9. Antigua mitología griega de las Constelaciones en el hemisferio norte

Del libro Isis Sophia II de Willi Sucher

La Constelación de Escorpio

En toda sabiduría estelar antigua se relacionaba a Escorpio con la muerte y con el reino de las sombras. Por ejemplo, los antiguos egipcios conmemoraban la muerte del dios Osiris cada año, cuando el Sol se hallaba en Escorpio; porque era tradición entre ellos que Tifón había matado a Osiris habiendo estado el Sol en esta constelación. Desde aquel momento, Osiris residía en el inframundo como el juez todopoderoso sobre los muertos. En la mitología griega, la muerte de Orión pareciera estar conectada con Escorpio y podemos encontrar muchos otros ejemplos en la mitología arcaica que relacionan a Escorpio con la muerte.

Si bien Hércules triunfa sobre los requisitos de Hades/Escorpio, vemos claramente que él , o mejor dicho la Humanidad de aquella era, fracasó en el intento de resolver el enigma de la muerte, ya que no pudo liberar a Pirito de los lazos de Plutón, y la amenazante figura de Cerbero, el can infernal, se hundió nuevamente en el inframundo porque ningún ser humano pudo soportar su presencia. En realidad, Hércules no pudo conquistar a la muerte, él representa más bien a los problemas de su era y a la gran esperanza de que un día surgiese Uno que lo lograse.

Tras cumplimentar las doce tareas, Hércules fue hombre libre. Escuchamos en el mito que luego vivió su vida personal, si es que podemos llamarla así. Como sea, las historias sobre su vida sugieren todo menos una vida feliz y pacífica. Está plena de los más trágicos sucesos y, de tomarnos realmente el tiempo suficiente para entrar en los detalles de estas historias, encontramos un rasgo predominante en ellas. Hércules fue puesto a prueba por los misterios de la sangre impurificada, que está saturada de emociones. Ya vimos antes el misterio de la sangre en el curso de Hércules. Fue cuando aniquiló a la serpiente de Lerna, cuya sangre era venenosa y en la cual él sumergió la punta de sus flechas. Fue de este modo como el destino de la sangre venenosa le acompañó durante todas las demás tareas, y que en última instancia se convirtió en la razón de su propia muerte, como podremos ver.

Una vez, durante una de sus labores y estando Hércules junto a su esposa Deianira, tuvieron que cruzar el río Eueno. Allí vivía el centauro Nessus, que solía transportar a los viajeros sobre su lomo a través del río. Hércules pide a Nessus que lleve a su mujer hasta la otra orilla, pero a medio camino Nessus decide repentinamente deshacerse de Deianira. La mujer pidió auxilio y Hércules no pudo más que disparar una de sus flechas mortíferas contra el centauro. Nessus supo que moriría inevitablemente, y en los últimos momentos elucubró una venganza. Aconsejó a Deianira que empapase su manto de la sangre que fluía de su herida. Le dijo que diera este manto a Hércules como una especie de recurso mágico, si en el futuro ella llegase a tener la impresión de que su amor por ella menguaba. Obviamente, Deianira desconocía que la sangre del centauro se había tornado venenosa debido a la flecha que Hércules había sumergido en la sangre de la Hidra. Eventualmente llega el momento en que Deianira consideró necesario obsequiarle a Hércules el manto mágico de amor. Esto ocurrió cuando Hércules rechazó a la bella Iole en una de sus aguerridas expediciones. Al retornar con su armada, se vistió con el suntuoso manto que Deianira le envió previamente, y procedió a realizar los ritos sacrificiales por su victoria. Ni bien la vestimenta rozó su piel que sintió un ardiente dolor penetrando por su cuerpo. El veneno de la Hidra que saturaba la prenda comenzó a destruir su cuerpo. Mandó a que se construyese una pira y montó sobre ella en un último esfuerzo. La llamas alcanzaron su cuerpo rápidamente, pero quienes se hallaban cerca viven un acto milagroso: le vieron ascender al cielo. Zeus había tomado a su hijo de la pira y lo ubicó entre las estrellas.

Así fue como devino la constelación de Hércules, según el mito. Y allí se encuentra aún, alta por encima de Escorpio y dominando por sobre la imagen de la muerte.

8-scorpio

Traducido por Diego Milillo y editado por Gracia Muñoz.

(continuar leyendo…)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Planetas.

2 comentarios el “9. Antigua mitología griega de las Constelaciones en el hemisferio norte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s