Marte II – Conjunciones y oposiciones (bucles)

Willi Sucher  18 de Febrero de 1955

(Curso de Cosmología – Conferencia a los miembros de la Rudolf Steiner House, London, England) del 1 de Octubre de 1954 al 1 de Abril de 1955)

Todos los dibujos son de Willi Sucher –  Conferencia no revisada por el autor

English version

 

En el último encuentro estuvimos hablando y trabajando con Marte, y llegamos a la conclusión de que primero deberíamos saber algo sobre el Zodíaco, y llegar a conocer algo sobre el zodíaco puede ser un asunto muy difícil. He tratado de acercarme a él en Isis Sophia II, especialmente en la segunda parte, y puedo saber de la dificultad de la tarea. También tratamos la última vez de mirar si tal vez podríamos tomar un atajo, y el atajo fueron los símbolos. La pregunta era si podríamos dar con el enfoque que nos indican los símbolos del zodiaco, de tal manera que realmente signifiquen algo para nosotros. Por lo general las personas los utilizan sin saber lo que realmente quieren decir o de dónde vienen. Empezamos ya en el último encuentro, y tal vez sea muy bueno que empecemos otra vez nuevamente por el principio. Debo decir que el Zodiaco de las doce constelaciones puede ser considerado como un elemento de evolución y desarrollo interior. En él se pueden leer doce etapas de desarrollo interior, ya sea en la evolución del ser humano, o en relación con la evolución cósmica. Ahora vamos a tratar de encontrar un camino intermedio.

En primer lugar no hay nada, nada en absoluto: el vacío. O sería mejor decir la condición de duración; entonces viene un impulso, vamos a imaginarlo como un rayo que sale de la nada. Podríamos imaginarlo como una flecha, pero esto no sería suficiente, ya que hace una especie de hendidura en el espacio, en el tiempo, o lo que sea. Y eso sería la constelación de Aries: el principio de cualquier cosa, de cualquier nivel de desarrollo de la evolución.

Este impulso, que ahora se ha dado, es una norma que debe perdurar en el futuro, por lo que se establece como una especie de microcosmos en el gran macrocosmos, como una especie de pequeño mundo que está todavía relacionado con el cosmos del que se originó. En primer lugar tendríamos sólo una indicación de un microcosmos, o lo que sea, un mundo en sí mismo, pero un mundo que todavía está estrechamente relacionado con el mundo superior.

m2f1

Al igual que los cuernos de la vaca o el toro tienden, o mejor dicho, están fluyendo hacia abajo, por así decirlo, hacia el organismo del animal, así, el alto mundo original, o universo, alcanza lo que ahora está, en cierta medida, integrado en sí mismo, esto es Tauro: . Luego viene un paso más de la evolución, que solo podemos entender sobre la base de que este proceso realmente debe conducir a alguna parte, es decir, a la evolución de lo que todavía no está emancipado, pero que un día —o en un momento, o en cierto momento—  tendrá que emanciparse.

El siguiente paso sería que todavía está, por un lado, la indicación de un mundo superior o como queramos llamarlo, y se acerca otro, por así decirlo, que puede apuntar al futuro, que indica ya ese reino donde el ser emancipado puede vivir. Es el mundo superior y el mundo inferior juntos, o también podemos considerarlo desde un ángulo diferente.

Un pensamiento sería si dejamos todo abierto, por así decirlo, y hacemos un símbolo como este:

m2a

Sé que no es muy ortodoxo, pero lo que quiero indicar es un mundo superior y un mundo inferior, derecho e izquierdo, de alguna manera una polaridad; aparece un contraste en la imagen, y ese es el primer paso hacia la evolución deseada del yo, la evolución independiente. Eso es entonces Géminis: ♊

Solo usare el símbolo tradicional ya que esto nos da una mejor oportunidad para leerlo. Eso es lo que realmente queremos hacer esta noche, crear una oportunidad, mostrarles la posibilidad de ver cómo se pueden leer estos símbolos para que no sean solo signos, como las cifras de un reloj, que tienen cierta forma, aunque muy pocas personas saben de dónde vienen y lo que realmente quieren decir.

