punto en que apenas podemos ver su origen cósmico. En la cuarta Carta, se describe esto con más detalle, sobre todo la forma en que Capricornio está conectado con la creación de los arquetipos de los órganos de los sentidos, y de hecho si tratamos de encontrar las características de nuestro precursor cósmico en el Zodiaco, detectamos que cada “pluma” de las alas, al final, se convierte en un órgano muy “sensible” implantado en todos los seres humanos en la Tierra.

Las alas de las que hemos hablado están, por así decirlo, cubiertas con millones y millones de órganos de los sentidos-como ojos. A medida que estos ojos se implantan en el ser terrenal, nuestro Guía cósmico quiere percibir el mundo desde innumerables puntos de vista individuales. Cada ser humano, ya sea bueno o malo, con su actitud ante la vida, su filosofía y perspectivas, se convierte en un “ojo” del Ser celestial. A menudo no somos muy conscientes del hecho de que nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestra disposición no sólo  existen para nuestro propio bien, sino también para el bien de Dios. Si fuéramos conscientes de esto, nuestra vida anímica debería necesariamente, cambiar considerablemente. Ahí es donde nuestro Maestro celestial con su “órgano de Capricornio” también puede ir delante de nosotros, si de verdad leemos el lenguaje de los eventos estelares en esta constelación.

Las pantorrillas están conectadas con la constelación de Acuario. Mientras que Capricornio es la región donde el mundo de los pensamientos diferenciados de la humanidad fluyen juntos en el gigantesco panorama de la situación mundial, en los “antebrazos”, o Acuario, desde el mundo angelical por encima de nosotros, se derrama la sanación y las fuerzas reconfortantes de la calidez. Sabemos que Acuario está conectado con el calor, como se describe en la cuarta Carta.

Allí las alas celestiales tocan a los seres humanos, especialmente en el mundo de los sentimientos. Nos piden a cada uno de nosotros dirigir nuestros esfuerzos hacia la sanación, la compasión y el amor y contra las oscuras fuerzas del odio y la destrucción que a menudo surgen simultáneamente. Allí nos encontramos con que el Ser divino puede llegar a ser un juez muy estricto y severo de la humanidad y de sus miembros individuales.

Hemos demostrado en detalle que las manos están conectadas con la constelación de Piscis. Nos encontramos con el reino del destino de la humanidad y la Voluntad. Este mundo todavía no podemos penetrarlo con nuestra plena consciencia.

Todavía estamos profundamente dormidos en este ámbito, a pesar de que la conciencia cósmica está viva en las “manos” de Piscis del Ser Divino. Al igual que las manos invisibles que penetran las profundidades de la Voluntad humana. Ellas nos guían a cada uno de nosotros a través de nuestro destino individual. Ellas nos llevan a lo largo de nuestra trayectoria individual a la vida y el trabajo en la Tierra. Estas formas pueden parecer extrañas e impenetrables para nosotros, sin embargo, por esas manos aladas, se ordena el curso de la vida según la sabiduría que todo lo ve, la de la Guía cósmica. Es aquí donde la mano del juez, de la que hablamos, a veces tiene que recordar a su oveja errante en la Tierra a través de las catástrofes de la naturaleza y entre la humanidad.

Esta infalible Voluntad lleva entonces a la humanidad a decisiones de las que nadie puede escapar, para que cada uno tenga que encontrar una respuesta individual a favor o en contra de la evolución del mundo. Por lo tanto este Ser no es sólo un Guía de la Humanidad terrenal, sino también un pedagogo a gran escala.

Hemos tratado de acercarnos un paso más, a la imagen del Guía Cósmico de la Humanidad en relación con el fondo espiritual de las constelaciones de Aries, Tauro, Géminis, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis. Debemos ser conscientes de que hemos encontrado sólo su rostro, pero aún no su “vida interior”. Esto se pone de manifiesto con las otras constelaciones del Zodiaco: Cáncer, Leo, Virgo, Libra y Escorpio. Antes de que podamos abordarlas, tenemos que hacer un trabajo de cognición más intenso; por lo tanto, debemos esperar hasta que hayamos alcanzado este conocimiento en las futuras descripciones.

Muchos lectores ahora pueden decir: “Esta es una perspectiva que podemos aceptar como una más o menos bella descripción poética” (aunque incluso esto es dudoso debido a las desventajas del escritor). “Pero”, pueden continuar, “¿cómo podemos encontrar este punto de vista en el ámbito del mundo visible de las estrellas?” Esto es justificable y el escritor de estas Cartas ha dedicado mucho tiempo a encontrar una respuesta a la pregunta. Debo confesar que, para él, esta imagen cósmica apareció durante años sin ninguna prueba, y sólo mucho más tarde, se encontró con que los eventos estelares nos revelarán esta imagen sólo cuando sepamos mirarlos de la manera correcta.

Ahora vamos a mirar a un determinado evento en el mundo de estrellas que se repite en intervalos cortos. Es la conjunción de dos planetas, Júpiter y Marte, que tiene lugar aproximadamente cada dos años. Entonces en la Tierra vemos estos dos planetas muy cerca uno del otro. Incluso puede suceder que se cubre a Marte o se oculta a Júpiter. Este evento se lleva a cabo en intervalos de aproximadamente dos años, en diferentes constelaciones. En medio de este ritmo esta otro ritmo, el de la oposición de Marte y Júpiter, que también se lleva a cabo, aproximadamente, cada dos años. Si después vemos a Júpiter en el cielo, debemos imaginar que Marte esta exactamente en el lugar contrario, es decir, en el otro extremo de una línea imaginaria desde Júpiter, a través del centro de la Tierra y hacia la otra mitad invisible de la esfera celestial. Así sucede que, en términos generales, todos los años, tenemos ya sea una conjunción o una oposición de Marte y Júpiter.

No hemos hablado en detalle sobre el carácter de Marte o Júpiter, pero puede ser suficiente en este momento si imaginamos que Júpiter es el representante de la sabiduría cósmica y Marte el de la fuerza cósmica.

En febrero 1819 DC, tuvo lugar una conjunción de Marte y Júpiter en la constelación de Capricornio. Si seguimos la secuencia de estas conjunciones en los años siguientes, encontramos, entre muchas otras, otra conjunción en 1848 DC en la constelación de Géminis.

Dejemos esto por ahora y pasemos a una oposición en junio de 1914, donde nos encontramos con Júpiter entre Capricornio/Acuario; una conjunción que tuvo lugar en Cáncer en septiembre de 1919, una oposición donde Júpiter está de nuevo en Acuario en septiembre de 1938, y una conjunción en Piscis en enero de 1940.

Así pues, tenemos una secuencia de este evento en las constelaciones de Capricornio (1819), de Capricornio / Acuario (1914), Acuario (1938), y Piscis (1940). Ahora estamos en esa esfera zodiacal donde hemos vislumbrado las alas del Ser Divino, y que tocan al alma humana en su pensar, sentir y querer. Es el reino donde se percibe la situación en este planeta a través de los órganos del alma de la humanidad y actúa de acuerdo a estas percepciones.

Es obvio que esas “percepciones” cósmicas y “concepciones” están conectadas con la primera y segunda guerra mundial. Así que, ¿por qué empezamos en 1819 DC?. También podríamos comenzar antes y encontrar las cosas más sorprendentes. Sin embargo, en 1819 se llevó a cabo el Congreso de Carlsbad, en donde los representantes y jefes de todos los estados alemanes, que entonces aún no estaban unidos con el “Reich alemán”, se unieron con el fin de introducir medidas para la supresión de las actividades revolucionarias en sus estados.

El resultado fue una limitación increíblemente grave y una restricción de las actividades de las universidades así como una estricta censura de prensa. Esta fue una de las razones que llevaron a la revolución que estalló en 1848, en todos los países de Europa Central. Casi podemos percibir cómo ese Ser Celestial miró hacia abajo, a la Tierra a través de las almas de la humanidad y vio la lucha por la libertad espiritual. Este impulso apareció una y otra vez en muchos incidentes históricos, después del año 1819, todo ello en relación con los ritmos de Marte y Júpiter.

Se manifestó de nuevo en la catástrofe de 1914, y en 1938 entró plenamente en el ámbito de Acuario. El impulso penetro en el mundo de los sentimientos humanos y puso el despertar de las fuerzas de la sanación, la compasión y el amor contra la pared cada vez con mayor odio y destrucción. Cuando todo parecía haber sido en vano, la conjunción de Marte y Júpiter en Piscis en el 06 de enero 1940 reveló al Juez cósmico infalible que no pudo, dado lo que experimentó en la Tierra, hacer otra cosa que educar y recordar a la Humanidad el camino recto de la evolución positiva a través de una de las mayores catástrofes que este planeta haya visto.

Así, la Voluntad cósmica cumplió lo que la Voluntad humana no pudo cumplir.

Si ahora nos preguntamos, ¿qué demanda el mundo de los dioses de la humanidad?, podemos encontrar la respuesta si seguimos otra secuencia del ritmo Marte-Júpiter. En septiembre de 1916, tuvo lugar una oposición de ambos cuando Júpiter estaba en la constelación de Aries. En junio del año siguiente, en 1917, apareció una conjunción en Tauro y en noviembre / diciembre de 1918 una oposición cuando Júpiter estaba en Géminis.

Estos hechos tuvieron lugar durante los últimos años de la Primera Guerra Mundial en las constelaciones de Aries, Tauro, y Géminis. Si tratamos de imaginar en estas constelaciones las características de ese Ser Espiritual que nos precede,  encontramos en ellos la cabeza, abierta a la sabiduría que abarca todo el universo; la laringe, el órgano de la Palabra creadora del universo; y las alas que llegan hasta los seres humanos individuales, tratando de inspirar y elevar los ideales que se esfuerzan en guiarles hacia la creación de una verdadera fraternidad cristiana.

Y ¿qué sucedió en la Tierra como la expresión de la actividad del mundo espiritual?

En septiembre de 1916, Rudolf Steiner habló sobre el telón espiritual de la historia humana. Ahí podemos encontrar las ideas fundamentales de la imagen de la Triformación del organismo humano, que elaboró con más detalle en su libro Von Seelen Raetsel (Enigmas del Alma). Detrás de esto, amaneció la idea de la Triformación social. Al mismo tiempo, el evento de Júpiter-Marte se llevó a cabo con Júpiter en Aries. Es como si en ese momento se abriera la puerta de la “cabeza” de la Trinidad, penetrando con su visión la sabiduría del universo espiritual. Esta joya curativa de la sabiduría cósmica, la idea de la Triformación Social, bajó a la Tierra, concebida por la individualidad de Rudolf Steiner, y nació como la idea social que daba respuesta a la aspiración y la lucha en las profundidades de millones y millones de seres humanos.

A continuación podemos ver cómo en junio / julio de 1917, esta idea que se esforzaba en convertirse en la solución de los llameantes problemas sociales,  iba tomando determinadas formas en las conversaciones de Rudolf Steiner con sus amigos e incluso en un memorándum impreso. Marte y Júpiter estaban entonces en conjunción en Tauro, y los seres espirituales hablaron a la humanidad con poderosas y creativas palabras.

El año 1918 (noviembre) trajo el fin de la Primera Guerra Mundial y con ello el aumento de los problemas sociales y revoluciones en Europa central, que hasta entonces se habían ocultado artificialmente. Inmediatamente después, vemos al Dr. Steiner en medio de una actividad gigantesca, hablando en múltiples conferencias y reuniones con miles y miles de personas sobre las cuestiones sociales y los medios para su solución a través de la idea de la Triformación Social. Aquí podemos ver cómo las alas de la inteligencia cósmica —Géminis con Júpiter — alcanzan al ser humano con el fin de llevar a la humanidad por el camino hacia un organismo social que pueda convertirse en el portador del verdadero cristianismo.

Vemos cómo estos eventos, que llevan las huellas de la revelación de nuestro Precursor cósmico, se entretejen en los acontecimientos con la secuencia de las conexiones de Marte-Júpiter en Capricornio, Acuario y Piscis. La humanidad no escuchó esta revelación de la verdadera forma del propio organismo social. Después la caída de los sentimientos humanos en el abismo de nacionalismo extremo en Europa Central, sólo había una manera de salir, —el juicio cósmico, comenzando en 1939-40.

Traducido al español por Gracia Muñoz.

6ª CARTA – La Naturaleza Espiritual de la Estrellas Fijas del Zodiaco

 

Del libro Isis Sophia I, de Willi Sucher.

Septiembre, 1944

English version

 

En la última Carta nos detuvimos en la descripción de la constelación de Virgo. A esta constelación la encontramos en oposición a la constelación de Piscis y la relacionamos con los misterios de la sustancia. La constelación de Virgo es la manifestación de las fuerzas del Padre en el Universo,al que dio y sigue dando «existencia». De hecho, si nos fijamos en Piscis, es como el velo de las fuerzas que a través del sacrificio dieron fundamento a toda existencia física, y partiendo de ahí podemos contar siete constelaciones hasta llegar a Virgo, la posición opuesta. Estas siete constelaciones son como el aspecto celestial de un Ser espiritual que en su manifestación más alta, en Piscis, podemos llamarla «la Voluntad del Padre», y que desciende —o asciende— hacia la esfera de Virgo donde se puede manifestar en múltiples formas sustanciales de existencia. Por lo tanto, podemos ver en la esfera de Virgo la manifestación de las fuerzas del Padre en la existencia física.

La constelación de Libra

 La constelación de Libra esta en oposición a la constelación de Aries. En el curso de la descripción de la evolución del Antiguo Saturno encontramos la actividad de los Espíritus de la Sabiduría ubicada, por así decirlo, en Aries; o más bien deberíamos decir que sus actividades parten desde ese reino.Estos Seres emanan fuerzas vitales, a pesar de que aún no son capaces de hacer penetrar la Vida en esa existencia.

Al igual que en el caso de Piscis y Virgo, podemos ahora empezar con Aries y pasar por siete constelaciones. Llegamos entonces a Libra y percibiremos en esas siete constelaciones la imagen de un Ser o de varios Seres celestiales, a quienes podemos llamar los dadores de la Vida. En realidad ellos siguen derramando la vida en ciclos posteriores de la evolución y de ello hablaremos en las próximas Cartas.

Así como podemos encontrar la fuente original o el impulso de la vida en el universo de Aries, podemos experimentar aquí, a través de Libra, la esfera desde donde emana la manifestación de las fuerzas de la vida dentro de la sustancia. Y así como encontramos la manifestación de las fuerzas del Padre en la constelación de Virgo, podemos ver el reino de la manifestación de las fuerzas del Hijo en la constelación de Libra. Las fuerzas del Padre dan la existencia, las fuerzas del Hijo dan la vida. Podemos encontrar esto con toda claridad en el Misterio del Gólgota. En Cristo, el Hijo estaba presente en un cuerpo físico. A través del sacrificio de Cristo en la colina del Gólgota, la Tierra, que estaba entonces en un punto de muerte cósmica, fue dotada con la vida eterna. La manifestación de las fuerzas de la vida cósmica sucedió en la Tierra en el momento en que la Luna estaba en la constelación de Libra (Viernes Santo, 3 de abril del año 33 DC).

Podemos encontrar más ejemplos de muchos eventos estelares en Libra. Saturno estaba en Libra cuando nació Johann Wolfgang von Goethe (28 de agosto de 1749), y sabemos que fue un moderno iniciado de las fuerzas de la vida o, como las denominamos nosotros, de las fuerzas etéricas. Así, él pudo decir: «La naturaleza ha inventado la muerte con el fin de tener mucha vida». Esto revela que él era mucho más cristiano que lo que muchos imaginan.

El famoso pintor Raffaello Sanzio nació cuando Saturno y la Luna estaban en conjunción en Libra (26 de marzo de 1483). En sus pinturas se revelan las fuerzas sanadoras y curativas de la vida. Las fuerzas de la vida cósmica del Hijo brillan a través de todo su ser como un sol eterno, y estas fuerzas de vida devienen en amor cósmico.

constellation-libra

La Constelación de Escorpio

 Escorpio está en el círculo zodiacal en oposición a la constelación de Tauro. Debemos recordar que Escorpio se percibía como la imagen de un Águila. Podemos proceder de nuevo como hemos hecho antes. Detrás de Tauro se encuentra la sede de las actividades de los Espíritus del Movimiento. De ellos emanan las Fuerzas de la animación. Son fuerzas cósmicas «dotadas del concepto y la palabra».

De nuevo, si pasamos por las siete constelaciones del Zodiaco, nos encontramos con la constelación de Águila-Escorpio y ahí percibimos las características de los seres jerárquicos de Águila-Escorpio descendiendo a su manifestación en el mundo de la sustancia. Ahí, en esta constelación, encontramos la manifestación del Espíritu Santo descendiendo sobre los apóstoles en el primer evento de Pentecostés donde les dio el poder de «hablar y entender todas las lenguas del mundo». Es el poder de la Palabra creadora, que fluye en las múltiples formas de existencia del universo.

