El misterio de Micael: la inteligencia humana, el abismo y el misterio del año 2013 — 2ª Parte.

Adriana Koulias — Sídney (Australia), 5 de junio de 2012

English version

En la última conferencia exploramos la Caída de los Espíritus de la Oscuridad en relación con el abismo, el trabajo de la Tercera Jerarquía y el pensamiento en la medida en que se relaciona con las tres formas de inteligencia: Inteligencia Cósmica, Inteligencia Humana e Inteligencia Artificial.

Llegamos a un entendimiento de los éteres superiores y terrenales en relación con su contraparte sombría, los éteres subterrenales y exploramos nuestra caída más en relación con estos éteres y la caída de nuestros ángeles normales.

En resumen, discutimos la naturaleza de la enfermedad del alma, que ha infectado a la humanidad desde 1879, a través de los ángeles de la oscuridad y sus inspiraciones. Esta noche discutiremos como tratarlo.

En primer lugar, echemos una mirada a la Tarea de Michael. ¿Cuál es?

La semana pasada hablamos de que antes de que Michael sacrificara la Inteligencia Cósmica, la relación humana con el pensamiento era diferente a como la experimentamos hoy.

En aquellos tiempos primitivos, los seres humanos eran uno con la voluntad espiritual del mundo. El pensamiento, por lo tanto, tenía una cualidad universal, era la voluntad y el yo humano vivía en la sustancia de la Inteligencia Cósmica, de la voluntad cósmica. Los seres humanos no sentían que estaban produciendo pensamientos, sino que durante los momentos de gracia, un ser entraría en su alma y allí tendría su propia vida independiente, inspirándoles a las acciones. El alma humana se dijo:

‘Debajo del mundo mi alma siente, y en la medida en que se siente a sí misma, es un ‘yo’. Por encima de mí, sin embargo, vive otro yo que teje en la voluntad del mundo, entre los pensamientos de los dioses. Hay momentos en que mi ángel desciende, cargando parte de este yo en mí y puedo ver su voluntad ‘pensando en mí’ y por este ángel estoy inspirado a hacer ciertas cosas con mi voluntad, cosas que son necesarias para el desarrollo de mi alma y la evolución del mundo.

¿Quién es este ser superior? Es el Yo superior.

Pero podrían preguntarse si el ser humano no recibió la sustancia del yo de los Elohim-Jehová en tiempos de Lemuria?

Sí, pero Rudolf Steiner nos dice que este era un yo del alma grupal, que aún no era un yo individual. El yo individual flotaba sobre los seres humanos. El yo descendía gradualmente primero a la parte del alma sensible: el Alma Sensible que está más conectada al sistema nervioso y a los sentidos (Cuerpo Astral / Pulmones) y después a esa parte del alma que llamamos Alma Racional, que está más conectada con la sangre (cuerpo etérico / corazón).

  • Alma sensible – Cuerpo astral – Pulmones
  • Alma Racional – Cuerpo Etérico – Corazón

Este descenso del yo hacia el intelecto era necesario para que los seres humanos comenzaran a pensar por sí mismos, esto sin embargo se produjo a expensas de la visión espiritual. Mientras los seres humanos pudieron ver en sus pensamientos el trabajo del mundo espiritual, seguirían dependiendo de los seres espirituales. Entonces, el pensamiento creativo independiente solo podría surgir con una separación entre los seres humanos y la inteligencia universal.

Esta separación causó un alejamiento de los dioses, una “caída”; y esta caída alcanzó su mayor profundidad durante la Cuarta Época Postatlante. En ese momento los seres humanos habían perdido la capacidad de levantarse por sus propios esfuerzos, a través de su voluntad, habían caído demasiado en la materia porque su desconexión del yo con la Inteligencia Cósmica significaba que Ahriman les arrebató la voluntad. Las almas humanas habrían caído en la decadencia si un Dios no hubiera descendido y unido la sustancia de su Yo Superior con el mundo, trayendo efectivamente el Yo al Reino y rescatando el potencial para la libre voluntad del pensamiento humano. Este Dios, un ser del Sol, Cristo, entró en el cuerpo y el alma de Jesús de Nazaret, muriendo por medio de él en el Gólgota con el fin de rescatar a los seres humanos de la caída total inspirada por Ahriman.

El Misterio del Gólgota creó las condiciones adecuadas para que la sustancia del Yo de Cristo, es decir, el Impulso de Cristo, su verdadero yo, ingresara en la Tierra y, por lo tanto, al cuerpo etérico de todos los seres humanos. Esto creó el potencial para una individualización del yo en el alma, lo que podría conducir, un día, a que el alma fuera capaz de experimentar no solo el reino de la materia a través del pensamiento ordenado, sino también nuevamente una experiencia de lo espiritual.

Este es el punto en el cual, nos dice Rudolf Steiner, Micael comenzó a sacrificar su Inteligencia Cósmica a la humanidad. Y ahora que existe en la Tierra el potencial de un yo libre, la Inteligencia Cósmica puede entrar en el alma, en el elemento personal.

Este elemento personal se ha vuelto notable desde el advenimiento de la época del Alma Consciente. El Renacimiento vio esta inteligencia cada vez más individualizada y desde aquellos tiempos podemos rastrearla en pensadores, artistas, científicos y teólogos. Lo que nos diferencia de nuestros homólogos anteriores es nuestra personalidad.

Lo universal se ha vuelto personal. La Inteligencia Cósmica se ha convertido en Inteligencia Humana.

Mencionamos la semana pasada que esta individualización ocurre en la esfera de Ahriman, y en el ser humano en la esfera de los nervios y los sentidos. Esto fue necesario para nuestra independencia. A mediados del siglo XIX, sin embargo, como hablamos la semana pasada, la influencia de estos ángeles Ahrimánicos en los nervios y sentidos impedía que la inteligencia cósmica descendiera al alma sin contaminarse, por lo que Michael los arrojó a la sangre, al abismo. Rudolf Steiner nos dice que esta batalla duró alrededor de 1840/1 a 1879.

Sólo entonces los nuevos impulsos del mundo espiritual pudieron llegar a los seres humanos sin ser ahrimánicamente ‘coloreados’. Pero estos ángeles rezagados ahora viven en la parte inconsciente del ser humano —el cuerpo etérico— y esto creó nuevos problemas. Aquí en este elemento de la voluntad, este elemento de la vida y la muerte, pueden manipular las inspiraciones celestiales en sus opuestos.  Lo vemos hoy en la tecnología que separa el elemento espiritual humano de la vida, mecanizando al ser humano; lo vemos en las guerras, los disturbios políticos que van en contra de los impulsos hacia la hermandad; lo vemos en la ahrimanización de la cultura que ha dejado a los seres humanos sin libertad para seguir sus caminos kármicos; y la degradación gradual del ser humano a través de drogas, juegos de computadora, televisión, cine que los aleja del mundo del espíritu. Ahriman está arrastrando por los pelos a la humanidad hacia el abismo a pasos agigantados, hacia el reino del inconsciente y con nosotros estamos llevando a nuestros ángeles y seres elementales a los que deberíamos rescatar de Ahriman.

