GA136c9. Las Entidades Espirituales en los cuerpos celestes y en los Reinos de la Naturaleza

Rudolf Steiner — Helsingfors (Finlandia), 13 de abril de 1912

English version

 

En nuestra última conferencia, señalamos la relación entre las fuerzas espirituales que trabajan en los reinos de la naturaleza en la Tierra y lo que percibimos externamente. Hoy recapitularemos brevemente aquellas explicaciones que constituyen la parte esencial de nuestro tema, ya que nos conducirán a la meta en lo que será el punto culminante de nuestras conferencias: una comprensión de la cooperación viva de los seres de las diversas jerarquías y de sus descendientes, en los cuerpos celestes y en los reinos de la naturaleza.

Afirmamos que el hombre tiene los cuatro principios de su naturaleza esencial en el plano físico; su cuerpo físico, cuerpo etérico, cuerpo astral y yo. Después, llamamos la atención sobre el hecho de que el animal tiene tres principios activos en el plano físico; el cuerpo físico, el etérico y el astral; mientras que, por otro lado, su yo grupal está en el plano astral. Vimos además que, con respecto a las plantas, solo sus cuerpos físico y etérico están activos en el plano físico, su cuerpo astral está en el plano astral y su yo-grupal en el plano Devacánico. Con respecto al mineral, solo encontramos su cuerpo físico en el plano físico, su cuerpo etérico está en el plano astral, y su cuerpo astral en el plano Devacánico, mientras que en la región que designamos como el plano Devacánico Superior, habita el yo grupal de los minerales.

c8f2

Ahora pasaremos a mostrar más en detalle lo que realmente significa todo esto. Hasta ahora solo he podido decir que la visión oculta que se eleva hasta el primero de los mundos suprasensibles que están sobre nosotros no encuentra en el mundo físico con respecto al animal, lo que encuentra allí con respecto al hombre —a saber, el yo; para lo que en el hombre llamamos yo, el yo del animal solo se puede encontrar en el plano astral, en el mundo suprasensible; solo ahí tiene su centro de actividad. La ciencia oculta no puede atribuir un yo al animal en el mundo físico. No le niega un yo al animal, sino que establece que lo que se puede designar como el yo del animal, solo se encuentra en el mundo astral.

Puede fácilmente objetarse el hecho de que se niega un yo a los animales, incluso a los animales superiores, en el plano físico, mientras que podría decirse —y de hecho a menudo se dice— que, con respecto a sus acciones, los animales muestran una inteligencia extraordinaria, una comprensión bastante maravillosa, de modo que tanto lo que los animales hacen en el plano físico puede compararse con lo que hace el hombre. Ahora, aquellos que se expresan así no han captado el principio fundamental de este asunto. No se le ocurriría a nadie que penetre en estos asuntos, negar lo que llamamos las fuerzas del alma humana a los animales en el plano físico. No hay duda de eso. En esta esfera se encuentra el fundamento de múltiples errores y malentendidos. Por lo tanto, el malentendido surgiría de inmediato si un cierto darwinismo materialista dijera en nuestro tiempo: “De hecho, ustedes, los antropósofos, ven el asunto como si el hombre estuviera definitivamente en una etapa más alta de espiritualidad que el animal; mientras que vemos que el animal desarrolla inteligencia, tanto una inteligencia como una cierta moralidad instintiva que existe en ese reino, que lo que el hombre tiene en sus fuerzas anímicas puede no ser más que una especie de etapa superior de aquello con lo que nos encontramos en el reino animal”.

El punto de vista aquí involucrado es bastante erróneo. Ningún estudio sin prejuicios negaría la inteligencia, ni siquiera la razón, al reino animal. Solo tenemos que considerar hechos como que el hombre, comparativamente al final de su evolución, llegó el descubrimiento del papel. El descubrimiento del papel por la inteligencia humana está representado en nuestras descripciones históricas como una gran adquisición; y, en cierto sentido, es realmente un signo del progreso humano. Sin embargo, las avispas conocieron este arte hace millones de años; El material del cual las avispas construyen sus nidos es realmente papel. Por lo tanto, podemos decir: “Lo que el intelecto humano como tal logra, se halla ya poseído por el reino animal en un nivel más bajo”. No se le ocurriría a un observador imparcial negar las fuerzas del alma humana, como tal, al animal; de hecho, en el ámbito del ocultismo incluso estamos convencidos de que la sagacidad y la inteligencia en los animales es mucho más segura, más precisa y mucho más libre de errores que en el hombre. El punto esencial es que en el hombre todas esas fuerzas anímicas se relacionan con un yo en el mundo físico, un yo que se desarrolla individualmente en un mundo físico, pasando por un desarrollo y educación individual.

Ahora, en lo que respecta a los animales que pertenecen a cualquier grupo, sabemos que el círculo de su desarrollo depende simplemente de la especie, del género al que pertenecen; pero el caso del hombre que se desarrolla como individuo es bastante diferente. Si dirigimos nuestra mirada al reino animal, encontramos en ese mundo las formas más variadas, que difieren mucho más entre sí que las razas humanas. Ciertamente, encontramos grandes diferencias en las razas humanas, en toda la Tierra, pero si las comparamos con la gran diferencia de los animales desde el más imperfecto hasta la especie más perfecta, notamos cuán poderosa es la diferenciación en el reino animal; muy diferente es eso en el hombre. ¿De qué depende esto entonces?

