GA354c1. La evolución de la Tierra, el hombre y la influencia de los astros.

Rudolf  Steiner — Dornach 30 de junio de 1924

English version

Rudolf Steiner : Buenos días, señores!. ¿Alguien ha pensado en una pregunta?

Herr Dollinger : Me gustaría preguntar si podría hablar de nuevo acerca de la creación del mundo y el hombre. Aquí hay muchos recién llegados que todavía no lo han escuchado.

El Dr. Steiner: Se me preguntó si podía hablar de nuevo acerca de la creación del mundo y de la Humanidad, ya que se encuentran aquí muchos nuevos trabajadores. Y voy a hacerlo. En primer lugar, describiré las condiciones originales de la Tierra, que nos han llevado por una parte a todo lo que vemos a nuestro alrededor y por la otra al hombre.

Ahora, el hombre es realmente un ser muy complicado. Si alguien piensa que será capaz de entenderlo mediante la disección del cadáver humano, están equivocados, porque naturalmente, no llegara a un entendimiento real. Al igual que poco pueden comprender el mundo que nos rodea, si lo único que hacen es recoger piedras y plantas y concentrarse en los puntos individuales. Debemos ser capaces de comprender que lo que así se examina no  presenta a primera vista lo que realmente es.

Veamos, si nos fijamos en un cadáver, tal vez poco después de que el hombre haya muerto —todavía tiene la misma forma, aunque quizás este algo más pálido— podemos ver que la muerte se apoderó de él, pero que todavía tiene la misma forma que tenía cuando estaba vivo. Pero ahora piensen: ¿cómo se vería el cadáver con el tiempo si no se incinera y lo dejamos descomponerse?.  Se destruye, no hay nada en él que pueda construirse de nuevo, sin duda quedará destruido.

Al principio de la Biblia cuando se dice que una vez Dios formó al hombre de barro, uno sonríe, considerándolo como imposible y naturalmente, tienen razón. Ningún Dios puede venir y hacer un ser humano de un pedazo de Tierra, ya que no sería un hombre sino una estatua, sin embargo la forma podría ser parecida —no más que los niños maniquí que pueden caminar. Así que la gente sonríe con razón, cuando se supone que una divinidad hizo al hombre de un trozo de Tierra.

Aquel cadáver que estábamos viendo, de hecho, después de cierto tiempo será uno de esos pedazos de Tierra, ya que en la tumba empieza a descomponerse hasta que se disuelve. Así pues, creer que un ser humano puede estar hecho de lo que tenemos ante nosotros es realmente una gran locura.

Por un lado, hoy se afirma que es incorrecto suponer que el hombre pueda estar formado de un trozo de tierra, por otro lado se le permite suponer que se compone solo de Tierra. Si uno quiere ser lógico, entonces una cosa no es mejor que la otra. Hay que tener claro que mientras el hombre vivía, había algo en él que le daba su forma  y ​​cuando ya no está en él, esa forma ya no puede mantenerse. Las fuerzas de la Naturaleza no le dan la forma, las fuerzas de la naturaleza sólo le descomponen, no pueden hacerle crecer. Así que debemos volver al alma y al espíritu del hombre, que son los que tenían realmente el control durante el tiempo que estuvo vivo.

Ahora, cuando nos fijamos en la piedra sin vida exterior, si nos imaginamos que ha sido siempre igual, tal como lo vemos hoy, es como si dijéramos de un cadáver que siempre ha estado así, incluso mientras el hombre vivía. Las piedras que vemos hoy en el mundo exterior, las rocas, las montañas, son de la misma calidad de un cadáver, de hecho, son un cadáver!. No siempre fueron como las vemos hoy. Al igual que un cadáver humano no siempre ha sido lo que es, cuando el alma y el espíritu le han abandonado, así que lo que vemos fuera no siempre ha estado en su condición actual. El hecho de que las plantas crezcan en el cuerpo sin vida, es decir, en las rocas, no tiene por qué sorprendernos, pues cuando se descompone un cadáver humano, crecen en el todo tipo de pequeñas plantas y animales.

Por supuesto, lo que está fuera en la naturaleza parece hermoso, y lo que vemos en un cadáver, cuando todo tipo de plantas parásitas crecen en el no parece hermoso. Pero eso es sólo porque uno es gigantesco en tamaño y el otro es pequeño. Si no fuéramos seres humanos, sino  pequeños escarabajos que se arrastran sobre el cadáver en descomposición no podríamos pensar lo mismo ya que consideraríamos los huesos del cadáver como unas rocas. No cuenta lo que está podrido, como escombros y piedras, ya que si fuéramos pequeños escarabajos veríamos como grandes bosques lo que está creciendo en el cadáver, tendríamos un mundo entero para admirar y no lo consideraríamos repugnante como nos parece ahora.

