Notas sobre la evolución de la libertad humana y la conciencia personal

Rudolf Steiner — Dusseldorf, 19 de de enero de 1905

English version

Las conferencias sobre el ser y el color,  muestran la naturaleza real del hombre en relación con el Cosmos, volviéndose de la Tierra a lo que es supraterrenal. Nuestro tiempo lo exige. Hemos visto que el poder  del pensamiento humano se ha vuelto oscuro y ya no descansa en la realidad. Esto indica que el hombre debe necesariamente recibir nuevos impulsos en su alma.

En el libro “La Ciencia Oculta leemos que ciertos grandes eventos han trabajado en la evolución humana. Por ejemplo, la Luna que hoy brilla desde el espacio cósmico estuvo unida anteriormente con la Tierra. Sabemos que se llevaron a cabo importantes transformaciones en el hombre cuando la Luna salió de la Tierra en el momento de la inundación atlante.  Hemos visto que los minerales deben su existencia al hecho de que la Luna salió de la Tierra. Tenemos que llevar todos estos eventos cósmicos a una comprensión artística. El hombre lleva en su ser a Saturno, el Sol y la Luna. Durante estas transformaciones no existía ningún reino mineral en el ambiente del hombre. Lo que llamamos materia mineral fue insertado en el ser humano durante la época de la Tierra. El hombre en cuanto a su totalidad estaba inserto en el Cosmos antes de que la Luna saliera de la Tierra. El mineral evolucionó en la Tierra en los colores que vemos hoy. Originalmente el hombre no estaba destinado a la Tierra. Durante un tiempo su destino pendía en el equilibrio; fue una cuestión de los guías espirituales de la evolución terrenal en cuanto a si el hombre debía pasar su existencia sobre la misma Tierra o fuera de ella. Que fuera posible que el hombre se convirtiera en un ser terrenal desde la salida de la Luna fue debido a un impulso de los guías de la Humanidad. Por lo tanto, cambio su relación con el Cosmos. El hombre no era originalmente un ser personal y se convirtió así porque las fuerzas que construían su cuerpo fueron presionadas para que de esta manera obtuviera la libertad. Su desarrollo en la Tierra tuvo lugar en varias etapas después de la salida de la Luna. Si nada hubiera intervenido, el hombre habría seguido teniendo el poder de formar las antiguas imágenes clarividentes. Este poder no desapareció por la salida de la Luna, pero la evolución ha progresado y el hombre no ha permanecido encadenado a la Tierra; ha sufrido una evolución hacia atrás (retrogradación NT) que alcanzó su punto culminante en el siglo XIX.

En la antigüedad, el hombre, hasta cierto punto, estaba dotado de las funciones de asimilación y sujeción a la gravedad terrenal; por otro lado como hombre cefálico era capaz de llevar una existencia cósmica. Es decir, el hombre desarrolló un intelecto en el que las antiguas imágenes clarividentes se endurecieron hasta el siglo IV DC. y a partir del siglo XV se volvieron cada vez más oscuras. Aunque el intelecto humano es espiritual no tiene existencia real, tiene una existencia de sombra. Esto culminó en el siglo XIX. Los pensamientos del hombre ya no estaban arraigados en la realidad; ahora faltaba la espiritualidad; el hombre vive en un elemento espiritual de pensamiento pero se ha vuelto materialista, sólo piensa en la materia. Ya no está animado por las imágenes, sólo concibe el mundo material.

Sabemos que algún día la Luna volverá a unirse con la Tierra. Esto es conocido por la astronomía abstracta y otras ciencias, pero empujan a un tiempo lejano en el futuro —no obstante, no está muy lejos.

En el transcurso de la evolución, la Humanidad se está volviendo cada vez más joven y conserva el poder de evolucionar en cuerpo y alma hasta una edad definida. En la India antigua, el hombre conservaba la plasticidad hasta los 56 años. En la época del Gólgota, a la edad de 33 años; ahora, a la edad de 27. En la sexta época post-atlante será a la edad de 21-14 en la 7ª época, 14-7.

La mujer dejará de ser fértil, otra forma de entrar en la vida terrenal tendrá lugar cuando la Luna vuelva a unirse con la Tierra, en el año 8.000 DC la re-unión de la Luna con la Tierra será de gran importancia; estaremos conectados con la Tierra de una manera diferente.

natalidad

El intelecto se volverá más y más oscuro. Si el hombre no resuelve impregnarse de lo que ha de descender del mundo espiritual, pasará totalmente al lado sombrío de su intelecto.  Ahora, el intelecto sólo es capaz de comprender el reino mineral, no puede penetrar al ser humano. La vida vegetal es para él un profundo enigma, la vida animal lo es aún más, y vida humana le es completamente opaca. La formación de imágenes desprovistas de realidad continuará a menos que el hombre resuelva desarrollar la Imaginación. Si lo hace, las imágenes sombrías serán reanimadas por la Ciencia Espiritual, y se convertirán no sólo en eventos humanos, sino también cósmicos.

Leemos en “La  Ciencia Oculta” que las almas humanas dejaron un tiempo la Tierra emigrando hacia otros planetas, volviendo más tarde a la existencia terrenal. Así, los seres de Marte, Júpiter y los otros planetas regresaron a la Tierra. Todos estos acontecimientos están comprobados por investigaciones del mundo espiritual y en este sentido encontramos un acontecimiento extremadamente significativo en la 7ª década del siglo XIX. El hombre estuvo regresando a la Tierra desde los otros planetas hasta 1879. Desde entonces otros seres de regiones cósmicas exteriores entran en relación con el hombre sobre la Tierra.

