Conferencia III. Embriología y evolución del mundo

6 conferencias impartidas por el Dr. Karl König

Traducido del alemán por Diego Milillo

Amigos, las cosas que estamos discutiendo han de llegar a una conclusión temporal esta mañana. Y quisiera enfatizar la palabra temporal, porque yo veo todo esto sólo como un inicio y espero que sea continuado de alguna forma y en algún momento por un grupo como este. Os habréis dado cuenta que cada cosa que he intentado describir ha sido solamente un intento, y lo que tengo para contaros esta mañana será más que un simple intento, mucho mas de hecho.

Quizás me permitiréis contaros algo personal sobre esto, porque suele ser tradición -antes de que fuera incorporado algo a la ciencia de finales del Siglo XIX- que el investigador, el hombre en busca de conocimiento, siempre escribía debajo algo de su propia cosecha cuando publicaba alguna cosa. Leed a Carl Ernst von Baer, leed a Carl Gustav Carus y a todos aquellos grandes hombres, y veréis que ellos siempre agregaban algo sobre sí mismos.

Se cumplen cuarenta años desde que comencé a ocuparme del tema de la ley biogenética y su relación con el desarrollo precoz del embrión. En aquellos días yo era un asistente al Instituto de Embriología en Viena. Creedme, este tema siempre desaparecía por los subsuelos, volvía y luego desaparecía otra vez. Pero una cosa se me ha vuelto clara en estos cuarenta años y quiero que vosotros la entendáis, particularmente los amigos más jóvenes y colegas. No penséis por favor que existe solamente una interpretación; siempre hay numerosas interpretaciones. Y si hoy he de mostraros una y luego insinuaros otra, incluso una tercera, ello no significa que una sea mejor que la otra, y la segunda peor que la tercera. Todo depende enteramente del punto de vista desde el cual uno mire las cosas.

Aun mas, en el trato con formas orgánicas, no se debe jamás olvidar del descubrimiento fundamental hecho al comienzo de este siglo en Praga. Primero en filosofía, luego llevado a la psicología; aun subsiste hoy día pese a no ser tomada suficientemente en serio como debiera -la teoría de la Forma (Gestalt)-.

Básicamente no es para nada una teoría, sino simplemente la multiplicidad del yo humano que puede ver los fenómenos de dos, tres, cuatro, cinco vías diferentes, dependiendo del trasfondo sobre el cual los vea.

Yo puedo ver los fenómenos desde el punto de vista de la génesis humana, puedo verlos desde el punto de vista de la evolución mundial, puedo verlos desde el punto de vista de que son un cuerpo físico, uno etéreo, uno astral y un Yo. En el embrión que se desarrolla vemos imágenes cósmicas que no pueden ser inmovilizadas. Debemos aprender a mirar imaginativamente, lo que no significa dar rienda suelta a la fantasía, sino mirar hasta que, de repente uno empieza a oír, a percibir, desde la forma y la estructura que es lo que la “Gestalt” tiene que decir, que cantar, que contar. Y es entonces cuando no pueden darse disputas. Pensad tan solo, que maravilloso!. Ya que si otro dice: “bueno, sí, pero yo lo veo diferente”, ahora seremos capaces de decir: “maravilloso, me quito el sombrero puesto que no soy yo quien está en lo cierto, ni tampoco tu, sino que el mundo es tan vasto y la consciencia humana tan estrecha que en uno de nosotros, o en el otro, en un tercero y un cuarto, surgen muchos, muchos acercamientos diferentes frente a la interpretación.

Estas no son diferentes posibilidades, sino las diferentes formas que toma el elemento imaginativo en uno u el otro de nosotros. Es de lo más lamentable que entre aquellos que se autodenominan seguidores de Rudolf Steiner uno aun continua cruzándose con gente que simplemente cree que han alcanzado el único dogma verdadero, y que aquel que no haya acogido tal dogma es de hecho un necio. No vale la pena siquiera hablar con él. Bueno, esto es simplemente estúpido, porque va en contra de todo aquello que Rudolf Steiner quería de nosotros, que no consistía en repetir lo que él nos dijo, sino recrearlo, darle vida nueva, fuera de los poderes de nuestro propio yo, fuera de nuestra propia individualidad. Cualquiera que no haya reunido el coraje para hacerlo, no debería atreverse jamás a llamarse a sí mismo un seguidor de Rudolf Steiner. Perdonadme por la disertación, pero es de tremenda importancia, particularmente con respecto a la embriología.

La noche pasada, y bastante deliberadamente hacia el anochecer, os estuve mostrando como el desarrollo se estaba desplazando hacia el 17mo día y las cuatro membranas: el corion, el amnión, el alantoides y el saco vitelino. Esto fue de hecho una abstracción teológica. Pero siempre se ha de empezar por algún lado.

