El Apocalipsis

(Edouard Schuré – del libro “Tratado de Cosmogonía)

DECIMO OCTAVA LECCIÓN

Hemos repetido muchas veces, en el curso de estas conferencias, que el Cristianismo señala el punto capital y decisivo de la Evolución Humana. Todas las religiones tienen su razón de ser y han sido otras tantas manifestaciones parciales del Logos, pero ninguna logró cambiar la faz del mundo como el Cristianismo. Puede presentirse esta influencia en las palabras del Evangelio que dicen así: “Felices aquellos que no vieron y sin embargo creyeron”. Los que no han visto son aquellos que no han conocido los Misterios. Gracias al Cristianismo, una parte fundamental de los antiguos misterios, tales como los preceptos esenciales de la moral, de la inmortalidad del alma por la resurrección o segundo nacimiento, etc., se tornó una creencia popular.

Antes del Cristianismo se podía ver la verdad suprasensible en las revelaciones, los ritos, las representaciones dramáticas de los misterios. Después, fue necesario creer a través de la persona divina del Cristo. Pero siempre ha habido, en todas las épocas, una diferencia entre la verdad esotérica conocida de los iniciados, y su forma exotérica o externa, adaptada a las masas, que se expresaba mediante las distintas religiones. Y ocurre otro tanto con el Cristianismo. Lo que está escrito en los Evangelios es el mensaje, la buena nueva anunciada al Universo entero. Pero también existió una enseñanza más profunda, la cual está contenida en el Apocalipsis, bajo la forma de símbolos.

Hay una manera de leer el Apocalipsis que sólo puede hacerse conocer públicamente en nuestra época. Pero ya fue practicada en la Edad Media en las escuelas ocultas rosacruces. Se descuidaba el lado histórico del libro, es decir, la manera en que estaba escrito, su autor y todos los demás detalles que constituyen hoy l única preocupación de los teólogos que no tratan de encontrar en éste más que las circunstancias históricas externas. La teología crística de nuestros días sólo conoce la corteza de este libro e ignora completamente su verdadero núcleo. Los rosacruces sólo daban importancia a su lado profético, a su verdad eterna.

El ocultismo en general no se ocupa de la historia de un solo siglo o de un único período, sino de la historia interna de la evolución de la humanidad en conjunto. Si se sumerge en las primeras manifestaciones de nuestro sistema planetario, si se remonta hasta el aspecto vegetal o animal del hombre, su mirada abarca millones de años y alcanza hasta una humanidad futura divinizada. Ahora bien: la Tierra misma habrá cambiado de sustancia y de forma. ¿Es posible la profecía? ¿Cómo es posible adivinar el lejano porvenir? Es posible, porque todo cuanto debe suceder físicamente ya existe germinalmente, en el seno de los Arquetipos, cuyos pensamientos constituyen el plan de nuestra Evolución. Nada sucede en el Mundo Físico que no haya sido antes previsto y formado en sus líneas generales en el Mundo Devachánico.

Nada ocurre aquí abajo que no haya ocurrido arriba. El “como” de su realización es lo que depende de la libertad y de la iniciativa individual.

El Cristianismo Esotérico no reposa sobre un idealismo vago y sentimental, sino sobre un ideal preciso, proveniente del conocimiento de los mundos superiores. Este conocimiento era el que tenía el autor del Apocalipsis, el gran visionario de Patmos, que expuso el futuro de la humanidad según la perspectiva cristiana.

Trataremos ahora de entrever este futuro de acuerdo con los principios cosmogónicos que hemos mencionado precedentemente. Los rosacruces revelaban primeramente a sus discípulos algunas visiones del pasado y también del porvenir. Luego se lo remitía, para que interpretara esas visiones, al Apocalipsis. Hagamos otro tanto y consideremos cómo el hombre se ha ido convirtiendo poco a poco en lo que es y será en el futuro que se abre ante él.

Hemos hablado, por ejemplo, del Continente Atlántico y de los atlantes, cuyo cuerpo etérico estaba mucho más desarrollado que el cuerpo físico y que no lograron una primera conciencia del yo más que hacia el final de su civilización. Los períodos postatlánticos que siguieron fueron los siguientes:

1º La civilización Prevédica del Sur de Asia, de la India; este fue el principio de la civilización aria.

2º La época De Zoroastro, que comprende la civilización de la antigua Persia.

3º La civilización Egipcia, la época de Hermes, a la cual están unidas las culturas caldeas y semíticas. Las primeras simientes del cristianismo fueron depositadas en esta época en el seno del pueblo hebreo.

4º La civilización Greco-Latina que vio nacer el Cristianismo.

5º Una nueva época comenzó en el tiempo de las migraciones de los pueblos y de las invasiones. La herencia de la civilización Greco-Latina fue recogida por las razas del norte: los Celtas, los Germanos, los Eslavos. En esta época vivimos todavía. Es una transformación lenta del aporte Greco-Latino mediante el elemento vigoroso de los pueblos nuevos, bajo el poderoso impulso del Cristianismo, al cual se ha mezclado la levadura del Oriente, traída a Europa por los árabes. El objetivo esencial de esta época de civilización es la de adaptar completamente al hombre al mundo físico, desarrollando en él la razón, el sentido práctico, sumergiendo su inteligencia en la materia física para que pueda comprenderla y dominarla. Y en esta tarea penosa y dura, en esta conquista prodigiosa que ha llegado hoy en día a su término, el hombre ha olvidado momentáneamente los mundos superiores de donde venía.

Comparando nuestra intelectualidad con la de los Caldeos, por ejemplo, es bien fácil ver qué es lo que hemos adquirido y qué es lo que hemos perdido. Cuando un mago caldeo contemplaba el cielo, que para nosotros no representa más que un problema de mecánica celeste, aquél tenía un concepto muy distinto, un sentimiento diferente, hasta una sensación por completo distinta a la nuestra. En lo que el astrónomo moderno no ve más que una máquina sin alma, el mago sentía la profunda armonía del cielo como la de un Ser Divino y Viviente. Cuando contemplaba Mercurio, Venus, la Luna o el Sol, veía no solamente la luz física de estos cuerpos celestes, sino que también percibía sus almas como la de seres y sentía la suya propia en comunicación con esas grandes del firmamento. Veía sus influencias de atracción o repulsión, como un concierto maravilloso de voluntades, y la sinfonía del Macrocosmos se reproducía en él, en los ecos armoniosos del Microcosmos humano. Así, esa como la música de las esferas, era una realidad que unía el hombre al cielo. La superioridad el sabio moderno reside en su conocimiento del mundo físico, de la materia mineral. La ciencia espiritual ha descendido al mundo físico: éste es el que conocemos bien. Pero en adelante tendremos que recuperar el conocimiento del Mundo astral y del Espiritual por medio de la clarividencia.

Este descenso en la materialidad era necesario para que la quinta época pudiera cumplir con su misión. Era necesario que la clarividencia astral y espiritual quedaran veladas, para que el intelecto pudiera desenvolverse en el plano de la razón sensible, mediante la observación precisa, minuciosa, matemática, del Mundo Físico. Pero tenemos que completar la ciencia física con la ciencia espiritual. He aquí un ejemplo:

Generalmente se opone la teoría celeste de Ptolomeo a la de Copérnico, tachando a la primera de errónea. Esto es falso. Ambas son igualmente verdaderas. Sólo que la teoría de Ptolomeo se refiere al Plano Astral, en cuyo plano la Tierra se encuentra en el centro de los planetas, siendo el Sol mismo un planeta. La teoría de Copérnico se refiere al Plano Físico, en el que el Sol se encuentra en el Centro. Todas las verdades son relativas según el tiempo y lugar. En una época próxima el sistema de Ptolomeo será debidamente rehabilitado. Después de nuestra quinta época habrá otra, la sexta, que se relaciona con la nuestra como el alma espiritual con el alma racional. Esta época desenvolverá la genialidad, la clarividencia, el espíritu creador. ¿Cómo será el Cristianismo en esa sexta época? Para los antiguos sacerdotes, antes de Cristo, existía una armonía completa entre la ciencia y la fe. La Ciencia y la Religión no eran más que una sola y misma cosa. Al contemplar el firmamento, el sacerdote sabía y sentía que el alma era como una gota de agua caída del océano y llevada a la tierra por los inmensos ríos de vida que atraviesan el espacio. Ahora que la mirada ha descendido al plano físico, la fe tiene necesidad de un asilo, de una religión. De ahí viene la separación de la Ciencia y de la Fe. La devoción a la personalidad de Cristo, del hombre dios sobre la Tierra, ha reemplazado durante un tiempo a la Ciencia Oculta y los Misterios de la Antigüedad. Pero en la Sexta Época ambas corrientes se refundirán. La ciencia mecánica del mundo físico se remontará hacia el plano de la productividad espiritual.

Entonces, tendremos la Gnosis, o sea el conocimiento espiritual. Esta sexta época, radicalmente diferente de la nuestra, será precedida por grandes cataclismos. Porque esa época será tan espiritual como la nuestra ha sido material. Pero esta transformación no puede producirse más que por medio de grandes convulsiones físicas. Todo lo que se producirá en e1 curso de la Sexta Época aportará la posibilidad de una Séptima Época que será el término de las civilizaciones post-atlánticas y conocerá condiciones y estados de vida terrestres distintos de los que conocemos nosotros. Esta Séptima Época terminará con una revolución de los elementos análoga a la que puso fin al Continente Atlántico, y el estado que aparecerá en seguida será un estado en el que la espiritualidad habrá sido preparada por los dos últimos períodos post-atlánticos.

El conjunto de estas civilizaciones arias cuenta, pues, con siete grandes épocas. Y así vemos desprenderse lentamente las leyes de la evolución. El hombre tiene, siempre en él mismo, primero todo lo que luego verá en torno suyo. Todo lo que actualmente nos circunda ha salido de nosotros en una evolución precedente, cuando nuestro ser se encontraba todavía mezclado a la Tierra, la Luna y el Sol. Este Ser Cósmico, de donde han surgido a la vez el hombre actual y todos los reinos de la Naturaleza, se llama en la Cábala, Adam-Kadmon. En este hombre-tipo están contenidos todos los aspectos múltiples del hombre que representan los pueblos y las razas actuales.

Lo que el hombre posee hoy en el interior de su alma, sus pensamientos, sentimientos e impulsos, se exteriorizarán de la misma manera y a su tiempo constituirán su medio circundante. El porvenir reposa en el seno del hombre. A él le toca elegir: crear un porvenir de bien o de mal. Y de la misma manera en que el hombre dejó detrás de sí lo que hoy constituye el mundo animal, lo que hoy existe de malo en él formará una especie de humanidad degenerada. Actualmente podemos ocultar más o menos bien el bien o el mal que existen en nosotros, pero negará un día en que no podremos ocultarlo, un día en que el bien y el mal estarán escritos, en una forma indeleble, en nuestra propia frente, en todo nuestro cuerpo y hasta en la faz de la tierra misma Entonces la humanidad se dividirá en dos razas. Así como hoy encontramos rocas y animales, luego encontraremos seres de puro mal y de pura fealdad. En nuestros días sólo el clarividente es capaz de ver en los seres la belleza o la fealdad moral, pero cuando las facciones del hombre sean la expresión de su karma, los hombres se dividirán por sí mismos, según la corriente a la que pertenezcan, según la naturaleza inferior en ellos sea la que ha vencido o no al espíritu. Y esta distinción comienza ya a manifestarse.

Cuando uno trata realmente de comprender en el pasado el futuro y trata de trabajar para realizar el ideal de ese futuro, ve en seguida formarse las líneas del mismo. Una nueva raza se formará que constituirá el eslabón entre el hombre actual y los hombres espirituales del futuro. Es necesario distinguir entre la evolución de las razas y la de las almas. Cada alma está en libertad de desenvolverse hasta llegar a la forma exterior de una raza que recibirá su carácter del bien que ella encarne. Se pertenecerá a esa raza libremente y por el esfuerzo del alma individual en ese sentido. Esa raza no será compulsiva para cada alma, sino solamente el principio de su elevación.

El sentido de la doctrina maniquea es que las almas ya se están preparando desde ahora para transmutar en bien el mal que aparecerá en plena fuerza en la Sexta Epoca. Y en efecto, será necesario que las almas humanas sean lo bastante poderosas coma para hacer surgir el bien, mediante la alquimia espiritual, del Mal que entonces se manifestará.

Cuando la evolución del planeta terrestre repase, en sentido inverso, por las fases anteriores de su involución, se producirá primeramente una reunión de la Tierra con la Luna, y después de este globo mismo con el Sol. Ahora bien, la reunión con la Luna marcará el punto culminante del Mal sobre la Tierra, y la unión de este globo con el Sol señalará, por el contrario, el advenimiento de la felicidad, el reino de los elegidos.

El hombre llevará sobre sí el signo de las siete grandes fases terrestres. El libro de los siete sellos quedará entonces abierto, ese libro de que habla el Apocalipsis. La Mujer vestida de Sol, y que tiene la Luna a sus pies, se refiere al tiempo en que la Tierra se encontrará de nuevo unida a la Luna y al Sol.

Las trompetas del Juicio resonarán, porque la Tierra habrá pasado al estado devachánico donde reina, no ya la luz, sino el sonido. El fin de la existencia terrestre será marcado por el hecho de que el principio de Cristo penetrará entonces a toda la humanidad.

Convertidos en seres similares al Cristo, los hombres se reunirán en torno de El como las muchedumbres en torno del Cordero, y la cosecha total de esta evolución constituirá así la nueva Jerusalén, que es la coronación del mundo.

NOTAS

(1) La Fraternidad de los Maniqueos reside en Sudamérica, en la región conocida por la Puna de Atacama, en los límites de Chile, Bolivia y Perú. Está formada por 12 Maestros y su influencia se extiende por todos los países sudamericanos, en los cuales actúan algunos de sus principales discípulos.

(2) En alemán. arcángel se dice Erzengel, y Erz significa metal.

Anuncios

La evolución de los planetas y la tierra

(Edouard Schuré – del libro “Tratado de Cosmogonía)

DECIMO QUINTA LECCIÓN

Para poder dar una idea de esta evolución, nos es necesario recurrir, no a meras abstracciones sino a imágenes, porque la imagen tiene una virtud vivificante y creadora, de que carece la idea pura. Siendo simbólica en un mundo, corresponde a una realidad en un mundo superior.

Sabemos que nuestra tierra, antes de llegar al estado que se encuentra actualmente, atravesó por una fase denominada Período Lunar o Luna. Pero esta antigua Luna, que fue una etapa precedente de nuestra Tierra actual, se refiere a algo muy distinto de nuestro satélite contemporáneo y tampoco tiene nada que ver con cualquier otro planeta que la Astronomía pudiera descubrir. Los cuerpos celestes que el hombre puede ver actualmente son aquellos que se han mineralizado. Nuestros ojos no pueden ver más que los objetos que contienen minerales y que reflejan la luz, es decir, que posean cuerpo físico. Cuando el Ocultista habla del Reino Mineral, no se refiere a las piedras. sino al medio en el cual se desenvuelve la conciencia del hombre actual. Muchos sabios consideran el ser viviente como una simple máquina y rechazan toda idea de una fuerza vital. Esta actitud mental es debida a que nuestro organismo no puede contemplar la vida directamente. Por este motivo el Ocultista dice que el hombre vive en el Mundo Mineral.

Estudiemos el ojo. Es un aparato complicado, una especie de cámara oscura, cuya ventana es la pupila y cuyo lente es el cristalino. El cuerpo entero está así formado por una serie de aparatos físicos muy complicados y delicados. El oído es como un laúd, cuyas fibras ocupan el lugar de las cuerdas, y sucede otro tanto con cada órgano sensible.

La conciencia del hombre moderno no está despierta más que en relación con su cuerpo físico o mineral. Pero esto no significa que no deba irse despertando paulatinamente en relación con todos los demás principios constituyentes del ser humano, en el dominio constituido por las fuerzas vitales (naturaleza vegetal del hombre), y finalmente en la naturaleza humana propiamente dicha.

Actualmente el hombre no conoce más que lo que es mineral en el Universo. El instinto y la sensibilidad del animal, el crecimiento de las plantas, no lo conoce según sus leyes propias, sino solamente de acuerdo con su expresión física. Si nos imaginamos que una planta subsiste en un ser suprasensible, perdiendo toda sustancia mineral, tendremos que se nos vuelve invisible.

El hombre conoce por ahora solamente el mineral y lo tiene en su poder lo trabaja, modela, funde, combina. Esculpe de nuevo toda la superficie de la tierra. Todavía no es capaz de trabajar esta faz más que por medios puramente mecánicos. Si nos remontamos a los tiempos prehistóricos, en que ningún ser humano había aún tocado la Tierra, la encontramos tal como había salido de manos de los dioses. Pero después que el hombre tomó posesión del Reino Mineral, comenzó a cambiar y puede ya preverse un tiempo en que toda su faz habrá recibido la impresión de la mano del hombre, después de haber recibido la de los dioses.

En el principio los Dioses habían prescrito una forma determinada para cada cosa. Este poder de formar, paso de los dioses al hombre, en relación con el Reino Mineral. De acuerdo con las antiguas tradiciones vemos que este trabajo de metamorfosear la tierra lo debía ejecutar el hombre con el triple objetivo de realizar la Belleza, la Sabiduría y la Virtud.

Sobre este triple fundamento debe elevar el hombre sobre la tierra, su Templo. Entonces, otros seres que aparecerán en la Evolución más tarde que el hombre contemplarán esta obra humana como nosotros contemplamos el Mundo Mineral surgido de la mano de los Dioses. Las catedrales y las máquinas no habrán sido construidas en vano. El cristal que hoy extraemos de la tierra fue formado por los Dioses en la misma forma que nosotros construimos nuestros monumentos o fabricamos nuestras máquinas. Fue así como, en el pasado, de una masa caótica formaron el mundo mineral, de la misma manera que nuestras catedrales, nuestras invenciones todas, incluyendo hasta nuestras instituciones, son los gérmenes de los que surgirá el mundo del futuro.

Después de haber transformado el Mundo Mineral, el hombre aprenderá a transformar el de las plantas, el Reino Vegetal. Es un grado de poder superior. Así como el hombre hoy construye edificios, mañana podrá crear y modelar plantas obrando sobre la sustancia vegetal. Luego el hombre avanzará un paso más, y adquirirá el poder de formar seres vivientes, y más tarde aun seres conscientes y su poder se ejercerá sobre el Reino Animal. Cuando esté en condiciones de reproducirse por el sólo poder de su voluntad consciente, entonces alcanzará un estadio superior al que se encuentra ahora en el mundo Mineral y Sensible.

El germen de este poder de reproducirse a sí mismo, desprovisto de toda sensualidad, es el verbo, la palabra. La primera conciencia le llevó al hombre con el primer soplo que aspiró. La conciencia llegará a su perfección cuando sea capaz de infundir en su palabra el mismo poder creador de que hoy está dotado su pensamiento. Actualmente el hombre sólo confía al aire sus palabras, pero cuando se haya elevado a una conciencia creadora superior, entonces podrá transmitir al aire sus imágenes. La palabra será entonces una “imaginación” o “imagen” completamente viviente. Al dar cuerpo a estas imágenes, dará cuerpo a la palabra portadora de la imagen misma.

Cuando no encarnemos más simplemente nuestros pensamientos en los objetos, como en la fabricación de un reloj, por ejemplo, entonces daremos “cuerpo” a las imágenes y éstas se volverán vivientes. El reloj,  por ejemplo, viviría como una planta.

En cuanto el hombre sepa cómo conferir la vida a lo que constituye lo más elevado que hay en él. Estas imágenes gozarán de una existencia propia, real, comparable a la existencia animal. Entonces recién es cuando el hombre podrá reproducirse a sí mismo.

Al terminar la transformación terrestre, la atmósfera entera resonará con la fuerza del verbo. Es así como el hombre debe evolucionar hasta ser capaz de modelar su medioambiente a la imagen de su ser interior. El Iniciado no hace más que precederlo en esta vía. Es evidente que actualmente la piedra misma no puede todavía producir cuerpos humanos como los que habrá al final de la Evolución. En ese tiempo los cuerpos estarán en condiciones de servir de expresión a ese ser a quien llamamos el Logos. El único que ha manifestado en su cuerpo humano semejante al nuestro ese poder del Logos, el Logos mismo hecho carne, fue el Cristo. Y El intervino a mitad de nuestra Evolución para indicarnos la meta.

Nos preguntaremos ahora en qué forma vivía el espíritu humano antes de haber entrado en nosotros por medio de la respiración. La Tierra misma es la reencarnación de un planeta precedente que el Ocultismo llama la Luna. En esa Luna, el Mineral puro no existía todavía: estaba formada por una sustancia análoga a la madera, intermedia entre lo mineral y lo vegetal. Su superficie carecía de la dureza mineral y a lo sumo podríamos compararla a la turba. Sobre ella vivían unos seres mitad plantas y mitad moluscos y también un tercer reino intermediario entre el hombre y el animal actual.

