GA107c3. Diferentes tipos de enfermedad

Rudolf Steiner — Berlín 10 de Noviembre de 1908

English version

Aquellos de ustedes que han estado asistiendo a estas conferencias grupales por años quizás han notado que los temas no han sido elegidos al azar sino que tienen una cierta continuidad. En el transcurso de cada invierno, las conferencias siempre han tenido una cierta conexión interior, aunque en la superficie esto no haya sido inmediatamente evidente.

Por lo tanto, obviamente será de suma importancia el seguimiento de los diversos cursos que se celebran aquí, junto con el grupo real de las tardes que tiene la finalidad de reunir a los nuevos miembros para nivelarlos, por decirlo así, a estas conferencias del grupo; pues varias cosas que se dicen aquí no pueden ser inmediatamente entendidas por cada recién llegado. Pero hay algo más que debo señalar también, y que habrá que tener gradualmente en cuenta en los diversos grupos de nuestra sección alemana. Como hay un cierto hilo interior en las conferencias, corresponde a cada uno formar cada conferencia de modo que sea parte de un todo. Por lo tanto, no es posible decir cosas que se pueden presentar a los participantes avanzados en ese tipo de conferencia única de tal manera que sean igualmente adecuadas para los recién llegados. Podemos hablar del mismo tema de una manera muy elemental, por supuesto, pero eso no sucederá ante el camino progresivo que estamos planeando tomar en la vida antroposófica de este grupo en particular. Esto, de nuevo, está relacionado con el hecho de que cuanto más avancemos, más podemos anticipar en forma de publicaciones de conferencias más amplias y en la presentación de informes de las conferencias de un grupo a otro. En cuanto a estas conferencias que doy cada vez a los nuevos grupos es menos importante si se oye una un lunes y la otra el lunes siguiente. Puede no ser inmediatamente evidente para la audiencia por qué una conferencia sucede a la otra, sin embargo, es importante, y cuando se dan conferencias entre sí, no se puede tener en cuenta en absoluto.

Una conferencia puede ser leída antes que la otra, y luego inevitablemente se malinterpreta y provoca confusión. Quiero hacer hincapié en esto, ya que es una parte esencial de nuestra vida antroposófica. Incluso la inserción de una frase aquí o allá, o el subrayado de una palabra depende de todo el desarrollo de la vida del grupo. Sólo cuando la publicación de las conferencias se pueda supervisar estrictamente para que no se publique nada a menos que se me haya presentado, ¿puede venir algún bien de esta duplicación y publicación de conferencias?.

Esto es también una especie de introducción a las conferencias que se celebrarán en este grupo. Habrá una cierta conexión interna en el transcurso de las conferencias de este invierno y todo el material preparatorio será eventualmente dirigido hacia una culminación definitiva con la que se cerrará el curso. La conferencia de la semana pasada fue un pequeño comienzo, y la conferencia de hoy será una especie de continuación. Pero no continuará como una serie de periódicos, donde la entrega treinta y ocho sigue a la treinta y siete. Habrá una conexión interna, aunque el tema parezca diferir, y la conexión consistirá en el hecho de que toda la serie culminará en las conferencias finales. Por lo tanto, con estas conferencias concluyentes, empezaremos hoy esbozando la naturaleza de las enfermedades, y el próximo lunes hablaremos del origen, la importancia histórica y el significado de los “Diez Mandamientos”. Esto podría parecer que no tiene nada en común; sin embargo, finalmente se verá que todo tiene una conexión interna, y que estas conferencias no deben tomarse como separadas, como ocurre a menudo con las que se dan para un público más amplio.

