Conferencia I. Embriología y evolución del mundo

6 conferencias impartidas por el Dr. Karl König

Traducido del alemán por Diego Milillo.

Amigos, ciertamente es de lo mas bienvenido que un grupo como este se pueda reunir en pos de una discusión semejante, sobre el tema de la embriología y la evolución del mundo. Realmente es bastante particular en si mismo que se deba discutir científicamente sobre estas cuestiones. En general no se considera conveniente ir a través de una ciencia a la otra, ya que hoy en día cada ciencia ha adquirido tan tremendas proporciones que ni siquiera un centenar de especialistas podrían obtener un cuadro completo de ella. Es por ello que soy completamente consciente de que lo que estamos por hacer es algo único.

Es más: no intento en lo más mínimo impartiros conocimiento. Mi único deseo es que al momento en que partamos, mañana al mediodía, quizás se haya podido establecer entre nosotros un entendimiento sobre las posibilidades que existen de mirar a la embriología en un modo nuevo. Y ya desde el principio deseo declarar, y estoy bastante convencido de ello, que hoy, aparte de la Antroposofía y de la Ciencia Espiritual, resulta aun imposible ver y saber la verdad en el campo de la embriología. Así como es imposible cristalizar en lo exterior una verdad absoluta y recta de aquello que avanza y que tiene su seidad dentro de la esfera de la vida. Siempre estamos tomando uno de los diversos puntos de vista y el cuadro cambia según el modo en que lo miremos.

No hay otro camino. Y no va a importar si sostenemos esto o lo otro; la única cosa que importará es que trabajemos juntos en un seminario como este, que tratemos de entendernos mutuamente, empezar a ver nuevos puntos de vista -y no será muy fácil en este caso en particular, porque la mitad de los participantes son colegas médicos y la otra mitad no se tornara posible mas y mas, queridos amigos, a tanto hagamos un esfuerzo común. Cuanto menos esperéis: “el nos dirá que es qué “- no, no lo hará; por el contrario, el os pedirá que digáis lo que creéis, lo que suponéis, en qué modo uno ve esto o aquello.

Bueno, ahora embriología. Quisiera empezar diciendo algo acerca del alcance del estudio embriológico y sobre la historia de la embriología. Siendo al caso el único camino para indicar el marco dentro del cual nos estaremos moviendo.

Hay muchos modos de estudiar embriología, así como para cualquier otra cosa. Rudolf Steiner, por ejemplo, pidió que la embriología debería considerarse nuevamente en conjunción con la astronomía. Consideremos que en una ocasión declaró bien definidamente que desde el momento del nacimiento cada ser humano lleva la constelación de su nacimiento inscrita sobre la superficie de su cerebro, el córtex, con lo que podría decirse que siempre estamos transportando nuestra constelación natal con nosotros. Si uno mira el curso de los planetas allí fuera y el desarrollo de los órganos dentro del embrión en crecimiento, entonces podríamos encontrar ciertas correspondencias remarcables, a partir del momento en que uno no usa solo el microscopio sino que considera las cosas como un todo y estudia el acceder a la existencia, la formación y transformaciones del cerebro, del hígado en ciernes, el descenso de los riñones, entonces uno puede encontrar que hay procesos que se aplican en astronomía y que se hayan ocultos dentro de este proceso formativo; uno sería capaz de hacer esto si lograse interesar a un astrónomo que lo ayudase a comprender los conceptos que aplican en su ámbito. Y se podría enlazar la embriología no solo con la astrología, sino por ejemplo -y esto sería muy iluminativo- con el ámbito completo de la geometría proyectiva.

Esto he intentado hacerlo en varias ocasiones en el pasado con mi amigo, el fallecido Sr. George Adams, y pudimos encontrar  promisorios puntos de contacto aquí y allí, por ejemplo en el desarrollo del ojo, del hígado, del riñón. Dios no geometriza solamente allí fuera, sino que lo hace directamente también en el embrión humano, en el feto humano. Todo esto es complicado en extremo y solo un matemático y un geómetra genial podrían hacer algo de este tipo, en colaboración con algunos embriólogos.

También existe la posibilidad -y esto es algo maravilloso- de estudiar la embriología desde el punto de vista de la psicología. Esto significa tratar de aprender cada vez mas como se desarrolla la consciencia del niño dentro del vientre de la madre. En este campo ya se han hecho un gran número de observaciones.

