Marte y el Óctuple Sendero

(Curso de Cosmología – Conferencia a los miembros de la Rudolf Steiner House, London, England)

de 1 de Octubre de 1954 al 1 de Abril de 1955)

Todos los dibujos son de Willi Sucher – Conferencia no revisada por el autor

25 de Febrero de 1955

English version

En el último encuentro hablamos de Marte y de sus gestos. Voy a repetir muy brevemente lo que dijimos. Hablamos de los movimientos de Marte en el transcurso de este año en el que formará una conjunción  con el Sol, lo que significa que Marte está situado en el espacio cósmico, más o menos detrás del sol. En el círculo exterior señalé las conjunciones, (dibujo del círculo pequeño con el trazo) es decir, cuando Marte se posiciona detrás del Sol; y dibuje el bucle para representar una oposición de Marte con el Sol, es decir, cuando la Tierra está entre ellos. Ahora lo interesante es ver lo que ha estado haciendo Marte en el transcurso de los años.

Empecemos con el año 1938 cuando se produjo una conjunción de Marte con el Sol en Cáncer. Al año siguiente, hizo una oposición o bucle que se llevó a cabo casi en oposición, en la transición de Sagitario a Capricornio. Y así podemos seguirlo a través de los años hasta el ciclo del pasado verano en 1954.

marte

En estas ocasiones, cuando Marte se acerca mucho a la Tierra, los astrónomos están especialmente ansiosos por observar sus canales y todos los enigmas de su superficie. Recordarán que también se dijo que en el transcurso de unos dieciséis años, se habían llevado a cabo ocho conjunciones y ocho bucles u oposiciones de Marte al Sol, con un total de dieciséis. Y en ellas reconocemos el patrón cósmico que se nos aparece como la flor de loto de dieciséis pétalos o chakra, como se le llama en la sabiduría oriental, y lo más interesante es que en realidad ya tenemos interiorizados ocho pétalos. Sabemos que la flor de loto es una flor, por así decirlo, con anillos concéntricos de pétalos. Contamos con ocho pétalos interiores y ocho pétalos exteriores, es decir exactamente como se describen en el ocultismo. El chakra de Marte, que está situado en la región de la laringe, tiene dieciséis pétalos: ocho ya se han desarrollado inconscientemente en el pasado y los otros ocho debemos desarrollarlos ahora. Y este desarrollo de los ocho pétalos de la flor de loto de dieciséis pétalos, fue enseñado por Gautama Buda en el óctuple sendero. El óctuple sendero es el método que se debe utilizar para desarrollar y preparar ese órgano en la región de la laringe, que debe servir en un determinado momento para la percepción suprasensible.

Me gustaría indicar cómo Rudolf Steiner ha transformado y modificado el óctuple sendero de acuerdo a las necesidades actuales de la Humanidad. El antiguo óctuple sendero de Buda consistió en desarrollar o alcanzar: la justa opinión, el pensamiento correcto, la palabra correcta, la conducta correcta en la vida, que significa el derecho a los medios de vida, el recto esfuerzo, el control mental y la recta meditación. La octava regla comprende a todas las demás, o dicho de otra manera, corona a las siete anteriores.

Ahora vamos a ver cómo describe Rudolf Steiner este sendero óctuple. El habla de ocho funciones que han de ser realizadas por el ser humano. Las he tomado del libro, “Como se adquiere el Conocimiento de los Mundos Superiores”.

