El doble

Adriana Koulias

Blog de Adriana Koulias

English version

Los seres humanos siempre han tenido el presentimiento de que llevan consigo otro ser. Los mitos y las leyendas hablan del monstruo que debe conquistarse si el ser humano quiere progresar. El persa lo vio como el peludo y áspero compañero de Gilgamesh Enkindu, los griegos lo vieron como el Minotauro que tuvo que ser vencido por Teseo, los hermanos Grimm lo retratan como Rumplestiltskin el hombrecito inteligente que finalmente empuja su pierna en la tierra y se  la rompe en dos cuando la muchacha resuelve el enigma de su nombre. Una vez más, este ser fue retratado por Hermann Hesse en su libro El lobo Estepario y por Dostoievsky en su poema ‘El Doble’. Podría incluso ser el vampiro de antiguas leyendas la criatura enigmática que se alimenta de la sangre de los seres humanos. Un parásito que odia la luz del día y solo vive en la oscuridad. El hombre lobo es otro ejemplo, como lo es la historia de Frankenstein. Recientemente lo vemos en la criatura Gollum del Señor de los Anillos.

Esta noche exploraremos el doble de acuerdo con Rudolf Steiner y su conocimiento del ser humano como un ser trimembrado.

Recordemos lo que hemos estado diciendo sobre el ser humano.

Rudolf Steiner nos ha dicho que el ser humano está compuesto de tres miembros físicos, tres miembros anímicos, y un yo que en el futuro desarrollará tres miembros espirituales.

Esta tarde nos concentraremos particularmente en el cuerpo y el alma.

doble1

El ser humano no es tan insular como pueda imaginarse. En cada respiración, en cada percepción, en cada ingesta de alimentos, en cada sensación, pensamiento y acto de voluntad, los seres humanos están acompañados por seres de naturaleza espiritual[1]. Los seres luciféricos y los ahrimánicos (seres opositores retardados) entran en el alma humana durante la evolución, y es un hecho que viven lado a lado con seres elementales o espíritus de la naturaleza y también con seres espirituales superiores (progresivos) en nuestros cuerpos Físico, Etérico y Astral.

Hemos escuchado en conferencias anteriores cómo Lucifer entró durante la época lemuriana en el ser humano a través de sus nervios y sentidos, es decir, en su cuerpo astral. Esto hizo posible que Ahriman, que existe a nuestro alrededor en el mundo material, entrara en el hombre a través de sus sentidos. Ahriman anhela residir en el cuerpo Etérico porque es en el cuerpo Etérico, en el cuerpo de las fuerzas formativas, el cuerpo de la vida donde reside la memoria y le parece lo más adecuado para su desarrollo. Junto con estos seres hay espíritus elementales de la naturaleza que entran en el hombre a través de la comida, encantados en los minerales y vitaminas que ingiere. A través de sus ojos, el hombre también acoge estos seres elementales que viven en el elemento Etérico de la Tierra, a través de su sentido del olfato y todos sus otros sentidos, el sabor, el tacto, etc. Estos seres no tienen yo y deben confiar en el hombre para progresar. Un hombre de carácter moral desencanta a estos seres y les permite avanzar más en su evolución. Un hombre que no es moral los atrapa dentro de sí mismo y se vuelven presa de los seres Luciféricos y Ahrimánicos.

Sin embargo, hay otro ser que entra en el hombre justo antes de que nazca. Esto forma parte de lo que Rudolf Steiner llama ‘el Doble’.

Cuando el hombre nace, al principio no puede penetrar en su cuerpo Etérico y Físico con su yo y sus miembros anímicos. Es decir, permanece inconsciente de la parte física de la existencia humana. En esta el ser humano no se zambulle. Vemos esto en el relato bíblico de la caída cuando se le niega al hombre el árbol de la vida (cuerpo etérico) al comer del Árbol del Conocimiento. Esto sucedió por nuestro propio bien, porque el conocimiento sobre estos procesos no solo era peligroso, el hombre habría sido capaz no solo de manipular su cuerpo físico hasta los huesos, así como su sangre, etc., sino que también habría desviado su enfoque del desarrollo, su conciencia del yo. Solo piensa en lo poco que puedes concentrarte cuando tienes dolor o cuando estás enfermo. En esos momentos no puedes usar tus facultades superiores porque los procesos físicos las dominan. No debemos ser capaces de sentir cada proceso de la digestión, cada impulso de nuestro cerebro o nuestros músculos. Esto sería extremadamente molesto y ocurre solo durante la enfermedad.

Por lo tanto, era necesario que los seres humanos olvidaran este conocimiento dejándolo en su inconsciencia.

Rudolf Steiner nos dice que donde quiera que estemos inconscientes, se crean oportunidades para que los seres espirituales entren en el hombre. Por lo tanto, el hecho de que el hombre esté inconsciente de su naturaleza física crea una oportunidad para que los seres espirituales entren en el vacío dejado por el alma y el espíritu. Es en este espacio donde un ser entra en un corto tiempo antes de nacer y toma posesión de esos procesos físicos inconscientes.

