GA93ac14. Fundamentos esotéricos

Rudolf Steiner — Berlín, 9 de octubre de 1905

English version

Hablaremos hoy sobre la estadía del hombre en el Devacán entre dos encarnaciones.

Una y otra vez debemos aclararnos a nosotros mismos que esta estancia en el Devacán no es más que donde estamos nosotros mismos en la vida física. Pues el Devacán, como el mundo astral y el mundo físico no son más que tres mundos interpenetrantes. Podemos hacernos una idea más correcta del Devacán si pensamos en el mundo de las fuerzas eléctricas antes de que se descubriera la electricidad. Hubo un tiempo en que todo esto estaba contenido en el mundo físico, solo que entonces era un mundo oculto. Todo lo oculto tiene que ser descubierto en algún momento. La diferencia entre la vida en el Devacán y la del mundo físico es que el hombre en su época actual está dotado de órganos que le permiten percibir el mundo físico, pero no de órganos que le permitan contemplar los fenómenos del Devacán.

Imaginemos que estamos en el alma de alguien que vive entre dos encarnaciones. Él ha entregado su cuerpo físico a las fuerzas de la Tierra y ha cedido su cuerpo etérico a las fuerzas de la vida. Además, ha devuelto esa parte de su cuerpo astral en la que él mismo no ha trabajado. Luego se encuentra en el Devacán. Ya no tiene como posesión personal lo que los dioses habían trabajado en su cuerpo etérico y astral; todo esto ha sido dejado de lado. Ahora sólo posee lo que él mismo ha logrado en el curso de muchas vidas. En el Devacán esto sigue siendo suyo. Todo lo que el hombre ha hecho en el mundo físico tiene el propósito de hacerlo más y más consciente en el Devacán.

Tomemos la relación de una persona con otra. Se puede decir que esta relación es simplemente natural, por ejemplo, la relación entre hermanos y hermanas que se han unido a través de circunstancias naturales. Sin embargo, es solo parcialmente natural, ya que los factores morales e intelectuales están jugando continuamente. A través de su Karma, el hombre nace en una familia particular; pero no todo está condicionado por el karma. La relación natural, en la que nada más se entremezcla, la tenemos en el caso de los animales. En el caso de los seres humanos siempre hay una relación moral también, a través del Karma. Sin embargo, la relación entre dos personas también puede existir sin que esto esté condicionado por la naturaleza. Por ejemplo, puede surgir un vínculo de amistad íntima entre dos personas a pesar de los obstáculos externos. Como un caso bastante extremo, supongamos que al principio eran mutuamente poco comprensivos entre sí y que encontraron el camino el uno al otro sobre una base puramente intelectual y moral, de alma a alma. Comparemos esto con la relación natural entre los miembros de una familia. Con la relación de alma a alma tenemos un poderoso medio para desarrollar órganos devacánicos. De ninguna manera los órganos devacánicos pueden desarrollarse más fácilmente en la actualidad que mediante tales relaciones. Tal relación es inconscientemente devacánica.

c14f1

Lo que una persona desarrolla en su vida actual en el camino de las facultades del alma a través de una amistad de naturaleza puramente anímica, en el Devacán es la sabiduría, la posibilidad de experimentar lo espiritual en acción. En la medida en que alguien entra animadamente en tales conexiones, está bien preparado para el Devacán. Si no puede formar tales relaciones, no está preparado; porque, así como el color escapa a un ciego, la experiencia del alma escapa de él. En la medida en que el hombre fomenta las relaciones puramente anímicas, se desarrollan en él los órganos de visión para el Devacán. Para que la afirmación sea válida: quien viva y se mueva aquí en la vida del espíritu, allí percibirá la mayor parte de lo espiritual que ha ganado aquí a través de su actividad. De ahí la importancia inconmensurable de la vida en el plano físico. En la evolución humana, no existe otro medio de despertar los órganos para el Devacán que no sea la actividad espiritual en el plano físico. Todo esto es creativo y vuelve a nosotros como órganos sensoriales devacánicos para el mundo devacánico. Como preparación, no hay nada mejor que tener una relación puramente anímica con otros seres humanos, una relación cuyo origen no se basa de ninguna manera en las conexiones naturales.

