SATURNO-1

Del libro CURSO DE COSMOLOGÍA – de  WILI SUCHER

15 Octubre de 1954

English version

En nuestra última lección hablamos de la Mesa Redonda, que es una imagen que se utilizó en la antigüedad. Me gustaría comenzar con un experimento algo novedoso. En la antigüedad las personas observaron el curso de las estrellas y a modo de imagen construyeron círculos de piedra que usaban como calendarios. En primer lugar voy a dibujar los movimientos de los planetas entre San Miguel y la Navidad de 1954.

En San Miguel el Sol estaba en la constelación de Virgo. Entre San Miguel y Navidad, los planetas Venus y Mercurio realizaron bucles con los que ambos entraron en la constelación de Virgo. Urano, Neptuno y Plutón se han descubierto en un pasado reciente, y tienen una conexión con “eventos que obstaculizan”, o revoluciones (véase la explicación de CMP en Enfoque Práctico III, página 40). Saturno y Neptuno estaban cerca uno del otro y en una relación en cuadratura con Júpiter y Urano, que también estaban cerca uno del otro. Este es el aspecto significativo en el cielo.

Estamos tratando de rejuvenecer la antigua sabiduría estelar, y al hacerlo, tenemos que mirar lo que se dice en el libro del Apocalipsis de San Juan. La Iglesia de Sardis, la quinta iglesia, que se entiende como una imagen de nuestra época actual:

 Y escribe al ángel de la iglesia en Sardis:

     “El que tiene los siete Espíritus de Dios y las siete estrellas, dice esto: `Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, pero estás muerto. `Ponte en vela y afirma las cosas que quedan, que estaban a punto de morir, porque no he hallado completas tus obras delante de mi Dios. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete. Por tanto, si no velas, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. Pero tienes unos pocos en Sardis que no han manchado sus vestiduras, y andarán conmigo vestidos de blanco, porque son dignos. Así el vencedor será vestido de vestiduras blancas y no borraré su nombre del libro de la vida, y reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles. `El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.’

Sé vigilante y fortalece las cosas que quedan, están listas para morir… El que venciere será vestido de vestiduras blancas… “Un ángel lleva siete estrellas en una parte, en representación de las encarnaciones de la Tierra: Saturno, el Sol, la Luna , la Tierra, Júpiter, Venus y Vulcano. La humanidad debe volver a leer en las estrellas.

[* Nota del editor: El termino para los siete principios humanos: cuerpo físico, cuerpo etérico, cuerpo astral, transformados respectivamente, en Yo Espiritual, Espíritu de Vida y Hombre Espíritu, con el principio “yo” en el centro; ver El Apocalipsis de Rudolf Steiner.]

Saturno entró en la constelación de Libra en San Miguel, y sabemos que en el equinoccio de otoño, el Sol entra en el signo de Libra. Definimos las estaciones observando la posición del Sol, y cada año el Sol entra Libra en otoño para San Miguel. Saturno necesita alrededor de 29 a 30 años para pasar por todas las constelaciones del zodíaco. Es una medida de tiempo, que hace que un año de Saturno sea igual a cerca de 30 años de la Tierra. El año de Saturno no se ajusta a las estaciones reales; pero es un indicador de las estaciones de una manera diferente.

Es el planeta más exterior de nuestro sistema solar, se puede percibir a simple vista, y abarca nuestro sistema solar entero. Es el esqueleto de todo el sistema solar, y muestra las estaciones en el sentido de la evolución del alma. Después de la muerte el alma pasa a través de las esferas planetarias. En las esferas de la Luna, Mercurio y Venus, el alma experimenta la purificación en el Kamaloka; después entra en las esferas de Sol, Marte, Júpiter y Saturno.

En la esfera de Marte, el alma experimenta una confrontación con los arquetipos del mundo físico-material; en la esfera de Júpiter, una confrontación con los arquetipos de la vida; y en la esfera de Saturno, tiene una experiencia directa con los arquetipos de la formación del alma, las emociones, etc.