Así como tenemos que volver a lo que el hombre era antes de su muerte, en el caso de la Tierra y nuestro entorno, debemos volver a lo que vivió una vez en todo lo que hoy esta sin vida, antes de que efectivamente la Tierra se viera como un cadáver. A menos que la Tierra en su conjunto estuviese muerta no podría haber ningún ser humano. Los seres humanos son los parásitos, por así decirlo, en la Tierra presente. Toda la Tierra estuvo viva alguna vez, podía pensar como nosotros pensamos. Pero sólo cuando se convirtió en un cadáver pudo producir la raza humana. Esto es algo que realmente todo el mundo puede pensar. Pero hoy la gente no quiere pensar. Sin embargo, hay que pensarlo si uno quiere llegar a la verdad.

Tenemos, por tanto, que imaginar lo que hoy es roca sólida, con plantas en cultivo, y así sucesivamente, era en su origen completamente diferente. Originalmente, existía la vida, el pensamiento, el cuerpo de una vida cósmica, el cuerpo cósmico!

Muchas veces he dicho aquí: ¿Qué se imagina la gente hoy en día?. Se imaginan que en un principio había una niebla enorme, que esta neblina primigenia entró en rotación y que a continuación los planetas se separaron convirtiéndose el sol en el centro. Esto se enseña a los niños desde muy temprano, y se hace un pequeño experimento para mostrar que realmente todo comenzó de esa manera. Se ponen unas pocas gotas de aceite en un vaso de agua, se deja el baño de aceite en el agua. Y en un pedazo de cartón que tiene un alfiler clavado en el con un pasador hace girar el cartón; y el aceite de las gotas se separa girando y se constituye un pequeño sistema planetario con el sol en el centro[1].

Ahora bien, suele ser una virtud el que uno pueda olvidarse de sí mismo, pero en este caso el profesor no debería!. Cuando se hace el experimento, entonces deberíamos decir a los niños: Allá en el universo había un maestro de la gran escuela gigante que hizo el giro!. Lo que se trata es descuido —no porque los hechos le obliguen a uno a ser irreflexivo, sino porque uno quiere serlo. Pero de esa manera uno no llega a la verdad

Por lo tanto, debemos imaginar que no fue un gigantesco maestro de escuela quien rotó la niebla del mundo, sino que había algo en la bruma del mundo que podía moverse y demás. Pero ahí regresamos a lo viviente. Si queremos rotar, no necesitamos un alfiler que nos atraviese por un maestro que lo gira. Eso no es para nosotros; podemos rotarnos a nosotros mismos Esta variedad de bruma primigenia de la escuela tiene que ser rotada por el maestro. Pero si está viva y puede sentir y pensar, entonces no necesita un maestro de escuela cósmico; puede causar la rotación por sí misma.

Entonces, podemos imaginar que lo que hoy en día está sin vida a nuestro alrededor estuvo vivo una vez, era sensible, era un ser cósmico. Si miramos más allá, incluso había una gran cantidad de seres cósmicos que animaban el todo. Las condiciones originales del mundo se deben, por lo tanto, al hecho de que había Espíritu dentro de la sustancia.

Ahora, ¿qué es lo que subyace a todo lo material? Imaginen que tengo un trozo de plomo en la mano, es decir, materia sólida, materia totalmente sólida. Ahora, si pongo este plomo en hierro al rojo vivo o en cualquier cosa al rojo vivo, en llamas, se hace fluido. Si sigo trabajando con el fuego, todo el plomo desaparece; se evapora, y no veo nada más de eso. Es lo mismo con todas las sustancias. ¿De qué depende entonces que una sustancia sea sólida? Depende del calor que hay en ella. La apariencia de una sustancia depende únicamente de la cantidad de calor que contenga.

Ya saben que hoy se puede hacer que el aire sea líquido, entonces uno tiene aire licuado. El aire que tenemos en nuestro entorno es aireado, gaseoso, siempre que contenga una cantidad definida de calor. Y el agua: el agua es fluida, pero también puede convertirse en hielo y, por lo tanto, solidificarse. Si hubiera una cierta temperatura fría en nuestra Tierra, no habría agua, solo hielo. Ahora entremos en nuestras montañas: allí encontramos el granito sólido u otra roca sólida. Pero si allí todo fuera inmensamente caliente, no habría granito sólido; sería fluido y fluiría como el agua en nuestros arroyos.