Yo dije, y vosotros me habéis creído, que primero que todo deben desarrollarse los cuatro órganos envoltorios, para crear un lugar habitable para el cuerpo físico, el etéreo, el astral y la organización del yo que están descendiendo. Y así es que deje todas las demás cosas de lado y fui directo a mi objetivo, el 17mo día.

Entretanto algo me ha llamado la atención sobre ese 17mo día. He sabido esto por largo tiempo, pero recién lo he vuelto a considerar. En el 7mo capítulo del Libro de Moisés (y luego leeré algo del capítulo 8vo) encontramos una marcada referencia sobre el 17mo día: ” en el año seiscientos de la vida de Noé, en el segundo mes, en el 17mo día del mes, el mismo día en que las fuentes del gran fondo se rompieron, y las ventanas del cielo fueron abiertas”. Y en el 8vo capítulo, luego de que el diluvio hubo pasado, leemos: “y el arca se poso en el 7mo mes, en el 17mo día del mes, sobre las montañas de Ararat”.

Dos veces se nos trae abruptamente a la consciencia el 17mo día, y esto es de gran importancia. Nuevamente, no sé por qué tiene que ser el día 17mo, pero si Moisés da este número en la Biblia, debe significar que este día 17 tenia probablemente gran significado en los antiguos misterios (desafortunadamente no tenemos la oportunidad de preguntarle a Rudolf Steiner hoy). Oh, y antes de que me olvide, oiremos algo más sobre el 17mo día  en esta discusión, algo que puede ser de lo más oportuno para nuestra penetración en una configuración como esta, del 17mo día.

El cuadro abstracto que os he presentado, amigos, debe ser llamado una abstracción porque se refiere solo a un aspecto, a la ontogénesis, la cual está muy en el primer plano. Lo que nos interesaba era lo que sucedía hasta el día 17, el día en el cual el yo, el cuerpo astral y el etéreo descienden, siguiendo al germen espiritual que descendió antes que ellos. El germen físico y el germen espiritual han producido en mutua interacción la cuádruple estructura envoltoria. Ahora, el ser eterno del hombre con sus envolturas suprasensibles se introduce en ellas, las llena, primero el aspecto etéreo habitando el amnión -esto cambia enseguida- el cuerpo astral viviendo en el punto donde está amarrado el alantoides, y el aspecto egóico entrando en el corion, para empezar, actuando solo desde la periferia. Todo alrededor del trofoblasto está elaborando activamente su camino hacia el tejido materno. Aquí os estoy tratando de dar cuadros de esta ontogénesis. Pero yo solo estoy describiendo el primer plano. Todo esto, amigos, si la ley biogenética es cierta, todo esto es al mismo tiempo una recapitulación de lo que ha sucedido antes. Si dejamos de mirar a la estructura en desarrollo desde el punto de vista de la ontogénesis, sino que la consideramos desde la luz de la filogénesis, entonces ese amnión, ese saco vitelino, alantoides, mesodermo  extra embrional y corion se tornan algo bastante diferente. Puedo decir esto ahora porque es lo que hemos aprendido ayer.

Ya veis, no hay solamente una forma desarrollándose obedeciendo las leyes de la ontogénesis. Si nuestro modo de pensar es el correcto, y también en referencia a la historia pasada del mundo, entonces el Hombre Original mismo, si se puede decir de este modo, debe hacérsenos presente. Podríamos preguntarnos ¿a que semejaba este hombre original?. Permitámonos dejar esta imagen del hombre original como una pregunta abierta por ahora, y ante todo tratemos  de darle vida a la abstracción de las cuatro membranas: a partir del momento en que ellas se desarrollan y toman forma, todas esas membranas u órganos envoltorios están repletas y rodeadas de sangre. Si vosotros me preguntaseis como se desarrolla esa sangre, debería decir que de todo tipo de maneras. Veréis, el hecho de que en el ser humano adulto, y en el niño prontamente luego del nacimiento, la sangre se forma casi sin excepción de la médula ósea, es una condición final.

Fundamentalmente, incluso aquello que toma forma como hombre original se desarrolla de por si por el proceso de la formación sanguínea. Si estáis por preguntar: ¿pero qué parte de la sangre se genera primero?

Yo debería decir: todo -corpúsculos sanguíneos, capilares y receptáculos sanguíneos, suero sanguíneo- es indistinguible. Todo está todavía tan vivo, tan en el estadio formativo, todavía en aras, hinchándose, brotando, disparando de tal modo que los receptáculos sanguíneos son transformados en corpúsculos, corpúsculos en suero sanguíneo, suero sanguíneo en corpúsculos sanguíneos, suero en receptáculos -un cambio constante, tomando nueva figura y forma. En este estado cada parte aun  tiene la función de formación sanguínea. Ya en el periodo embrional, el hígado, las meninges cerebrales, todo tipo de órganos están formando células sanguíneas, porque se puede decir que ellos mismos se han desarrollado de la sangre. Solamente que habréis de pensar sobre la sangre que os menciono como una substancia material, orgánica; es la fuerza de la sangre la que está trabajando aquí. Y desde la sangre, el corion y todo lo demás que deviene, podría decirse que coagula, e incluso lo que lleva luego su actividad directa hacia el tejido materno, el trofoblasto, amigos, no es otra cosa que la fuerza de la sangre.