De este ser Rudolf Steiner nos dice que pertenece a la categoría de los seres ahrimánicos. Un ser que está conectado con el gran opositor Ahriman, cuyo reino es la materia, la Tierra y los éteres caídos. Este ser doble al servicio de Ahriman continúa viviendo dentro de nosotros durante nuestra vida, predominantemente en nuestro cuerpo Etérico de la misma manera que nuestro espíritu vive predominantemente en nuestra alma.

¿Por qué entra en el hombre?

Estos seres son de carácter ahrimánico y por ello son seres rezagados que sirven a los seres que se quedaron atrás durante la antigua evolución solar de la Tierra. Los seres ahrimánicos que no pudieron pasar por su etapa humana en ese momento tuvieron que someter su desarrollo a otro momento no adecuado para su existencia – en una Tierra física. Al carecer de cuerpos físicos para desarrollarse, tuvieron que establecerse en el cuerpo físico de los seres humanos si no quisieran sufrir mucho.

Su esfera de acción particular es el cuerpo Etérico.

En el cuerpo Etérico se encuentra nuestro potencial para la memoria y, por lo tanto, nuestro Intelecto. En él también reside el poder del amor y los comienzos de lo que un día será la verdadera consciencia. No es difícil entonces ver por qué estos seres se sienten atraídos por esta esfera, ya que tienen una inteligencia mefistofélica extremadamente alta, pero es una inteligencia Ahrimánica que no tiene calidez de corazón ni consciencia. En el cuerpo etérico se encuentran nuestros temperamentos y aquí podemos ver la conexión con estos seres que poseen una fuerte voluntad similar a los elementos de la naturaleza. ¿Qué significa esto?

Esto significa que estos seres están conectados con los éteres caídos que una vez sufrieron una generación y ahora están degenerando, es decir, lo que alguna vez existió en el mundo exterior de los elementos, rayos, truenos, vientos ciclónicos, mares embravecidos, —resultados de los efectos de éter de Luz, éter Químico y éter de Vida, ahora existen en un estado caído en la Tierra como las fuerzas de la electricidad, el magnetismo y el poder del Átomo.

doble2

Este dibujo de Rudolf Steiner nos da una idea del Doble. Tengan en cuenta los siete chakras relacionados con el cuerpo etérico o lo que los pueblos orientales llaman Chi. Su forma de rayo, los dos cuernos y los ojos hipnotizados —éter de Luz degenerada o Electricidad. Las grandes orejas que simbolizan el degenerado Éter sonoro o magnetismo. Y el éter de Vida degenerado que está simbolizado por las alas. Su fuerza proviene de una grieta en la Tierra. El hombre sentado en la montaña de la objetividad observa este doble a través del abismo o umbral del mundo espiritual y envía rayos benéficos para transformarle.

Hay una cosa que estos seres no pueden tolerar. La Muerte. Deben abandonar el cuerpo humano antes de que muera. No pueden acompañar al espíritu humano después de la muerte. Deben esperar a la próxima encarnación de ese ser para poder deslizarse en ese cuerpo una vez más.

Sin embargo, tienen un delirio y es que algún día podrán permanecer en los cuerpos humanos después de la muerte.

Este es, de hecho, el objetivo de varias hermandades negras que inician a sus miembros en una inmortalidad ahrimánica tomando el materialismo solo adecuado para el proceso de pensamiento hasta el cuerpo Etérico. Esto hace que el cuerpo Etérico se densifique y que no se desintegre en el éter del mundo después de la muerte. Este cuerpo Etérico denso es el vehículo perfecto para estos seres. Sin embargo, no han podido lograr esto en gran número hasta ahora debido a un evento trascendental. El misterio del Gólgota que es la muerte de Cristo. A su muerte, el Cristo entró en el corazón mismo del elemento etérico y el elemento físico de la Tierra, refrenando a estos seres. Esto se caracteriza en la Biblia por su descenso al “infierno”. Esto hizo imposible que estos seres triunfaran sobre la muerte y se convirtieran en los señores de la evolución humana.

Habiendo dicho esto, no debemos pensar que este ser no es necesario para el desarrollo humano. Lo es. Todos los obstáculos hacen a una persona más fuerte. Y es este mismo obstáculo el que hace que sea posible la memoria. Porque es este doble el que lleva consigo el recuerdo de todo lo que hemos hecho de nosotros mismos de vida en vida. Sin estos seres, el hombre no tendría memoria de todo lo que experimenta consciente e inconscientemente cuando cruza la puerta de la muerte o durante la iniciación.

En cierto momento de nuestro desarrollo llegamos a ser capaces de alcanzar el umbral del mundo de los sentidos y los mundos espirituales. En ese momento el hombre se encuentra con este ser que Rudolf describe en muchos libros como el guardián menor del umbral.