Olvidamos por ejemplo que el niño, quiero decir el embrión o mejor dicho, el feto está más consciente en el 3º y 4º mes y que tiene una consciencia mejor y más comprehensible que en el momento en el que empieza a dar patadas. Que  los ojos también están abiertos en un comienzo y que después se cierran los parpados, lo cual indica que el niño en desarrollo entra en un dormir profundo y  luego comenzará a despertar lentamente, paso a paso.

Les muestro todos estos diversos puntos de vista  para que no tengan la impresión de que el punto que tomaremos en consideración hoy es el único.

También es posible considerar la embriología completa como un proceso muy especial y fundamental de la fisiología, quiero decir por supuesto, incluyendo a la bioquímica. Aquí también se han hecho innumerables observaciones. Desafortunadamente hay mas especulaciones e hipótesis que observaciones. Pero uno podría reconstruir por completo una nueva base utilizando este acercamiento. Por cierto, amigos, si esto fuera hecho sensiblemente, se podría desarrollar completamente una nueva fisiología, ya que en ninguna otra parte es más obvio que justamente aquí, en el embrión en crecimiento, que no es el corazón quien impulsa a la sangre, sino que es la sangre la que impulsa al corazón. De hecho existen bastantes circulaciones sanguíneas en el embrión en desarrollo previamente a que el corazón se vea ligado a estas circulaciones. Considerad después de todo, que el corazón no se desarrolla dentro del embrión, sino que originalmente lo hace por encima de la cabeza y sólo gradualmente -tarda unos pocos días, pero no por ello menos gradual- desciende a través de la frente y penetra en el cuerpo. ¿Entendéis esto? Incluso entonces está lejos de ser ligado a la circulación. Pero la sangre fluye y los receptáculos sanguíneos siguen desarrollándose, y todo trabaja y circula, el corazón late pero por sí solo, bien independientemente de la sangre como hasta ahora, la cual corre hacia dentro y fuera, fluyendo.

Aquí debo destacar que en los pasados 50-55 años se ha llevado a cabo mucha labor en el campo de la así llamada embriología experimental. Hemos aprendido una gran relación de estos experimentos. Por ejemplo, que los puntos de crecimiento de los órganos individuales se influencian mutuamente y no es gracias a ningún accidente sino a un complejo de células, tomemos alguna parte a desarrollar del ojo, se ve ligada a otro complejo de células del cual surge la primordial óptica; ellos se influencian mutuamente de manera profunda y fundamental. Bien, cientos y hasta miles  de tales observaciones han sido hechas y existen muchos volúmenes exhaustivos sobre embriología experimental para quienes estén interesados en ella.

Una de nuestras tantas posibilidades es estudiar embriología en conjunto con la historia de la Tierra. Tuve que mencionar todas las otras o no hubiera sido posible darse cuenta de que sea como fuere lo que tomemos y estudiemos, solo es una pequeña sección de la configuración completa del complejo que es la embriología, la verdadera embriología. Ahora, antes de que vayamos más lejos y mencionemos algo sobre la historia de la embriología, echemos un vistazo a las dos columnas que flanquean el portal de la embriología, dos columnas que no son sino dos tendencias de pensamiento respectivas al origen de la nueva vida.

Una de las tendencias es llamada PREFORMACION, no solo desde el S XVIII sino de mucho antes. Y la otra lleva el nombre de EPIGENESIS. Aquellos de mis colegas que recuerden sus días estudiantiles sabrán lo que esto quiere decir. Para el resto tratare de brindar una breve explicación.

El devenir, todo lo que se introduce en la existencia, puede ser observado desde dos puntos de vista. O bien lo miramos de tal modo que estamos convencidos que eso que se introduce en la existencia hasta tenerlo delante nuestro, posee ya una forma preexistente en el óvulo; simplemente crece, y se despliega a medida que crece, pero ya existía en si mismo desde el comienzo. A causa de esto, pietistas equivocados condujeron a los hombres e incluso a los naturalistas en el siglo XVIII a la firme convicción de que los ovarios de Eva ya contenían a todos los seres humanos por devenir, un poco más pequeños por supuesto, pero pese a todo de millones de formas. Y luego simplemente se desplegaron desde allí, donde el buen dios los había puesto. Eso es Preformación.