Permitámonos visualizar otra vez como empezó todo (Fig. 9).Tenemos al ovulo que se había dividido en  un numero de células. Recordáis, 11 + 1,55 + 5, etc. A este estado lo llamamos mórula, refiriéndonos a Saturno, y ahora podemos decir: “en el principio Dios creó los Cielos y la Tierra. Y la Tierra era informe, y vacía, y la oscuridad era sobre la faz del fondo”. Tal está escrito en el primer capítulo del Génesis.”Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”. Esto es lo que podemos ver ahora. Lo que estaba sin forma y vacío es permeado con la entidad que  hemos llamado germen espiritual, reitero que yo lo estoy indicando justamente en la forma humana. Este es el primer Día.

Luego viene un llamado.”Y Dios dijo: sea la luz y la luz fue. Y Dios vio que la luz era buena, y Dios dividió la luz de la oscuridad. Y Dios llamo a la luz Día y a la oscuridad Noche. Y el anochecer y la mañana fueron el primer día”.

Trataremos en vano de descubrir que es esa luz. Pero en el momento en que miramos a la sangre y a su formación del modo en que he tratado de describirla, podemos decir de una: sea la luz. Y la sangre se genera. Amigos, puede parecer antojadizo en un primer momento, pero miremos los hechos -debéis daros cuenta que esta no es la sangre que fluye por nuestras venas. Esto es aun algo diverso del “jugo especial” de Goethe. Todavía es sangre original que solo mas tarde se dividirá en formas separadas tales como sangre humana, animal, sangre de animal inferior y vegetal. Es una sangre en la cual la clorofila y la hemoglobina son todavía una substancia común y unitaria, yo diría, con la diferenciación entre contenido de magnesio y contenido de hierro aun por venir en un estadio posterior. Ya que este es el misterio de la luz, hasta ahora apenas entendido, que en la clorofila esta transformada, que desde la sangre nuestra propia luz puede nacer como luz interior Hasta que veamos que esa luz es la fuerza universal detrás de la sangre, formándola, a menos que miremos lo que está comenzando a emerger aquí y escuchemos las palabras: sea la luz! -no estaremos percibiendo realmente que es lo que está sucediendo aquí. “Y Dios separo la luz de la oscuridad. Y Dios llamo a la luz Día, y a la oscuridad Noche”. Esto no es todavía alternancia, uno tomando el lugar del otro; lo que estamos viendo aquí esta vivido, tejiendo, creando, formando constantemente sangre por un lado y por el otro -oscuridad.

f9

mitosis celular

Ahora se puede dar forma, dar figura; podéis ver al trofoblasto siendo configurado, al tejido celular embrioblástico conformado, ya con algún endurecimiento pero todavía muy a la tentativa solamente, dentro del fluido y las esferas aéreas. Ahora viene el próximo paso, y en el Segundo Día leemos: “Y Dios dijo: sea el firmamento entre medio de las aguas, y divídanse las aguas de las aguas. Y Dios hizo el firmamento y dividió las aguas que estaban por debajo  del firmamento de las aguas por sobre el firmamento; y así fue. Y Dios llamo al firmamento Cielo. Y el anochecer y la mañana fueron el segundo día”. El corion es ahora el firmamento. Debajo del firmamento es entretejido el hombre, en la forma del hombre original -es la única manera de expresarlo. Sobre este firmamento, es decir mas allá de él, se halla lo que los antiguos llamaban esferas de cristal, donde se arriba a algo que a la forma en desarrollo le es de naturaleza celeste. El vientre materno, portador, dador de calor -es lo que aquí se convierte en cielo.

Y ahora escuchad: “Y Dios dijo, (este es el 3er Día) sean las aguas bajo el Cielo reunidas en un lugar, y que la tierra seca aparezca; y así fue. Y Dios llamo a la tierra seca Tierra; y  a las aguas reunidas las llamo Mares, y vio Dios que era bueno”. No me es necesario contarlo, debéis solamente echar un vistazo: adentro las aguas están reunidas en un lugar, el amnión, así que por debajo ha de  aparecer la tierra seca, el saco vitelino, esto es la Tierra. Ahora ya tenemos los mares y la tierra, y todo en derredor de lo que esta allí abajo esta el conjunto de la atmósfera. Esto, mis amigos, se ha llenado ahora con el sistema fibroso. Ya lo he mencionado. Pero no solamente esto, todo aquí alrededor aparece la luz, aparecen la sangre y los receptáculos sanguíneos; todo está vivo, brotando y disparando, no toma fin. Y ahora se desarrolla algo muy especial, ya que la sangre comienza a tomar figura todo en rededor, en torno al saco vitelino, y si leéis en el Génesis -y debéis aprender a pensar imaginativamente- “Y Dios dijo: que la Tierra produzca hierba, que la hierba dé semilla, y que el frutal dé fruta según su especie, cuya simiente esté en ella misma”, etc.