  • El primero se refiere a la forma en que se adquieren las ideas y los conceptos.
  • La segunda de estas funciones se refieren al control de las Resoluciones.
  • La tercera a la función del habla. El estudiante no debe pronunciar ninguna palabra que carezca de sentido y significado, ya que todo hablar por hablar nos aleja del camino, y así sucesivamente.
  • La cuarta es la regulación de la acción exterior. Como discípulos, intentaremos ajustar nuestras acciones de tal manera que armonicen con las acciones de los demás y con los acontecimientos de nuestro entorno.
  • La quinta función incluye la gestión de la totalidad de la vida. En el modo oriental se expresa como los medios adecuados de subsistencia. (Podemos ver que los conceptos que figuran en Como se adquiere el Conocimiento de los Mundos Superiores son mucho más amplios y exhaustivos.) Los esfuerzos de los estudiantes para vivir en conformidad con la naturaleza y el espíritu, nunca se debe apresurar demasiado, pero tampoco ser indolente, uno debe esforzarse por no ser ni excesivamente activo, ni excesivamente perezoso, y así sucesivamente.
  • El sexto se refiere a la actividad humana. Ponemos a prueba nuestra capacidad y competencia y la llevaremos a cabo a la luz de tal auto-conocimiento; no intentaremos nada que esté más allá de nuestras posibilidades, y no trataremos de omitir nada de lo que esté a nuestro alcance, y así sucesivamente.
  • La séptima nos ofrece el esfuerzo de aprender todo lo posible de la vida. Que nada pase por delante nuestro sin que nos dé la oportunidad de acumular la experiencia de qué es lo que tiene valor para nosotros.
  • La octava es que de vez en cuando tomemos un tiempo para hacer una mirada introspectiva en nosotros mismos, hundiéndonos en nuestro ser, dedicándonos con cuidado a tal tarea, dando forma y probación a los principios fundamentales de nuestra vida, acogiendo en nuestros pensamientos la suma total de nuestro conocimiento, sopesar nuestros deberes, reflexionar sobre el contenido y el objetivo de nuestra vida, y así sucesivamente. (Esto se llama Meditación en la versión oriental, y es, por supuesto una meditación-contemplación).

Este es el óctuple sendero. Es el desarrollo, por así decirlo, de los ocho pétalos interiores del chakra de Marte. Nuestra tarea es encontrar una clara imagen Macrocósmica de este chakra que aparece en el ser humano. Por supuesto, debemos imaginar que no es sólo una cuestión de comparar lo que ocurre y lo que existe en el ser humano, con lo que tenemos aquí, que es una imagen de los movimientos de Marte. Una cosa es cierta: hemos descendido desde el mundo cósmico entre la muerte y el nuevo nacimiento, y cada vez que entramos a la vida en la Tierra traemos la herencia de nuestras experiencias en el cosmos. Sabemos que nuestro cuerpo se construye con lo que hemos aprendido y experimentado en las esferas planetarias e incluso más allá. Se puede decir que los planetas están en nosotros, en cierto sentido, están presentes en nosotros. En nosotros está Saturno, está Júpiter, y está Marte; están modificados, pero modificados de tal manera que tienen la posibilidad de ser espiritualizados. Después de todo, ¿que significado tiene el que los seres humanos se encarnen constantemente trayendo a la Tierra la herencia de sus experiencias en las esferas planetarias y, en el momento de la muerte, se las lleven de nuevo? El ser humano es el medio, por así decirlo, por el cual el mundo divino transforma lo que está en el mundo Macrocósmico, que es el Universo.

Todas las funciones de los seres humanos, incluso el comer y digerir, están realmente diseñadas para ser sacrificadas, son un tipo de servicio para todo el Universo, para todo el Cosmos. Esto, por supuesto, no lo reconocemos ahora. En su mayor parte, los seres humanos tienen que alimentarse, ya que deben existir. Para muchos no importa lo que tiene lugar dentro de la esfera de la digestión, y de todos modos, con los medios de cognición actuales no se puede comprender lo que se lleva a cabo, por ejemplo, en el estómago, en los intestinos, en el conjunto del sistema metabólico. No sabemos estas cosas, y tal vez sea mejor así, no lo sé, porque entonces no interferiremos con él, ya que es una región sagrada. Es allí donde se produce la gran transformación de lo que tiene lugar ahí fuera, en el cosmos. Se transforma, tiene la oportunidad de transformarse en algo espiritual. Tal vez en el futuro, la Humanidad reconocerá esto —lo que realmente sucede dentro del cuerpo.

Así también tenemos que pensar en las fuerzas de Marte como algo que nos ha sido donado en un momento determinado, y cada vez que encarnamos, traemos esas fuerzas con nosotros de nuevo a la Tierra. Cuando volvemos al mundo espiritual después de la muerte, llevamos también, por supuesto, los frutos de nuestra vida, por decirlo así, los frutos de lo que hemos transformado en nuestra propia individualidad marciana. Los llevamos de regreso al mundo espiritual, y podemos imaginar que luego llega el gran momento cuando este fruto, nuestro fruto personal marcial, será probado, digamos, en la esfera de Marte ante las expectativas del mundo cósmico, ante esos seres que viven en Marte. Entonces, quedara por ver si como individuos hemos cumplido con las expectativas del cosmos. Si no es así, por supuesto, seguiremos trabajándolo durante la vida entre la muerte y el nuevo nacimiento, y surgirá del deseo de encarnar de nuevo con el fin de poder hacerlo mejor.  Así, se implanta Marte en el ser humano, y la manifestación más sublime de Marte, la huella más sutil procedente de la esfera de Marte, figura en ese órgano supra-sensible, que es el órgano espiritual del chakra de dieciséis pétalos o loto.