Lo siguiente sería la verdadera emancipación, y es que, lo que está aquí todavía unido en Géminis, de alguna manera se deshace, y entonces tenemos a Cáncer  (♋).

Hay un abismo entre los dos. Podemos decir que Cáncer es aquello de donde descendió este impulso y el que conduce, o que se supone que conduce al futuro —involución, evolución, sin embargo, empleamos esta secuencia de evolución en el sentido de las constelaciones del Zodíaco. Aquí me gustaría mencionar algo más que quizás sea bastante útil. Esta brecha, que está allí, conlleva un peligro real, ya que todo puede caer en pedazos; es algo así como un peligro constante de una explosión atómica. Por supuesto que estoy hablando pictóricamente, pero podemos entender que existe el peligro de que dos cosas, originalmente pertenecientes a un mismo grupo, se desmoronen en tal medida que la evolución simplemente no pueda continuar. Sin embargo, esta brecha, que siempre ha existido en la humanidad y que llegó a un punto principal en el tiempo de Cristo, fue superada por los acontecimientos en Palestina. Antes del tiempo de Cristo, era bastante obvio en la humanidad que los seres humanos se habían alejado y se habían emancipado del mundo espiritual a tal punto que estaban en peligro de perder toda conexión con ese mundo espiritual; y lo que es más, no solo perder la conexión sino también perderse a sí mismos, porque no podemos separarnos del origen sin haber establecido el equivalente, por así decirlo, de esa envoltura maternal de protección que la criatura todavía tiene cuando todavía está contenida, por así decirlo, en el cosmos superior. Ese abismo fue superado por los acontecimientos que tuvieron lugar en Palestina. De hecho, se indicó claramente en el cielo que existía el grave peligro de que hubiera llegado el momento de cerrar este abismo o, de lo contrario, la humanidad se hubiera perdido. Saturno estaba en la constelación de Cáncer, durante los años 32-33. Luego, a través del Hecho del Gólgota, esta brecha se superó.

Podemos saber algo de la geografía de Jerusalén donde tuvo lugar el Misterio del Gólgota. Ha sido descrito por el Dr. Bock en uno de sus libros, Los Tres Años. La posición y la situación geográfica y geológica en Jerusalén son únicas. En realidad, hay algo así como dos colinas. Hay, o hubo en tiempos precristianos, una especie de hendidura o garganta profunda. Se dice que la garganta probablemente tenía alguna conexión con actividades volcánicas subterráneas —subían vaho, humo y vapores. Más tarde, este desfiladero o grieta se llenó, pero todavía estaba allí como una especie de hendidura espiritual, diría yo. Este desfiladero subió hasta la colina del Gólgota, comenzando en el sur de Jerusalén, el lugar donde más tarde se construyó Jerusalén, y condujo hasta la colina del Gólgota, que estaba en el norte. Así que en el fondo estaría la colina del Gólgota, y vemos allí el evento, en el Gólgota. La brecha entre los dos elementos era bastante evidente aquí; está unido por lo que tuvo lugar en el Gólgota en un sentido espiritual. Eso es Cáncer.

m2b

La siguiente constelación sería la de Leo. Aquí en Cáncer tuvimos el contraste de esta división. Por supuesto, esta brecha aquí es donde algo nuevo debe desarrollarse. Podemos decir que el futuro solo podrá existir si los seres humanos se apoderan del presente, pero el presente descansa en el pasado. Entonces el presente —lo que está en el medio—  es el enlace de conexión. Algo debe venir y debe ser desarrollado, que es nuestra propia naturaleza. Esa es la tarea, y lo vemos en el símbolo que utilizamos para Leo: ♌. Venimos de la periferia y nos estamos moviendo de esta manera hacia lo que entonces es realmente el centro. Así como el corazón del ser humano es el centro de todo el organismo, en ese sentido, la intención se desarrollará fuera de la periferia —fuera de la salida de la periferia— eso es lo esencial para el futuro. Es como un germen que se siembra para el futuro; pero ahora debe madurar, y para madurar, para que una semilla germine, debe ponerse en el suelo y tener la oportunidad de atravesar un proceso de descomposición muy complicado: se debe crear un caos, y solo entonces puede desarrollarse lo nuevo. Leo es solo la semilla, y el complicado proceso que sigue a Leo se puede ver en la imagen de la constelación de Virgo:

m2f2

Es como si el proceso que podríamos imaginar que tiene lugar en la capacidad dinámica de la actividad lemniscatoria en el universo, donde tenemos las actividades (más y menos) que trabajan juntas para traer a la existencia lo que debería venir, esté en algún lugar contenido en esta indicación de una lemniscata en el símbolo de la constelación de la Virgen: ♍.