Podemos obtener una respuesta aproximada si, en primer lugar, preguntamos: ¿Qué causa la variedad del yo-grupal en el reino animal, de las diferentes especies, que encontramos de forma característica en el mundo? La visión oculta nos muestra que la causa de las variedades de las especies animales no se originó simplemente en la Tierra; más bien, las especies animales reciben sus formas del espacio cósmico y, de hecho, las fuerzas que producen una especie provienen de una parte del espacio cósmico diferente de la que provienen las fuerzas que producen otra. Las fuerzas que construyen las diversas formas animales, fluyen hacia nuestro planeta Tierra desde los diferentes planetas de nuestro sistema. Podemos dividir todo el reino animal en seis o siete grupos principales, y estos grupos principales tienen el yo grupal más elevado. Estos grupos reciben el impulso de su actividad en los seis o siete planetas principales que pertenecen a nuestro Sistema; de modo que las fuerzas que forman los grupos principales de los animales descienden espiritualmente de los planetas. Al decir esto, hemos dado al mismo tiempo la explicación concreta de lo que realmente significa cuando hablamos del yo-grupo de los animales. Significa que en el animal habitan fuerzas espirituales, que pertenecen a Seres que no deben buscarse en la Tierra misma, sino en el espacio cósmico, y de hecho principalmente en el mundo planetario. Los Regentes, por así decirlo, de las formas grupales principales de los animales viven en los diferentes planetas; tuvieron que retirarse a estos planetas para trabajar con sus fuerzas en la distancia y en la dirección correcta de la Tierra. Sólo desde estas direcciones en el espacio puede venir lo que construye las principales formas animales de la manera correcta. Ahora, si los planetas estuvieran solo para permitir que estas fuerzas fluyan sobre la Tierra, no deberíamos tener la multiplicidad en el reino animal que tenemos actualmente, solo deberíamos tener siete formas principales.

Erase una vez, en tiempos muy lejanos, solo existían las siete formas animales principales; pero estas siete formas eran muy móviles, determinables, tan suaves y plásticas en su formación que podían transformarse fácilmente; una forma especial en otra y otra forma en otra; Esto realmente ocurrió en un período posterior de tiempo. Las siete formas principales datan de mucho, muy atrás; pero luego aparecieron otras formas además de estas, y por así decirlo, trabajaban para fortalecer u obstaculizar las fuerzas de los planetas.

Ahora tendré que explicar cómo surgieron estas otras fuerzas. Si dirigimos nuestra visión ordinaria hacia los espacios siderales, podemos creer fácilmente que todo es en realidad de la misma forma; Pero este no es el caso. Si dirigimos nuestra mirada hacia una cierta dirección en el espacio, la visión oculta percibe algo muy diferente en una dirección de lo que ve en otra. El espacio no es de ninguna manera algo homogéneo; no es igual en todos los lados; porque diferentes fuerzas trabajan desde las diferentes direcciones del espacio. Todo el espacio cósmico está lleno de seres espirituales de diferentes Jerarquías que trabajan de diferentes maneras desde varias direcciones hacia la Tierra.

En aquellas épocas pasadas, cuando el hombre tenía cierta primitiva clarividencia original, para él estaba claro lo siguiente: “Si a una hora particular del día dirijo mi mirada a una parte de los cielos, encuentro ciertas fuerzas, mientras que en otra dirección encuentro ciertas otras fuerzas”. Y los hombres también eran conscientes de que, desde ciertos puntos, fuerzas especialmente precisas y definidas venían desde el espacio cósmico, implicando algo de importancia particular para la Tierra. Todas ellas están dispuestas en el círculo estelar del espacio cósmico que desde la antigüedad ha sido llamado el zodiaco. Los hombres no hablaban entonces sin razón del zodiaco o del círculo de animales; sabían por qué se llamaba así. En los espacios celestiales el caso es el siguiente: las fuerzas que trabajan desde el planeta Marte, por ejemplo, y provocaron en la sustancia animal aún plástica, una de las siete formas principales, trabajaban de manera diferente dependiendo de si Marte estaba en un signo del Zodíaco o en otro. El zodíaco se dividió en doce signos, que representan las constelaciones, y según las fuerzas marcianas que afectan a una forma animal, se situaban ante Aries, Tauro o cualquier otra constelación, su influencia variaba. De esta manera se modificaron las siete formas diferentes. Y así se posibilitaron diferentes formas de animales; y si consideran que a esto también debe agregarse el hecho de que Marte, por ejemplo, puede trabajar de manera cualificada cuando se coloca ante Leo, de modo que suplanta a Leo en su relación con la Tierra; o que desde el otro lado trabaja calificativamente cuando la Tierra está entre el sol y Marte; ustedes verán que hay un gran número de posibilidades.

Todas estas fuerzas han trabajado para diferenciar los siete grupos originales del reino animal; de modo que toda la multiplicidad de nuestras formas animales en la Tierra surgió del hecho de que las fuerzas planetarias son en realidad la morada de las almas grupo, los yo grupales de los animales; y que estos seres cumplen sus tareas desde estos centros, porque solo desde allí pueden hacerlo. Solo porque ese particular yo grupal de una forma animal que debía trabajar desde Marte seleccionó esa posición en los cielos podía ejercer el resultado correspondiente sobre lo que se encuentra en la Tierra. Aquí se encuentran las fuerzas que provocaron la multiplicidad de nuestros animales; y cuando usamos la expresión “El yo-grupo animal se encuentra en el plano astral”, eso significa que cuando la visión oculta desea buscar el yo-grupo de cualquier forma animal, no debe buscarlo en la Tierra, sino en uno de los planetas.

c6f1

Lo que con respecto al hombre se encuentra en la Tierra, la visión oculta solo puede descubrirse para el animal en el espacio cósmico, entre los planetas. Así como, por ejemplo, un hombre que tiene que lograr algo que necesita varios puntos de vista sobre la Tierra, debe adaptarse a estos, así también el yo-grupal que mora en un planeta pasa a través del espacio cósmico frente al Zodíaco, ordenadamente para diferenciar sus fuerzas desde allí. Si traemos los hechos que acabamos de exponer en relación con el hecho de que el impulso de las formas animales se busca hoy día en algún principio de la Tierra misma —en la lucha por la existencia o en la selección natural o similar— entonces, los hechos que han surgido a través de los esfuerzos de Darwin, por ejemplo, son magníficos en la medida en que no fue más allá de los hechos. Pues inconscientemente, el darwinismo ha descrito la movilidad de las formas animales originales y cómo se crearon realmente a partir de las formas básicas. Pero, de acuerdo con toda la predisposición de nuestro tiempo, el hombre ha desviado el hecho de que las fuerzas que crean esas formas obran desde el espacio cósmico; y que, por lo tanto, los creadores de las formas animales deben buscarse en el mundo de los planetas que pertenecen a nuestro sistema planetario, y que están fuera de nuestra Tierra.