Ahora bien, si tomamos estas ocho funciones del óctuple sendero de Buda, que están expuestas en el libro “Como se adquiere el conocimiento de los Mundos Superiores“, entonces muy pronto entenderemos que es un camino hacia una sana confrontación con el mundo externo. Es un camino, es una función, sus reglas nos dan la oportunidad de enfrentarnos al mundo externo, físico, de una manera saludable y que puede sentar las bases para la existencia física en este planeta. Estas ocho reglas son realmente un consejo muy práctico, si leemos a través de ellas. Son consejos casi de sentido común, y sin embargo son de gran importancia. ¿Qué se incluye en estas ocho verdades?. Ustedes saben que aquí estamos hablando de las siete entidades celestes, el Sol, la Luna y los cinco planetas. Por supuesto, todos somos muy conscientes de los otros tres planetas que han sido descubiertos, y de los que podremos hablar un poco más tarde, pero desde el punto de vista de lo que está contenido dentro del marco físico del ser humano, tenemos que hablar de las siete entidades celestiales en cuanto a su función se refiere. También podemos ver ocho funciones en este sendero de ocho etapas, es decir, podemos ver algo que también está conectado con la vida orgánica del cuerpo humano.

Estos siete planetas por supuesto, no están aislados. Sabemos, si nos fijamos en el cuerpo humano, que no se puede tomar, por ejemplo, el hígado o el corazón, como algo que está, por así decirlo, en su propio terreno totalmente independiente de cualquier otro órgano. Sabemos perfectamente lo mucho que el hígado depende de la circulación, y el corazón depende de lo que hacen los pulmones, y así sucesivamente. Podemos ver que en el cuerpo humano existe una estrecha interrelación entre los órganos, y estos órganos son, como se sabe, nada más que lo que se ha individualizado en un sentido corporal y traído del ámbito de los planetas. El hígado no es otra cosa que la individualización —por supuesto corporalmente individualizada— de Júpiter, y así sucesivamente. Existe una interrelación íntima entre los planetas, entre los siete cuerpos celestes, y esta interrelación se refleja en el mismo planeta. Por ejemplo, estamos hablando de Marte. En Marte se reflejan los otros siete planetas, que están ahí, como siete reflexiones. Así, podemos hablar por ejemplo de Saturno en el lenguaje, en la modulación de Marte. Así también podemos hablar de la función de Júpiter en la esfera de Marte, etc.

Hay una cierta similitud con los siete grandes Arcángeles. Los siete grandes Arcángeles que en realidad pertenecen a los Arkai, a los Espíritus de la Personalidad, aunque se les llame Arcángeles. Pero sabemos que los siete en sí mismos, a pesar de que pertenecen a una jerarquía, reflejan en sí mismos también la totalidad de los coros de las jerarquías, los siete o nueve coros de las Jerarquías. Aquí tenemos ocho conjunciones y ocho bucles de Marte en el transcurso de 16 años, una especie de gigantesco loto cósmico o chakra de Marte, ahora podemos imaginar, y uno puede ponerse a resolverlo en todos los detalles, que siete de los ocho están conectados con los planetas.

Tomemos la primera de las funciones. La primera se refiere al modo en que se adquirieren las ideas y concepciones. Con un poco de imaginación, podemos ver que no es más que Saturno, el reflejo de Saturno en la esfera de Marte. Saturno por sí solo nunca podría ir más allá de una cierta clase de formaciones etéricas, nunca podría ir más allá de lo que tiene lugar a lo largo de la frontera entre la esfera astral y la esfera etérica. Con el fin de poder llevarlo hasta lo físico, incluso al mundo material, Saturno necesita a Marte, y Saturno aparece en esa esfera de Marte como una función, y esa es la función o la capacidad de adquirir las ideas y los conceptos de la manera correcta. Podemos ver con toda claridad, que es una regla muy práctica, pero al mismo tiempo se trata de una norma que se refiere a las ideas y concepciones, algo de naturaleza psicológica, sin embargo, nos acercamos a ellas desde el nivel físico, desde el nivel de viabilidad físico. Estos son los siete, y el octavo es, por así decirlo, el resumen. Resumiendo, tomando en conjunto, y también la función de poner un orden en el siete, un orden interior