Epigénesis es la otra columna; dejo a los ocultistas que descubran cual es Jachim y cual Boas; esto no nos concierne aquí. Pero el punto de la Epigénesis es el que proviene del vacío, por así decirlo, del caos, un cosmos es formado paso a paso a través de lo que deviene en la existencia y a través de la idea de eso mismo. Que ese cosmos sea una forma humana, un ratón, un pez, una fruta, lo que sea.

Estos son dos puntos de vista. Y, queridos amigos, estaríamos nuevamente fuera del camino que va al jardín -al menos yo lo veo así- si pensáramos: por supuesto, Epigénesis es verdadera y preformación es falsa. Sí, claro, suponer  que todos los seres humanos estaban contenidos en forma física en Eva es erróneo. Pero si uno lo mira desde otro punto de vista, entonces puede que no parezca tan ridículo a como parecía al principio. Después de todo, en los últimos diez años hemos resbalado hasta la peor posible teoría preformativa que se pueda pensar, si bien no ha sido tomada en cuenta como tal. Desde que hemos descubierto lo que se cree que es la verdadera química de los cromosomas y los genes, y no solo la química, sino la disposición de la molécula-gen gigante en esa inspirada estructura de la espiral con cada posible variación. La cual digamos que gobierna la herencia -aquí tenemos a la preformación, en el ovulo y en el esperma y todo lo que ahora hace falta es que de un modo u otro se elabore hacia fuera de una manera cibernéticamente correcta. Realmente, no debería andarse uno con ínfulas y creer que se está dentro del área de la Epigénesis. No es asi. Ambos acercamientos deben siempre, una y otra vez, ser vistos el uno desde el otro, deben complementarse mutuamente.

Y si ahora se me permite avanzar y decir algo sobre la evolución del mundo, entonces Preformación y  Epigénesis representan a los dos puntos de referencia que hace 130 años atrás, por ejemplo, fueron tomados por un lado en la Academie Française por Cuvier, y Geoffroy de Saint Hilaire por el otro. Uno, Cuvier, sostenía el punto de vista de que en la historia de la Tierra había habido revoluciones y que con cada revolución se produjo un nuevo acto de creación y que todo el conjunto de los reinos animal y vegetal no es otra cosa que el resultado de los perpetuantes actos de creación que se fueron produciendo. Esta es la típica preformación aplicada a la evolución terrestre.

¿Se comprende esto?. Por el otro lado esta Geoffroy de St.Hilaire que piensa y ha pensado -y a quien Goethe menciona con tanta alegría en su conversación con Eckermann (luego puedo leerles el pasaje) que todo se despliega a través de la evolución. Nuevamente, pese a los escritos tempranos de Steiner, pienso que estaríamos equivocados y precipitándonos al declararnos definitivamente en favor de la Epigénesis y mirar hacia abajo altaneramente por sobre los “preformistas”. Bueno, estas cosas también deben ser mencionadas.

Ahora, si nos preguntamos a nosotros mismos: “¿en qué año nació la embriología?”, uno puede decir que la embriología nació entre 1522 y 1524. Los historiadores entre vosotros sabreis que ese fue el tiempo de Lutero, de Carlos V, el tiempo de Paracelso, de Nicolás de  Cusa y muchos más. No me adentraré en esto; pero tres científicos italianos nacieron uno tras otro en 1522, 1523 y 1524. 1522 Ulisse Aldrovandi, 1523 Gabriele Fallopio y 1524 Bartolommeo Eustacchi. Esto es de lo más interesante, ya que básicamente estas tres personalidades se convirtieron en los fundadores  de la embriología humana y animal.

Aldrovandi fue el primero en hacer algo que hoy nos resulta bastante obvio, pues echó una mirada al abrir la cascara de un huevo de gallina para ver por cierto cómo estaba formado y desarrollado el embrión del pollo. Y noto que allí no había un pollo pequeñito, sino extrañas y desconocidas formas, las cuales se desarrollan gradualmente partiendo de un germen que tiene una apariencia casi caótica. Esto fue un tremendo paso hacia adelante en la observación; todavía no era un experimento, sólo fue una observación.

Fallopio, quien nació un año después, investigó el embrión humano y descubrió que después del nacimiento hay una placenta, que el embrión está envuelto en membranas, y que de una manera u otra -no llego a descubrirlo del todo- los receptáculos sanguíneos del niño en desarrollo están conectados con la placenta y las membranas. Este es el segundo descubrimiento.

Y Eustacchi estaba particularmente interesado en la región bucal y estudio de embriones animales para ver cómo se desarrolla un diente. Y poco a poco lo descubrió.