Por supuesto, también hay algo todavía contenido de esa curva de Leo, pero el misterio tiene lugar detrás de tres puertas, por así decirlo, detrás de tres velos cerrados, lejos del mundo profano, podría decirse, en algún tipo de laboratorio de los Dioses. En la Tierra es el suelo, es la Madre Tierra, es la Tierra Virgen la que toma la semilla; y luego, en procesos complicados, la materia de la semilla se descompone hasta tal punto que el cosmos puede trabajar en ese caos y puede generar o crear un microcosmos.

 Después de esta etapa llegaría Libra. El signo tradicional de Libra es el siguiente (F1) : Por supuesto que tiene cierta similitud con la balanza, pero nunca me pareció muy satisfactorio. Rudolf Steiner, sin embargo, en el Calendario Alma empleó otro símbolo (F2).

m2f6

Creo que un símbolo como este es mucho más adecuado, algo así como un sol poniente. No necesita ser un sol poniente sino algo que está a punto de descender para unirse con un mundo inferior. Hasta ahora, viniendo de Aries a Virgo, teníamos un desarrollo que estaba más o menos conectado y relacionado con el mundo superior. En realidad, era mucho más un mundo donde recibimos fuerzas del mundo extraterrestre, del cosmos, y ahora queda por ver cómo esas fuerzas se convierten en nuestras propias fuerzas, nuestras fuerzas individuales. En Virgo somos mucho más receptivos y estamos mucho más expuestos, por así decirlo, al gran cosmos. Pero ahora viene la tarea de descender, por así decirlo, a nuestro propio mundo, a nuestro propio ser. Llegamos a una encrucijada; debemos descender a las profundidades, al igual que el Sol al atardecer parece descender al mundo inferior por debajo del horizonte. Esto sería entonces Libra.

 

Ahora entramos al mundo de la escritura, de nuestros hechos. Hasta ahora era la obra del cosmos; al pasar por Libra, entraríamos en el mundo de nuestra propia obra. Como cuestión de hecho, todas estas constelaciones hasta Virgo y Libra son también las regiones arquetípicas del cuerpo, de la forma humana, comenzando desde la cabeza hasta las caderas. Más allá de lo que vemos como la constelación de Aries en el cielo, espiritualmente más allá de esa constelación, veríamos los arquetipos —en realidad los seres espirituales— que forman la cabeza humana, especialmente el cerebro; en Tauro vemos seres divinos que en el pasado formaron el organismo de la laringe; entonces Géminis es la región que tiene que ver con los brazos; Cáncer, el recinto del tórax; luego, dentro del tórax, el corazón y la circulación son Leo; Virgo con toda la región digestiva; y luego en Libra las caderas. Entonces, vemos aquí, en esta región zodiacal superior, que todavía estamos más o menos en un ámbito en el que somos seres receptivos, especialmente en lo que se refiere a la cabeza. Sin embargo, una vez que atravesamos este umbral de Libra, entramos en la esfera de nuestra propia actividad —nuestras extremidades.

m2c

Lo primero que encontramos cuando entramos en esta esfera de actividad es Escorpión: ♏. Su símbolo es, en cierto sentido, similar al símbolo de Virgo. Aquí también tenemos una indicación de tres puertas, pero la terminación del símbolo tiene un carácter bastante diferente. Esto también está indudablemente relacionado con los misterios que tienen lugar, por así decirlo, detrás de tres puertas cerradas.

 

¿Que son estas puertas?.