Los acontecimientos estelares de Escorpio están siempre conectados con una «llamada espiritual» que se esfuerza por llegar a cada ser humano individual, incitándole a que se esfuerce en realizar la tarea determinada para la que se le ha capacitado por su propio destino. En la multiplicidad de tales «llamadas espirituales» o «palabras creadoras», se compone la imagen gigantesca de la evolución y el desarrollo espiritual humano. Esta es la revelación del Espíritu Santo.

A comienzos del siglo XVII encontramos un evento. Muchas almas encarnadas en aquellos momentos esperaban un cambio fundamental en la naturaleza espiritual de la Humanidad. Y fueron muchos los que basaron sus expectativas y esperanzas en los eventos que se leían en el mundo estelar; en el año 1603-4 tuvo lugar una «gran conjunción» en Escorpio. Saturno y Júpiter se unieron en esta constelación en la segunda mitad de 1604. Marte estaba también allí. Simultáneamente a este evento estelar apareció una Nova en el cielo que fue visible durante varios meses. Los que lo conocían esperaban algo como un gran Pentecostés para la Humanidad, pero no sucedió nada visible. Y sin embargo tuvieron lugar grandes acontecimientos en la vida espiritual de la Humanidad, y Rudolf Steiner habló de ellos.

Desde hacía algún tiempo, antes de 1603, se había establecido una rápida decadencia en el planeta Marte. Este declive comenzó a reflejarse en el desarrollo del conocimiento humano a partir del siglo XV en adelante, a través de los impulsos que provocaron la caída de las almas humanas en sus encarnaciones terrenales, debido a sus experiencias prenatales en la esfera de Marte. Allí surgió el peligro de que los esfuerzos humanos por el conocimiento y la forma de vivir cayeran demasiado profundamente en el materialismo, mientras que los portadores de la cultura espiritual de la Tierra se sentían cada vez más como extranjeros en este planeta. Sin embargo, hacia finales del siglo XVI y principios del XVII, cuando tuvo lugar aquella gran conjunción en la constelación del Águila-Escorpio, el Espíritu inspiró a varios miembros de la familia humana con tareas que fluyendo juntas provocaron que aquel peligro pudiera ser finalmente evitado y dieron la posibilidad de tomar un nuevo punto de vista espiritual.

Christian Rosenkreutz, uno de los grandes guías espirituales de la Humanidad, intuyó el peligro. Tenía un gran amigo en el mundo espiritual, el alma de Gautama Buda que ya no encarnaba. Porque el alma que alcanza el grado de Buda ya no desciende en un cuerpo físico. Christian Rosenkreutz envió a su amigo, Gautama Buda, a Marte con el fin de restaurar el declive en ese planeta. Sabemos que Gautama Buda fue el Maestro del Amor y la Compasión. La naturaleza de Marte en su declive era agresiva y fría; por lo tanto, el impulso del amor y la compasión se trasplantaron a ese planeta con el fin de sanarlo en su caída. Así el Espíritu Santo, a través de los más altos miembros de la familia humana, abrió el camino para un desarrollo positivo en el futuro. Esto se mostró en los eventos de Águila-Escorpio en 1603-4, y siempre podemos encontrar sucesos similares en relación con los acontecimientos en esta constelación.

scorpius-.png

La Constelación de Sagitario

 Mientras encontramos que las fuerzas Águila-Escorpio utilizan grupos de seres humanos desde diferentes direcciones para la realización de los impulsos del espíritu del mundo, ahora descubrimos eventos en Sagitario que revelan la relación del ser humano con el mundo espiritual. Los logros de los seres humanos, que parecen tener un carácter singularmente ingenioso, están en su mayoría relacionados con Sagitario. En oposición a Sagitario tenemos la constelación de Géminis.

Desde allí pudimos ver el impulso de individualización como resultado de la obra milenaria de los Espíritus de la Forma y los Espíritus de Personalidad sobre los antepasados de la raza humana. Vimos a los Espíritus de la Personalidad experimentando su etapa humana a través de los seres de calor en Antiguo Saturno. Del mismo modo, actualmente podemos ver, indicado en los eventos de Sagitario, la forma en la que el «genio» de los seres humanos individuales quiere experimentar y desarrollarse. Mucho depende de la actitud moral del ser humano en cuanto a si el Genio —el Yo Superior— no logra expresarse o encontrar el camino hacia un desarrollo positivo. Hoy en día está en el ámbito de la libertad humana ayudar a los Ángeles o provocar su caída.

Cuando nació Richard Wagner (22 de mayo de 1813), Saturno estaba en la constelación de Sagitario. En el estudio de su nacimiento encontramos, expresada a través de la posición de Saturno en Sagitario, su larga lucha por encontrar la expresión más adecuada a su impulso más profundo a través de las etapas de su vida. Para él, la antigua mitología y el mundo de la música fueron los medios para lograr la entrada apropiada del Yo superior en la existencia terrenal.

En Parsifal, que fue su última composición poética, creó la imagen de la lucha del ser humano, a través de la oscuridad y la duda, hacia la fuente de la vida en el cáliz del Santo Grial; por lo tanto, la constelación de Sagitario se convierte en la imagen cósmica de los esfuerzos humanos a través de los valles y abismos de la vida hacia las alturas del espíritu.

SONY DSC

La constelación de Capricornio

 Los eventos en Capricornio indican las tareas y misiones en la vida humana que deben conducir hacia el conocimiento del mundo espiritual y la divinidad. Exigen la «percepción» de Dios en la Humanidad y en la Naturaleza.

Enfrente se encuentra la constelación de Cáncer. A partir de descripciones anteriores, sabemos que tanto Capricornio como Cáncer están conectados con la creación primigenia de los órganos de los sentidos. Cáncer está relacionado con la historia del desarrollo de los órganos de los sentidos en el interior de la vida creada. Nos apela a desarrollar el uso de los sentidos, mientras que en Capricornio encontramos grabado lo que está más allá de los sentidos físicos, lo que se deriva de lo que en otro tiempo fue la percepción de los excelsos Espíritus de Amor en el Antiguo Saturno.

Ellos sacrificaron su experiencia de manera que pudo crearse una imagen de ello en los ancestros de la humanidad de Saturno, y así se originaron los sentidos físicos. Tenemos pues en Capricornio la puerta de entrada a lo «suprasensible». Al entrar en relación con esta constelación, podemos pasar por esta puerta de enlace o quedarnos atrás. Al atravesarla, en nuestra época, podemos ganar nuestra libertad. Por lo tanto, podemos encontrar en Capricornio la lucha por o contra el conocimiento del mundo espiritual.

Esta es la razón por la que en Capricornio tenemos las contradicciones humanas más fuertes, especialmente en relación con el horóscopo de la muerte. Saturno estaba en esta constelación cuando murieron San Francisco de Asís y Rafael Santi (el 4 de octubre de 1226 y el 6 de abril de 1520). Ciertamente, los dos son personalidades que, como prueban sus biografías, tenían una elevada «percepción» de la Divinidad. Sin embargo, el planeta Marte estaba en esa constelación cuando murió el filósofo Kant (12 de febrero de 1804). Durante su vida en la Tierra se le negó la posibilidad de la percepción suprasensible, aunque puede haber tenido diferentes experiencias después de la muerte.

Tanto Nietzsche como Mozart tenían a Saturno en la constelación de Capricornio en el momento de su nacimiento. Desafortunadamente, Nietzsche no pudo encontrar el camino hacia el conocimiento del mundo superior; Como consecuencia, se desmoronó y se convirtió en un enfermo mental. En Mozart lo suprasensible estaba presente en el hermoso mundo de la música.

Como pueden ver, siempre podemos encontrar en relación con esta constelación la lucha de la humanidad a favor o en contra del conocimiento de un mundo superior en el que están activos los seres espirituales y desde la que penetran al mundo físico. Fundamentalmente, dos acontecimientos revelan esto.

El primero es el nacimiento de Jesús cuando el Sol estaba en Capricornio. Los pastores pudieron en aquellos días percibir el significado espiritual de este nacimiento a través de sus innatas capacidades clarividentes. El segundo,treinta años más tarde, cuando el Sol estaba en Capricornio y tuvo lugar el Bautismo en el Jordán, donde Cristo entró en el cuerpo de Jesús.

Y otra personalidad, Juan el Bautista, pudo contemplar clarividentemente al Ser que había entrado en el mundo de los sentidos. Por eso pudo decir: «He aquí el Cordero de Dios». (El «Cordero de Dios» es Cristo dentro del orden jerárquico del mundo espiritual).

capricornrb

La Constelación de Acuario

 El fundamento del primigenio metabolismo calórico, del que hemos hablado en las Cartas anteriores, está profundamente conectado con la constelación de Acuario y con su constelación opuesta, Leo. Acuario es de forma especial el reino del que emanó la actividad de los Espíritus de la Armonía. Ellos son los Maestros del Orden Eterno de las Jerarquías y posteriormente  de los Cuerpos Celestes. Este orden, en su esencia interior, es la «armonía de las esferas».

En los tiempos antiguos se percibía como una gigantesca composición cósmica y musical. Kepler, el famoso astrónomo, habla de ello en Harmonices Mundi. Y es maravilloso ver que, durante su desarrollo embrionario, (nació el 27 de diciembre de 1571) y en el momento de su muerte (15 de noviembre de 1630), el planeta Júpiter estaba en la constelación de Acuario.

De esta manera podemos encontrar que los acontecimientos en Acuario siempre revelan los últimos vestigios de una antigua sabiduría estelar del Universo, así como los primeros inicios de un nuevo conocimiento cristianizado del mundo de las estrellas y su conexión con la Tierra y la Humanidad.

Encontramos muchos ejemplos de este hecho en la vida de personalidades de los tiempos modernos. Por ejemplo, hay una personalidad destacada de la Edad Media, Pico de la Mirandola  (nacido el 24 de febrero de 1463), que en su nacimiento, así como en el momento de su muerte (17 de noviembre de 1494), tenía varios planetas, incluyendo a Saturno, en Acuario.

A pesar de que murió muy joven, fue un gran erudito de la ciencia de su época. En sus largos viajes visitó todas las universidades importantes de Italia y Francia. Estudió en profundidad la filosofía cristiana, pero un pensamiento reveló su lucha interior. Escribió que ninguna ciencia puede enseñar con tanta convicción la divinidad de Cristo como el conocimiento de los secretos de los cuerpos celestes, aunque fue un gran opositor de la astrología.

Sabía que los mayores secretos de la esencia espiritual de nuestro universo están ocultos en las estrellas, pero se oponía a que la sabiduría de las estrellas fuera utilizada con fines egoístas, algo que estaba muy extendido en aquellos días. Lo que subyacía tras estos pensamientos era el hecho de que la antigua sabiduría estelar había llegado a su fin, muriendo en las denominadas prácticas astrológicas, de modo que ahora tenemos que esforzarnos y trabajar por un renacimiento de la escritura de las estrellas.

Este hecho encontró otra expresión en los destinos del emperador de Habsburgo Rudolf II y Wallenstein. Ambos estaban fuertemente conectados con Acuario. Rudolf  II (nació el 18 de julio de 1552 y murió el 20 de enero 1612) tenía a Saturno en Acuario tanto en el momento de su nacimiento como en el momento de su muerte. Wallenstein (nació el 24 de septiembre de 1583, y murió 25 de febrero de 1634) tenía a Saturno y Júpiter en la constelación de Acuario durante su desarrollo prenatal. En el momento de su muerte, el Sol y todos los planetas interiores habían entrado en Acuario.

Ambas personalidades se encontraban bajo el hechizo de la antigua astrología decadente. Ignoraron el hecho de que la antigua sabiduría estelar estaba muerta, y que había que encontrar una nueva conexión entre el ser humano y las estrellas. Esto contribuyó en gran medida a su trágica caída final. Rudolf II fue privado completamente de su poder imperial y murió envuelto en una melancolía extrema. Wallenstein, como sabemos, fue asesinado.

Podemos encontrar muchos ejemplos históricos, que nos demuestran lo difícil que es para la humanidad moderna encontrar el camino hacia una nueva sabiduría de las estrellas. Pues este verdadero «conocimiento-Acuariano»  espiritual, pertenece más a la época en la que el punto vernal estará en Acuario. Hoy todavía nos encontramos en la «Era de Piscis», es decir, el punto vernal se encuentra todavía en la constelación de Piscis. Esto no excluye el hecho de que en el trasfondo de la cultura humana, estas facultades futuras se estén preparando ya en nuestro tiempo.

acuario

La constelación de Piscis

 Llegando a la constelación de Piscis, volvemos a entrar en la esfera cósmica que ya hemos descrito. Es el velo que oculta la actividad de los Espíritus de la Voluntad en el Antiguo Saturno y en etapas posteriores. A través de esta constelación, encuentra su expresión la Voluntad del Padre.

El funcionamiento del destino, que a veces es tan incomprensible y que, en la Ciencia Espiritual, estamos acostumbrados a denominar como fuerzas del karma, tiene su «localidad» espiritual detrás de esta constelación. Sobre todo, no podemos juzgar el trabajo y el tejer de estas fuerzas en los acontecimientos de solo una vida humana e incluso en una época limitada de la historia de la Humanidad.

Ellos sólo nos revelarán sus planes divinos si somos capaces de ver la secuencia de las encarnaciones del ser humano a través de periodos amplios del desarrollo humano. Desde Piscis se activa una educación permanente, casi atemporal, de la raza humana por el mundo espiritual.

Nos encontramos, por ejemplo, que Saturno estaba en la constelación de Piscis en el momento en que empezó la llamada Edad Oscura (3101 AC). En la sabiduría oriental esta época se llama Kali Yuga. Su comienzo marca el punto en la historia de la Humanidad en el que la vieja clarividencia natural del mundo espiritual llegó a su fin y la Humanidad comenzó a utilizar los sentidos físicos en su plenitud, reduciendo lentamente la comprensión de la existencia de un mundo espiritual.

Desde cierto punto de vista, este fue un evento muy triste que se expresó en los mitos y leyendas antiguas, y que sin embargo fue necesario para el desarrollo espiritual de la humanidad. Sólo siendo apartada de la experiencia congénita y natural del verdadero mundo espiritual podría la humanidad independizarse y ser libre. Es el camino duro y pedregoso del destino que conduce a la Humanidad al desarrollo de nuevas capacidades y también a una nueva experiencia del mundo espiritual nacida en la esfera de la actividad libre y autoconsciente. Antes de la Edad Oscura, la experiencia del mundo espiritual era un regalo de los dioses, ahora tiene que renacer en el dolor del esfuerzo humano.

Hay otro evento también relacionado con Piscis. En el comienzo del año 1910, Saturno estaba en Piscis. En aquel momento, el Dr. Steiner reveló los secretos de la «Segunda Venida de Cristo» en nuestro tiempo. (Dio su primera conferencia sobre este tema el 12 de enero de 1910 en Estocolmo). Demostró que esta nueva manifestación de Cristo no puede tener lugar de nuevo en un cuerpo físico, sino bajo una forma suprasensible, como cuerpo etérico. Y reveló que a partir del año 1935 muchos serían capaces de percibir a Cristo como su Guía y Consolador en ese Cuerpo Etérico.

La Edad Oscura llegó a su fin en el año 1899 DC, después de 5000 años. Fue anunciado por la posición de Saturno en Piscis. Aunque había comenzado la nueva era, los poderes oscuros se resistían a darle paso y sin embargo, la puerta de entrada que conduce de la oscuridad hacia la luz espiritual se mostró en 1909-10 cuando Saturno transitaba la constelación de Piscis. La oscuridad reinante no pudo ser superada por medios exteriores, sino solo por los esfuerzos de los corazones humanos por reconocer a Cristo en esta nueva manifestación.

Hemos completado la descripción de las doce constelaciones del Zodiaco, y podemos ver la forma en la que el trasfondo de la evolución cósmica se entreteje en la existencia de la Tierra y de la Humanidad.

Podemos experimentar el universo estrellado, especialmente el Zodiaco y los movimientos de los planetas en su interior, como un Ser Gigantesco que precede a toda la existencia en el Universo. Es como el Representante de la Humanidad en el Cosmos, liderando y asesorando a la humanidad en su camino por el destino.

La forma humana sobre la Tierra es, en efecto, una apariencia de esta forma cósmica. Los doce partes del cuerpo humano, como se conocían en la antigüedad, están relacionadas con las doce constelaciones del Zodíaco, y han sido indicadas en parte, por ejemplo:

  • la cabeza se origina en Aries
  • la laringe se origina en Tauro
  • los brazos se originan en Géminis
  • el pecho se origina en Cáncer
  • el interior del pecho se origina en Leo
  • el interior por encima y por debajo del diafragma se origina en Virgo
  • las caderas se originan en Libra
  • los órganos reproductivos se originan en Escorpio
  • los muslos se originan en Sagitario
  • las rodillas se originan en Capricornio
  • las pantorrillas se originan en Acuario
  • los pies se originan en Piscis

Pero la forma humana en la Tierra ha caído desde su origen cósmico. En el transcurso de largos siglos ha quedado demasiado influenciada por las fuerzas de la Tierra. Por lo tanto, si hablamos de ese Ser Celestial que va por delante de la humanidad, ayudando y orientando su desarrollo, debemos imaginarlo en una forma diferente a la del ser humano actual. Debemos imaginarlo más bien con la forma de ese Ser-Angelical que hemos descrito en la descripción de la evolución del Antiguo Saturno en nuestra Carta anterior. Un Ser con poderosas alas en lugar de brazos que, sin un cuerpo, puede realizar funciones orgánicas como actividades donadoras de vida en de su entorno.