Por lo tanto, históricamente podréis ver esto en primera instancia: Copérnico revoluciona nuestro cuadro del universo y ve al Sol en el centro y a los planetas a su alrededor. Y los tres italianos, Aldrovandi, Eustacchi y Fallopio miran ahora hacia otro aspecto del cosmos y allí comienzan a experimentar maravillas. Amigos, uno debería escribir un libro sobre esto alguna vez, puesto que detrás de todo esto se hayan escondidos otros hechos que quizás puedan ser mencionados aquí partiendo de la base de que todos somos amigos reuniéndonos, digamos, en el nombre de Rudolf Steiner.

Primeramente esta esto: sucedió justamente porque por entonces, en los ’20 del S XVI, el Arcángel Gabriel inaugura su reinado. Con ello se inicia la historia de la embriología. Fue Gabriel quien anuncio el nacimiento del Niño Cristo. Y en la historia espiritual tenemos un lazo aquí. Pero hay algo mas detrás de esto y es lo siguiente: Fallopio es tan conocido por los anatomistas como Eustacchi, porque sus nombres fueron dados a los órganos anatómicos descubiertos por ellos. Fallopio descubrió el tubo femenino, el pasaje que conduce de la cavidad uterina hasta un punto cercano al ovario.

trompa de falopio

Y Eustacchi es conocido porque descubrió otro pasaje -ya he dicho que él estaba interesado particularmente en la boca- que conduce desde la garganta hacia arriba al oído. Y si miráis al ser humano, mis queridos amigos, y veis – aquí esta la garganta (fig. 1) y la trompa del oído, el canal de Eustacchi sube, luego conduce aquí hacia el oído interno y al oído medio y la garganta continua aquí. Si miráis abajo, hacia la organización femenina, entonces encontrareis aquí la trompa de Falopio, aquí el útero y la vagina y aquí encontráis el ovario, justo donde allí encontráis el oído.

Trompas de Eustaquio y Falopio

Y esto no es estar jugando ya que significa que detrás de las cosas que podemos ver se proyecta el brillo de la imagen arquetípica de algo que no deberíamos perder jamás de vista al estudiar embriología. Que OIR y CONCEBIR -lenguaje y desarrollo- es básicamente el mismo proceso, puesto que al principio era la PALABRA. La palabra, que crea a nuestra palabra humana, que ha creado al germen humano. En los misterios de Éfeso se enseñaba esto que acabo de decir, solo que de otra forma -mucho mas pictórica y directa, más espiritual- con lo que se decía: habla, hombre y a través de ti mismo tu revelas el devenir hacia el existir del mundo. El devenir hacia la existencia del mundo el cual es también revelado en devenir en existencia del embrión, el devenir en existencia que encuentra su revelación cuando el ser humano está hablando.

Así que veis, este es el nacimiento de la embriología. Este misterio es introducido en la historia cien años después de que el alma espiritual comienza a moverse en los seres humanos. Ahora se debe ganar la cognición de sí mismo. Pero esto puede ocurrir solamente si el devenir hacia la existencia del Hombre es igualmente comprendida.

Cuarenta años más tarde, en 1563, se hace la primera autopsia de una mujer embarazada y eso conduce a todo lo que sigue luego en este ámbito. Como siempre, ha habido hombres de genio que ya habían hecho tales cosas adelantándose a su tiempo. Historiadores de arte pueden contarme que Leonardo da Vinci ya había ido al cementerio de Milán aprovechando la oscuridad y exhumó cadáveres de mujeres embarazadas que habían muerto, así que podría haber descubierto qué proceso se estaba produciendo. Pero oficialmente, digamos, sin la intervención de la policía, fue en 1563 que una mujer embarazada fue por primera vez examinada post mortem y luego diseccionada.

Esta es la primera gran ola, que luego trae muchas otras de mayor alcance tras ella. Luego viene el S XVII, y donde los astrónomos tienen al telescopio, los anatomistas –no había embriólogos en ese momento- tienen al microscopio. Para quienes están familiarizados con el tema necesito tan solo mencionar nombres como Swammerdam y Leewenhoeck.