Entonces, ¿cómo nos levantamos nuevamente del abismo? ¿Cómo nos volvemos conscientes y cómo Michael nos ayuda en esta tarea?

Antes que nada veamos qué es realmente la consciencia.

Consciencia ordinaria

Aquí abajo, en la Tierra, los seres humanos han aceptado la Inteligencia Cósmica y han entrado en el alma, que, desde los tiempos de Egipto, se ha convertido en la esfera de Ahriman, particularmente en el reino de los nervios y los sentidos. Aquí en los nervios y sentidos, el cuerpo Astral, Ahriman inspira al ser humano a una visión materialista del mundo, una ciencia de la naturaleza, pero su deseo es trabajar en la esfera de la sangre, el cuerpo etérico y él entra en el cuerpo etérico a través del Alma Racional. Así es como él materializa el pensamiento —es decir, le roba la vida— y esto mineraliza el cuerpo etérico, creando una sustancia turbia que actúa como un espejo que refleja los pensamientos muertos al cerebro físico. Es por eso que al pensamiento a menudo se le llama ‘Reflexión’.

Veamos este proceso más de cerca:

Lo que vemos del mundo con nuestros sentidos lo convertimos en pensamiento, es decir, en la Inteligencia Humana, y es en este punto, el punto entre la percepción y la creación de la memoria donde Ahriman toma la inteligencia y la convierte en pensamiento muerto para que podamos tener una conciencia individual, una conciencia independiente de los dioses.

¿Cómo?

Sentimos el mundo de la materia porque tenemos sentidos físicos, pero no vemos lo que vive detrás de este mundo de la materia, los seres espirituales y las influencias detrás de la materia, porque no tenemos los sentidos espirituales. Recuerden que tuvimos que ser separados de nuestra clarividencia. En nuestros tiempos, sin embargo, necesitamos desarrollar estos órganos espirituales en libertad. El hecho es que muchos de nosotros ya hemos desarrollado estos órganos, y estamos cruzando el umbral todo el tiempo, pero no lo sabemos, porque a Ahriman le gusta que estemos dormidos en nuestra voluntad.

Rudolf Steiner nos dice que la tarea de Micael es:

‘Él libera los pensamientos de la región de la cabeza; y les abre un camino libre al corazón “.

A fin de que:

‘… lleve al hombre de regreso por los caminos de la Voluntad,  de donde vino primero, cuando en los caminos del pensamiento descendió de la realidad del mundo suprasensible a la realidad del mundo sensible en su conciencia terrenal[1].

¿Qué significa esto de liberar nuestros pensamientos y abrir el camino hacia el corazón y, a la inversa, de guiarnos por los senderos de la voluntad?

Significa que nos ayuda cuando comenzamos a liberar los pensamientos del cerebro para que puedan moverse a la esfera del corazón, la esfera de voluntad, para que puedan despertar a la vida de la voluntad y elevarse nuevamente.

En nuestros tiempos, pensamos, sentimos y actuamos (Voluntad) individualmente, personalmente. Decimos que pienso, siento, hago. Sin embargo, nuestro sentimiento es realmente bastante soñador, y nuestra voluntad es realmente el aspecto más inconsciente de nuestra alma.

  • La vida del pensamiento = Conciencia despierta
  • La vida de los sentimientos = conciencia de sueño
  • La vida de voluntad = conciencia de sueño sin sueños

¿Por qué estamos dormidos en los sentimientos y la voluntad? Porque necesitábamos renunciar a una conciencia de nuestros sentimientos y nuestra voluntad para poder pensar con claridad. En la época del alma consciente debemos desarrollar una consciencia en los sentimientos y el aspecto de la voluntad del alma a través de un pensamiento lógico, claro. Solo una Voluntad plenamente consciente a través de la acción del pensamiento puede hacernos regresar al conocimiento de la verdadera naturaleza del mundo.

  • Yo en el Alma Sensible — Consciencia en la vida de los Sentimientos = Percibiendo el mundo
  • Yo en el Alma Racional — Consciencia en la vida de los Pensamientos = Comprender el mundo
  • Yo en el Alma Consciente — Consciencia en la vida de la Voluntad y por lo tanto, de la totalidad del alma = Conocer la verdadera naturaleza del mundo.

¿Pero cómo una consciencia o pensamiento en la voluntad nos ayuda a reconectarnos con el espíritu?

Tenemos que comenzar con los sentidos, que existen en el cuerpo físico y que por lo tanto, están conectados a la vida de la voluntad.

Vemos, pensamos en lo que vemos y después actuamos según lo que pensamos.

Así que echemos una mirada a los sentidos. Percibimos una imagen del mundo material con todos sus múltiples colores y permutaciones porque tenemos ojos físicos. El alma sensible, que fue elaborada en los tiempos caldeo-egipcios, nos ayuda a interiorizar estas percepciones para que podamos sentir algo sobre lo que vemos. Traemos la imagen de lo que vemos a nuestras almas y esto nos permite sentir simpatía o antipatía por lo que vemos y así desarrollamos un sentimiento independiente de lo que vemos. Desde la Época Greco-romana y con el desarrollo del alma Racional, no solo sentimos algo de lo que vemos, sino que imprimimos este sentimiento más profundo, en nuestro cuerpo etérico, en el “espejo” de la memoria para poder reflexionar sobre ello más tarde. Pensamos porque podemos recordar lo que vimos ayer para compararlo con lo que vemos hoy. Es decir, en el cerebro físico se refleja un recuerdo de lo que vimos ayer, exactamente cómo lo vimos. Si vemos una rosa roja, la recordamos roja. Es por ello que el pensamiento y la memoria están tan conectados y también porque el pensar está conectado con el cuerpo etérico, que actúa como un espejo.

Vemos, sentimos, recordamos, pensamos.

Este proceso de pensamiento ordinario es posible gracias a Lucifer que se eleva desde su esfera de acción en nuestra sangre hacia el Alma Sensible y Ahriman quien desciende de su esfera de acción en los nervios y sentidos al Alma Racional. Lucifer sube para traer las imágenes que vemos del mundo al alma y para impresionarlas en el cuerpo etérico, pero Ahriman desciende para evitar que seamos conscientes de este proceso y de lo que hay detrás del espejo de la memoria, es decir, evita que nos atrapemos en el acto de imprimir las imágenes del mundo, viendo el verdadero primer paso en el proceso de pensar. El Verdadero Pensamiento.

Rudolf Steiner a menudo habla sobre el verdadero pensamiento, el pensamiento intuitivo, la cognición moral, etc., y estos parecen ser muy difíciles de entender, pero ¿lo son?

Aquí está el mecanismo del pensamiento verdadero:

¿Qué es lo que Ahriman realmente no quiere que veamos?

Vemos el mundo de las imágenes exteriores y las imprimimos en nuestro cuerpo etérico, pero no somos conscientes de que también estamos imprimiendo lo que hay detrás de estas imágenes, su contraparte moral espiritual.