 Son los misterios de la voluntad, que no es tan simple. Quiero decir, salimos al mundo y estamos activos, pero generalmente no somos muy conscientes de lo que realmente ocurre. Toda actividad solo es posible por el contrapeso de otra cosa: morir, por así decirlo. La actividad se basa en la muerte. Por ejemplo, si aquí dentro del ámbito humano algo nuevo llega al mundo, como que alguien invente algo o haga un descubrimiento, puede trastornar al mundo entero, como sabemos. Otro ejemplo, los descubrimientos e inventos tecnológicos pueden trastornar al mundo entero en un tiempo de, digamos, diez años. Sabemos qué revolución trajo al mundo cuando la bomba atómica —la fisión atómica— fue descubierta. Y así es, cada vez que algo nuevo llega al mundo, altera algo de un estado anterior, de una posición previa; puede trastornar todo un mundo anterior. Por lo tanto, lo primero es la muerte. Algo muere si entramos en el ámbito de la actividad; por ejemplo, si caminamos por la Tierra, no sabemos cuántos seres vivos realmente aplastamos —insectos y todo eso— y sin embargo tiene que ser. La vida realmente se sostiene sobre la base de la muerte. Eso es solo lo externo, la fachada, por así decirlo, del misterio de la actividad, pero nos muestra la dirección en que se encuentra la actividad y la creación individual. Eso es Escorpio. Por supuesto, uno puede dibujar Escorpión de varias maneras, a veces apuntando hacia arriba y otras hacia abajo, lo cual está en línea con ese descenso. Estas pequeñas alteraciones pueden significar mucho en un sentido simbólico; todo depende de lo que queremos expresar.

m2f4.png

La constelación siguiente sería Sagitario. El símbolo de Sagitario es el siguiente:

m2f5

Ahora entramos realmente en el ámbito de la actividad, que se indica en la flecha del arquero, y es una buena cosa tener la flecha vertical. También podríamos hacerlo de esta manera: como lo hicimos con Escorpión, pero en esta posición vertical de la flecha tenemos una indicación. Si conectamos algún tipo de conciencia interna con él, significa algo, y por lo tanto hay una necesidad de saber lo que uno está haciendo si se usan tales símbolos. Sabemos que en el ocultismo el peligro siempre es que uno hace cosas y usa símbolos y realiza prácticas que, si no se las comprende por completo, pueden llevar al desastre. Por lo tanto, es bueno saber sobre los símbolos si uno quiere usarlos.

A continuación tenemos la constelación de Capricornio. Qué significa eso? En realidad, los símbolos aquí deben seguir cada vez más hacia el mundo de acción. Hemos entrado en un mundo que es sombrio, donde no hay mucha luz, por así decirlo, donde las cosas pueden ser caóticas, y lo que necesitamos entonces es la iluminación desde arriba. En definitiva, necesitamos la guía de un mundo divino; de lo contrario, nuestras andanzas y acciones serán caóticas. Esto se expresa en el símbolo de Capricornio:  ♑.

¿Cómo podemos verlo?

m2f7

En el continente usan el símbolo un poco diferente (figura superior). Lo que realmente está contenido en este símbolo es la figura en la parte inferior. Imaginen que el ser está encerrado, por así decirlo, en su propio caparazón. Aquí está involucrado, por así decirlo, en su propio ser, pero quiere crear algo así como órganos de percepción para lo que ocurre afuera, es decir, aquello que finalmente tiene lugar en el mundo espiritual, porque es desde allí donde nosotros debemos recibir nuestra guía. Así, Capricornio es una constelación que está siempre conectada con este tipo de equilibrio entre un mundo superior y la Tierra; pero ahora es diferente. Porque estos signos, de los que hablamos, están justo en el lado opuesto a los signos superiores que precedieron a Libra. Capricornio es lo opuesto a Cáncer, también Géminis. En los signos superiores, algo nos fue dado. Nos pusieron, por así decirlo, en la posición de enfrentar ese contraste, ese mundo dual; pero aquí nos recuperamos, por así decirlo, de esa individualidad, porque hemos llegado a nosotros mismos.