Estas no son las flores que vemos fuera, tiene poco que ver con ellas. Esta es la planta original descrita por Rudolf Steiner en una de sus conferencias. En una atmósfera saturada de sílice, formas verdes aparecerán y desaparecerán, una y otra vez. De un modo similar se podría decir que los seres vegetales hacen aquí sus primeros intentos de aparición, incorporándolos en la atmósfera que  se desarrolla en la tierra. Esto todavía es sangre, es aún hombre, animal, existencia universal de la Tierra, y esto desarrollara paso a paso esa leche que una vez nos nutrió a todos en ese estadio. Veis, esto ahora comienza a estimularse con vida y veréis por qué os dije ayer que os di un cuadro abstracto. Gradualmente empezamos a entenderlo.

Ahora el 4to Día.”Y Dios dijo: que haya luces en el firmamento de los Cielos… para que den luz sobre la Tierra; y así fue. Y Dios hizo dos grandes luces: la luz más grande para gobernar el día y la luz menor para gobernar la noche. Hizo también las estrellas”. Bueno, si miráis por sobre estas fibras aquí, miradas correctamente semejan estrellas. Más adelante os contare mas en conexión con esto. Entonces, debo mencionar una cosa de lo mas extraordinaria, hasta ahora observada dieciocho o veinte veces, creo: un pequeño globo se separa del saco vitelino, tornándose la Luna, se podría decir, en ese cielo estrellado, y es durante este estadio que varios  elementos del tronco corporal se desarrollan. Este tronco corporal crece mas y mas en dirección del Sol, que es la placenta. ¿Que mas  queréis?. Ambos emergen aquí.

Ahora llegamos al 5to Día y fue escrito: “Y Dios dijo: que las aguas generen en abundancia la criatura móvil que tiene vida, y aves que puedan volar sobre la Tierra en el amplio firmamento del Cielo”. Aquí corresponden todos los animales, del mismo modo a como se desarrollaron las plantas. Y nuevamente podemos verlo, ya que aquí emerge el alantoides, del cual les he hablado. El alantoides es el portador de lo astral y por con-siguiente cercanamente ligado al mundo animal. Si estudiáis el desarrollo del alantoides en embriones animales, en pájaros por ejemplo, o en anfibios y reptiles, os daréis cuenta que esta es por cierto la estructura en la que podemos ver la creación arquetípica para todo lo que es animal.

Luego viene el 6to Dia, comenzando por relatar que primero que todo fueron creados los animales, y luego uno aparece entre los animales, como el pastor entre las ovejas, y Dios dice: “hagamos al Hombre”. Y ahora el hombre es creado. En este estadio, el hombre no es más que esa forma  arquetípica que hemos estado considerando. Esta figura doble, la lemniscata, donde Cielo y Tierra se juntan, donde se desarrolla un punto de cruce que luego toma también forma física en la cavidad primitiva. En esa cavidad primitiva entra el ego humano al 17mo día.

Esto, mis amigos, es una interpretación de lo que puede ser tenido en cuenta como el desarrollo del Hombre Original, de la Tierra, del Cielo, de la existencia entera. Permitirme agregar una vez más: he tenido muy buenas razones para citar hoy más del Génesis que de la Ciencia Oculta. En el Génesis todo está dado en imágenes visuales, de modo que obtenemos una impresión inmediata de lo que en la Ciencia Oculta esta desarrollado paso a paso, oración por oración, en conceptos.

f10

Mis amigos, miremos una vez más esas imágenes primordiales que hemos estado considerando. Lo dibujare un poco más amplio sobre la pizarra (Fig. 10). Estos son el amnión y el saco vitelino. No me digáis que estos órganos se ven algo diferente en ciertos libros de texto. Ya lo sé. No es que no me interese, pero si intentamos rigidizarlo demasiado, la forma viva se distorsiona, y después de todo puede ser visto de un modo bastante distinto. Dejémoslo aquí por el momento. El punto aquí es la palabra: “hagamos al Hombre”. ¿Como hizo “Dios” esto?. Echemos juntos otro vistazo a esa forma de la que hablamos, con el nodo primitivo. En el envés del amnión veríamos este tipo de figura (Fig. 10). Mas o menos aquí se desarrolla la cavidad primitiva. La cavidad primitiva, también llamada blastotorus, se desarrolla desde el nodo primitivo. Y esta cavidad primitiva se abre paso, continua desarrollándose, y se convierte en un palillo. Este es el proceso primitivo que podéis también llamar VENA PRIMITIVA. Ocurre también un engrosamiento en la otra dirección, hacia la parte posterior. La vena primitiva, viniendo desde la cavidad, gradualmente se torna hueca, formando un tubo. Por favor, no penséis que ya es un tubo, es solamente que la substancia exterior es más densa que la interior. Eso es todo. Así que básicamente, obtenemos lo siguiente: una forma dactilar crece en el espacio entre el amnión y el saco vitelino. Este es el ego, el yo, y con esto la forma humana esta determinada. Desde aquí se desarrollará la cabeza -hago tan solo una pequeña marca para indicar la posición, porque aun no se encuentra aquí- aquí la espalda, aquí el vientre. Esta figura única establece al hombre en su imagen arquetípica. Ahora, si preguntaseis: ¿que es esto?, nuevamente no habría una sola respuesta, sino muchas diferentes.