Les daré un ejemplo: miren el punto azul con los ojos desenfocados y luego miren el espacio en blanco al lado, ¿qué ven? ¿Ven un color complementario? ¿Un punto naranja creado a partir de la luz?

 

puntoazul

¿Qué es este color complementario?

La ciencia natural nos dice que las imágenes posteriores del color son causadas por las células fatigadas en la retina que responden a la luz. Si miran fijamente el color azul durante 30 segundos o más, por ejemplo, las células de la retina que responden al azul se fatigarán y dispararán menos. Cuando cambias a una superficie blanca, tus ojos restan el azul pudiendo ver su color complementario, el naranja.

En la Ciencia Espiritual, sabemos que este es solo el aspecto físico.

“En la naturaleza vemos objetos que pueden contarse, pesarse y medirse; en resumen, los objetos tratados en la física. Aparecen en varios colores. El color, sin embargo —esto debería haber quedado perfectamente claro para los antropósofos— es algo espiritual. Ahora vemos colores en ciertas entidades naturales que no son espirituales; es decir, en minerales. Recientemente los físicos han hecho las cosas más fáciles al decir que los colores no pueden ser inherentes a las sustancias muertas porque los colores son mentales; ellos existen solo dentro de la mente; afuera, los átomos materiales que vibran en la materia muerta afectan el ojo, el nervio y a algo indeterminado; y como resultado surgen en el alma los colores.

Esta explicación muestra a los físicos como una pérdida en relación con el problema del color”[2].

Entonces, si el color es algo espiritual, ¿qué es la imagen posterior?

Rudolf Steiner dice esto:

“Cuando ingresamos al mundo devacánico, el mundo astral permanece plenamente presente; escuchamos el devacánico, y vemos el astral, pero bajo un aspecto cambiado, que nos ofrece un espectáculo notable. Vemos todo en negativo, como en una placa fotográfica. Donde existe un objeto físico, no hay nada; lo que es luz en el mundo físico aparece oscuro, y viceversa. También vemos las cosas en sus colores complementarios: amarillo en lugar de azul, verde en lugar de rojo”[3].

“La percepción sensorial del mundo exterior deviene entonces, en una imagen interior del alma humana. Un cuadro sin pintar; una imagen espiritual y menguante. Como en la naturaleza, el arco iris viene y se va de nuevo sin dejar rastro, así también toda percepción sensorial llega y desaparece, en sí misma —su propia naturaleza— dejando atrás cualquier memoria. Pero con cada percepción, hay al mismo tiempo, otro proceso que se realiza entre el alma humana y el mundo exterior. Es un proceso que ocurre en un segundo plano, en la parte más remota de la vida anímica: allí, donde están en acción las fuerzas del crecimiento, los impulsos de la vida. Y en esta parte de la vida anímica, con cada acto de percepción no se imprime meramente una imagen transitoria, sino una reproducción real y duradera”.

Se podría decir entonces que la imagen residual y el color complementario son los aspectos espirituales reales de la luz y el color físico y que tienen una conexión, como tal, con el mundo etérico, en particular con el éter lumínico y el éter sonoro o químico. También se podría decir que lo vemos porque nuestra voluntad, que vive en nuestro cuerpo etérico, se moviliza para cumplir con la voluntad del mundo.

¿Cuál es la voluntad en el mundo? La voluntad del mundo es la sustancia del pensamiento de los dioses, la sustancia que vive detrás de todas las cosas —y ‘las quiere’— en el mundo etérico.

Entonces, lo que está sucediendo cuando percibimos estas imágenes diferidas y colores complementarios es que estamos percibiendo lo que se está imprimiendo en nosotros, en nuestro cuerpo de memoria, en nuestro cuerpo etérico, la verdadera espiritualidad del mundo etérico, porque nos elevamos del cuerpo físico para encontrarnos con el mundo etérico. Normalmente, la voluntad reside en el corazón, en la región del plexo solar, esta percepción de la sustancia del pensamiento vivo significa un aumento de la conciencia, del yo del “corazón” a la “cabeza”. Esto es lo que Rudolf Steiner quiso transmitir cuando dijo que teníamos que tomar conciencia de nuestro pensamiento. Pensar sobre el pensar. Esta forma de pensar es una percepción y lo dice en la Meditación de la Piedra Fundamental:

Practica la visión del espíritu

en la calma del pensar

donde la eterna meta divina

la luz del espíritu cósmico

al propio yo

el libre albedrío

otorgan

y pensarás verdaderamente

en el espíritu humano

Este es el pensamiento micaélico y cuando nos ocupamos de él, encontramos en nuestra consciencia el elemento de la voluntad, la luz del pensamiento vivo: ¡la radiante luz del día en el mundo!

“Aquellos que tienen ojos para tales cosas no pueden sino estar al tanto de la revolución que tuvo lugar con respecto a la vida del pensamiento de los hombres durante el último tercio del siglo diecinueve. Antes de esto, el hombre solo podía sentir los pensamientos surgiendo y tomando forma de su propio ser. Desde entonces, puede elevarse por encima de su propio ser individual, puede guiar su mente hacia el reino del Espíritu; y allí Michael lo encuentra —Michael que desde la antigüedad es el maestro del tejido del Pensamiento. Él libera los pensamientos de la región de la cabeza; y les abre el camino libre al corazón; Él libera de los corazones de los hombres, los manantiales de fervor espiritual, de modo que el Hombre pueda vivir en plena devoción por todo lo que pueda aprender a la luz del Pensamiento”[4].

Normalmente, una vez que estos pensamientos se desvanecen en nosotros (lo tienen que hacer, pues de otro modo caeríamos en la tentación de Lucifer[5]) se elevan como imágenes especulares del alma racional. En el alma racional están muertos, despojados de vida, son fantasmas, cadáveres: vemos un recuerdo de la superficie del mundo. Es por eso que vemos la rosa roja como roja y no su verde complementario. El rojo es la imagen muerta de la rosa material; el complemento, el verde es la contraparte espiritual, el espíritu viviente de la rosa.

“En este hecho, es decir, que el Hombre, en sus actos momentáneos de concepción mental (en la formación de imágenes mentales) está viviendo no en la existencia real, sino solo en un reflejo de la existencia real. En una vida de imágenes, yace la posibilidad de evolucionar a la Libertad. Toda existencia real en la conciencia tiene poder convincente. Solo las imágenes no pueden obligar. Cualquier cosa que pueda tener lugar a través de la impresión hecha por una mera imagen será completamente independiente de la imagen en sí misma. El hombre se vuelve libre, cuando con su Yo Espiritual se levanta del reino de la Existencia real y emerge en un reino de Imagen inexistente.”[6]

Ahora entendemos por qué Ahriman, el Dios de la muerte, quiere que descartemos estas imágenes posteriores como una enfermedad, porque le gustaría que solo notáramos aquellos fantasmas que él crea en nuestro cuerpo etérico, los pensamientos intelectuales endurecidos que son como imágenes especulares desprovistas de vida que se elevan al alma racional.

