El Cristo etérico en relación con el zodiaco

English version.

Conferencia no revisada por Willi Sucher – 06 de enero 1951

Nos enfrentamos a una situación mundial en la que se hace esencial desarrollar una gran fuerza ante las obvias luchas que tenemos por delante. Luchas que parecen indicar que la civilización occidental debe cambiar sus armas espirituales contra las fuerzas opositoras. Es esencial e importante que desarrollemos un arma espiritual: el Cristianismo. Necesitamos desarrollar un profundo conocimiento del trasfondo espiritual de lo que significa el cristianismo, en  nuestra época actual.

Por lo tanto, vamos a hablar del Cristo etérico, para ello necesitamos tener claro un aspecto de la vida humana, la muerte. Porque con la muerte, la corriente de vida se separa, es decir, el cuerpo etérico o cuerpo vital, organizador de las fuerzas formativas se separa de nuestro cuerpo y ese cuerpo físico, una vez abandonado sigue las leyes de la naturaleza, desintegrándose. Y no sólo con la muerte, pues cada noche el cuerpo astral y el Yo se separan de los cuerpos físico y etérico. Pero, al morir, el cuerpo etérico también se libera, y nos vemos inmediatamente frente al cuadro de nuestra vida pasada, un cuadro gigante. Vivimos en este cuadro durante unos tres días después de la muerte.

El cuerpo etérico es el arquitecto del cuerpo físico, manteniendo su forma humana particular, y por su actividad, todas las leyes de la naturaleza son superadas.

Un arquitecto siempre se interpone entre el mundo de las ideas arquitectónicas y la realidad terrenal del edificio. Así, el cuerpo etérico se interpone entre la complejidad espiritual del aspecto humano del cuerpo físico y el objetivo de mantener nuestra imagen de divina, recibida del mundo estelar y que intentamos incorporar al mundo físico. El cuerpo etérico es el guardián de la memoria cósmica, un acumulador, podríamos decir. Con la muerte se libera de la tarea de imprimir la imagen divina en el cuerpo físico y regresa a su reino divino de memoria cósmica, por lo que puede recuperar y reproducir este cuadro magnífico cuando morimos. Por lo tanto, el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico con la muerte, pero se mantiene dentro de su medio ambiente por algunos días.

La investigación espiritual ha revelado también un cuadro a través del empirismo cosmológico, sobre una base matemática exacta de la posición del Sol o Saturno en un lugar determinado en el momento de la muerte, que puede estar relacionado con un evento importante o especial que sucedió durante la vida que ahora termina.

Después de tres días el cuadro se desvanece, y el cuerpo etérico se disuelve en el éter cósmico, se une con él,  es como un recipiente que vierte lo que contiene de nuestros cuerpos etéricos. Este es un pensamiento tremendo, porque muestra de una manera nueva a nuestra relación con el universo, ya que con la muerte, el cosmos espera lo que nuestra alma ha de llevar como un mensaje concreto de nuestra vida en la Tierra.

Sin embargo, en el caso de Cristo esto fue diferente. El cuerpo etérico de Cristo se separó con la muerte, y también se expandió el cuadro de los 33 años de su vida. Sin embargo, no se disolvió al tercer día. Ese gran cuadro viviente permaneció completo y compacto durante varios siglos, y fue la fuente de inspiración e información de los escritores de los Evangelios, que contemplaban los acontecimientos de Palestina con la visión interior. Por lo tanto, existe una diferencia en su contenido y enfoque, según su particular visión, pues las facultades de los diferentes escritores llegaban a las diversas esferas. En general se acepta que la visión de San Juan es la de más profundidad y alcance.

Estas visiones cesaron después del siglo III. Hasta entonces no se habían escrito los Evangelios, porque anteriormente los predicadores hablaban de la vida de Cristo, desde la experiencia de una realidad presente en el mundo etérico. Más tarde, esta visión se desvaneció lentamente, y surgió el impulso de escribirlo.