Si ahora preguntamos cómo se relaciona este tema en relación con el hombre, solo podemos recibir una respuesta respondiendo primero a la otra pregunta: ¿De qué naturaleza son los espíritus que ahora describimos como las almas grupo de los animales y que tienen su morada en los diversos planetas?  Entonces podemos ver que estos yo-grupo de los animales son la descendencia de esa categoría de seres espirituales a los que me he referido en este curso de conferencias como los Espíritus del Movimiento. Por lo tanto, debemos considerar a las almas grupales de los animales como la descendencia de los Espíritus del Movimiento. Ahora, los Espíritus del Movimiento en realidad dieron su propia sustancia, su cuerpo astral al hombre, durante la condición de la Antigua Luna. Para completar el asunto podemos decir: Esta Tierra fue precedida por la condición de la Antigua Luna, durante la cual el hombre recibió su cuerpo astral de los Espíritus del Movimiento. En otras palabras, cuando la Tierra era Luna —la Antigua Luna, no la actual (La luna actual es solo una parte separada de la Tierra misma, mientras que la Antigua Luna fue una encarnación anterior de nuestra Tierra)— mientras la Tierra estaba en esa condición de Antigua Luna, los Espíritus del Movimiento flotaban en torno a ella e instilaron su propia sustancia en lo que el hombre había traído consigo de las condiciones anteriores. De modo que lo que el hombre adquirió como cuerpo astral —lo cual era nuevo para él, porque en ese momento solo tenía sus cuerpos físico y etérico— fue derivado de los Espíritus del Movimiento.

La Antigua Luna desapareció; la Tierra había sido formada y los Espíritus del Movimiento aparte de continuar su propio desarrollo generaron también descendientes. Estos son los seres que designamos como el yo-grupo de los animales; no han tomado su morada sobre la Tierra, sino sobre los otros planetas, para poder trabajar desde allí sobre la Tierra produciendo las formas animales de la manera que he descrito. Este es el punto especial en lo que he concretado de que los yo-grupo pueden considerarse como los descendientes de los seres de la Segunda Jerarquía.

Ahora debemos plantear la siguiente pregunta: de estos descendientes de los Espíritus del Movimiento que se desplazan desde los planetas hacia los animales; ¿hay Seres Espirituales similares, trabajando sobre el hombre, sobre la raza humana extendida sobre la Tierra? No podemos responder a esto con respecto a aquellos seres espirituales que hemos citado como miembros normales de las diferentes jerarquías; pero hemos mencionado una categoría especial de espíritus que hemos llamado espíritus luciféricos, y ya hemos descrito la relación de estos con los espíritus normales. En nuestro ciclo actual de tiempo, hay espíritus luciféricos en cada categoría de las jerarquías.

Mientras que las almas grupo animales son la descendencia normal y apropiada de los Espíritus del Movimiento, los Espíritus Luciféricos correspondientes a los Espíritus del Movimiento son aquellos que se resistieron al camino normal, y han permanecido en oposición a los Espíritus normales del Movimiento. Estos Espíritus de Movimiento luciféricos se agrupan en varios planetas en relación con la Tierra, al igual que la descendencia de los espíritus de movimiento normales. También ellos tienen sus partes asignadas, por así decirlo, y se les asigna su morada en los diversos planetas. Así como las almas grupo de los animales habitan en los diversos planetas, también lo hacen ciertos Espíritus de Movimiento Luciféricos. Se han fijado la tarea que realmente pertenece a los Espíritus del Movimiento; la de trabajar de manera formativa desde los planetas, para que grupos de seres correspondientes surjan sobre la Tierra. Así como se formaron siete grupos principales de animales, que solo se han especificado de acuerdo con las relaciones descritas, así también los Seres de Movimiento Luciféricos trabajaron desde los planetas hasta la Tierra para diferenciar a la raza humana, que en realidad fue, en cierto sentido, diseñada de acuerdo a un plan único. Mientras que en todo el plan cósmico se pretendía que surgiera una sola forma humana en la Tierra, estos Espíritus del Movimiento Luciféricos trabajaron desde los diversos planetas y diferenciaron la forma humana de tal manera que pudieron surgir las formas de las principales razas humanas individuales. Se pueden encontrar más detalles en mis conferencias en Christiania[1] sobre la manera especial en que los Espíritus de Movimiento Luciféricos trabajaron para formar las diferentes razas.

Por lo tanto, tenemos que distinguir entre la descendencia de los Espíritus del Movimiento normales y los Espíritus del Movimiento Luciféricos. ¡Pero hay algo más además de esto! Naturalmente, ahora tendremos que hacernos la pregunta: “¿Dónde están los espíritus normales del movimiento ahora, quienes, durante el período de la antigua Luna, le dieron al hombre su cuerpo astral?” ¿Dónde están aquellos que alcanzaron la meta de su evolución en ese momento de la transición de la Antigua Luna a la de la Tierra? Aquellos Espíritus del Movimiento completamente maduros, ¿dónde están ahora? La peculiaridad de estos espíritus es que ellos también tienen su lugar de residencia real, o, más bien, su campo de operación en los planetas de nuestro sistema; de modo que, por ejemplo, no trabajan directamente como Espíritus de Movimiento desde el Sol, en el que tienen su sede, por así decirlo, sino que primero envían sus rayos a los planetas y desde éstos trabajan sobre la Tierra. En la medida en que tenemos que ver con los verdaderos Espíritus del Movimiento, su actividad proviene directamente de los planetas de nuestro sistema; pero, por supuesto, todo lo que trabaja desde los planetas de estos seres espirituales pertenece al mundo suprasensible e invisible, como tal. Sólo los efectos mismos son exteriorizados sobre la Tierra; Los resultados aparecen en la Tierra. ¿Qué hacen, entonces, estos espíritus por los hombres, que, en algún momento, en la antigua Luna, le dieron su cuerpo astral a partir de su propia sustancia? Este cuerpo astral fue preservado como un germen en la existencia de la Tierra; y, después de que la antigua Luna hubo desaparecido y paso un intervalo, donde la Tierra se formó nuevamente, entonces este cuerpo astral, una vez más, se desarrolló a partir del germen. Pero los Espíritus de Movimiento en sí mismos se han desarrollado aún más, hacia una actividad superior. Con respecto a su descendencia, sabemos que se han convertido en las almas grupo de los animales; Los que se rebelaron contra ellos participaron, como sabemos, en la diferenciación de las razas humanas. Entonces, ¿dónde se revelan los espíritus de movimiento progresivos, genuinos y normalmente desarrollados? Un ejemplo lo hará evidente.