‘… Surge el fenómeno conocido como el guardián del umbral —la aparición del doble inferior del hombre. El ser espiritual del hombre, compuesto por sus impulsos de voluntad, sus deseos y sus pensamientos, aparece al Iniciado en forma visible. Es una forma que a veces es repugnante y terrible, porque es la descendencia de sus buenos y malos deseos y de su karma— es su personificación en el mundo astral …[2].

Esto es un obstáculo para el mundo espiritual porque, si bien llevamos el equipaje de nuestros fallas y falacias, todos nuestros bajos deseos, todos nuestros impulsos de voluntad, todo lo que es perecedero y no eterno, es demasiado pesado y no podremos entrar.

Es una verdadera bendición ver esto porque el contemplar lo que hemos creado de este ser y su horrible forma nos anima a trabajar en nosotros mismos para perfeccionarnos y poder eliminar la influencia de este ser.

No es de extrañar entonces que la existencia de este ser en nuestro cuerpo vital conduzca a enfermedades de nuestros órganos. En el cuerpo astral, este ser se muestra en enfermedades psicológicas y nerviosas.

¿Como sucede esto?

Esto es el resultado de las fuerzas caídas que salen de la Tierra y están íntimamente conectadas al doble. Donde el doble es fuerte en nosotros, atrae a las fuerzas caídas que lo alimentan y mejoran. Es un hecho que hay ciertos seres que prefieren ciertas ubicaciones geográficas donde este o aquel éter caído prevalece más y entrará en los seres humanos nacidos aquí o allá. Las fuerzas caídas en el hombre (el doble) se fortalecen especialmente al entrar en contacto con su contraparte en el mundo exterior.

¿Cómo lo percibimos?

En la vida cotidiana lo vemos en nuestro intelecto cada vez que se vuelve frío, duro y carente de sentimiento. Lo vemos en nuestros temperamentos —donde algo se convierte en habitual, cada vez que perdemos el control sobre nuestras emociones y cada vez que deseamos cosas de naturaleza material.

Un ser que viene a la mente inmediatamente es Gollum de El Señor de los Anillos. Él codicia el anillo de poder, que sirve a los éteres caídos y a su señor. “Mi Tesoro” es su frase clave. Él es inteligente, rápido, astuto pero no tiene corazón, todo lo que hace es para sí mismo y solo para él. Acompaña a su maestro Frodo, quien al principio quiere matarlo y luego se apiada de él y quiere redimirlo. Esto es sabio porque sin Gollum la búsqueda no podría haberse completado.

¿Cómo lo redimimos?

En primer lugar, como en Rumpelstiltskin tenemos que aprender su nombre. Es decir, tenemos que reconocerlo a través de nuestra consciencia, ya que cada vez que lo reconocemos pierde poder.

En segundo lugar, tenemos que elevar nuestro pensamiento desde los ámbitos de la materia. Esto es hecho por

  • Ordenar nuestros pensamientos (voluntad en el pensar) a través de ejercicios de concentración
  • Liberar nuestro pensamiento del cerebro a través de meditaciones sobre verdades espirituales alentadas con sentimiento (sentimiento en el pensar).

En tercer lugar, tenemos que trabajar en nuestro sentimiento de vida para equilibrar los altibajos a través de

  • Ecuanimidad (pensamiento en sentimiento)
  • Positividad (voluntad en sentimiento)

En cuarto lugar, tenemos que trabajar en nuestra vida de voluntad para hacer el bien

  • Ejercicios de voluntad (Pensamiento en la voluntad)
  • Mente abierta (sentimiento en la voluntad)

Esto transforma el Alma humana y el cuerpo físico permitiendo que entre el impulso de Cristo. Cuando el Doble entra en contacto con el ser de Cristo, es inmediatamente redimido. El ser Crístico se caracteriza en este sentido como el Gran Guardián del Umbral del mundo espiritual. Es él quien se presenta ante nosotros como el gran Arquetipo, el ideal al que debemos dirigirnos para modelarnos.

Un viejo sabio le dijo una vez a su alumno:

‘¿Qué ser es más fuerte en ti, el Dragón o el Cordero?’

El joven alumno quedó perplejo y respondió: “No lo sé maestro”.

A lo que el maestro respondió:

“El más fuerte es a quien alimentas más”.

¿Alimentaremos al dragón o crearemos un espacio en el que el cordero pueda existir? Esto depende de nosotros.

 

 

Traducido por Gracia Muñoz en Abril de 2018.

 

 

[1] Rudolf Steiner Las fiestas y sus significados IV. La Fiesta de Micael III. la inspiración de Michael ver también Earst Hagmann Éter mundial – Seres elementales – Los reinos de la naturaleza pg 15 y la Teosofía de los rosacruces IV

[2] Rudolf Steiner Una cosmología esotérica VIII

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Planetas.

Un comentario el “El doble

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s