Esta es la razón por la cual las personas deberían reunirse en grupos, para unirse en una base puramente espiritual. Es la voluntad de los Maestros verter la vida de esta manera en la corriente de la humanidad. Lo que ocurre con la actitud mental correcta significa para todos los miembros del grupo la apertura de un ojo espiritual en el Devacán. Entonces verá allí todo lo que está en el mismo nivel con el que se había unido aquí. Si en el plano físico uno se ha apegado a un esfuerzo espiritual, esta es una de esas cosas que conservan su existencia después de la muerte. Tales cosas pertenecen tanto a los muertos como al que lo ha sobrevivido. El que ya ha pasado permanece en la misma conexión con el que todavía está en la Tierra y de hecho es aún más intensamente consciente de esta relación espiritual.

Así uno se educa para el Devacán. Las almas de los muertos permanecen en conexión con aquellos que les eran queridos. Las relaciones anteriores se convierten en causas que tienen sus efectos en el Devacán. Por eso se llama al mundo devacánico, el mundo de los efectos y al mundo físico, el mundo de las causas. De ninguna otra manera puede el hombre construir sus órganos superiores, implantando las semillas de estos órganos en el plano físico. Para este propósito, el hombre es transferido a la existencia terrenal. Lo que significa la frase citada, “Para superar la existencia separada”, ahora se nos hará evidente. Antes de descender a la existencia física, vivíamos con el contenido de nuestro cuerpo astral que fue producido por un Deva. En épocas anteriores, los Devas estimularon la simpatía y la antipatía en el ser humano; él mismo no era responsable. Luego, en la siguiente etapa, el hombre se dijo: Ahora he entrado en el mundo físico como un ser que debe encontrar su propio camino. Antes no podía pronunciar la palabra “yo”, ahora me he convertido por primera vez en una entidad separada. Anteriormente era una entidad separada, pero también miembro de un ser devacánico. En el plano físico, soy una entidad separada para mí, un yo, porque estoy encerrado en un cuerpo físico.

Los cuerpos superiores fluyen entre sí: por ejemplo, Atma es, en verdad, una unidad para toda la humanidad, como una atmósfera compartida en común. Sin embargo, el Atma del ser humano individual debe entenderse como si cada uno se cortara una pieza del Karma común, de modo que, por así decirlo, se hicieran incisiones en él. Pero la separación debe ser superada. Esto lo hacemos cuando formamos apegos humanos de una naturaleza puramente anímica. Al hacerlo, eliminamos la separación y reconocemos la unidad de Atma en todo.

Al establecer tales relaciones humanas, despierto la simpatía dentro de mí. Entonces emprendo la tarea de adaptarme desinteresadamente al plan mundial. A través de esto, lo Divino se despierta en el hombre. Es por eso que miramos al mundo.

Hoy estamos rodeados de realidad física, sol, luna y estrellas. Lo que el hombre tenía a su alrededor en la existencia de la Antigua Luna, lo tiene hoy dentro de sí mismo. Las fuerzas de la Luna ahora viven dentro de él. Si el hombre no hubiera existido en la Antigua Luna, no habría poseído estas fuerzas. Esta es la razón de la enseñanza oculta egipcia en centros esotéricos llamada Isis Lunar, la Diosa de la Fertilidad. Isis es el alma de la Luna, la precursora de la Tierra. Entonces todas las fuerzas vivieron en el ambiente que ahora vive en las plantas y animales con el propósito de reproducción. Como ahora el fuego, el éter químico, el magnetismo, etc., nos rodean y rodean la Tierra, la Antigua Luna estaba rodeada por esas fuerzas que permitieron la propagación del hombre, los animales y las plantas. Las fuerzas que actualmente rodean la Tierra desempeñarán en el futuro un papel individualizado en el hombre. Lo que ahora constituye la relación entre el hombre y la mujer fue en la actividad física externa de la Antigua Luna, como lo son hoy las erupciones volcánicas. Estas fuerzas rodearon al hombre durante la existencia de la Luna y él las atrajo a través de sus sentidos lunares, para ahora evolucionarlos. Lo que el hombre desarrolló en la Antigua Luna a través de la involución, surgió en la Tierra como evolución. Lo que el hombre desarrolló después de la Época Lemúrica como fuerzas sexuales, se debe a Isis, el alma de la Luna, que ahora vive más en el hombre. Aquí tenemos la relación entre el ser humano y la presente luna. La luna ha dejado su alma con el hombre y, por lo tanto, se ha convertido en un simple montón de escoria.