Los planetas con sus ritmos y movimientos son entonces sus manifestaciones activas en el universo.

Tendremos que hablar más sobre esta representación cósmica de la Humanidad con el fin de aprender a escuchar otros sonidos del lenguaje del cielo.

Traducido al español por Gracia Muñoz y Julián Ponce.

Copyright Astrosophy Research Center Inc.2003

Conferencia III. Embriología y evolución del mundo

6 conferencias impartidas por el Dr. Karl König

Traducido del alemán por Diego Milillo

Amigos, las cosas que estamos discutiendo han de llegar a una conclusión temporal esta mañana. Y quisiera enfatizar la palabra temporal, porque yo veo todo esto sólo como un inicio y espero que sea continuado de alguna forma y en algún momento por un grupo como este. Os habréis dado cuenta que cada cosa que he intentado describir ha sido solamente un intento, y lo que tengo para contaros esta mañana será más que un simple intento, mucho mas de hecho.

Quizás me permitiréis contaros algo personal sobre esto, porque suele ser tradición -antes de que fuera incorporado algo a la ciencia de finales del Siglo XIX- que el investigador, el hombre en busca de conocimiento, siempre escribía debajo algo de su propia cosecha cuando publicaba alguna cosa. Leed a Carl Ernst von Baer, leed a Carl Gustav Carus y a todos aquellos grandes hombres, y veréis que ellos siempre agregaban algo sobre sí mismos.

Se cumplen cuarenta años desde que comencé a ocuparme del tema de la ley biogenética y su relación con el desarrollo precoz del embrión. En aquellos días yo era un asistente al Instituto de Embriología en Viena. Creedme, este tema siempre desaparecía por los subsuelos, volvía y luego desaparecía otra vez. Pero una cosa se me ha vuelto clara en estos cuarenta años y quiero que vosotros la entendáis, particularmente los amigos más jóvenes y colegas. No penséis por favor que existe solamente una interpretación; siempre hay numerosas interpretaciones. Y si hoy he de mostraros una y luego insinuaros otra, incluso una tercera, ello no significa que una sea mejor que la otra, y la segunda peor que la tercera. Todo depende enteramente del punto de vista desde el cual uno mire las cosas.

Aun mas, en el trato con formas orgánicas, no se debe jamás olvidar del descubrimiento fundamental hecho al comienzo de este siglo en Praga. Primero en filosofía, luego llevado a la psicología; aun subsiste hoy día pese a no ser tomada suficientemente en serio como debiera -la teoría de la Forma (Gestalt)-.

Básicamente no es para nada una teoría, sino simplemente la multiplicidad del yo humano que puede ver los fenómenos de dos, tres, cuatro, cinco vías diferentes, dependiendo del trasfondo sobre el cual los vea.

Yo puedo ver los fenómenos desde el punto de vista de la génesis humana, puedo verlos desde el punto de vista de la evolución mundial, puedo verlos desde el punto de vista de que son un cuerpo físico, uno etéreo, uno astral y un Yo. En el embrión que se desarrolla vemos imágenes cósmicas que no pueden ser inmovilizadas. Debemos aprender a mirar imaginativamente, lo que no significa dar rienda suelta a la fantasía, sino mirar hasta que, de repente uno empieza a oír, a percibir, desde la forma y la estructura que es lo que la “Gestalt” tiene que decir, que cantar, que contar. Y es entonces cuando no pueden darse disputas. Pensad tan solo, que maravilloso!. Ya que si otro dice: “bueno, sí, pero yo lo veo diferente”, ahora seremos capaces de decir: “maravilloso, me quito el sombrero puesto que no soy yo quien está en lo cierto, ni tampoco tu, sino que el mundo es tan vasto y la consciencia humana tan estrecha que en uno de nosotros, o en el otro, en un tercero y un cuarto, surgen muchos, muchos acercamientos diferentes frente a la interpretación.

Estas no son diferentes posibilidades, sino las diferentes formas que toma el elemento imaginativo en uno u el otro de nosotros. Es de lo más lamentable que entre aquellos que se autodenominan seguidores de Rudolf Steiner uno aun continua cruzándose con gente que simplemente cree que han alcanzado el único dogma verdadero, y que aquel que no haya acogido tal dogma es de hecho un necio. No vale la pena siquiera hablar con él. Bueno, esto es simplemente estúpido, porque va en contra de todo aquello que Rudolf Steiner quería de nosotros, que no consistía en repetir lo que él nos dijo, sino recrearlo, darle vida nueva, fuera de los poderes de nuestro propio yo, fuera de nuestra propia individualidad. Cualquiera que no haya reunido el coraje para hacerlo, no debería atreverse jamás a llamarse a sí mismo un seguidor de Rudolf Steiner. Perdonadme por la disertación, pero es de tremenda importancia, particularmente con respecto a la embriología.

La noche pasada, y bastante deliberadamente hacia el anochecer, os estuve mostrando como el desarrollo se estaba desplazando hacia el 17mo día y las cuatro membranas: el corion, el amnión, el alantoides y el saco vitelino. Esto fue de hecho una abstracción teológica. Pero siempre se ha de empezar por algún lado.

Yo dije, y vosotros me habéis creído, que primero que todo deben desarrollarse los cuatro órganos envoltorios, para crear un lugar habitable para el cuerpo físico, el etéreo, el astral y la organización del yo que están descendiendo. Y así es que deje todas las demás cosas de lado y fui directo a mi objetivo, el 17mo día.

Entretanto algo me ha llamado la atención sobre ese 17mo día. He sabido esto por largo tiempo, pero recién lo he vuelto a considerar. En el 7mo capítulo del Libro de Moisés (y luego leeré algo del capítulo 8vo) encontramos una marcada referencia sobre el 17mo día: ” en el año seiscientos de la vida de Noé, en el segundo mes, en el 17mo día del mes, el mismo día en que las fuentes del gran fondo se rompieron, y las ventanas del cielo fueron abiertas”. Y en el 8vo capítulo, luego de que el diluvio hubo pasado, leemos: “y el arca se poso en el 7mo mes, en el 17mo día del mes, sobre las montañas de Ararat”.

Dos veces se nos trae abruptamente a la consciencia el 17mo día, y esto es de gran importancia. Nuevamente, no sé por qué tiene que ser el día 17mo, pero si Moisés da este número en la Biblia, debe significar que este día 17 tenia probablemente gran significado en los antiguos misterios (desafortunadamente no tenemos la oportunidad de preguntarle a Rudolf Steiner hoy). Oh, y antes de que me olvide, oiremos algo más sobre el 17mo día  en esta discusión, algo que puede ser de lo más oportuno para nuestra penetración en una configuración como esta, del 17mo día.

El cuadro abstracto que os he presentado, amigos, debe ser llamado una abstracción porque se refiere solo a un aspecto, a la ontogénesis, la cual está muy en el primer plano. Lo que nos interesaba era lo que sucedía hasta el día 17, el día en el cual el yo, el cuerpo astral y el etéreo descienden, siguiendo al germen espiritual que descendió antes que ellos. El germen físico y el germen espiritual han producido en mutua interacción la cuádruple estructura envoltoria. Ahora, el ser eterno del hombre con sus envolturas suprasensibles se introduce en ellas, las llena, primero el aspecto etéreo habitando el amnión -esto cambia enseguida- el cuerpo astral viviendo en el punto donde está amarrado el alantoides, y el aspecto egóico entrando en el corion, para empezar, actuando solo desde la periferia. Todo alrededor del trofoblasto está elaborando activamente su camino hacia el tejido materno. Aquí os estoy tratando de dar cuadros de esta ontogénesis. Pero yo solo estoy describiendo el primer plano. Todo esto, amigos, si la ley biogenética es cierta, todo esto es al mismo tiempo una recapitulación de lo que ha sucedido antes. Si dejamos de mirar a la estructura en desarrollo desde el punto de vista de la ontogénesis, sino que la consideramos desde la luz de la filogénesis, entonces ese amnión, ese saco vitelino, alantoides, mesodermo  extra embrional y corion se tornan algo bastante diferente. Puedo decir esto ahora porque es lo que hemos aprendido ayer.

Ya veis, no hay solamente una forma desarrollándose obedeciendo las leyes de la ontogénesis. Si nuestro modo de pensar es el correcto, y también en referencia a la historia pasada del mundo, entonces el Hombre Original mismo, si se puede decir de este modo, debe hacérsenos presente. Podríamos preguntarnos ¿a que semejaba este hombre original?. Permitámonos dejar esta imagen del hombre original como una pregunta abierta por ahora, y ante todo tratemos  de darle vida a la abstracción de las cuatro membranas: a partir del momento en que ellas se desarrollan y toman forma, todas esas membranas u órganos envoltorios están repletas y rodeadas de sangre. Si vosotros me preguntaseis como se desarrolla esa sangre, debería decir que de todo tipo de maneras. Veréis, el hecho de que en el ser humano adulto, y en el niño prontamente luego del nacimiento, la sangre se forma casi sin excepción de la médula ósea, es una condición final.

Fundamentalmente, incluso aquello que toma forma como hombre original se desarrolla de por si por el proceso de la formación sanguínea. Si estáis por preguntar: ¿pero qué parte de la sangre se genera primero?

Yo debería decir: todo -corpúsculos sanguíneos, capilares y receptáculos sanguíneos, suero sanguíneo- es indistinguible. Todo está todavía tan vivo, tan en el estadio formativo, todavía en aras, hinchándose, brotando, disparando de tal modo que los receptáculos sanguíneos son transformados en corpúsculos, corpúsculos en suero sanguíneo, suero sanguíneo en corpúsculos sanguíneos, suero en receptáculos -un cambio constante, tomando nueva figura y forma. En este estado cada parte aun  tiene la función de formación sanguínea. Ya en el periodo embrional, el hígado, las meninges cerebrales, todo tipo de órganos están formando células sanguíneas, porque se puede decir que ellos mismos se han desarrollado de la sangre. Solamente que habréis de pensar sobre la sangre que os menciono como una substancia material, orgánica; es la fuerza de la sangre la que está trabajando aquí. Y desde la sangre, el corion y todo lo demás que deviene, podría decirse que coagula, e incluso lo que lleva luego su actividad directa hacia el tejido materno, el trofoblasto, amigos, no es otra cosa que la fuerza de la sangre.

Permitámonos visualizar otra vez como empezó todo (Fig. 9).Tenemos al ovulo que se había dividido en  un numero de células. Recordáis, 11 + 1,55 + 5, etc. A este estado lo llamamos mórula, refiriéndonos a Saturno, y ahora podemos decir: “en el principio Dios creó los Cielos y la Tierra. Y la Tierra era informe, y vacía, y la oscuridad era sobre la faz del fondo”. Tal está escrito en el primer capítulo del Génesis.”Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”. Esto es lo que podemos ver ahora. Lo que estaba sin forma y vacío es permeado con la entidad que  hemos llamado germen espiritual, reitero que yo lo estoy indicando justamente en la forma humana. Este es el primer Día.

Luego viene un llamado.”Y Dios dijo: sea la luz y la luz fue. Y Dios vio que la luz era buena, y Dios dividió la luz de la oscuridad. Y Dios llamo a la luz Día y a la oscuridad Noche. Y el anochecer y la mañana fueron el primer día”.

Trataremos en vano de descubrir que es esa luz. Pero en el momento en que miramos a la sangre y a su formación del modo en que he tratado de describirla, podemos decir de una: sea la luz. Y la sangre se genera. Amigos, puede parecer antojadizo en un primer momento, pero miremos los hechos -debéis daros cuenta que esta no es la sangre que fluye por nuestras venas. Esto es aun algo diverso del “jugo especial” de Goethe. Todavía es sangre original que solo mas tarde se dividirá en formas separadas tales como sangre humana, animal, sangre de animal inferior y vegetal. Es una sangre en la cual la clorofila y la hemoglobina son todavía una substancia común y unitaria, yo diría, con la diferenciación entre contenido de magnesio y contenido de hierro aun por venir en un estadio posterior. Ya que este es el misterio de la luz, hasta ahora apenas entendido, que en la clorofila esta transformada, que desde la sangre nuestra propia luz puede nacer como luz interior Hasta que veamos que esa luz es la fuerza universal detrás de la sangre, formándola, a menos que miremos lo que está comenzando a emerger aquí y escuchemos las palabras: sea la luz! -no estaremos percibiendo realmente que es lo que está sucediendo aquí. “Y Dios separo la luz de la oscuridad. Y Dios llamo a la luz Día, y a la oscuridad Noche”. Esto no es todavía alternancia, uno tomando el lugar del otro; lo que estamos viendo aquí esta vivido, tejiendo, creando, formando constantemente sangre por un lado y por el otro -oscuridad.

f9

mitosis celular

Ahora se puede dar forma, dar figura; podéis ver al trofoblasto siendo configurado, al tejido celular embrioblástico conformado, ya con algún endurecimiento pero todavía muy a la tentativa solamente, dentro del fluido y las esferas aéreas. Ahora viene el próximo paso, y en el Segundo Día leemos: “Y Dios dijo: sea el firmamento entre medio de las aguas, y divídanse las aguas de las aguas. Y Dios hizo el firmamento y dividió las aguas que estaban por debajo  del firmamento de las aguas por sobre el firmamento; y así fue. Y Dios llamo al firmamento Cielo. Y el anochecer y la mañana fueron el segundo día”. El corion es ahora el firmamento. Debajo del firmamento es entretejido el hombre, en la forma del hombre original -es la única manera de expresarlo. Sobre este firmamento, es decir mas allá de él, se halla lo que los antiguos llamaban esferas de cristal, donde se arriba a algo que a la forma en desarrollo le es de naturaleza celeste. El vientre materno, portador, dador de calor -es lo que aquí se convierte en cielo.

Y ahora escuchad: “Y Dios dijo, (este es el 3er Día) sean las aguas bajo el Cielo reunidas en un lugar, y que la tierra seca aparezca; y así fue. Y Dios llamo a la tierra seca Tierra; y  a las aguas reunidas las llamo Mares, y vio Dios que era bueno”. No me es necesario contarlo, debéis solamente echar un vistazo: adentro las aguas están reunidas en un lugar, el amnión, así que por debajo ha de  aparecer la tierra seca, el saco vitelino, esto es la Tierra. Ahora ya tenemos los mares y la tierra, y todo en derredor de lo que esta allí abajo esta el conjunto de la atmósfera. Esto, mis amigos, se ha llenado ahora con el sistema fibroso. Ya lo he mencionado. Pero no solamente esto, todo aquí alrededor aparece la luz, aparecen la sangre y los receptáculos sanguíneos; todo está vivo, brotando y disparando, no toma fin. Y ahora se desarrolla algo muy especial, ya que la sangre comienza a tomar figura todo en rededor, en torno al saco vitelino, y si leéis en el Génesis -y debéis aprender a pensar imaginativamente- “Y Dios dijo: que la Tierra produzca hierba, que la hierba dé semilla, y que el frutal dé fruta según su especie, cuya simiente esté en ella misma”, etc.

Estas no son las flores que vemos fuera, tiene poco que ver con ellas. Esta es la planta original descrita por Rudolf Steiner en una de sus conferencias. En una atmósfera saturada de sílice, formas verdes aparecerán y desaparecerán, una y otra vez. De un modo similar se podría decir que los seres vegetales hacen aquí sus primeros intentos de aparición, incorporándolos en la atmósfera que  se desarrolla en la tierra. Esto todavía es sangre, es aún hombre, animal, existencia universal de la Tierra, y esto desarrollara paso a paso esa leche que una vez nos nutrió a todos en ese estadio. Veis, esto ahora comienza a estimularse con vida y veréis por qué os dije ayer que os di un cuadro abstracto. Gradualmente empezamos a entenderlo.

Ahora el 4to Día.”Y Dios dijo: que haya luces en el firmamento de los Cielos… para que den luz sobre la Tierra; y así fue. Y Dios hizo dos grandes luces: la luz más grande para gobernar el día y la luz menor para gobernar la noche. Hizo también las estrellas”. Bueno, si miráis por sobre estas fibras aquí, miradas correctamente semejan estrellas. Más adelante os contare mas en conexión con esto. Entonces, debo mencionar una cosa de lo mas extraordinaria, hasta ahora observada dieciocho o veinte veces, creo: un pequeño globo se separa del saco vitelino, tornándose la Luna, se podría decir, en ese cielo estrellado, y es durante este estadio que varios  elementos del tronco corporal se desarrollan. Este tronco corporal crece mas y mas en dirección del Sol, que es la placenta. ¿Que mas  queréis?. Ambos emergen aquí.