Uno nota que estos colores complementarios y las imágenes secundarias se pueden ver todo el tiempo, alrededor de árboles, personas, etc. Este es el mundo etérico, la vida, el elemento espiritual de todas las cosas físicas.

Esta observación significa que ya estamos cruzando el umbral hacia el mundo etérico. Hacemos esto cada minuto del día, pero no somos conscientes de ello. Cuando nos volvemos conscientes de ello, empezamos a comprender que no perdemos el mundo físico, sino que le añadimos algo nuevo, lo espiritual que está escondido detrás de ese mundo. No aleja al alma del mundo, sino que se agrega el mundo espiritual y ahora comienza a responder a los enigmas que este mundo físico ha dejado en el ser humano.

El peligro radica en nuestra inconsciencia de este proceso porque siempre que haya inconsciencia, los ángeles de la Oscuridad pueden trabajar más eficientemente, sin nuestro conocimiento, y lo hacen en la creación del pensamiento materialista que aleja al ser humano de lo espiritual. Por otro lado, un despertar a esta conciencia de lo espiritual, sin embargo, un despertar del pensamiento en el acto de pensar, es como escalar el abismo al otro lado.

“Con respecto a la existencia real, el Hombre, al formar una concepción mental, depende por completo de lo que se ha convertido en el curso de su pasado cósmico y terrenal.

En la evolución humana, el camino aquí apunta a ese Abismo de la Nada sobre el cual el Hombre salta en el momento de convertirse en un ser libre. La acción de Micael y el Impulso de Cristo hacen que el salto sea posible”.

Cristo ha hecho posible ese salto dejando atrás el Cosmos y trayendo a la Tierra el Yo Superior y Micael lo ha hecho posible al entregar la inteligencia Cósmica a la humanidad para que a través del ser humano el yo superior que vive en nosotros, el Cristo, pueda conectar la Voluntad del Mundo en nuestra voluntad. La Inteligencia Cósmica solo puede unirse con Cristo nuevamente a través de la inteligencia humana, es decir, a través de la voluntad humana, del poder desarrollado de la percepción espiritual.

Tomar conciencia de la imagen posterior (etérica) y del color complementario (brillo astral en el etérico) es solo el primer paso. Usamos el cuerpo etérico, en el que vive lo que fuimos una vez en vidas anteriores, nuestro yo superior, no el yo reflejado en nosotros por el intelecto en el Plexo Solar, sino el yo real superior que ahora asciende al nuevo órgano de percepción entre las cejas. Este es el primer rayo de luz, el primer paso.

¿Qué viene después?

Para comprender lo que viene a continuación, tenemos que explorar las dos estrellas de nuestro cosmos interior, el Castor y el Pólux de nuestro cielo interior: la glándula pineal y la glándula pituitaria.

f2p2.png

La ciencia nos dice esto sobre la glándula pineal:

La glándula pineal es un pequeño órgano en el centro del cerebro que produce serotonina y su melatonina derivada, una hormona que afecta la modulación de los patrones de vigilia/sueño, las funciones estacionales y tiene un efecto sobre la reproducción sexual. Su forma se asemeja a una pequeña piña (de ahí su nombre.) La glándula pineal recolecta depósitos de calcio a lo largo del tiempo, llamada arena cerebral. Aquí vemos el proceso de mineralización del que hablamos en la última conferencia que es la tarea del Arcai.

La glándula Pineal produce dos hormonas de interés para nosotros: la serotonina y la melatonina.

En una palabra:

La primera luz que llega a nuestros ojos por la mañana es detectada por nuestra retina y la información que recoge llega a la glándula pineal, que produce la serotonina.

No tener suficiente sol significa una disminución en los niveles de serotonina, lo que lleva a la depresión, el desánimo, los problemas cardíacos y problemas para dormir.

Demasiada serotonina conduce a una difuminación de la línea que separa el sueño de la vigilia, la psicosis y algunas formas de esquizofrenia. De hecho, esto puede inducirse tomando LSD, que es un agonista, es decir, estimula la serotonina en la glándula pineal. Los antidepresivos también aumentan la serotonina y también la privación del sueño a través del ruido de las luces brillantes (una forma de tortura llevada a cabo por agentes de la CIA y el ejército). Demasiada serotonina y uno no puede despertarse del sueño; no puede discernir lo espiritual de lo físico. Se podría decir que la serotonina nos ayuda a despertar e ingresar al mundo físico. Es el interruptor de ‘encendido’. Estamos despiertos en el mundo real debido a la serotonina.

A medida que la luz disminuye, la retina lo detecta y la información llega a la Pineal, que convierte la serotonina en melatonina. La melatonina se produce en la oscuridad y es inhibida por la luz. Una perturbación nos lleva a tener sueño en el momento equivocado, es decir, nuestros ritmos circadianos se ven afectados, por ejemplo, el desfase horario. Se podría decir que la melatonina, que se secreta por la noche, nos ayuda a dormir, es nuestro botón de “apagado”. Nos ayuda a entrar en el mundo espiritual.

Pasamos del sueño y la conciencia del sueño a la conciencia despierta a causa de la serotonina. Pasamos de la conciencia despierta a la conciencia del sueño a causa de la melatonina.

La interrelación de estas hormonas con la espiritualidad se conoce desde hace mucho tiempo. Se decía que los merovingios bebían la sangre de sus parientes que habían caído en la batalla para aumentar sus poderes clarividentes porque se decía que esta sangre tenía ciertas hormonas, una proporción de serotonina y melatonina. Más tarde fue la sangre de mujeres clarividentes la que los merovingios tomaron. Estas mujeres tenían sangre cuya relación de niveles de serotonina a melatonina se ajustaba mediante un conocimiento cuidadoso del trabajo del ciclo menstrual y la glándula pineal en aquellos que vivían de noche y dormían durante el día (aquí se puede ver una conexión con el folklore vampírico).

¿Qué hay de la glándula pituitaria?

La glándula pituitaria está situada en la base del cráneo entre los dos nervios ópticos y está conectada al hipotálamo. Produce y secreta hormonas relacionadas con el crecimiento y la reproducción sexual, regulando los ritmos corporales que nos llevan desde la infancia hasta la pubertad, así como la temperatura, presión arterial y pulso. Hace esto porque el hipotálamo detecta el entorno y envía señales a la glándula pituitaria. En general, responde al entorno externo en el que vivimos y regula nuestras funciones corporales para equilibrarnos. Se llama la glándula maestra porque controla tantas funciones.

Entonces, ¿qué dice Rudolf Steiner sobre la glándula pituitaria en particular?