Estos seres eran precisamente aquellos que estaban dotados de una conciencia de ensueño, imaginativa. Podemos representarnos la materia de que estaban compuestos comparándola con la masa que compone los ganglios nerviosos. Y en realidad la densificación de esta materia es la que ha darlo lugar a la sustancia cerebral actual. Pero si bien entonces podía vivir en la Luna en estado gelatinoso, en la Tierra ha sido necesario que se revistiera de una capa ósea protectora, tal como el cráneo o la caparazón de los crustáceos. Así es como todas las sustancias que nos constituyen han sido extraídas del macrocosmos y esta preparación universal fue necesaria para que el yo pudiera descender al hombre.

Ya hemos visto que el hombre no estuvo en estado de recibir el germen de su yo hasta que una vez en la Tierra, pudo respirar el aire ambiente. ¿Qué respiraba en la Luna?.

Cuando más nos remontamos retrospectivamente en la Evolución, tanto más se eleva la temperatura. En la Atlántida, todo estaba bañado por vapores calientes. El aire, en estados anteriores, era puramente calor, y antes aun, Fuego. Observando detenidamente estos estados precedentes, vemos que el Fuego ocupaba el lugar del aire. Los Lemures llegaron a respirar Fuego. Y es por este motivo que los escritos Ocultos hablan de que los primeros hombres habían sido instruidos por los espíritus del Fuego. Cuando el hombre físico hizo pie en la Tierra, el aire se convirtió en su elemento vital. Pero este aire es alterado y transformado por el hombre que lo convierte en ácido carbónico por el proceso respiratorio a fin de hacer descender un grado aún la materialización de nuestro globo. La acción de las plantas establece el equilibrio.

De todas maneras, es evidente que en razón de que el cuerpo tiene necesidad de asimilarse el oxígeno del aire, el ácido carbónico va aumentando en la superficie del globo, motivo por el cual el cuerpo humano se va anemiando. Un tiempo llegará en que el cuerpo físico habrá desaparecido y en que tanto el hombre como la tierra serán de naturaleza astral, porque la naturaleza física se destruye por sí misma. Pero antes de que se realice esta metamorfosis se interpondrá una Noche Cósmica, análoga a la que marcó el pasaje de la Antigua Luna a nuestra Tierra actual.

La atmósfera de la Luna contenía ázoe (nitrógeno), en la misma forma en que la atmósfera terrestre actual contiene oxígeno, y fue precisamente el predominio del ázoe lo que produjo el fin del período Lunar y el comienzo de la Noche Cósmica. Lo que en la Tierra recuerda las condiciones existentes en el período Lunar son precisamente las combinaciones azoadas, los cianuros. De ahí que su acción en la tierra sea destructiva, porque estos compuestos de ázoe no están en su lugar; son recuerdos deletéreos de las condiciones de vida que existían en otra edad. La combinación, en la Luna, del carbono con el ázoe  tenían poco más o menos el mismo efecto que sobre la Tierra las del carbono con el oxígeno.

El hombre animal que vivía en la Luna era, pues, el antecesor del hombre físico terrestre, así como los espíritus del fuego de esa época lunar, fueron los generadores del espíritu humano actual. Aquello que en la Luna estaba encarnado en el fuego, en la Tierra se encarna en el aire. Pero, ¿dónde podremos encontrar en el hombre actual algún recuerdo de la acción de esos espíritus del fuego? En la Luna los seres vivientes no tenían sangre caliente. ¿Qué es lo que ha causado el calor de la sangre y, por consiguiente, la vida de las pasiones?. Es el fuego que los seres respiraban en la Luna y que revivió luego en su sangre sobre la Tierra. Y el espíritu del aire rodea hoy de un ligero vestido sensible ese cuerpo que encierra la herencia de la fase lunar: el calor de la sangre, el cerebro, la médula espinal y los nervios. Estos ejemplos nos muestran que es necesario estudiar muy de cerca la transformación de las sustancias, para comprender una metamorfosis como la que se ha ido cumpliendo en el curso de las fases anteriores de la tierra. Si nos remontamos más allá, veríamos que nuestro planeta había tenido precedentemente un cuerpo puramente gaseoso, y más anteriormente aun, un cuerpo de sustancia sonora. En ese sonido que es el Verbo Universal, es donde tiene su punto departida el desenvolvimiento humano, siguiendo en seguida hacia la luz, el fuego y el aire. En este cuarto estado es donde el Espíritu Humano se torna consciente. A partir de este punto, la orientación que le había dado el Verbo surge de su interior y su concienciase convierte en su propio guía. Su ser primordial se realiza en el “yo”. La aparición consciente del “yo” es la realización en el hombre del principio de Cristo.

Si nos remontamos a la primera forma elemental, nos veríamos absorbidos por el “Verbo”, el sonido fluyente. Con la segunda forma elemental nos veríamos atravesados por la luz irradiante. La tercera forma elemental compenetraría de calor. En fin, con la cuarta forma elemental y la atmósfera terrestre veríamos aparecer la conciencia, que permite al hombre decir “yo”.

9ª Carta. La Naturaleza del Mundo Planetario – Saturno

Del libro Isis Sophia I, de Willi Sucher

 

Diciembre 1944

English version

En la 8ª Carta hemos desarrollado un método para poder comprender las actividades de los cuerpos celestes en nuestro sistema planetario, y mostramos cómo la imaginación del candelabro de siete brazos es una imagen de las influencias planetarias. En esta y en las siguientes Cartas nuestra tarea será entrar con más detalle en estas actividades.

Willi Sucher

Saturno

En la última Carta estudiamos la esencia del tiempo en el espacio, y llegamos a la conclusión de que Saturno está activo en todas partes; dondequiera que la mera existencia anímica se adentre en la existencia física. Con el fin de dar un paso más en nuestras investigaciones sobre la naturaleza de Saturno tendremos que considerar las indicaciones dadas por Rudolf Steiner en sus libros “la Ciencia Oculta, un esquema y  Teosofía”. Podemos utilizarlas, por así decirlo, como la llave que abre la puerta de entrada al reino del conocimiento.

En “La Ciencia Oculta, un Esquema”, especialmente en el capítulo IV, “La Evolución Humana y la Evolución Cósmica”, el Dr. Steiner nos da un resumen de las condiciones que precedieron a la creación del Universo en el que vivimos. Ahí, habla de las diversas etapas de la evolución pre-terrenal que se denominan, según la tradición oculta, Antiguo Saturno, Antiguo Sol y Antigua Luna. En las Cartas anteriores ya hemos mencionado la evolución del Antiguo Saturno, pero hasta ahora no hemos ido más lejos. Sin embargo ya tenemos una idea de cómo llegó a devenir nuestro universo a través de la poderosa obra de los Seres Espirituales que están activos detrás del velo de los eventos físicos.

Durante la evolución de Antiguo Saturno por primera vez en el curso de los acontecimientos, apareció la sustancia física, aunque no evolucionó más allá del estado de calidez o calor. Esto no fue provocado por una sola categoría o grupo de Seres espirituales, sino por la co-actividad de todos los seres del orden jerárquico.

Ahora vamos a recordar los nombres de los seres jerárquicos que se ocuparon de esta actividad con el fin de ayudar al lector a comprender esta y las siguientes Cartas. Los nombres difieren según las diferentes enseñanzas ocultas. Por  consiguiente daremos aquí los diferentes grupos mostrando su correspondencia. [En la siguiente tabla, la columna titulada Ciencia Oculta se refiere a los términos utilizados en Rudolf Steiner en el libro “La Ciencia Oculta, un esquema].

c8f2

Así el Antiguo Saturno no sólo es algo que ha sido, se puede encontrar en todas partes; por ejemplo, en la actividad del planeta Saturno y también en muchas otras conexiones, de algunas de las cuales hablaremos más tarde.Todas las jerarquías trabajaron juntas para llevar a cabo las etapas esenciales del Antiguo Saturno. Cada Jerarquía tenía, por así decirlo, una tarea determinada. Después de que una tarea fue cumplida, otra Jerarquía llevó la evolución hacia adelante, a otro nivel de perfección. Toda esta gran ronda de la evolución que llamamos Antiguo Saturno, junto con todo lo que fue creado en el mismo, se hereda en el cuerpo que observamos astronómicamente como el planeta Saturno de nuestro sistema solar. Nada se pierde en la evolución del mundo; nada que una vez ha devenido puede desaparecer. Todo sigue existiendo, a pesar de que pueda estar oculto tras la apariencia exterior del mundo de los sentidos.

El Saturno de nuestro sistema solar es el más exterior de los siete planetas, es decir, de aquellos planetas que el ser humano todavía puede percibir a simple vista. Por lo tanto su órbita es la más grande de los planetas “antiguos”, sabemos que Saturno necesita unos 30 años para completar su órbita. También sabemos que Saturno tiene una forma peculiar. Nosotros lo percibimos como un globo suspendido o descansando en un enorme círculo luminoso. Si miramos a través de un telescopio hacia Saturno, percibimos este círculo luminoso, y dentro, el mundo iluminado del planeta.

saturno

Realmente no se ha encontrado una explicación satisfactoria de este fenómeno, pero si nos fijamos en el Saturno actual como la “memoria” perceptible de Antiguo Saturno, podemos aceptar la siguiente sugerencia: en la descripción de la evolución de Antiguo Saturno en el libro “La Ciencia Oculta, un Esquema”, el Dr. Steiner menciona el hecho de que este “planeta” estaba rodeado de una “atmósfera” de carácter espiritual. A partir de esta atmósfera espiritual que le rodea, las Jerarquías vierten sus actividades en el cuerpo planetario. Este hecho es recordado en los anillos del Saturno actual.

Ahora, tenemos que tener en cuenta que el “cuerpo” real del Antiguo Saturno fue creado a partir de la sustancia de Voluntad sacrificada por los Espíritus de la Voluntad o Tronos. Por lo tanto podemos afirmar que los Tronos fueron los principales Espíritus del Antiguo Saturno, porque en el fondo, lo que en etapas posteriores se convirtió en calor, esa sustancia, estaba presente y fue heredada en todas las transformaciones posteriores que sufrió la sustancia original. Por lo tanto, también estará presente como patrimonio de su naturaleza esencial en la actividad del Saturno de nuestro sistema solar. O, en otras palabras, Saturno debe ser especialmente el reino donde los Espíritus de Voluntad han grabado su propia actividad como una especie de memoria cósmica, y de alguna manera esta actividad todavía debe emanar de ese planeta. Las indicaciones de Rudolf Steiner así lo confirman, él señaló que la esfera de Saturno tiene el tamaño que ocupaba el Antiguo Saturno. Si tomamos la gran órbita de Saturno como un gran círculo de forma esférica, entonces podemos llamar a esto la esfera de Saturno. Esta esfera actual, es tan grande como el Antiguo Saturno, y además, el Dr. Steiner nos indica que es el dominio de los Espíritus de Voluntad.

Ahora hemos llegado a dos términos de referencia con respecto a la actividad del actual Saturno: es el dominio de los Espíritus de Voluntad, y es un recuerdo del Antiguo Saturno. (Más adelante continuaremos con estas descripciones).

En las descripciones de “Teosofía”, Rudolf Steiner nos abre otro modo de enfoque. Allí describe la naturaleza del mundo del alma y el mundo del espíritu  y las experiencias del alma humana en estos reinos en la vida después de la muerte (capítulo III). Lo que más nos interesa en relación con nuestra tarea actual es la descripción de la tercera región del mundo del espíritu. Ahí el Dr. Steiner dice:

 “La tercera región del mundo espiritual es la de los arquetipos de todo lo anímico. Todo lo que vive en este mundo está presente como pensamiento vivo. Uno encuentra en ella los arquetipos de los deseos, sentimientos, etc.  Todo lo que una persona ha llevado a cabo en su vida en la Tierra como servicio a la comunidad, en la devoción desinteresada a sus semejantes, dará frutos aquí. Por medio de este servicio, a través de esta donación, que vive como un reflejo en la Tercera Región del mundo del espíritu. Los grandes benefactores de la raza humana, las naturalezas abnegadas, los que prestan grandes servicios a la comunidad, adquirieron su capacidad para hacerlo en esta Región, después de haber adquirido por sí mismos la preparación para tener una relación especial con él durante su anterior trabajo terrenal”.

Por lo tanto hemos llegado a otro aspecto de Saturno. Esta tercera región del Mundo del Espíritu es la esfera de Saturno, a través de la cual llega el alma humana en la vida después de la muerte. Esto se indica en el ciclo de conferencias de Rudolf Steiner “La vida entre la muerte y el nuevo nacimiento”, (Berlín, 1912-1913), donde habla de los aspectos cósmicos de lo que ha descrito en “Teosofía”.

Este tercer aspecto de Saturno se suma a los otros dos en la conexión con la Humanidad. Es la Voluntad que emanaba en el principio, de los Espíritus de la Voluntad y que vive como una fuente de servicio de “los grandes benefactores de la raza humana”. Ella trabaja a través de los miembros de la familia humana como el impulso de un nuevo comienzo, sirviendo a la “Voluntad de existencia y evolución”.

La cuestión es cómo este poder de la Voluntad, que es la esencia de la esfera de Saturno, fue capaz de crear la existencia física en el principio. En nuestra última Carta, donde elaboramos la secuencia séptuple de la actividad en el tiempo, hemos dicho que desde el reino de Saturno, poderosas Potencias emanaron lo que provocó la existencia física.

Imaginemos ahora a los Tronos sacrificando su Voluntad, que era entonces el principio más bajo del conjunto de su séptuple Ser. Dado que la separaron de su origen, ella se convirtió en un mundo por sí misma, a pesar de que aún estaba en un estado psíquico puro. Era “la formación del alma”, aunque llevaba la herencia de la Voluntad, en una forma caótica.

Esta Voluntad se esforzó hacia la evolución. La esencia de esta fuerza de voluntad evolutiva es el “yo”, porque mientras estuvo unida a los Tronos había alcanzado la cualidad del “Yo”. Podemos, por lo tanto, leer en “la Ciencia Oculta” que realmente salió de esta fuerza de voluntad, el fundamento del “yo” humano, el cuerpo, que fue creado con la ayuda de otros seres espirituales llamados los Espíritus de la Forma. Entonces, poco después, la sustancia de voluntad psíquica original, se transformó en calor. Así podemos entender una de las más grandes leyes de la evolución: por un lado, se dio un paso hacia la individualización; por otro lado, como consecuencia, la sustancia psíquica descendió al nivel de sustancia física.

Tal vez podamos explicar esto con un ejemplo. Imaginemos un ser humano espiritualmente activo, tal vez un artista, un poeta, un científico que vive en su mundo anímico lleno de impulsos creativos e imaginaciones morales. Ese mundo anímico pertenece a esa persona así como le pertenece el cuerpo, sin embargo, el impulso de su imaginación moral, el conocimiento, lo heredan los demás seres humanos para su beneficio y evolución interior. Lo que era el propio mundo del artista se separa, y en cierta manera,  avanza hacia la comunicación.

Mientras avanza hacia la comunicación, se encuentra con el círculo de lectores, el público, los admiradores del arte, etc., pero al mismo tiempo se convierte en la “obra” del autor, como la literatura o los productos de arte. Ahora tiene una apariencia exterior que ha abandonado su origen anímico y ha entrado en una “existencia física”.

Así, podemos percibir toda la creación primigenia y su posterior evolución, en la imagen del triángulo:

c8f1

Ahora podemos mirar a Saturno en esta forma: la enorme esfera de Saturno de nuestro sistema solar es el reino o región en la que habitan los Arquetipos de todas las formaciones del alma. Detrás de estos Arquetipos se oculta la Voluntad donada por los Espíritus de la Voluntad. También podemos llamar a esto la Voluntad del Padre. Esta Voluntad, es el núcleo espiritual de toda la vida del alma. Es la esencia de la vida del alma humana, cuando se esfuerza hacia la perfección. Esta sustancia volitiva fue separada de su origen, del Ser de los Tronos, e implantada en el individuo, que es el objeto de la gran ley cósmica, que se mencionó anteriormente. Luego, a medida que el individuo avanzaba a través de las diferentes etapas de su progreso, hacia la perfección, la sustancia de Voluntad psíquica original, cayó, o se despegó como una concha, convirtiéndose en sustancia física. Por lo tanto, si nos fijamos en esta Voluntad o actividad de Saturno, tenemos que distinguir entre su conexión con el mundo del alma, como el mundo del alma de la humanidad, y su influencia sobre la apariencia física.

Primero vamos a considerar cómo los arquetipos del alma del mundo, —o Saturno— trabajan como Voluntad en el mundo anímico de los seres humanos. Trabajan sobre todo en la esfera de la Voluntad humana, pero en ese ámbito todavía estamos profundamente dormidos. Estamos totalmente despiertos en nuestro pensamiento. En el sentimiento ya estamos más lejos de la luz brillante del nuestra conciencia de día, —ahí soñamos—. En cuanto a la Voluntad, no podemos captarla en absoluto con la conciencia del día, porque es un mar abisal de impulsos desconocidos, emociones, anhelos y deseos. Esta incapacidad de la mente humana para penetrar en estas profundidades de la vida anímica, ha llevado a muchos errores de juicio de la naturaleza del ser humano. Y si buscamos la contraparte cósmica del reino de la voluntad humana, llegaremos a Saturno.

La posición particular de Saturno, en el momento del descenso del alma humana a la vida terrenal, es siempre una imagen de esos reinos profundos de la Voluntad. Puede estar en la constelación de Leo o Piscis, puede estar en conjunción u oposición con otros planetas, pero donde quiera que esté, revela los secretos de la Voluntad de la persona a la que le concierne. Debemos ser capaces de leer el lenguaje de Saturno, ya que pasa a través de las doce constelaciones del Zodiaco, y estas Cartas se escriben con el fin de dar una comprensión de este lenguaje. Por ejemplo, si una persona ha descendido a la vida terrenal cuando Saturno estaba en Leo, podemos retomar lo que se ha dicho acerca de esta Constelación, y al mismo tiempo escuchar, por así decirlo, los profundos impulsos volitivos de la persona en cuestión.

Muchos destinos de la vida podrían corregirse si pudiéramos hacer esto sin egoísmo. Entonces podríamos percibir los más altos fines y el propósito espiritual individual de nuestra vida en la Tierra.

La más alta tarea y el impulso más profundo de la vida de esa persona puede ser experimentar y escuchar la armonía cósmica escondida en todos los seres que existen en el universo y llevar este “corazón-percepción” a un equilibrio con las fuerzas de la cabeza. Esto puede implicar una lucha gigantesca en la vida, pero seguramente será diferente en cada caso, de acuerdo con el lenguaje de los otros planetas. Un número de las posiciones de Saturno en diferentes constelaciones del Zodíaco se dan en la quinta y sexta Cartas.

Sin embargo Saturno en el nacimiento de un individuo puede revelar mucho más. Ya hemos mencionado que la más alta tarea del ser humano en la vida, aparece en la imagen de Saturno, aunque el cumplimiento de esta tarea casi nunca se lleva a cabo en un tiempo de vida corto. Van a ser necesarias muchas vidas terrenales o encarnaciones para que el “yo” humano pueda alcanzar lo que se le pide, y es Saturno el que hace girar la rueda de una encarnación a otra. Así, en la imagen de Saturno, en el momento del descenso de un alma a la encarnación, aparece no sólo la tarea o la llamada interior del alma, sino también el telón de las encarnaciones pasadas.

Saturno no sólo es, por así decirlo, la “estrella” que lleva al alma a la puerta de entrada al nacimiento, pues vuelve a estar presente en el momento de la muerte recogiendo los frutos de nuestras vidas terrenales individuales. En las puertas de nacimiento, distribuye las tareas más altas de la vida que está por venir; en el umbral de la muerte reúne o cosecha los frutos de la vida que ha pasado, ya sean buenas o malas, si se ha cumplido la tarea de la vida, o se ha fracasado.

Ahora, cuando el alma humana entra en el mundo espiritual, Saturno porta la imagen, el arquetipo del alma, como un continuo juicio de la caricatura que, más o menos, ha hecho de sí misma durante la vida pasada en la Tierra. Entonces, después de algún tiempo, el alma decide descender a una nueva vida en la Tierra, y ahora, al pasar por la puerta de entrada de nacimiento, Saturno está de nuevo allí soportando el arquetipo del alma con los nuevos aspectos y resoluciones que se le han agregado durante la vida entre la última muerte y este nuevo nacimiento. Seguramente mayoría de la gente, mientras vive en la Tierra no tiene conciencia de esta presencia de Saturno antes del momento del nacimiento, pero esta activo en la organización humana como las desconocidas fuerzas de la Voluntad, en la profundidad del alma.

Un ejemplo nos aclarara este aspecto de Saturno. Francis Bacon de Verulam nació el 22 de enero de 1561. Saturno estaba en la constelación de Tauro. Esta posición revela el contexto de su anterior encarnación. Recordemos lo que dijimos sobre Tauro en anteriores Cartas. Está conectado con la poderosa Palabra Creadora, el Verbo cósmico. Podemos ver en ello, el reino de los Espíritus de Movimiento cuya tarea era crear fuera, el movimiento interior del alma, un movimiento externo —multiplicidad de transformaciones en el mundo físico. Por lo tanto, Tauro es el ámbito del universo del que emanan intensas fuerzas de movimiento y de poder.