En Virgo, en el santuario de ese templo, que está custodiado por tres puertas, se produce un nacimiento virginal. Luego descendimos al mundo de la voluntad-acción. Pasamos por la crisis de la acción (Escorpión), y luego nuestras fuerzas se relajaron, por así decirlo, y nos volvimos activos en el mundo; pero aún necesitábamos guía espiritual. Estamos involucrados en nuestro propio ser, y lo que necesitamos ahora es un “ojo espiritual” que pueda admirar el mundo espiritual para encontrar esa guía que necesitamos después de experimentar el abismo de Cáncer. En Capricornio encontramos de nuevo ese mundo del que nos habíamos separado aquí (Cáncer). Por lo tanto Capricornio es lo opuesto.

Lo siguiente sería que nos encontremos en un mundo de fluida actividad espiritual.  En Capricornio estamos mirando; simplemente nos asomamos, por así decirlo, de nuestro propio caparazón y tratamos de volver a vislumbrar el mundo espiritual. En Acuario se supone que hemos tenido éxito. Quiero decir, si miramos hacia afuera, esperamos encontrar esa guía, y eso se expresa en Acuario: ♒.

 El aguador —lo que hace eco en el cosmos— se refleja entonces en el mundo inferior. Las olas del espíritu, del éter en las alturas, se refleja en lo que vive en la naturaleza inferior. Por lo tanto, dos líneas; Yo creo que eso es esencial. Las dos líneas de ondas, la inferior como reflejo, como respuesta, por así decirlo, a lo que ocurre arriba.

Finalmente, ahora podemos, es decir, queremos, y debemos llegar a una posición en la que volvamos a encontrar el origen, donde volvamos a encontrar lo que hemos dejado atrás, pero debemos encontrarlo de nuevo de una manera nueva. Aquí en Géminis se hizo evidente que nos enfrentamos, o más bien, que estábamos viviendo en un mundo de contrastes —mundo superior, mundo inferior. A través de esta evolución en el ser humano —y es típicamente la evolución humana— tenemos la manifestación más notable de esta evolución interna. También lo encontramos en los reinos de la naturaleza, en la evolución del mundo, pero en el reino humano este camino interior es notablemente puro. Porque a medida que tenemos que ir o mientras nos movemos en cualquier esfera de la vida a través de estos doce pasos de evolución, al final debemos llegar a una posición donde encontremos, por así decirlo, al hermano celestial, pero no ahora en el sentido de arriba y abajo, sino más bien en el sentido de hermandad. Ese es el significado, en última instancia, de Piscis: lo que ha sido inferior se convierte en un miembro de esa gran familia cósmica de la que descendió. El símbolo tradicional de Piscis es este: ♓; tenemos los dos peces y luego el enlace de conexión. Si lo traducimos, si lo hacemos un poco diferente, entonces tenemos, por así decirlo, el signo inverso de Géminis: En Géminis la relación del ser con el cosmos es jerárquica, —mayor menor. En Piscis, lo inferior y lo superior están ahora uno al lado del otro. Este es el principio de la fraternidad, de la hermandad.

m2f8

Podemos verificar eso si pensamos en lo que se espera de la raza humana. Se espera que nos convirtamos en un miembro de la familia jerárquica, en convertirnos en la cuarta jerarquía que representará algo bastante único. No es solo una adición, por así decirlo, a las tres jerarquías que viven en el cosmos. La cuarta jerarquía significará algo tremendo para las otras jerarquías también. La cuarta jerarquía no permanecerá, por así decirlo, en el fondo de este orden jerárquico. Casi se podría decir que se ubicará en el medio de las tres. Si imaginamos las tres, podemos imaginar las tres jerarquías de esta manera a la derecha: con la cuarta, no agregada, por así decirlo, aquí abajo, sino de pie aquí en el medio. Entonces tenemos los peces. Si eso sucede en el futuro, la expectativa de los peces se cumplirá. De hecho, las constelaciones aún no se han cumplido. Se destacan como signos de interrogación en el cosmos. Solo si nosotros, como raza humana, cumplimos lo que se espera de nosotros, entonces se cumplirán estas constelaciones. Están en constante transición; es sorprendente ver cómo se han transformado las constelaciones en la historia.