Sabemos que cada hombre individual es guiado por lo que llamamos su Ángel; sabemos que las naciones son guiadas espiritualmente por su espíritu del pueblo o Arcángel (las naciones son muy diferentes de las razas), sabemos que los períodos sucesivos de la civilización son guiados por los Espíritus del Tiempo, o Archai; y, finalmente, sabemos que por encima de los Archai se encuentra esa categoría de Jerarquías que llamamos los Espíritus de la Forma; mientras que por encima de ellos están los Espíritus del Movimiento. Pensaremos en ellos como estaban sobre la Tierra, en el tiempo cuando entregaron al hombre su cuerpo astral y llegando ellos a su propio progreso.

Ahora, en la evolución humana hay algo que va más allá del carácter de los meros Espíritus del Tiempo; algo más lleno de significado, más importante para la humanidad colectiva que la esfera de los Espíritus individuales del Tiempo. Los Espíritus del Tiempo trabajan sobre la Tierra por un período definido; pero hay desarrollos espirituales en la evolución de la humanidad en su conjunto que abarcan esferas más amplias que la de los Espíritus del Tiempo. Estas grandes épocas de la humanidad que se extienden más allá de la influencia de los Espíritus del Tiempo, tienen como Regentes a los Espíritus del Movimiento normalmente desarrollados. Estos se revelan a sí mismos en su actividad en el proceso del crecimiento de la humanidad estimulando los grandes impulsos de la civilización. Si ahora examinamos la historia del hombre, la historia de la civilización humana, vemos que los hombres individuales son guiados por los ángeles o angeloi, las naciones y los pueblos por los arcángeles o Arcangeloi; ciertos períodos de civilización están guiados por los Espíritus del Tiempo y también en ciertos aspectos (como veremos) por los Espíritus de la Forma.

 

f1c9

Entonces, tenemos el curso colectivo de las diferentes civilizaciones en la evolución humana; de modo que, durante ciertos largos períodos de tiempo, mucho más largos que los gobernados por un Espíritu del Tiempo, y en esos ciclos mayores se hallan en actividad inspiradora bien el Espíritu del Movimiento que opera desde un planeta, o bien el de otro, revelándose en el proceso del devenir humano y manifestándose a través  de los impulsos culturales que transcienden más allá de la esfera de los Espíritus del Tiempo.

 Así, por ejemplo, de ese Espíritu de Movimiento que descendió del planeta que la astronomía actual llama Venus, y que la antigua astronomía llamada Mercurio (porque estos dos nombres han sido intercambiados), de ese Espíritu de Movimiento surgió originalmente ese impulso de la civilización que se expresa en el budismo. Otros impulsos de civilización que vienen de más allá de los meros Espíritus de la Época, vinieron de los Espíritus del Movimiento desde los otros planetas.

Así, mientras que de la descendencia de los Espíritus del Movimiento provienen las almas grupo de los animales, y de los Espíritus del Movimiento Luciféricos, las formas raciales de la humanidad, estos grandes impulsos de la civilización provienen de los Espíritus del Movimiento que han alcanzado su evolución con normalidad. Muchos otros impulsos también vienen de esta dirección, pero en este momento es importante tener en cuenta, desde este punto de vista, los impulsos de la civilización.

Ahora, aquí tienen en este desarrollo de todo nuestro sistema planetario algo que se encuentra mencionado entre las grandes verdades que, como sabe todo estudiante experimentado, se encuentran en La Doctrina Secreta de H. P. Blavatsky para aquellos que saben encontrar indicios de esto allí. En una página está escrito “Buda = Mercurio”, es decir, Buda es igual a Mercurio. Eso significa que la individualidad que es el líder del budismo se remonta en el ocultismo al Espíritu del Movimiento que trabaja desde ese planeta. Él es el inspirador; de él proviene la influencia expresada en esa corriente de civilización. De hecho, este extraordinario libro, La Doctrina Secreta, de H. P. Blavatsky, trae grandes verdades, pero deben ser reconocidas de la manera correcta. No debemos simplemente aceptar esto como un libro de dogmas; debemos rastrear cada cosa en él; entonces solo reconoceremos la grandeza de este libro. De todas las grandes verdades enseñadas por el verdadero ocultista, se encuentran indicios significativos en La Doctrina Secreta de H.P. Blavatsky; y cuando, a través de su inspirador, escribió en La Doctrina Secreta: “Buda es equivalente a Mercurio”, tenía presente que aquel que, en el vigésimo noveno año de su vida ascendió a Buda, pudo empezar a dejarse inspirar por el Espíritu de Movimiento entronizado en Mercurio en el momento en que se alude simbólicamente como “sentado bajo el Árbol Bodhi”. Con ello, esa individualidad se había convertido de Bodhisattva en Buda. Esto es, en un espíritu que recibe la inspiración no de la esfera terrestre, sino del espacio universal, del Cosmos. Así Buda había sido conducido desde la esfera terrestre al Nirvana, es decir, a una esfera en la que lo terrestre ya no juega un papel. H. P. Blavatsky, en su conciencia ordinaria, no sabía nada de muchas de estas cosas, pero su Inspirador si las conocía. Estas cosas deben extraerse de las profundidades del ocultismo, y en estas verdades sutiles y grandiosas, las cosas no deben confundirse unas con otras.