Me gustaría hablar hoy sobre la naturaleza de la enfermedad desde el punto de vista de la Ciencia Espiritual. Por regla general, la gente no se preocupa de la enfermedad, ni de uno u otro tipo de enfermedad al menos, hasta que ellos mismos enferman, e incluso entonces su interés no va mucho más allá de la cura. Es decir, sólo les preocupa su recuperación. La forma en que se efectúa esta curación es a veces una cuestión completamente indiferente, y lo más agradable es no tener ninguna responsabilidad adicional por el “cómo”. La mayoría de nuestros contemporáneos se contentan con el pensamiento de que las personas que llevan a cabo el trabajo han sido designadas por las autoridades para hacerlo. En nuestro tiempo existe en esta esfera una creencia mucho más fanática en la autoridad de la que nunca ha existido en la esfera religiosa. El papado de la medicina, independientemente de sus diversas formas, todavía se hace sentir con gran intensidad y lo hará aún más en el futuro. Los laicos no son de ninguna manera culpables por el hecho de que esto pueda ser así. Pues no piensan en estos asuntos ni les importa en lo más mínimo, a menos que les afecte personalmente y sufran de un caso agudo que requiera tratamiento. Así, una gran parte de la población mira tranquilamente mientras el papado de la medicina asume cada vez más dimensiones y se insinúa en las cosas de todas las maneras, como ahora que habla e interfiere tan horriblemente en la educación de los niños y la vida de las escuelas, reclamando su derecho a una terapia particular. La gente no se preocupa por el profundo significado que realmente está detrás de todo esto. Observan mientras se instituye una u otra ley. La gente no quiere saber nada sobre estos asuntos. Por otro lado, siempre habrá personas afectadas personalmente y que no pueden manejarse con la medicina materialista ordinaria, cuya base no les concierne, sino sólo el hecho de si pueden curarse o no, y luego se aplicarán a la gente que trabaja en el ocultismo —y allí otra vez solamente miraran si pueden curarse o no. Pero no les importa si la vida pública como un todo, con sus métodos y su manera de entender las cosas, socava completamente un método más profundo que surge del espíritu. ¿A quién le importa si el público impide que se realicen curas en el método basado en el ocultismo, o se preocupa si el que aplica el método es apresado? Estas cosas no se toman suficientemente en serio, excepto cuando las personas están afectadas personalmente. Sin embargo, es la tarea de un movimiento realmente espiritual despertar la conciencia al hecho de que tiene que haber más que un deseo egoísta de recuperación; De hecho, hay que tener conocimiento de los fundamentos más profundos en estos asuntos, y este conocimiento tiene que ser dado a conocer.

En nuestra época de materialismo, parece que cualquiera que pueda ver el fondo de estas cuestiones como demasiado obvias porque sólo la teoría de la enfermedad en particular, se encuentra bajo la más fuerte influencia del pensamiento materialista. Sin embargo, si seguimos este o aquel lema, o damos un crédito especial a tal o cual método, meramente criticando lo recortado con teorías materialistas, a pesar de que surge de una base científica y es útil en muchos aspectos, seguiríamos cometiendo tanto error como si fuéramos al otro extremo y pusiéramos todo bajo el rótulo de curas psicológicas y similares, y así seríamos víctimas de toda clase de unilateralidad.

La humanidad actual debe, sobre todo, darse cuenta cada vez más que el hombre es un ser complicado y que todo lo que tiene que ver con el hombre está conectado con esta complejidad de su ser. Si hay una especie de ciencia que sostiene la opinión de que el hombre consiste simplemente de un cuerpo físico, no puede trabajar de una manera beneficiosa con el ser humano sano o enfermo. Pues la salud y la enfermedad, tienen una relación con el hombre como un todo y no sólo con una parte de él, a saber, el cuerpo físico. Tampoco debe tomarse la cuestión superficialmente. Ustedes pueden encontrar muchos médicos hoy en día, reconocidos como miembros de la profesión médica, que nunca admitirían ser materialistas jurados; Profesan una u otra fe religiosa, y niegan firmemente la acusación de ser materialistas. Pero este no es el punto. La vida no depende de lo que un hombre dice o cree. Esa es su preocupación personal. Para ser eficaz es necesario saber aplicar y hacer uso valioso en la vida de aquellos hechos que no están limitados al mundo de los sentidos sino que tienen una existencia en el mundo espiritual. Así que, por muy piadoso que sea un médico y por muchas ideas que tenga con respecto a este u otro mundo espiritual, si, sin embargo, trabaja solo de acuerdo con las reglas que surgen enteramente de nuestra concepción materialista del mundo, es decir, el cuerpo, entonces, sin importar la mentalidad espiritual en la que crea, es, sin embargo, un materialista. Pues no depende de lo que una persona diga o crea, sino de su habilidad para poder vivificar las fuerzas que actúan detrás del mundo exterior de los sentidos.

