GA93ac13. Fundamentos esotéricos

Rudolf Steiner — Berlín, 8 de octubre de 1905

English version

La presente conferencia se inserta en este curso para arrojar luz sobre muchas cosas de las que se habló en las otras conferencias. Se ocupará de la actividad y la naturaleza de los Devas.

En la actualidad es muy difícil hablar de los Dioses o los Devas porque incluso aquellas personas que todavía tienen una actitud positiva hacia la religión y aún creen en los Dioses, ya no tienen ninguna relación viva con seres espirituales divinos. Esta relación viva con los Dioses, es decir, con los Seres que están muy por encima de los seres humanos, ha desaparecido en el curso de la era del materialismo. Especialmente durante la época materialista, que se desarrolló desde el punto de inflexión de los siglos XV y XVI en nuestro tiempo, esta conexión viva con los Dioses se ha perdido. No importa si una persona toma posición sobre el materialismo darwiniano o si habla de los dioses en un sentido más o menos religioso. Es mucho más importante llegar a ser muy conscientes de que nosotros mismos hemos ascendido de las etapas inferiores de la existencia y aún tenemos que ascender a las etapas superiores. Debemos saber que tenemos una relación tanto con lo que está abajo como con lo que está arriba.

La instrucción sobre los Dioses fue sistematizada por primera vez por Dionisio el Areopagita[1],  el alumno del apóstol Pablo. Sin embargo, no se anotó hasta el siglo VI. Esta es la razón por la cual los eruditos niegan la existencia de Dionisio el Areopagita y hablan sobre los escritos del Pseudo-Dionisio, como si fuera en el siglo VI que las antiguas tradiciones se unieron por primera vez. La verdad del asunto solo se puede corroborar leyendo la Crónica Akáshica. Y la Crónica Akáshica enseña que Dionisio realmente vivió en Atenas, que fue iniciado por Pablo y que fue comisionado por él para sentar las bases de la enseñanza sobre los Seres Espirituales Superiores y para impartir este conocimiento a iniciados especiales. En ese momento, ciertas enseñanzas elevadas nunca se escribieron, sino que solo se comunicaron como tradición de boca en boca. La enseñanza sobre los dioses también fue dada de esta manera por Dionisio a sus alumnos, quienes luego la transmitieron. Estos alumnos en sucesión directa fueron llamados intencionalmente Dionisio, por lo que el último de ellos, quien escribió esta enseñanza, fue uno de los que recibieron este nombre.

Esta enseñanza sobre los Dioses, dada por Dionisio, abarca tres veces tres filas de seres divinos. Los tres más altos son: Serafines, Querubines, Tronos. El siguiente grado: Dominaciones, Virtudes, Potestades. El tercer grado: Principados, Arcángeles y Ángeles.

En la Biblia a menudo aparecen las palabras “Al principio”. Se refieren a los Principios Primarios o Archai. “En el principio, Dios creó los cielos y la tierra”. Esto significa: El Dios de los comienzos, que se encuentra en esta etapa, creó el Cielo y la Tierra. Fue uno de los Archai pertenecientes al Tercer Rango de las Jerarquías.

Por encima de los Serafines se encuentran seres divinos cuya naturaleza está tan exaltada que el poder humano de la comprensión no puede abarcarlos. Después del Tercer Rango sigue la Cuarta Jerarquía: el Hombre, como el décimo en toda la secuencia.

Los nombres de las Jerarquías no se refieren a individuos sino a ciertas etapas de conciencia del Gran Universo, y los Seres se mueven de una etapa a otra. Eliphas Levi lo percibió claramente y enfatizó el hecho de que con estos nombres uno tiene que ver con las etapas de desarrollo, con las Jerarquías.

La base de la Organización de la Iglesia se remonta también al mismo Dionisio que formuló la enseñanza sobre los Dioses. La Jerarquía de la Iglesia debía ser una imagen externa de la Jerarquía interna del Mundo. Este grandioso pensamiento solo podría haberse llevado a cabo si hubiera llegado el momento de comprender todo esto en su forma verdadera. Dionisio había legado a sus alumnos tal enseñanza con respecto a la Iglesia, de modo que, de haberse realizado, se habría creado una Organización poderosa y magnífica. En ese momento se hizo el intento de promulgar las enseñanzas de tal manera que el hilo nunca se rompió de un maestro a otro, quien luego también llevó el nombre. Por lo tanto, no es tan sorprendente que ya en el siglo VI un Dionisio comprometiera las enseñanzas al escribirlas. Sin embargo, estas enseñanzas no pudieron encontrar una comprensión general porque para esto la humanidad aún no estaba madura. Por lo tanto, permanecen como una especie de testamento[2].