No quiero entrar demasiado en detalles esta noche, por ejemplo, de cómo las conjunciones y los bucles están conectados con los siete planetas y la forma en que se resumen es la octava etapa. Como cuestión de hecho, podemos empezar en cualquier lugar, podemos empezar, por ejemplo, en el año 1955 y esperemos que este evento tenga lugar el 17 de agosto cuando Marte estará detrás del Sol en conjunción superior; si miramos hacia el Sol, entonces podemos imaginar que detrás del Sol esta Marte en conjunción. Empecemos con eso, y entonces podemos, por ejemplo, retroceder y preguntarnos si puede aparecer también un ritmo de siete en algún lugar. Si nos remontamos siete años al pasado, llegamos a un bucle en el año 1948 (véase el diagrama anterior) que en realidad tuvo lugar justo en la misma posición del Zodíaco. El circuito estaba en realidad casi exactamente en la misma posición en Leo donde, ahora se llevará a cabo esta conjunción en el transcurso del año.

Ya hemos aprendido a encontrar ciertos ritmos significativos en el cosmos, tales como el ritmo de 18 años y 7 meses, que es el movimiento del nodo lunar, el ritmo de los 12 años que se expresa en el movimiento de Júpiter, el ritmo de 30 años en el movimiento de Saturno, también tenemos el movimiento de 27 ó 28 días de la Luna en el curso del mes, y así sucesivamente. Pero el ritmo de siete años es una realidad que sabes de ti mismo, y puedes haber experimentado en tu propia vida que el ritmo de siete años es algo muy dramático y muy real en la vida humana. Sin embargo, hasta donde yo sé, el ritmo de siete años, sólo está indicada en estos movimientos de Marte.

Ahora bien, podemos ir más allá, y es muy interesante seguir con esto. Desde 1948, el siguiente sería el 49, se ve que vamos por aquí (Piscis), y así hasta el ’55. En cierto sentido, el círculo está cerrado, sólo la mitad del círculo consiste en bucles y la otra mitad en conjunciones, sin embargo, el círculo se cierra. Por cierto, no es exactamente siete años, ya que se apoya en la octava etapa. Esta tuvo lugar en el comienzo del año 48, y esto tiene lugar en la segunda mitad del año 1955, por lo que hay un espacio de aproximadamente la mitad de un año, siete y medio. El último año de los siete que ya nos lleva al período de los próximos siete años. Podemos ver este 8 en el 55 que ya se encuentra en el siguiente ciclo, pues comienza, por así decirlo, en el mismo lugar donde comenzó nuestro recorrido en el 48. Si investigamos este ritmo marcial de siete años, nos encontraremos con que los otros planetas se alternan en algún lugar en estos gestos.

La pregunta es, ¿qué significa? Para responder a esta la pregunta necesitamos dos cosas: primero, el planeta y sus gestos. Veamos ahora al planeta Marte con su chakra cósmico. Sabemos que tiene que ver con el habla porque es el órgano espiritual que de hecho, está situado en la laringe, Marte está conectado con el habla en un alto grado. Asimismo, encontramos que este planeta, obviamente, tiene que ver con las cosas prácticas, con los pies bien asentados en la Tierra que se incluye, por ejemplo, en el consejo del óctuple sendero. Ese es el planeta Marte, y ahora vamos a añadir el gesto de Marte.

Hemos hablado antes acerca de la posición de Marte cuando está en conjunción detrás del sol. Ahora el Sol, como se sabe, es un lugar en el cosmos que es justo lo contrario de la Tierra, lo opuesto en todo sentido. Es en ese punto donde el espacio realmente desaparece y donde entramos en el no-espacio, etc.  El Sol es también, como tal vez recordéis ya que hablamos de ello el año pasado, el portal al mundo espiritual, al mundo de los muertos. Si hay un mundo no-espacial, entonces es muy lógico pensar que en ese mundo no-espacial se introducen las almas que pasan el umbral. Ahora tenemos la imagen que es algo así como una enorme cortina (línea vertical en el diagrama), una frontera entre la Tierra y el Sol, aquí (Tierra) tenemos el espacio o el espacio tridimensional, y este otro (Sol) es negativo o no-espacio.