Este no es un proceso unitario, ya que una gran cantidad de cosas diferentes ocurren en un desarrollo semejante. Si leéis el primer capítulo del Génesis hasta el final y tenéis la paciencia de comenzar con el segundo capítulo, entonces os cruzareis con algo que es una pesadilla para el clero, en particular para los teólogos.

Ya que aquí leemos: “en tanto los Cielos y la Tierra fueron terminados, y todas sus multitudes. Y al 7mo Día Dios concluyo el trabajo que El había hecho; y El descanso en el 7mo Día de todo Su trabajo que El había hecho… estas son las generaciones de los Cielos y de la Tierra cuando estos fueron creados, en el día en que el Señor Dios hizo la Tierra y los Cielos. Y cada hierba del campo antes de que fuera en la Tierra, y cada hierba en el campo antes de que creciera”. Así que primero Dios creó a todas las plantas, y de repente leemos luego que ni arboles ni plantas habían crecido aun.

Veis ahora, lo misma cosa aplica aquí. Ahora estoy, digamos, borrando nuestra primera imagen de la situación, borrando la segunda imagen, provista por el Génesis, que teníamos ante nosotros una o dos horas atrás. Y profundizando un poco más, se podría decir: aquí está el Hombre Original, el arquetipo que nos fue mostrado después. Aquí está Adán, aquí esta Eva. Ambos forman el ser humano completo, aquí aun no hay separación. Es por esto que estoy muy en contra de llamar a esto mesodermo y a aquello endodermo en este estadio, como hacen los embriólogos modernos. Ya que veréis, la cavidad primitiva debe primeramente ensancharse y volverse la RANURA NEURAL. La ranura neural es el sitio donde el notocordio ejercerá su influencia (de la notocorda de desarrolla más tarde el primordio de la columna vertebral, y es la notocorda la cual nos dará el poder  de permanecer erectos luego del nacimiento). Este es el estadio donde al final uno puede decir que el ser humano comienza a hacer su aparición. Esto equivale a decir, que en el momento cuando entre Adán y Eva, entre el alantoides y el saco vitelino, un tercero deviene en existencia -no dudaré en llamarlo CAIN- en este momento se ve el primer flash de la triplicidad en esta dualidad. Esta triplicidad representa lo que gradualmente llamaremos ectodermo, mesodermo y endodermo.

Ya que hablamos de Adán y Eva, por supuesto que preguntareis: ¿Y donde esta Abel?. Evidentemente, si los archivos son correctos, entonces son correctos y Abel deviene. Es el, cuya ofrenda es recibida por quien está arriba, es él quien les hace posible -si recordáis lo que os conté ayer- a los poderes divinos de brindar sus influencias. Eso lo relaciona a él con el Sol. Abel es eliminado tan solo por debajo, arriba comienza a vivir.

Este es un modo de mirarlo. Pero también existe otro modo. Como sabéis, así como a la primera creación le sigue una segunda, en esta segunda creación escuchamos hablar del Jardín del Edén. Os estoy dando tan solo una breve descripción, para contornear el punto de vista.; lo podéis leer vosotros mismos.

Recordareis que son cuatro los ríos en el Jardín del Edén. Ahora bien, si estudiáis los inicios precoces del sistema vascular en el embrión, veréis estos cuatro ríos. Veréis las corriente viniendo desde el corion, la corriente viniendo del saco vitelino, luego todas las corrientes pasando en torno al amnión, y finalmente los primeros inicios de la corriente central conjunta al embrión. Leedlo nuevamente. Es maravilloso interiorizarse en estas cosas. “Y un río salía del Edén que regaba el jardín; y de allí se partía y se volvía cuatro corrientes. El nombre de la primera es Pison: este era el que atravesaba toda la tierra de Havilah, allí donde hay oro”. Esta es la luz que hasta ahora permanece completamente indiferenciada y puede, como sangre, volverse planta, animal u hombre”. Y el oro de esa tierra es bueno: allí hay bedelio y piedras de ónix. Y el nombre del segundo río es Gihon: el mismo es el que atraviesa toda la tierra de Etiopía. Y el nombre del tercer río es Hiddekel: ese es el que va hacia el este de Asiria. Y el cuarto río es el Eúfrates”. Debéis observar esto en lenguaje pictórico, las metáforas de estos cuadros. Y así es como continua, mis amigos.