Leewenhoeck fue el primero en ver células espermáticas bajo el microscopio. En ese tiempo, mis queridos amigos, no se sabía nada de nada sobre fertilización. El ovulo humano todavía no se conocía y mayor o menormente aun se sostenía la visión de Aristóteles. El pensaba que el primer germen del que se desarrolla un ser humano está formado por una mezcla de semen masculino y sangre menstrual. Gradualmente, siguiendo el propio instinto, son dados los primeros pasos en esta dirección. El gran William Harvey, que descubrió la circulación cerrada del hombre, también descubrió la circulación placental. El sabe a que se enfrenta aquí. Pero veréis, la idea de la evolución, la idea de la evolución del mundo, un gradual digamos, un intencionado desarrollo, aun no existe todavía. Y ciertamente en el S XVIII, luego de los descubrimientos hechos por Swammerdam y Leewenhoeck y todos los demás, resurgieron nociones sobre la preformación, indicando una reincidencia. Hasta que llega Caspar Friedrich Wolff -este no es el filosofo Wolff, sino el embriólogo Wolff- altamente estimado por Goethe (había nacido en 1734, exactamente cien años antes que Haeckel, en Berlin, y murió sesenta años después en 1794). Fue él quien estableció la Epigénesis del desarrollo embrionario. Wolff fue uno del los que entendió a la planta arquetípica de Goethe y hay un pasaje en el que Goethe dice de él: “estoy contento de poder decir que por más de 25 años he podido aprender de él y a través de él. Espero que el destino me permita poner por escrito en detalle como he podido marchar con y al lado de este excelente hombre, cómo me he esforzado en discernir su carácter, convicciones y enseñanza, cuan vasto me ha sido posible concordar con él, cómo me he visto estimulado a ir más allá que él, para que nunca haya de perderle de vista y permanecer siempre agradecido”.

Bueno, uno debe mencionar a toda esta gente, de otra manera no se tiene derecho siquiera a dar un paso mas allá. Este paso apunta a Herder y Goethe. A través de ambos, es aportado un aspecto completamente nuevo al conocimiento de la embriología y de la evolución mundial de aquel tiempo. Pero no es primero Goethe, sino Herder quien toma las riendas.

En él se despierta la idea de la evolución. Es inherente a él y desde la infancia había tenido la convicción de que estaba destinado a algo grande. No me concabe describiros la vida de  Herder aquí, pero hay algo con lo que quisiera llamaros la atención y es el encuentro extraordinariamente significativo que tuvo lugar entre Herder y Goethe en el hotel ” ZumGeist” (El Espíritu) en Estrasburgo en 1770. El joven Goethe de 21 años se reúne con Herder quien es cinco años mayor, pero que ya posee más experiencia y es mucho más conocido. Herder está trabajando sobre un tratado el cual -es por esto que lo menciono- nuevamente está conectado con nuestro tema. Es una tesis para la Academia de Berlín, “Sobre el desarrollo del habla”. Goethe, el joven Goethe, toma profundo interés por este tratado, puesto que en este tratado la idea de la evolución, la idea de algo deviniendo en existencia, la idea del hombre desenvolviéndose y desarrollándose, y fuera de sí mismo -fuera de su alma- dando nacimiento al lenguaje, se halla destacada por primera vez. Bien, esta idea de que el hombre y la humanidad se despliega y se desarrolla se hallaba presente y preexistía en Herder como una cosmovisión comprensiva. Goethe la toma de él y atraviesa con ella la esfera orgánica. Y podría decirse ciertamente que el origen de los estudios científico-naturales de Goethe puede ser encontrado allí en Estrasburgo, en el encuentro entre Goethe y Herder.

Esto surge de la noción de evolución puede ser visto bastante claramente en lo dicho por Goethe, al final de su vida, cuando el 2 de Agosto de 1830 se regocija de la disputa entre Cuvier y St.Hilaire en la Academie Française. Le dice a Eckermann: “ahora Geoffroy de St.Hilaire está definitivamente de nuestro lado y con él todos los escolares de importancia y seguidores en Francia. Este evento me es de inmenso valor. Y tengo el derecho de sentirme jubiloso sobre la victoria final en un tema al cual ofrendé mi vida y que preeminentemente es por lo tanto mío”. Goethe nunca fue más efusivo. Esto muestra cuán profundo siente acerca de la idea de la evolución, la idea de la Epigénesis, la cual a través de Herdery  y de los espíritus de su época se volvió una cuestión de vida.