Ahora llegamos al 5to Día y fue escrito: “Y Dios dijo: que las aguas generen en abundancia la criatura móvil que tiene vida, y aves que puedan volar sobre la Tierra en el amplio firmamento del Cielo”. Aquí corresponden todos los animales, del mismo modo a como se desarrollaron las plantas. Y nuevamente podemos verlo, ya que aquí emerge el alantoides, del cual les he hablado. El alantoides es el portador de lo astral y por con-siguiente cercanamente ligado al mundo animal. Si estudiáis el desarrollo del alantoides en embriones animales, en pájaros por ejemplo, o en anfibios y reptiles, os daréis cuenta que esta es por cierto la estructura en la que podemos ver la creación arquetípica para todo lo que es animal.

Luego viene el 6to Dia, comenzando por relatar que primero que todo fueron creados los animales, y luego uno aparece entre los animales, como el pastor entre las ovejas, y Dios dice: “hagamos al Hombre”. Y ahora el hombre es creado. En este estadio, el hombre no es más que esa forma  arquetípica que hemos estado considerando. Esta figura doble, la lemniscata, donde Cielo y Tierra se juntan, donde se desarrolla un punto de cruce que luego toma también forma física en la cavidad primitiva. En esa cavidad primitiva entra el ego humano al 17mo día.

Esto, mis amigos, es una interpretación de lo que puede ser tenido en cuenta como el desarrollo del Hombre Original, de la Tierra, del Cielo, de la existencia entera. Permitirme agregar una vez más: he tenido muy buenas razones para citar hoy más del Génesis que de la Ciencia Oculta. En el Génesis todo está dado en imágenes visuales, de modo que obtenemos una impresión inmediata de lo que en la Ciencia Oculta esta desarrollado paso a paso, oración por oración, en conceptos.

f10

Mis amigos, miremos una vez más esas imágenes primordiales que hemos estado considerando. Lo dibujare un poco más amplio sobre la pizarra (Fig. 10). Estos son el amnión y el saco vitelino. No me digáis que estos órganos se ven algo diferente en ciertos libros de texto. Ya lo sé. No es que no me interese, pero si intentamos rigidizarlo demasiado, la forma viva se distorsiona, y después de todo puede ser visto de un modo bastante distinto. Dejémoslo aquí por el momento. El punto aquí es la palabra: “hagamos al Hombre”. ¿Como hizo “Dios” esto?. Echemos juntos otro vistazo a esa forma de la que hablamos, con el nodo primitivo. En el envés del amnión veríamos este tipo de figura (Fig. 10). Mas o menos aquí se desarrolla la cavidad primitiva. La cavidad primitiva, también llamada blastotorus, se desarrolla desde el nodo primitivo. Y esta cavidad primitiva se abre paso, continua desarrollándose, y se convierte en un palillo. Este es el proceso primitivo que podéis también llamar VENA PRIMITIVA. Ocurre también un engrosamiento en la otra dirección, hacia la parte posterior. La vena primitiva, viniendo desde la cavidad, gradualmente se torna hueca, formando un tubo. Por favor, no penséis que ya es un tubo, es solamente que la substancia exterior es más densa que la interior. Eso es todo. Así que básicamente, obtenemos lo siguiente: una forma dactilar crece en el espacio entre el amnión y el saco vitelino. Este es el ego, el yo, y con esto la forma humana esta determinada. Desde aquí se desarrollará la cabeza -hago tan solo una pequeña marca para indicar la posición, porque aun no se encuentra aquí- aquí la espalda, aquí el vientre. Esta figura única establece al hombre en su imagen arquetípica. Ahora, si preguntaseis: ¿que es esto?, nuevamente no habría una sola respuesta, sino muchas diferentes.

Este no es un proceso unitario, ya que una gran cantidad de cosas diferentes ocurren en un desarrollo semejante. Si leéis el primer capítulo del Génesis hasta el final y tenéis la paciencia de comenzar con el segundo capítulo, entonces os cruzareis con algo que es una pesadilla para el clero, en particular para los teólogos.

Ya que aquí leemos: “en tanto los Cielos y la Tierra fueron terminados, y todas sus multitudes. Y al 7mo Día Dios concluyo el trabajo que El había hecho; y El descanso en el 7mo Día de todo Su trabajo que El había hecho… estas son las generaciones de los Cielos y de la Tierra cuando estos fueron creados, en el día en que el Señor Dios hizo la Tierra y los Cielos. Y cada hierba del campo antes de que fuera en la Tierra, y cada hierba en el campo antes de que creciera”. Así que primero Dios creó a todas las plantas, y de repente leemos luego que ni arboles ni plantas habían crecido aun.

Veis ahora, lo misma cosa aplica aquí. Ahora estoy, digamos, borrando nuestra primera imagen de la situación, borrando la segunda imagen, provista por el Génesis, que teníamos ante nosotros una o dos horas atrás. Y profundizando un poco más, se podría decir: aquí está el Hombre Original, el arquetipo que nos fue mostrado después. Aquí está Adán, aquí esta Eva. Ambos forman el ser humano completo, aquí aun no hay separación. Es por esto que estoy muy en contra de llamar a esto mesodermo y a aquello endodermo en este estadio, como hacen los embriólogos modernos. Ya que veréis, la cavidad primitiva debe primeramente ensancharse y volverse la RANURA NEURAL. La ranura neural es el sitio donde el notocordio ejercerá su influencia (de la notocorda de desarrolla más tarde el primordio de la columna vertebral, y es la notocorda la cual nos dará el poder  de permanecer erectos luego del nacimiento). Este es el estadio donde al final uno puede decir que el ser humano comienza a hacer su aparición. Esto equivale a decir, que en el momento cuando entre Adán y Eva, entre el alantoides y el saco vitelino, un tercero deviene en existencia -no dudaré en llamarlo CAIN- en este momento se ve el primer flash de la triplicidad en esta dualidad. Esta triplicidad representa lo que gradualmente llamaremos ectodermo, mesodermo y endodermo.

Ya que hablamos de Adán y Eva, por supuesto que preguntareis: ¿Y donde esta Abel?. Evidentemente, si los archivos son correctos, entonces son correctos y Abel deviene. Es el, cuya ofrenda es recibida por quien está arriba, es él quien les hace posible -si recordáis lo que os conté ayer- a los poderes divinos de brindar sus influencias. Eso lo relaciona a él con el Sol. Abel es eliminado tan solo por debajo, arriba comienza a vivir.

Este es un modo de mirarlo. Pero también existe otro modo. Como sabéis, así como a la primera creación le sigue una segunda, en esta segunda creación escuchamos hablar del Jardín del Edén. Os estoy dando tan solo una breve descripción, para contornear el punto de vista.; lo podéis leer vosotros mismos.

Recordareis que son cuatro los ríos en el Jardín del Edén. Ahora bien, si estudiáis los inicios precoces del sistema vascular en el embrión, veréis estos cuatro ríos. Veréis las corriente viniendo desde el corion, la corriente viniendo del saco vitelino, luego todas las corrientes pasando en torno al amnión, y finalmente los primeros inicios de la corriente central conjunta al embrión. Leedlo nuevamente. Es maravilloso interiorizarse en estas cosas. “Y un río salía del Edén que regaba el jardín; y de allí se partía y se volvía cuatro corrientes. El nombre de la primera es Pison: este era el que atravesaba toda la tierra de Havilah, allí donde hay oro”. Esta es la luz que hasta ahora permanece completamente indiferenciada y puede, como sangre, volverse planta, animal u hombre”. Y el oro de esa tierra es bueno: allí hay bedelio y piedras de ónix. Y el nombre del segundo río es Gihon: el mismo es el que atraviesa toda la tierra de Etiopía. Y el nombre del tercer río es Hiddekel: ese es el que va hacia el este de Asiria. Y el cuarto río es el Eúfrates”. Debéis observar esto en lenguaje pictórico, las metáforas de estos cuadros. Y así es como continua, mis amigos.

Siempre existen nuevos modos de interpretar estas imágenes, pero ahora, tras estas varias indicaciones, hay una cosa importante que deseo mencionaros. Se trata de lo siguiente, y os lo menciono porque tengo la sensación de que esto puede y debe ser el punto de partida del cual  se desarrolle la continuación de este seminario. Ya sabéis, siempre estamos hablando de la trimembración del hombre, pero no creo que tengamos  lo suficientemente en claro que el hecho de que esta trimembración, tal como la conocemos, existe en el hombre solamente después  del nacimiento. Si uno se pregunta: ¿como es esto en el embrión?.

¿Que sucede cuando observamos al embrión y preguntamos donde se halla su trimembración?. Bueno, no podemos decir: en su cabeza, en su sistema rítmico y en su sistema orgánico. Esto no marcharía, estaría bastante equivocado. Si realmente observamos al embrión -y olvidemos los estadios primarios que hemos estado discutiendo y tomemos al embrión al final de la 7ª u 8ª semana- entonces veremos cuan tremendamente se ha desarrollado el amnión (Fig. 11). Ha aparecido allí la placenta, con el corion remanente al descubierto, porque todo está concentrado en este punto. De él se ha desarrollado el cordón umbilical, creciendo para adentro hacia el embrión. El embrión mismo se encuentra y habita aquí dentro, los primordios de los miembros están allí, comenzando a desarrollarse, la cabeza es grande, el corazón es una enorme protuberancia, el hígado ya está desarrollado, y los receptáculos sanguíneos, todo está mas o menos allí. Y todo en torno, lo estoy esquematizando como una especie de base, alrededor esta el amnión y el liquido amniótico. Ahora, si miramos esto y preguntamos: ¿donde vemos la estructura trimembrada?

f11

Yo creo que solo hay una respuesta: la forma representando al embrión mismo corresponde al sistema de nervios y sentidos. A su alrededor esta es amnión, pulsando como un corazón. Esta no es un agua quieta, lo que es importante, es agua absolutamente plena de movimiento, pulsando, renovándose a si misma una y otra vez; pulsando de un modo tal que uno bien podría llamarla un corazón, y un pulmón, respirante y pulsante pulmón y organización cardíaca. Así que una vez más el amnión se ha convertido en algo diferente: el sistema rítmico. El corion y la placenta son en este contexto básicamente el órgano que representa al sistema del metabolismo y el de los miembros.

¿Por qué lo expongo de este modo?. Para mostrar nuevamente que las leyes pertinentes a la embriología son las mismas, excepto que está visto que estas leyes operan de modos bastante diferentes. Imagináoslo de este modo -dejad que vuestra cabeza con sus órganos sensorios aun en ella, con los órganos nerviosos que todavía están funcionando de una manera totalmente diferente, descienda  un poco; que vuestra organización torácica se expanda y comience a pulsar alrededor de esa cabeza y que todo en torno al conjunto entero obtenemos el poder paternal de lo motor y de la esfera metabólica que nos nutre. Experimentareis inmediatamente que el tipo de consciencia allí dentro debe ser bastante diferente de la consciencia de vigilia que poseemos durante  el día. Allí dentro no solamente está oscuro, sabéis, sino que no hay aire que respirar, ni hay nada comiendo ni bebiendo. Debemos esperar hasta después del nacimiento. Entonces la luz despertara a los sistemas sensorio y  nervioso, el aire hará del sistema rítmico el que poseemos luego de nacer, y a través de las substancias de la Tierra los sistemas metabólico y orgánico se convierten en lo que han de ser. A través de luz, aire y tierra se desarrollaran un arriba, un medio y un abajo. Aquí finalmente se revela que el ECTODERMO es el cimiento de todo sistema nervioso y sensorio, el MESODERMO de cada sistema rítmico, y el ENDODERMO de cada sistema metabólico y orgánico. Pero al mismo tiempo, el endodermo es una extensión bastante considerable centrado en la organización de la cabeza, mientras que endodermo y mesodermo se unifican. Esta trialidad ha de ser reconocida.

Habiendo visto esto, retornemos una vez más a la figura del amnión, saco vitelino y ese elemento que ya conocemos como el CANAL VITELINO, del cual hablamos y que además llamamos Caín. En este punto sucede lo siguiente: el lado inferior del amnión comienza a engrosarse, la superficie superior del saco vitelino comienza a engrosarse, y desde la cavidad primitiva comienza a desarrollarse el SISTEMA MIOMERICO y gradualmente se divide en secciones, es decir que las VERTEBRAS PRIMITIVAS comienzan a aparecer no quiero adentrarme en esto, tan solo mencionarlo.

fig12

Así que veis, aquí está el ectodermo, aquí el endodermo y aquí el mesodermo. Podríamos decir que Caín aparece entre Adán y Eva, obtenemos el primer inicio de la trimembración humana. Muchas semanas de vida embrional han de pasar antes de que este ser, en respuesta a la luz, al aire y a la tierra, se vuelva cabeza, tórax y sistema metabólico y orgánico. Luego el poder de verticalidad se tornara aparente en el hombre inferior, el lenguaje se desarrollara en el hombre medio, y la luz del pensamiento aparecerá en el hombre superior. Los orígenes se encuentran en este punto.

Ahora, si me preguntáis, ¿que punto es este en la historia de la Tierra, más que en el Hombre Original?. Solamente hay una respuesta: el punto de la Caída. Aquí veis a la serpiente. Y ahora, en el momento en que este Yo, este dedo se desarrolla, aparece de pronto el sistema nervioso para esconderlo y cubrirlo. El intestino comienza ahora a cerrarse, conteniendo aún al saco vitelino como una extensión, pero luego -y sigo con esto- el intestino se cierra y, que es lo que hace el saco vitelino?. Es quemado en los catastróficos fuegos de LEMURIA.Y cuando todo esto ha pasado y ya tenemos a los primordios del sistema nervioso, al intestino, al mesodermo, a la columna vertebral, cuando el hígado ya ha previamente eclosionado y se está generando el bazo, cuando aquí, detrás de los oídos se desarrollan los riñones precoces, los pronefros, cuando el corazón ingresa desde fuera, entonces el hombre esta recapitulando su transición por ATLANTIS. El conjunto del desarrollo embrionario siguiendo por este estadio no es nada menos que una recapitulación de todo el desarrollo atlántico. Y cuando la trompeta explota por causa del sonido de los dolores de parto, entonces el niño nace como un nuevo Arca, en las aguas que fluyen de la madre. Todo niño recién nacido es básicamente un arca. En él, el hombre puede una vez más afianzarse en si mismo en su devenir. Así es básicamente como uno debería verlo. Tengo la impresión de que esto establece un cierto espacio de tiempo para aquello que llamamos ontogenia y fitogenia. Vemos la Caída, vemos el final de Lemuria, vemos todos los periodos atlánticos con sus primeras razas. Pero en realidad, lo que hizo Noé y lo que sucedió con el diluvio, pasa en realidad todo otra vez con cada nacimiento humano. El niño pequeño, a medida que crece, comienza por la India Antigua, teniendo en este estadio la sabiduría de los siete Rishis. Y gradualmente va creciendo hasta convertirse tan estúpido como lo somos los adultos.

PUNTOS DE LA DISCUSIÓN

Dr.König: “Para empezar, el germen espiritual no es ni femenino ni masculino, su forma física es ambos, masculino y femenino. Pero al momento en que, de acuerdo con la ley bajo la cual hacemos nuestra aparición, nos volvemos mujer si atraemos al aspecto masculino de lo etéreo, es decir, preponderantemente éter lumínico y calórico. Por el otro lado, si descendemos como hombre, atraemos al aspecto femenino de lo etéreo, donde preponderan el éter vital y sonoro. Eso es todo”.

UN ORADOR: “Durante el intervalo hicimos una breve excursión por la filosofía. Ahora, mirando los procesos que Ud. nos ha descrito, puedo ver como estadio tras estadio de separación, o de una cierta polarización, se manifiesta por sí mismo, por ejemplo, cuando esa parte más firme, rodeada por el corion, se vuelve distinta de su medio ambiente, cuando Cielo y Tierra están separados, y luz y oscuridad. Me parece que aquí vemos algo pictórico cuando quizás sucede algo en la esfera del pensamiento. Quiero decir que algo así sucede en el Idealismo -que algo  se establece, y en contraste a esto desarrolla un otro, digamos Yo, en referencia con el Tu, y luego estos dos pueden actuar e interactuar de un modo nuevo. ¿Se puede exponer así, que una secuencia completa de tales divisiones están ocurriendo en pos de que los dos puedan luego trabajar conjuntamente de una manera nueva?. Entonces surge la pregunta: ¿existe algún tipo de contra proceso a esa secuencia de divisiones y nuevas combinaciones, un modo por el cual algo sea retomado?. Quiero decir, existe una involución, como se podría denominar, opuesta a la evolución, tal que la Luna sea reasimilada y el Sol sea reasimilado, tal como sucede en el proceso de la evolución mundial?. Brevemente, hay allí en la esfera de vida también algo de retracción?.Donde podría uno encontrar esto?”.