La visión no desapareció a través de la disolución sino a través de una gran y majestuosa transformación. El Misterio del Gólgota se ocupa no sólo de la Tierra, sino de todo el Cosmos, y su mensaje resonaba a través del cosmos, y todos los Seres participaron de este Gran Evento. El cuerpo etérico completo de Cristo se expandió a través de la totalidad del espacio etérico-cósmico, y sus acontecimientos divinos se comunicaron a todas las esferas planetarias. El Cuerpo Etérico de Cristo se trasladó hasta los límites del cosmos etérico y luego regresó a la Tierra en un tipo de actividad de doble espiral. Los hechos, las palabras y acciones de Cristo se hicieron así eternas, transformando el universo etérico, haciendo realidad su afirmación de que “el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. Fue un proceso relacionado con el tiempo y la memoria. Así es como el tiempo y el espacio terrenal se transformaron en tiempo espiritual.

¿Qué es el tiempo? El tiempo está determinado por los ritmos cósmicos. Hay una rotación de la Tierra cada 24 horas. Un mes está determinado por el ritmo Lunar de alrededor de treinta días. El Sol se mueve alrededor de la Tierra en un año, si tomamos el punto de vista ptolemaico. Este es el ritmo del tiempo, y si observamos el movimiento de la Luna, veremos que la Luna tarda sólo 2 días y medio en pasar de una constelación a otra, mientras que el Sol necesita un mes entero. Por otro lado Saturno pasa por el espacio de Aries a Tauro en 2 años y medio. En el sentido del ritmo cósmico, el tiempo no es en absoluto uniforme y debe ser considerado desde varios aspectos del universo. Hay una relación de uno hasta treinta entre el tiempo de Saturno y el tiempo de la Tierra, pues Saturno es el planeta más exterior de nuestro universo solar, y es el guardián del Etérico en su viaje desde el mundo físico al mundo etérico. Por lo tanto, el tiempo es completamente diferente en el mundo espiritual, ya que es treinta veces más tiempo. La extensión de nuestro cuerpo etérico, con la muerte ocupa el espacio cósmico. Se puede hablar de tiempo y espacio de una vida humana.

El cuerpo etérico del Universo contiene cualitativamente todas las grandes imaginaciones de la vida de Cristo, pero también es cuantitativo. Treinta y tres años es igual a treinta y tres ciclos del Sol alrededor de la Tierra. Esta expansión es treinta veces más larga que la vida de Cristo. Así, 33 x 30 = 951 años, aproximadamente, porque los años y meses con que nos enfrentamos no son siempre exactamente regulares. Por lo tanto, el cuerpo etérico del Cristo tomó aproximadamente 950 años para expandirse en espiral a los límites exteriores del universo espiritual, y el mismo tiempo para regresar a la Tierra, lo que nos lleva aproximadamente hasta la actualidad. De hecho, Rudolf Steiner da el año aproximado de 1935 en que ese Arquetipo del Eterno Evangelio regresará a la Tierra en su envoltura Etérica.

Fue en 1910 cuando Rudolf Steiner habló por primera vez que la Segunda Venida de Cristo, seria aproximadamente entre 1933 y 1937. Es una verdad impresionante que desde ese gran momento, la Tierra está descansando en la envoltura Etérica del Evangelio viviente, que contiene la gran imaginación de Cristo.

Todos ustedes saben que el cristianismo tradicional esta herido, se está desvaneciendo rápidamente dentro de la Humanidad, y vivimos en una época de extrema crisis cristiana. En esto, ha llegado la nueva Revelación de Cristo. Es algo que no podemos observar con nuestros sentidos físicos, sólo por medios etéricos. En tiempos antiguos, la gente tenía una clarividencia universal de ensueño que no estaba controlada por el yo, porque el cuerpo etérico estaba fuera, para que pudiera comunicarse con el mundo espiritual (ver dibujo).

g1

Sin embargo, este cuerpo etérico exterior gradualmente se esta encarnando y apoderándose del cuerpo físico, y a través de este proceso hemos conseguido la autoconciencia. Así, ya en tiempos de los romanos, la gente era mucho más abstracta con el pensamiento, a causa de su incapacidad para percibir el reino etérico espiritual desde el propio cuerpo etérico.