 Tampoco es suficiente que la antroposofía difunda el conocimiento de la naturaleza cuadruple del hombre y que todos repitan que el hombre consiste en un cuerpo físico, un cuerpo etérico, un cuerpo astral y un yo, aunque puedan definirlos y describirlos de cierta manera. Lo esencial no es sólo conocer esto, sino comprender cada vez más claramente la interacción viva de estos miembros del ser del hombre y de la parte que el cuerpo físico, el cuerpo etérico, el cuerpo astral y el yo juegan en el ser humano sano y enfermo y lo que su interrelación implica. A menos que ustedes se empeñen en saber lo que la Ciencia Espiritual puede decirles sobre la naturaleza del cuarto miembro del ser humano, el yo, entonces por mucho que ustedes estudien anatomía y fisiología no sabrán nada sobre la naturaleza de la sangre. Eso sería imposible. Y nunca podrían decir nada de valor sobre las enfermedades relacionadas con la naturaleza de la sangre. Porque la sangre es la expresión de la naturaleza del yo del hombre. Y las palabras de Goethe en Fausto: “La sangre es un fluido muy especial” [ver la conferencia: Significado Ocultado de la Sangre] todavía se cita hoy, de hecho se dice mucho. La ciencia actual no tiene idea del hecho de que los científicos deben tratar la sangre, incluso la sangre física, de una manera completamente diferente a cualquier otro órgano del cuerpo físico del hombre, porque estos otros órganos son la expresión de cosas completamente diferentes. Si las glándulas son la expresión, la contrapartida física, del cuerpo etérico, entonces, incluso físicamente, tenemos que buscar algo muy diferente en la composición de una glándula, ya sea hígado o bazo, de lo que hay que buscar en la sangre que es la expresión de un miembro mucho más elevado del ser humano, es decir, el Yo. Y los métodos científicos deben guiarse por esto si quieren mostrarnos cómo trabajar con estas cosas. Ahora quiero decir algo que realmente sólo será entendido por los antropósofos avanzados, pero es importante que se diga.

Un estudioso de mentalidad materialista de hoy da por hecho que cuando hace un pinchazo en el cuerpo la sangre fluirá hacia fuera y que podrá ser examinada en todas las maneras sabidas. Y la sangre se describe de acuerdo con el método de investigar su composición química exactamente de la misma manera que se hace con cualquier otra sustancia, como un ácido. Una cosa, sin embargo, se deja fuera de cuenta, aunque, seria innecesario decir, que no sólo está obligado a ser desconocido para la ciencia materialista, sino que es seguro que se considera pura locura y demencia y sin embargo es cierto: la sangre que fluye en las arterias y sostiene el cuerpo vivo, no es la que fluye cuando hago el pinchazo y saco una gota. Por el momento la sangre que sale del cuerpo cambia a tal punto que tenemos que admitir que es algo muy diferente; y lo que fluye como sangre coagulante, por fresca que sea, no es prueba de la esencia viviente dentro del organismo. La sangre es la expresión del Yo, un miembro del ser humano que está en un alto nivel. Incluso como sustancia física la sangre es algo que no se puede examinar físicamente en su totalidad en absoluto, porque cuando eres capaz de verla, ya no es la sangre que era cuando fluía en el cuerpo. No se puede mirar físicamente, pues desde el momento en que está expuesta a la vista y puede ser examinada por algún método similar a la radiografía, ya no se examina la sangre sino algo que es la imagen externa de la sangre en el plano físico. Estas cosas sólo se entenderán gradualmente. Siempre ha habido científicos en el mundo que trabajan desde el ocultismo que han dicho esto, pero han sido recibidas como cosas de locos o filósofos.

Todo lo que tiene que ver con la salud o la enfermedad del hombre está realmente ligado a la naturaleza múltiple del hombre, con la complicidad de su ser; Por lo tanto, es sólo a través del conocimiento del hombre que surge de la Ciencia Espiritual que podemos llegar a una concepción del hombre en la salud y en la enfermedad. Hay ciertas enfermedades en el organismo del hombre que sólo se pueden entender cuando nos damos cuenta de su conexión con la naturaleza del yo, y estas dolencias también aparecen de alguna manera —pero de manera limitada— en la expresión del yo, la sangre. También hay ciertas enfermedades en el organismo del hombre que apuntan a una enfermedad del cuerpo astral y que por lo tanto afectan a la expresión externa del cuerpo astral, el sistema nervioso. Ahora, al mencionar este segundo caso, tendré que pedirles que sepan algo de la sutileza del pensamiento necesario aquí.