Siempre existen nuevos modos de interpretar estas imágenes, pero ahora, tras estas varias indicaciones, hay una cosa importante que deseo mencionaros. Se trata de lo siguiente, y os lo menciono porque tengo la sensación de que esto puede y debe ser el punto de partida del cual  se desarrolle la continuación de este seminario. Ya sabéis, siempre estamos hablando de la trimembración del hombre, pero no creo que tengamos  lo suficientemente en claro que el hecho de que esta trimembración, tal como la conocemos, existe en el hombre solamente después  del nacimiento. Si uno se pregunta: ¿como es esto en el embrión?.

¿Que sucede cuando observamos al embrión y preguntamos donde se halla su trimembración?. Bueno, no podemos decir: en su cabeza, en su sistema rítmico y en su sistema orgánico. Esto no marcharía, estaría bastante equivocado. Si realmente observamos al embrión -y olvidemos los estadios primarios que hemos estado discutiendo y tomemos al embrión al final de la 7ª u 8ª semana- entonces veremos cuan tremendamente se ha desarrollado el amnión (Fig. 11). Ha aparecido allí la placenta, con el corion remanente al descubierto, porque todo está concentrado en este punto. De él se ha desarrollado el cordón umbilical, creciendo para adentro hacia el embrión. El embrión mismo se encuentra y habita aquí dentro, los primordios de los miembros están allí, comenzando a desarrollarse, la cabeza es grande, el corazón es una enorme protuberancia, el hígado ya está desarrollado, y los receptáculos sanguíneos, todo está mas o menos allí. Y todo en torno, lo estoy esquematizando como una especie de base, alrededor esta el amnión y el liquido amniótico. Ahora, si miramos esto y preguntamos: ¿donde vemos la estructura trimembrada?

f11

Yo creo que solo hay una respuesta: la forma representando al embrión mismo corresponde al sistema de nervios y sentidos. A su alrededor esta es amnión, pulsando como un corazón. Esta no es un agua quieta, lo que es importante, es agua absolutamente plena de movimiento, pulsando, renovándose a si misma una y otra vez; pulsando de un modo tal que uno bien podría llamarla un corazón, y un pulmón, respirante y pulsante pulmón y organización cardíaca. Así que una vez más el amnión se ha convertido en algo diferente: el sistema rítmico. El corion y la placenta son en este contexto básicamente el órgano que representa al sistema del metabolismo y el de los miembros.

¿Por qué lo expongo de este modo?. Para mostrar nuevamente que las leyes pertinentes a la embriología son las mismas, excepto que está visto que estas leyes operan de modos bastante diferentes. Imagináoslo de este modo -dejad que vuestra cabeza con sus órganos sensorios aun en ella, con los órganos nerviosos que todavía están funcionando de una manera totalmente diferente, descienda  un poco; que vuestra organización torácica se expanda y comience a pulsar alrededor de esa cabeza y que todo en torno al conjunto entero obtenemos el poder paternal de lo motor y de la esfera metabólica que nos nutre. Experimentareis inmediatamente que el tipo de consciencia allí dentro debe ser bastante diferente de la consciencia de vigilia que poseemos durante  el día. Allí dentro no solamente está oscuro, sabéis, sino que no hay aire que respirar, ni hay nada comiendo ni bebiendo. Debemos esperar hasta después del nacimiento. Entonces la luz despertara a los sistemas sensorio y  nervioso, el aire hará del sistema rítmico el que poseemos luego de nacer, y a través de las substancias de la Tierra los sistemas metabólico y orgánico se convierten en lo que han de ser. A través de luz, aire y tierra se desarrollaran un arriba, un medio y un abajo. Aquí finalmente se revela que el ECTODERMO es el cimiento de todo sistema nervioso y sensorio, el MESODERMO de cada sistema rítmico, y el ENDODERMO de cada sistema metabólico y orgánico. Pero al mismo tiempo, el endodermo es una extensión bastante considerable centrado en la organización de la cabeza, mientras que endodermo y mesodermo se unifican. Esta trialidad ha de ser reconocida.

Habiendo visto esto, retornemos una vez más a la figura del amnión, saco vitelino y ese elemento que ya conocemos como el CANAL VITELINO, del cual hablamos y que además llamamos Caín. En este punto sucede lo siguiente: el lado inferior del amnión comienza a engrosarse, la superficie superior del saco vitelino comienza a engrosarse, y desde la cavidad primitiva comienza a desarrollarse el SISTEMA MIOMERICO y gradualmente se divide en secciones, es decir que las VERTEBRAS PRIMITIVAS comienzan a aparecer no quiero adentrarme en esto, tan solo mencionarlo.

fig12

Así que veis, aquí está el ectodermo, aquí el endodermo y aquí el mesodermo. Podríamos decir que Caín aparece entre Adán y Eva, obtenemos el primer inicio de la trimembración humana. Muchas semanas de vida embrional han de pasar antes de que este ser, en respuesta a la luz, al aire y a la tierra, se vuelva cabeza, tórax y sistema metabólico y orgánico. Luego el poder de verticalidad se tornara aparente en el hombre inferior, el lenguaje se desarrollara en el hombre medio, y la luz del pensamiento aparecerá en el hombre superior. Los orígenes se encuentran en este punto.