¿Cuál es, en realidad, el elemento original que hace que las cosas sean sólidas, fluidas o gaseosas? ¡Es el calor! Y a menos que haya calor en primer lugar, nada en absoluto puede ser sólido o fluido. Entonces, podemos decir que el calor o el fuego es lo que subyace en todo principio.

Eso también se muestra en la investigación de la ciencia espiritual o la antroposofía. La ciencia espiritual muestra que originalmente no había una neblina primitiva, una niebla sin vida, pero esa calidez viviente estaba allí en el principio, un simple calor viviente. Por lo tanto, asumiré un cuerpo cósmico original que era calidez viviente. [Ver dibujo – rojo.] En mi Ciencia Oculta, he llamado a esta condición de calor original la “condición de Saturno”; se ha llamado así desde la antigüedad, y aunque uno debe tener un nombre, no es el nombre lo que importa. Tiene, de hecho, algo que ver con el cuerpo cósmico llamado Saturno, pero no entraremos en eso ahora.

GA354.c1 -f1

 

En esta condición original todavía no había cuerpos sólidos ni aire, solo calor; pero la calidez estaba viva. Cuando te congelas hoy, es tu yo el que se congela; cuando sudas hoy, es tu yo el que suda, se vuelve completamente caliente. Siempre estás en calor, a veces calor, a veces frío, pero siempre en una especie de calidez. De hecho, todavía podemos ver hoy que el hombre vive en el calor. El ser humano vive absolutamente en lo cálido. Cuando la ciencia moderna dice que originalmente había un gran calor, en cierto sentido es correcto; pero cuando piensa que este gran calor estaba muerto, entonces va mal. Había un ser cósmico viviente, un ser cósmico totalmente viviente.

Ahora, lo primero que surgió en relación con este ser cálido fue un enfriamiento. Las cosas se enfrían continuamente. ¿Y qué sucede cuando lo que no ha sido más que calidez ahora se enfría? Surge el aire, el aire, el estado gaseoso. Pues cuando calentamos un objeto sólido, el gas se forma en el calor; pero cuando algo que aún no es sustancia se enfría desde arriba hacia abajo, se forma el principio del aire. Entonces podemos decir que la segunda condición que se produjo fue gaseosa, definitivamente aireada. [Ver dibujo-verde.]

En lo que se ha formado, en cierto sentido, como un segundo cuerpo cósmico, todo es aire. Todavía no hay agua, nada sólido dentro de ello; consiste completamente en aire.

Entonces ahora tenemos la segunda condición que se formó en el transcurso del tiempo. Verán, en esta segunda condición, algo más se desarrolló junto con lo que ya estaba allí. He llamado a esta segunda condición “Sol” en mi Ciencia Oculta; no era el sol presente, sino una especie de condición solar, una bruma de aire caliente. El sol presente, como ya les dije, no es eso, ni es lo que originalmente era este segundo cuerpo cósmico. Así obtenemos un segundo cuerpo cósmico formado a partir del primero; el primero era puro calor, el segundo era de naturaleza aérea.

Ahora el hombre puede vivir en el calor anímico. El calor da al alma sensibilidad sin destruirla. Sin embargo, destruye el cuerpo; si me arrojaran al fuego mi cuerpo sería destruido pero no mi alma. (Hablaremos de esto más con más exactitud más adelante, porque, naturalmente, la pregunta debe ser considerada en detalle). Por esta razón, el ser humano ya podía vivir como ser anímico durante la primera condición de Saturno. Pero aunque el hombre pudiera vivir entonces, el animal no podría, porque en el caso del animal cuando el cuerpo es destruido, el elemento anímico también se lesiona. El fuego tiene una influencia en el elemento anímico del animal. En la primera condición, por lo tanto, tenemos al hombre ya presente pero no al animal.

Cuando tuvo lugar la transformación a la condición del Sol [ver dibujo], tanto el ser humano como el animal estaban allí. Ese es el hecho importante. No es cierto que los animales estuvieran allí originalmente y que el hombre se desarrollara a partir de ellos. El hombre estaba allí originalmente y después evolucionaron los animales que no pudieron evolucionar en hombres. Naturalmente, el ser humano no andaba con los pies cuando solo había calor, obviamente no. Él vivía en la calidez y era un ser flotante; solo tenía una condición de calidez. Más adelante, cuando se metamorfoseó en un cuerpo de calor y aire, se formaron los animales y aparecieron al lado del hombre. Por lo tanto, los animales están de hecho relacionados con el hombre, pero se desarrollaron más tarde en el curso de la evolución mundial.