Cuanto más retrocedemos, más vivos están los conceptos que el hombre tenía sobre los Seres que están por encima de la humanidad.

Ahora desarrollaremos ciertos conceptos sobre cómo el hombre —la persona común en el ambiente cultural promedio de nuestro tiempo— se encuentra con los dioses. Después de la muerte, el ser humano pasa por el Kamaloca, la condición en la que gradualmente se deshace de los hábitos de la vida terrenal y se libera de sus deseos. En realidad, es solo en sus primeras etapas que la estancia en Kamaloca es a menudo aterradora y terrible. Posteriormente el hombre atraviesa ese período de Kamaloca cuando tiene que purificarse de las conexiones más delicadas con el mundo terrenal. Esta estancia en el Kamaloca no solo es importante para la persona en cuestión; como veremos, la actividad de los seres humanos en las condiciones superiores del Kamaloca también se puede utilizar en el mundo exterior a ellos. Después del Kamaloca el hombre entra en la condición de Devacán, donde usa las facultades que ha ganado para sí mismo y trabaja sobre todo lo que es necesario para construir un nuevo cuerpo etérico. En el plano Arupa del Devacán, tiene que dejar a un lado todo lo que ganó con sus experiencias en el plano físico. Por eso, en el esoterismo, los sacerdotes griegos llamaban al alma una abeja, al plano de Arupa una colmena y al plano físico el prado floreciente.

Sin embargo, no hay necesidad de que el hombre esté inactivo en las regiones superiores. Durante el tiempo que pasa por el Kamaloca y los planos Devacánicos inferiores, puede parecer que no tiene nada más que hacer que permitir que lo que comenzó antes se haga realidad. Pero el hombre no está inactivo allí; lo que él experimenta en estas condiciones es significativo para todo el mundo.

La nueva encarnación del ser humano solo tiene un propósito si cumple condiciones que son totalmente diferentes de las anteriores. En circunstancias normales, regresa cuando toda la situación es tan diferente que lo que encuentra a su alrededor es completamente nuevo, de modo que lo que agrega a su logro anterior es completamente nuevo. Esto sucede en ese período de tiempo cósmico cuando el sol ha progresado de una constelación del zodíaco a la siguiente. Por ejemplo, alrededor del año 800 AC, el sol en primavera entraba en la constelación del Carnero o Aries y esto continuó hasta 1800 DC. Ahora, a principios de la primavera, se encuentra en la constelación de Piscis. Dos mil seiscientos años[3]  transcurren antes de que el sol pase de una constelación del zodiaco a la siguiente. Durante este tiempo las condiciones experimentan un cambio fundamental.

La reencarnación está conectada con estas épocas, durante las cuales el ser humano generalmente se encarna una vez como una individualidad masculina y otra como una individualidad femenina. En cualquier encarnación en particular, uno es de hecho solo la mitad de un ser humano. La encarnación masculina y la femenina se unen. Debido a las condiciones físicas completamente diferentes en la Tierra, una nueva encarnación no carece de propósito. Si, por ejemplo, alguien estuviera encarnado en el tiempo de Homero (en el signo del Carnero o Cordero, Jasón, el Vellocino de Oro), habría experimentado algo muy diferente de lo que experimentaría ahora.

Estas encarnaciones tomadas por sí mismas pueden parecer parte de un proceso completamente mecánico. Sin embargo, no hay nada externo que no se produzca desde adentro. Uno debe acostumbrarse a hablar en todas partes de un espíritu real, buscarlo y percibir lo que realmente está sucediendo.