Saturno se mueve a través de las 12 constelaciones, es una indicación estacional de la actividad del alma. Hay 4 estaciones y cerca de 29 años completos y alrededor de un mes en un año de Saturno; por lo tanto en cada estación Saturno duraría aproximadamente 7 años. Saturno en Libra es una época de tremendo despertar y anuncia el otoño de la actividad del alma. Realmente debemos hacer el esfuerzo de mirar a Saturno como un reloj. Es el planeta más antiguo y exterior de nuestro sistema solar, y es el órgano de la memoria cósmica. Y no sólo guarda la memoria cósmica sino también el germen del futuro. Saturno está representado en los antiguos cuadros como un hombre anciano, como una reminiscencia del Antiguo Saturno.

Sus anillos son un recuerdo de la actividad que rodeaba al Antiguo Saturno, de las Jerarquías de Seres Espirituales que lo trabajaron y formaron.

En el principio, nada se podía ver en las regiones donde están ahora las constelaciones. Con órganos internos, uno podría haber visto las Jerarquías. Las constelaciones que vemos ahora son las vestiduras de las Jerarquías; que son la memoria cósmica del Antiguo Saturno.

Virgo, Libra, Escorpión: Si vamos más atrás llegamos a las regiones de los seres espirituales. El signo de Virgo indica un triple símbolo velado. Si conseguimos levantar los velos, llegamos al Padre. Isis dice: “Yo soy la que ha sido, la que es y la que será.” Libra es el equilibrio, y más allá de estas estrellas, se encuentra la región del Hijo. Es el motivo de la entrega de la potencia del Padre al Hijo. Es un despertar de ese poder en los seres humanos, donde se lleva a cabo la entrega del Divino Padre al Hijo Divino (ver De Jesús a Cristo, de Rudolf Steiner). A partir de este siglo en adelante, experimentamos el karma.

Cuando con la muerte entramos en el mundo espiritual, el alma se presentaba con un libro de la vida que se llamaba “La reunión con Moisés”, y que actuaba de acuerdo con el principio del Padre. Ahora esto ha cambiado, y Cristo se ha convertido en el Señor del Karma, el Hijo tiene que hacerse cargo del mismo. Ahora que Cristo se ha convertido en el Señor del Karma, significa que tenemos que hacer algo. Tenemos una especie de visión de lo que hemos hecho. Lo que esto quiere decir es que vamos a “sentir” nuestro karma desde fuera, pero tendremos que corregirlo nosotros mismos. En el “Yo Soy”, a través del cual podemos participar en el “yo” de Dios, es en la región de Libra donde podemos llegar a ser los maestros de nuestro karma. Es la esfera del poder del Padre, que se entrega al Hijo.

En cierto sentido, es un otoño cósmico. Se trata de un declive de la Tierra, que un día desaparecerá. Así como la naturaleza desaparece en el otoño,  la Tierra desaparecerá. También debemos despertar capacidades, tal como lo hizo Cristo, al asumir el karma de la Tierra. Saturno en Libra es una premonición del tiempo futuro.

Respuestas a las preguntas

En 1848 hubo revoluciones en toda Europa.  Libra es una pequeña constelación; se trata de un breve intervalo en el Zodíaco, pero muy importante. La Tierra está decayendo, moviéndose hacia el otoño. Uno puede preguntarse, ¿cuál fue el sentido de la Revolución Francesa?. ¿Cuál es el sentido de los problemas sociales en un mundo en declive? (Señalando a las flores en la mesa) Estas plantas desaparecerán, se marchitaran y morirán, pero nuestra experiencia de la planta no se marchitará. El pensamiento y el cultivo del pensamiento son importantes. El pensamiento es un ser espiritual que no morirá. Un ser espiritual nos ha tocado en los pensamientos. Estamos constantemente rescatando pensamientos. Cuando la Tierra desaparezca, un nuevo cosmos amanecerá, y se formara con las sustancias de nuestros actuales pensamientos. El futuro Júpiter estará formado por capas de pensamiento de la humanidad actual. Es el arquetipo de la Creación del Dios Padre. A través del pensamiento, que es el padre de nuestros sentimientos, nos elevamos al mundo del Hijo. Es una conclusión incorrecta  que los arquetipos del Dios Padre permanecerán. La creación entera ha de resucitar en el reino del “Yo Soy”. Y eso lo hacemos nosotros.

Traducido por Gracia Muñoz.

 

©Astrosophy Research Center 2012 – ISBN – 1888686-11-1

All rights reserved. These lectures are for private use, study, and research only and are not to be reprinted for any other purpose without the written permission of the Astrosophy Research Center.

Anuncios

Un comentario el “SATURNO-1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s