Ahora ¿que mas ocurrió? El calor disminuyó y, a medida que disminuía, no solo se formó aire sino también el agua. Por lo tanto, tenemos un tercer cuerpo cósmico. [Ver dibujo – amarillo.] Lo llamé “Luna” porque era un poco similar a nuestra luna actual, aunque no es nuestra luna actual. Era un cuerpo acuoso, completamente acuoso. El aire y el calor naturalmente permanecieron, pero ahora apareció el agua que no había estado presente en la segunda condición. Después de la aparición del agua, podía existir el hombre, que ya estaba allí así como los animales y, empujando fuera del agua, las plantas. Las plantas originalmente crecieron en el agua, no en la tierra. Entonces tenemos el hombre, el animal y el mundo vegetal.

Vean ustedes, las plantas parecen crecer de la tierra, pero si la tierra no contuviese agua, no crecerían las plantas; ellas necesitan agua para su crecimiento. También existen plantas acuáticas, como se sabe, y se puede pensar que las plantas originales eran similares a estas; las plantas originales nadaban en el agua. Los animales también deben imaginarse como animales nadadores y, en la primera y segunda condición, incluso como animales voladores.

Algo todavía permanece de todo lo que estaba allí originalmente. Durante la condición del Antiguo Sol, cuando solo existían el hombre y el animal, todo tenía que volar, y dado que el aire se ha mantenido y aún existe, esas criaturas voladoras tienen sus descendientes. Nuestras aves actuales son descendientes de los animales originales que se desarrollaron durante la condición del Sol. Sin embargo, en ese momento no eran como actualmente. Esas criaturas animales consistían puramente en aire; eran nubes aireadas. Aquí, más tarde [estado de la Luna], se les incorporo el agua. Hoy, miramos a los pájaros. Por lo general, los pájaros se observan sin pensar mucho en ellos. Si vamos a imaginar a los animales tal como existieron durante la condición del Sol, debemos decir que consistían solo de aire; flotando en nubes de aire. Cuando miramos un pájaro hoy, debemos saber que tienen los huesos huecos llenos de aire. Es muy interesante ver eso en las aves actuales. ¡Hay aire en todas partes en las aves, en los huesos, en todas partes!

Piensen en lo que no sea aire y obtienen un ser-aéreo: el pájaro. Si no tuviera este aire, no podrían volar en absoluto. Tiene los huesos huecos; por dentro es un ave de aire, que nos recuerda las condiciones anteriores. El resto del cuerpo fue construido alrededor de él en tiempos posteriores. Las aves son realmente los descendientes de la condición del Antiguo Sol.

Miren al hombre moderno: puede vivir en el aire, pero no puede volar; él es demasiado pesado para volar. Él no ha formado huesos huecos para sí mismo como el pájaro, para también poder volar. Entonces no solo tendría omóplatos, sino que sus omóplatos se extenderían en alas. El ser humano todavía tiene los rudimentos de las alas allá arriba en los homoplatos; y si estos crecieran, él podría volar.

Así el hombre vive en el aire que lo rodea. Pero este aire debe contener vapor. El hombre no puede vivir en un aire puramente seco; él necesita fluidos. Sin embargo, hay una condición en la que el ser humano no puede vivir en el aire: ese es el estado humano más antiguo, el embrión. Uno debe observar estas cosas correctamente. Durante el tiempo embrionario, el germen o embrión humano obtiene aire y todo lo que necesita del cuerpo de la madre. Debe estar en algo vivo.

Verán, es así: si el embrión humano mediante una operación se eliminara del cuerpo de la madre, no podría vivir en el aire. Durante la condición embrionaria, el ser humano necesita tener un entorno vivo. En el tiempo en que existían el hombre, el animal y la planta, pero aun no había minerales como los tenemos hoy, todo estaba vivo y el hombre vivía rodeado de lo que estaba vivo, así como ahora vive como embrión en el cuerpo de la madre. Naturalmente, era más grande.

Piensen en esto: si no tuviéramos que nacer, vivir en el aire y respirar por nuestra cuenta, nuestro período de vida terminaría con el nacimiento. Como embrión todos podríamos vivir solo diez meses lunares. De hecho, hay tales criaturas que viven solo diez meses; estos no llegan al aire exterior sino que reciben aire de un entorno vivo. Así fue con el hombre hace mucho tiempo. Ciertamente creció, pero nunca salió del elemento vivo. Él vivió en ese estado todo el tiempo. Él no avanzó hasta el nacimiento; él vivía como embrión. En ese momento todavía no había minerales, ni rocas.