Ahora no es mi intención afirmar que en el momento en que un Bodhisattva es ascendido a Buda, únicamente haya intervenido la inspiración de un Espíritu del Movimiento intervienen también las Entidades de Jerarquías todavía superiores.  El punto esencial es que, a partir de ese momento en adelante, quedaron eliminados los demás espíritus de las jerarquías inferiores; y que Buda pudo relacionarse directamente con las entidades que hemos llamado los Espíritus de Movimiento normalmente desarrollados.

Ahora, antes de considerar el proceso de la civilización humana desde otro aspecto, pasemos al reino vegetal. En ese reino vemos que el cuerpo astral se encuentra en el plano astral, donde también se encuentran los yo-grupales de los animales. Esto nos lleva de vuelta al hecho real revelado a la visión oculta con respecto a las plantas; que no solo en su yo-grupo, sino que ya en el cuerpo astral de la planta, las fuerzas están trabajando activamente desde el sistema planetario, desde las estrellas. Así, mientras que, en los animales, los Espíritus del Movimiento solo están activos en las fuerzas grupales, en las fuerzas que crean las formas grupales, lo que pertenece a la esfera de los Espíritus del Movimiento trabaja en la planta sobre el cuerpo astral. La descendencia de los Espíritus del Movimiento también pertenece a esta categoría, solo que difieren de la descendencia de otros seres porque se formaron en un momento algo diferente, pero como descendientes de los Espíritus del Movimiento trabajan no solo sobre el yo, sino sobre el cuerpo astral de las plantas. Por lo tanto, podemos decir que las fuerzas de los Espíritus del Movimiento o sus descendientes trabajan sobre los cuerpos astrales de las plantas de los planetas del sistema planetario. En cada ser, el cuerpo astral es el que da el impulso al movimiento. Perteneciendo a las plantas de las que solo tenemos en el plano físico, sus cuerpos físicos y etéricos, si alguna fuerza debiera trabajar sobre las plantas desde la esfera de los Espíritus del Movimiento, estas fuerzas, como cuerpo astral no está en las plantas, sino alrededor de ellas, provocando su movimiento, aunque no movimientos como el de los hombres y animales, sino como para extraer las plantas de la Tierra cuando aparecen por primera vez. Cuando ven las fuerzas que se desarrollan en espiral en una planta de un peciolo a otro, entonces tienen la actividad de aquellas fuerzas que trabajan desde los planetas. Y de acuerdo con las fuerzas de los descendientes de los Espíritus del Movimiento que trabajan desde este o aquel planeta, esa peculiar línea que presentan las hojas varía. Esto proporciona un cierto medio para estudiar las órbitas reales de los planetas individuales a través de su reflexión; y cuando la ciencia externa haya reconocido este hecho, tendrá que corregir gran parte de los antiguos sistemas astronómicos. Ciertas plantas están asignadas a las fuerzas de los Espíritus del Movimiento que trabajan desde Marte, otras a las que están en Venus, otras, a las que están en Mercurio. Trabajan aquí desde su planeta y de acuerdo a como trabajan desde uno u otro, imparten a la planta el movimiento expresado en su espiral de hojas; es el mismo movimiento que hace el planeta correspondiente; el movimiento absoluto que el planeta realiza en los cielos.

Si tomas una enredadera ordinaria, en el cual el tallo está torcido, tienen en el movimiento espiral del tallo una imitación de los movimientos planetarios que proceden de los Espíritu de Movimiento. Cuando el tallo está recto, tienen en los peciolos las imágenes de aquellas fuerzas que proceden de los Espíritus de Movimiento de los planetas del sistema planetario. Estas fuerzas trabajan sobre las plantas en cooperación con los yo-grupo, cuyos impulsos trabajan de tal manera que podemos descubrir la dirección de sus fuerzas simplemente conectando el Sol con el punto central de la Tierra; es decir, junto con las fuerzas que provienen de los Espíritus del Movimiento, otras fuerzas trabajan en la dirección del tallo de la planta, que siempre está luchando hacia el punto central de la Tierra.

Por lo tanto, tenemos que componer toda la planta de lo que crece hacia el sol o hacia el centro de la tierra y lo que se enrolla y copia en los peciolos los movimientos de los planetas. Esto se corresponde, sin embargo, con el hecho real de que tenemos que buscar el impulso directo de actividad del yo-grupo de las plantas en la dirección de la Tierra al Sol. Es decir, si ahora no dirigimos nuestra visión oculta al planeta, sino al Sol, encontraremos los diferentes yo-grupal de las plantas. Estos yo-grupo de las plantas son la descendencia de los Espíritus de la Sabiduría, al igual que los yo-grupo de los animales son la descendencia de los Espíritus del Movimiento. Así, en el yo-grupo de las plantas tenemos que reconocer a la descendencia de los Espíritus de la Sabiduría.