“Así como el órgano paralelo al oído es el órgano del habla, el órgano paralelo al calor del corazón es la glándula pituitaria, la hipófisis. El corazón absorbe el calor del exterior como oye el oído. Por lo tanto, percibe el calor del mundo. El órgano correspondiente, que debemos tener, para poder producir calor conscientemente, es la glándula pituitaria en la cabeza, que en este momento apenas está al comienzo de su desarrollo. Así como uno percibe con el oído y produce con la laringe, uno toma el calor del mundo en el corazón y lo deja fluir de nuevo a través de la glándula pituitaria en el cerebro. Una vez que se ha logrado esta capacidad, el corazón se habrá convertido en el órgano que estaba destinado a ser. Hay una referencia a esto en las palabras de Luz en el camino ‘Antes de que el alma pueda estar en presencia de los Maestros, sus pies deben lavarse en la sangre del corazón’. Entonces la sangre de nuestro corazón fluirá como lo hacen hoy nuestras palabras. En el futuro, la calidez del alma inundará a la humanidad”.[7]

Y la glándula pineal?

“Hay un órgano que también se convertirá en el órgano activo de la visión. Hoy está germinalmente presente en la glándula pineal, la Epífisis, el órgano que dará realidad a las imágenes que hoy en día son producidas por el ojo. Estos dos órganos, la glándula pineal y la glándula pituitaria como órganos activos, deben convertirse en el órgano de la visión (ojo) y el órgano de la calidez (corazón). Hoy la fantasía es la etapa preliminar que conduce a un poder de creación posterior. Ahora el hombre tiene, como máximo, imaginación. Más tarde tendrá poder mágico”.[8]

Rudolf Steiner también nos dice que las glándulas, el elemento “líquido” en el ser humano como la sangre y la linfa, es la esfera de acción física (cuerpo etérico) de los ángeles, que fueron seres humanos en la Antigua Luna. La luna está profundamente conectada al cerebro, que fue elaborado en ese momento. En su libro sobre la Plata y el organismo humano, Eugene Kolisko, el gran alumno de Rudolf Steiner dice que en el cerebro, ‘la actividad consciente e inconsciente de la luna debe mantenerse en equilibrio. Si no podemos mantener el equilibrio correcto entre estas dos influencias, estamos enfermos y dominados por la luna”.

Rudolf Steiner dice:

“Nuestro cerebelo es un remanente de la etapa lunar de la evolución; se sienta allí como un signo de las batallas que los Dioses lucharon por nosotros. El cerebelo surgió de lo que se pensaba en la antigua Luna. No había errores en nuestros pensamientos, porque los poderes divinos pensaban para nosotros y guiaban nuestros pensamientos. El hombre no tenía libertad todavía; los seres divinos lo dirigieron. Ahora que se ha independizado debe ser responsable de lo que piensa. También hay restos de la antigua Luna en las glándulas pineal y pituitaria del cerebro; en la Antigua Luna eran lo que hoy son el pulmón y el corazón en el hombre. Y lo que hace el hombre ahora formará su cerebro en Júpiter. Lo que él piensa en relación con su cerebro ahora, formará su cerebelo en Júpiter. El hombre debe soportar las consecuencias de su pensamiento ahora que se ha liberado, y el cerebelo se sienta en la parte posterior de su cabeza como un juez, ya que tomará los efectos de todo lo que pensó en la Tierra sobre Júpiter.[9]

Luego continúa diciendo esto:

‘Venimos de la Luna donde aún estábamos en el regazo de los Dioses: Ex Deo nascimur. Nos unimos a Cristo en la Tierra y morimos en él: en … morimur. Entonces el Espíritu Santo nos conducirá a la reencarnación de la Tierra – Júpiter: Per Spiritum Sanctum reviviscimus.’[10]

Sabemos que descendimos del regazo del Dios Padre y que Cristo murió para rescatar a nuestras fuerzas pensantes al derrumbarse la sustancia del yo superior, entonces, ¿cómo es que el Espíritu Santo nos conduce a la recapitulación de la Antigua Luna, Júpiter y ¿qué tiene eso que ver con la glándula pineal, la hipófisis y su relación con la inteligencia cósmica?.

Si la glándula pituitaria era el corazón en la antigua Luna y está destinado a convertirse en el nuevo corazón, el corazón etérico en Júpiter y la glándula pineal eran los pulmones en la antigua Luna y está destinado a convertirse en el nuevo órgano de la visión en Júpiter (haremos ver qué tan estrechamente conectada está la visión, tanto física como espiritual, con la respiración) y si ambas están relacionadas con lo que el humano piensa ahora, podemos decir que esto está directamente relacionado con la Inteligencia Cósmica, es decir, estos órganos se desarrollaran en la medida en que el ser humano pueda comenzar a ‘pensar con el corazón’ que es el poder de Voluntad en el alma que se eleva hasta la cabeza. Esto es lo mismo que la Percepción de lo Espiritual detrás de la naturaleza de la que hablamos. Ahora vemos la conexión con el Espíritu Santo.

Del mismo modo que los pulmones respiran aire dentro y fuera, también lo hace el nuevo órgano etérico de la vista que respira la luz hacia adentro y afuera para que podamos decir eso:

Todo lo que vemos se convierte en pensamiento, y solo podemos pensar porque podemos respirar aire. Matamos algo en el aire para ver y pensar. Matamos el espíritu para que podamos tener percepción y pensamiento ordinarios. Este ‘asesinato’ es obra de los Espíritus de la Oscuridad que entran en nosotros, en el cuerpo etérico y en el cuerpo etérico inspiran para crear conceptos muertos, ideas a través de nuestros recuerdos muertos. Dado que los seres humanos han comenzado a ver solo la superficie del mundo y piensan de forma abstracta, el aire, por lo tanto, ya no contiene el espíritu viviente.

‘La liberación del aire que pertenece al ser humano ya no existe. Y, por lo tanto, los seres de los que hablé ayer —me gustaría llamarlos seres antimicaélicos— son capaces de penetrar en el aire y, a través del aire, en el ser humano, y de esta manera entran en la humanidad, como lo he descrito ayer. Solo podemos alejarlos si ponemos en el lugar de Yoga lo que es correcto para hoy. Debemos esforzarnos en esto. Solo podemos esforzarnos por lo que es correcto hoy si tomamos conciencia de una relación mucho más sutil del hombre con el mundo externo, de modo que con respecto a nuestro cuerpo etérico ocurre algo que debe entrar en nuestra conciencia cada vez más, similar al proceso de respiración. En el proceso de respiración, inhalamos oxígeno fresco y exhalamos carbono inutilizable. Un proceso similar tiene lugar en todas nuestras percepciones sensoriales. Solo piensen, mis queridos amigos, que ven algo —tomemos un caso radical— supongamos que ven una llama. Allí, tiene lugar un proceso que se puede comparar con la inhalación, solo que es mucho más fino. Si luego cierran los ojos —y pueden hacer experimentos similares con cada uno de sus sentidos— tienen la imagen posterior de la llama, que cambia gradualmente, muere, como dijo Goethe. Además del aspecto puramente físico, el cuerpo etérico humano está esencialmente involucrado en este proceso de recepción de la impresión de luz y su eventual extinción. Algo muy significativo está contenido en este proceso: contiene el elemento del alma que, hace tres milenios, se inhaló y expulsó con el aire. Y debemos aprender a realizar el proceso de los sentidos, impregnado por el elemento del alma de una manera similar a la que nos hemos hecho conscientes del proceso de respiración hace tres milenios[11].