f2.png

Ahora, ¿qué pensaríamos si Marte se alejara más allá de Sol? ¿Qué clase de Marte seria ese? Se trata de un Marte que está muy cerca de algo?; ¿qué? Bueno, en cualquier caso, no está cerca de la Tierra, en la medida de lo posible esta lo más lejano de la Tierra. ¿Con qué clase de mundo podría conectar Marte?. Ya hemos dado una respuesta, que estaría conectado con el mundo de los muertos, por ejemplo. Los muertos viven en las esferas de los planetas. Ellos no apreciarían mucho esta posición (lazo-oposición) de Marte. Eso les recuerda demasiado al mundo terrenal. Lo que ellos prefieren, donde ellos pueden vivir y respirar, donde pueden experimentar a Marte en su propio ser es la posición en la que Marte se muestra y descansa es la esfera de los arquetipos espirituales de la existencia física. Lo contrario es cuando Marte se acerca a la Tierra, ayudando y promoviendo la incorporación de los arquetipos del mundo físico al mundo terrenal. Es un proceso de incorporación, pero aquí en este evento, que tendremos que enfrentar en el verano, tenemos todo lo contrario. Fundamentalmente se trata de un evento que nos remite a un reino donde viven los muertos, donde viven los seres del mundo espiritual, donde moran los arquetipos del mundo físico, y así sucesivamente. Tendríamos que ampliar esto mas, por supuesto, pero por ahora es el único punto que debemos tener en cuenta.

Me gustaría hablar de otra cosa que es notable con respecto a los eventos durante el verano. Marte no es el único que está detrás del Sol, en ese reino que se aleja de la Tierra —el mundo de los arquetipos espirituales, el mundo del alma y del espíritu, como se le denomina en el libro Teosofía— todos los planetas están ahora detrás del Sol, con la excepción quizás de Saturno, que está demasiado lejos y esta por aquí en alguna parte (Libra). Aquí, en la constelación de Cáncer y Leo contamos con todos los planetas que están situados detrás del Sol: Marte, Júpiter, también Venus y Mercurio. Por lo tanto, esto nos recuerda que no estamos solos en nuestro propio mundo físico, que tendremos que tomar en consideración el mundo celestial. Esta posición unitaria de los planetas contiene algo así como un toque de clarín desde el cosmos: “Ensancha tu conciencia, piensa en nosotros, piensa en el cosmos, mira las cosas que experimentas en la Tierra también desde el punto de vista del cosmos, de los que han atravesado el umbral”.

Sin embargo, hasta ahora todo esto es sólo la característica de Marte. Lo que tenemos que añadir a esto con el fin de dar un color o un estado de ánimo, por así decirlo, a este Marte, es la constelación en la que tiene lugar el evento, y que es Leo. La última vez hablamos de las doce constelaciones en relación con los símbolos, que se han utilizado desde tiempos muy antiguos. Hemos tenido que modificar algunos de los símbolos, pero siempre podemos reconocer el símbolo original. Quiero darles una idea de cómo esto puede encajar muy bien en un budismo cristianizado, espiritualizado, porque hemos estado hablando sobre el óctuple sendero, y aquí tenemos algo como una contraparte cósmica del óctuple sendero de Buda.

Podemos ver que el Zodíaco era conocido en el budismo, así como era conocido lo que aparece en los seres humanos como el microcósmico chakra de Marte también relacionado con el mundo de Marte que está en el cosmos. Así también era conocida la conexión entre el ser humano, el mundo, y las doce constelaciones, que están contenidas en los doce Nidanas del budismo. ¿Cuáles son los doce Nidanas?. El budismo habla de la Rueda de la Vida, que tiene doce rayos, y estos son los doce Nidanas. ¿Qué es eso? No es otra cosa sino la concepción microcósmica del Zodíaco. Si leemos acerca de estos doce Nidanas del budismo, por supuesto, es un poco difícil porque no siempre se puede confiar en las traducciones, pero siempre hay algo que lo atraviesa brillando, nos damos cuenta de inmediato que no es más que una descripción similar a la que hicimos en relación con los símbolos. Por cierto, quiero asegurarles que no tomé los doce Nidanas del budismo con el fin de elaborar los símbolos. Esto es algo de lo que me hice consciente a posteriori.