Si hoy se disecara el cuerpo de un ser humano, se encontrará el mismo carbonato de cal en sus huesos que se encuentran aquí en las montañas del Jura. Ahora hay una sustancia mineral dentro del cuerpo que no estaba presente en la condición anterior. Tampoco en el embrión, particularmente en los primeros meses, no hay depósitos de minerales; todo sigue siendo fluido, solo ligeramente engrosado. Y así fue durante esta condición anterior; el hombre aún no era huesudo, teniendo, como máximo, cartílagos. De ese ser humano, hoy solo nos recuerda el embrión humano. ¿Por qué no puede el embrión humano salir inmediatamente del cuerpo de la madre? Porque el mundo de hoy es un mundo diferente. Mientras se desenvolvía en  la Antigua Luna —voy a llamarle la Antigua Luna, ya que no es la luna presente, sino el estado anterior de la Tierra— mientras duró el período de la Antigua Luna, toda la Tierra era un útero, interiormente vivo, un verdadero útero. Aún no había nada de piedra o mineral. Todo era un útero gigantesco, y podemos decir que nuestra presente Tierra surgió de este útero gigantesco.

Anteriormente este inmenso útero no existía en absoluto. ¿Qué había entonces? Bueno, de hecho, antes hubo algo más en la existencia. Consideremos lo que vino antes. Si un ser humano se desarrolla en el cuerpo de la madre, si va a ser un embrión, primero debe ser concebido. Tiene lugar la concepción. Pero, ¿nada precede a la concepción? Lo que precede a la concepción es el período menstrual en la mujer; eso es lo que precede. En el organismo femenino tiene lugar un proceso muy especial que está conectado con la expulsión de la sangre. Pero eso no es lo único; ese es solo el aspecto físico. Cada vez que se expulsa la sangre, nace al mismo tiempo algo de naturaleza anímico espiritual, y esto permanece. No se hace físico, porque no ha tenido lugar ninguna concepción. El elemento anímico espiritual permanece sin convertirse en un cuerpo físico humano. ¡Lo que para un ser humano debe estar allí antes de la concepción también estaba allí durante la condición del sol cósmico!. El Sol en su totalidad era un ser cósmico que de vez en cuando expulsaba algo espiritual. Entonces el hombre y el animal vivían en una condición como de aire expulsado, expulsados de todo ese cuerpo. Entre una condición (Sol) y la otra (Luna), sucedió que el ser humano se convirtió en un ser físico de agua. Antiguamente era un ser físico solo de aire. Durante esta condición lunar tenemos algo similar a la concepción, pero todavía no hay nada similar al nacimiento. ¿Cuál era la naturaleza de esta concepción durante la antigua condición lunar?.

La Luna estaba allí, un ser completamente femenino, y confrontándola no estaba un ser masculino, sino todo lo que todavía estaba fuera de su cuerpo cósmico en ese momento. Fuera había muchos otros cuerpos cósmicos que ejercieron una influencia. (Ahora viene el dibujo que ya hice aquí).

Así que este cuerpo cósmico estaba ahí y a su alrededor los otros cuerpos cósmicos, ejerciendo su influencia en las más variadas formas. Las semillas llegaron desde el exterior y fructificaron el conjunto Tierra-Luna. Y si hubieran vivido en ese momento poniendo el pie en este cuerpo cósmico primigenio, no habrían dicho como cuando ven que caen gotas “Está lloviendo”, como se dice hoy en día. En ese momento, habrían dicho: “La Tierra se está fructificando”. Hubo épocas en que las semillas fructificadas venían desde todas las direcciones, y otras temporadas de descanso, entonces, en ese momento no había una fructificación cósmica. Pero el ser humano no había nacido, sólo fructificó, fue llevado adelante por la concepción. El ser humano salió de todo el cuerpo de la Tierra, o del  cuerpo de la Luna, como lo era entonces. De la misma manera todo el entorno cósmico de animales y plantas procedía de la fructificación.

Ahora  a través de un mayor enfriamiento se produjo un endurecimiento de todo lo que vivía en aquel entonces como el hombre, animales y plantas. Allí, en la condición de la Antigua Luna todavía tenemos que ver con el agua, a lo sumo, un endurecimiento a través de la refrigeración. Aquí,  en la Tierra aparece lo sólido, lo mineral. Así que ahora tenemos una cuarta condición [ver dibujo]: esta es nuestra Tierra como la tenemos hoy, y contiene al hombre, al animal, al vegetal y al mineral.