Cuando se observa la flora y la fauna de Europa en nuestra época, hay que diferenciar tres zonas: una zona occidental, una zona central y otra oriental. La zona oriental coincide con los pueblos eslavos, la central con los germánicos y la occidental con los pueblos latinos. El materialista cree que los seres humanos se han adaptado a sus circunstancias, pero esto no es así. Los diferentes pueblos han creado sus condiciones físicas. El espíritu del pueblo trabaja primero en la tierra, en las plantas y los animales en los que entra. El territorio de Europa occidental ha sido preparado por los pueblos latinos, el centroeuropeo por los germánicos, el europeo oriental por los pueblos eslavos. Así, los seres humanos primero se construyen la casa en la que luego residen. Ahora preguntemos: ¿Cuándo trabaja el hombre sobre la configuración externa de la Tierra? Como con todo lo demás en el mundo terrenal, el destino también lo prepara el hombre para sí mismo, y este es parcialmente el caso aquí.

En Kamaloca, el hombre se dedica a colaborar con el trabajo en el reino animal, en la transformación de las especies. La fuerza que provoca esto es llamada por los científicos naturales “adaptabilidad”. Sin embargo, todo lo que se llama adaptabilidad oculta la actividad humana al otro lado de la existencia. Todo lo que aparece como metamorfosis en el reino animal, influyendo y alterando los instintos animales para que los animales experimenten la transformación, tiene lugar a través de los seres humanos en el Kamaloca que se están preparando para su próxima encarnación. Allí el hombre trabaja en su propia casa en preparación para su próxima vida. En el Kamaloca el hombre trabaja en la fauna y en el Devacán en la flora. La transformación del mundo vegetal es el resultado de las fuerzas devacánicas. Y el mundo físico que también cambia, las condiciones externas de la Naturaleza, están influenciadas por el Plano Arupa, (Devacán Superior). Allí, el hombre es un compañero de trabajo en las rocas, en el reino mineral de la Tierra. Ciertamente es necesario tener alguna medida de poderes ocultos para hacer tales observaciones en el lugar apropiado. No es casualidad que los mineros [Steiner se refiera a los mineros de metales y minerales, no de carbón] en particular hagan tales observaciones bajo tierra. Las famosas facultades ocultas de Novalis[4] están relacionadas con el hecho de que él era ingeniero de minas.

Cuando uno considera que, en las regiones suprasensibles, el hombre está desarrollando ciertas fuerzas, aunque allí todavía no tiene su plena conciencia, uno comprende que estas fuerzas son guiadas por seres superiores, por los Devas. Distinguimos diferentes etapas de Devas: astral, Rupa-mental y Arupa-mental. Los Devas Astrales tienen como miembro más bajo el cuerpo astral, del mismo modo que nosotros tenemos el cuerpo físico. Como el hombre, el Deva astral consta de siete miembros. Posee, por lo tanto, como el séptimo, otro miembro que es más alto que Atma. Todos los Devas están constituidos de acuerdo con los mismos principios que el hombre. A medida que el desarrollo progresa hacia los planos superiores, un ser adquiere dominio consciente sobre los planos inferiores correspondientes. En el plano físico de hoy, el hombre es el único dueño del reino mineral. Allí él mismo puede construir algo, pero aún no puede construir una planta o un animal. En el reino mineral tiene las partes componentes claramente delante de él. En la siguiente etapa, conscientemente dará luz a las plantas (quinta ronda) y luego los animales (sexta ronda) y finalmente se dará a luz conscientemente (séptima ronda).

Los seres a los que llamamos Devas pueden hacer mucho más que los seres humanos de la Séptima Ronda. Pueden hacer uso de regiones que se encuentran debajo de su propio mundo. Pueden, para un propósito particular, formar por un corto tiempo el cuerpo que necesitan. Así, un Deva astral, si así lo desea, puede encarnar físicamente en un momento definido.

Solo podemos formar ideas definidas sobre los Devas cuando comenzamos desde la actividad humana. Hasta cierto punto, el hombre es libre, capaz de hacer lo que le plazca. Sin embargo, las personas no trabajan armoniosamente juntas y, por lo tanto, las diversas fuerzas que proceden de los seres humanos deben armonizarse. Lo que la gente hace debe tener un efecto general, y esto debe hacerse para servir a un propósito útil en el mundo. Los seres que provocan esto son los Devas. También regulan el karma colectivo. Tan pronto como las personas se unen en un propósito común, tienen un karma colectivo que los une y los guía en su camino, tejiendo un hilo kármico común.