El primero, por ejemplo, es la Existencia, ciega y sin conocimiento en el principio. Lo llamamos el principio Aries, (filosóficamente conectado con el Idealismo). A continuación, Resolución, Formación, y Organización: lo llevamos un paso más en el descenso a la Realización, en realidad la Manifestación (Tauro, filosóficamente conectado con el Racionalismo). Después la Conciencia que engendra Organismos: esto es Géminis, que da un paso más allá, y tenemos entonces el mundo superior y el mundo inferior más los flujos comunicantes entre los dos (filosóficamente conectado con el Matematismo). A continuación, el cuarto de los Nidanas, que se llama en el budismo los Seis Campos (Cáncer). El quinto es los Cinco Sentidos (Leo), y el sexto es la Mente (Virgo). Los tomé de una sola vez, ya que están realmente relacionados entre sí. ¿Que son estos seis campos?.

f3

Estos seis campos son en realidad el mundo que percibimos a través de los sentidos, y los Cinco Sentido es el quinto. Ahora vamos a ver cómo funciona. Digamos que aquí está el ojo (diagrama) y por ahí en el espacio estamos viendo una vela. Los cinco sentidos son una cosa, pero en este caso es el sentido de la vista, pero el objeto que está ahí, pertenece al sexto campo. Voy a explicarlo un poco más. El ser humano tiene cinco sentidos y el budista suele combinar con ellos la mente, lo que llamamos la mente. Es muy difícil traducir estos conceptos del budismo al idioma moderno. Pero el budismo combina la mente con los cinco sentidos, y entonces tenemos seis. Seis campos, los sentidos de percepción. El organismo de los sentidos de la humanidad está incrustado en estos seis campos. Así que sería Cáncer, el mundo de los objetos de la percepción sensorial. Es realmente el mundo material, que es Cáncer. Por cierto, Cáncer está relacionado con el Materialismo en un sentido filosófico. Leo son los cinco sentidos, y está conectado con el Sensualismo en un sentido filosófico. Virgo, la Mente, está conectado con el Fenomenalismo filosófico.

Así, nos vamos encontrando con los doce. Es interesante que en el séptimo, que es Libra, entramos en contacto con las cosas —el tacto, filosóficamente conectado con el Realismo. En el octavo, que es Escorpión, es la Sensación, la que arrastra, por decirlo así, a los seres humanos y los introduce en el mundo físico  —es casi la tentación y está conectado filosóficamente con el Dinamismo. En el noveno, el principio de Individualización, que sería Sagitario (filosóficamente conectado con el Monadismo). No puede estar equivocado; las doce Nidanas son, por así decirlo, el reflejo microcósmico en el mundo humano de las doce grandes constelaciones del Zodíaco. Así que estamos en algún lugar en tierra firme cuando estamos hablando de lo que se refiere a Leo. Leo puede darnos el motivo fundamental y el estado de ánimo de ese evento que tendrá lugar en verano de este año 1955. La última vez que hablé de Leo dije que el símbolo es algo así como algo que viene de la periferia y establece aquí un tipo de centro, un ser un tanto emancipado e independiente. Eso es ciertamente lo que funciona en la Humanidad y que nos lleva a ese mundo donde nos encontramos y vivimos con nuestros cinco sentidos. Esta es la quinta parte de los Nidanas del budismo.

f4

No hemos recibido todo esto desde el cosmos para sentarnos y descansar tranquilamente en el. Lo hemos recibido con el fin de evolucionar y contribuir a la evolución. Es la parábola de los talentos en el Nuevo Testamento. No se nos dan los talentos con el fin de enterrarlos para que los ladrones y otros se los lleven, se supone que debemos usar esos talentos y aumentarlos, y ¡ay si no lo hacemos!. Entonces, incluso lo que se nos ha dado nos será arrebatado. Por lo tanto, no podemos quedarnos sentados y decir: “Sí, está bien, Leo es obviamente lo que viene de la periferia y se establece en el centro, en el corazón”. Es muy posible que se nos pida, y sobre todo si ahondamos en el camino del desarrollo oculto, que regresemos con todo lo que hemos desarrollado en el centro  de Leo y lo llevemos a la periferia como un mensaje. Quizás esa sea la tarea.