Basta con ver por ejemplo en lo que el ave se ha convertido en la Tierra. Durante este tiempo (condiciones de luz solar) el ave era todavía una especie de bolsa de aire, que consistía en nada más que aire, una masa de aire flotante. Luego, durante este tiempo (condición Lunar) se convirtió en acuosa, una cosa líquida espesa, y se cernía como una especie de nube —no como nuestras nubes,  que ya contienen una forma. Lo que para nosotros son sólo estructuras de agua sin forma fueron menos que las formas de aquel tiempo. Había una forma de esqueleto, pero era fluido. Pero ahora llegó el elemento mineral, y se incorporó a lo que era sólo una estructura de agua. Carbonato de cal, cal fosfatada y así sucesivamente fue la longitud del esqueleto, formando huesos sólidos. Así que al principio tenemos el aire de las aves, después el ave acuática, y por último la parte sólida de las aves.

Esto no podía ser lo mismo en el caso del hombre. El hombre no podía limitarse a incorporar en sí mismo lo que sólo surgió como mineral durante su período embrionario. El ave si podía hacerlo —¿y por qué?. Porque el pájaro adquirió su forma aérea aquí (condiciones de luz solar), y entonces paso a vivir en la condición del agua. Es esencial no dejar que el mineral se acerque demasiado a él durante su estado germinal. Si el mineral llega a el demasiado pronto, entonces, se endurecería y se convertiría en un mineral. El pájaro, mientras que se está desarrollando es aún un poco aguado y fluido; el mineral, sin embargo, quiere acercarse. ¿Qué hace el pájaro?. Empuja, hace algo alrededor de sí mismo, construye la cáscara de huevo a su alrededor!. Ese es el elemento mineral. La cáscara de huevo se mantiene siempre y cuando el ave deba protegerse hacia el interior del mineral, es decir, el tiempo que debe permanecer fluido. La razón de esto es que el ave se originó sólo durante la segunda condición de la Tierra. Si hubiera estado allí durante la primera condición, ahora sería mucho más sensible al calor de lo que realmente es. Dado que no estaba allí en ese momento, ahora pueden formar la cáscara del huevo duro alrededor de sí mismo.

El hombre ya estaba presente durante la primera condición de la Tierra, la condición de calor, y por lo tanto ahora no puede mantener a raya al mineral mientras está en la fase embrionaria. No puede construir una cáscara de huevo, sino que debe ser organizado de manera diferente. Él debe asumir el elemento mineral de la matriz, y por eso tenemos la formación de minerales ya en el embrión al final de su desarrollo. El hombre debe absorber parte mineral de la matriz, por lo tanto, la matriz primero debe poseer el mineral que se va a absorber. Así, en el caso del hombre el elemento mineral se incorpora de manera muy diferente. El pájaro tiene los huesos llenos de aire; los seres humanos los tenemos llenos de médula ósea, muy diferente de los huesos de las aves. Por el hecho de que tenemos esta médula de una madre humana capaz de proporcionar la sustancia mineral al embrión en su interior. Pero una vez que se proporciona el elemento mineral, el ser humano ya no es capaz de vivir en el ambiente del útero y poco a poco tiene que nacer. Primero debe haber adquirido componentes minerales. Con el pájaro no es una cuestión de haber nacido, como los reptiles de la cáscara de los huevos, el hombre nace sin una cáscara de huevo. ¿Por qué?. Porque el hombre se originó al principio y por lo tanto todo lo puede hacer a través de calor y no a través del aire.

De esto se puede entender la diferencia que aún existen y que se puede observar hoy en día. La diferencia entre un “huevo-animal” y un ser como el hombre, y también los mamíferos superiores, se encuentra en el hecho de que el hombre es mucho más antiguo que, por ejemplo, las especies de aves, mucho más antiguo que los minerales. Por lo tanto, cuando es muy joven, durante la etapa embrionaria en el útero, debe ser protegido de la naturaleza mineral y sólo se le puede dar el mineral preparado que proviene de la madre. De hecho, el elemento mineral preparado en el cuerpo de la madre, incluso imprescindible para un cierto tiempo después del nacimiento puede serle dado con la leche de la madre! Mientras que el ave puede ser alimentada a la vez con sustancias externas, el hombre y los animales superiores sólo pueden ser alimentados con lo que proporciona el cuerpo de la madre.