Dr.König: “Creo que esta es una maravillosa contribución, la que Ud ha hecho. Yo no diría siquiera: ¿podría uno verlo así?. Yo diría bien definitivamente que uno no puede verlo sino de este modo, ya que todo lo que hemos expuesto no han sido de hecho más que pensamientos e ideas, solo que han sido presentadas en imágenes. Nada más. Solo que son pensamientos e ideas divinas. Si Ud. toma a los filósofos idealistas-piense en Hegel o en Schelling, o en la tesis y antítesis de Hegel, pues esta todo allí. Involución tiene lugar todo el tiempo. Por de pronto, es solo a causa de que algo es retirado por lo cual algo se desarrolla. El alantoides, por ejemplo, da inicio al cuerpo troncal, por decirlo crudamente, de forma abstracta. Al mismo tiempo es la imagen arquetípica de todo desarrollo animal. Y hay nuevamente algo diferente. Desaparece. La vesícula umbilical, que tiene completamente una tremenda circulación propia desarrollándose a su alrededor, desaparece, se disuelve enteramente, simplemente se va. En su lugar, el amnión se propaga en torno, envolviendo al embrión por completo y transformándose en el “corazón” del embrión; ya que el amnión pulsa, es tragado, ingresa en la madre, es reproducido otra vez, es un continuo ir y venir, y luego, al nacer, se detiene. Solo los animales tienen la agudeza de comer sus propias membranas, el hombre no lo hace, porque el se encamina desde aquí. Así sucede todo el tiempo. La estructuras son establecidas, reconstruidas y derribadas. Para citar uno de los ejemplos mejor conocidos, solo mire la manera en que se desarrolla el sistema circulatorio. Primero semeja una lira, tantos receptáculos a la derecha y tantos a la izquierda. Luego todo se funde sobre un solo lado. Solamente se desarrolla el otro lado, se torna asimétrico así continua, receptáculo va, receptáculo viene. Es un derroche terrible, atroz, un desperdicio de material constructivo y de ideas, pero sin esto nada resultaría de lo otro”.

UN ORADOR: “Ud. dijo, para empezar, que casi nada ha quedado de la idea de Haeckel sobre filogénesis en conjunto con la ontogénesis, particularmente con respecto al estadio embrional. Pero hemos visto que en el principio tiene lugar la división celular, que la mórula existe, y que ahora la fase entra se denomina blastogénesis, y luego dijo que los científicos hablas de  endodermo y ectodermo. Esto indicaría que se desarrollara una gástrula también”.

Dr. König: “Pero no lo hace. Es exactamente el por qué ya no se habla de filogenia. Pero todavía se habla de anatomía comparativa. Vera, esto es algo bastante diferente. Aquí y en los animales uno ve endodermo, ectodermo, etc, y se da cuenta de que son lo mismo. Pero no tiene una explicación filogenética, uno dice tan luego: es el mismo tipo de substancia, la misma forma y la misma estructura. No sabemos de donde viene. Esta es la diferencia”.

UN ORADOR: “Quisiera agregar algo sobre la fenomenología matemática del numero 17. Un rectángulo, un triangulo, un cuadrado y un hexágono puede ser construidos con regla y compás. Extrañamente, la siguiente forma que puede hacerse de este modo es el polígono de 17 esquinas. Unas pocas palabras más; es la serie 2(2n) + 1 .La construcción es solamente posible si este número es un numero primo, con lo que obtenemos la secuencia 3,5,17,257. Esto puede ser construido también. Con los otros no se sabe si el numero es primo o no”.

Dr. König: “Si, uno puede ver una cosa. Diecisiete es igual a tres mas dos veces siete, y diecisiete es igual a cinco más doce. Así que aquí se tiene el aspecto espacial y al hombre, y aquí un aspecto de tiempo. Aquí se empieza a manifestar algo”.

UN ORADOR: “Ahora tenemos substancias que pueden prevenir algo de lo que hablamos ayer, la maduración del ovum. En vista de lo que hemos discutido, uno debería considerar: que está sucediendo allí?.Una memoria que se extiende hacia el pasado es borrada. Y surge la pregunta: qué consecuencias tendrá para el cuerpo y para el hombre?”.

Dr. König: “Bueno, no creo que pueda decir mucho sobre esto en este momento. Pero si, pienso que la formulación usada por el Dr. Werner, que esas drogas anticonceptivas previenen la “recolección de Espíritu” nos da un punto de partida desde el cual podemos aproximarnos gradualmente a esta pregunta. Ya que es lo mismo para todos nosotros, al preguntarnos: que pasa allí, cuando la evolución del ovum que va desde el folículo primario hasta el folículo Graafiano se interrumpe. Y a la inversa, cuando el desarrollo es acelerado, algo que hoy también ocurre, y se producen quintillizos, septillizos en camadas, no nacidos. Estos son cuestionamientos que nos urgen y confrontan hoy en día”.

UN ORADOR: “Con respecto a la pregunta del Sr. Werner. Si la recolección es detenida en la esfera física, el objetivo de Ahriman es alcanzado, como describe el Dr. Steiner en sus IMAGINACIONES DE PASCUA* ya parece arrastra ciertamente al hombre a la Tierra. A través de esto el hombre queda desconectado. No solamente en su consciencia, sino también en el mundo terrestre”.

Dr. König: “Considero que es una contribución muy importante. Estas cosas interfieren mucho más profundamente de lo que anticipamos”.

*Traducido al ingles como Las cuatro estaciones y los Arcángeles, publicado por la Rudolf Steiner Press, Londres,1968.

Conferencia II. Embriología y evolución del mundo

6 conferencias impartidas por el Dr. Karl König

Traducido del alemán por Diego Milillo.

Amigos, la mañana fue solo una obertura. Ahora intentemos ir directos a la “medias res” y considerar primero todo el proceso que conduce a la fertilización, no hasta el desarrollo embrional todavía. En el hombre existe -y también en los animales superiores y en parte de los inferiores, pero nos limitaremos principalmente al hombre- dos portadores de fruto: hombre y mujer. Y sucede así que estos dos son fundamentalmente diferentes en sus constituciones, que hay una profunda brecha entre hombre y mujer, una tal que no se encuentra en ninguna especie animal -excepto en los mamíferos mas superiores que a su vez la obtuvieron del hombre. Estamos, por decirlo así, confrontados por dos polos de la existencia humana y esto ciertamente nos ha presentado montones de problemas desde el principio. Sucede asimismo que dichos órganos portadores de fruto, también son distintos en esos polos, los ovarios en la mujer y los testículos en el hombre. Quisiera decir unas pocas palabras sobre su anatomía y fisiología, tan solo indicaciones, porque tengo la impresión que en un curso como este, se debe tratar de aportar acercamientos, y quizás luego sea posible elaborar esto o lo otro desde esos puntos de vista.

El ovario es un órgano relativamente estable. El testis, o testículo, está a partir de cierto momento, esto es desde la pubertad, en constante avance, es un órgano tremendamente vital. Todo lo que produce el testis es siempre nuevo. Millones y millones de células espermáticas, diríamos, engendradas y creadas en él. Es un manantial de continua e inacabable vitalidad.

Por otro lado, cuando nace una niña, el ovario contiene ya el número total de gérmenes, sólo algunos de ellos se desenvolverán gradualmente en el curso de su vida, uno u otro de los cuales podrán ser fertilizados. Debemos observar tal polaridad realmente -nada nuevo para nosotros, si hemos estudiado medicina- y luego en conexión a esto, se hará evidente algo distinto  .

Los ovarios se hallan dentro del cuerpo, están por así decirlo mayor o menormente sostenidos en su posición al final de la cavidad abdominal, sin embargo permanecen en un estado de suspensión. Este es el gesto del polo femenino.

Por el otro lado, el testis emerge desde el cuerpo, se abre paso desde la forma exterior del abdomen y desciende, debe moverse hacia abajo cuando el hombre alcanza la madurez. Con esto -lo que os voy a decir ahora sonará extraño, pero es así- el testis cae bajo la influencia de la gravedad. Fundamentalmente se transforma en un miembro, no uno perfecto, pero no por menos un miembro. Esto os dará alguna indicación de las fuerzas formatrices y fisiológicas que están detrás de estos dos órganos.

En el organismo femenino existe una cualidad de suspensión, mantenimiento, poder de soporte, de preservación; y en el órgano generativo masculino hay algo de “manantial” que ahora está bajo la influencia de la gravedad y se ha emancipado a si mismo del cuerpo. Por lo tanto, no estaría divagando si digo -recordándoos el esquema que os dibuje esta mañana al hablar de los del anatomistas Eustacchi y Fallopio- que desde el punto de vista de la anatomía comparativa, como también de la anatomía patológica, esto es así, que el oído y el ovario, el ojo y el testículo conllevan una profunda relación entre ambos. Existen ciertas enfermedades oculares que afectan solamente al hombre, por ejemplo el daltonismo, pero también algunas otras, por la razón de que el ojo es específicamente masculino y el oído mucho más un órgano femenino. En la cabeza, o mejor dicho, en el rostro, esto esta combinado en cada ser humano; pero donde el poder de síntesis triunfa, el poder analítico del cuerpo falla.

f3

Me estoy refiriendo a una descripción dada por Rudolf Steiner en su primera conferencia del curso sobre EDUCACION CURATIVA, en que algo visto sintéticamente arriba se desarma analíticamente abajo y uno de los más grandes análisis universales a establecer es justamente el que aparece en el hombre y la mujer. Allí arriba -si hago un esquema de la estructura básica del rostro (Fig. 3)- es de este modo, tenemos aquí el oído y aquí la boca y todo esto junto no representa realmente otra cosa que algo lunar, femenino, receptivo. Dentro de esto vemos al ojo y a la nariz como algo solar-vital. Estos dos son desvinculados, y bien abajo se vuelven, digamos, la potencia masculina y femenina.

Ahora, no os he contado todo esto simplemente porque es interesante. Os lo he contado para poder obtener algún cuadro de fondo sobre lo que ocurre en el ovario, como somera preparación de la fertilización. Desde el nacimiento, o podríamos decir desde el periodo embrional en adelante, este órgano contiene un gran número de los así llamados folículos primordiales u OVOCITOS PRIMARIOS.

Esto significa que el tejido ovárico contiene gran cantidad de óvulos (en este momento no recuerdo la cantidad, creo recordar que son 6.000 de cada lado). Al principio estos óvulos son pequeños, pero gradualmente se desarrollan y maduran. Y este proceso de crecimiento y maduración, que ocurre tras la pubertad y está conectado con la menstruación, este proceso de maduración es el que nos interesa. Procederemos paso a paso. Hablamos del folículo primordial, que es un ovulo con un núcleo bastante amplio. Sabéis lo que es una célula y lo que es un núcleo, no necesito explicarlo. Alrededor de esta célula se forma una capa de otras más pequeñas (Fig 4) y el conjunto es llamado FOLICULO PRIMORDIAL.

fig.4

Al momento en que comienza a madurar, el ovulo crece un poco, el núcleo se vuelve un tanto menos visible, pero también crece; y las células en derredor del ovulo se vuelven más cúbicas. Se puede decir que la cosa entera empieza a tirar y brotar. Montones y montones de células se congregan alrededor de este gran ovulo individual. El ovulo es tan solo visible en esta etapa; cuando crece un poco más toma el tamaño aproximado de la cabeza de un alfiler, lo cual lo hace justamente visible. Estas células continúan incrementándose y finalmente forman complejas capas celulares alrededor del ovulo. El paso siguiente es así: aquí está nuevamente el óvulo, ahora un poco más amplio, con su núcleo y a su alrededor el complejo celular que ahora se ha vuelto más bien grande y más denso de un lado. Todo esto sucede dentro del ovario. Ahora, una cavidad denominada ANTRUM, se desarrolla allí dentro. Y luego va más lejos. El antrum se expande hasta formar un espacio semilunar y a su alrededor hay células por todos lados. Esto se llama FOLICULO DE GRAAF. Así que tenemos una estructura alargada en la cual una cavidad llena de fluido ha sido desarrollada y el ovulo, rodeado de células pequeñas, se proyecta en este espacio hueco a modo de península. Esto es de lo más interesante, no solo porque la cosa entera es llamada folículo de Graaf, descrita por primera vez por el holandés de Graaf en el S XVII, sino porque para quien posea buen ojo dirá de repente: este es el mismo tipo de estructura que tienen los oídos primarios y los órganos de equilibrio de los animales inferiores. Nuevamente una relación que quiero, meramente deseo indicar. Básicamente, la estructura anatómica de este órgano del equilibrio se ve exactamente igual al folículo de Graaf.

equilibrio.oido.gif

Luego, la presión del fluido dentro del folículo de Graaf se incrementa mas y mas y el ovulo es liberado.

Debemos visualizarlo de este modo, que el folículo de Graaf se mueve con su borde superior cerca de cualquier superficie del ovario, luego irrumpe y el ovulo entra en el oviducto, en el tubo de Falopio. No se sabe exactamente como. Probablemente al estar al final del tubo, el ovario absorbe el óvulo. En todo caso, ahora sabemos definidamente que ese óvulo está dentro del tubo, y esta en disposición de ser fertilizado -como, lo discutiremos más adelante- y que este es el estadio preliminar que conduce a la fertilización. Amigos, tengo que describir y explicar estas cosas en detalles, porque de otra manera no llegaremos a las ideas verdaderas. Ahora, si miramos todo esto, ¿qué es lo que nos dice?. Primero hay una célula y esta se rodea de muchas otras, y luego toda la cosa comienza a brotar. Tras este proceso, se desarrolla fluído dentro, el fluido toma una forma lunar y finalmente, cuando todo esto ha sucedido, el ovulo es soltado.

Aquí, no tenemos otra cosa que los estadios preparatorios del desarrollo terrestre que conduce a la repetición de algo que ha sucedido con anterioridad, por cierto como evolución de SATURNO, SOL Y LUNA. Considerad: hubo un comienzo de la existencia terrestre, allí se inicia esta creación, luego surgió, creado y formado desde el calor, el germen humano como ANTIGUO SATURNO.

Esto pasó por todos los diversos estadios -ya sabéis cómo se describe en la Ciencia Oculta- luego fue retrotraído en una Pralaya, reaparecido, pasó por una segunda encarnación, la encarnación solar, adquirió las propiedades del aire y de la luz, otras substancias, elementos etéricos le fueron agregados. De nuevo el conjunto es retirado y vuelto a aparecer. Comenzó la evolución lunar y cuando ésta fue completada tras haberse realizado otra Pralaya, comenzó el desarrollo de la Tierra.

En su Ciencia Oculta, Rudolf Steiner lo describe de este modo y quiero leéroslo: “al final del intervalo (es decir al final de esta Pralaya de la evolución lunar y el inicio de la evolución terrestre) los seres que habían tomado parte de los procesos evolucionarios de Saturno, Sol y Luna reaparecen, dotados de nuevas facultades. Gracias a sus obras precedentes, los seres que se hallaban por encima del hombre habían obtenido el poder de hacer avanzar su evolución a tal grado que durante la época terrestre el será capaz de desarrollar una forma de consciencia que está un peldaño por encima de la consciencia onírica que poseía durante la evolución lunar. Pero primero el hombre ha de estar preparado para recibir este nuevo don.

Durante las evoluciones de Antiguo Saturno, Antiguo Sol y Antigua Luna había incorporado a su ser el cuerpo físico, el cuerpo de vida (etérico) y el cuerpo astral. Pero esos miembros del hombre le habían otorgado tales facultades y poderes como para hacerle posible vivir con una consciencia pictórica. Les faltaban los órganos, la forma y figura que le permitiesen percibir un mundo conformado por objetos sensorios como le es propio al periodo terrestre… esta preparación toma lugar en tres  estadios preliminares. Durante el primero, el cuerpo físico es llevado hasta un nivel de desarrollo que le capacita para someterse al cambio necesario de forma y figura que proveen las bases para la consciencia objetiva. Este estado preliminar de la evolución de la Tierra puede ser descrita como la repetición del periodo de Saturno a un nivel más alto. Ya que en este periodo, durante el tiempo de Saturno, elevadas entidades están trabajando solamente en el cuerpo físico. Cuando el desarrollo de este cuerpo físico está lo suficientemente avanzado, todos los Seres deben pasar una vez más hacia una forma superior de existencia, antes de que le suceda el cuerpo de vida o etéreo . El cuerpo físico ha de ser remodelado a como era, para que cuando sea desarrollado una vez más, sea apto de recibir un cuerpo vital altamente desarrollado.

Luego de este intervalo dedicado a una forma superior de existencia, continúa una especie de recapitulación de la evolución solar a un  nivel superior, para el desarrollo ulterior del cuerpo de vida. Luego -después de un nuevo intervalo- lo mismo es hecho para el cuerpo astral, recapitulando la evolución lunar.”