Ahora, en el curso de estas conferencias, he afirmado que en los espíritus de la naturaleza tenemos que ver a los descendientes de la Tercera Jerarquía, y que en los yo-grupales tenemos que ver a los descendientes de la Segunda Jerarquía. Ahora llegamos, además, a los Espíritus de la Rotación del Tiempo, a los gobernantes o reguladores del tiempo. Y hemos alcanzado una posición en la que podemos aludir a la función de una determinada categoría de tales Espíritus de la Rotación del Tiempo. En este punto, podemos afirmar que ciertos Espíritus de la Rotación del Tiempo unen las fuerzas de movimiento que descienden de los planetas a las plantas que trabajan en espiral con las fuerzas que descienden del sol. Ambos Espíritus de la Rotación del Tiempo se unen a estas dos fuerzas en un momento determinado, y de hecho en esa época del año en que la planta avanza hacia su fructificación. El principio del movimiento espiral está unido al principio que trabaja en el tallo.

c9f3

De ahí que en los estambres tenemos el principio que trabaja en espiral, y el principio que es la continuación directa del tallo, en el ovario, en el centro de la planta. Cuando se completa el curso de la planta, es decir, cuando los Espíritus de la Rotación del Tiempo asignados a las plantas unen su actividad a la actividad de los espíritus planetarios con la actividad del Espíritu del Sol, entonces en la planta ahora completada, aquellos órganos que hasta entonces seguían los planetas en espiral están dispuestos en un círculo limpio como los estambres, mientras que el tallo en sí mismo se alarga y termina en el ovario. Entonces estos dos se unen y el crecimiento de la planta se completa cuando a las dos actividades espirituales de los descendientes de los Espíritus de la Sabiduría y del Movimiento, se agrega la actividad de los Espíritus de la Rotación del Tiempo, uniendo a los dos seres espirituales en una especie de matrimonio.

Así, en el reino vegetal, hemos tenido la oportunidad de familiarizarnos con los descendientes de los Espíritus de la Sabiduría. Además, como pueden leer en mi libro La Ciencia Oculta o La Crónica del Akasha, debemos asumir que estos descendientes de los Espíritus de la Sabiduría se formaron desde el momento en que estos Espíritus de la Sabiduría dieron el cuerpo etérico al hombre de su propia sustancia. Eso ocurrió cuando la Tierra estaba en la condición del Antiguo Sol; el cuerpo etérico del hombre se derivó entonces de los Espíritus de la Sabiduría. Pero ahora, desde ese momento, la condición del Antiguo Sol progresó a la condición de la Antigua Luna, y esto nuevamente avanzó a la condición de la Tierra. Durante la condición lunar, los Espíritus de la Sabiduría que, durante el período del Sol, pudieron dar al hombre su cuerpo etérico a partir de su propia sustancia, ya habían progresado tanto que ya no necesitaban desarrollar la capacidad de dar nada al hombre en la Tierra pues habían progresado a actividades aún más elevadas.

 Ahora bien, no es una característica exclusiva de la descendencia de los Espíritus de la Sabiduría, a quienes descubrimos como el yo-grupo del reino vegetal, el dar un impulso directo desde el Sol, de modo que parece provenir no solo de los planetas sino del propio Sol; También es peculiar de los mismos Espíritus de la Sabiduría que se revelan a sí mismos como bajando directamente del Sol a la Tierra. Ahora, ¿cómo se revelan los impulsos, que provienen de estos Espíritus de la Sabiduría que han pasado por su evolución normal?

Hemos visto que, en una personalidad como el Buda, hay un Espíritu de Movimiento normalmente desarrollado que trabaja desde un planeta y lo inspira. Ahora llegamos al punto de buscar a los Espíritus de la Sabiduría normales. De acuerdo con el espíritu de nuestras consideraciones, debemos buscarles en el Sol. Debemos buscarlos allí en el mismo sentido que tenemos que buscar los Espíritus de Movimiento normales que trabajan desde los planetas, aunque también ellos tienen su verdadera morada en el Sol. Tenemos que buscar el impulso de los Espíritus de Sabiduría normalmente desarrollados que vienen directamente del Sol. Ahora, sin embargo, llegamos a algo peculiar. Con respecto a las plantas, relacionadas con la descendencia de los Espíritus de la Sabiduría, si realmente investigamos de manera oculta, podemos distinguir una diferenciación; pero si consideramos las plantas en la Tierra en relación con los Espíritus de la Sabiduría desde el Sol, todos sus movimientos aparecen más o menos como una unión vertical del Sol con el punto central de la Tierra.

En las formas de las plantas podemos distinguir lo que procede de los espíritus que tienen su lugar de residencia en los planetas; pero lo que percibimos como proveniente de los Espíritus de la Sabiduría fluye junto en una línea vertical. De forma similar —y todos los que conozcan los hechos ocultos en esta esfera darán exactamente la misma información— es el caso de que en la región en la que entramos cuando dirigimos nuestra mirada al Sol (porque debemos buscar allí a los Espíritus de Sabiduría normales) ya no podemos distinguir ninguna diferenciación. Allí percibimos la unidad. Lo que procede de los espíritus normales fluye de manera unificada. Y de nuevo llegamos a la pregunta: ¿dónde se revela eso que procede de la unidad de los Espíritus de la Sabiduría que tienen su morada directamente en el Sol? ¿Dónde se revela eso en la actividad de la Tierra? —llegamos así a una esfera aún más amplia.

La esfera de un espíritu como el que inspiró a Buda (el Espíritu de Movimiento de Mercurio) es insignificante en comparación con la esfera más y más amplia que, en el proceso de desarrollo de la humanidad, está dirigida por los Seres Espirituales de la Sabiduría percibida como Unidad, y que debe buscarse en el Sol. Si volvemos a la civilización de la antigua India, encontramos que los Siete Santos Rishis hablaron de lo que cada uno de ellos tenía que dar a la humanidad desde sus cimientos ocultos. Estaban conscientes de haber conservado lo que, a lo largo de siete largos períodos de civilización, había sido dirigido por los Espíritus del Movimiento. Era como si siete períodos sucesivos de tiempo se unieran a la vez en la evolución de la Tierra y trabajaran de tal manera que representaran a un Colegio de grandes Individualidades. De modo que ocurrió que estas siete actividades sucesivas de los Espíritus Planetarios salieron a la luz en lo que los Siete Santos Rishis tenían que decir a la humanidad; cada uno hablando de lo que él mismo sabía. Ellos no afirmaron que lo que tenían que dar era un efluvio inmediato de un Espíritu de Movimiento, sino que suscitaron en cada alma individual como una especie de recuerdo de lo que había sido dado anteriormente por los Espíritus de Movimiento. Porque la sabiduría exaltada que los Santos Rishis le dieron a la humanidad fue el gran recuerdo de las antiguas civilizaciones atlantes, solo que en una nueva forma. Al mismo tiempo, estos siete Santos Rishis dijeron: “por encima de lo que somos capaces de relatar emanante de épocas culturales sucesivas, existe algo superior a nuestra esfera”. A lo que estaba por encima de su esfera, los Santos Rishis lo llamaban Vishvakarman. Así, aludieron a algo que estaba más allá de su esfera, y que comprendía una esfera terrestre mayor que la de los Espíritus de Movimiento individuales y por encima de las épocas culturales que son obra de los Espíritus del Tiempo, los Santos Rishis señalaron épocas de la civilización que se encuentran más allá de la esfera de los Espíritus individuales del Movimiento.