En relación con esto, mencionaré una cosa más sobre Géminis. En la antigua época persa, el equinoccio vernal estaba en la constelación de Géminis. En términos generales, esa fue una época en la que experimentamos el contraste entre las fuerzas de la luz cósmica, Ahura Mazdao, y de la oscuridad cósmica con la pesantez de la gravedad, que es Ahriman. Esos eran los gemelos en los antiguos tiempos persas. Sin embargo, cuando Ahura Mazdao se alejó del Sol y descendió a la Tierra, dejando el Sol desierto, Lucifer tomó posesión exclusiva del Sol. Lucifer siempre estuvo conectado con el Sol, pero cuando Cristo se alejó, como dice Rudolf Steiner, el trono de Cristo quedó vacío, y el otro trono —hay dos tronos— está ocupado por Lucifer.

Entonces tenemos otro “gemelo” expresado en la constelación de Géminis, el de Lucifer en el Sol y Ahriman en las profundidades de la Tierra. Pero eso no duró mucho tiempo. En el momento en que Cristo encarnó, después del Bautismo en el Jordán, fue enfrentado de inmediato, como sabemos, por los adversarios Lucifer y Ahriman, y ese momento se representa, por así decirlo, en la estatua de madera que esculpió Rudolf Steiner. Allí Cristo se interpone entre los Gemelos. A través de este poderoso gesto, que observamos en la estatua, Cristo detiene a Ahriman y a Lucifer alejados del alma humana. Ahí los gemelos cambian de nuevo. En realidad, si uno quiere estar completamente en lo cierto, ya no son gemelos; son tres, como los tres en la estatua de Rudolf Steiner. Ese es solo un intento de mostrar cómo las constelaciones cambian constantemente y están cambiando a causa de la evolución de la humanidad. Los símbolos son una especie de base sobre la cual leer la manifestación dinámica de estas constelaciones del Zodíaco. Vamos a necesitar esto en el transcurso del tiempo a medida que avancemos hablando de los eventos en el cielo.

Ahora volvamos a Marte.

La última vez ya mencioné que podemos esperar una conjunción de Marte con el Sol en agosto de este año. Tendrá lugar en la constelación de Leo. Luego, en el año siguiente, 1956, habrá un bucle de Marte casi en la parte opuesta del Zodíaco, en Acuario. La conjunción —eso significa Marte detrás del Sol, muy lejos en el espacio cósmico—  que estará aquí en Leo en agosto de 1955, y el bucle —donde Marte se acerca a la Tierra—  tendrá lugar en 1956 en otoño.

 

m2f9

Así que ya ven, estos bucles y conjunciones son alternas. Ya dije la última vez que uno debe imaginar la Tierra en el centro, el Sol por aquí y Marte en algún lugar lejano en el cosmos. Por supuesto, Marte no va más allá del Zodíaco. Imaginen ahora que uno tuviera que expandir el Zodiaco. En algún lugar Marte está lejos, posicionado en Leo. Más adelante se dará el caso contrario, cuando Marte haga un bucle, entonces el Sol también estará allí en Leo y Marte puede estar en una posición aquí en Acuario. En lugar de avanzar en el Zodíaco, forma un bucle y se mueve en contra de su curso normal.

Ahora vamos a tener un primer plano de todos estos bucles y conjunciones de Marte, porque eso es lo más interesante, y realmente nos proporcionará una imagen de la naturaleza de Marte. Por supuesto, uno sabe bastante sobre Marte y cómo trabaja, por ejemplo, en el ser humano. Rudolf Steiner ha hablado mucho de ello; pero hay algo más, y creo que algo más puede ser bien comprendido por los antropósofos sinceros.