Esto se concentra en Saturno. Indicando que Francis Bacon, en su vida anterior, fue una personalidad poderosa que tenía el poder de penetrar en el mundo que le rodeaba con un movimiento interno, una personalidad que estaba especialmente preocupada con la palabra, es decir, la literatura, la ciencia, etc. Saturno esta en oposición a Marte, que esta situado en la constelación de Escorpio. Esto le da a Saturno otra cara. Ya hemos mencionado en anteriores Cartas que Escorpio, que una vez fue el Águila, está conectado con el declive de la evolución del planeta Marte en el universo. Por lo tanto, esta oposición de Saturno y Marte indican a un poderoso, incluso brillante líder de alguna nación, pero con una cierta oscuridad en este esplendor, ya que está conectado con las fuerzas decadentes de Marte.

Saturno puede incluso convertirse en una guía para encontrar el intervalo de tiempo durante el cual este alma estuvo en el mundo espiritual. En el caso de Francis Bacon nos puede llevar al siglo IX dC como el momento de su última vida en la Tierra. Esto está confirmado por las indicaciones de Rudolf Steiner que, según su conocimiento espiritual, reveló que esta alma se había encarnado a comienzos del siglo IX DC como un poderoso príncipe conectado con la culminación de la cultura árabe.

En estas Cartas aún no hemos llegado al punto en que podamos elaborar plenamente este aspecto de Saturno, que nos conduciría a vidas anteriores en la Tierra, desde el punto de vista cualitativo, así como en relación con el tiempo, pero como queremos hablar de la naturaleza de Saturno tenemos que mencionarlo.

Saturno es el gran historiador del universo, como lo llama el Dr. Steiner. Es la gran memoria del universo; por lo tanto, todo lo que pertenece a la esfera de la Historia es penetrado por la actividad de Saturno: la biografía espiritual del ser humano, la conexión entre las generaciones, la historia de las naciones, e incluso la historia del universo está viva en la memoria de Saturno. Realmente es la Voluntad de Dios lo que emana de este planeta.

Al recordar las etapas pasadas de la evolución en el Universo y en la Humanidad, nos trae de vuelta de lo descarriado al camino planeado por Dios sobre el gran plan de la evolución, a pesar de que nos puede conducir a través de tragedias y catástrofes.

Así, la actividad de Saturno, o la esfera de los arquetipos del mundo anímico, se manifiesta en la disposición del alma humana. Esta actividad también se puede encontrar en el mundo físico que nació como voluntad alejada de su origen: —los Espíritus de la Voluntad — y que se convirtió en la región de los arquetipos de toda formación anímica. Hemos tratado de explicar este desarrollo anteriormente, donde encontramos que la creación del individuo requiere la puesta en marcha de  las “obras”.

Ahora podemos encontrar la presencia de Saturno por doquier en el mundo físico. Saturno en su esencia más profunda, porque encontramos que la Voluntad original de los Tronos se condensó en calor físico que más tarde se convirtió en el fundamento de toda sustancia física.

Pero la Voluntad se oculta de alguna manera en la sustancia física; aunque no podamos percibirla con nuestros sentidos. Ahora, muchos de nuestros lectores pueden haber tenido la experiencia de rocas absolutamente estériles; por ejemplo, en las altas montañas o en la orilla del mar, donde no es capaz de vivir ninguna planta. Si escuchamos con atención el lenguaje de tal existencia, tenemos la experiencia de una Voluntad severa absolutamente inamovible de que es mucho más fuerte que cualquier cosa que aparece como fuerza de voluntad en los seres vivos. No podemos experimentar esta inflexible voluntad rígida mientras nos encontramos en medio de un paisaje, pero si recordamos esa experiencia en nuestra memoria, se revela especialmente su poderío y superioridad. Esto no es sólo un reflejo subjetivo del alma y, por lo tanto, sin ningún significado o realidad. Se trata de una “realidad anímica” que revela el origen de la existencia física de la Voluntad derivada de los Tronos. Esto se manifiesta especialmente en el mundo mineral, en los paisajes rocosos y estériles, de hecho está presente en todo lo que tiene una existencia física, corporal. En este fenómeno anímico, está el reino de la actividad de Saturno a la que nos enfrentamos.

Podemos percibir esta fuerza de voluntad heredada en la sustancia física con nuestras capacidades anímicas porque nos relacionamos con ella en nuestro cuerpo físico. La percibimos en la naturaleza sobre todo en el reino mineral, que es como el duro esqueleto de todo el organismo de la Tierra. A medida que las fuerzas de Saturno tienen su manifestación más pura en este reino ya que están activas en la fundación dinámica del esqueleto humano y el del animal.

El esqueleto describe fundamentalmente el cuerpo físico. No podemos imaginar cómo sería el cuerpo humano sin el esqueleto. Los principales contornos del cuerpo, —la cabeza, el tronco y las extremidades—  se indican en el esqueleto, siendo completadas con la materia blanda. Este poder de esbozar, que lleva en sí la idea arquetípica de la existencia humana en la Tierra, viene del planeta y de la esfera de Saturno. El forma de la cabeza, especialmente el cráneo, de modo que parece ser una imagen de la bóveda del universo por encima de nosotros. Es como una semilla que ha caída del universo y que todavía se asemeja a su origen. De esta cabeza, el organismo crece hacia abajo, hacia la Tierra. En la cabeza la materia blanda está encerrada en el cráneo, pero a medida que avanzamos hacia abajo nos encontramos con que los huesos inferiores están rodeados de materia blanda. La tendencia esférica del cráneo se transmuta en una tendencia radiante que apunta hacia el centro de la Tierra. En el animal la dirección del esqueleto es más o menos horizontal a la superficie de la Tierra. En el ser humano esta línea es vertical, en posición erguida.

En esta tendencia fisiológica que dirige a la existencia lo que parece ser una imagen del universo entero y de darle una posición erguida en los seres humanos, se halla escondida una enorme fuerza de voluntad. La existencia humana se une al universo espiritual. Es la expresión fisiológica de la Voluntad del Padre, que libera al ser humano como una semilla del cosmos para que pueda crecer en la existencia de la Tierra, por así decirlo,  a modo de planta invertida, en pos de cumplimentar una tarea de la Voluntad Divina. De este modo, nos encontramos con la actividad de Saturno en la naturaleza tal como la hemos conocido en nuestra vida anímica. Es el guardián del umbral, que conduce nuestro ser anímico a la existencia física. Protege el hilo que nos conecta con nuestro origen espiritual, con nuestro arquetipo, y también nos lleva desde el reino terrenal al mundo espiritual en el momento de la muerte.

(Traducido al español por Gracia Muñoz y Diego Milillo)

©Astrosophy Research Center 2012 – ISBN 1-888686-12-X

All rights reserved. These letters are for private use, study, and research only and are not to be reprinted for any other purpose without the written permission of the Astrosophy Research Center.

 

 

 

8ª Carta. La naturaleza del mundo Planetario

Del libro Isis Sophia I de Willi Sucher.

 

noviembre 1944

English version

Hasta ahora hemos tratado de crear el conocimiento del Zodiaco. En este y en los siguientes temas  nuestra tarea será sentar las bases para la comprensión del mundo planetario.

El mundo de las estrellas fijas, que rodea nuestro sistema solar, se concentra en el círculo zodiacal. Hay muchas constelaciones aparte de las estrellas fijas del zodiaco, pero todos estos grupos de estrellas de alguna manera están profundamente relacionados con las doce constelaciones que nos rodean. Encontramos, por ejemplo, por encima de las constelaciones de Aries y Piscis, las de Perseo, Andrómeda, Cefeo, Casiopea, y muchas otras. Si penetramos más profundamente en el fondo espiritual de los mitos relacionados con estas constelaciones, nos encontramos con que son una expresión de los mismos hechos que aparecen en las constelaciones de Aries, Piscis, etc. Si atravesamos el Zodiaco y miramos las constelaciones por encima y por debajo de las imágenes familiares de Tauro, Géminis y Cáncer, encontramos en ellas una especie de “comentario” cósmico de las doce envolturas Zodiacales.

Así, el mundo de las estrellas fijas está representado por las doce constelaciones del zodiaco. Estas doce envolturas son la manifestación del espacio. Allí nos encontramos con los hechos que llevaron a la creación de nuestro universo, así como a la imagen arquetípica de la forma humana, que en la Tierra, se manifiesta en el espacio. En las Cartas anteriores describimos la creación de este universo espacial, como la evolución del Antiguo Saturno.

Todavía no hemos descrito aquellas etapas de la evolución en las que este universo, que se extiende en el espacio, fue penetrado por las fuerzas de la vida y las fuerzas de la conciencia. Esto queda por hacer en los próximos números. Hemos establecido una perspectiva de la creación de nuestro universo desde el punto de vista del espacio, y esto nos conecta con las doce envolturas del Zodiaco.

Si ahora nos fijamos en el universo planetario entraremos en un mundo muy diferente. Nos enfrentamos a una relación de siete. En la antigüedad los seres humanos contaban con los cinco planetas además del Sol y la Luna. Este es el mundo planetario que puede ser percibido a simple vista. Hoy en día ya no parecen ser siete, porque con la ayuda del telescopio moderno hemos detectado más planetas, Urano, Neptuno y Plutón. Puede suceder que en el futuro, con unos telescopios aún más potentes y fuertes, serán detectados muchos más planetas que pertenecen a nuestro universo. Aún así, hay que tener en cuenta que todos estos planetas, que encontramos con la ayuda del telescopio, están más allá del reino del universo humano, ya que no pueden ser vistos por el organismo humano sin ayuda.

Ellos sólo pueden ser vistos a través de instrumentos, a través de un mecanismo —el telescopio— que como máquina esta “más allá” de la naturaleza humana y pertenece a un mundo diferente. Como aquí estamos hablando acerca de la relación entre el ser humano y las estrellas, vamos a limitar nuestra perspectiva estrictamente a las limitaciones de la organización humana, sin ayuda. Esto no nos impide aprender de la naturaleza de los planetas recién descubiertos, pero para obtener tal conocimiento tendríamos que entrar en el mundo de lo sobrehumano. En ediciones posteriores podremos tener la oportunidad de hacerlo, pero ahora vamos a mantenernos dentro de los límites del reino humano.

Nos encontramos con un mundo planetario  en conexión con el ser humano. Para los sentidos humanos normalmente desarrollados, sin medios artificiales, son accesibles estos siete cuerpos celestes de nuestro universo solar, los planetas: Saturno, Júpiter, Marte, Venus, Mercurio,  además de los cuerpos del Sol y la Luna. Todo lo que aparece en el universo en relación con el número siete, es una imagen del tiempo.

El movimiento en el tiempo es la evolución, es decir, la creación por etapas o intervalos. Cuando tuvimos que describir la evolución del Antiguo Saturno, nos vimos obligados a presentarla en un aspecto de siete (los siete ciclos del Antiguo Saturno), porque lo que se crea sólo se puede hacer “en el tiempo”. Sin embargo, la esencia de esta evolución, la imagen arquetípica de la forma humana, aparece en el “espacio”, en las doce envolturas del Zodiaco.

El siete, como una imagen del tiempo, también se manifiesta en los siete días de la semana. Es una imaginación de toda nuestra evolución mundial, no sólo del Antiguo Saturno, sino también del pasado y de las etapas futuras.

¿Por qué es el siete la imagen del tiempo?. El hecho de que el doce, representado por el zodiaco, esté conectado con el espacio puede ser comprendido desde un punto de vista geométrico, porque el círculo es la forma que ha llegado a un reposo y contiene potencialmente las otras formas geométricas de espacio bidimensional dentro de él.

Debemos encontrar la ley fundamental del siete. Una vez que la hayamos encontrado, tendremos una base para la comprensión de la secuencia interna de los siete pasos. Si, por ejemplo, nos fijamos en todo lo que existe en nuestro entorno, nos encontramos con que todo tiene un pasado y un futuro. Entre el pasado y el futuro, existe el momento presente. Si nos fijamos en las flores de nuestra mesa, sabemos que en el pasado estaban creciendo y que decaerán o se marchitaran en el futuro, pero entre estas dos etapas estamos aquí, en el momento actual. Así que no sólo existen en el espacio sino también en el tiempo.

En cuanto a los objetos de la naturaleza que existen en el tiempo, podemos observar tres pasos: pasado, presente y futuro.

Estos tres pasos son algo más que un siete simplificado. Encontramos que los tres primeros pasos siempre se dibujan juntos en lo que llamamos “el pasado”. En realidad, todo lo que pertenece al pasado, lleva siempre la marca de tres etapas de desarrollo. Si observamos en profundidad, nos encontramos con esto en todas partes como una ley fundamental. Y también, lo que llamamos “el futuro” se revela como una triplicidad.

En medio de estos dos, pasado y futuro, se encuentra el presente como un momento único en el tiempo. Así pues, la evolución o el desarrollo en el tiempo se revela como el siete.

Por otra parte, si nuestras observaciones se hacen más exactamente y con cuidado, nos encontramos con que los tres pasos a cada lado de la balanza del pasado y del futuro tienen una relación interna entre sí. Así, la primera etapa del pasado parece estar conectada con la última de los tres pasos en el lado del futuro. La primera etapa de la secuencia de siete veces de cualquier evolución está relacionada con la séptima etapa, la segunda con la sexta, la tercera con la quinta, y en el medio se encuentra la cuarta, que como presente enlaza el pasado con el futuro.

candelabro

Si tratamos de entender esto como una imaginación, empezamos a formar una imagen similar al “candelabro séptuple” del Antiguo Testamento, y nos damos cuenta de que el candelabro, que se situó en el altar del Tabernáculo, era una imagen de lo que el pueblo hebreo tuvo que desarrollar en el tiempo. Moisés, el fundador de la nación hebrea, conocía esta tarea. Los hebreos tuvieron que crear un organismo capaz de servir como un verdadero cáliz para la descendencia del Ser de Cristo. Esto sólo podía llevarse a cabo en el transcurso del tiempo. Por lo tanto, Moisés creó la imagen del tiempo en el candelabro séptuple como una luz reconfortante en el largo y cansado camino de su pueblo.

Si pudiéramos actualizar hoy en día, esta ley fundamental del tiempo, quizás nuestra vida cultural y personal estaría menos caótica y perturbada. En muchas circunstancias nos escapamos de la búsqueda espiritual con la excusa de que “no tenemos tiempo”, o si tenemos un impulso, muy a menudo nos volvemos impacientes y queremos realizarlo de una vez. No solemos reconocer que desde el momento de su concepción, hasta su realización, todo tiene que desarrollarse paso a paso hasta que ya está listo para su cumplimiento; de lo contrario, esta semilla puede estropearse por un nacimiento prematuro. A veces nos olvidamos de que es posible que tengamos que esperar siete años, o tres veces siete años, o incluso un intervalo más largo hasta que nuestros impulsos e ideas puedan realizarse.

Deberíamos aprender nuevamente las leyes secretas del tiempo con el fin de tener una vida anímica más saludable, incluso en nuestro cuerpo. El siete es la ley fundamental del tiempo, pero hay ciertos misterios del tiempo de los que, por ahora, no podemos hablar.

Esta ley se puede encontrar en todos los lugares de nuestro universo, pues revela la esencia del ritmo dinámico interno en la vida del ser humano. Si nos fijamos en la vida de un ser humano adulto, también podemos distinguir entre su pasado, presente y futuro.

El pasado de cada uno de nosotros es nuestra juventud, que incluye la infancia, y hasta la vida embrionaria prenatal. Cuanto más nos remontamos al pasado más encontramos una dependencia de las potencias protectoras que nos rodean. Todavía no somos nuestro propio maestro; otros seres tienen que cuidar de nosotros. Sin embargo, a medida que recorremos la vida, nos vamos haciendo gradualmente independientes. Independientemente de la edad que hayamos alcanzado en la actualidad, nos encontramos con que hasta cierto punto nos hemos liberado de algún poder protector. El bebé recién nacido acaba de ser separado del cuerpo de su madre. Más tarde como personas, ya completamente crecidas, nos vamos separando de muchas otras conexiones.

 Cualquiera que sea el “presente” de una vida humana, siempre es la manifestación de un ser que se ha liberado de una condición precedente de existencia. Este ser, habiéndose convertido en independiente de las condiciones anteriores, es el poder determinante de su propio tercer paso de la evolución, el futuro. En tanto que como ser único se ha convertido en independiente en su “presente”, será capaz de manifestarse en el futuro como una individualidad, en el contexto de las condiciones de las que se ha emancipado. Por lo tanto, la vida humana revela tres pasos de la evolución en el tiempo:

Pasado: La dependencia de muchas otras condiciones y seres.

Presente: Emancipación e independencia.

Futuro: Manifestación y  actividad como ser individual.

De esta manera, hemos encontrado el carácter fundamental de los tres pasos del pasado, el presente y el futuro a medida que se van revelando a través de nuestra vida. Como es siete veces el tiempo, ahora debemos encontrar el carácter fundamental de los tres pasos del pasado y los del futuro, y entre ellos, la etapa del presente. Si tenemos éxito en encontrar el carácter de este siete, no sólo vamos a resolver el enigma de una de las leyes del tiempo, sino que también seremos capaces de leer el carácter y la capacidad de los cinco planetas, mas el Sol y la Luna. Finalmente llegamos a la razón por la que hemos emprendido esta tarea aparentemente seca y árida de descubrir la ley del siete del tiempo.

La esencia de la evolución es la emancipación. Algunos seres que hasta ahora estaban sumergidos en el océano de la existencia general, se mueven hacia la existencia individual. Con el fin de iniciar nuestras observaciones, tomemos al bebé recién nacido en su fase actual y luego miremos hacia atrás, a su pasado. Encontramos en primer lugar, el momento de la concepción en la que entró en la existencia a través de sus padres. Las Poderosas Potencias, que llamamos destino, entraron en la vida de los padres. A través de estos poderes se abrió la puerta de entrada a la existencia física del alma del bebé. Este fue el primer paso, pero esto no habría sido suficiente. Las fuerzas de la vida, penetraron en ese germen del cuerpo físico y lo llevaron progresivamente a la forma humana hasta el nacimiento. Incluso fue necesario un tercer paso para que el organismo, a partir de un determinado momento en adelante, pudiera tener sensaciones y sentir el dolor o la satisfacción a través de sus propias necesidades corporales.

Acabamos de describir las tres etapas de la creación durante las cuales los Poderes del Universo, más allá del control del ser humano, ayudan a traer un ser a la existencia:

  • Primero: poderosas potencias provocan la existencia física. Se crea el germen del cuerpo individual.
  • Segundo: este germen individual se impregna de fuerzas vitales, que moldean el germen a la imagen de sus padres.
  • Tercero: el germen que se va moldeando a la imagen de los padres, se impregna también de las fuerzas anímicas y las fuerzas de la conciencia.

Con la descripción de estas tres etapas, hemos descrito también las características y las capacidades de los tres planetas superiores Saturno, Júpiter y Marte.

Saturno aparece siempre como la manifestación de esas fuerzas del universo que crean el germen de la existencia individual a todo tipo de seres que requieren un cuerpo físico; piedras, plantas, animales o seres humanos para su presencia terrenal. Poderosas fuerzas emanan de esos Seres de Saturno.

Desde Júpiter, el flujo del poder de la vida dotan a los gérmenes de la existencia física individual con la fuerzas de la vitalidad. Aquí, sin embargo, nos encontramos con una dificultad. Podemos percibir que la planta está siendo penetrada por las fuerzas de la vida, pero no podemos ver esto en el mineral. Tenemos que reconocer que los minerales no pueden ser vivificados por las fuerzas de Júpiter, aunque reflejen estas fuerzas. La segunda etapa de la evolución del siete trabaja de una manera diferente dentro del reino mineral. Las formas cristalinas de los minerales surgieron de la reflexión de las fuerzas de Júpiter en ciclos anteriores de la evolución, y revelan la magnífica sabiduría del cosmos. Más adelante veremos también cómo estas fuerzas de sabiduría cósmica están conectadas con Júpiter.

Marte es el dador de las fuerzas del alma. Por las fuerzas del alma nos referimos a los poderes que permiten a las criaturas tener sensaciones y emociones que se despiertan ya sea por los acontecimientos del mundo exterior o por la actividad desde el interior. Estas percepciones pueden despertar ya sea simpatía o antipatía. Así, por ejemplo, el bebé recién nacido es capaz de experimentar cualquier impresión del mundo que le rodea, ya sea como dolorosa o confortable.

Una aguja que te perfora la piel puede explicarse simplemente como un hecho mecánico, pero esto no explica el hecho de que el bebé comience a llorar. El daño causado se experimenta cualitativamente en una esfera diferente de la del mero acontecimiento fisiológico.