El producto físico de esta muerte se ve en que el oxígeno se convierte en dióxido de carbono. La sangre roja llena de vitalidad se convierte en sangre azul. Muere y es expulsada nuevamente por los pulmones. El aire que respiramos está desprovisto de espíritu, está muerto y mata.

Cuando vemos el espíritu detrás del mundo, soslayamos este proceso del cerebro, nos elevamos del reino del aire al reino de la luz. No matamos nada. Expulsamos cada vez menos dióxido de carbono porque estamos respirando luz dentro y fuera del mundo etérico. Este mundo está vivo. Así se ilumina el Espíritu Santo, que ingresa cada vez más en el ser humano, a través del órgano recién creado en la frente (chakra de 2 pétalos).

Mateo 6:22 dice:

así que, si tu ojo es bueno,

 todo tu cuerpo estará lleno de luz

 

 

¿Es este ojo el nuevo órgano de visión creado por la glándula pineal?

¿Cómo se crea este órgano?

Por la noche nos dormimos debido a la melatonina producida por la glándula Pineal y levantamos nuestro cuerpo Astral y Yo dejando el cuerpo Físico y Etérico en la cama.

Rudolf Steiner nos dice que por la noche nuestro cuerpo astral y nuestro yo están muy interesados en la calidad del aire expulsado que hemos exhalado durante el día y la cantidad de luz que contiene. Lo percibimos y lo juzgamos, y también lo hace nuestro ángel que comparte este aire, debido a su parentesco con el cuerpo astral. Si nuestro aire expulsado, que es uno con nuestro cuerpo astral, está lleno de muerte y está desprovisto de luz, nuestro ángel no puede seguirnos hasta el sueño, porque lo contaminaría.

Pero a la inversa, si percibimos la luz espiritual detrás de todas las cosas en el día, y en la medida en que este proceso entra por nuestro cuerpo Astral a nuestro cuerpo Etérico en la sangre, de modo que comenzamos a tener pensamientos vivos ‘creativos’ —no matamos. Esta forma de pensar que no necesita del cerebro permite que la luz del espíritu entre en la sangre y este calor/ luz espiritualizado en la sangre entra en la respiración para crear el nuevo corazón etérico-cálido, el nuevo órgano del pensamiento, que está relacionado con la glándula pituitaria. El corazón que piensa.

Ahora, nuestro aire expulsado, lleno de calor y luz espiritualizados, puede ser juzgado por nuestro ángel como una sustancia en la que puede entrar y esto significa que ahora puede seguirnos al sueño para crear imágenes en nuestro cuerpo astral y conectar con las jerarquías superiores, los Arcángeles y los Arcai. Esto facilita el desarrollo del Yo Espiritual.

‘… tejiendo en el elemento aeriforme no perteneces a la Tierra sino a la jerarquía de Ángeles, Arcángeles y Arcai’[12].

“Es lo mismo que en la vida física: respiras; el aire que ahora tienes en ti mismo estuvo fuera de ti hace poco tiempo, era el aire del mundo; ahora es tu aire. Después de un corto tiempo lo vuelves a regalar al mundo. Eres uno con el mundo. El aire ahora está fuera de ti, ahora dentro de ti. No serías el Hombre en absoluto, si no estuvieras tan unido al mundo como para tener no solo lo que está dentro de tu piel, sino aquello con lo que estás conectado en toda la atmósfera circundante. Y como ustedes están así conectados en el lado físico, lo mismo ocurre con su parte espiritual: en el momento en que descienden a la próxima región subconsciente —la región de la que surge la memoria— estás conectado con eso que llamamos la Tercera Jerarquía: Ángeles, Arcángeles y Arcai. Del mismo modo que estás conectado a través de tu respiración con el aire, también estás conectado con la Tercera Jerarquía a través de tu organización central, es decir, la organización central inferior. Esto, que solo está cubierto por los lóbulos más externos del cerebro, pertenece únicamente a la Tierra. Lo que está inmediatamente debajo está conectado con la Tercera Jerarquía: Ángeles, Arcángeles y Arcai.’[13]

La cita anterior se refiere específicamente a la parte del cerebro que contiene la glándula pineal e hipófisis.

Esta percepción y pensamiento en el día también afecta nuestro cuerpo físico y etérico, que dejamos acostados en la cama por la noche.

 

La Glándula Pineal:

Rudolf Steiner dice esto:

“Cuando un hombre se para frente a nosotros hoy en su estado de vigilia y lo observamos con el ojo clarividente, se ven ciertos rayos de luz que fluyen continuamente desde el corazón hacia la cabeza. Si deseamos esbozar esto esquemáticamente, debemos dibujar la región del corazón aquí y mostrar las corrientes continuas desde allí hasta el cerebro, fluyendo en la cabeza alrededor del órgano conocido en anatomía como la glándula Pineal… estas corrientes surgen porque la sangre humana, que es una sustancia física, se está disolviendo continuamente en sustancia etérica”.

f2

 

Él dice.

“En el momento presente de la evolución cósmica, la manera en que estos seres espirituales divinos trabajan es imprimiendo el contenido moral del mundo sobre el cuerpo astral y el Yo durante el estado de sueño. Todos los procedimientos del mundo en el hombre dormido es un verdadero procedimiento moral, nada que pueda decirse o  al menos parecerse a los resultados de una acción en la Naturaleza externa. Este procedimiento moral del mundo, en sus secuelas, es llevado por el Hombre desde su estado durmiente a su estado de vigilia. Los trabajos posteriores permanecen en estado de suspensión. Pues el Hombre solo está despierto en esa vida que se vuelve hacia el campo del Pensamiento. Lo que realmente está sucediendo dentro de su esfera de Voluntad, permanece incluso en la vida despierta, velado en la misma oscuridad opaca como la totalidad de la vida de su alma durante el sueño. Pero en esta vida durmiente de la Voluntad, el mundo espiritual divino continúa avanzando en su estado de vigilia. El hombre es moralmente tan bueno —o tan malo—  como pueda serlo, de acuerdo con cuán cerca puede llegar a los seres espirituales divinos en su sueño. Y se acerca o permanece más alejado de ellos, de acuerdo con si su anterior vida en la tierra ha tomado una dirección moral”[14].

Así que tenemos dos polos, la eterificación de todo lo que pensamos, que se eleva del corazón a cabeza durante el día porque tenemos Serotonina y lo que se encuentra en la noche en el descenso de los mundos espirituales del orden moral del mundo —la voluntad—debido a la Melatonina.

Entonces, durante el día, cuando nuestra glándula pineal está produciendo serotonina, estamos eterizando todo lo que vemos, pensamos y sentimos en la luz, acumulándose en la glándula pineal donde crea la melatonina.

Por la noche, cuando nos dormimos, debido a que la Melatonina y el cuerpo etérico y físico están en la cama, algo fluye hacia abajo desde el espacio cósmico hacia ellos.