Lo que el ser humano obtiene hoy en día en nuestra condición actual de la Tierra desde el cuerpo de la madre, lo obtuvo durante la anterior condición cósmica desde el aire, desde el medio ambiente. Lo que tenía a su alrededor durante su existencia era de naturaleza láctea. Nuestro aire actual contiene oxígeno y nitrógeno pero relativamente poco carbono e hidrógeno y particularmente muy, muy poco azufre. Se ha ido. Durante la condición de la Antigua Luna era diferente; en el aire circundante no solo había oxígeno y nitrógeno sino también hidrógeno, carbono y azufre. Eso creó una especie de papilla lechosa alrededor de la Luna, una papilla de leche bastante delgada en la que existía la vida. ¡Hoy el hombre todavía vive en una delgada papilla de leche antes de nacer!  Porque es solo después de su nacimiento que la leche va al seno; antes del nacimiento esta en aquellas partes del cuerpo femenino donde está resguardado el embrión humano. Eso es algo sorprendente, que los procesos en el organismo de la madre que pertenecen al útero antes del nacimiento luego van al seno. Y así todavía se conserva la condición de la Antigua Luna en el hombre antes de que nazca, y la condición real de la Tierra solo llega en el momento del nacimiento con la naturaleza lunar todavía presente en la leche materna.

Así es como deben explicarse las cosas relacionadas con el origen de la Tierra y la Humanidad. Si las personas no avanzan hacia una Ciencia Espiritual, simplemente no pueden resolver el misterio de por qué un pájaro sale del huevo y puede alimentarse de inmediato con sustancias externas, mientras que un ser humano no puede salir de un huevo y debe salir del útero para ser nutrido por la leche de la madre. ¿Por qué es? Es porque el pájaro se originó después y, por lo tanto, es un ser externo. El hombre se originó antes, y cuando estuvo bajo la condición de la Luna, aún no estaba tan endurecido como el pájaro. Por eso hoy tampoco está tan endurecido; aún debe estar más protegido, ya que tiene dentro de él muchas más de las condiciones originales.

Dado que las personas de hoy en día ya no pueden pensar correctamente, no entienden lo que existe en la Tierra como plantas, animales y hombres. Así surgió el darwinismo materialista, que creía que los animales estaban allí primero y que el hombre simplemente se desarrolló a partir de los animales. Es cierto que en su forma externa el hombre está relacionado con los animales, pero él existió antes, y los animales realmente se desarrollaron más tarde después de que el mundo hubo pasado por una transformación. Y entonces podemos decir que los animales que vemos ahora presentan una etapa posterior de una condición anterior cuando estaban más estrechamente relacionados con el hombre. Pero nunca debemos permitirnos imaginar que de los animales presentes podría surgir un ser humano. Esa es una idea completamente falsa.

Ahora veamos no a las especies de aves sino a los peces. Las especies de aves se desarrollaron para el aire, las especies de peces para el agua. No fue hasta que lo que llamamos la condición de la Luna donde ciertos seres anteriores a los pájaros-aire fueron transformados de tal manera que se convirtieron en peces, —a causa al agua. A los seres parecidos a los pájaros se les añadieron los peces. Se podría decir que los peces son pájaros que se han vuelto acuosos, pájaros que reciben el agua. De esto se puede deducir que el pez apareció más tarde que las aves; aparecieron cuando el elemento acuoso estaba allí, es decir, durante el período de la Antigua Luna.

Y ahora ya no les sorprenderá que todo lo que está nadando en un estado acuoso durante el tiempo de la Antigua Luna se asemeje a un pez. Los pájaros parecían peces a pesar de volar en el aire y ser más ligeros.  Todo era como un pez. Ahora bien, esto es interesante: si observamos hoy un embrión humano aproximadamente el día 21 o 22 después de la concepción, ¿cuál es su apariencia? Allí nada en un elemento fluido en el cuerpo de la madre, ¡y se ve realmente como un pez diminuto! El ser humano realmente tenía esta forma durante el antiguo período lunar y todavía la tiene en la tercera semana de embarazo; él lo ha preservado.

Se puede decir, entonces, que el hombre se desarrolló a sí mismo de esta forma en la Antigua Luna, y todavía podemos ver por la forma de pez que tiene el embrión cómo se va resolviendo él solo. Cuando observamos el mundo presente, en todas partes podemos ver cómo antes todo tenía vida, así como sabemos de un cadáver que tenía vida anterior. Así que hoy les he descrito la condición anterior de lo que ahora tenemos en la Tierra como mineral. Miramos un cadáver y decimos que ya no puede mover las piernas, las manos, ya no abre la boca o los ojos —todo se ha vuelto inmóvil. Sin embargo, eso nos lleva de vuelta a un estado humano en el que todo se puede mover: piernas, brazos, manos, donde los ojos se pueden abrir Del mismo modo, miramos a nuestro alrededor el cadáver de la Tierra, los restos de un cuerpo viviente, en el que el hombre y el animal aún deambulan, y recordamos el tiempo en que toda la Tierra estuvo viva.