Como pueden ver, queridos amigos, lo que realmente estoy manejando es esto: No van a preguntar: “¿Qué significa eso?” No vamos a llegar a ninguna parte si nos preguntamos “¿Qué significa esta conjunción de Marte?” pues podríaos obtener, por supuesto, cientos de respuestas. Hay muchos almanaques en el mundo que nos dicen todas las cosas relacionadas con esta conjunción de Marte con el Sol. También hay pretensiones de dar el pronóstico del tiempo durante esos momentos y todo eso, pero simplemente no es suficiente. Por lo general, nos encontramos engañados. Nos deja vacíos. Le quitamos algo de nuestra dignidad cósmica, porque nuestra dignidad cósmica es “hacer” algo en un momento así,  aportar algo al mundo en un momento así, aunque sea de una manera muy pequeña. Tampoco tiene que ser justo en ese momento. Yo creo que estas influencias son más poderosas cuando trabajamos con ellas. El trabajo hasta tal conjunción seria el momento en que podemos desarrollar pensamientos e ideas que puedan ser fructíferas para el cosmos. ¿Cuáles serian estas? ¿Qué quiere decir, ir hasta tal conjunción? ¿Cómo podemos hacerlo? Sólo es palabrería si decimos: “De acuerdo, vamos a partir de lo que sentimos y con lo que desarrollemos en nosotros, salimos a la periferia de nuevo.” ¿Qué significado tiene esto?

Leo también está conectado con los cinco sentidos. Por decirlo en pocas palabras, diría que lo que necesitamos en un momento como este es que seamos conscientes y ejercitemos, meditemos, por así decirlo, en esta idea de tratar de establecer, controlar, y sobre todo utilizar los cinco sentidos –es decir, el sentido de la vista o del oído– con plena consciencia y tener la conciencia de que no vemos y escuchamos al mundo para nuestros propios fines.

Creo que es algo muy común la noción de que el mundo existe para el ser humano y no al revés. Sin embargo, llegara paulatinamente el momento –y creo que la sombra, o más bien, la luz del futuro ya está irradiando en el presente– que lo que vemos y oímos en el mundo no debemos quedárnoslo sólo para nosotros, sino que debemos practicarlo, mantenerlo e incluso ofrecerlo, por así decirlo, a aquellos que están más allá del umbral, viviendo entre los muertos así como a las Jerarquías del mundo espiritual. Debido a que no tienen ojos, ni tienen oídos, no pueden saber lo que pasa en este mundo que experimentamos con los órganos de los sentidos. Ellos no lo saben, y están esperando que los humanos les informemos de lo que es lo que está ocurriendo aquí, en este mundo. En estos momentos –y me refiero al momento en un sentido más amplio, en un sentido histórico– el ser humano entrara cada vez más en una especie de soledad angustiosa. Los seres humanos pueden estar uno al lado del otro, y sin embargo, sentirse terriblemente solos. Esto se debe a muchos factores relacionados con la vida humana, pero una de ellas es que tenemos que aprender de nuevo a vivir para los demás. Será necesario, que pongamos mucha atención en alimentar al mundo espiritual con lo que experimentamos en este mundo.

Queridos amigos, tenemos en estos días muchas razones para la queja, para la amargura, para la ansiedad, incluso para el miedo a las cosas por venir, y nos encontramos con muy pocos seres humanos con los que poder hablar, con los que podamos comunicar estas inquietudes, pero hay una posibilidad, que consiste en comunicarnos con los seres que están más allá del umbral. Entonces puede suceder algo maravilloso, porque perderemos todos esos temores y ansiedades y no solo eso, sino que nos daremos cuenta de que más allá del umbral, en el mundo espiritual, sin ninguna duda están ansiosos de escuchar, en un sentido espiritual, lo que el ser humano experimenta en el mundo físico. Sin embargo, ellos lo ven desde diferentes aspectos, desde aspectos más globales, más cósmicos que aquellos que tenemos aquí en la Tierra.

Así, con este tipo de cooperación creciente puede entrar en nuestra vida una especie de consuelo del cual, los seres humanos ni siquiera sueñan en la actualidad, –una especie de comunión directa con el mundo espiritual. Este tipo de eventos son, por supuesto, algo así como focos en la distancia. Esta conjunción se producirá en pocos meses, sin embargo es un foco. Podemos imaginar que el sendero para llegar al fin, tiene ciertas etapas, pero una vez que uno ha vislumbrado el foco, por así decirlo, aunque sea en la distancia, puede saber cuántas etapas contiene, que es lo que en realidad está demandando cada etapa y que es lo que se debe conservar, en cierto sentido, y que es lo que debe ser transformado con el fin de llegar hasta allí.