La capacidad para la experiencia anímica ya está ahí en el recién nacido, pero ¿qué pasa con las sustancias inertes y las plantas?. No podemos decir que las capacidades del alma sean innatas en estos objetos, son las fuerzas de Marte las que trabajan sobre todo lo que viene a la existencia. Las sustancias inertes, como los minerales y los seres vivos más simples, como las plantas, tienen sólo una “reflexión” de ellos. Las fuerzas del alma se reflejan en las propiedades químicas de estos objetos. Si miro la pluma en mi mano, yo desde luego no puedo decir que tenga algo como sensaciones, pero cuando todavía estaba en ciernes, antes de que llegara a mis manos, la semilla de la desintegración ya estaba implantada en ella. Este destino, que trae la desintegración inevitable, parece en un primer momento como una negación de la vida, sin embargo, tenemos que lidiar con eso. Aquí la naturaleza agresiva de Marte parece que en última instancia, destruye lo que se ha creado. También encontramos que Marte crea capacidades del alma que siembra la semilla de la desintegración, así, debido a que las fuerzas del alma y las emociones de placer y dolor, finalmente destruyen el cuerpo de un ser humano. Estas fuerzas fluyen hacia todos los seres creados antes de entrar en la fase de su existencia actual.

Las fuerzas del Sol crean o causan el estado presente del ser en todos los objetos de la creación. En la época actual también causan la emancipación y la lucha hacia la independencia. Volvamos al bebé recién nacido. Acaba de nacer, eso significa que se ha separado del cuerpo de su madre, de la que ha sido fisiológicamente parte antes de nacer. Ahora está físicamente separado, y a medida que va creciendo se esfuerza hacia la independencia. Esto también se demuestra por el hecho de que uno de los primeros actos que se hace con el niño es dotarle de un nombre propio. Se le reconoce como un ser individual. Con nuestros sentidos podemos observar que tiene su propio cuerpo, y tenemos la esperanza de que este cuerpo crecerá más y más independiente de las necesidades de la vida en la que está involucrado durante su primera infancia y la niñez.

No podemos hablar de un impulso de individualización dentro de los reinos inferiores de la naturaleza de la misma manera como lo hacemos con la humanidad, aunque el impulso solar también está trabajando allí. La luz del sol trae los objetos existentes en la naturaleza a la esfera de nuestra experiencia sensible. La luz del sol los hace visibles a nuestros ojos; percibimos sus contornos y sus colores. Pensemos en la construcción de la primera máquina de vapor.

En primer lugar, la idea surgió del inventor; esta sería la etapa de Saturno. Después el inventor tuvo que reflexionar sobre su idea y considerarla en relación con las leyes mecánicas y físicas, con los logros técnicos de su época. Tuvo que entrar en el mundo de la sabiduría universal, en lo que le fue revelado a la humanidad; este es el escenario de Júpiter en la fabricación de la máquina de vapor. Entonces, el inventor va más lejos en la realización de su plan, tiene que utilizar las sustancias terrenales, como el hierro y el acero, en el que ya se implantaron las reacciones químicas que determinan la estabilidad del metal, considerar las reacciones del vapor, etc. Estos hechos más adelante pueden ser causa del fracaso o la impopularidad de su máquina; este sería el período de Marte de la máquina de vapor. Hasta que un día el motor se ha completado. Podrá ser visto como una entidad y todo el mundo percibirá cómo se mueve y trabaja. Ahora, es una máquina que ha entrado en la fase de su “estado actual de ser”. También ha entrado en el reino de la percepción empírica; este es el trabajo de las fuerzas de sol. Ellas crean el reino del “empirismo”, que brilla como la luz del sol sobre el objeto individualizado.

Hemos descrito el trabajo de las fuerzas de Saturno, Júpiter y Marte como procesos en el tiempo. Estas fuerzas, a través de las cuales todos los seres que entran en la existencia deben pasar, están conectadas con la “fabricación” de los objetos en el universo. Representan el pasado. Las tres etapas del pasado pueden, sin embargo, diferir en gran medida en el tiempo de acuerdo a la naturaleza del objeto. Pueden tener una duración de tiempo “astronómica”, o también pueden reducirse a un par de segundos, pero siempre lo podemos encontrar.

Ahora pensemos en las tres últimas etapas del ciclo séptuple de la evolución. El cuarto paso es la emancipación de la criatura de su origen. En las siguientes etapas el ser individualizado se esfuerza en función de sus capacidades, en manifestarse como un ser libre, y en la manifestación de sí mismo, que sólo es posible si en el camino hacia el futuro, se puede revelar y liberar de todo lo que nació durante las primeras etapas del pasado. Por ejemplo, cuando el bebé crece se vuelve más y más activo en la vida. Sin embargo, a medida que el ser humano se convierte en activo, aparecen en el fondo de su actividad todas las fuerzas anímicas que ya fueron implantadas en él antes de nacer: sus gustos y disgustos; su capacidad innata para las reacciones dolorosas o alegres, bien fomentando u obstaculizando sus acciones; y como la vida sigue, su actividad se convierte en una especie de maestro y redentor de esas cualidades innatas del alma. Muy a menudo, este profesor en el ámbito de nuestra actividad es más sabio que nosotros mismos, y se convierte en nuestro guía espiritual, dotado con la autoridad del destino.

Estas fuerzas vienen del planeta que en la astronomía se llama Mercurio. Así Mercurio es el redentor de las fuerzas de Marte que describimos anteriormente. Los caminos del destino, a lo largo del cual el espíritu de Mercurio conduce al ser humano hacia su redención, son a menudo extraños e incomprensibles. Sólo si nos esforzamos en la comprensión espiritual de nuestro propio destino podremos encontrar una conexión consciente con el espíritu de Mercurio que representa la quinta etapa en la ley séptuple del tiempo.

El planeta llamado Venus en la astronomía representa el sexto paso. El sexto paso está relacionado con el segundo, con Júpiter. Y así como Júpiter es el dador de las fuerzas de la Vida y la Sabiduría, Venus se relaciona con el desarrollo de estas fuerzas de la creación de la vida por el ser humano. Sin embargo, el ser humano actual está lejos de ser capaz de crear vida dentro de la esfera de la Tierra, aunque en la inconsciencia profunda realmente lo estamos haciendo.

Hay actividades en las profundidades inconscientes de nuestro organismo, que no sólo destruyen la vida, sino que también la crean; sin embargo, todavía no tenemos ningún control sobre esto.

En un lejano futuro, la humanidad será capaz de desarrollar actividades similares conscientemente, y entonces podrá crear no sólo objetos como máquinas inertes, sino también seres vivos, como las plantas. Así trabaja  Venus en las profundidades del organismo humano. El arte humano es un tenue resplandor del amanecer de esas fuerzas que un día estarán completamente despiertas en la humanidad.

El séptimo paso es provocado por la Luna. Aunque la Luna está cerca de la Tierra, las capacidades que están conectadas con su esfera están muy alejadas de la conciencia de la humanidad. El séptimo paso, la Luna, está relacionado con el primer paso, Saturno. Saturno aparece conectado con esa etapa de toda la evolución en un impulso o un ser anímico, penetrado por poderosas potencias sobrenaturales, entra en el reino físico y crea por sí mismo un vaso corporal. Ahora, después de haber pasado por todas las etapas de la creación y la individualización, en la séptima etapa ha llegado a la perfección, como ser individual que puede dotar a la pura existencia anímica con la existencia física.

En los seres humanos de la actualidad vive solamente un tenue reflejo de esta capacidad. Sólo es una profecía de lo que un día, en el tiempo futuro, será una actividad plenamente desarrollada y conscientemente controlada. Es la capacidad de “re-producción”, profundamente arraigada en nuestro organismo y guiado por seres espirituales. Este  poder hoy es sólo una imagen muy tenue de su contraparte espiritual real.

 

(Traducido al español por Gracia Muñoz)

©Astrosophy Research Center 2012 – ISBN – 1888686-11-1
All rights reserved. These lectures are for private use, study, and research only and are not to be reprinted for any other purpose without the written permission of the Astrosophy Research Center.

 

Conferencia VI. Embriología y evolución del mundo

6 conferencias impartidas por el Dr. Karl König

Traducido del alemán por Diego Milillo

Primero que todo, hoy intentaremos hacer brevemente un repaso de los temas tocados ayer por la mañana y por la tarde. Luego continuaremos hasta concluir con este particular periodo del desarrollo embrionario que ha sido el objeto de nuestro encuentro. Para empezar, permitámonos visualizar otra vez a manera de cuadro, tan precisamente como nos sea posible, cómo el desarrollo de las capas germinales ciertamente continua irradiando, emergiendo, tomando forma desde los cuatro principios arquetípicos que menciona Rudolf Steiner: Águila, León, Toro y Hombre. Al decir esto, inmediatamente vemos el zodiaco y reconocemos que es desde el zodiaco que estos cuatro principios se vierten, en cuatro direcciones diferentes, en la Tierra: formando, moldeando, configurando al ser humano. Podéis ver como esto es revelado una vez más en esta fase del desarrollo.

Pero a medida que el desarrollo avanza, que el embrión crece, desarrollándose de embrión a feto, y de feto a infante, poco quedara de estos sucesos que en un comienzo al ser tantos, nos permitió describirlos.

Ahora podríamos preguntarnos en qué lugar del crecimiento completo del ser humano se halla este cuadruple aspecto, que hemos sido capaces de discutir hasta cierto detalle. Y solo hay una respuesta: este cuadruple aspecto aún persiste en cada uno de nosotros en lo que llamamos GRUPOS SANGUINEOS. En cada uno de los grupos sanguíneos -no quiero entrar en detalles- un remanente de lo que una vez fue Águila, León, Toro y Hombre aun está trabajando. Se ha oscurecido, pero se puso en manifiesto en aquellas formas y figuras que fueron descritas ayer. Tan solo pensad lo que significa que ahora somos capaces de percibir las verdaderas fuerzas del Águila-ectodermo desarrollándose del modo simétrico lateral,  de ver a las fuerzas del León-mesodermo laborando a medida que se despliega el metamerismo y a las fuerzas del Toro-endodermo, en la polaridad delante-detrás. Así, amigos, es como es elaborado el ser humano a través de cuatro capas germinales y sus animales arquetípicos. Se podría decir que en este momento uno es su propia esfinge. Esto ya es decir mucho. Cada cosa que discutimos en esa ocasión previa, cuando describimos a la evolución del mundo como es dada por el Génesis y el desarrollo de las membranas, llegando luego al momento donde la Caída coincide con el desarrollo de la cavidad primitiva, con el ego, el Yo, como un dedo que toma forma a modo de vara central de todo el desarrollo del hombre -todo esto es presentado al hombre en el 3er periodo post-atlante de su desarrollo cultural en la imagen de la esfinge, para que los hombres pudieran ver, al menos simbólicamente, de que se trata todo esto.

Quizás pueda indicar algo entre paréntesis. En la actualidad, la esfinge ha sido puesta una vez más frente a los ojos de aquellos preparados para ver, en una nueva forma arquitectónica. Esta cerca de Basilea, donde estaba el Goetheanum; por debajo del Goetheanum estaba esa extraña forma de la caldera. No se cuantos de vosotros podéis recordarla, pero si miráis esa caldera con la laringe abriéndose y los dos senos curvándose hacia adelante y atrás, entonces no veréis otra cosa que una metamorfosis moderna de lo que en antiguos tiempos egipcios fuera la esfinge. Esto se vuelve perceptible -y tocaremos esto más tarde- cuando uno realmente a puesto su mente en ello y ha ingresado en el modo en que se manifiestan las formas, se configuran, en el embrión que crece y se desarrolla.

lc7

Pero ahora arribamos a uno de los temas mayores del día, así que consideremos lo siguiente: amigos míos, todo lo que sucede hasta el 17mo día se produce sola y exclusivamente a través de la interacción del germen físico provisto por los padres y la entidad que, siguiendo la descripción dada por Rudolf Steiner, he llamado germen espiritual. Este germen espiritual no es otra cosa que el arquetipo de la forma humana. Este arquetipo de la forma humana, si recordáis, deviene en existencia a la medianoche entre muerte y nuevo nacimiento, cuando es entretejido al punto central de la individualidad preparándose para la encarnación. Las Jerarquías, el alma humana enlazada a esa individualidad, ángeles y arcángeles -ellos comienzan a tejer, alcanzando incluso los extremos del universo, tejiendo el destino del individuo a modo de poderoso tapiz, una carpeta de vida y de karma, tejiendo el germen espiritual. Proviniendo desde vastedades todo abarcantes del universo, volviéndose mas y mas pequeño a su paso por las esferas de los planetas, constituyéndose a sí mismo a través de Saturno, Sol, Mercurio y Venus, ataviado con el cuerpo astral y el germen espiritual, el ego o Yo entra en la esfera de la Luna. Y allí, al momento de la fertilización física, el germen espiritual se desprende del cuerpo astral y del ego. Esto genera un vacuum y genera que otro grupo de seres, los Maestros originales de la Humanidad que habitan en la Luna, teja un cuerpo etéreo para ese ser humano, formándolo desde la luz y el calor, sonido y vida.

Ahora podemos visualizar lo siguiente: allí debajo en la Tierra, en el vientre materno, los gérmenes físico y espiritual están interactuando. La constelación del germen espiritual es tal que porta la imagen, no de lo individual, pero sí de la forma humana general. Esta imagen es implantada en el germen físico como forma física espiritual, no material, pero entretejida físicamente con substancia espiritual. Esto ocurre dentro de la organización materna, y las substancias terrenas conjuntamente con las substancias celestes del Hombre, recapitulan ahora el génesis del hombre deviniendo en existencia en la Tierra. Al mismo tiempo que esto está sucediendo en el útero, el órgano lunar de la mujer, otro proceso se produce en la esfera lunar del universo: con ayuda de la colonia de Maestros en la Luna, el cuerpo etéreo, el Yo y el cuerpo astral son reunidos durante esos 17 días santos -podemos llamarlos así- de nuestra existencia, estos días que son como una gran obertura al inicio de cada vida humana sobre la Tierra. Y en el momento en que se ha alcanzado el sexto día de la creación dentro de la recapitulación y se escucha el llamado: “hagamos al Hombre”, en ese momento el ser humano mismo, moldeado por el Yo, el cuerpo astral y etéreo, desciende a la Tierra.

Ahora considerad esto: es preparado un hogar, un primer lugar habitable para un ser que en curso normal de los eventos ha vivido cientos de años, si contamos a la manera terrestre, en un mundo que no conoce tiempo ni espacio. Allí no hay arriba ni abajo, ni derecha ni izquierda, ni delante ni detrás de la manera en que conocemos. Allí todo es cambio constante, un breve momento semeja eternidades, y allí tienen su existencia los elementos etéricos, anímicos y espirituales. Pero ahora algo que es substancia terrenal deviene en existencia aquí debajo y esos dos aspectos, el celeste y el terrestre -y esto es de por si tremendo- ha de ser reunido. Amigos, que hoy por hoy seamos capaces de hablar, de caminar, de pensar, que actuemos y hagamos o no todo lo que la Tierra demande -nada de esto sería posible de no ser por los eventos que suceden entre el 17mo y 40mo día del desarrollo embrionario, en el segundo acto de nuestro drama. Veréis, aquí no hay necesidad de diagramar al Yo. Cabe dentro de esta periferia externa del hogar provisto por la madre. Esto es el corion. Y desde el corion se desarrollo paso a paso la estructura que llamamos placenta. Si pudiéramos ingresar en el, podríamos poner en claro como esta placenta es, de hecho, una imagen del sol. Allí dentro, la entidad egóica de la individualidad que encarna está trabajando y posee su ser. Considerad, amigos míos, lo que significaría si mas y mas personas fueran capaces de acoger nuevamente estas imágenes: el Yo o ego de mi niño en crecimiento, de todos los niños que devienen en existencia en el Sol de la placenta durante el embarazo, vive como en una esfera de fuego. Si habéis visto las ventanas del primer Goetheanum, recordareis esta figura. Allí todo está presentado y delineado.

El cuerpo astral habita en los ritmos del amnión -y no estoy diciendo el fluido en si mismo- digo en donde los ritmos del liquido amniótico deviene y vuelve a desaparecer, entrelaza al Yo en el Sol de la placenta, sin que ni el uno ni el otro posean substancia material. El Yo en el lugar ocupado por la placenta, sin involucrarse en su actividad física, pero en el calor, en el fuego que irradia de ella como si fuese un Sol; el cuerpo astral en los ritmos del liquido amniótico, flotando constantemente alrededor de la forma del embrión. Al mismo tiempo, el cuerpo etéreo se involucra en todo lo concerniente a la formación de las capas germinales.

Mis amigos, aquí es dad la primer oportunidad de convertir paso a paso existencia cósmica en memorias terrestres. Veréis, ayer hice gran hincapié sobre el arriba-abajo, izquierda-derecha, delante-detrás; porque ahora puede ser experimentado el espacio, comenzando con el cuerpo etéreo. Este cuerpo etéreo comienza a colocarse en la orientación arriba-abajo  del mesodermo, sin embargo aun no hay un arriba-abajo, pero adivinando lo que ha de ser, comienza a colocarse en la orientación delante-detrás que el endodermo producirá algún día, y comienza a tomar la simetría, de alguna manera vaga aun, del ectodermo. Uno debe intentar sentir, experimentar esto, como estas fuerzas de desarrollo formadas por luz, calor, sonido y vida, se ajustan a las substancias; como la luz llega a experimentar la oscuridad y surge la simetría; como el sonido experimenta al movimiento, su sombra; como la vida se confronta a la muerte de las substancias; y como todo esto se reúne en delante-detrás, arriba-abajo, izquierda-derecha. Veis, así es como el cuerpo etéreo ingresa, paso a paso. A todo lo que deriva del devenir en existencia de la substancia, de los poderes de rememoración de la evolución de la Tierra y de la Humanidad, a todo lo que es agregado por las jerarquías, y por el León, el águila, el Toro y el Hombre, a todo esto ha de ajustarse sumisamente un cuerpo etéreo que se ha individualizado. Debe colarse, debe volverse una forma espacial en la Tierra. Esto es obligatorio.

Y el cuerpo astral, un cuerpo estelar, en principio expandido por todo el universo, luego inhalado al descender, empequeñeciéndose, ahora comienza a experimentar en los ritmos, lo que es tener un sentido del tiempo; no del hoy y de mañana, no de un año y un día, sino de la función básica que atraviesa todo lo que conocemos como tiempo: ritmo. Al devenir el liquido amniótico y volver a desaparecer, al fluir las aguas alrededor del embrión y dentro de él, en el cerebro y en la medula espinal, el liquido mengua y fluye -no es el agua sino el ritmo a través del cual el cuerpo astral ingresa en el proceso del tiempo. Y luego, amigos, reflejando la experiencia del espacio desde el cuerpo etéreo y la experiencia del tiempo desde el astral, el ego, el Yo, se alista a las lecciones en la escuela de la Tierra ha planeado para él.

Ayer os mostré un esquema de  los segmentos. ¿Tenéis una idea de lo que significa, cuando comenzamos a mirar estos cubos con creciente percepción, tales bloques de la manera en que se hallan uno detrás del otro, en nuestro propio cuerpo físico?.

fig16

Aquí tenéis finalmente la forma terrestre, y dejadme deciros, es un tremendo esfuerzo para el mesodermo adquirir tales formas. Estos son los verdaderos bloques con los que más adelante juegan los niños. El Yo lo experimenta por primera vez. O bien el Yo experimenta como desde los primeros inicios del pulmón se desarrolla gradualmente la circunferencia exterior, y comienza a obtener la experiencia de centro y periferia. Y cuando se desarrolla el cerebro también experimenta la simetría a medida que cobra forma. Ahora no estamos mirando a través del microscopio, lo hacemos con el ojo del Yo que permanece en la placenta. Y encontramos que: aquí se generan experiencias para el Yo, y es gracias a estas experiencias -crepusculares, oníricas- que el mundo del Espíritu se acerca al Yo. La luz que hemos conocido dentro del mundo espiritual, los encuentros que hemos tenido allí, las poderosas impresiones que nos rodeaban, todo esto debe caer, alejarse, perecer, de modo tal que el ser humano se vuelva parte de la Tierra.

Solamente a través del estudio de embriología, amigos míos, es cómo podemos llegar a obtener el sentir de tales experiencias. Nos hacen descender a la Tierra. Ahora que he tratado de describiros esto, seréis capaces de comprender lo que diré a continuación. Básicamente, y aquí retrotraigo lo dicho por mí al comienzo de este curso en Octubre, nosotros podríamos ser músicos, podríamos ser arquitectos, euritmistas, geómetras, matemáticos, si somos capaces realmente de comprender todo lo que sucede durante esos pocos días, esos 23 días en que se desarrollan las capas germinales y los órganos devienen. Y cuando esto ha pasado, al 40mo día, aun no llegamos a tener al ser humano. Lo que obtuvimos fue al ancestro del Hombre, el se ha desarrollado. Pero este ancestro del Hombre está formado por la música del universo, por la arquitectura del universo, por la euritmia, el logos, la matemática, la geometría del universo; y mirad, la fuerza de la alfarería labora en la forma del embrión, ya que es un trabajo de alfarero el que ha sido practicado en la formación de la laringe, por ejemplo, o produce una vesícula biliar en el disco del alfarero del hígado, o recorta las copas y los cálices de la pelvis renal. Ahora bien, la alfarería no es la única fuerza, también hay un tejer. El tejido cartilaginoso es producido, substancia ósea es tejida, tejido conectivo es extendido como una carpeta. Todos los poderes están representados. Debemos darnos cuenta mas y mas  de esto; solamente entonces percibiremos como en esos 23 días se introdujeron en el ser humano los cimientos para toda actividad futura.