Pero hay algo más. Dije que con la concepción, la potencialidad del ser humano físico está allí y, gradualmente, se desarrolla el embrión. También describí lo que sucede antes, los procesos en el organismo femenino, lo que se elimina en los períodos mensuales y cómo se expulsa un elemento espiritual también. Ahora en este proceso siempre hay algo de la naturaleza de la fiebre, incluso en una mujer sana y perfectamente normal. Esto es porque hay una condición de calor; es la condición de calor que se ha preservado de la antigua condición que tenemos en el dibujo llamado Saturno. Esta condición de fiebre aún perdura.

Se puede decir que toda nuestra evolución procedió de una especie de condición febril de nuestra Tierra, que llegó a su fin con el enfriamiento. La mayoría de las personas hoy en día ya no tienen fiebre sino que de hecho están completamente secas. Sin embargo, incluso ahora, cuando hay algo que no está causado por el calor externo sino que aparece interiormente como calor, dándonos algo de vida interior, ahora también tenemos una condición de fiebre.

Así es, señores: uno puede ver en todas partes en las condiciones de la humanidad actual cómo se pueden remontar a las condiciones del pasado. Hoy les he contado cómo el hombre, el animal, la planta y el mineral evolucionaron gradualmente a medida que todo el cuerpo cósmico con el que todos están conectados se hizo más y más sólido.

Seguiremos hablando de todo esto —hoy es lunes— el miércoles a las nueve en punto.

Traducido por Gracia Muñoz en enero de 2018.

 

 

[1] “El pequeño experimento de Plateau”, elaborado por el físico J.A.E Plateau, 1801 – 1883. Compare la descripción de Vincent Knauer en sus conferencias,  “El problema principal de la filosofía”, Viena y Leipzig 1892: “Uno de los mejores experimentos es el experimento Plateau. Se prepara una mezcla de agua y alcohol, que tenga el peso exacto del aceite de oliva puro. En esto se vierte una gota de aceite bastante grande. Esto no flota en la parte superior del líquido, sino que se hunde en el medio, en forma de una bola. Se perfora en el centro un pequeño disco de cartón con una aguja larga y se baja cuidadosamente en el centro de la bola de aceite, de modo que el borde del cartón se convierta en el “ecuador” de la bola. El disco ahora se pone en movimiento, al principio lentamente, luego más y más rápido. Naturalmente, el movimiento se imparte a la bola de aceite, y como resultado de la fuerza del movimiento, partes del aceite se desprenden y continúan el movimiento por separado durante un tiempo, primero en círculos y luego girando como pequeñas bolas. De esta manera surge algo sorprendentemente similar a nuestro sistema planetario: en el centro, el globo más grande, como nuestro sol, y moviendo alrededor de él bolas y anillos más pequeños, como nuestros planetas con sus lunas.  La Ciencia Oculta, un bosquejo.

http://www.rsarchive.org/Books/GA013/index.php

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios el “GA354c1. La evolución de la Tierra, el hombre y la influencia de los astros.

  1. […] GA354c1. La evolución de la Tierra, el hombre y la influencia de los astros. […]

  2. Gloria Patricia Padilla Osorio dice:

    Buenos días dra Gracia , le estoy muy agradecida por todo su valioso trabajo de traducir.Con respecto a su pregunta en el FB, éstos links le pueden ayudar, espero, y el documento que le adjunto: http://www.en.khsdornach.org/

    | | | | | |

    |

    | | | | english | |

    |

    |

    https://eliant.eu/es/menue-main-es/compromiso/pedagogia-curativa/

    | | | | | |

    |

    | | | | Pedagogía curativa – Antroposofía en Europa Alianza de iniciativas para la antroposofía aplicada en Europa – Movimiento ciudadano por la libertad de elecció… | |

    |

    |

    http://www.paudedamasc.com/?cuaderno=fuentes-espirituales-de-la-pedagogia-curativa

  3. luckylenin dice:

    gratitud infinita!

    «The collective unconscious only makes sense in the context of some notion of collective memory. This then takes us into a very wide-ranging examination of the nature and principle of memory-not just in human beings and not just in the animal kingdom; not even just in the realm of life-but in the universe as a whole. Such an encompassing perspective is part of a very profound paradigm shift that is taking place in science: the shift from the mechanistic to an evolutionary and wholistic world view.» ∞ Rupert Sheldrake

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s