Amigos, si acercamos nuestro material de interés hacia la base de estas palabras de Steiner, entonces podemos comenzar a comprender por qué estas cosas son como son. Ciertamente, todo esto no es esencial para el mero desprendimiento del óvulo. ¿Para qué, después de todo?. El ovulo podría moverse hasta la superficie, el tubo lo atrapa y ya está. Pero primero esta esto, luego viene lo otro y una tercera cosa más: y esto es una ley, porque detrás de todo yace esta poderosa evolución en la cual todos nosotros poseemos nuestra existencia. Allí es en realidad donde uno comienza a vislumbrar en lo que están involucrados los procesos, si estudiamos esos estadios preliminares muy básicos, que se repiten, una y otra vez, en cada mujer entre la pubertad y la vejez.

Pero, sabéis, hay una cosa que debemos comprender. Esta evolución no ocurre en el macho, porque el macho no es el portador de la historia pasada de la Tierra. La mujer, por decirlo así -y no me malinterpretéis, lo expongo de esta manera para ser comprendido- la mujer porta consigo la memoria de la Tierra. El conjunto entero está ahora inscrito directamente en lo físico, esta inscrito y se tornó la Palabra del Pasado, de tal forma que la Palabra que se volvió Pasado relaciona al cuerpo humano, digamos, atrás hasta los inicios originarios de donde surge.

f5c2

Pero esto es solo una cosa. Si nos preguntamos ahora: ¿cómo se desarrolla el ovulo en sí?, ¿qué es lo que está sucediendo y tomando lugar aquí?. Bien, aquí tenemos al ovocito y dentro de él al núcleo en el transcurso de su desarrollo, el cual justamente he descrito, se produce asimismo una separación. Del ovocito original, el ovocito primario (Fig. 5) se separa una pequeña e independiente célula nucleada, mucho más pequeña en tamaño, el primer cuerpo polar. Y al momento en que el primer cuerpo polar se ha separado, tenemos al ovocito secundario. El cuerpo polar mismo se divide nuevamente en dos pequeñas células. El ovocito continúa su desarrollo y forma ahora otro cuerpo polar, el segundo cuerpo polar. En ese momento se convierte en ovocito de tercer orden u ovum maduro. Y solamente este ovocito es apto de ser fertilizado. Se ha vuelto capaz de la fertilización porque la separación del segundo cuerpo polar involucró una “división reduccional”, así que el ovulo no contiene ahora 46, sino 23 cromosomas. Esta es una manera de observarlo.

Pero hay algo más, como veréis. Aquí tenemos una célula y durante todo el proceso evolutivo se forma el primer cuerpo polar y luego el segundo cuerpo polar, o célula polar si lo queréis, es formado. ¿Qué es lo que ha estado sucediendo?. Mis amigos, nuevamente esto no es otra cosa que lo que Rudolf Steiner describe como la evolución de la Tierra. El cuenta como prontamente luego de esta repetición del Antiguo Saturno, del Antiguo Sol y de la Antigua Luna fuese producida, la Tierra se torna más y más el hábitat de los seres humanos en desarrollo, sin embargo ellos son completamente suprasensibles. Las almas de los seres humanos observan lo que está sucediendo allí, que se halla aun completamente en la esfera de calor y luz.

Luz que todavía no es visible, calor que todavía no es perceptible, digamos que todo aun permanece en el reino del Espíritu, que es el mundo astral al que ingresamos luego de pasar el portal de la muerte. Pero durante este estadio de la evolución de la Tierra, donde hay algunos signos de consolidación, cuando algo acuoso comienza a conformarse, ocurre una tremenda primera intervención  y esta es la separación del Sol de la Tierra. En embriología podemos decir que un último remanente de aquello que ocurrió entonces, con la separación del Sol, es la formación del primer cuerpo polar. Qué pequeño que parece esto ahora, ridículamente pequeño y ahora puede ser denominado como el eco final de ese tremendo evento. Esto lo podemos visualizar del siguiente modo: los seres más elevados tuvieron que dejar la Tierra, digamos, para dejar que dé un paso sucesivo por sí misma y se retiran con su propia substancia, luz, sonido y vida, para formar lo que se convertiría en el Sol. Pero esto conduce a un proceso de endurecimiento, algo que Steiner describe como sigue: “si la evolución hubiese seguido por este camino, la Tierra hubiera quedado endurecida bajo la influencia de su elemento solido. La cognición suprasensible, mirando atrás por sobre estas condiciones, percibe cómo el cuerpo humano se vuelve mas y mas sólido cuando sus almas salen de ellos.

Luego de un tiempo, las almas que retornasen a la Tierra no hallarían ningún material apropiado con el cual unirse… entonces se produjo un evento que dio un giro nuevo a toda la evolución. Fue eliminado todo lo que podría conducir a un endurecimiento permanente en la substancia sólida de la Tierra . Ese fue el tiempo en que nuestra Luna actual abandona la Tierra. Las influencias que contribuyeron a la permanencia de la forma y que hasta ahora trabajaban directamente desde la Tierra, ahora trabajan indirectamente de un modo menos poderoso desde la Luna”. Este es el tremendo segundo paso, que es el paso de la formación del segundo cuerpo polar, ya que ahora ha ocurrido la división reduccional  y al final, el ovum es capaz de ser fertilizado.

Dos oraciones más adelante en la Ciencia Oculta, leéis: “como resultado, apareció ahora una divergencia en la organización física de los seres humanos y esto debe ser considerado como el comienzo de la separación en masculino y femenino. Las formas humanas delicadamente constituidas que previamente poblaban la Tierra dieron a luz a la nueva forma humana, su descendiente, a través de la interacción de dos fuerzas dentro de ellas -la fuerza germinal y la fuerza vivificante. Estos descendientes sufrieron ahora un cambio. En uno de los grupos estaba activo el poder germinativo del alma y del espíritu “. (La fuerza germinal del Espíritu!, “practicar memorias espirituales”, esto es lo que el ovocito de tercer orden está diciendo realmente. El ha pasado por todo esto),” en el otro grupo es más activa, la fuerza germinativa vivificante ” – y, ¿os dais cuenta que es lo que Steiner está describiendo?.

Ninguna otra cosa que ahora liberados de la Luna, los cuerpos humanos se han convertido en los poderes germinales de la Tierra. Y ahora reciben un poder germinativo espiritual   -me estoy refiriendo a la figura- las células que se aproximan (Fig.6) que hasta entonces –y estoy citando a Rudolf Steiner- habían tenido que buscar refugio en los planetas circundantes porque no hallaban cuerpos que habitar en la Tierra. Cualquiera que haya mirado por el microscopio y haya visto las células espermáticas pulular hacia el ovulo, no puede evitar ver en ese cuadro lo que una vez sucedió en el nivel espiritual, psíquico y físico cuando cientos de miles de almas afluyeron de vuelta hacia la Tierra. Ahora, con la fertilización, hemos arribado propiamente al inicio del desarrollo embrional. ¿Veis lo que quiero decir?, solo ahora empieza.

Los preformistas están convencidos de que ahora que los dos se han juntado y fusionado, todo lo que vaya a ser necesario esta ya allí. Rudolf Steiner nos lo ha contado de otra manera. Gracias a él sabemos que en ese momento, cuando el espermatozoide ingresa en el ovulo, todo se transforma en un caos y que ese caos dará paso gradualmente a un cosmos formado. Hasta aquí es donde quiero llegar por el momento.

Amigos, hemos llegado ahora a ese momento en la evolución del mundo, de la Tierra, cuando luego de la separación de la Luna los seres humanos pueden hallar un lugar habitable en la Tierra nuevamente, porque la substancia de la Tierra se ha vuelto flexible y esta otra vez a su disposición.

Cito de la Ciencia Oculta: “debido a la separación de la Luna, el cuerpo humano se ha vuelto flexible por un tiempo; pero cuanto más continua creciendo sobre la Tierra, tanto más ganaron terreno las fuerzas solidificantes, hasta que a la larga, la parte realizada por el alma organizando el cuerpo se torno mas y mas limitada. El cuerpo cayó en decadencia, mientras el alma ascendió hacia otros -mas espirituales- modos de vida”. Ya veis, todavía no resulta, y algo nuevo ha de suceder.

“Se puede percibir como los poderes adquiridos por el hombre durante las evoluciones de Saturno, Sol y Luna comienzan gradualmente a participar en el desarrollo continuo a medida que la Tierra evoluciona del modo descrito. Primero el cuerpo astral -conteniendo aun el cuerpo vital y el cuerpo físico disuelto en el- es encendido por el fuego terrestre. Luego este cuerpo astral se separa en una parte astral más fina, especifica -el alma sensible- y en una parte etérea más grosera, la cual a partir de ahora es afectada por el elemento terrestre. Lo etérico del cuerpo vital hasta ese momento latente, hace su aparición. Y mientras en el ser humano astral se desarrollan, las almas intelectual y espiritual, las partes más groseras, receptivas al sonido y a la luz son incorporadas al cuerpo etéreo. Finalmente, cuando el cuerpo etéreo se condensa aun mas, es decir que pasa de ser un cuerpo de luz a uno de fuego, o cuerpo de calor, la evolución ha alcanzado un estadio como el descrito arriba, en el que las partes de la Tierra solida son incorporadas al ser humano”.

Veis, nada es aún sólido, todo está en la esfera del mundo etérico, de los elementos etéricos, en fuego, luz, sonido y vida. “Habiéndose condensado en fuego, el cuerpo puede unirse ahora -por virtud de los poderes del cuerpo físico que le han sido implantados- con las substancias de la Tierra física las cuales han sido enrarecidas hasta el estadio del fuego. Pero por sí mismo ya no es capaz de introducir las substancias aéreas en un cuerpo que mientras tanto se ha vuelto más sólido. Y aquí es donde las elevadas entidades que habitan el Sol se introducen e insuflan el aire en su cuerpo. Mientras que por virtud de su pasado el hombre porta consigo el impregnarse a sí mismo con el fuego de la Tierra, entidades más elevadas deben guiar el soplo de aire en su cuerpo”.

El hombre ya no puede hacerlo por sí solo. Algo bastante nuevo sucede ahora. Seres superiores intervienen. En la Biblia esto esta expresado cuando Jehová insufla el aliento, o vida eterna, en el hombre.

Amigos, ahora debemos hacer el intento y visualizar que significa esto. Seguramente, y tan solo os estoy proponiendo esto como primera demanda, el punto es que ahora esta evolución terrestre -los  estados preliminares que hemos estado describiendo- debe volverse una evolución humana. Hasta ahora no hemos siquiera mencionado al hombre. Ya que ciertamente es ahora solamente que el hombre entra en ella. Y la preparación para el devenir del hombre debe proceder de un modo tal que el aliento de los seres divinos pueda fluir en el. Es decir, el hombre no lo puede ya lograr por sí mismo, no puede generar su encarnación; algo nuevo, una influencia divina es añadida. Y podemos decir que el primer paso del desarrollo humano significa simplemente que debe de haber una repetición de esa condición que una vez ocurrió en pos de prevenir el declive del hombre en la Tierra. Y esa condición temprana no es otra cosa que la dirección que ahora toma todo el desarrollo -y esto lo digo claramente- de que el embrión posea una placenta. Esto es lo que hace falta ahora. Podemos entender esto?. El embrión no puede tomar el aire por sí mismo. Esto debe provenir de lo que representa a aquellos poderes, de uno de quienes representan a la evolución de la Tierra aquí en la Tierra y esa es la mujer embarazada. Solo porque una placenta se desarrolla en este estadio, una placenta que -no quiero decir que se vuelve órgano de nutrición para el embrión porque eso es demasiado complicado- es un órgano que vincula con algo más elevado. Por cierto, se puede decir que allí hay ahora un órgano del Sol, todo el conjunto del desarrollo debe ser orientado en esta dirección. Ya que solamente si esto sucede, el hombre, el ser humano que encarna, será capaz de entender el punto esencial.

Ahora, para adentrarnos un poco en nuestro tema, quisiera llamaros la atención sobre esta línea interesantísima (Fig. 6) que Rudolf Steiner llama “GERMEN ESPIRITUAL”. El germen espiritual,  amigos, es ese par estructural de nuestra existencia individual que al momento de la fertilización se combina con el germen físico. Y he de destacar que el germen espiritual no es un hombre, ni la individualidad, ni tampoco es el cuerpo astral o el etéreo, sino que es la forma básica del cuerpo físico de cada ser humano. Por supuesto que esto está conectado con el karma, ya que si tengo cabello rubio o negro, ojos verdes o azules, hombros amplios o estrechos -depende un poco de la herencia, pero también depende de mi personalidad.

Aquí se reúnen las dos herencias, mi propia espiritual que traigo conmigo y la otra que recibo a través del Ángel de mis padres (Fig. 6).

f6c2

Ahora las cosas se vuelven realmente complicadas. ¿Qué es el germen espiritual?. Amigos, el germen espiritual es una forma de magnitud infinita. Para empezar, el germen espiritual es tan grande como el Universo mismo. Y este germen espiritual es dado a luz, conformado en figura y estructura por mí mismo, es decir, de lo que queda una vez que he atravesado el portal de la muerte, luego de la revisión de la vida que pasó, cuando he pasado por el Kamaloca, cuando he atravesado el Devacán inferior.

Lo que resta como individualidad eterna comienza, alrededor de la medianoche entre muerte y nuevo nacimiento, a tejer el germen espiritual. Todas las jerarquías, dice Rudolf Steiner, todas las almas que conocimos en las vidas pasadas y aquellas que hemos de conocer, toman parte en este proceso. Ellos tejen nuestra forma pero -a algunos no os gustara esto- esta forma es supra-individual, no es otra cosa que la forma humana per se. Si no hubiese nada mas allá del germen espiritual, seriamos todos muy parecidos. Pero este no es el caso. El germen espiritual -y quizás deba indicar esto- se combina luego con nuestra individualidad eterna y con un cuerpo astral en la esfera lunar. Allí, el yo, cuerpo astral y germen espiritual están presentes.

Desde ahí fuera, también, intentamos entonces de reunir a nuestros padres, de influenciarlos para que nos aporten la constelación prescrita. Luego, al momento en que ocurre la fertilización, el germen espiritual desciende y en su forma humana -sabéis lo que quiero decir- se combina con el germen físico (Fig. 6).Ahora dos cosas se han reunido, el germen espiritual y el germen físico. Pero un vacio ha aparecido donde antes estaba el germen espiritual y en este vacuum ingresan fuerzas que se convierten en el cuerpo etéreo y es este cuerpo etéreo quien luego da su impronta individual a la forma universal del germen espiritual del hombre y lleva a cabo el karma que nos corresponde. Estos tres, el yo, el cuerpo astral y el cuerpo etéreo, son quienes luego descienden al 17avo día. Pero para este día el desarrollo debe ser tal que un hogar esté dispuesto para los tres, para asi poder instalarse.

Los siguientes pasos en el desarrollo del germen, son bastante simples. Vuelvo ahora al ovum fertilizado. Conocemos las condiciones previas. Permitámonos examinar ahora que sucede dentro de la organización materna. Y más o menos podemos decir: luego de la fertilización, probablemente uno o dos días tras la fertilización, el ovulo se ha movido a través de la trompa de Falopio -ya sabemos lo que es esto- hasta la cavidad del útero. Al mismo tiempo el ovulo comienza a dividirse en dos, de dos en cuatro, etc. El proceso entero que se establece ahora es denominado BLASTOGENESIS.Y esta blastogénesis es dual desde el principio, de tal modo que por un lado se desarrolla la estructura celular del embrioblasto y por el otro la estructura celular del trofoblasto (Fig. 7).

Permitidme contaros de una cual es la diferencia. El embrioblasto es la estructura celular de la cual se desarrollara gradualmente el embrión. El trofoblasto es la estructura que hace posible para el embrión el “instalarse”, de incrustarse a sí mismo en la substancia de la cavidad uterina. Esta estructura que hemos obtenido aquí, se vuelve ahora activa gracias al poder germinal vivificante, como lo expone Rudolf Steiner, afluye a él a través del germen. Empieza a propagarse y nuevamente el trofoblasto es el activante, el embrioblasto es aquel que escucha, digamos, el oído.