Amigos, no podríamos dar forma a la más simple jarra, ni tejer la más pequeña carpeta, tallar madera, configurar cualquier material, si todo esto no hubiera sido puesto en nosotros. Encontrareis un reflejo de esto en el Libro del Genesis, en donde entre los descendientes de Caín son descritos los tres hijos y la hija de Lamech: uno es el instructor de todo artefacto en bronce o hierro, otro es el padre de quienes manejan el arpa y el órgano y el tercero es el padre de quienes habitan en tiendas y que poseen ganado. Y no quiere decir que estos tempranos ancestros hayan conducido al hombre a generar estas actividades; todo esto se halla dentro del embrión.

Por lo tanto, la forma del ancestro del Hombre aparece. Permitidme que os lo diagrame. Si miramos al embrión hacia el final del segundo acto de este drama, se ve algo como esto: aquí tenemos una cabeza gigantesca, una frente poderosa. Realmente, la cosa entera es cabeza, para empezar. Aquí corre la espina dorsal, concluyendo en una pequeña cola. Aquí tenéis los segmentos, creciendo ya hacia el centro y tomando forma -tejido óseo, tejido muscular, formando 50 o 60 de estas estructuras simétricas, metaméricas. Todavía no hay rostro. Y luego aquí, por debajo, encontramos un enorme bulto. Si lo miramos desde fuera, si estuviéramos por abrirlo, entonces veríamos algo muy extraño, serpentíneo, algo así -solo estoy esbozando porque es realmente complicado, y veríais sangre fluyendo a través de esta estructura. Este es el corazón.

Luego viene otra tremenda formación: el hígado. El cordón umbilical se adentra (por favor recordad, esto es solo un esbozo; un embriólogo podría mostrarles numerosos errores que he cometido; por ejemplo, el cordón umbilical debería ir aquí). Ahora entonces, dentro tenemos vida en ciernes, brotando. Los receptáculos sanguíneos comienzan a desarrollarse allí, por todos lados, en el cerebro, en torno al corazón, a través de todo el hígado, a lo largo del cordón espinal. Pero, veis, también podemos decir que aquí tenemos a los tres animales: el endodermo -el Toro; el mesodermo-el León, en el corazón; el ectodermo-el Águila, en esta forma.

fig17

Amigos míos, aquí veis los mismos principios, la misma tendencia formatriz que encontramos en el amnión, donde el amnión se vuelve mas y mas grande y donde de un modo u otro se traga al saco vitelino y al alantoides. Aquí veis como el ectodermo, que pertenece al amnión, se desarrolla poderosamente, produciendo algo que apenas si deja espacio al corazón y al hígado. ¿Qué significa esto?. Significa que sucede lo siguiente. Aquí, esbozado tan solo burdamente, esta la placenta. Aquí el ego, el Yo, tiene su asiento. Ningún animal, ni uno solo, posee una placenta semejante, ni los simios. Los simios tienen dos placentas, por ejemplo, una de  cada lado. Animales de presa poseen lo que se llama placenta-anillo, naturalmente, porque ellos son animales intermedios. Se requeriría un estudio especial completo para describir las diferentes formas que la placenta toma en los mamíferos. Pero aquí, en la placenta solar, se asienta el Yo, y los cuerpos astral y etéreo le comunican las primeras experiencias crepusculares de la Tierra.

Aquí el ectodermo se arquea. Amigos, aquí veis como la forma que deviene en existencia apunta al proceso de reencarnación. Rudolf Steiner ha demostrado esto bien claramente: el tronco y los miembros -no la cabeza- de una encarnación son transformados, metamorfoseados, se vuelve la cabeza que deviene. Esta tremenda cabeza se desarrolla desde todo lo hereditario que el Yo trae conmigo, que yo mismo he presionado en mi cuerpo etéreo en la esfera de la Luna, cuando mi complejo hereditario fue puesto en el. Y para comenzar, no soy más que cabeza. Pero por supuesto, la Tierra tendrá su parte. Y así agrega un corazón, forma un hígado y aquí, en estos dos lugares, los primeros rudimentos de los miembros, como aletas, se van desarrollando. Esta es la dirección que intenta seguir el desarrollo desde las capas germinales. Lo que el cuerpo etéreo ha traído desde la Luna, está trabajando aquí. Ya que ahora podéis ver en varios lugares en la forma humana a Aries, a Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis. El Yo ha de experimentar mas, otras cosas.

Hemos tratado, amigos míos, de compartir las experiencias del ser que encarna, de la manera en que ha de confrontarse con esas formas, de cómo debe concordar con las tendencias formatrices que nacieron durante el segundo acto del desarrollo embrionario. Significa que nuestro ser -y cuando digo “ser” me refiero al Yo, y al cuerpo astral y etéreo- ha de concordar con todo lo que tras el nacimiento se volverán experiencias en el tiempo y espacio en la Tierra. Ahora mismo, en este proceso de encarnación, el ser experimenta todo sin luz, sin luz que provenga del exterior, a través de ojos y piel. Pero la luz del Espíritu esta allí en la célula del vientre. No experimenta la respiración sino al flotar aun, al ser absorbido y expulsado nuevamente por sí mismo; tampoco conoce aun la gravedad. Gravedad, la fuerza que activa a la voluntad, aun no está presente; el embrión flota en el útero como un astronauta en su capsula espacial. No hay gran diferencia. No respira, por lo tanto el sentir no está activo. No está iluminado por una luz exterior, así que el pensar todavía duerme aquí. Lo que  ocurre es un tejer, un organizar, un mirar atrás en la memoria por sobre los eventos cósmicos del pasado. Pero estas estructuras de las que os he hablado, borran ahora la memoria del pasado, de la existencia en el mundo espiritual. Y no solamente ha de descubrir al tiempo en el ritmo, y la experiencia del espacio en las dimensiones; la Tierra como estrella, como planeta, debe ser experimentada por adelantado. ¿Cómo se logra esto?  ¿qué es la Tierra en sí?. Nosotros experimentamos a la Tierra al permitir que la gravedad sea experimentada por los miembros, el menguar y fluir de la respiración por el pecho, y la luz por la cabeza. Esto no puede suceder en el útero.

Pero otra cosa sucede, y quisiera daros una idea sobre esto, porque es por demás una parte del alcance completo de experiencias a ser ganadas entre el 17mo y el 40mo día. Por lo que no debemos mirar a las formas como si se desplegasen mecánicamente, sino considerando que el ser que encarna debe concordar con los procesos formativos. Para eso diagramare una vez más a ese ectodermo-Águila, y todo el mesodermo entretejiéndose (solo es un esbozo, para que tengáis una idea -el corazón no se ve así, aun no tiene cuatro cámaras),y aquí está el hígado y allí el intestino, y aquí comienzan a desarrollarse los pulmones. Allí hay una triada. Y, amigos míos, aquí está la Tierra. Ya que todo el sistema nervioso, cerebro y cordón espinal están predominantemente permeados por una actividad interna formativo-luminosa.

Si uno sigue las descripciones de Rudolf Steiner sobre la base de las propias experiencias internas, hay entonces una adecuada justificación para una declaración como esta: pese a que una vez que el sistema nervioso, al estar completamente formado, se vuelve una simiente de muerte en nosotros, la luz del verano habita ahora aquí. Todo se expande, reluce, titila , lo que crece madura; el verano brilla aquí por sobre toda la Tierra. Y podemos decir: en el ectodermo no solo experimentamos derecha e izquierda, no solo simetría, sino también a la TIERRA EN VERANO. En el norte y sur del globo es al revés, pero esto no importa. Ahora tomemos al mesodermo: siempre se ha podido discernir una cierta dicotomía en el. Por un lado se conecta con el sistema de los miembros, pero también es soporte del endodermo. Configura al corazón, los receptáculos sanguíneos; asimismo contiene todo lo conectado al sistema sexual. Es realmente la organización que retiene  la memoria más fuerte y perdurable de la Caída. Este mesodermo experimenta con el corazón, o les hace llegar a las experiencias hechas por los miembros y todo el resto, a la PRIMAVERA Y EL OTOÑO.Y ahora no es difícil de enlazar a la parte remanente, al endodermo, con el INVIERNO.

fig18

Esto hará surgir una enorme cantidad de preguntas, pero solo me atendré a un solo aspecto ahora. No es posible discutir completamente todo en un curso, pero quiero daros tan solo una idea, para que la semilla pueda crecer y conducir a un estudio posterior. Veréis, se puede decir que el verano, portando toda esa configuración zodiacal, rodea a la primavera y al otoño que alcanzan la vida en el mesodermo; y directamente dentro tenemos al invierno del endodermo. ¿Qué quiero decir con el invierno del endodermo?.El conjunto del endodermo es un aparato para la transformación de la substancia. El conjunto del endodermo se ha consagrado, digamos, a la transformación de cuál sea la substancia, sea el hígado, el intestino o cualquier otra parte del sistema digestivo. Y esto es lo que sucede en invierno, cuando el color y la substancia cambian, cuando las semillas de las plantas fructifican la Tierra. La Tierra es la Madre y en ella, cada cosa que cae en la Tierra se transforma en invierno. Esta experiencia invernal es experimentada en la estructura endodérmica que se halla dentro de nosotros desde la boca al ano. Este es el punto del aspecto completo del desarrollo.

Amigos, el tubo gástrico que primeramente se desarrolla en la superficie del saco vitelino, por ejemplo, no tiene en principio una boca ni tampoco tiene un ano. Ved como este desarrollo es bien lo opuesto de la gástrula que os mostré ayer, en donde la abertura, siendo boca y ano al mismo tiempo, es la primer cosa. Aquí se está configurando un sistema de transformación de substancia. Esto es lo que hace. Luego hay un proceso secundario a modo de preparación de lo que sucederá cuando el niño sea traído a este mundo, digamos, que una boca abra hacia fuera, es decir hacia el amnión, y que un ano abra también hacia afuera, hacia el amnión. Pero eso es un proceso secundario, porque de acuerdo a la divina concepción de su devenir en existencia, el hombre no estaba en absoluto designado a ingerir y eliminar substancia alimenticia, porque al comienzo de Lemuria toda ingesta era al mismo tiempo un proceso respiratorio que ocurría sin esos orificios en el cuerpo. ¿Comprendéis lo que quiero decir?. Sería un despropósito lingüístico o un concepto erróneo pensar que ese hombre es un glotón. Se volvió uno solamente porque se convirtió a sí mismo en uno. No fue pensado para serlo. El hombre ni siquiera debería hablar. Debería escuchar, gesticular, respirar, es decir, debería vivir dentro de las esferas de luz y sonido de la existencia, aportando, tejiendo tonos y colores. Las cosas se tornaron diferentes porque intervino la serpiente que portamos con nosotros, el tubo gástrico se abrió y dio lugar a la boca y al ano. Pero el intestino, el hígado, el pulmón, todos los órganos digestivos, son procesos que transforman substancia, trabajando a la manera del invierno. Y eso es lo que experimentamos al ingresar en esa forma embrionaria. Y también experimentamos primavera y otoño en el mesodermo, entre arriba y abajo en el metamerismo que se está desarrollando, con los músculos brotando como en primavera. Pero entretanto, el musculo del corazón es transformación que conduce a la forma de la cruz, con lo cual también portamos a la muerte con nosotros. Y del mismo modo experimentamos  el descenso de arriba hacia abajo en el desarrollo de los riñones. Entonces llega el otoño.

Amigos míos, el Dr. Hillringhaus hablo sobre las experiencias internas conectadas con el riñón. Quizás pueda agregar algo a esto: en nuestro tiempo, cuarenta años atrás, pocos poemas fueron escritos en primavera, casi siempre en otoño. El otoño se volvió una tremenda experiencia. Todo esto emerge desde los riñones. Sucede porque ellos ofrecen la posibilidad de un despertar interior. Luz emerge en el hombre mientras oscuridad se acumula fuera. Pero asimismo la dicotomía, ya que se desarrolla la soledad. Al mismo tiempo emerge también la posibilidad de ser pleno en Espíritu. Y regresamos al Espíritu del otoño, digamos, a Micael, porque en la instancia final reconocemos al mundo como sabiduría, viviendo en todo lo que es endodermo.

Si queremos agregar algo mas a esto, podríamos tomar la descripción de Rudolf Steiner y en base a esto decir: la Tierra es el ciclo de verano a invierno, de primavera a otoño, creado por seres arcangélicos que rodean la Tierra. Podemos experimentarlo como URIEL-AGUILA, RAFAEL-HOMBRE, MICAEL-LEON, GABRIEL-TORO. Estas son nuestras experiencias al momento, ya que al reconocer a las estaciones en nuestras capas germinales, comenzamos a experimentar a los cuatro Arcángeles que influencian nuestras vidas. Al mismo tiempo experimentamos lo siguiente, lo cual sucede actualmente y que os mencione ayer: experimentamos como desciende el riñón y por el otro lado, como asciende el pulmón, y que el riñón que llevamos con nosotros es el resultado de la actividad de Lucifer, y lo que el pulmón logra con la contraparte de Jehová, se eleva, se alza. Y en lugar de tener al riñón arriba y al pulmón debajo, portamos con nosotros a través del diafragma -como consecuencia de la Caída- esa inversión que conducirá mas adelante -nunca antes (mi último diagrama debía de haber mostrado más bien un tubo, con sangre fluyendo a través)- a que el corazón desarrolle las cuatro cámaras. Surge la Cruz de la Tierra, suspendida como os he descrito ayer, desde arriba, a la derecha y atrás hacia abajo a la izquierda y al frente, integrando armoniosamente el espacio y determinando nuestro destino en nosotros.

Vídeo resumen de la gestación humana en 4 minutos.

Conferencia V. Embriología y evolución del mundo

6 conferencias impartidas por el Dr. Karl König

Traducido del alemán por Diego Milillo

Amigos, esta mañana estuvimos tratando de allegarnos a algún concepto sobre las capas germinales. Hemos llegado a ver que la formación de las capas germinales puede ser llamada como el 2º acto en el drama del desarrollo embrionario. Luego hicimos un intento de describir la formación de las capas germinales -al menos en los comienzos tempranos- y desde esta descripción llegamos a una imagen. Esta imagen surgió cuando dijimos que en el ectodermo, el mesodermo, el endodermo y la mesenquima percibimos a las mismas fuerzas formatrices tanto en el hombre como en cualquier otro lugar en el mundo. En el ocultismo, estas fuerzas se denominan Águila, León, Toro y Hombre y en el antiguo Egipto se les dio representación visual a través de la Esfinge.

Conectamos al ectodermo con el Águila, al mesodermo con el León y al endodermo con el Toro y por lo tanto el mesófilo ha debido ser denominado como aspecto general, el cual siempre deviene en existencia, rebrotando y que es lo íntegramente humano. Bien, esto podría ser llamado el primer paso de lo  que aquí se puede decir sobre las capas germinales, al menos desde un punto de vista. Esta tarde iremos un poco más lejos en la descripción de las capas germinales.

Veréis, es esencial el intentar obtener una imagen de esto. Las declaraciones hechas por la ciencia moderna no aportan en absoluto una imagen. Se describen simples células, las capas celulares son colocadas en conjunto, se presentan estructuras, pero uno no puede decir que esto cree un cuadro o una imagen. Se deja en nuestras manos el percibir una Gestalt en la masa de células mas o menos confusa con la que se nos confronta. Esto es lo esencial del asunto. Es por esto que voy yendo tan lentamente -porque nuestro pensar hoy es tal que la percepción de la Gestalt, de una imagen, se ha tornado tan difícil, porque el pensamiento ya no es más creativo y viviente. Y si uno viene con tales imágenes, entonces se dice que estas son mayor o menormente sólo “imaginación”.

Veréis,  si uno toma el concepto de Águila y ectodermo, que en si mismo ya es una abstracción -a menos que se le agregue aquello de donde es originado el ectodermo. Y más aun -ahora asumo que todo esto está dado- si juntáis todo esto y tratáis realmente de obtener una imagen, digamos que viendo al Águila del ectodermo, de donde se desarrollan los sentidos, los nervios y la piel, conjuntamente con el león mesodérmico y el Toro endodérmico, entonces obtendréis una configuración que cobra ahora efecto en el desarrollo embriónico. La última vez ya intente indicar que el embrión nunca crece hasta la integralidad desde las variadas formas de las cuales se desarrolla. Básicamente, el embrión consta de cientos de partes. Y que a cada hora y en cada día, esas partes conforman la integralidad. Este es uno de esos grandes milagros que ocurren dentro del desarrollo embrionario. Este proceso da la impresión como si desde todos los rincones del universo, desde todas las esferas  de la existencia, poder y substancia, forma y figura se aprestan, formando configuraciones que son independientes unas de otras, produciendo formas y substancias que en un principio nada tienen que ver entre sí. Y ahora, esta multiplicidad es nuevamente un todo integral nuevo. Una de las esferas formatrices involucrada es la del Águila y el ectodermo; otra es el mesodermo, el León, y esto será un todo solamente si es visto conjuntamente con el alantoides. Hablamos del alantoides previamente; en el embrión humano es al principio una estructura muy insignificante. Pero sabemos que en pájaros y reptiles es desarrollado y conformado hasta un  grado especial. Luego tenemos un endodermo  (Toro), y este endodermo será un todo solamente si incluimos al saco vitelino, el órgano del cual puede decirse que toma forma el endodermo, y del cual gradualmente se destaca más y más. Y finalmente está la mesenquima general, germinante, vital, con potencialidades en todas direcciones, rodeada por el corión. Por lo tanto tenemos a los cuatro principios formativos presentes en el embrión:  el Águila con el amnión, el Toro con el saco vitelino, el León con el alantoides y el Hombre con la mesenquima y el corión.

En el curso del desarrollo embrionario se desenvuelven estos cuatro principios y toman figura de modos bastante diferentes y divergentes. Hay una cosa que quiero mencionaros ya mismo, y es esto: veréis, es perfectamente obvio que algunas semanas tras la fecundación, en la 6ª, 7ª u 8ª semana, dos de esas membranas desaparecen completamente, se esfuman; se puede decir que son superadas y absorbidas por el embrión floreciente. Mirad una vez más el cuadro: por un lado el alantoides, ese pequeño rudimento, no mas realmente que una guía para el cordón umbilical en desarrollo, desaparece, dejando un mesodermo sin alantoides. Pero esto que ha sido el alantoides, al ingresar en el mesodermo por este lado, la estructura del mesodermo y de la placenta se desarrolla bien poderosamente desde el mesodermo por el otro lado. Así que este es nuestro cuadro: el alantoides desaparece, pero el amnión se desarrolla poderosamente -como, lo discutiremos más tarde- y conjuntamente con el mesodermo, el cordón umbilical deviene en existencia. Al mirar esto, mirad de un modo tal que podáis aprender a sentir los huesos, receptáculos sanguíneos, musculo, cartílago, corazón, tejido conectivo, articulaciones, riñones -el alantoides se ha retirado dentro de ellos, y es por cierto el alantoides quien tiene su resurrección en los sistemas renal y sexual, por ejemplo.

Un proceso similar ocurre con el saco vitelino. El tubo digestivo, el intestino, se ensanchan, creciendo mas y mas extensos, y el saco vitelino desaparece gradualmente dentro de ese proceso.Ya os he dicho que una circulación mas o menos cerrada, la CIRCULACION VITELINA, ya existía en los primeros estadios del desarrollo. Esto también desaparece completamente. Y uno podría realmente llegar a tener la impresión de que los elementos que existían previamente en el saco vitelino tienen su metamorfosis en el poder digestivo, que luego despliegan su actividad en el intestino y en las glándulas que lo circundan.

Luego hay aquí una tercera entidad, una que es completamente diferente, el amnión. Amigos, lo que sucede con el amnión es lo directamente opuesto de lo que ocurre en el caso del alantoides y del saco vitelino. Ya que ninguna otra cosa dentro del embrión -estoy hablando ahora de la estructura completa- crece tan fuertemente, tan continuamente, volviéndose más y más grande, que el amnión. Para el final del 2º mes, este amnión se ha tragado todo, digamos. Visualicemos al embrión así ( Fig. 9), bastante primitivo para empezar, y rodeado por el amnión. Este amnión crece y continúa creciendo, volviéndose más y más grande. Sólo una cosa escapa a su alcance, y esta es el cordón umbilical. Entonces debemos diagramarlo así, de modo que digamos: todo alrededor esta el corion. Pero el corion está completamente lleno con amnión, es decir, con FLUIDO AMNIOTICO; y esto está conectado con el ectodermo.

fig.9

Sin duda entenderéis que debemos seguir el desarrollo de tales formas en pos de preguntarnos: ¿qué hay detrás de esto?. Repito, el alantoides desaparece, el saco vitelino desaparece, el corion resta a modo de membrana envoltoria, y del amnión puede decirse que muestra el mayor y más exhaustivo desarrollo. Y debemos preguntarnos, amigos míos, ¿cual es la intención detrás de estos procesos formativos?. ¿Por qué una tétrada completamente balanceada da paso a un desarrollo amniótico excesivo?. Esta es la pregunta que os propongo.