Les daré las conjunciones y bucles durante un cierto período de tiempo. Hubo un bucle aquí en Capricornio en 1939; la siguiente conjunción fue en 1940, y eso fue en Leo; en 1941 hizo un bucle aquí en Piscis; en 1942 hubo una conjunción en Virgo; en 1943/4  —eso fue justo en el momento de la transición de un año a otro— el bucle estaba aquí (Tauro), la siguiente conjunción fue en 1944, y eso tuvo lugar en Libra; en 1945-6 hubo un bucle en Géminis; luego, en 1947 hubo una conjunción aquí en Sagitario (salta un año porque esto fue en la transición de un año al siguiente, así que fue a principios de 1947); luego, en el 1948 el bucle estaba entre Cáncer y Leo; y en el 1949 la conjunción estuvo aquí en Piscis; en 1950 el bucle se hizo en Virgo; en 1951 estaba en conjunción en Tauro; en 1952 hubo un bucle en Libra; y en 1953 hubo una conjunción en Géminis. Podemos usar el que vendrá en el verano del 55, que estará aquí en Leo; luego tenemos ocho, pero el octavo está casi de regreso, casi en la misma posición donde estaba el de 1940. También el bucle en 1954 —el octavo— casi regresa al lugar donde estaba el bucle en 1939. Después de 1954 volveríamos a tener el bucle en algún lugar aquí; como podemos ver, comienza otro ciclo: ocho de esos bucles y ocho de tales conjunciones obviamente constituyen un ciclo; después de esto, más o menos se repite lo mismo.

m2f3

En 16 años, ocho conjunciones y ocho bucles queridos amigos, esto es algo maravilloso, porque ahora podemos ver que tenemos aquí algo como los pétalos de una flor: ocho en el interior —que está mucho más cerca de la Tierra, por lo que se puede hablar de los pétalos interiores—y ocho pétalos que están en el círculo exterior. Es una flor de dieciséis pétalos, una flor de loto de dieciséis pétalos de dimensiones cósmicas. Ahora bien, sabemos por las indicaciones, que podemos encontrar en la antroposofía, que Marte está conectado con el habla en el ser humano, con este reino de la laringe. Sin embargo, esto es sólo una declaración externa, por así decirlo, una manifestación externa de la energía de Marte en el ser humano. La realidad es que el aspecto espiritual de Marte está conectado con ese loto aquí en ese órgano invisible de percepción superior que está conectado con esta región de la laringe, el loto o chakra de dieciséis pétalos. Está allí en el cosmos, donde está conectado con Marte, y también está en el ser humano, donde está conectado con el desarrollo del habla. ¡Vean lo maravilloso que es este cosmos!

Aquí tenemos un acercamiento directo a ese secreto sobre el que hablamos con tanta frecuencia: que el ser humano es un microcosmos dentro del macrocosmos, y que todo lo que encontramos en el macrocosmos también está contenido en el microcosmos. No está contenido en el microcosmos para que pueda estar allí una segunda vez en una edición menor, por así decirlo, abreviada, una edición abreviada; más bien, está contenido aquí para que este microcosmos pueda desarrollarlo más, puede hacer algo nuevo de él. Este gran chakra de Marte en el cosmos ha nacido en el ser humano en el mismo sentido en que trabajamos con el zodíaco en relación con los símbolos. Por lo tanto, había nacido en épocas pasadas de evolución en el ser humano para que algo nuevo pudiera existir, a saber, aquello que finalmente puede y debe estar impregnado por el impulso de Cristo, por la autoconciencia, por el yo, por el YO SOY. Ese es realmente el significado de la repetición del gran cosmos en el cosmos pequeño, en el microcosmos.

Por supuesto que no está muy claro aquí, pero aún se puede ver: en el lado derecho, las conjunciones y los bucles están mucho más juntos que en el lado izquierdo. Eso no debe molestarnos; esto no es estático, este chakra de Marte, gira. En realidad, el chakra de dieciséis pétalos de la laringe también está en movimiento, y vemos el simple hecho de que aquí, en el lado derecho, el movimiento se ralentiza, por así decirlo, y aquí, en la izquierda, se acelera en el cosmos. Ese es el secreto detrás de esto. Eso es otra vez algo maravilloso. No es solo un movimiento constante, sino que es un movimiento rítmico, una desaceleración y luego de nuevo una aceleración. Ahora podemos imaginar que esto está relacionado con el desarrollo del óctuple sendero.