Así, en Rusia existía la secta de los Dukhobors[5] (guerreros del espíritu) que eran profundamente religiosos. En forma ingenua, pero muy hermosa, poseían las enseñanzas de la Teosofía. Estas personas fueron desterradas y aparentemente ya no tuvieron ninguna influencia visible. Los materialistas dirán: “¿Para qué podría haber servido esto?” Los Dukhobors perecieron. Pero todos los que se unieron en esta secta se unirán en su próxima encarnación por un vínculo común, para luego poder verter en la humanidad lo que han aprendido. De tal manera, los grupos que se han unido trabajan en la humanidad en encarnaciones posteriores. La idea que se encarnó en sus vidas fluye nuevamente al mundo. Uno encuentra la misma idea en una forma más profunda en otro grupo de este tipo.

 

c7f1

Así, por ejemplo, existió en la Edad Media la secta de los maniqueos[6]. El secreto de los maniqueos era que se daban cuenta de que en el futuro habría dos grupos de seres humanos, los buenos y los malos. En la Quinta Ronda ya no habrá un reino mineral, sino un reino del mal. Los maniqueos sabían esto. Por lo tanto, ya tenían la tarea de educar a las personas para que luego se convirtieran en educadores de los hombres malvados. Una y otra vez se ve algo más profundo en la secta de los maniqueos.

Tenemos que distinguir las voluntades separadas de los seres humanos individuales de los poderes que están detrás de ellos para unir estas voluntades individuales en una voluntad común. De esta manera tenemos un Karma colectivo.

Los Rosacruces hablaron de Seres que están conectados con grupos de personas. El cuerpo físico pertenece a la individualidad humana; el cuerpo astral, por otro lado, ya pertenece a un grupo. En una parte de su cuerpo astral, el hombre está conectado con un Alma Grupal. Lo que aún no puede hacer por sí mismo lo hace hoy un Deva para él. Todavía están trabajando en el cuerpo astral del hombre. Los Devas cooperan aún más fuertemente en lo que el hombre logra hoy a través del trabajo en su cuerpo etérico. Hemos visto que en una parte del Kamaloca las fuerzas del hombre se usan al servicio del reino animal, pero son guiadas por los Devas. Desde allí el hombre progresa aún más en su camino hacia el Devacán.

Una clase especial de Devas son los espíritus planetarios —los seres Dhyan-Chohanic que antes alcanzaron la etapa que los seres humanos solo alcanzarán mucho más tarde. Están en el escenario que solo será alcanzado por el hombre en la sexta y séptima ronda. Un Espíritu Planetario está comprometido con otros en el trabajo creativo sobre ciertos aspectos de la evolución planetaria.

En la actualidad, el hombre está activo en los planos físico, astral y devacánico. Todo es actividad. ¿Qué importancia tienen los espíritus planetarios para el hombre en una situación particular? La actividad que actualmente realiza el hombre fue realizada por los Espíritus Planetarios durante las etapas previas de la evolución, durante las condiciones planetarias anteriores. Lo que luego absorbieron ahora lo tienen dentro de ellos como sabiduría. Esto les permite convertirse en los maestros de la siguiente época planetaria. Aquellos Devas que participaron activamente en la formación de la Tierra aún no podían reconocer las leyes subyacentes; esto solo era posible para los seres en la etapa superior de la Sabiduría. Por encima de la etapa de la Sabiduría, está la etapa de la Voluntad, de la actividad manifestada. Los Espíritus de la Sabiduría (Kyriótetes) y los Espíritus de la Voluntad (Tronos) son los verdaderos líderes de la evolución planetaria.

En el momento en que el hombre todavía era un ser astral, antes de la Época Lemuriana, los Devas trabajaron dentro de él y le incorporaron de antemano lo que surgió de él más tarde. Antes de la Época de Lemuria, en el ser interior del hombre se levantaba una imagen de su entorno. Los sentimientos de simpatía y antipatía también surgieron en forma de imagen dentro de él. Todo esto fue provocado por los Devas. En ese momento estaba gobernado por la regencia de los Devas. Más tarde asumió en cierta medida la regencia sobre sí mismo, convirtiéndose en un miembro subordinado al servicio de los Devas. Ahora, en cierta medida, está abandonado por Dios. Solo en la parte que no está abandonada por Dios los Devas aún trabajan dentro de él. El Chela conscientemente le da vida a ese mundo que el hombre de la Edad Prelemuriana había aprendido a conocer en imágenes. Entonces los deseos y las pasiones se le acercaron en forma de cuadros áuricos en los que vivían los pensamientos de los Devas, pero todo estaba en la profunda conciencia del crepúsculo. Ahora, después de que todo esto se hubo perdido, el hombre tuvo que luchar para lograr una visión consciente del mundo externo. El desarrollo posterior del Chela consiste en obtener esto también con plena conciencia. Él retiene toda la conciencia plena. El médium, es decir, la mediumnidad, es una recaída en una edad más temprana.