Amigos, algo de gran importancia ocurrió al mismo tiempo en que la disputa mencionada por Goethe tuvo lugar en París. En ese momento, Charles Darwin, con 21 años de edad, navegaba alrededor del mundo en el barco H.M.S. Beagle. Durante esos tres o cuatro años embarcado en el Beagle, desarrolló un nuevo acercamiento. La idea de la evolución que había sido enunciada por Herder y Goethe, es una cuestión vital para él y ahora trata  de encontrar explicaciones para algo que en Goethe aun era un concepto e idea. Darwin procede a racionalizar este concepto de la evolución y arriba a la teoría de la selección natural; llega a la lucha por la supervivencia. No hace falta que profundicemos en esto, todos lo conocemos. Al mismo tiempo, un año antes de que Darwin comenzase su viaje, el más grande embriólogo conocido por nosotros, Carl Ernst von Baer, publica en 1828 la labor estándar de toda la embriología futura, su trabajo sobre el desarrollo del huevo de gallina. Todavía hoy es un placer leer ese libro. Un placer porque en su compromiso personal, su entusiasmo, alma espiritual y observación objetiva, todo está unificado. Sin este libro, cualquier otro estudio embriológico sería impensable.

Cien años después del nacimiento de Caspar Fiedrich Wolff, dos años después de la muerte de Goethe, nace Ernst Haeckel. Ya de joven y siendo discípulo de Johannes Müller, asume las ideas de Darwin transformándolas de  visión racional a cosmovisión comprensiva. Finalmente, en Haeckel, aparece el verdadero concepto del árbol filogenético, y conjuntamente con este concepto, asume una idea originalmente concebida en los ’20 por el anatomista Meckel, para entonces completamente olvidada. Esta idea nos interesa aquí. Es la LEY BIOGENETICA.

Amigos, cuando uno la menciona ahora, no nos parece en lo más mínimo inusual, expresada como Haeckel intentó en muchas formas diferentes, que la ontogénesis, el desarrollo embrionario, es una recapitulación de la filogénesis, del desarrollo de la raza y del mundo. Cuando alguien dice ahora algo como esto, que ontogénesis y filogénesis están relacionadas, que aquello que se despliega dentro del cuerpo de la madre -sea humana o animal- o se despliega en el desarrollo de la madre Tierra, algo que podemos ver mayor o menormente como obvio en el desarrollo de cualquier germen, algo que por cientos y miles de años, de hecho a través de millones de años ha ocurrido por Epigénesis, es una visión comprensiva y probablemente una de las más grandes ideas jamás pensadas. Rudolf Steiner menciono esto tan a menudo, y no quiero citar ahora su libro, la absoluta devoción con la que Steiner hablo de Darwin, Haeckel y todos los demás evolucionistas. Fue Steiner quien intento ayudar a que esas ideas repercutiesen. Y fue gracias a él que gradualmente pudiéramos ser capaces de entender que a despecho de las tendencias que se desarrollaron de esto, hombres como Darwin, hombres como Haeckel trabajaron realmente para la renovación del cristianismo. Esto es bastante obvio en lo que dice Steiner en sus conferencias sobre el quinto Evangelio en Kristiania. Allí llamó la atención sobre esto.

Ahora, en la concepción del Enigma del Universo al final del siglo pasado, esta idea, esta formulación de la ley biogenética, fue incluso para los científicos una de las ideas fundamentales sobre las que se puede llegar a entusiasmar, con la cual se puede encender al corazón -hasta el comienzo de este siglo cuando fueron investigados por primera vez los embriones precoces de humanos, simios y animales superiores. Y se encontró -el resto lo mencionare más adelante, lo que conduce a esto- que de hecho no es tan simple como Haeckel lo había imaginado. Puesto que no es absolutamente cierto que durante el desarrollo del germen la mórula esta primero, luego se desarrolla la gástrula se desarrolla de la mórula y de la gástrula se desarrollan paso a paso los órganos individuales (Fig. 2). Así que del ovulo fertilizado aquí -estoy hablando ahora para el lego- se desarrolla a través de la división celular, así se pensó, en una mórula, una mora. Y que el agua se colectaba dentro de este grupo de células, así que las células estarían solo en el exterior, en numerosas capas, y la mórula se torna una estructura hueca, la blástula. Y que luego a través de una invaginación en algún lugar de la blástula se desarrollaba en una gástrula y la invaginación se convertía en la boca y el intestino primitivo. Este fue el cuadro que los estudios primarios de Haeckel produjeron como la forma arquetípica de toda ontogénesis. Y eso lo llevo a decir: primero hubo organismos unicelulares. Del unicelular se desarrollaron organismos primitivos con numerosas células; luego estos se volvieron multicelulares, y a través de  la invaginación, algo como simples plantas-animales, por ejemplo. Pero al investigar al ser humano, a los simios y a los mamíferos superiores, se encontró que esto no era así. El asunto es mucho más complicado. El proceso va en una dirección bastante diferente y porque “lo que no debe ser, no puede ser”, se concluyo rígidamente que la ley biogenética era una atractiva hipótesis, pero nada más en realidad. Bueno, yo mismo estuve allí cuando sucedieron estas cosas .