En nuestro tiempo, las fuerzas opositoras están gradualmente tomando posiciones como algo natural, es necesario que esto ocurra durante un largo tiempo. El cuerpo etérico debe ceder gradualmente su relación con el cuerpo físico, soltarse, y ser capaz de contemplar el mundo espiritual, el Aura etérico Divina que rodea la Tierra. Entonces se contemplaran dos hechos: que la Tierra se ha convertido en la estrella de Cristo, y que Cristo en la Tierra será capaz de revestirse con la envoltura del Evangelio Eterno Arquetípico que rodea a la Tierra, y ésta es la Segunda Venida.

Cristo, ahora revestido de su envoltura etérica, será capaz de aparecer como una realidad presente, como el Sanador y Consolador, el Espíritu Solar. La gente será capaz de percibir este Cristo Etérico. Tal vez Él entre en una habitación donde varias personas se debaten para encontrar la verdad, o llega a alguien que está solo y desesperado, como el Consolador y Gran Sanador, porque El ya no está ligado al cuerpo, como en Palestina, y puede manifestarse en muchos lugares debido a esta facultad del mundo etérico para comunicarse.

Sin embargo, la grave situación actual es que el aflojamiento del cuerpo etérico, que es necesario para poder contemplar a Cristo, se está reteniendo durante un tiempo. Este es el gran reto de este siglo. El Hecho ha tenido lugar, pero que lo percibamos es una cuestión diferente. Deliberadas fuerzas desean, muy sutilmente, detener esta evolución. A veces es por medio de la nutrición, de la fabricación y consumo de alimentos artificiales que sujetan el cuerpo etérico al cuerpo físico; por la educación, que endurece a los niños con su naturaleza intelectual, por lo que el etérico no puede aflojar, y también por el miedo.

El miedo es un reptil monstruoso y es nuestro mayor peligro. Los golpes pueden ser beneficiosos y contribuyen a la relajación del cuerpo etérico, pero ese miedo lento, progresivo, que a menudo se nos inocula artificialmente, sólo puede ser superado por la voluntad, por la honestidad y la verdad absoluta. Todos hemos experimentado a veces un miedo total en el que sentimos como el cuerpo etérico se ha encogido. Es esencial que recordemos que el adversario utiliza estos medios para evitar el aflojamiento necesario del cuerpo etérico.

Esto nos impone una gran responsabilidad, que seamos conscientes del adversario, porque hay una cosa que los adversarios no pueden tolerar, es decir, la exposición de sus intenciones. Debemos estar vigilantes para distinguir las mentiras sutiles y tortuosas del adversario en el terreno de “dar por sentado”. Es absolutamente esencial que cortemos con toda confusión para clarificar nuestro pensar acerca de todo esto.

Tanto en los Evangelios como en los Hechos se dice que “ningún hombre, sino sólo el Padre sabe la “hora” de la Segunda Venida. No podemos saber cuándo nuestra organización corporal estará lo suficientemente desarrollada para tener una experiencia de esa majestad siempre presente y confortable, en la que está ahora embebida nuestra Tierra. Cristo dijo que “vendría como un ladrón en la noche” y que tenemos que estar preparados y vigilantes o podríamos perderle. Podemos de momento prepararnos a fondo, pero sólo la gracia divina sabe cuándo abrir nuestros ojos.

Me gustaría terminar con una nota personal. Salí del continente hace unos años, y fue como entrar a un mundo nuevo, las Islas Británicas presentan una gran imaginación para mí. Muchos de mis amigos continentales han tenido esta misma experiencia. Ahora me doy cuenta de que era la gran herencia del cristianismo celta que descansaba en el fondo de la nación británica, y sin duda, creo que la gran tarea y la misión de las Islas Británicas, consiste en dar a luz el nuevo cristianismo cósmico y llevarlo al mundo oscuro. Sólo puedo esperar que en esta reunión, hayamos aportado una pequeña parte a esta gran tarea durante estas doce noches santas.

Traducido por Gracia Muñoz y revisado por Diego Milillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s