Hoy en día estamos en condiciones, por ejemplo, de dar un número exacto de células a ser encontradas tanto en el embrioblasto como en el trofoblasto cada día. Y aquí nos cruzamos con algo de gran interés para aquellos con sentido para las matemáticas, la aritmética, la geometría. Luego de 72 horas el número total no es más de 12 células. Estos son los 12 BLASTOMEROS y unos de ellos es embrioblasto y once son trofoblastos. Al comienzo del quinto día son en total 5 embrioblastos y 55 trofoblastos, y al final del quinto día son 88 trofoblastos y 8 embrioblastos. Se torna evidente que aquí hay una relación permanente de 1 + 11, lo cual da 12. Si esto es exacto o correcto, no puedo deciros. Solo puedo leerlo de la literatura de la que estoy seguro que es científicamente correcta y adecuada. Por lo que podemos percibir que incluso la división celular está gobernada por una ley inmutable.

f7c2.png

Bien, esto continua y gradualmente se desarrolla una clara diferencia entre el embrioblasto y el trofoblasto. Esto queda expuesto completamente alrededor del 7mo día y en ese día o cercanamente, la simiente en desarrollo es implantada en la pared del útero. Antes de esto, todavía duerme en la esfera fluídica de la cavidad uterina. Pero en este punto se sujeta a sí mismo y el trofoblasto rompe el tejido maternal e invade más y más. Esto semeja luego a algo así, aquí tenemos al embrioblasto (Fig. 8) que ya contiene una pequeña cavidad y en torno al embrioblasto se desarrolla el trofoblasto. El conjunto entero está rodeado, permeado, saturado por el germen espiritual. La forma humana está trabajando en el. Pocos días después, a veces horas, se desarrolla lo siguiente. Por un lado, las células del embrioblasto  se incrementan en número y tamaño, pero la cavidad también crece y alrededor de esta cavidad el trofoblasto se convierte en un muy pequeño y delicado VILLI en desarrollo. Esta cavidad que se ha desarrollado se denomina CAVIDAD CORIONICA.Y esta cosa blanca alrededor es el CORION. Corion y trofoblasto son dos cosas diferentes, ¿está claro?.

Sin embargo, el corion y el trofoblasto se han unificado muy estrechamente (esto va para mis colegas). Ahora un paso más adelante. Veréis, hasta aquí no hay rastros de un embrión o de alguna estructura embrionaria. Pero ahora vemos como aquí el embrioblasto se divide y forma dos pequeñas vesículas, una vesícula superior y una vesícula inferior. Repito que esto puede tener una forma bastante diferente. Debéis visualizar el conjunto al mismo tiempo. Ahora se desarrolla un sistema fibroso en la cavidad coriónica. Ya no es más meramente fluida, pero alguna estructura se desarrolla en el líquido. La forma ha entrado. La vesícula superior se transforma en AMNION. El amnión es esa envoltura en la que más tarde se sostendrá el embrión flotando completamente en agua. La vesícula inferior se transforma en lo que se denomina SACO VITELINO. Veis, aun nada acerca del embrión, pese a ser el 13avo o 14avo día de desarrollo. Ahora continua (Fig. 8). Todo crece más ampliamente, y el saco vitelino impulsa una evaginación, la cual tratare en un minuto. Todo el corion esta alrededor. Ahora algo se condensa de las células y este engrosamiento en torno al ALANTOIDES se transforma en la así llamada HEBRA PRIMITIVA, los comienzos de lo que más tarde será el cordón umbilical. Así que veis, en unas pocas semanas el trofoblasto alrededor del embrión, alrededor de la simiente habrá desaparecido, y solamente se lo puede encontrar como la placenta con el cordón umbilical apuntándole. ¿De qué se trata esto? Tenemos, mis amigos, al corion, tenemos al alantoides, tenemos al amnión y tenemos al saco vitelino (Fig. 8). Aquí están, las cuatro estructuras que envuelven el embrión.

f8c2

Totalmente desarrolladas al 17mo día. Completamente desarrollado de un modo tal que ahora, en ese día, la individualidad del ser humano puede unificarse con la vivienda que ha sido aquí construida. Ya que en el corion entra el ego, el cuerpo astral pasa a habitar el alantoides, el cuerpo etérico vive en el amnión, y el saco vitelino forma, digamos, los cimientos del desarrollo físico -que discutiremos mas tarde. Esto es algo que primero que todo ha de ser comprendido. Que es lo que se está desarrollando aquí, como se desarrolla, como se relaciona con la filogénesis y la evolución del mundo, no es un tema que tocare ahora, ya que tengo la impresión de que demasiado de algo bueno puede resultar más bien indigerible. Pero de esto ya volveremos a hablar, lo consideraría como importante.

Conferencia I. Embriología y evolución del mundo

6 conferencias impartidas por el Dr. Karl König

Traducido del alemán por Diego Milillo.

Amigos, ciertamente es de lo mas bienvenido que un grupo como este se pueda reunir en pos de una discusión semejante, sobre el tema de la embriología y la evolución del mundo. Realmente es bastante particular en si mismo que se deba discutir científicamente sobre estas cuestiones. En general no se considera conveniente ir a través de una ciencia a la otra, ya que hoy en día cada ciencia ha adquirido tan tremendas proporciones que ni siquiera un centenar de especialistas podrían obtener un cuadro completo de ella. Es por ello que soy completamente consciente de que lo que estamos por hacer es algo único.

Es más: no intento en lo más mínimo impartiros conocimiento. Mi único deseo es que al momento en que partamos, mañana al mediodía, quizás se haya podido establecer entre nosotros un entendimiento sobre las posibilidades que existen de mirar a la embriología en un modo nuevo. Y ya desde el principio deseo declarar, y estoy bastante convencido de ello, que hoy, aparte de la Antroposofía y de la Ciencia Espiritual, resulta aun imposible ver y saber la verdad en el campo de la embriología. Así como es imposible cristalizar en lo exterior una verdad absoluta y recta de aquello que avanza y que tiene su seidad dentro de la esfera de la vida. Siempre estamos tomando uno de los diversos puntos de vista y el cuadro cambia según el modo en que lo miremos.

No hay otro camino. Y no va a importar si sostenemos esto o lo otro; la única cosa que importará es que trabajemos juntos en un seminario como este, que tratemos de entendernos mutuamente, empezar a ver nuevos puntos de vista -y no será muy fácil en este caso en particular, porque la mitad de los participantes son colegas médicos y la otra mitad no se tornara posible mas y mas, queridos amigos, a tanto hagamos un esfuerzo común. Cuanto menos esperéis: “el nos dirá que es qué “- no, no lo hará; por el contrario, el os pedirá que digáis lo que creéis, lo que suponéis, en qué modo uno ve esto o aquello.

Bueno, ahora embriología. Quisiera empezar diciendo algo acerca del alcance del estudio embriológico y sobre la historia de la embriología. Siendo al caso el único camino para indicar el marco dentro del cual nos estaremos moviendo.

Hay muchos modos de estudiar embriología, así como para cualquier otra cosa. Rudolf Steiner, por ejemplo, pidió que la embriología debería considerarse nuevamente en conjunción con la astronomía. Consideremos que en una ocasión declaró bien definidamente que desde el momento del nacimiento cada ser humano lleva la constelación de su nacimiento inscrita sobre la superficie de su cerebro, el córtex, con lo que podría decirse que siempre estamos transportando nuestra constelación natal con nosotros. Si uno mira el curso de los planetas allí fuera y el desarrollo de los órganos dentro del embrión en crecimiento, entonces podríamos encontrar ciertas correspondencias remarcables, a partir del momento en que uno no usa solo el microscopio sino que considera las cosas como un todo y estudia el acceder a la existencia, la formación y transformaciones del cerebro, del hígado en ciernes, el descenso de los riñones, entonces uno puede encontrar que hay procesos que se aplican en astronomía y que se hayan ocultos dentro de este proceso formativo; uno sería capaz de hacer esto si lograse interesar a un astrónomo que lo ayudase a comprender los conceptos que aplican en su ámbito. Y se podría enlazar la embriología no solo con la astrología, sino por ejemplo -y esto sería muy iluminativo- con el ámbito completo de la geometría proyectiva.

Esto he intentado hacerlo en varias ocasiones en el pasado con mi amigo, el fallecido Sr. George Adams, y pudimos encontrar  promisorios puntos de contacto aquí y allí, por ejemplo en el desarrollo del ojo, del hígado, del riñón. Dios no geometriza solamente allí fuera, sino que lo hace directamente también en el embrión humano, en el feto humano. Todo esto es complicado en extremo y solo un matemático y un geómetra genial podrían hacer algo de este tipo, en colaboración con algunos embriólogos.

También existe la posibilidad -y esto es algo maravilloso- de estudiar la embriología desde el punto de vista de la psicología. Esto significa tratar de aprender cada vez mas como se desarrolla la consciencia del niño dentro del vientre de la madre. En este campo ya se han hecho un gran número de observaciones.

Olvidamos por ejemplo que el niño, quiero decir el embrión o mejor dicho, el feto está más consciente en el 3º y 4º mes y que tiene una consciencia mejor y más comprehensible que en el momento en el que empieza a dar patadas. Que  los ojos también están abiertos en un comienzo y que después se cierran los parpados, lo cual indica que el niño en desarrollo entra en un dormir profundo y  luego comenzará a despertar lentamente, paso a paso.

Les muestro todos estos diversos puntos de vista  para que no tengan la impresión de que el punto que tomaremos en consideración hoy es el único.

También es posible considerar la embriología completa como un proceso muy especial y fundamental de la fisiología, quiero decir por supuesto, incluyendo a la bioquímica. Aquí también se han hecho innumerables observaciones. Desafortunadamente hay mas especulaciones e hipótesis que observaciones. Pero uno podría reconstruir por completo una nueva base utilizando este acercamiento. Por cierto, amigos, si esto fuera hecho sensiblemente, se podría desarrollar completamente una nueva fisiología, ya que en ninguna otra parte es más obvio que justamente aquí, en el embrión en crecimiento, que no es el corazón quien impulsa a la sangre, sino que es la sangre la que impulsa al corazón. De hecho existen bastantes circulaciones sanguíneas en el embrión en desarrollo previamente a que el corazón se vea ligado a estas circulaciones. Considerad después de todo, que el corazón no se desarrolla dentro del embrión, sino que originalmente lo hace por encima de la cabeza y sólo gradualmente -tarda unos pocos días, pero no por ello menos gradual- desciende a través de la frente y penetra en el cuerpo. ¿Entendéis esto? Incluso entonces está lejos de ser ligado a la circulación. Pero la sangre fluye y los receptáculos sanguíneos siguen desarrollándose, y todo trabaja y circula, el corazón late pero por sí solo, bien independientemente de la sangre como hasta ahora, la cual corre hacia dentro y fuera, fluyendo.

Aquí debo destacar que en los pasados 50-55 años se ha llevado a cabo mucha labor en el campo de la así llamada embriología experimental. Hemos aprendido una gran relación de estos experimentos. Por ejemplo, que los puntos de crecimiento de los órganos individuales se influencian mutuamente y no es gracias a ningún accidente sino a un complejo de células, tomemos alguna parte a desarrollar del ojo, se ve ligada a otro complejo de células del cual surge la primordial óptica; ellos se influencian mutuamente de manera profunda y fundamental. Bien, cientos y hasta miles  de tales observaciones han sido hechas y existen muchos volúmenes exhaustivos sobre embriología experimental para quienes estén interesados en ella.

Una de nuestras tantas posibilidades es estudiar embriología en conjunto con la historia de la Tierra. Tuve que mencionar todas las otras o no hubiera sido posible darse cuenta de que sea como fuere lo que tomemos y estudiemos, solo es una pequeña sección de la configuración completa del complejo que es la embriología, la verdadera embriología. Ahora, antes de que vayamos más lejos y mencionemos algo sobre la historia de la embriología, echemos un vistazo a las dos columnas que flanquean el portal de la embriología, dos columnas que no son sino dos tendencias de pensamiento respectivas al origen de la nueva vida.

Una de las tendencias es llamada PREFORMACION, no solo desde el S XVIII sino de mucho antes. Y la otra lleva el nombre de EPIGENESIS. Aquellos de mis colegas que recuerden sus días estudiantiles sabrán lo que esto quiere decir. Para el resto tratare de brindar una breve explicación.

El devenir, todo lo que se introduce en la existencia, puede ser observado desde dos puntos de vista. O bien lo miramos de tal modo que estamos convencidos que eso que se introduce en la existencia hasta tenerlo delante nuestro, posee ya una forma preexistente en el óvulo; simplemente crece, y se despliega a medida que crece, pero ya existía en si mismo desde el comienzo. A causa de esto, pietistas equivocados condujeron a los hombres e incluso a los naturalistas en el siglo XVIII a la firme convicción de que los ovarios de Eva ya contenían a todos los seres humanos por devenir, un poco más pequeños por supuesto, pero pese a todo de millones de formas. Y luego simplemente se desplegaron desde allí, donde el buen dios los había puesto. Eso es Preformación.

Epigénesis es la otra columna; dejo a los ocultistas que descubran cual es Jachim y cual Boas; esto no nos concierne aquí. Pero el punto de la Epigénesis es el que proviene del vacío, por así decirlo, del caos, un cosmos es formado paso a paso a través de lo que deviene en la existencia y a través de la idea de eso mismo. Que ese cosmos sea una forma humana, un ratón, un pez, una fruta, lo que sea.

Estos son dos puntos de vista. Y, queridos amigos, estaríamos nuevamente fuera del camino que va al jardín -al menos yo lo veo así- si pensáramos: por supuesto, Epigénesis es verdadera y preformación es falsa. Sí, claro, suponer  que todos los seres humanos estaban contenidos en forma física en Eva es erróneo. Pero si uno lo mira desde otro punto de vista, entonces puede que no parezca tan ridículo a como parecía al principio. Después de todo, en los últimos diez años hemos resbalado hasta la peor posible teoría preformativa que se pueda pensar, si bien no ha sido tomada en cuenta como tal. Desde que hemos descubierto lo que se cree que es la verdadera química de los cromosomas y los genes, y no solo la química, sino la disposición de la molécula-gen gigante en esa inspirada estructura de la espiral con cada posible variación. La cual digamos que gobierna la herencia -aquí tenemos a la preformación, en el ovulo y en el esperma y todo lo que ahora hace falta es que de un modo u otro se elabore hacia fuera de una manera cibernéticamente correcta. Realmente, no debería andarse uno con ínfulas y creer que se está dentro del área de la Epigénesis. No es asi. Ambos acercamientos deben siempre, una y otra vez, ser vistos el uno desde el otro, deben complementarse mutuamente.

Y si ahora se me permite avanzar y decir algo sobre la evolución del mundo, entonces Preformación y  Epigénesis representan a los dos puntos de referencia que hace 130 años atrás, por ejemplo, fueron tomados por un lado en la Academie Française por Cuvier, y Geoffroy de Saint Hilaire por el otro. Uno, Cuvier, sostenía el punto de vista de que en la historia de la Tierra había habido revoluciones y que con cada revolución se produjo un nuevo acto de creación y que todo el conjunto de los reinos animal y vegetal no es otra cosa que el resultado de los perpetuantes actos de creación que se fueron produciendo. Esta es la típica preformación aplicada a la evolución terrestre.

¿Se comprende esto?. Por el otro lado esta Geoffroy de St.Hilaire que piensa y ha pensado -y a quien Goethe menciona con tanta alegría en su conversación con Eckermann (luego puedo leerles el pasaje) que todo se despliega a través de la evolución. Nuevamente, pese a los escritos tempranos de Steiner, pienso que estaríamos equivocados y precipitándonos al declararnos definitivamente en favor de la Epigénesis y mirar hacia abajo altaneramente por sobre los “preformistas”. Bueno, estas cosas también deben ser mencionadas.

Ahora, si nos preguntamos a nosotros mismos: “¿en qué año nació la embriología?”, uno puede decir que la embriología nació entre 1522 y 1524. Los historiadores entre vosotros sabreis que ese fue el tiempo de Lutero, de Carlos V, el tiempo de Paracelso, de Nicolás de  Cusa y muchos más. No me adentraré en esto; pero tres científicos italianos nacieron uno tras otro en 1522, 1523 y 1524. 1522 Ulisse Aldrovandi, 1523 Gabriele Fallopio y 1524 Bartolommeo Eustacchi. Esto es de lo más interesante, ya que básicamente estas tres personalidades se convirtieron en los fundadores  de la embriología humana y animal.

Aldrovandi fue el primero en hacer algo que hoy nos resulta bastante obvio, pues echó una mirada al abrir la cascara de un huevo de gallina para ver por cierto cómo estaba formado y desarrollado el embrión del pollo. Y noto que allí no había un pollo pequeñito, sino extrañas y desconocidas formas, las cuales se desarrollan gradualmente partiendo de un germen que tiene una apariencia casi caótica. Esto fue un tremendo paso hacia adelante en la observación; todavía no era un experimento, sólo fue una observación.

Fallopio, quien nació un año después, investigó el embrión humano y descubrió que después del nacimiento hay una placenta, que el embrión está envuelto en membranas, y que de una manera u otra -no llego a descubrirlo del todo- los receptáculos sanguíneos del niño en desarrollo están conectados con la placenta y las membranas. Este es el segundo descubrimiento.

Y Eustacchi estaba particularmente interesado en la región bucal y estudio de embriones animales para ver cómo se desarrolla un diente. Y poco a poco lo descubrió.