Cuando el cuerpo astral del hombre tiene una irregularidad que llega a expresarse en el sistema nervioso, la imagen externa del cuerpo astral, lo primero que notamos físicamente es una cierta discapacidad en el funcionamiento del sistema nervioso. Ahora, cuando el sistema nervioso no puede hacer su trabajo en un área determinada pueden resultar todo tipo de síntomas afectando al estómago, la cabeza o el corazón. Sin embargo, una enfermedad que muestra síntomas en el estómago no necesariamente apunta a una discapacidad del sistema nervioso en un área determinada originándose por lo tanto en el cuerpo astral, pues puede venir de algo totalmente diferente.

Esos tipos de enfermedades relacionadas con el yo mismo y, por lo tanto, también relacionadas con su expresión externa, la sangre, aparecen como una regla —pero sólo como regla, porque estas cosas no están tan claras en el mundo, aunque se pueden trazar líneas generales cuando se quieren hacer observaciones— estas enfermedades aparecen como enfermedades crónicas. Otras varias alteraciones que parecen comenzar son generalmente síntomas. Puede aparecer uno u otro síntoma, que sin embargo se origina en una perturbación en la sangre, y que tiene su origen en una irregularidad de esa parte del ser humano a la que llamamos portador del Yo. Podría hablarles durante horas sobre los tipos de enfermedades que son crónicas y que se originan desde el punto de vista físico en la sangre y desde el punto de vista espiritual en el yo. Esas son principalmente las enfermedades que en el sentido propio son hereditarias, y que sólo pueden ser comprendidas por aquellas personas que miran el ser del hombre desde un punto de vista espiritual. Aquí y allá hay personas que están enfermas crónicamente, en otras palabras, que nunca están realmente en forma; Siempre tienen una u otra cosa del asunto con ellos. Para llegar al fondo de esto, debemos preguntarnos cuál es el verdadero carácter básico del yo. ¿Qué clase de persona es? Si usted entiende lo que realmente es la vida, entonces usted sabrá que las formas definidas de enfermedades crónicas están conectadas con uno u otro carácter básico del alma, del yo. Ciertas enfermedades crónicas nunca se producirán en personas que tienen una actitud seria y digna hacia la vida, pero si en aquellas de naturaleza frívola. Esto sólo puede ser una indicación, para mostrar la forma en que se están conduciendo estas conferencias.

Como ven, lo primero que tienen que preguntarse cuando alguien viene y dice que ha estado sufriendo esto o aquello por años, ¿qué clase de persona es fundamentalmente?. Tienen que saber qué tipo de carácter básico es su Yo, de lo contrario estaran obligados a ir mal con la medicina común, a menos que tengan suerte. Lo importante de curar a las personas de estas enfermedades, que son principalmente las realmente hereditarias, es considerar todo su entorno, en la medida en que puedan tener una influencia directa o indirecta sobre el yo. Cuando realmente se ha llegado a conocer este aspecto de una persona, puede tener que aconsejar que sea enviado a otro entorno natural, tal vez para el invierno, si es posible; O, si tiene un determinado trabajo, cambiarlo y encontrar un aspecto diferente de la vida.

Lo esencial será tratar de encontrar el escenario que tendrá el justo efecto sobre el carácter del yo. Para encontrar la cura correcta, necesitan, en particular, una amplia experiencia de vida, para que puedan entrar en el carácter de la persona y decir: Para que esta persona se recupere, debe cambiar de trabajo. Es una cuestión de señalar lo que es necesario desde el punto de vista de su naturaleza anímica. A veces, tal vez, sólo en este ámbito, no se puede lograr ninguna recuperación, porque es imposible hacer un cambio; En muchos casos se puede efectuar, sin embargo, sólo si la gente sabe de ello.  Se puede hacer mucho para algunas personas, por ejemplo, si simplemente viven en las montañas en lugar de en las tierras bajas. Estas son las cosas que se aplican al tipo de enfermedades que aparecen externamente como enfermedades crónicas, y que están conectadas físicamente con la sangre y espiritualmente con el yo.