Me gustaría simplemente mencionar que Marte en la actualidad está en Aries, donde ingresó hace unos días. Unos pocos días antes,  estaba en oposición a otro planeta, que no pertenece a los siete que hemos mencionado antes. Es uno de los planetas recientemente descubiertos, el planeta Neptuno (ver diagrama I). Al mismo tiempo, Urano esta también aquí —otro de los planetas recién descubiertos. Si tuviéramos, por así decirlo, que utilizar una regla cósmica tan grande como el cosmos, podría haber dibujado una forma geométrica cósmica. En astrología se conoce como una cuadratura. No podemos entretenernos mucho tiempo en esto, traten de resolverlo por si mismos. Hemos experimentado lo que ha estado ocurriendo durante los últimos días, hemos leído y escuchado sobre las catástrofes que tienen lugar en todo el hemisferio norte y las inundaciones en el hemisferio sur. Estas catástrofes naturales en todo el globo están relacionadas con esto. Estas catástrofes son sólo posibles porque se ha creado un vacío en el mundo humano. Algo cede y se crea un vacío, y en ese vacío existen corrientes de fuerzas salvajes de la naturaleza que crean estragos. Estas catástrofes son un recordatorio de las exigencias sobre el desarrollo interior del que hemos estado hablando.

Por lo tanto, llegará justo ese tiempo, un poco antes, de que Marte se mueva aquí a esta posición y entrará en conjunción con Urano, luego tendremos de nuevo la cuadratura. La interacción de estos planetas que se ponen directos y luego retroceden está agravando una situación que para contrarrestarla debemos llenar con fuerzas positivas. Traten de hacer el ejercicio. Realmente verán esto como si tomamos un pedazo de arcilla, como algo que podemos moldear, algo que se espera de nosotros, que espera que fructifique desde un desarrollo interior por nuestra parte para llenar ese vacío. Creo que estas son las cosas que debemos afrontar en esta época. Yo no creo que sea de mucha utilidad perder el tiempo hablando o  buscando la respuesta a lo que las cosas significan, porque el significado está en nosotros. Incluso si no lo logramos, y con respecto a muchos de estos eventos en el cosmos vamos a fallar, porque ni siquiera hemos dado el primer paso en el camino hacia ellos, aún así, tenemos que aprender a hacerlo. Creo que esto es lo que la nueva cosmología realmente exige de nosotros.

En un par de semanas nos reuniremos de nuevo y continuaremos con nuestro trabajo.

Respuestas a las preguntas:

¿Podría hablar sobre el aspecto de cuadratura de Urano y Neptuno?

Podemos rastrear el deterioro del clima de hace dos años, cuando Urano y Neptuno entraron en una relación de cuadratura. Estos dos planetas forman una combinación de dos fuerzas espirituales. Representan, en un aspecto, a Lucifer y Ahriman. Neptuno ha estado muy conectado con los acontecimientos de los últimos tres años, y Urano está en la constelación de géminis, que también representa a estas dos fuerzas opuestas. Tenemos que transformar esto en una Trinidad, hay que llenar el “vacío” con el tercer elemento, como en la gran estatua de Rudolf Steiner, en la que Cristo mantiene el equilibrio  interponiéndose entre los dos. Si esto no se hace se producirá el vacío en el alma humana, donde los “otros” dos pueden hacer travesuras. Esto es lo que vive en esa cuadratura, pues todos los eventos celestiales expresan hechos espirituales.

¿Ayuda leer a los muertos?

¡Sí! Una manera sería leer a los muertos. Tenemos que trabajar no sólo para nosotros sino también para los difuntos. Cada uno puede encontrar su enfoque individual. Uno puede mejorar la talla de la humanidad a grados desconocidos hasta ahora, porque debemos recordar que los poderes de Marte entran tanto en nuestra vida cotidiana como en nuestra manera de hablar.

Traducido por Gracia Muñoz, revisado por Diego Milillo.

 

©Astrosophy Research Center 2012 – ISBN – 1888686-11-1
All rights reserved. These lectures are for private use, study, and research only and are not to be
reprinted for any other purpose without the written permission of the Astrosophy Research Center.
Anuncios

Un comentario el “Marte y el Óctuple Sendero

  1. […] Marte y el óctuple sendero – 25 de Febrero de 1955 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s