Ahora, si me preguntáis, ¿que punto es este en la historia de la Tierra, más que en el Hombre Original?. Solamente hay una respuesta: el punto de la Caída. Aquí veis a la serpiente. Y ahora, en el momento en que este Yo, este dedo se desarrolla, aparece de pronto el sistema nervioso para esconderlo y cubrirlo. El intestino comienza ahora a cerrarse, conteniendo aún al saco vitelino como una extensión, pero luego -y sigo con esto- el intestino se cierra y, que es lo que hace el saco vitelino?. Es quemado en los catastróficos fuegos de LEMURIA.Y cuando todo esto ha pasado y ya tenemos a los primordios del sistema nervioso, al intestino, al mesodermo, a la columna vertebral, cuando el hígado ya ha previamente eclosionado y se está generando el bazo, cuando aquí, detrás de los oídos se desarrollan los riñones precoces, los pronefros, cuando el corazón ingresa desde fuera, entonces el hombre esta recapitulando su transición por ATLANTIS. El conjunto del desarrollo embrionario siguiendo por este estadio no es nada menos que una recapitulación de todo el desarrollo atlántico. Y cuando la trompeta explota por causa del sonido de los dolores de parto, entonces el niño nace como un nuevo Arca, en las aguas que fluyen de la madre. Todo niño recién nacido es básicamente un arca. En él, el hombre puede una vez más afianzarse en si mismo en su devenir. Así es básicamente como uno debería verlo. Tengo la impresión de que esto establece un cierto espacio de tiempo para aquello que llamamos ontogenia y fitogenia. Vemos la Caída, vemos el final de Lemuria, vemos todos los periodos atlánticos con sus primeras razas. Pero en realidad, lo que hizo Noé y lo que sucedió con el diluvio, pasa en realidad todo otra vez con cada nacimiento humano. El niño pequeño, a medida que crece, comienza por la India Antigua, teniendo en este estadio la sabiduría de los siete Rishis. Y gradualmente va creciendo hasta convertirse tan estúpido como lo somos los adultos.

PUNTOS DE LA DISCUSIÓN

Dr.König: “Para empezar, el germen espiritual no es ni femenino ni masculino, su forma física es ambos, masculino y femenino. Pero al momento en que, de acuerdo con la ley bajo la cual hacemos nuestra aparición, nos volvemos mujer si atraemos al aspecto masculino de lo etéreo, es decir, preponderantemente éter lumínico y calórico. Por el otro lado, si descendemos como hombre, atraemos al aspecto femenino de lo etéreo, donde preponderan el éter vital y sonoro. Eso es todo”.

UN ORADOR: “Durante el intervalo hicimos una breve excursión por la filosofía. Ahora, mirando los procesos que Ud. nos ha descrito, puedo ver como estadio tras estadio de separación, o de una cierta polarización, se manifiesta por sí mismo, por ejemplo, cuando esa parte más firme, rodeada por el corion, se vuelve distinta de su medio ambiente, cuando Cielo y Tierra están separados, y luz y oscuridad. Me parece que aquí vemos algo pictórico cuando quizás sucede algo en la esfera del pensamiento. Quiero decir que algo así sucede en el Idealismo -que algo  se establece, y en contraste a esto desarrolla un otro, digamos Yo, en referencia con el Tu, y luego estos dos pueden actuar e interactuar de un modo nuevo. ¿Se puede exponer así, que una secuencia completa de tales divisiones están ocurriendo en pos de que los dos puedan luego trabajar conjuntamente de una manera nueva?. Entonces surge la pregunta: ¿existe algún tipo de contra proceso a esa secuencia de divisiones y nuevas combinaciones, un modo por el cual algo sea retomado?. Quiero decir, existe una involución, como se podría denominar, opuesta a la evolución, tal que la Luna sea reasimilada y el Sol sea reasimilado, tal como sucede en el proceso de la evolución mundial?. Brevemente, hay allí en la esfera de vida también algo de retracción?.Donde podría uno encontrar esto?”.