Ahora llegamos a aquellas enfermedades que tienen su origen espiritual principalmente en irregularidades del cuerpo astral y que aparecen en ciertas discapacidades del sistema nervioso en una u otra dirección. Ahora una gran parte de las enfermedades agudas comunes están conectadas con lo que acabamos de mencionar, de hecho la mayoría de ellas. Pues es pura superstición creer que cuando alguien tiene una queja del estómago o del corazón o incluso una irregularidad claramente perceptible en alguna parte, el tratamiento correcto es tratar directamente con el síntoma. Lo esencial es que el síntoma está ahí porque el sistema nervioso es incapaz de funcionar. Así, el corazón puede verse afectado simplemente porque el sistema nervioso se ha vuelto incapaz de funcionar en el área donde debe apoyar el movimiento del corazón. Es absolutamente innecesario maltratar el corazón o, en su caso, el estómago, porque en principio no tienen nada directamente con ellos, porque sólo los nervios que los proporcionan son incapaces de llevar a cabo su trabajo. Si en un caso como este, la queja del estómago es tratada con ácido clorhídrico, sería un error comparable a tratar de  reparar un motor que siempre llega tarde porque se piensa que eso está relacionado con él —y con todo todavía sigue tardando. Pues encontrarían, en un examen más atento, que el motorista siempre se emborracha antes de conducir; Por lo que sería mejor tratar con el conductor del motor, para que el tren pueda llegar a ser puntual. Así que bien podría ser que con las quejas del estómago tengamos que tratar los nervios que proporcionan el dolor de estómago en lugar del propio estómago. En el campo de la medicina materialista, también, tal vez se pueden escuchar varias observaciones a este efecto. Pero no es sólo una cuestión de decir que con los síntomas del estómago usted tiene que tratar primero con los nervios. Esto no logra nada. Sólo logras algo cuando sabes que los nervios son la expresión del cuerpo astral y se buscan las causas en las irregularidades que allí se encuentran. La pregunta es, ¿qué es lo principal?

La primera cosa a considerar en el tratamiento de este tipo de queja es la dieta y encontrar el equilibrio adecuado entre lo que una persona goza y lo que es bueno para ella. Lo que importa es su modo de vida, no con respecto a las externalidades, sino con respecto a lo que tiene que ser digerido y trabajado por él, y en este sentido nadie puede saber nada sobre la base de la ciencia puramente materialista. Tenemos que darnos cuenta de que todo lo que nos rodea en el amplio mundo del macrocosmos tiene una relación con nuestro complicado mundo interior del microcosmos, y toda clase de alimento que existe tiene una conexión definida con lo que está dentro de nuestro organismo.

Hemos escuchado con frecuencia que el hombre ha pasado por una larga evolución y cómo toda la naturaleza exterior ha sido construida a partir de lo que ha sido impulsado por el hombre. Una y otra vez en nuestros estudios hemos vuelto al período del antiguo Saturno, donde encontramos que no existía nada aparte del hombre, que por así decirlo empujó a otros reinos de la naturaleza: las plantas, los animales, etc. En esa evolución, el hombre construyó sus órganos de acuerdo con lo que impulsaban. Incluso cuando el reino mineral fue expulsado, surgieron ciertos órganos internos específicos. El corazón no podría haber surgido si ciertas plantas, minerales y sus posibilidades minerales no hubieran surgido externamente con el paso del tiempo. Ahora lo que surgió externamente tiene cierta conexión con lo que surgió en su interior. Y sólo la persona que sabe de esta conexión puede prescribir en casos individuales cómo el elemento macrocósmico exterior puede ser utilizado en el microcosmos, de lo contrario el hombre experimentará de cierta manera que está tomando algo que no es correcto para él. Así que tenemos que recurrir a la Ciencia Espiritual para la base real de nuestro juicio. Siempre es superficial seguir leyes puramente externas tomadas de la estadística o la química cuando se prescribe un tratamiento dietético. Necesitamos una base completamente diferente, porque el conocimiento espiritual tiene que estar activo cuando tratamos al hombre en la salud o enfermedad.