En la Atlántida el hombre fue el último ser en entrar en la Tierra; desde 1879 los seres vulcanianos están descendiendo a la evolución terrenal. Ellos son los primeros seres supraterrenales en traer mensajes; a ellos les debemos nuestra Ciencia Espiritual. La raza humana no da la bienvenida a estos Seres, en general los ignora. Y esto llevará a la Tierra a una condición trágica en última instancia. Seguirán descendiendo, pero el hombre no entenderá su discurso si no ha comprendido que la Ciencia Espiritual debe transformar el ambiente social. Estos Seres de Vulcano, cuya esfera abarca entre la Luna y Mercurio, están tratando de asentarse en la existencia terrenal. Buscan ser los precursores del final de la Tierra y del retorno de la Luna. Nuestra comprensión intelectual sombría debe ser reanimada por las imágenes de la Ciencia Espiritual. Surgirá la conmoción después del choque y la Tierra se disolverá en el caos si estos seres se encuentran con la resistencia de la Humanidad. Porque el hombre solo podrá entenderles si comprende que la Ciencia Espiritual debe transformar el ambiente social.

Puede parecer inofensivo el pensar automático sobre el mineral, la planta, el animal o el hombre; tal y como se piensa hoy en día, pero si esto continúa hasta el retorno de la Luna, el resultado será el caos. La plena humanidad deberá ser atraída hacia el intelecto. Los pensamientos incorrectos e irreales recibirán de golpe la verdad real en la re-unión de la Luna. Estos pensamientos materialistas producirán entonces una terrible raza de seres automáticos que son en su naturaleza, entre los reinos vegetal y mineral. Estarán dotados de gran poder de intelecto y de entendimiento y encerrarán a la Tierra en una especie de red o tela de araña. Incluirán lo que el hombre imagina sin la Ciencia Espiritual. (La maquinaria es realmente pensamiento derramado en lo mineral). Todos los pensamientos irreales modernos serán dotados de ser. Así como la Tierra está hoy cubierta por la atmósfera, estas plantas minerales —como arañas, terriblemente malvadas, tejiéndose entre sí, cubrirán la Tierra como mosquitos en el aire. Si el hombre no se une con los Seres Espirituales de Vulcano, tendrá que unir su propio ser en la medida en que no está espiritualizado con esta raza de arañas; tendrá que vivir con ella y continuar su evolución en medio de ella. El hombre avanzado dirigirá su cuerpo desde fuera como las almas grupo.  Hay personas que son conscientes de todo esto y que sin embargo desean parar la evolución; son aliados conscientes de estos seres araña que conocen de antiguas tradiciones. El hombre no debe encogerse ante descripciones de esta naturaleza, porque gran parte de esto está detrás de lo que muchos dicen hoy. Nuestra evolución no puede progresar a menos que el velo del secreto sea retirado y estas cosas conocidas, para que la Ciencia Espiritual pueda ser aceptada o rechazada. La Humanidad buscará la unión con esta raza araña; esto significa el ulterior desarrollo del pensamiento sombrío en la existencia cósmica. No basta con aceptar las fórmulas de la Ciencia Espiritual, debemos ver cómo los pensamientos se hacen realidad: si el alcance y la importancia de esto no se realiza, la Humanidad corre el peligro de quedarse enredada en esta red.

La forma de liberación es mediante la seria aceptación de elevados pensamientos al sentimiento, al ser y la visión científica, elevando la teoría a lo artístico.

¿Qué pasa con la educación, la medicina y la ciencia? En la física moderna, se explica al ser humano con pensamientos abstractos. Aprenden por medio del cadáver. Esta es la parte mineral del hombre que comenzó con la salida de la Luna y terminara con su regreso a la Tierra. El conocimiento y la ciencia deben elevarse a la realidad. Hoy en día sólo se entiende lo mineral. Para entender la planta, el pensamiento debe elevarse a la comprensión artística, a conceptos artísticos. Es necesario un verdadero impulso de voluntad para fructificar el pensamiento.

En el año 8.000 DC el hombre ya no nacerá de mujer. El nacimiento físico comenzó con la salida de la Luna y a esto debe el hombre su intelecto, su personalidad y su individualidad. Sin embargo, este cambio es sólo temporal. La Ciencia Espiritual puede enseñarnos estas cosas. El entrelazamiento mutuo de esta tela de araña se asemejará al estado de Mercurio. El hombre sólo puede conocer y comprender a estos seres al elevarse a una percepción y penetración artística, vimos cómo a través de la naturaleza prevalece algo de índole artística.  La verdadera Ciencia Espiritual apunta a una comprensión artística.  Existe el anhelo de absorber a los Seres Espirituales desde el Cosmos. La terrible sala de tortura de las ideas inartísticas predominantes no da un verdadero conocimiento de la naturaleza real de la planta, el animal o el ser humano. La ciencia moderna es un producto de Ahriman que puede llevar a la humanidad a la destrucción terrestre. El estudio de la Ciencia Espiritual no es algo abstracto; abre la puerta a las influencias cósmicas que han tratado de derramarse en la Tierra desde el último tercio del siglo XIX.

La Luna que refleja la Luz del Sol fue separada de la Tierra para que el hombre pudiera convertirse en un ser humano libre.

 

Traducido por Gracia Muñoz en Septiembre de 2017.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Planetas.

4 comentarios el “Notas sobre la evolución de la libertad humana y la conciencia personal

  1. Bruno Morin dice:

    Hola. Creo que si son notas no revisadas por el conferenciante sería bueno aclararlo.
    Por otro lado sería conveniente citar el GA.
    Les envío un cálido saludo
    Bruno

  2. Jaime dice:

    A que se está refiriendo Rudolf Steiner con los “Seres Espirituales Vulcanos”?

  3. […] Notas sobre la evolución de la libertad humana y la conciencia personal […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s