Luego vino la civilización de Zarathustra; y Zarathustra señaló de nuevo el mismo ser al que los Santos Rishis habían llamado Vishvakarman, solo que él lo mencionaba a su manera como Ahura Mazdao. Los Santos Rishis sabían, al igual que Zarathustra, que lo que significa Vishvakarman representa el Espíritu de Sabiduría que fluye sobre la Tierra y abarca esferas más anchas que los Espíritus de Movimiento individuales. Zarathustra también sabía que Ahura Mazdao tiene esferas más amplias que los Espíritus del Movimiento.

Luego vino la civilización egipcia; y por ciertas razones se hizo necesario decir: El tiempo presente (es decir, el presente egipcio) no está preparado para dirigir su visión a ese espíritu Solar de Sabiduría que Zarathustra adivinó a su manera. Por lo tanto, la civilización egipcia cubrió su concepto de la naturaleza de este Espíritu en la leyenda de que cuando quiso descender a la Tierra fue desmembrado de inmediato. Osiris desmembrado por su hermano es una referencia a aquello a lo que los Santos Rishis señalaron como su Vishvakarman. Luego vino el cuarto período postatlante de la civilización, y puso en evidencia la posibilidad de lograr, en visión directa aquello a lo cual las épocas anteriores habían tenido que aludir simplemente, esto es, la posibilidad de inspirar a cierta Entidad en la Tierra, gracias a determinadas condiciones especiales.

 Los Siete Rishis Santos aludieron al hecho de que existió ese Ser. Zarathustra dijo que la visión oculta dirigida al Sol ve este Ser. La civilización egipcia declaró que este Ser todavía está tan lejos de la Tierra que el hombre solo puede encontrarse con Él, después de la muerte. El cuarto período fue capaz de señalar que habían surgido las condiciones en nuestra evolución de la Tierra, como para hacer posible que durante tres años un ser humano pudiera ser inspirado directamente por este Espíritu de la Sabiduría. Por lo tanto, fue posible reconocer como un hecho, que la esfera de este Espíritu de la Sabiduría del Sol es mucho más completa que la esfera de los Espíritus del Movimiento, ya que ahora abarca todo el proceso colectivo de civilización en la Tierra. Lo que se designó en el lenguaje de los Santos Rishis como Vishvakarman, en el de Zarathustra como Ahura Mazdao, en el egipcio (si uno realmente entiende lo que está detrás del nombre) como Osiris, y que nosotros, en el cuarto período de la civilización designamos por la palabra “Cristo” es lo que ha brillado a través del portal del Espíritu de la Sabiduría del Sol. Nunca he dicho que el Espíritu de Movimiento brillaba solo a través del Buda, ni ahora digo que solo el Espíritu de la Sabiduría del Sol brillara a través del Cristo. Él era el portal a través del cual la visión oculta podía ser dirigida hacia esferas infinitas, en donde moran los Espíritus de las Jerarquías Superiores; pero el portal era el Espíritu de la Sabiduría, el Espíritu Solar de la Sabiduría. Como el Sol está relacionado con los planetas, también lo está el Espíritu Solar de la Sabiduría relacionado con los Espíritus del Movimiento que, por su parte, se expresan en Espíritus como el que inspiró a Buda. H. P. Blavatsky pretendía expresar esto en su teoría; nunca se le habría ocurrido identificar a alguno de los Espíritus del movimiento planetarios con el Cristo.

Sería una gran deserción del espíritu original del Movimiento Teosófico, en el que tanto lo que es grande, verdadero e importante, tantas verdades ocultas han prevalecido, si tuviéramos que confundir lo que hemos podido aprender a través del ocultismo con respecto a los espíritus que alcanzan su altura con un nombre como el de Buda, de quien HP Blavatsky señala tan claramente en su sencilla afirmación de que corresponde al Espíritu de Mercurio. Sería una ruptura con todos los puntos de partida originales de la revelación teosófica, con esa enseñanza que en su momento se entendió correctamente y en la que el espíritu de Buda nunca fue confundido con el Espíritu de Cristo —si hoy, confundimos a estos diferentes Seres. Sería una brecha si no supiéramos, a través de nuestra enseñanza básica, cómo distinguir entre aquellos Espíritus que guían la evolución de la humanidad en el transcurso de sucesivos períodos de tiempo y llegar a la cima con espíritus como Buda, y ese Espíritu a quien todo el resto, incluso el mismo Buda, ha aludido, y que es el Espíritu Unitario de toda la evolución de la Tierra, al igual que el Sol es el cuerpo unitario de todo el sistema planetario. Este Espíritu Unitario debe, en el sentido del cuarto período post-atlante de la civilización, ser designado como el Cristo. En el sistema solar no podemos, en el sentido ordinario, hablar de dos soles y decir que el Sol que en un momento cubre a Aries no es el mismo Sol que cubre a Capricornio en otro momento; debemos tener bastante claro que es el mismo Sol el que pasa por todos los signos del zodíaco; pero que también están los diferentes planetas, que pasan por el zodiaco.