Como sabemos, Rudolf Steiner describe en “Como se adquiere el Conocimiento de los Mundos Superiores” que ocho de los pétalos de Marte en nosotros, deben ser desarrollados ahora. Y deben ser desarrollados por lo que está contenido en el óctuple sendero de Gautama Buda. Hablaremos la próxima vez sobre esto, porque creo que ahora estas cosas son más esenciales. Ocho de estos pétalos deben desarrollarse ahora; los otros ocho, es decir, los pétalos exteriores, se desarrollaron en la antigüedad. En un sentido similar, podemos hablar de Marte en el cosmos, y que ocho de esos pétalos deben desarrollarse ahora, y deben ser desarrollados por el ser humano permeado por Cristo, porque solo nosotros podemos hacerlo. Ocho de esos pétalos de Marte también se desarrollaron en el oscuro pasado, pero en el planeta Marte se invirtieron. Debo decir, con respecto al ser humano, que son los pétalos interiores los que deben desarrollarse ahora, y los pétalos externos se desarrollaron en el pasado. Pero en el cosmos es diferente, porque son los bucles los que apuntan a las cosas que fueron arrojadas y desarrolladas en este mundo en el que vivimos, desde el oscuro pasado. Los bucles representan eso. Además, las conjunciones superiores son aquellas que nosotros, la raza humana, debemos desarrollar en el futuro. La próxima vez continuaremos con esto, y veremos cómo se puede encontrar esto en relación con la función de Marte y lo que los seres humanos hacen de esta función de Marte.

 

Respuestas a las preguntas

 

Pregunta sobre las tres o nueve jerarquías.

Podemos hablar de nueve jerarquías: Serafines, Querubines, Tronos, Kyriótetes, Dynamis, Exusiai, Arcai, Arcángel y Ángel. Así llegamos a nueve, y la humanidad sería la décima; pero muy a menudo Rudolf Steiner habla de tres jerarquías, y quiere decir que la más alta —los Serafines, Querubines y Tronos— forman una jerarquía de tres. Tenemos tres de tales jerarquías de tres, y luego tendríamos una cuarta jerarquía que consiste en la raza humana en el futuro. Eso es esperado; pero luego también tendríamos tres dentro de esta cuarta. Últimamente, me encontré con algo donde Rudolf Steiner decía que esencialmente la futura cuarta jerarquía sería triple, pero no recuerdo dónde estaba. Sospecho que la trinidad estaría conectada con una clasificación, en cierto sentido, de la humanidad en algo como Libertad, Igualdad, Fraternidad.

 

¿Cómo se puede entender el nombre del signo Piscis?

El símbolo del pez de los primeros cristianos tenía una estrecha conexión con las letras del nombre de Cristo; sin embargo, también debe tener antecedentes muy antiguos. Toda esa parte, Piscis, Acuario, Capricornio, en la antigüedad debe haber sido algo así como un enorme mar. Tenemos, por ejemplo, el pez del sur debajo de Acuario, y encima están las aves. Era un mar enorme con monstruos, y estaban los peces, que eran solo una parte. Estoy bastante seguro de que en el futuro, cuando hayamos desarrollado la capacidad correspondiente, no inventaremos, pero encontraremos nuevos nombres para las constelaciones. Ya está comenzando ahora. En algunas constelaciones uno puede ver con bastante claridad que ya representan algo diferente de lo que los antiguos vieron en ellas.

Pregunta acerca del signo de Sagitario.

La cruz en Sagitario debería ser un círculo, pienso, con la parte inferior eliminada, representando la rotura de un recinto, creando el círculo, que se relaciona con el movimiento del muslo.

Pregunta sobre el Buda en Marte.

El desarrollo del órgano de Marte, en la garganta como habla, es un impulso de Mercurio (Venus oculto) y Buda es Mercurio. Buddha fue enviado a Marte en 1603 por Christian Rosenkreutz para tomar el impulso del amor y la compasión, como en la historia, el impulso de Mercurio (Venus oculto) fue llevado a la esfera de Marte en el ser humano a través del óctuple sendero.

 

 [Nota del editor: En el Rostro Cambiante de la Cosmología, Willi describe claramente los nuevos símbolos que él sugiere, que estan de acuerdo con sus puntos de vista de nuestras relaciones cambiantes a las constelaciones. Consulte la sección “Simbología y Cosmología“, en la que hay una cuenta ampliada de esta conferencia sobre los símbolos de las constelaciones.]

 

Traducido por Gracia Muñoz en Mayo de 2018.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Planetas.

Un comentario el “Marte II – Conjunciones y oposiciones (bucles)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s