Dr.König: “Creo que esta es una maravillosa contribución, la que Ud ha hecho. Yo no diría siquiera: ¿podría uno verlo así?. Yo diría bien definitivamente que uno no puede verlo sino de este modo, ya que todo lo que hemos expuesto no han sido de hecho más que pensamientos e ideas, solo que han sido presentadas en imágenes. Nada más. Solo que son pensamientos e ideas divinas. Si Ud. toma a los filósofos idealistas-piense en Hegel o en Schelling, o en la tesis y antítesis de Hegel, pues esta todo allí. Involución tiene lugar todo el tiempo. Por de pronto, es solo a causa de que algo es retirado por lo cual algo se desarrolla. El alantoides, por ejemplo, da inicio al cuerpo troncal, por decirlo crudamente, de forma abstracta. Al mismo tiempo es la imagen arquetípica de todo desarrollo animal. Y hay nuevamente algo diferente. Desaparece. La vesícula umbilical, que tiene completamente una tremenda circulación propia desarrollándose a su alrededor, desaparece, se disuelve enteramente, simplemente se va. En su lugar, el amnión se propaga en torno, envolviendo al embrión por completo y transformándose en el “corazón” del embrión; ya que el amnión pulsa, es tragado, ingresa en la madre, es reproducido otra vez, es un continuo ir y venir, y luego, al nacer, se detiene. Solo los animales tienen la agudeza de comer sus propias membranas, el hombre no lo hace, porque el se encamina desde aquí. Así sucede todo el tiempo. La estructuras son establecidas, reconstruidas y derribadas. Para citar uno de los ejemplos mejor conocidos, solo mire la manera en que se desarrolla el sistema circulatorio. Primero semeja una lira, tantos receptáculos a la derecha y tantos a la izquierda. Luego todo se funde sobre un solo lado. Solamente se desarrolla el otro lado, se torna asimétrico así continua, receptáculo va, receptáculo viene. Es un derroche terrible, atroz, un desperdicio de material constructivo y de ideas, pero sin esto nada resultaría de lo otro”.

UN ORADOR: “Ud. dijo, para empezar, que casi nada ha quedado de la idea de Haeckel sobre filogénesis en conjunto con la ontogénesis, particularmente con respecto al estadio embrional. Pero hemos visto que en el principio tiene lugar la división celular, que la mórula existe, y que ahora la fase entra se denomina blastogénesis, y luego dijo que los científicos hablas de  endodermo y ectodermo. Esto indicaría que se desarrollara una gástrula también”.

Dr. König: “Pero no lo hace. Es exactamente el por qué ya no se habla de filogenia. Pero todavía se habla de anatomía comparativa. Vera, esto es algo bastante diferente. Aquí y en los animales uno ve endodermo, ectodermo, etc, y se da cuenta de que son lo mismo. Pero no tiene una explicación filogenética, uno dice tan luego: es el mismo tipo de substancia, la misma forma y la misma estructura. No sabemos de donde viene. Esta es la diferencia”.

UN ORADOR: “Quisiera agregar algo sobre la fenomenología matemática del numero 17. Un rectángulo, un triangulo, un cuadrado y un hexágono puede ser construidos con regla y compás. Extrañamente, la siguiente forma que puede hacerse de este modo es el polígono de 17 esquinas. Unas pocas palabras más; es la serie 2(2n) + 1 .La construcción es solamente posible si este número es un numero primo, con lo que obtenemos la secuencia 3,5,17,257. Esto puede ser construido también. Con los otros no se sabe si el numero es primo o no”.

Dr. König: “Si, uno puede ver una cosa. Diecisiete es igual a tres mas dos veces siete, y diecisiete es igual a cinco más doce. Así que aquí se tiene el aspecto espacial y al hombre, y aquí un aspecto de tiempo. Aquí se empieza a manifestar algo”.

UN ORADOR: “Ahora tenemos substancias que pueden prevenir algo de lo que hablamos ayer, la maduración del ovum. En vista de lo que hemos discutido, uno debería considerar: que está sucediendo allí?.Una memoria que se extiende hacia el pasado es borrada. Y surge la pregunta: qué consecuencias tendrá para el cuerpo y para el hombre?”.

Dr. König: “Bueno, no creo que pueda decir mucho sobre esto en este momento. Pero si, pienso que la formulación usada por el Dr. Werner, que esas drogas anticonceptivas previenen la “recolección de Espíritu” nos da un punto de partida desde el cual podemos aproximarnos gradualmente a esta pregunta. Ya que es lo mismo para todos nosotros, al preguntarnos: que pasa allí, cuando la evolución del ovum que va desde el folículo primario hasta el folículo Graafiano se interrumpe. Y a la inversa, cuando el desarrollo es acelerado, algo que hoy también ocurre, y se producen quintillizos, septillizos en camadas, no nacidos. Estos son cuestionamientos que nos urgen y confrontan hoy en día”.

UN ORADOR: “Con respecto a la pregunta del Sr. Werner. Si la recolección es detenida en la esfera física, el objetivo de Ahriman es alcanzado, como describe el Dr. Steiner en sus IMAGINACIONES DE PASCUA* ya parece arrastra ciertamente al hombre a la Tierra. A través de esto el hombre queda desconectado. No solamente en su consciencia, sino también en el mundo terrestre”.

Dr. König: “Considero que es una contribución muy importante. Estas cosas interfieren mucho más profundamente de lo que anticipamos”.

*Traducido al ingles como Las cuatro estaciones y los Arcángeles, publicado por la Rudolf Steiner Press, Londres,1968.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s