¿Qué es lo que esto indica, cuando mas y mas agua rodea al embrión, flotando en la oscuridad, sin respirar, careciendo de luz y aire reales, pero rodeado por agua que va y viene?. Amigos, actualmente sabemos que el ó no es agua inmóvil, sino que está en constante circulación, que no solo pulsa rítmicamente, sino que se renueva bien definidamente y vuelve a desaparecer dentro del lapso de pocos días, no sabemos exactamente cuántos. El camino tomado por esta renovación y disolución no es aun conocido con exactitud. Lo que debemos visualizar es esto: aquí está el embrión, deviniendo en existencia y cobrando figura; ha perdido al alantoides, pero el mesodermo continúa desarrollándose. En su lugar, el cordón umbilical se ha vuelto mucho más grande y más importante, enlazando Cielo y Tierra, el Cielo del corion y la Tierra del embrión. El embrión ha perdido también su saco vitelino,y esta envuelto por el corion. Digamos que esto cambia muy poco, así como la mesenquima permanece eternamente joven. Pero ahora se desarrolla este tremendo amnión. Bien, ¿qué pensáis?

UN ORADOR: uno podría imaginar, y tanto la medicina como la agricultura hacen uso de esto, que donde quiera que el agua está en movimiento, un elemento cósmico se capacita para poder ingresar.Y se podría imaginar así que el embrión envuelto por el agua podría precisar el cosmos para ingresar desde fuera, para así tener el poder de desarrollar su forma completamente.

Dr.König: ciertamente necesita esto. Pero sabe, esto es aun un modo de pensar teológico por completo. El buen Dios quiere que tengamos corchos para nuestras botellas de vino, así que hizo crecer alcornoques. Básicamente es lo mismo. Pero hay más detrás de esto. Ud. esta bastante en lo cierto sobre una cosa, ya que cualquier cosa que está en agua permanece cósmica aun hoy. Suficientemente cierto, pero no haría falta tanta agua; no es necesaria y de hecho es excesiva.

UN ORADOR: ¿Seguramente todo lo lunar esta detrás de esto?

Dr.König: Todo el conjunto de la evolución lunar está detrás de esto, y algo más -y esto es Atlantis. Allí emergen las aguas de Atlantis, esto es Atlantis. Esto es lo que ocurre dentro de la mujer embarazada; deviene atlante en su existencia, y porque ella deviene atlante, porque de ella se podrida decir que retrocede una época entera de la evolución terrestre, las fuerzas cósmicas son capaces de ingresar y actuar como lo hicieron en Atlantis. Así es cómo podemos exponerlo. Pero esto no ocurre porque pueda ser así, sino porque es así. Y en el momento en que empezamos a considerar esto, podemos dar un paso adelante. Y ahora puede que Ud. se sorprenda, lo siento, pero no puedo remediarlo. Tenemos lo siguiente: aquí está el amnión, y en su modo de crecer y de desarrollarse hemos descubierto una imagen, un símbolo. Todo lo que nos cruzamos aquí es imagen o simbolo. Es la imagen de Atlantis, y conectado a esto tenemos al ectodermo, y a su vez este ectodermo esta conectado con la Antigua Luna.Ahora podemos entrever algo mas de esas fuerzas que están detrás de la formación de todo el sistema nervioso (como se hizo esto, lo diré mas tarde). Luego tenemos al alantoides. Ahora vera que este alantoides se relaciona con Lemuria. Ud. puede elaborar esto muy precisamente desde la zoología y el desarrollo histórico de los animales. El mesodermo tiene que ver con el Antiguo Sol. Pero Lemuria ha perecido. Y porque ha perecido, el alantoides desaparece, aquí la imagen ha sido grabada una vez más. Al igual que desapareció Lemuria, así ha de desaparecer el alantoides. Y finalmente esta el saco vitelino. El saco vitelino también desaparece, pues representa a Hiperbórea. Amigos míos, nunca olvidare la primera vez que tuve la ocasión de abrir el saco vitelino de un embrión, de un embrión muy precoz, ya que el saco vitelino solo existe en este estadio temprano y encuentro -de esto hace ya mas de cuarenta años- un fluido dentro que era tan glorioso y bello, tan brillante y sobrecogedor a mis ojos como el oro radiante. Vera, aquí se obtiene un cuadro bien diferente del saco vitelino que si uno lo ve en sapos o ranas, por ejemplo. En ese caso uno ve solamente algo que ha descendido. Pero aquí tenemos a “Hiperbórea”, y esta Hiperbórea -ve Ud., sorpresa tras sorpresa- está conectada con el endodermo, es decir, con Saturno. Pero Ud. se preguntara ahora: ¿y dónde está la mesenquima?. Bueno, se ha ido, ya que de ella se ha desarrollado todo. Saturno no podría haber devenido en existencia si antes no hubiera habido mesenquima y corion. Ahora hemos dado un gran paso hacia adelante.

                                      AMNION    –     ATLANTIS

                                     ALANTOIDES –  ECTODERMO – LUNA

                                                                 LEMURIA

                             SACO VITELINO  –     MESODERMO – SOL

                                                                 HIPERBOREA

                                                                 ENDODERMO – SATURNO

                                                                 MESENQUIMA – CORION

                                                                 Fig . 10

Si realmente queremos comprender esto, si realmente queremos llegar a un cuadro (Fig. 10 dibujada sobre la pizarra) el amnión es Atlantis. Y durante Atlantis viene el despliegue -léalo, lo que se despliega allí, memoria, los primeros pensamientos son formados en el hombre, todo inmediatamente conectado con un sistema nervioso que ya esta funcionando.Y este sistema nervioso se retrotrae al tiempo de la Antigua Luna. Por favor no diga: si, pero Atlantis es la 4ª época terrestre y Lemuria esta relacionada con la Antigua Luna. De eso estoy tan seguro como Ud. pero es el sistema nervioso el que ahora comienza a desplegarse en Atlantis de aquello que ha devenido en existencia en la Antigua Luna.Y así se abre paso el Sol a través  de Lemuria, y así se abre paso Saturno a través de Hiperbórea, y así vive la mesenquima en el corion, que es remanencia de Saturno. Aquí tiene la descripción de las fuerzas internas puestas en labor dentro del germen.

Demos ahora un paso más, y el punto es este: percibamos o tratemos de percibir la actividad de la Luna en el ectodermo con el Diluvio atlante, la actividad del Sol en el mesodermo con la Lemuria que ha perecido, la actividad de Saturno en el mesodermo con lo que es Hiperbórea. Podemos lograr esto estudiando las tendencias de desarrollo de las estructuras ectodérmicas, mesodérmicas y endodérmicas. Por ejemplo, yo hable del escudo embrionario y de como la chorda dorsalis o notocorda se desarrolla por debajo de este escudo. Si tomamos una sección transversal, tenemos al escudo embrionario aquí (Fig. 11), y debajo del escudo embrionario tenemos a la chorda dorsalis aquí, un tubo en corte transversal.

f11

Ahora el desarrollo procede de esta forma: el ectodermo -ya que todo esto es ectodermo, es la capa inferior del amnión- comienza a engrosarse a ambos lados de la notocorda. Estas estructuras engrosadas son los pliegues neurales, y a medida que se engrosan sucede que entre ellos la superficie cae. Así que debemos imaginar que justo a través de todo el escudo embrionario se forma una depresión, la ranura neural. Y  sigue adelante .Esta ranura neural se profundiza. La proliferación continúa, va hacia abajo, más y más profundo. El proceso continua y al final, esta proliferación se cierra en el centro. La ranura se cierra, se vuelve un tubo y sobre él, el ectodermo forma nuevamente un cubrimiento. Y así se han desarrollado dos cosas del ectodermo primitivo. Ahora se ha formado finalmente un integumento, y debajo del integumento, el tubo neural.

Amigos míos, esto introduce un proceso muy especial. Para ser más claro y evitar confundiros, debo diagramar siempre la notocorda dentro, y ahora tenemos dos, la notocorda y el tubo neural. Pero veréis, esto continua, y de repente nos damos cuenta que aquello que había estado fuera, ahora está dentro. Lo externo se ha vuelto interno.

Amigos, también podemos decir lo siguiente: el líquido amniótico se vuelve espíritu*. El espíritu fluyendo a través y alrededor de nuestro cerebro y espina dorsal es, básicamente, ninguna otra cosa que liquido amniótico. Aquí tenéis la tendencia de desarrollo de todo el ectodermo. Permitidme daros otro ejemplo: aquí tenemos el lado exterior de lo que será el rostro. Dentro, el cerebro ya ha comenzado a desarrollarse. Desde este cerebro, la primordia del ojo es empujada hacia fuera, se desarrolla una evaginación, yendo más y más lejos hasta formarse una especie de copa. Y en el momento en que esa copa alcanza la piel, un trozo de piel se engrosa y es separado exactamente del mismo modo en que os he descrito el sistema nervioso (Fig. 12). Es formada una VESICULA LENTICULAR, y al frente tenéis luego la CORNEA, los CRISTALINOS aquí, y esta es la parte ectodérmica del ojo. A medida que el desarrollo continua, los cristalinos se sitúan dentro de la COPA OPTICA.

f12

¿Cuál es el significado de esto?. Que la Luna -la fuerza que esta activa en el ectodermo- siempre tiene la tendencia de separarse. Por ello es que esta por fuera, porque se ha retirado de la Tierra, como los cristalinos, como un sistema nervioso. Solo que el sistema nervioso ha ingresado en el cuerpo y los cristalinos en el ojo. Debéis reconocer que estas tendencias segregativas representan la tendencia formatriz del ectodermo, y luego entenderéis qué es lo que se desarrolla. Amigos, esto no es mera separación, ya que al mismo tiempo lo externo se vuelve interno.

Miremos esto meditativa e imaginativamente. Aquí hay algo que está por fuera; esta parte externa se vuelve interna. Ha estado aquí fuera, un receptor de actividades que provienen del exterior, y ahora está dentro. Si uno quisiera elaborar un sistema nervioso que proveyese una base para el pensar y para la memoria, uno debería proceder de este modo. Primero tenemos un aspecto externo, y si quiero que lo que brilla sobre el (ya que todo esto es luz) surja y se desarrolle en mi, solo puede ser posible si se le permite reflejarse en él. Así es como se desarrollan todos los organos sensorios y todo el sistema nervioso. Y la piel permanece como aspecto externo.En cada organo sensorio obteneis una combinacion de fuera y dentro, sea en los cristalinos del ojo, o en el epitelio sensorio de cualquier otro órgano de los sentidos. No sucede otra cosa. Ambos deben actuar conjuntamente. En los nervios, como fuere, todo se ha retirado. Y el cerebro y el cordon espinal permanecen dentro como lo hace el embrión en el útero. Os lo diagramaré (Fig. 13). Cuando veis al cerebro de este modo, más o menos así, ¿qué veis?. Ninguna otra cosa que al embrion del modo en que yace dentro del vientre. Exactamente así, aquí están los brazos, aquí la panza, y aquí las piernas. Por esto es que el embrion yace de este modo, porque el cerebro yace así y está rodeado con líquido. Solo ha de ser dibujado correctamente. En obstetricia siempre veis tales formas. Y para nosotros, esto significa una vez más que debemos aprender a ver en imágenes. Esto, amigos míos, es lo que importa, nada más.

Se debe aprender a ver,y luego os dareis cuenta de como cada cosa es forma humana. No hay nada que no este en la forma humana. Todo es metamorfosis del Hombre.

fig13

Vayamos al próximo ítem. Hemos considerado al ectodermo. ¿Cómo se desarrolla y toma figura el mesodermo?.  Amigos míos,  esto es diferente. Regreso a la notocorda. Esta notocorda no puede ser llamada realmente mesodermo ya que básicamente, esta notocorda es aun parte del ectodermo, del endo-mesodermo, del meso-endodermo y del mesofilo, pero ha tomado forma definitiva. En el 20º, 21er día y subsiguientes, las primeras VERTEBRAS PRIMITIVAS comienzan a desarrollarse a lo largo de esta notocorda.

fig14

No os preocupéis, en un minuto os diré que es, tan solo quiero daros el diagrama. Digamos que son cuatro a cada lado, ocho todas juntas (fig. 14). Aquí veis un embrión en tal estadio (es mostrada una ilustración del libro de textos de Starck sobre embriología). He de mostraros esto, para que realmente obtengáis el cuadro. {Aquí la cinta no ha grabado; el dr. König hablo sobre las fuerzas cósmicas arquetípicas del Águila,  León, Toro y Hombre, y las diagramo arriba-abajo, por frente- por detrás, derecha- izquierda, y junto a ellas LENGUAJE y PENSAR (Fig. 15); un orador pregunto sobre lenguaje y pensar}.

¿Por qué el habla se desarrolla desde la vertical, el León, y el pensar desde el aspecto izquierda-derecha, o el Águila?

fig15

Dr. König: ¿Quién intentara contestar esto?. Pienso que es una buena pregunta, porque toca cosas básicas. No tiene caso que diga: Rudolf Steiner dijo esto. Debemos intentar y ganar una comprensión por nosotros mismos. Intentad, ya que no es buena cosa estar aquí parado y enseñar. ¿Qué pensáis?

UN ORADOR: quizas se podria comenzar nuevamente desde el desarrollo embrionario del mesodermo. ¿Que se desarrolla desde el mesodermo?. Básicamente el corazón, la sangre, huesos, receptáculos sanguíneos, músculos. Uno debería intentar visualizar la dirección en esto. ¿Qué es en realidad el sistema óseo?. Esta entre el Cielo y la Tierra, esta es la dirección. La sangre, si consideramos la circulación, proviene del corazón, fundamentalmente hablando, y va hacia arriba y hacia abajo desde aquí.

Dr. König: no es tan así, pero podría exponerse así. Me parece excelente. Continúe.

ORADOR: ya me he atascado. No puedo ubicar al lenguaje.

Dr. König: por cierto, podría llamarlo una especie de caminar. Pero piense, por ejemplo, tan solo en el hecho de que hablar se produce en el salir del aire, no hay otro camino posible. He conocido gente que hablaba al inspirar, pero sonaba de ese modo.

ORADOR: pensar consiste principalmente en organizar, y uno no organiza cosas de arriba hacia abajo, o de delante hacia atrás, sino siempre entre izquierda y derecha.

Dr. König: esto es de lo más interesante. ¿Podría fundamentarlo un poco más?

ORADOR: solo estoy pensando sobre un nivel de pensamiento, en realidad. Y uno puede observar en niños pequeños, cuando ellos piensan utilizan de una sus manos. Clasifican cosas de un lado y otro, y eso es lo que hacemos con nuestros pensamientos. No podemos decir realmente que pensamos arriba y abajo, o hacia atrás y delante; es un ordenar por lados y, cuando hablo, me ocurre que en comparacion debemos pensar en la palabra que fue usada al principio, y esto siempre esta allí, formando un lazo entre arriba y abajo. No es un arriba y un abajo físicos, sino más bien un arriba y abajo meditativos, psíquicos, y eso crea el lazo.

Dr. König: este es un posible acercamiento, pero algo insuficiente; sin embargo es posible, es un camino que está indicado allí. Las mentes sabias de los fisicos que estan entre nosotros han de destacarse en muchas cosas, y así lo hacen.

UN ORADOR: ¿Cómo es con niños pequeños, cuando comienzan a hablar?

Dr. König: ¿No lo recuerda?

UN ORADOR: ya no.

Dr. König: generalmente el niño comienza a decir sus primeras palabras al final del primer año, cuando se yergue en la posición vertical. En ese momento el niño comienza a hablar, y hago memoria algo que Rudolf Steiner dijo en una de sus conferencias a los trabajadores, no recuerdo cual, pero dijo que de hecho el loro es capaz de hablar por tener una columna vertical.

ORADOR: pensé que tenia que ver con la laringe.

Dr. König: para nada. El loro nunca habla con la laringe. Ningún pájaro habla o canta con la laringe. Esto no existe. Ellos poseen un órgano completamente diferente. Debo dibujároslo, ya que agrega a lo del aspecto de arriba y abajo. Es parte de los estudios zoológicos que fueron prometidos. Si tenemos la tráquea aquí, entonces del hombre está aquí arriba, y también en los animales pero mucho más pequeña. Y luego la tráquea se divide, y en pájaros cantores como en otros pájaros  también, se desarrolla un órgano que asemeja un instrumento llamado gaita. ¿Conocéis la gaita?. Bueno, se le parecen. Esto es la sirinx, con ella cantan los pájaros, los pájaros son gaiteros. Y el loro habla con el pico y la lengua. Pero allí tenéis otra vez un arriba y abajo. El aire pasa a través, no hay otro camino. Pero esto no es aun una respuesta, una de las muchas respuestas. ¿Quería decir algo?.

UN ORADOR: izquierda y derecha, ¿tienen algo que ver con percepcion, con observacion?.

Dr. König: izquierda y derecha tienen que ver principalmente con esto: que somos capaces de dejar cruzar nuestras líneas de visión, y es en esa direccion que entonces hacemos ideas de las percepciones. En el momento que esto ha sucedido, comienza el proceso del pensar. Si estudia al cerebro, el órgano del pensar, verá que no solamente esta construido en exacta simetria entre izquierdo y derecho, sino como cada cosa en el cerebro depende de la organización de la conexión entre izquierda y derecha. Existe un órgano especial en el cerebro, el CORPUS CALLOSUM o gran comisura transversal, que tiene tan solo un proposito: de entablar conexión entre los dos hemisferios. Los dos cordones nerviosos de la derecha van a la izquierda, y los de la izquierda van a la derecha. Si considera, por ejemplo, cómo los nervios ópticos cruzan y luego retornan, todo esto está conectado con el intercambio de izquierda y derecha, es decir, con el crecimiento del pensamiento. Con respecto al habla es asi: la palabra es formada aquí (se dibuja), y el sentir fluye hacia la palabra desde abajo, el pensar desciende desde arriba, entonces ve nuevamente el rol de arriba y abajo en esta dirección. Que las zancadas que damos hacia delante y hacia atrás es el caminar real, es obvio.

Que digerimos desde adelante hacia atrás tambien esta conectado con el hecho de que la boca esta aquí arriba y el ano abajo y detrás. Y la cosa maravillosa es que el corazon es tal que su eje pone en perfecta armonia a las tres direcciones en el espacio; ya que el eje del corazón va de arriba-atrás, de derecha-abajo, de adelante-izquierda. Por esto es que en nuestro hablar, León, Águila y Toro se combinan armonicamente.

UN ORADOR: no tengo claridad en otra cuestión. Ud. conecto al  ectodermo con izquierda-derecha, y al mesodermo con arriba-abajo. Pero los órganos del mesodermo muestran un marcado paralelismo.

Dr. König: ¿quiere decir simetria?.

ORADOR: y tambien una relacion izquierda-derecha.

Dr. König: si, pero yo dije que la simetria surge en aquello que se adapta por si mismo al desarrollo ectodérmico, por supuesto. Debe mirar el desarrollo de las formas y no el resultado final. Vera, los túbulos renales, por ejemplo, se desarrollan en secuencia. Uno tras otro, a la izquierda y a la derecha, por supuesto, porque no queda otro camino. Pero pienso que no es derecha-izquierda lo importante aquí, sino el metamerismo. Por ello os hable como la uretra, por ejemplo, crece de abajo hacia arriba y eventualmente se asienta en el tejido renal; y otra vez tiene la misma dirección. En el descenso de pronefros a mesonefros, de mesonefros a metanefros, nuevamente tiene la misma dirección. En el descenso de los testículos también, y si bien son simétricos, esto no es importante. Más contribuciones, por favor.

UN ORADOR: ¿no podria decirse que cada esfera es afectada por las otras, y gracias a esto cambia la direccion?

Dr. König: pienso que con respecto al conjunto del mesodermo, todo tiene que ver con el hecho de que se desarrolla el Sol-mesodermo, pero es tomado y permeado por el elemento ectodérmico, nervioso, lunar. En ese momento surge la simetría bilateral izquierda-derecha. Este es el punto central. Es notable, ¿verdad?, que los riñones, los órganos sexuales, músculos y huesos muestren una simetría bilateral. Esto es así porque el elemento que esta activo en el sistema nervioso los ha impregnado. En mi opinión, esta es la razón por la cual la gente piensa que los nervios mueven a los musculos.

UN ORADOR: esos tres principios para el ectodermo, endodermo y mesodermo, determinando la dirección, estructura y extensión del crecimiento, aplican del mismo modo en el reino animal.

Dr. König: exacto. Solo las direcciones son diferentes.

UN ORADOR: pero si es así, entonces uno diferiría en que en el reino animal no hay mesenquima.

Dr. König: no, si hay.

ORADOR: ¿entonces cual es la diferencia?