En ese tiempo, en 1925,’26,’27, yo era manifestante en el Instituto de Embriología en Viena. Yo sé el shock que nos produjo ver esos embriones precoces de la segunda y tercera semana de desarrollo a través del microscopio.

 fig2

Bien incomprensible, mis queridos amigos, porque fue revelado lo contrario a lo que nos habíamos permitido pensar hasta entonces. El embrión en si no es siquiera visible durante las primeras dos semanas y media; no se está desarrollando. Lo que si se desarrolla (y algo similar sucede con los monos, los cuales estábamos estudiando, y con algunas variaciones en los mamíferos superiores) lo primero de todo son los ÓRGANOS ENVOLVENTES. Solamente cuando estos órganos envolventes están establecidos y desarrollados hasta cierto grado es cuando de repente comienza a aparecer la primera forma embrional, como de la nada. Eso fue un buen shock para nosotros en aquellos días. Ahora está dado completamente como seguro, porque no se tiene ya mas el coraje, la inclinación o la intención de preguntar: ¿qué significado tiene esto que se está desarrollando aquí?.

Amigos, hoy hemos llegado hasta aquí, y uno puede afirmar con la mayor reverencia, gratitud y respeto, que durante los últimos 30 años se ha llegado a conocer la totalidad del desarrollo embrionario precoz del hombre, por ejemplo sabemos de las OVA humana -así las llaman- de casi cada uno de los días, del primero, segundo, tercero, cuarto día tras la fecundación. Sabemos exactamente cuantas células se formaron al cuarto dia, cuantas en el sexto, en el octavo, etc. También se nos ha revelado abiertamente cuando el ovulo es implantado en el vientre materno. Incluso podemos presumir más aun, en suma, del hecho de que  es posible desarrollar el embrión humano artificialmente. Si el Papa mismo, Juan XXIII, no hubiera intervenido, este experimento se hubiera prolongado mas allá del 28avo día. Todo esto es factible hoy día. No se sabe donde nos puede conducir, y sería difícil decirlo; pero estas cosas ya no son más posibilidades -como lo eran hace cuarenta años- ya que se han vuelto certeza; lo sabemos. Los comienzos se hallan allí donde, a través de Oskar Hertwig, sus discípulos y muchos otros, el ovum fue reconocido y descrito experimentalmente, donde la fertilización y su significado fueron demostrados y esta visión fue lograda. Ahora lo sabemos exactamente: cada ser humano comienza como un ovum fertilizado, y eso es todo lo que es. Prejuicios religiosos permanecen aquí y allá, pero para nosotros científicos no entran en consideración. Así que ¿por qué no se debiera experimentar con seres humanos como con animales?. Y de esto se trata bastante el asunto hoy día, particularmente en genética. Hemos por lo tanto arribado al punto en donde el misterio ha sido revelado. Donde el misterio ya no es visto como misterio, sino como algo ordinario, banal. ¿Y que es lo que el misterio resulto ser?. Es una célula con cuarenta y seis cromosomas. En esos cromosomas hay muchas, muchas células, y hoy por hoy se está tratando mayor o menormente de influenciar esto. Sucede sin embargo que su naturaleza bioquímica es más o menos conocida, porque se ha encontrado una construcción que, si bien no es realista, es impresionante. Esto y no otra cosa es el hombre. Bien, estas perspectivas han de ser asumidas, uno debe conocerlas, porque simplemente refutar considerarlas seria un pecado. Hay solo una cosa que se puede hacer sobre ellas, y esto consiste en tratar de desarrollar otro acercamiento, donde se intente ver los misterios del devenir de una manera nueva, tomando en cuenta una vez más el misterio que ha sido revelado. Y esto es lo que debemos tratar de hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s