Estas son las cualidades morales que los seres superiores quieren que tengamos, los seres superiores a los que nuestro cuerpo astral y nuestro yo se están conectando en el cosmos por medio de la acción de nuestros ángeles. Las cualidades morales que solo pueden fluir en nosotros dependen de la sangre eterizada que encuentran en la glándula pineal. Ocurre una armonía o una desarmonía en la glándula Pineal según Rudolf Steiner, entre lo que se encuentra en nuestro aire arriba y nuestra sangre abajo —esa es nuestra moral personal y el orden mundial moral universal. Ahora se juzga si la calidad de nuestra sangre eterizada es compatible o incompatible con los impulsos morales que descienden.

Esto significa que:

En la noche, el aire expulsado espiritualizado que se eleva con nuestro cuerpo Astral y yo, permite a nuestros ángeles ayudarnos a desarrollar las fuerzas del pensamiento puro, del Yo Espiritual, que pueden despertar la facultad de la Imaginación. Cognición moral.

En la sangre eterizada que se eleva del corazón a la cabeza durante el día, viven las fuerzas de voluntad de los dioses que han entrado en los cuerpos etérico y físico en la noche, las fuerzas de Michael, los impulsos morales de los dioses. Si estos se alzan con la voluntad en nuestros pensamientos (recuerden que es la tarea de Micael hacer esto posible), podemos comenzar a despertar a la facultad de la intuición. El primer paso hacia esto Rudolf Steiner lo llama Pensamiento intuitivo, que conduce nuevamente a un fomento de la cognición moral.

¡Ahora lo entendemos!

La Cognición Moral es la capacidad de tener conciencia en el ámbito de la moralidad del Mundo Espiritual —Conciencia Imaginativa. Micael se encuentra con nosotros aquí cuando nuestra Voluntad asciende desde el Plexo Solar hasta la cabeza, el chakra de la frente, como el poder de la Percepción que se une con el verdadero pensamiento de los dioses en el mundo exterior.

El pensamiento intuitivo es la capacidad de tener una conciencia de los impulsos morales de los dioses que han descendido a nosotros durante la noche: conciencia intuitiva. Ahora, Micael abre el camino para que el poder del pensamiento descienda al mundo etérico interior, a fin de discernir los impulsos morales de los dioses.

Y entre lo que armoniza y une a los dos en la “mente” está el Cristo que se hace uno con nosotros en este proceso de unir cabeza y corazón.

f4p2

Esta cognición moral (nuevo REY MAGO) y este pensamiento intuitivo (nuevo PASTOR) eventualmente nos llevan a Cristo.

Nuestro flujo sanguíneo eterizado se purifica tanto que puede unirse y volverse uno con la sangre eterizada de Cristo, que fluye junto con la nuestra, del corazón a la cabeza y, finalmente, de la glándula pituitaria a la glándula pineal. Así es como conectamos el Ser de Cristo una vez más con las Jerarquías que dejó mucho tiempo atrás en su descenso a la Tierra.

“Sin embargo, la unión de estas dos corrientes puede darse solo si el hombre puede desarrollar una verdadera comprensión de lo que está contenido en el impulso de Cristo”.[15]

En otras palabras, nos unimos con la sustancia del Yo de Cristo, con su Impulso, en la medida en que podemos unir la Inteligencia Cósmica, la voluntad de los dioses con nuestra inteligencia humana para poder entender a Cristo. Es la unificación con el orden moral del mundo lo que nos une a Cristo y es Cristo quien nos inspira a asumir los ideales morales universales o la bondad mundial. Esta es en realidad otra manera de decir que desarrollamos un órgano de conciencia para que podamos percibir y unirnos con Cristo.

El desarrollo del alma Consciente requiere plena consciencia de lo que vive en la voluntad. El alma consciente es un alma moral, un alma que puede ver la moralidad en el mundo y conocerla por su opuesto. La transición del alma Consciente al Yo Espiritual necesita una unificación de la Voluntad humana y la Voluntad de Cristo, el yo humano con el Yo de Cristo.

Solo en el Yo Espiritual podemos comenzar a decir con comprensión: no yo sino el Cristo en mí.

Así es como nos encontramos con Cristo en el mundo etérico y Cristo en el ser interior, en el cuerpo etérico interior.

Esto tiene sentido ahora si piensan en la relación entre el Sol y los dos órganos lunares, las Glándulas Pineal y Pituitaria.

f5p2

 

Los egipcios inscribieron instructivamente esta relación entre el órgano creado por la glándula pineal (serpiente) en el área de la frente y el órgano creado por la glándula pituitaria en la parte posterior de la cabeza. Vean la línea que se mueve desde donde estaría la glándula pituitaria hasta el lugar donde estará el corazón etérico.

f6p2

Esta imagen de la relación entre la glándula pineal y la glándula pituitaria está bellamente representada en el cuento de hadas de la serpiente verde y el hermoso lirio, Rudolf Steiner dice esto:

f7p2

‘El Ser del hombre se ha vuelto desinteresado (levantándose del yo), la Serpiente (sistema nervioso y sentidos) se transforma en piedra preciosa, que forma los pilares del puente (nuevos sentidos espirituales). Y ahora los hombres pueden ir más y más libremente del mundo de los sentidos al mundo Espiritual. La unión entre los sentidos y el espíritu es provocada por el hombre, cuando se vuelve desinteresado, por sacrificarse (levantado de los sentidos físicos), tal como lo hizo la Serpiente, que se ofreció a sí misma como un puente sobre el Río de las pasiones (Cuerpo astral). Así el Templo ascendió desde las hendiduras de la Tierra y ahora es accesible para todos los que cruzan el puente, para aquellos que conducen, así como para aquellos que van a pie’[16] —por favor tengan en cuenta que he agregado las explicaciones entre paréntesis.

En el diagrama de arriba tenemos algo que parece un ojo creado por el puente y su reflejo en el río de las almas. Aquí se puede imaginar la glándula Pineal, el Tercer ojo, el órgano espiritual de la visión, y el templo que contiene los tres reyes —el potencial del Yo Espiritual, Espíritu de Vida y Hombre Espíritu— en el cual el joven, el yo consciente entra, podría ser visto como la glándula pituitaria.

Uno puede ver el nuevo órgano en la región de la frente, representado en la escultura del representante del hombre en Dornach, creado por Rudolf Steiner. Los pintores de iconos también tuvieron una idea de esto y podemos ver cómo el mechón de cabello cae sobre la frente casi de la misma manera.

f8p2

El conocimiento de las glándulas pituitaria y pineal e incluso del corazón etérico en la parte posterior de la cabeza ha existido instintivamente y se puede ver en todas las culturas representadas en mitras papales, coronas reales y tocados.