c14f2

Mientras estamos adquiriendo experiencias en la Tierra, estamos reuniendo las fuerzas que durante la próxima Evolución Planetaria se convertirán en nuestro propio ser. Nuestras experiencias actuales en el Devacán son las etapas preparatorias para épocas futuras. Así como el hombre hoy mira a la Luna y dice: “Nos has dado las fuerzas de reproducción”, en el futuro mirará a una Luna que ha surgido de nuestra tierra física actual que, como un cuerpo sin alma, como escoria circulará alrededor del futuro Júpiter. En el futuro Júpiter, el hombre desarrollará nuevas fuerzas que hoy en la Tierra toma como luz, calor y todas las percepciones de los sentidos físicos. Más tarde, irradiará todo lo que previamente había percibido a través de los sentidos. Lo que sea que haya asimilado a través de su alma será realidad. Entonces, la concepción teosófica no nos lleva a subestimar el mundo en el plano físico, sino a comprender que debemos extraer del plano físico lo que necesitamos tener, experiencias que luego irradiarán hacia afuera. El calor de la Tierra, los rayos del sol, que ahora fluyen hacia nosotros, después fluirán de nosotros. Como en la actualidad las fuerzas sexuales emanan de nosotros, así será con estas nuevas fuerzas.

Ahora dejemos en claro para nosotros mismos el significado de las condiciones que se suceden en el Devacán. Al principio, el Devacán es corto. Pero cada vez se forman más y más órganos espirituales en el Cuerpo Mental, hasta que, por fin, cuando su comprensión haya abrazado la sabiduría de la Tierra, el hombre habrá moldeado completamente los órganos del cuerpo devacánico. Esto ocurrirá para toda la humanidad cuando se completen todas las rondas mundiales. Entonces todo se habrá convertido en sabiduría humana. El calor y la luz se habrán convertido en sabiduría. Entre el Manvantara Tierra y la siguiente evolución planetaria, el hombre vive en Pralaya. Exteriormente no hay nada, pero todas las fuerzas que el hombre ha sacado de la Tierra están dentro de él. En tal Período de Vida, el exterior gira hacia adentro. Todo está entonces presente como semilla y su vida se traslada al próximo Manvantara. En términos generales, esta es una condición similar a aquella en la que nosotros, en el momento de la retrospectiva, olvidamos todo lo que nos rodea y solo recordamos nuestras experiencias para preservarlas en la memoria y luego hacer uso de ellas. Entonces, en Pralaya, la humanidad en su conjunto recuerda todas las experiencias para ponerlas en práctica una vez más.

Siempre hay tales condiciones intermedias que, por así decirlo, consisten en recuerdos, por lo que el estado devacánico también es intermedio. El iniciado ya ve ante él aquellos hechos que el hombre solo gradualmente tiene a su alrededor en Devacán. Es una condición intermedia. Todas las condiciones similares son de naturaleza intermedia. El iniciado describe el mundo tal como está en el otro lado, en el Devacán, en el estado intermedio. Cuando va más allá del Devacán y alcanza una condición aún más alta, nuevamente describe un estado intermedio.

La primera etapa de iniciación consiste en que el alumno aprenda a penetrar a través del velo del mundo externo y a mirar el mundo desde el otro lado. El iniciado no tiene hogar aquí en la Tierra. Debe construirse una casa al otro lado. Cuando los discípulos estaban con Jesús “en la montaña”, fueron conducidos al mundo devacánico, más allá del espacio y el tiempo; se construyeron un “tabernáculo”, un hogar. Esta es la primera etapa de iniciación.

En la segunda etapa de iniciación ocurre algo similar, pero en un nivel superior. En esta etapa, el iniciado tiene un estado de conciencia correspondiente al período intermedio entre dos condiciones de forma (Globos), un estado de Pralaya que se produce cuando se logra todo lo que se puede lograr en la condición física de la forma y la Tierra se metamorfosea en una llamada condición astral de forma (Globo).

La tercera etapa de la conciencia del iniciado es la que corresponde al estado intermedio entre dos Rondas, desde el Globo-Arupa de la Ronda anterior hasta el nuevo Globo-Arupa de la siguiente Ronda. El iniciado está en el Pralaya entre dos rondas cuando se eleva a la tercera etapa. Él es entonces un iniciado del tercer grado. Y ahora podemos entender por qué Jesús tuvo que alcanzar la tercera etapa antes de poder poner su cuerpo al servicio de Cristo. Cristo está por encima de todos los espíritus que viven en las Rondas. El iniciado que se había elevado por encima de las Rondas podía colocar su cuerpo al servicio de Cristo.

La conciencia del yo humano debía ser purificada y sanada a través del cristianismo. Cristo tuvo que levantar y purificar el yo egocéntrico, de modo que cuando haya alcanzado la conciencia de sí mismo, pueda morir desinteresadamente. Esto solo podía hacerlo en un cuerpo que se había convertido en uno con … [Brecha en el texto …]. Así, solo un iniciado del tercer grado podría sacrificar su cuerpo por el Cristo.