Dr. König: sabe, el animal tiene prácticamente todo lo que el hombre obtuvo. El hombre no es diferente por tener más o menos, no ha de hacerse diferencia con respecto al que, sino con respecto al dónde. Ningún animal podría vivir sin mesenquima, pues es la substancia primaria, y en cada animal vemos tambien un trazo del hombre. Pero el no cabe en el animal en tanto desarrolla un pensar, hablar y caminar. Y lo que debemos preguntarnos aquí es: ¿Qué son pensar, hablar y caminar en el animal?. Eso sería un punto de partida real. Pero si decimos que no pueden tener mesenquima, entonces imaginamos que somos algo mejor de lo que ellos son.

UN ORADOR: otra pregunta. ¿Se puede ir tan lejos como para hablar de un abajo y arriba en el embrion?.

Dr. König: Bueno, ya sabe, donde hay una cabeza, esto es arriba, no hay otro camino. Es asi.

UN ORADOR: originalmente se tiene la tendencia de colocar la cabeza abajo. Ella se eleva solamente en el curso de la evolución. ¿Cuando sucede esto en el desarrollo embrionario?.

Dr.König: el embrión, y quizás este bien si discutimos esto ahora, el embrión tiene esta forma hasta cercano el 2º mes. Incrementa un poco en tamaño, pero en principio queda igual; no tiene arriba o debajo, ni adelante ni detrás

https://www.youtube.com/watch?v=VVvNduFqB0Q

https://www.youtube.com/watch?v=z8Jd4At_frs

Conferencia IV. Embriología y evolución del mundo

6 conferencias impartidas por el Dr. Karl König

Traducido del alemán por Diego Milillo

Amigos, es de lo más satisfactorio el que estemos ahora capacitados para reanudar el curso que comenzó el pasado Octubre. En aquel momento intente mostraros cuan fundamental es el primer acto en ese gran drama del hombre que deviene, como lo vemos en el desarrollo embrionario. Cuando digo, el primer acto, quiero decir ciertamente que fue solamente el primer acto de un drama que abarca cuatro actos completos y separados hasta que el momento del nacimiento es alcanzado. Esta no es una insinuación a la ligera de que yo quiera volver atrás y conferenciarles tres veces más. Pero hoy y mañana quiero considerar tan solo el segundo acto, no más. Si quisiéramos exponer el tercer acto también hoy, no estaríamos capacitados para adentrarnos suficientemente en detalle y obtener realmente una noción de que es lo que está sucediendo durante el desarrollo embrionario.

El titulo del primer acto debería llamarse: LAS MEMBRANAS EMBRIONARIAS. Encontramos que estas membranas embrionarias no nos dicen nada por el momento acerca del embrión en sí mismo. Ellas forman el medioambiente dentro del cual el embrión será capaz de crecer y vivir. Esta es una de las leyes fundamentales tanto de la embriología como de la evolución mundial, no siendo el centro el que surge primero y el medio circundante tras él. El medioambiente es el primero y el centro cobra figura con él.

Quiero enfatizar esto, porque demasiado a menudo se olvida hoy esto. La gente piensa que son ellos quienes se hacen a ellos mismos, pero realmente, este es un modo muy estúpido de pensar. Nosotros no nos hacemos a nosotros mismos. Estamos formados desde el medio circundante. Cualquiera que piense que las membranas embrionarias son todo lo que nos pudo haber rodeado, ha tenido una idea equivocada. Cuando un niño nace, se aleja de esas membranas envolventes, pero solamente para ser recibido de una dentro de otro manto envolvente, el medioambiente social. Aquí está la familia inmediata y el círculo familiar más amplio de una persona y después el total de la Humanidad. Y esto es lo que el primer acto de embriología nos enseña: mira esas estructuras envolventes y trata de entender que son estas las que nos dan forma. Esta es la cosa maravillosa sobre la embriología humana. Os he destacado que el milagro se halla en el simple hecho de que ningún embrión se está desarrollando. Esto es diferente a la mayoría de los animales. Ellos se ven mucho más precipitados y habiéndose precipitado encaran ahora al mundo como formas incompletas -por otro lado, sin embargo, están más bien sobre-especializados. El hombre difiere en tanto ha de ser capaz de ir más lejos, encarando el futuro.

Del organismo membranoso (recapitularé brevemente para quienes no estuvieron aquí la ultima vez) se desarrolla ahora el 2º acto.

Se puede establecer entonces que las capas del germen primario -lo que ellas son, lo veremos más tarde- son las primerísimas estructuras embrionarias. Con las capas del germen comienza el desarrollo del cuerpo humano. Aun deberá pasar un largo tiempo hasta que se vuelvan órganos individuales. Las capas germinales son organizadores universales, organizadores que más tarde darán surgimiento a órganos específicos. Esta es la marca, más o menos, de la forma que ha de ser; todo es aún muy pequeño, apenas visible al ojo y envuelto en esa organización de membranas que hemos discutido en tanto detalle. Esquematicémoslo una vez más. Hacia el final de la 2ª semana, al 14vo o 15vo día, tenemos lo siguiente: poniéndolo de forma esquemática tenemos al corion circundante; aquí está el VILLI, embebido en los tejidos uterinos de la madre; y dentro hay una cámara de gestación, sin embargo esta cámara de gestación está repleta de substancia mesenquimal. Os he dicho que esa substancia mesenquimal es en realidad la substancia universal de la cual todo toma forma y figura. Dentro se encuentra el ENDOCISTO, con dos vesículas claramente diferenciadas, una arriba, el amnión y otra debajo entretejida más densamente, el saco vitelino.

fig1.png

Y así tenemos: la envoltura externa que podemos llamar mayor o menormente como los Cielos; luego el endocisto, que es la Tierra del hombre, o el hombre en la Tierra. Esto ha sufrido una diferenciación entre arriba y abajo. Amigos, si visualizáis este cuadro una y otra vez, si lo tomáis como base de un pensar meditativo, imaginativo, entonces podréis obtener una visión de cómo ha devenido el mundo. Ambos están relacionados, no por un cordón ya que todavía no hay cordón umbilical -sino por una estructura llamada tronco corporal, conectando Cielo y Tierra. Y en estos procesos nos volvemos capaces de ver la tragedia completa de lo que conocemos como Caída.

Mis amigos, permitidme recordar esto una vez más. Ensanchare el amnión y aquí dibujo el saco vitelino -esto no va más allá del 14vo, 15vo día; vamos al 16,17 y 19no día (Fig. 2). Por favor, tomad en cuenta que esta distancia de aquí es de 2mm. Veréis, no es siempre medición o contabilización lo que cuenta. Incluso en la escala más ínfima pueden suceder las más grandes cosas.

fig2.png

Aquí se desarrolla la cavidad primitiva, y de allí la vena primitiva de este modo. Cavidad primitiva y vena primitiva -extendiéndose entre el amnión y el saco vitelino- y os he dicho que aquí es donde el embrión deviene. La pintura de Michelangelo en la cual el dedo de Dios toca el dedo de Adán es la visión artística más maravillosa de lo que está sucediendo aquí. Intuitivamente, no sin embargo aparente para nuestros sentidos. El dedo de Dios puede ser agregado al cuadro aquí. Y este es el gesto para el devenir en existencia del Hombre. Puede decirse que el hombre hace su primer gesto en el estado embrional formando la letra I. Si abrimos el amnión y echamos un vistazo a lo que  sucede alli, encontrariamos esta estructura, esta forma, que hemos llamado ESCUDO EMBRIONARIO.

Y allí, siendo sin embargo tan solo una vena para empezar, esta la forma original del hombre. Al principio apenas perceptible, luego se engrosa y se desarrolla en la CHORDA DORSALIS (notocorda), esa hebra alrededor de la cual aparecerán dentro de poco los primeros segmentos. Y luego esta ranura se transforma en tubo, un palillo ahuecado. Las imágenes que vienen a la mente son: la vara de Moisés que se vuelve serpiente para desconcertar al faraón, el palo que hace surgir agua de las piedras, la vara de hierro con la cual sostenemos nuestra humanidad y que nos capacita para autodenominarnos un “yo”. En este momento, cuando el hombre ha pasado por la Caída, ha tenido que tomar esto sobre si -y pienso que debemos estar eternamente agradecidos por ello- en este momento, el primer acto del drama del desarrollo del ser humano llega a un final. Ahora -y retorno a la evolución terrestre- viene todo lo que ha de suceder durante la época lemúrica en conjunto con la Caída.

fig3

El continente de Lemuria perece en los catastróficos fuegos y una nueva Humanidad se desarrolla en el nuevo continente de Atlantis. La historia de las capas germinales es el 2º acto, pero ella es la historia de la transición de Lemuria a la Atlantida. Esto os da vuestras armas con respecto a la evolución del mundo.

Ahora debemos preguntarnos: ¿que son de hecho estas capas germinales? No está demasiado claro en la historia de la embriología cuando fue que surgió primeramente el término. Me inclino a pensar que el concepto está entre los que se le alegan a Ernst Haeckel. En su teoría gástrica, Haeckel trato de demostrar su concepción de como se desarrollaron las capas germinales en la historia de la Tierra. Permitidme contaros ya mismo que hoy por hoy la teoría gástrica, como todas las teorías, tiene muchos adherentes así como oponentes. De hecho no es más que más bien una hipótesis absurda del tipo de nociones que estaban muy en boga en el Siglo XIX. En su teoría gástrica, Haeckel dice cosas como estas: la gran pregunta, para él, así como lo sigue siendo hoy, era la siguiente: ¿cómo fue que en la evolución terrestre los organismos unicelulares se volvieron multicelulares?. Y él se imagino que se juntaron muchas células de tal manera que formaron una capa celular uniforme. Podemos estar seguros de que no es más que justamente una hipótesis que fue necesaria en aquel tiempo. Haeckel pensó que una gástrula se formaría en ese estadio, y que la gástrula es una forma que uno ve por doquier.

fig4

Al tener el intestino primitivo (archenteron) aquí y la capa cobertora externa aquí, tenemos ya dos capas germinales importantes, el ectodermo hacia fuera, y el primer intestino primitivo, el endodermo, hacia dentro. Esto nos da una idea de las dos capas germinales basicas. En el hombre, de todos modos, se desarrollan de una manera completamente diferente.

Hay una cosa que debo deciros, y es de lo más importante en este contexto: solo los animales superiores desarrollan membranas -esas membranas que forman el primer acto del mundo y  de la evolución humana. En los celentereos, en los invertebrados, las estructuras envolventes se desarrollan de un modo y forma bastante diferente. Pero las capas germinales, esos organizadores universales, son ubicables en todo el reino animal y en el hombre. Excepto por los organismos unicelulares -y realmente ellos no son animales sino una sombra proyectada en la pared, algo que devino a la existencia en un estadio bien tardío, como resultado de una deteriorización- no existen animales que no tengan ectodermo y endodermo. Esto es, tienen una parte externa, envolvente, abarcante, el ectodermo. Y no serian animales si una parte interna no cobrase figura dentro de esa parte externa, envolvente y abarcante. Por ello digo: el ectodermo es un elemento envolvente, pero no es una membrana, ni es piel, integumento -lo que fuere- lo que envuelve. Y lo envolvente desarrolla una capa interna hacia el interior, un elemento interno. En el momento de la transición del ectodermo en endodermo se desarrollan células que combinan el aspecto externo con el interno. En este punto emerge algo nuevo, un tercer elemento, de la polaridad de estos dos. Aquí dentro se desarrolla la tercera capa germinal, y este es el mesodermo. Estas son las tres capas germinales que se encuentran en casi -yo diría ciertamente- todos los animales, incluso las plantas-animales. El mesodermo puede ser visto como el niño que se desarrolla cuando el ectodermo y el endodermo se juntan. Si estuviera utilizando la terminología de la zoología moderna o de la psicología, debería decir: estas son las zonas erógenas, y de allí surge el mesodermo. Esto, por supuesto, es tomando en consideración cosas desde el punto de vista del animal, como lo hacen los embriólogos y los zoólogos modernos.

Pero considerad, podéis describir y por cierto definir todo lo que es animal al decir que consiste en ectodermo, mesodermo y endodermo. Este no es el caso del hombre, y porque no sucede así con el hombre, también es diferente en el caso de muchos animales superiores; no es tan simple, no como gusta repetir ad nauseam, en los libros de texto de embriología y zoología, tomando la línea primitiva propuesta por Haeckel. Por supuesto, la visión ortodoxa dice que los animales inferiores vinieron primero y que por esto las verdaderas circunstancias son más fácilmente explicables en peces, anfibios y reptiles.

En pos de entender lo que realmente sucedió en el mundo, han de ser tomados los siguientes pasos (diagramación, las explicaciones no son audibles en la cinta). Si recordáis las conferencias dadas por Rudolf Steiner en Diciembre de 1923, donde habló sobre los Misterios de Éfeso y describió el medioambiente de la Tierra antes de la Caída, era más o menos así: el mundo, es decir el mundo terrestre, era todavía bastante atmosférico, envuelto en una substancia densa que podríamos llamar leche, o proteína. Entonces la sílice llovía dentro de esta substancia. Y al momento en que la sílice entraba, comenzaba a crecer verdeante, luego desaparecía, verdeaba otra vez y volvía a desaparecer. Así fue como el mundo vegetal devino primeramente en existencia. Y si deseáis entender el verdadero trasfondo del amnión, entonces veréis ese estado siliceo-viridiscente de la existencia que ocurrió allí. Y luego se formaron asimismo substancias calcáreas, calcio vertiéndose como lluvia, condensando esta atmosfera láctea y proteica y formando los primeros grumos que podríamos llamar animales.

Ahora, si tomamos estas cosas que estamos viendo no como ayudas visuales en el sentido común y corriente, sino sabiendo ciertamente que así fue una vez el mundo, y el mundo era hombre, y el hombre era el mundo, entonces veréis como este estado de existencia condujo al desarrollo de la vena primitiva, de aquello que hemos llamado el “germen”. Ahora se produce aquí un cierto engrosamiento de la parte inferior del amnión  y también cierto engrosamiento de la superficie superior del saco vitelino. En el momento que esto ha sucedido, hemos alcanzado el final de la 3ra semana del desarrollo embrionario y finalmente podemos hablar de un endodermo en el embrión humano -y esta es la superficie superior del saco vitelino- y de un ectodermo -la cara inferior del amnión. Esto nos da la primer noción de cómo se desarrollan ectodermo y endodermo en el embrión humano. Es bastante diferente de lo que ocurre cuando allí hay una gástrula. La gástrula es un pálido reflejo de esto. Aquí el aspecto externo es desarrollado desde el elemento pseudo-vegetal viridiscente, y el endodermo se desarrolla del saco vitelino, como una ola pujante, substancia uniéndose en condensación. Y allí dentro se desarrolla el mesodermo, este mesodermo que no es nada más que todo lo que está tomando figura en conjunto con el notocordio. Así que aquí tenemos al ectodermo, aquí al endodermo, aquí al mesodermo y aquí a la mesenquima, que es todo lo que toma figura dentro del corion. Esto nos da ahora cuatro capas germinales primarias.

fig5.png

La substancia que estaba a disposición en el inicio del desarrollo embrionario era el MESOFILO. El mesofilo es la substancia común, básica. De esta substancia básica se sugiere el desarrollo de formas, las membranas. Y es solamente cuando las formas han sido encontradas, cuando se han desarrollado del mesofilo en lo que sería un momento de pausa -todo esta aun fluyendo, todavía generalizado- que se desarrolla la sangre, sangre blanca, roja, sangre universal, receptáculos sanguíneos, circulación. Es vida en ciernes la que se está desarrollando aquí. Y mucho de esta vida en ciernes resta en nosotros. Por ejemplo la circulación sanguínea, la sangre que se forma en nosotros, en la medula ósea, que portamos con nosotros como HIALOPLASMA, todo esto aun desarrolla mesenquima. Cuando las heridas son interrumpidas, la mesenquima se dirige a ellas en forma de millones de representantes, por la simple razón de que aun contiene fuerzas primarias, originales. Posee estos poderes porque ha permanecido generalizada y no ha sido aun especializada. Conformada como mesofilo en el principio, se desarrollan amnión, saco vitelino, cavidad primitiva y vena primitiva. Y los embriólogos premuran de algún modo cuando aplican el termino de capa germinal, ya que esto todavía es mesofilo general, con todas las posibilidades de desarrollo inherentes en el hasta el momento en que ingresa el Yo.

En ese momento, ectodermo, endodermo y mesodermo surgen en ciertos puntos -el por qué esta aun por descubrirse- y el mesofilo resta como una madre que ha dado a luz a tres niños. ¿Que se desarrolla de esos organizadores primarios, del ectodermo, endodermo y mesodermo?. Del ectodermo deriva la piel, pero también la parte más amplia de los órganos sensorios, y luego a través de los órganos sensorios, el sistema nervioso completo. Así que podemos decir que la cubierta del cuerpo, la organización sensoria y la organización nerviosa entera deriva del organizador primario ectodermo. Del endodermo deriva todo lo conectado con la digestión; no estoy diciendo con el metabolismo. Todo lo conectado con la digestión, de la boca al ano -el intestino entero- está formado desde el endodermo. Boca, paladar, dientes, esófago, estomago, intestinos y ano. En adición, muchas de las glándulas digestivas, por ejemplo el páncreas, el hígado, y -pero este es un caso muy especial- los pulmones. Estaríais en la pista equivocada, por lo tanto, si pensáis que el sistema inferior del hombre trimembrado, el sistema metabólico, deriva del endodermo. Eso sería una simplificación y esto no está permitido. Se puede decir que del mesodermo deriva todo lo que resta. Del mesodermo deriva el conjunto del esqueleto, el conjunto del sistema muscular, todos los tendones, las articulaciones, todos los receptáculos sanguíneos. El mesodermo hace también surgir al conjunto del sistema renal, al conjunto del sistema sexual. Pensad luego en la enorme tarea dada al mesodermo. Y lo que queda es el mesofilo. Este forma todo lo que es nuevo en nosotros, todo lo que fluye: linfa y sangre, formación linfática y formación sanguínea. Se está lejos de tener en claro y establecido de donde derivan la linfa y los nódulos linfaticos, si del mesodermo o del mesofilo, me pregunto yo si todo esto no surge conjuntamente con el mesofilo.

Pero imaginad todo esto: aquí tenemos uno más tres capas germinales. El ectodermo, el endodermo y el mesodermo -estas pueden ser llamadas como las tres CAPAS GERMINALES SINOPTICAS.Y luego resta un aspecto generalizado, y este es el mesofilo. Esto correspondería -no directamente pero más o menos- al Evangelio de San Juan, ya que es el único que apunta al origen  de la Palabra en el Mundo. Y ahora considerad el hecho de que el hombre está destinado a volverse un ser ternario. Que esto haya sido establecido en nuestro propio tiempo, por Rudolf Steiner, es uno de los grandes misterios en la evolución humana. Hasta aquí no se había puesto atención en ello. La gente no lo veía de este modo. Solo un concepto mitológico del mismo existía previamente. Ahora se ha vuelto accesible a la ciencia el hecho de que el hombre consiste en un sistema nervioso y sensorio, un sistema rítmico, y un sistema metabólico y de extremidades. Es una de las más tremendas formulaciones científicas no solo de nuestro siglo, sino de todos los tiempos.

Con respecto a los puntos que hemos estado considerando, puede ser dicho lo siguiente: el sistema de nervios y sentidos deriva indudablemente del ectodermo. El ectodermo puede ser visto como el gran organizador de la piel, órganos sensorios y nervios. El detalle  de esto será discutido mas tarde. Puede decirse que el sistema de extremidades y metabólico deriva de una fuente endo-mesodermal. Y el sistema rítmico posee receptáculos sanguíneos, arterias y pulmones, así que deriva de una fuente meso-endodermal. Ahora debemos aferrarnos a esto. Debemos aferrarnos a esto porque debemos evitar cualquier simplificación, cualquier noción de que ya lo tenemos, que esta es la estructura ternaria y que aquí están los tres desarrollos correspondientes. No, esto no es cierto, y no es cierto porque las tres capas germinales aun nos recuerdan a lo que una vez fueron los pensamientos de los Dioses cuando en el principio, tenían el deseo de crear. En ese momento la noción de una imagen del hombre trimembrada, exactamente diferenciada. Para el pensar de los Dioses era creación porque estaba pleno del poder de la voluntad. Y creación era pensar, porque estaba plena de la luz de los pensamientos divinos.; todo esto cambio. Cambió porque ocurrió la Caida. Gracias a la Caida, meso-endodermo y endo-mesodermo han de ser desarrollados. Esto conduce a una clara división entre la organización de sentidos, nervios y piel por un lado, y la organización corporal por otra.

Amigos, si no observamos estas cosas, si no descubrimos desde estas variaciones lo que ha sido en el pasado, entonces nunca obtendremos una imagen clara  de la naturaleza del hombre en la Tierra. Ya que no somos solamente hombres trimembrados, sino que también somos bimembrados. Somos bimembrados porque ciertamente tenemos una cabeza, y esta cabeza no es otra cosa que la metamorfosis completa de todo el conjunto de la organización corporal. Todo lo que tenemos aquí, concentrado, compactado, redondeado, lo tenemos también aquí, conformado y en forma bimembrada. La trimembración se inserta a si misma dentro de esta dualidad. Y porque la trimembración se inserta a sí misma en la dualidad, este meso-endodermo se convierte en el portador del la voluntad, el endo-mesodermo en el portador del sentir, y el ectodermo en el portador del pensar. Entonces surge el hombre.