¿Qué es lo que el ser humano lleva a los mundos del espíritu, que los mundos de espíritu todavía no poseen? El ser humano lleva la libertad al mundo moral de la necesidad y recupera la conciencia moral y es esta conciencia moral alentada por el amor la que reconoce a Cristo. Es por eso que Juan el Bautista fue el precursor de Cristo, porque él había desarrollado la Cognición Moral, una conciencia de la contraparte moral del mundo. La consciencia es, por lo tanto, el órgano de percepción para reconocer el ser de Cristo.

Ahora llegamos a la importancia del año 2013.

2013 es el aniversario de 600 años del comienzo de la Época de Micael, la época del Alma Consciente, hay, por lo tanto, una relación numérica con la 6ª época. Esto significa que habrá una ‘mini’ división entre el bien y el mal, aquellos que han caído en el abismo y aquellos que se están alzando con todos sus problemas y alegrías asociadas. Hermandad, Libertad e Igualdad: será necesaria la calidad de las imágenes que los ángeles han creado en nosotros para la 6ª época. Por lo tanto, no es coincidencia que estemos celebrando el aniversario de una festividad del conocimiento en ese año, ya que también será el centésimo aniversario del año en que Rudolf Steiner dio el QUINTO EVANGELIO al mundo. Rudolf Steiner nos dio este Evangelio para sostenernos, para ayudarnos a tener una mayor comprensión del Impulso Crístico, porque él fue el precursor del Cristo etérico, de la misma manera que Juan el Bautista fue el precursor del Cristo físico.

El Quinto Evangelio es el don más íntimo y precioso, porque es, en sí mismo, un ejemplo de cómo el Impulso Crístico, la Inteligencia Cósmica de Cristo ha entrado en un ser humano Micaélico, que fue capaz de entenderlo y conectarlo con el ser de Cristo otra vez en su propia alma. En él describe la caída del ser humano y la caída de la inteligencia cósmica precisamente con las palabras pronunciadas por la Bath Kol o la divina Sofía:

 

AUM, Amén.

Impera el Mal,

testigo de yoidad que se desenlaza,

deuda del propio ser, por otros acarreada,

vivida en el pan de cada día,

en que no domina la voluntad de los cielos,

porque el hombre se separó de vuestro reino

Y olvidó vuestro nombre,

Vosotros, Padres en los cielos.

 

EL QUINTO EVANGELIO es una ventana moral a través de la cual podemos observar la evolución de nuestra conciencia, lo que requirió que Cristo naciera, viviera y muriera en Jesús con el fin de garantizar nuestro yo y el poder de nuestro pensamiento para que podamos conectarnos de nuevo con la inteligencia cósmica.

Pero debemos elevarnos nuevamente a esta tarea como un reflejo de lo que Cristo Jesús nos dio en el Padre Nuestro:

  • Padre nuestro que estás en los cielos.
  • Santificado sea tu nombre (ahora recordamos su nombre y lo honramos)
  • Venga a nosotros tu reino, (El Yo superior ha descendido a la tierra)
  • Hágase tu voluntad. Así en la tierra como en el cielo (la Voluntad de los dioses se conecta nuevamente con el pensamiento humano)
  • En pan nuestro de cada día dánosle hoy (Ayúdanos a ver lo espiritual – Manas – detrás de todas las cosas físicas otra vez)
  • Y perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores (perdónanos por nuestra inmoralidad)
  • Y no nos dejes caer en la tentación (de los espíritus de las tinieblas)
  • Mas líbranos del mal. (Líbranos de ellos hasta que podamos unirnos con las fuerzas morales)

 

Así nos hacemos conscientes de que la oración que el cristianismo ha llegado a conocer como el “Padre Nuestro” es la transformación, la inversión de la voz de Bath-Kol en el Quinto Evangelio. ¡Este es un conocimiento trascendental!

Que nos esforcemos por honrar a Rudolf Steiner y este regalo de Micael, esta festividad del conocimiento, en 2013. Y trataré de hablar sobre este evento tan importante a medida que nos acerquemos a su desarrollo.

En conclusión, es tarea de Micael liberar los pensamientos de la cabeza (el cerebro físico) para que puedan conectarse con la voluntad en el alma, las fuerzas del corazón, para que puedan elevarse nuevamente a la voluntad del Cosmos. Se podría decir que despeja el camino desde la Glándula Pineal (Magos) hasta la Glándula Pituitaria (Pastores) para que podamos desarrollar la capacidad de ver el mundo espiritual y liberar al yo de la necesidad de la voluntad para que pueda conectarse con Cristo, pero primero tenemos que llevar a Micael a nuestros corazones!.

Les dejo con esto, desde los albores de la Época de Micael: El Misterio de Micael por Rudolf Steiner:

‘La edad de Michael ha amanecido. Los corazones están comenzando a tener pensamientos. Los manantiales del fervor espiritual ya no fluyen solo de la oscuridad o del sentimiento místico, sino de la brillantez espiritual del alma: reflexionada y sostenida por el pensamiento. Entender esto, es recibir a Micael en el corazón. Los pensamientos que buscan hoy comprender al Espíritu deben brotar de los corazones que palpitan por Micael, el ardiente Rey del Pensamiento del Universo”.

 

Gracias y buenas noches.

 

 

 

Traducido por Gracia Muñoz en mayo de 2018.

 

 

 

[1] Pensamientos principales antroposóficos: El misterio de Michael, Rudolf Steiner.

[2] El arte y su misión – Rudolf Steiner – GA276

[3] En el Umbral de la Ciencia Espiritual. Conf.2 – Rudolf Steiner https://wn.rsarchive.org/GA/GA0095/19060823p01.html

[4] El Misterio de Micael Capítulo I – El amanecer de la epoca de Michael, Rudolf Steiner

[5] El Misterio de Micael Capítulo XXII La libertad del hombre en la época de Michael – Rudolf Steiner

[6] El Misterio de Micael Capítulo XXII- Rudolf Steiner

[7] Fundamentos esotéricos. Conferencia V. Rudolf Steiner

[8] Ibidem

[9] Del contenido de las clases esotéricas. GA266. Norrkoeping (Suecia), 14 de Julio de 1914.

[10] Ibidem

[11] La Misión  del Arcángel Micael Capítulo VI- Rudolf Steiner

[12] Conferencia de Navidad Parte II – La envidia de los dioses – La envidia de los hombres. Rudolf Steiner

[13] Relaciones kármicas Vol.I, conferencia 6. Rudolf Steiner.

[14] El Misterio de Micael Capítulo XXVI- Memoria y Consciencia. Rudolf Steiner

[15] La Eterización de la Sangre, Rudolf Steiner.

 [16] El cuento de la Serpiente Verde y de la Bella Lirio. Conferencia 1. Rudolf Steiner
https://wn.rsarchive.org/Lectures/Dates/19040404p01.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Planetas.

2 comentarios el “El misterio de Micael: la inteligencia humana, el abismo y el misterio del año 2013 — 2ª Parte.

  1. Hugo Jaramillo Tobar dice:

    Muchas Gracias. Saludos

  2. […] 2ª Parte. El misterio de Micael: la inteligencia humana, el abismo y el misterio del año 2013 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s