En nuestro tiempo, es extraordinariamente difícil alcanzar una conciencia completa de estas elevadas condiciones. El profundamente sabio Subba Row[1]  tenía su propio conocimiento; Él describe las tres etapas del discipulado.

Vemos la luna como el residuo sin vida de nosotros mismos y nosotros mismos tenemos en nosotros las fuerzas que una vez le dieron vida a la luna. Esa es también la razón del especial estado de ánimo sentimental en todos los poetas que cantan las alabanzas de la luna.  Todos los sentimientos poéticos son débiles ecos de corrientes vivas profundamente ocultas en el hombre.

Sin embargo, un ser puede enredarse en lo que en realidad debería quedar como escoria. Algo debe quedar atrás de la Tierra que está destinado a convertirse más tarde en lo que hoy es la Luna. Esto debe ser superado por el hombre. Pero a alguien le pueden gustar esas cosas y se une a ellas. Una persona que está profundamente ligada a lo que es puramente de los sentidos, de los instintos inferiores, se conecta cada vez con más fuerza con lo que debería convertirse en escoria. Esto ocurrirá cuando se cumpla el número 666[2], el número de la Bestia. Luego llegara el momento en que la Tierra debe alejarse de una mayor evolución planetaria. Sin embargo, si el ser humano se ha conectado demasiado con las fuerzas de los sentidos, que ahora deberían separarse, si está relacionado con ellas y no ha encontrado la manera de apegarse a lo que pasará al próximo Globo, entonces partirá con la escoria y se convertirá en un habitante de este cuerpo de escoria, de la misma manera que otros seres son ahora habitantes de la luna actual.

Aquí tenemos el concepto de la Octava Esfera[3].  La humanidad debe atravesar las Siete Esferas. Las Siete Evoluciones Planetarias corresponden a los siete cuerpos.

  • Antiguo Saturno corresponde al cuerpo físico
  • Antiguo Sol corresponde al cuerpo etérico
  • Antigua Luna corresponde al cuerpo astral
  • La Tierra corresponde al Yo.
  • El futuro Júpiter corresponde a Manas.
  • El futuro Venus corresponde a Buddhi
  • El Futuro Vulcano corresponde a Atma

Junto a estos esta la Octava Esfera a la que va todo lo que no puede hacer ninguna conexión con esta evolución continua. Esto ya se forma como predisposición en el estado devacánico. Cuando un ser humano usa la vida en la Tierra solo para acumular solo lo que le sirve, solo para experimentar una intensificación de su propio egoísmo, esto lleva en el Devacán a la condición de Avitchi. Una persona que no puede escapar de su propia separación entra en Avitchi. Todos estos hombres Avitchi eventualmente se convertirán en habitantes de la Octava Esfera. Los otros seres humanos serán habitantes de la cadena continua de evolución. Es a partir de este concepto que las religiones han formulado la doctrina del infierno.

Cuando el hombre regresa del Devacán, las fuerzas astrales, etéricas y físicas se organizan a su alrededor de acuerdo con doce fuerzas del karma que en el esoterismo indio se llaman Nidanas:

1.                 avidja no conocimiento
2.                 sanskara las tendencias organizadoras
3.                 vijnana* conciencia
4.                 nama-rupa nombres y forma
5.                 shadayadana lo que el intelecto hace de las cosas
6.                 sparsha contacto con la existencia
7.                 vedana Sensación – sentimiento
8.                 trishna sed de existencia
9.                 upadana una sensación de confort en la existencia
10.             bhava nacimiento
11.             jati* la necesidad de nacer
12.             jaramarana* lo que libera de la existencia terrenal
*En las palabras sánscritas j se pronuncia como dj.

En la próxima conferencia estudiaremos estos aspectos importantes del karma con más detalle.

Traducción revisada por Gracia Muñoz en agosto de 2019

[1] Subba Row. Sus enseñanzas aparecieron publicadas como Escritos esotéricos.

[2] El número 666. Ver Rudolf Steiner El Apocalipsis de San Juan, conferencia 11 (1908).

[3] La octava esfera. Más detalles en El movimiento oculto en el siglo XIX y su relación con la Cultura mundial (1915).

Anuncios

3 comentarios el “GA93ac14. Fundamentos esotéricos

  1. […] GA93ac14. Berlín, 9 de octubre de 1905 […]

  2. lauradido dice:

    Hola. Tenés conocimiento del texto “The flaming Word” de Marie Steiner (o Von Sivers)?

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s