Si fuésemos a fundar una universidad donde se enseñase desde nuestro punto de vista -y quizás estos seminarios de fin de semana son puntos germinativos de algo que ha por venir- entonces la embriología ha de volverse una de las asignaturas principales para el estudio general del hombre. Por supuesto, no debería ser enseñado por especialistas en embriología, sino demostrado por los mismos embriones; ellos saben de lo que se trata todo esto, esta maravillosa triplicidad. Y habiendo escuchado, uno podría decir, todo esto -y por cierto, esto no es más que un primer escuchar- podemos cuestionar la pregunta: ¿Qué son de hecho las capas germinales? Es realmente lamentable ver como los mayores especialistas sufren por estultifaccion general, creyendo que el ectodermo, por ejemplo, se desarrolla gracias a la proliferación celular. Por esta proliferación, estas células se deben juntar, formando la ranura y luego el tubo neural. Y de repente -como, no se sabe muy bien- esta estructura comienza a pensar. Crudamente expuesto, esto es lo que la ciencia quiere que creamos actualmente. Si uno dice algo diferente, uno es un romántico. Pero justamente tratemos de visualizar como, en este embrión, en la tercera semana, los organizadores primarios comienzan a tomar figura, y de ellos se desarrolla el sistema sensorio y nervioso, la piel, el intestino, glándulas, pulmones, músculos, nervios, toda la sangre.

¿Qué tenemos allí? Nada, queridos amigos, más que los cuatro que han sido los organizadores originales de todo el desarrollo de la Humanidad. Sabéis, los egipcios lo sabían también, y ellos lo representaron. Ya que este es el AGUILA, este es el LEON, este es el TORO, reluciendo abajo desde arriba como los principios formativos de los cuatro arquetipos del Hombre, los cuales fueron luego reunidos en la ESFINGE.Y la esfinge ha de ser vista como la imagen exaltada de las cuatro capas germinales, ya que el rostro que se ve en la esfinge es el rostro del hombre. Introduciéndose desde los Cielos, irradiando, dando forma y figura, están las fuerzas del Águila. Desde estas fuerzas se desarrolla la piel, plumas, escamas, órganos sensorios, ojos y oídos, y también el sistema nervioso, todo esto es el Águila en nosotros. Desde el polo opuesto actúa la fuerza del Toro, conduciendo a todo lo que es digestión. Se desarrolla la digestión, intestino, hígado y también los pulmones, ya que el pulmón se monta en la calidad animal y ocupa el sistema rítmico, porque la Tierra se ha vuelto demasiado rígida. Luego aparece el león y permea rítmicamente, perceptivamente, dando forma y figura: huesos, músculos, el sistema sanguíneo. Al mismo tiempo, el  Leon es el portador de la continuidad de la vida, del sistema sexual. Los detalles de estos desarrollos serán discutidos mas tarde.

Fig. 6
PENSAR       SISTEMA N-S                        ÁGUILA            ECTODERMO
SENTIR         SIST. RITMICO                      LEON             MESO-ENDODERMO
VOLICION    SIST. METABÓLICO             TORO              ENDO-MESODERMO

DISCUSION:

Surge la cuestión de la herencia

Dr.König: ¿Qué representa la herencia en todo este proceso de desarrollo que estoy tratando de describiros hoy como también en la última ocasión?. Hasta ahora no nos hemos cruzado con el término HERENCIA en absoluto. Ya que sería monstruoso negar simplemente la existencia  de la herencia porque sucede que a uno no le va. Sabemos perfectamente que la herencia existe; ¿pero adonde corresponde la herencia, y la espiral molecular, el descubrimiento que conjuntamente con los cromosomas, ha sido un golpe de genio, tiene algo que ver con la herencia?. Ya que es una opinión preconcebida, una con cierta justificacion, decir que el secreto de la herencia se halla oculto dentro del núcleo de la célula y que al haber captado esto, hemos casi resuelto el misterio.

Veréis, tengo la impresión que la herencia como proceso ha de ser tomado separadamente de lo que sea que actúa dentro de los cromosomas. Lo que quiero decir es esto: durante los últimos cuarenta años la embriología experimental (y justamente mas aquí en Freiburg) ha develado algo que yo considero de la mayor importancia: sin importar cuando dos tejidos o substancias, contenidos del embrión, se ponen en contacto entre sí, se influencian entre sí. Por ejemplo, el rostro deviene del ectodermo. Cuando la copa óptica toca la pared externa desde dentro, el efecto inmediato es que el ectodermo invagina, se cierra y forma una nariz, como mirando interiormente hacia la copa óptica. Veis, este es tan solo un ejemplo de lo que sucede todo el tiempo y por todo el embrión, patológica y normalmente. Podéis producir cualquier cosa implantando algo en ciertos puntos, sobre ciertos centros de organización. Podéis obtener nervios que crezcan como un brazo con tan solo situar el brazo contra un nervio, o incluso, en el caso de las yemas de las extremidades, hacer crecer una pierna de la yema de un brazo, si lo implantáis en el punto correcto. Pero cuando ya esta logrado el brazo, cuando el desarrollo ha llegado lo suficientemente lejos como para ser un brazo, entonces este nervio que normalmente mueve a la pierna, moverá el brazo como si fuese un brazo. Así podéis inducir cualquier cosa. Ha sido probado experimentalmente en ratones.

Ahora consideremos esto. Ya que veréis, en mi opinión, todo esto no tiene nada que ver con la herencia, sino que tiene todo que ver con la estructura formatriz de los cromosomas. Los cromosomas son osciladores sensibles; es su función transmitir la impulsión formatriz en la conformación de varias partes del embrión. Esto significa que las células de la mesenquima, digamos, contienen todas las posibilidades dentro de un sistema codificado. Al momento en que, para dar un ejemplo, estas células mesenquimales se vuelven células mesodérmicas, el código general se reduce, se torna especializado para el mesodermo, así como lo hace para el ectodermo o el endodermo; pero todavía posee todas las `posibilidades del organizador el cual, en el caso del ectodermo, puede volverse sentidos, nervios, piel, etc. Ahora, si algo anda mal con la codificación, digamos que un nervio no es enlazado con el miembro que se pretendía, sino con otro, entonces toda la cosa se re-codifica se vuelve a generalizar, y luego se especializa una vez más. Este es el único camino que yo puedo ver hasta el presente. La herencia en si no se encuentra dentro de los cromosomas. Perdonadme que suene tan dogmatico sobre esto. La herencia no es nada más que la substancia capacitada para el desarrollo del embrión por parte de los padres. Yo porto conmigo la substancia de mi padre y de mi madre. Con esto tenemos ya algo que enlaza e influencia mi parte propia, individual en esta corriente, una corriente que en sí misma es solamente substancia, es decir que algo que me ata a la raza, a la familia, a mi condición me sobreviene, ensombreciendo mi propia individualidad. Y los cromosomas son reguladores que asisten a la evolución del mundo y por lo tanto, forman al germen humano corporeamente. Aqui tenemos un primer punto de inicio para llegar a clarificar estas cosas.

ES HECHO OTRO APORTE A ESTA DISCUSION:

Tras lo que habéis estado diciendo, ciertamente es extraño considerar como todos los fenómenos a los que nos confrontamos en la embriología moderna son de hecho tales, que ellos deberían hacernos pensar dinámica y funcionalmente. Una cosa influencia a la otra y viceversa. Suficientemente extraño es que la mayoría de los biólogos están atascados en la pura mecanización y en el modo de pensar racionalista. Yo lo expresaría así, que en términos matemáticos su pensamiento está atado a un sistema limitado por reglas geométricas. En pos de obtener  el verdadero cuadro de los hechos al confrontarlos, ellos deberían abrirse paso hacia una forma matemática mas alta, funcional, un campo en donde los fenómenos pueden encontrar su verdadera interpretación.

Ahora quería volver a la trimembración  del hombre. El modo en que lo habéis expresado, nos confronta realmente no solo con la base  del diagnostico racional de las enfermedades -enfermedades que vemos solamente como un resultado final que es extremadamente complicado por su interacción entre alma y cuerpo- sino que también para una terapia racional. Es necesario retroceder suficientemente  lejos, realmente atrás en la embriología, en pos de comprender por qué un riñón, por qué un hígado se comportara tras 30 o 40 años de este y del otro modo. Ya hemos visto esto, para empezar, que el hombre también es un ser bimembrado, y como se desarrolla gradualmente la polaridad entre ectodermo y endodermo -dos principios tremendamente dinámicos. Uno es el cosmos de cuarzo, formándose en el proceso cuarcítico como el impulso ectodérmico, personificado en el principio del cuarzo, podríamos decir. El otro en el endodérmico, el proceso endodérmico anabólico del calcio. Así que uno seria mas  el principio del Águila, y el otro el principio del Toro. Aquí tenemos la base de dos grupos de enfermedades que más tarde serán polarmente opuestas. Uno, proviniendo del tiempo prenatal y portando al impulso ectodérmico sensorio y nervioso hasta el momento post nacimiento -un impulso formativo muy fuerte. O, para expresarlo más exactamente: en el hombre diurno, como un ser egoico, endureciendo, conduce procesos que llaman al hombre a la vigilia, está en oposición a los procesos anabólicos de la plata que empuja a la consciencia del hombre al sueño. Si la salud ha de ser mantenida, estos impulsos ectodérmicos no deben irrumpir en los procesos endo-mesodérmicos; ellos se encuentran, digamos, en la región respiratoria media. Por un lado tenemos un grupo entero de enfermedades que conducen a la vigilia excesiva, artritis, esclerosis, si estos procesos aumentan demasiado poderosamente. Por el otro lado tenemos al grupo que abarca desde las inflamaciones hasta la tuberculosis. Ahora, sin importar si el superior, plomo-cuarzo o impulso ectodérmico se abre paso a través del patrón de substancia apropiado para el momento -y también para el estadio de conciencia, a través de esa región mesodérmica, respiratoria, media, entonces genera carcinoma o manía, según Steiner. Estas dos enfermedades están fuera del desarrollo normal, como hemos visto en nuestro estudio de embriología. Esto aplica tanto a su aspecto estructural, substancial como al estado de consciencia. Con la una, la gente está muy vastamente despierta, muy “dura” en su substancia; con la otra, demasiado dormidas y demasiado “blandas” en su substancia. El aspecto espiritual adjunto a la substancia queda exprimido. La persona sufre ilusiones, incluso alucinaciones del tipo maniaco. Los psicólogos tendrán que comprender estas conexiones si realmente desean ayudar en la curación de las almas humanas. Y esta comprensión conducirá a una terapia racional.

Entre los dos polos descritos anteriormente, tiene su existencia la respiración, o el sistema rítmico. En el presente, los pulmones están considerados consecuentemente como los órganos respiratorios por excelencia. Pero el esquema dado recién demuestra bastante claramente que no puede ser así, o al menos no solamente así. Respira aire, pero han de ser vistos como pertenecientes a la esfera de la nutrición. Esto es obvio desde muchas observaciones clínicas, y también desde la fisiología, bien abajo en la estructura anatómica, los VASOS DE RAMIFICACION. El hígado, el riñón y la cabeza también respiran, si bien no en un modo perceptible a nuestros sentidos, si lo hacen en la percepción sensoria. Con respecto a esto, pertenecen a la esfera del  León. A través de las diferencias en su estructura espiritual y substancial -modificado por el verdadero elemento individual- ellos proveen la base de nuestras variadas cualidades emocionales. Ésta es la esfera en donde los dos polos que se mencionaron, se encuentran. Desde el inicio de la bimembración en “Adán y Eva”, como Ud. nos ha mostrado bellamente, tenemos a las dos tendencias polares hacia la enfermedad. Y esto puede verse ya en la embriología. Y cuando se considera la sección media, que luego se convertirá en la columna vertebral, etc., se puede justamente comenzar a obtener una primera comprensión acerca de como todos estos elementos se superponen y al mismo tiempo portan la marca de lo individual, cuando estamos cara a cara con el paciente. Y uno debería estar preparado para recibir impulsos terapéuticos desde tal acercamiento.

Dr.König: ciertamente si, considero  importantísimo que estas cosas sean destacadas. No deberían quedar suspendidas en un vacio, sino que provean la base para una visión médica y humana. Esto es lo que importa. Seria excelente si pudiéramos tener otras contribuciones sobre esto. Este es el único camino de justificar lo que hasta aquí ha sido solo una descripción esquemática.

UN ORADOR: yo quisiera hacer mención de que hay libros de texto medicinales que citan órganos individuales ya dentro de la 3er semana.

Dr.König: eso es bien erróneo, han de ser libros viejos. En los estadios tempranos del desarrollo, como he mostrado, el corazón se desarrolla en el exterior, pero aun no es un corazón. Después del 13avo día, tiene lugar un tremendo crecimiento, y eso que ha estado naturalmente lado a lado, luego es uno dentro del otro. Aquí tenemos el comienzo del segundo acto con una increíble diversidad. El libro sobre embriología de Starck brinda una descripción exacta, este es el que debería leer. Es el mejor libro sobre embriología que tenemos en el presente. Muy mecanistico, pero muy exacto también.

UN ORADOR: volviendo al desarrollo de los animales -en el momento en que aquí está el endodermo, obtenemos la polaridad dentro-fuera. La conclusión a sacar  debería ser que para que los animales desarrollen una continuación de este aspecto deben tener también una vida interior; de alguna manera, tenuemente o de alguna forma u otra debe de haber vida interior. Ahora quisiera saber cómo procede este desarrollo en relación a los órganos. Que órganos se desarrollan en que animales en el momento en que emerge un endodermo. Donde quiero llegar es a esto: seres que poseen un riñón han de ser seres sensibles, ya que el riñón es el órgano a través del cual algo sensible puede emerger del común de lo que es meramente vida como tal. Es del mayor interés como, cara a cara con personas con una enfermedad renal, por ejemplo, uno encuentra que muestran una marcada hipersensibilidad en el momento en que el proceso superior del riñón, el elemento formatriz más fuerte, prepondera. Nerviosismo, se le llama, es decir que gente tal está demasiado despierta, perciben todo y más tarde el resultado es alta presión sanguínea. Por el otro lado están aquellos que permanecen con sus riñones demasiado en el elemento puramente vital, ellos no lo transforman en esfera sensible, justamente porque están enfermos. Todo lo que va en dirección de una posible infección del riñón, en tanto, presentara por consiguiente siempre la dificultad de cómo salir de de esa esfera fluida hacia algo que sea un sentir verdadero. Esa gente permanece en ella, dormida. Lo que quisiera saber es  ¿cuando surge el riñón del desarrollo animal, de lo que es tan solo mera vida, como algo que es sensible?

Dr.König: el riñón, déjeme decirlo directamente, es quizás  un órgano particularmente complicado, como lo sabemos del estudio sobre animales. Quisiera apuntar tan solo a esto. Esta es una pregunta importante, y debo pedirle que no equipare riñón con riñón. Como sabe, el hombre posee un PRONEFROS que cambia en un MESONEFROS y finalmente se transforma  en lo que llamamos nuestro riñón, el METANEFROS. En realidad, todo es riñón -pronefros, mesonefros y metanefros- todo comienza a desarrollarse en la cabeza del ser humano. A la altura del oído, del cuello, desarrolla  túbulos muy pequeños que están interconectados (no puedo darle detalles exactos; los que son fisiólogos no lo recordaran mas, y los demás no lo sé). Los túbulos están conectados con el COELOM y asimilan substancia residual del coelom. Pero esto se puede encontrar solo en el embrion, en ningún otro lado, y más tarde el mesonefros desciende y finalmente se transforma en el riñón que conocemos como tal.

Así que tenemos un proceso que va desde arriba hacia abajo. Luego, toda la estructura del mesonefros se vuelve parte del sistema reproductivo, pero nuevamente, menciono esto tan solo de pasada; sería demasiado complicado entrar en detalles.

fig7

Pero todo esto es el riñón, y en el comienzo -y en los animales inferiores hacia el final- el riñón es un pequeño sistema de minúsculos túbulos continuamente repetidos con algún tipo de órgano terminal que absorbe y elimina. ¿Ud. Conoce a los zoofitos, los pólipos y las medusas?, no tienen riñón en absoluto. Consisten solo de endodermo y ectodermo. Permítame diagramarselo, porque es de tremendo interes, y podría incluso inducirlo a que haga un curso de zoología y todo.

Fíjese, estos son los pólipos; todavía son sésiles y tienen tentáculos, así ( Fig.8) y dentro esta el intestino o endodermo. Algunas veces, pero no siempre, se desarrollan yemas sexuales y se desprenden. Una flor o un fruto, como quiera, se desprende. Esto nunca se desarrollara en un pólipo. Un pólipo se desarrolla solo aquí, por frotación, desprendiéndose a si mismo del progenitor, y luego estableciéndose aquí. Pero una vez que la fruta se desarrolla, todo esto se muere. Y aquí, una primera sensación del sistema sensorio se desarrolla, y un sistema digestivo. Allí  (b) tenemos mucho mas endodermo, y aquí (a) mucho mas ectodermo, y así uno posee formación de la cabeza y el otro no. Es una de las más bellas imágenes que uno pueda utilizar. Hasta ahora no hay riñón, pero en el momento en que algo nuevo se pone en acción, aquí en el aguijón, empieza a moverse a su propio ritmo por primera vez. Los pólipos no hacen esto, son sésiles las medusas son movidas desde fuera (c), como el polvillo es movido desde fuera. Pero aquí comienza a moverse. ¿Y como se mueve?. Se mueve con ayuda del ” sistema de receptáculos acuosos”. Y el sistema de receptáculos acuosos es una imagen de la vida interior del hombre. Para expresarlo con claridad, significa: alli, donde me muevo, tengo una vida interior. Y movimiento, riñón y vida interior corresponden juntos.

fig8

No hay riñón si no hay movimiento. Y allí no hay movimiento si no hay riñón y esto, por supuesto, es exteriorización. Si tengo una vida interior, la exteriorizo, la expreso, y lo hago en cualquier forma de actividad motora. Y eso que cobra expresión -ya que es catabolismo- eso esta funcionando. Así es como es. Este es al punto que uno debe mirar, para poder llegar abajo primeramente hasta la raíz, podría decirse, que es tan importante. Partiendo de aquí, todos los animales tienen riñones, sistemas de receptáculos acuosos, etc. Pero están lejos de tener riñones como los nuestros. Solo aparecen gradualmente en los mamíferos superiores.

UN ORADOR: si como lego se me permite preguntar: ¿podría darnos un esbozo de cómo se desarrolla el germen en las plantas, como para redondear el cuadro?

Dr.König: me temo que podría llevar a la confusion, porque tiene tantos aspectos, que uno no seria suficiente. Llevaria una hora entera explicarlo. Se debería dejar en claro que no hay germen ni ovulo, sino algo bien diferente.

UN ORADOR: quisiera preguntar lo siguiente: este cuadro de cómo se desarrolla el riñón, le da a uno una base de la cual comenzar un numero de cosas. La imagen del riñón, este órgano que en el hombre desciende de arriba hacia abajo. Y en el campo del masaje y en varios síntomas de enfermedad, por supuesto, tenemos aquellas zonas aquí arriba en el cuello donde “encontramos”  a los riñones nuevamente. Ahora sería muy interesante obtener una imagen pictórica  del pulmon, por ejemplo, ascendiendo de abajo hacia arriba. ¿Cómo se ve esto?.

Dr.König: puedo brindarlo tan solo brevemente, porque lo discutiremos mañana por la mañana. Debería darle un esbozo de esto, porque entonces mañana tendré más tiempo para otras cosas.

Vera, ni siquiera tengo que dibujarlo. El pulmón sube hasta la zona media porque en el hombre, y en conexión con esto también en los animales superiores, especialmente en los más altos, quiero decir en los mamíferos, si bien no en todos los mamíferos, se desarrolla un DIAFRAGMA, un diafragma que separa el abdomen del tórax. En la mayoría de los vertebrados el tronco, esto es el tórax y el abdomen, forman una sola cosa. Los pulmones se amplían todo hacia abajo, los riñones todo hacia arriba, puede ser de un modo o de otro, el corazón está aquí arriba, y solamente en el momento, en el momento cósmico, cuando se desarrolla el diafragma, el corazón desciende, es rodeado por los pulmones, y los riñones quedan allí debajo. No piense que el pulmón asciende. No, el pulmón no puede volver porque el riñón desciende, esta es la razón. Y si Ud. recuerda el desarrollo embrionario del riñón, como la uretra surge de la vejiga y se aferra al metanefros. Esto le hará ver de repente lo que significa que pro -y mesonefros se desarrollen en metanefros; el metanefros se mantiene firme y el mesonefros se desprende y se vuelve parte del sistema sexual masculino. Todo esto es dramático. Nuevamente tiene algo que debe caer, y el pulmón es el contra-impulso a la Caída de LUCIFER; esto es. Uno debe saber estas cosas si pretende entender estos procesos, y este todo escrito en este drama. Lo que le he contado es justamente es parte del 3er acto. Ya que sucede más tarde, durante la época atlante tardía ahora siento que con este cuadro debemos llegar al final.