Lo que el ser humano experimenta en el plano físico es el esqueleto de su actividad creativa; La base para los siguientes períodos de evolución. A través de su contacto con el mundo exterior, se forman facultades dentro de él según las cuales se ordena la actividad planetaria posterior, después de que el hombre mismo se haya convertido en un espíritu planetario.

En nuestro discurso creamos las bases para las condiciones planetarias posteriores. Lo que hablamos hoy en realidad estará presente allí como base, así como las rocas y las piedras forman la base de la Tierra. En una esfera, las experiencias pasan por un proceso involutivo para que en otra esfera puedan evolucionar. Una individualidad es divina en la medida en que es capaz de exhalar nuevamente lo que ha asimilado. Los Devas se convierten en Devas tan pronto como pueden devolver de nuevo lo que han absorbido previamente.

Hay una sabiduría primitiva que fue absorbida anteriormente y ahora se está devolviendo. Es la “Teosofía” en la medida en que los mismos Dioses fueron los maestros de la humanidad.

El karma es la ley. El Deva es quien aplica la ley. El ángel de la rotación del tiempo provoca la aplicación de la ley que rige a los grupos de seres humanos. El individuo, en un grupo actúa instintivamente. El Deva guía al Alma Popular; él es de hecho el alma popular. El alma popular no es una abstracción, sino un espíritu vivo.

Traducción revisada por Gracia Muñoz en agosto de 2019

[1] Dionisio el Areopagita. En los Hechos de los Apóstoles, Capítulo 17 v.34, se lo menciona como alumno de San Pablo. A finales del siglo V aparecieron en Siria bajo su nombre los siguientes escritos: Las Jerarquías Celestiales y Sobre la Jerarquía de la Iglesia que en el siglo IX fueron traducidas del griego al latín por Scotus Erigena.

[2] Sin embargo, estas enseñanzas no pudieron encontrar una comprensión general. Para obtener descripciones detalladas de las jerarquías espirituales, vea Rudolf Steiner: Las jerarquías espirituales y su reflejo en el mundo físico, el zodíaco, los planetas, el cosmos y los seres espirituales en los cuerpos celestes y en los reinos de la naturaleza.

[3]Unos 2600 años. Más tarde, Rudolf Steiner indicó estas épocas con mayor precisión. De acuerdo con esto, el punto en el que sale el sol en el equinoccio vernal se mueve hacia atrás a través de las 12 constelaciones del zodíaco en 12 x 2160 = 25,920 años, el Año Mundial platónico, en términos generales, las reencarnaciones están conectadas con estas épocas de 2160 años (aunque hay limitaciones). Ver: Teosofía del Rosacruz, Ritmos en el Cosmos y en el Ser Humano (Mecanografiado) 20.25.28.7.1923

[4] Novalis Ver El Misterio Cristiano, Novalis el profeta, conferencia 22.12.1908 en el Anthroposophical Quarterly 1967.

[5] Los dukhobors . Caballeros del Espíritu o Luchadores por el Espíritu. También se llamaron a sí mismos “cristianos del Espíritu” y creían esencialmente en la revelación interna. La secta surgió a mediados del siglo XVIII y luego fue enviada a Transcaucasia. Hacia finales del siglo XIX, muchos de ellos emigraron a Chipre y Canadá. Tolstoi, que tenía un fuerte vínculo interno con ellos, escribió sobre ellos en Seguidores de Cristo en Rusia en el año 1895.

[6] Los maniqueos . Fundada por Mani (215 o 216 – 276 AD) originaria de Asia Menor. ‘Una poderosa corriente espiritual a la que pertenecían los albigenses, valdenses y cátaros de la Edad Media. Más distantes estaban los templarios y, a través de una notable combinación de conexiones, los masones. Aquí es donde pertenecen realmente los masones aunque se han aliado con los rosacruces. Así corren las notas de una conferencia de Rudolf Steiner sobre los maniqueos dada en Berlín el 11.11.1904 . Ver también Albert Steffen: Mani.