Por lo tanto, históricamente podréis ver esto en primera instancia: Copérnico revoluciona nuestro cuadro del universo y ve al Sol en el centro y a los planetas a su alrededor. Y los tres italianos, Aldrovandi, Eustacchi y Fallopio miran ahora hacia otro aspecto del cosmos y allí comienzan a experimentar maravillas. Amigos, uno debería escribir un libro sobre esto alguna vez, puesto que detrás de todo esto se hayan escondidos otros hechos que quizás puedan ser mencionados aquí partiendo de la base de que todos somos amigos reuniéndonos, digamos, en el nombre de Rudolf Steiner.

Primeramente esta esto: sucedió justamente porque por entonces, en los ’20 del S XVI, el Arcángel Gabriel inaugura su reinado. Con ello se inicia la historia de la embriología. Fue Gabriel quien anuncio el nacimiento del Niño Cristo. Y en la historia espiritual tenemos un lazo aquí. Pero hay algo mas detrás de esto y es lo siguiente: Fallopio es tan conocido por los anatomistas como Eustacchi, porque sus nombres fueron dados a los órganos anatómicos descubiertos por ellos. Fallopio descubrió el tubo femenino, el pasaje que conduce de la cavidad uterina hasta un punto cercano al ovario.

trompa de falopio

Y Eustacchi es conocido porque descubrió otro pasaje -ya he dicho que él estaba interesado particularmente en la boca- que conduce desde la garganta hacia arriba al oído. Y si miráis al ser humano, mis queridos amigos, y veis – aquí esta la garganta (fig. 1) y la trompa del oído, el canal de Eustacchi sube, luego conduce aquí hacia el oído interno y al oído medio y la garganta continua aquí. Si miráis abajo, hacia la organización femenina, entonces encontrareis aquí la trompa de Falopio, aquí el útero y la vagina y aquí encontráis el ovario, justo donde allí encontráis el oído.

Trompas de Eustaquio y Falopio

Y esto no es estar jugando ya que significa que detrás de las cosas que podemos ver se proyecta el brillo de la imagen arquetípica de algo que no deberíamos perder jamás de vista al estudiar embriología. Que OIR y CONCEBIR -lenguaje y desarrollo- es básicamente el mismo proceso, puesto que al principio era la PALABRA. La palabra, que crea a nuestra palabra humana, que ha creado al germen humano. En los misterios de Éfeso se enseñaba esto que acabo de decir, solo que de otra forma -mucho mas pictórica y directa, más espiritual- con lo que se decía: habla, hombre y a través de ti mismo tu revelas el devenir hacia el existir del mundo. El devenir hacia la existencia del mundo el cual es también revelado en devenir en existencia del embrión, el devenir en existencia que encuentra su revelación cuando el ser humano está hablando.

Así que veis, este es el nacimiento de la embriología. Este misterio es introducido en la historia cien años después de que el alma espiritual comienza a moverse en los seres humanos. Ahora se debe ganar la cognición de sí mismo. Pero esto puede ocurrir solamente si el devenir hacia la existencia del Hombre es igualmente comprendida.

Cuarenta años más tarde, en 1563, se hace la primera autopsia de una mujer embarazada y eso conduce a todo lo que sigue luego en este ámbito. Como siempre, ha habido hombres de genio que ya habían hecho tales cosas adelantándose a su tiempo. Historiadores de arte pueden contarme que Leonardo da Vinci ya había ido al cementerio de Milán aprovechando la oscuridad y exhumó cadáveres de mujeres embarazadas que habían muerto, así que podría haber descubierto qué proceso se estaba produciendo. Pero oficialmente, digamos, sin la intervención de la policía, fue en 1563 que una mujer embarazada fue por primera vez examinada post mortem y luego diseccionada.

Esta es la primera gran ola, que luego trae muchas otras de mayor alcance tras ella. Luego viene el S XVII, y donde los astrónomos tienen al telescopio, los anatomistas –no había embriólogos en ese momento- tienen al microscopio. Para quienes están familiarizados con el tema necesito tan solo mencionar nombres como Swammerdam y Leewenhoeck.

Leewenhoeck fue el primero en ver células espermáticas bajo el microscopio. En ese tiempo, mis queridos amigos, no se sabía nada de nada sobre fertilización. El ovulo humano todavía no se conocía y mayor o menormente aun se sostenía la visión de Aristóteles. El pensaba que el primer germen del que se desarrolla un ser humano está formado por una mezcla de semen masculino y sangre menstrual. Gradualmente, siguiendo el propio instinto, son dados los primeros pasos en esta dirección. El gran William Harvey, que descubrió la circulación cerrada del hombre, también descubrió la circulación placental. El sabe a que se enfrenta aquí. Pero veréis, la idea de la evolución, la idea de la evolución del mundo, un gradual digamos, un intencionado desarrollo, aun no existe todavía. Y ciertamente en el S XVIII, luego de los descubrimientos hechos por Swammerdam y Leewenhoeck y todos los demás, resurgieron nociones sobre la preformación, indicando una reincidencia. Hasta que llega Caspar Friedrich Wolff -este no es el filosofo Wolff, sino el embriólogo Wolff- altamente estimado por Goethe (había nacido en 1734, exactamente cien años antes que Haeckel, en Berlin, y murió sesenta años después en 1794). Fue él quien estableció la Epigénesis del desarrollo embrionario. Wolff fue uno del los que entendió a la planta arquetípica de Goethe y hay un pasaje en el que Goethe dice de él: “estoy contento de poder decir que por más de 25 años he podido aprender de él y a través de él. Espero que el destino me permita poner por escrito en detalle como he podido marchar con y al lado de este excelente hombre, cómo me he esforzado en discernir su carácter, convicciones y enseñanza, cuan vasto me ha sido posible concordar con él, cómo me he visto estimulado a ir más allá que él, para que nunca haya de perderle de vista y permanecer siempre agradecido”.

Bueno, uno debe mencionar a toda esta gente, de otra manera no se tiene derecho siquiera a dar un paso mas allá. Este paso apunta a Herder y Goethe. A través de ambos, es aportado un aspecto completamente nuevo al conocimiento de la embriología y de la evolución mundial de aquel tiempo. Pero no es primero Goethe, sino Herder quien toma las riendas.

En él se despierta la idea de la evolución. Es inherente a él y desde la infancia había tenido la convicción de que estaba destinado a algo grande. No me concabe describiros la vida de  Herder aquí, pero hay algo con lo que quisiera llamaros la atención y es el encuentro extraordinariamente significativo que tuvo lugar entre Herder y Goethe en el hotel ” ZumGeist” (El Espíritu) en Estrasburgo en 1770. El joven Goethe de 21 años se reúne con Herder quien es cinco años mayor, pero que ya posee más experiencia y es mucho más conocido. Herder está trabajando sobre un tratado el cual -es por esto que lo menciono- nuevamente está conectado con nuestro tema. Es una tesis para la Academia de Berlín, “Sobre el desarrollo del habla”. Goethe, el joven Goethe, toma profundo interés por este tratado, puesto que en este tratado la idea de la evolución, la idea de algo deviniendo en existencia, la idea del hombre desenvolviéndose y desarrollándose, y fuera de sí mismo -fuera de su alma- dando nacimiento al lenguaje, se halla destacada por primera vez. Bien, esta idea de que el hombre y la humanidad se despliega y se desarrolla se hallaba presente y preexistía en Herder como una cosmovisión comprensiva. Goethe la toma de él y atraviesa con ella la esfera orgánica. Y podría decirse ciertamente que el origen de los estudios científico-naturales de Goethe puede ser encontrado allí en Estrasburgo, en el encuentro entre Goethe y Herder.

Esto surge de la noción de evolución puede ser visto bastante claramente en lo dicho por Goethe, al final de su vida, cuando el 2 de Agosto de 1830 se regocija de la disputa entre Cuvier y St.Hilaire en la Academie Française. Le dice a Eckermann: “ahora Geoffroy de St.Hilaire está definitivamente de nuestro lado y con él todos los escolares de importancia y seguidores en Francia. Este evento me es de inmenso valor. Y tengo el derecho de sentirme jubiloso sobre la victoria final en un tema al cual ofrendé mi vida y que preeminentemente es por lo tanto mío”. Goethe nunca fue más efusivo. Esto muestra cuán profundo siente acerca de la idea de la evolución, la idea de la Epigénesis, la cual a través de Herdery  y de los espíritus de su época se volvió una cuestión de vida.

Amigos, algo de gran importancia ocurrió al mismo tiempo en que la disputa mencionada por Goethe tuvo lugar en París. En ese momento, Charles Darwin, con 21 años de edad, navegaba alrededor del mundo en el barco H.M.S. Beagle. Durante esos tres o cuatro años embarcado en el Beagle, desarrolló un nuevo acercamiento. La idea de la evolución que había sido enunciada por Herder y Goethe, es una cuestión vital para él y ahora trata  de encontrar explicaciones para algo que en Goethe aun era un concepto e idea. Darwin procede a racionalizar este concepto de la evolución y arriba a la teoría de la selección natural; llega a la lucha por la supervivencia. No hace falta que profundicemos en esto, todos lo conocemos. Al mismo tiempo, un año antes de que Darwin comenzase su viaje, el más grande embriólogo conocido por nosotros, Carl Ernst von Baer, publica en 1828 la labor estándar de toda la embriología futura, su trabajo sobre el desarrollo del huevo de gallina. Todavía hoy es un placer leer ese libro. Un placer porque en su compromiso personal, su entusiasmo, alma espiritual y observación objetiva, todo está unificado. Sin este libro, cualquier otro estudio embriológico sería impensable.

Cien años después del nacimiento de Caspar Fiedrich Wolff, dos años después de la muerte de Goethe, nace Ernst Haeckel. Ya de joven y siendo discípulo de Johannes Müller, asume las ideas de Darwin transformándolas de  visión racional a cosmovisión comprensiva. Finalmente, en Haeckel, aparece el verdadero concepto del árbol filogenético, y conjuntamente con este concepto, asume una idea originalmente concebida en los ’20 por el anatomista Meckel, para entonces completamente olvidada. Esta idea nos interesa aquí. Es la LEY BIOGENETICA.

Amigos, cuando uno la menciona ahora, no nos parece en lo más mínimo inusual, expresada como Haeckel intentó en muchas formas diferentes, que la ontogénesis, el desarrollo embrionario, es una recapitulación de la filogénesis, del desarrollo de la raza y del mundo. Cuando alguien dice ahora algo como esto, que ontogénesis y filogénesis están relacionadas, que aquello que se despliega dentro del cuerpo de la madre -sea humana o animal- o se despliega en el desarrollo de la madre Tierra, algo que podemos ver mayor o menormente como obvio en el desarrollo de cualquier germen, algo que por cientos y miles de años, de hecho a través de millones de años ha ocurrido por Epigénesis, es una visión comprensiva y probablemente una de las más grandes ideas jamás pensadas. Rudolf Steiner menciono esto tan a menudo, y no quiero citar ahora su libro, la absoluta devoción con la que Steiner hablo de Darwin, Haeckel y todos los demás evolucionistas. Fue Steiner quien intento ayudar a que esas ideas repercutiesen. Y fue gracias a él que gradualmente pudiéramos ser capaces de entender que a despecho de las tendencias que se desarrollaron de esto, hombres como Darwin, hombres como Haeckel trabajaron realmente para la renovación del cristianismo. Esto es bastante obvio en lo que dice Steiner en sus conferencias sobre el quinto Evangelio en Kristiania. Allí llamó la atención sobre esto.

Ahora, en la concepción del Enigma del Universo al final del siglo pasado, esta idea, esta formulación de la ley biogenética, fue incluso para los científicos una de las ideas fundamentales sobre las que se puede llegar a entusiasmar, con la cual se puede encender al corazón -hasta el comienzo de este siglo cuando fueron investigados por primera vez los embriones precoces de humanos, simios y animales superiores. Y se encontró -el resto lo mencionare más adelante, lo que conduce a esto- que de hecho no es tan simple como Haeckel lo había imaginado. Puesto que no es absolutamente cierto que durante el desarrollo del germen la mórula esta primero, luego se desarrolla la gástrula se desarrolla de la mórula y de la gástrula se desarrollan paso a paso los órganos individuales (Fig. 2). Así que del ovulo fertilizado aquí -estoy hablando ahora para el lego- se desarrolla a través de la división celular, así se pensó, en una mórula, una mora. Y que el agua se colectaba dentro de este grupo de células, así que las células estarían solo en el exterior, en numerosas capas, y la mórula se torna una estructura hueca, la blástula. Y que luego a través de una invaginación en algún lugar de la blástula se desarrollaba en una gástrula y la invaginación se convertía en la boca y el intestino primitivo. Este fue el cuadro que los estudios primarios de Haeckel produjeron como la forma arquetípica de toda ontogénesis. Y eso lo llevo a decir: primero hubo organismos unicelulares. Del unicelular se desarrollaron organismos primitivos con numerosas células; luego estos se volvieron multicelulares, y a través de  la invaginación, algo como simples plantas-animales, por ejemplo. Pero al investigar al ser humano, a los simios y a los mamíferos superiores, se encontró que esto no era así. El asunto es mucho más complicado. El proceso va en una dirección bastante diferente y porque “lo que no debe ser, no puede ser”, se concluyo rígidamente que la ley biogenética era una atractiva hipótesis, pero nada más en realidad. Bueno, yo mismo estuve allí cuando sucedieron estas cosas .

En ese tiempo, en 1925,’26,’27, yo era manifestante en el Instituto de Embriología en Viena. Yo sé el shock que nos produjo ver esos embriones precoces de la segunda y tercera semana de desarrollo a través del microscopio.

 fig2

Bien incomprensible, mis queridos amigos, porque fue revelado lo contrario a lo que nos habíamos permitido pensar hasta entonces. El embrión en si no es siquiera visible durante las primeras dos semanas y media; no se está desarrollando. Lo que si se desarrolla (y algo similar sucede con los monos, los cuales estábamos estudiando, y con algunas variaciones en los mamíferos superiores) lo primero de todo son los ÓRGANOS ENVOLVENTES. Solamente cuando estos órganos envolventes están establecidos y desarrollados hasta cierto grado es cuando de repente comienza a aparecer la primera forma embrional, como de la nada. Eso fue un buen shock para nosotros en aquellos días. Ahora está dado completamente como seguro, porque no se tiene ya mas el coraje, la inclinación o la intención de preguntar: ¿qué significado tiene esto que se está desarrollando aquí?.

Amigos, hoy hemos llegado hasta aquí, y uno puede afirmar con la mayor reverencia, gratitud y respeto, que durante los últimos 30 años se ha llegado a conocer la totalidad del desarrollo embrionario precoz del hombre, por ejemplo sabemos de las OVA humana -así las llaman- de casi cada uno de los días, del primero, segundo, tercero, cuarto día tras la fecundación. Sabemos exactamente cuantas células se formaron al cuarto dia, cuantas en el sexto, en el octavo, etc. También se nos ha revelado abiertamente cuando el ovulo es implantado en el vientre materno. Incluso podemos presumir más aun, en suma, del hecho de que  es posible desarrollar el embrión humano artificialmente. Si el Papa mismo, Juan XXIII, no hubiera intervenido, este experimento se hubiera prolongado mas allá del 28avo día. Todo esto es factible hoy día. No se sabe donde nos puede conducir, y sería difícil decirlo; pero estas cosas ya no son más posibilidades -como lo eran hace cuarenta años- ya que se han vuelto certeza; lo sabemos. Los comienzos se hallan allí donde, a través de Oskar Hertwig, sus discípulos y muchos otros, el ovum fue reconocido y descrito experimentalmente, donde la fertilización y su significado fueron demostrados y esta visión fue lograda. Ahora lo sabemos exactamente: cada ser humano comienza como un ovum fertilizado, y eso es todo lo que es. Prejuicios religiosos permanecen aquí y allá, pero para nosotros científicos no entran en consideración. Así que ¿por qué no se debiera experimentar con seres humanos como con animales?. Y de esto se trata bastante el asunto hoy día, particularmente en genética. Hemos por lo tanto arribado al punto en donde el misterio ha sido revelado. Donde el misterio ya no es visto como misterio, sino como algo ordinario, banal. ¿Y que es lo que el misterio resulto ser?. Es una célula con cuarenta y seis cromosomas. En esos cromosomas hay muchas, muchas células, y hoy por hoy se está tratando mayor o menormente de influenciar esto. Sucede sin embargo que su naturaleza bioquímica es más o menos conocida, porque se ha encontrado una construcción que, si bien no es realista, es impresionante. Esto y no otra cosa es el hombre. Bien, estas perspectivas han de ser asumidas, uno debe conocerlas, porque simplemente refutar considerarlas seria un pecado. Hay solo una cosa que se puede hacer sobre ellas, y esto consiste en tratar de desarrollar otro acercamiento, donde se intente ver los misterios del devenir de una manera nueva, tomando en cuenta una vez más el misterio que ha sido revelado. Y esto es lo que debemos tratar de hacer.