También debemos ser claros en el siguiente punto. Cuando hablamos de Cristo, que pasa a través de las esferas de las diferentes civilizaciones de toda la evolución de la humanidad en la Tierra, y que siempre ha sido reconocido por todas las religiones cuando alcanzan su clímax, debemos distinguir este Espíritu de Cristo del espíritu de las diferentes esferas que alcanzaron su cumbre, por así decirlo, en sus grandes individualidades, incluso cuando el budismo alcanzó su punto culminante en Buda. Esto muestra cómo debe buscarse primero el objetivo en estos asuntos.

Cuando el ocultista occidental tiene que aludir a este hecho, no se le debe reprochar el deseo de transmitir algo que sería una falta de tolerancia hacia otras religiones; La ciencia espiritual tiene la tarea de permitirle a cada religión su lugar correcto. Cuando se hace tal reproche, no debemos olvidar que lo que se exigió a los ocultistas occidentales ya se ha cumplido. ¿Surgió el Impulso Crístico en Occidente? ¿Alguna nación occidental ha producido el Impulso Crístico de su propia gente, sus propias razas? No; El Impulso Crístico, como un impulso dado a toda la humanidad, ha sido aceptado, aunque este Impulso Crístico, en relación con su presentación externa, fue ajeno a los pueblos de Occidente. La civilización occidental demostró por primera vez que comprendía la necesaria renunciación al particularismo religioso.

Cuando Occidente rechazó al Espíritu del Movimiento de Marte como un Inspirador directo, cuando intercambió ese Inspirador por el Espíritu de Cristo —el inspirador correspondiente al Espíritu Solar de la Sabiduría— se logró un hecho histórico e importante. Es injusto que otras religiones culpen a Occidente por la intolerancia con respecto a este asunto. Los grandes líderes de las otras religiones siempre muestran que reconocen que los Espíritus de la Sabiduría son más exaltados que los Espíritus del Movimiento. Solo aquellos que desean convertir su propio Espíritu de Movimiento en una especie de Espíritu Líder con otro nombre, que no desean dar el paso de ascender de su propio Espíritu al Espíritu del Sol, pueden decir que la intolerancia es demostrada por los que ya han practicado la tolerancia. Que primero ejerzan la tolerancia en otras esferas, la tolerancia que Occidente ya ha ejercido al intercambiar su Espíritu de Movimiento por el Espíritu de la Sabiduría.

De este modo, se logró un acto teosófico antes de que existiera la Teosofía, al ver que las religiones individuales tienen sus derechos, en la medida en que no se reivindica para Cristo algún impulso privativo de un grupo particular de hombres, sino que busco el impulso aplicable a la humanidad por encima de las religiones particulares, comparable a como el impulso solar es aplicable a todos los planetas. Es desde las profundidades del ocultismo, mis queridos amigos, que estos hechos se representan así de manera objetiva; y si alguna vez se dijera que esta representación del Impulso Crístico surge de un interés nacional o racial especial, o de intereses occidentales, tal observación solo podría hacerse por ignorancia de la relación de los hechos, o por una tergiversación de los mismos. En todo, debemos afrontar con audacia y sinceridad los hechos objetivos; y esto solo lo podemos hacer si nos fijamos en las profundidades de los mundos que están deviniendo. Todas las verdades ocultas nos muestran finalmente cómo se produce la evolución cósmica; pero debemos tener el coraje y la imparcialidad necesaria para enfrentarnos a esa evolución cósmica. Con respecto a los nombres, ya sea prestado de Oriente o de Occidente, ya sea por este o aquel espíritu personal, eso no tiene significado para nosotros. Lo que nos concierne, lo que debemos reconocer, es lo que trabaja en el mundo. La ciencia espiritual nos enseña a ver y percibir lo que se halla en actividad efectiva en el mundo. De hecho, en el campo de la ciencia espiritual, hemos desarrollado el instinto —podría decir— para encontrar lo correcto. No siempre debemos desear nuevas sensaciones, sino tratar de comprender un poco de lo que se encuentra en los primeros impulsos del Movimiento Teosófico. Cuando H. P. Blavatsky identificó al Buda con Mercurio, se expresó una gran verdad, que será mucho más reconocida cuanto más se reconozca la relación del Buda con Cristo en las esferas ocultas; así como aprendemos a conocer mejor las relaciones cósmicas cuando reconocemos la relación del planeta Mercurio con la estrella fija: el Sol. Estas cosas no pueden ser sacudidas desde sus cimientos a través de prejuicios humanos; pues solo funcionan correctamente en el proceso de la civilización si los miramos imparcialmente sin prejuicios.

Esto tuvo que ser agregado a lo que se dijo hoy con respecto a los Espíritus activos en los planetas y en el Sol; porque estos Espíritus extienden su actividad a la Tierra, y el mundo no tiene idea de cuán profundamente lo que debe enseñarse en conferencias publicas está arraigado en fundamentos ocultos. Cuan profundamente fundamentada es la relación que se acaba de dar de las esferas sucesivas de la civilización, de las cuales una culminó en Buda, mientras que la otra —llámenlo como quieran— la cuarta época cultural la llamó Cristo. Solo con base en el ocultismo es posible señalar las diferencias, solo se puede aprender de las profundidades del ocultismo. Pero el ocultismo también nos convence de cómo, si lo vemos correctamente, el cosmos de todas partes nos ofrece señales de lo que está tan profundamente inculcado en nuestros corazones. Así que hay que decir: —“Si aprendemos que la escritura se extiende en el cosmos, en las estrellas, en su orden y en sus movimientos, descubriremos que desde el cosmos en todas partes habla aquello que impregna nuestros corazones con verdad, amor, y esa piedad que lleva adelante la Evolución de la humanidad de época en época.

f2c9

Traducción revisada por Gracia Muñoz en abril de 2019.

[1] https://wn.rsarchive.org/Lectures/Places/Christiania/19100614p02.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Planetas.

Un comentario el “GA136c9. Las Entidades Espirituales en los cuerpos celestes y en los Reinos de la Naturaleza

  1. […] GA136c9. Helsingfors (Finlandia) 13 de abril de 1912 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s