4. Antigua mitología griega de las Constelaciones en el hemisferio norte

Del libro Isis Sophia II de Willi Sucher

La Constelación de Géminis

Si continuamos recorriendo el cielo hacia el Este, hacia la constelación de Géminis, vemos que aquellas dos tendencias que ya describimos penetran finalmente en la Humanidad. En las constelaciones de Orión, Tauro y del Áuriga todavía las percibíamos en la vestidura de la naturaleza divina. Los dos astros principales de la constelación de Géminis son Castor y Polux. Aquí se nos hace referencia sobre dos figuras bien conocidas de la mitología greco-romana. Castor era de naturaleza mortal y Polux, inmortal. Castor había sido muerto en combate, pero Polux imploró a Zeus que le reviviese. Finalmente le es concedido el deseo, bajo la condición de que Polux permaneciese en el Hades la mitad de su tiempo. Además, se nos cuenta que Polux era famoso por su habilidad y valor en combate. Era alguien de mucho orgullo, más bien engreído. Su gemelo mortal, Castor, poseía un carácter diferente y se dedicaba a tareas más pacíficas; por ejemplo, criaba caballos y los domaba.

En pos de comprender el significado de esta constelación debemos tener en claro que Polux, el gemelo inmortal, de ubica por debajo de Castor en el cielo. Por lo tanto, Polux expresa más su afinidad con las constelaciones que están por debajo del Zodíaco, con Orión, Eridano, Cetus, etc; mientras que Castor, siendo el más práctico, se relaciona con el mundo que está por encima del Zodíaco, con el Áuriga y las constelaciones que le preceden. Si recogemos todos los detalles posibles que conciernen a los Gemelos, podemos detectar en ellos la noción más iluminada que desarrolló la mente griega, relacionando a Polux con aquellas figuras del pasado que preservaban el conocimiento acerca de la existencia de un mundo espiritual, dentro de la era griega. Pero este conocimiento que provenía de la antigua consciencia onírica, se había convertido en una fuente de negación por sobre la realidad física y sus objetivos. De todos modos, esta herencia del pasado aún se hallaba presente en la Humanidad. No encontraba su cauce dentro de las tareas prácticas, sólo podía seguir existiendo a través del orgullo y, en última instancia, en el actuar destructivo del guerrero. La certeza acerca de la existencia de un mundo espiritual había disminuído, y Polux tuvo que someterse a la ley que le obligaba a permanecer la mitad de su tiempo en el reino de las sombras. El otro gemelo, Castor, se veía más capacitado para llevar a cabo los requerimientos de nuestra era moderna; pero para ello debía ‘probar la muerte’.

Vemos entonces en la constelación de Géminis a la imagen griega del ser humano que aún vivenciaba la consciencia del espíritu imperecedero, el cual se convertía más y más en un mundo de sombras y que provocaba temor. La otra parte del ser humano se vio más inclinada por descender hasta el mundo material, como se enuncia en el clásico proverbio griego: “Mejor ser un mendigo en la Tierra que un rey en el mundo de las sombras”. Era la parte del ser humano que debía experimentar a la muerte y la decadencia en el reino terrenal.

Los Gemelos revelan la crisis en la cual se hallaba la Humanidad durante la era griega.

3-geminis

Traducido por Diego Milillo y editado por Gracia Muñoz.

(continuar leyendo…)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Planetas.

2 comentarios el “4. Antigua mitología griega de las Constelaciones en el hemisferio norte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s