Luego están aquellos tipos de enfermedades, en parte crónicas y en parte agudas, que están conectadas con el cuerpo etérico humano y que por lo tanto se expresan en las glándulas del hombre. Por regla general, estas enfermedades no tienen nada que ver con la herencia, sino mucho con la nacionalidad y la raza. De modo que en el caso de las enfermedades originadas en el cuerpo etérico y que aparecen como quejas glandulares, siempre debemos preguntarnos si la enfermedad está ocurriendo en ruso, en italiano, en noruego o en francés. Pues estas enfermedades están relacionadas con el carácter nacional y por lo tanto toman formas muy diferentes. Así, por ejemplo, se está cometiendo un gran error en el campo de la medicina, ya que en toda Europa occidental tienen una visión completamente errónea de la tuberculosis espinal. Aunque tienen el juicio correcto para los occidentales [los europeos, están bastante equivocados en lo que se refiere a la población de Europa oriental, porque tiene un origen muy diferente, ya que incluso estas cosas todavía varían considerablemente en la actualidad. Ahora se darán cuenta de que la mezcla de pueblos nos da un cierto estudio. Sólo la persona que puede distinguir las diferencias en la naturaleza humana puede hacer cualquier juicio absoluto. Estas enfermedades hoy son tratadas simplemente externamente y aglomeradas junto con enfermedades agudas, mientras que en realidad pertenecen a un campo completamente diferente. Sobre todo debemos saber que los órganos humanos que están bajo la influencia del cuerpo etérico y que pueden caer enfermos como resultado de irregularidades del cuerpo etérico, tienen relaciones muy definidas entre sí.

Hay, por ejemplo, una cierta relación entre el corazón de un hombre y su cerebro que se puede describir de una manera un tanto pictórica, diciendo que esta relación mutua del corazón y el cerebro corresponde a la relación del sol y la luna —el corazón es el sol y el cerebro la luna—. Por lo tanto, debemos saber si, por ejemplo, ocurre una perturbación en el corazón, que, en la medida en que esté arraigada en el cuerpo etérico, está destinada a tener un efecto sobre el cerebro. Así como cuando sucede algo en el Sol, un eclipse por ejemplo, la Luna está destinada a ser afectada. No es diferente, porque estas cosas tienen una conexión directa.

En la medicina oculta estas cosas también se describen aplicando las imágenes de los planetas a la constelación de los órganos del hombre. Así el corazón es el Sol, el cerebro la Luna, el bazo Saturno, el hígado Júpiter, la bilis de Marte, Venus los riñones y los pulmones  Mercurio. Si estudian las relaciones mutuas de los planetas, tendrán una imagen de las relaciones mutuas de los órganos del hombre en la medida en que están en el cuerpo etérico. La bilis no podría posiblemente afligirnos —y esto se mostraría espiritualmente en el cuerpo etérico— sin que la enfermedad tenga su efecto sobre los otros órganos mencionados, de hecho si la bilis se describe como Marte, su efecto sería similar al efecto de Marte en nuestro sistema planetario. Tienen que conocer las interconexiones de los órganos cuando hay una enfermedad etérica y, sin embargo, éstas son principalmente esas enfermedades —y con esto verán que cualquier forma de unilateralidad debe ser evitada en el campo del ocultismo— para las cuales se deben utilizar los remedios específicos. Este es el lugar para usar los remedios que se encuentran en las plantas y minerales. Porque todo lo que pertenece a las plantas y a los minerales tiene una profunda importancia en todo lo que tiene que ver con el cuerpo etérico humano. Así, cuando sabemos que una enfermedad ha surgido en el cuerpo etérico y aparece de cierta manera en el sistema glandular, debemos encontrar el remedio que pueda reparar correctamente el complejo de interconexiones. Particularmente con aquellas enfermedades donde lo primero que hay que buscar es, obviamente, si se originan en el cuerpo etérico y, en segundo lugar, si están relacionados con el carácter nacional, y todos los órganos están interconectados de forma regular, estas enfermedades son las primeras para las cuales se pueden usar remedios específicos.

Ahora quizás lo que están imaginando es que si es necesario enviar a una persona a otro lugar, no podrán ayudarlo como regla si está atado a un trabajo y no puede moverse. El método psicológico es siempre eficaz. Lo que se llama el método psicológico funciona mejor cuando la enfermedad está realmente en el ser del yo de una persona. Así, cuando se produce una enfermedad crónica de este tipo, una que está en la sangre, los remedios psicológicos están justificados. Y si se llevan a cabo de la manera correcta, su efecto sobre el yo compensará por completo lo que le toca desde fuera. Dondequiera que miren, podrán ver la sutil conexión entre lo que un hombre experimenta en su alma cuando trabaja habitualmente detrás de una mesa de trabajo y cuando tiene la oportunidad de disfrutar del aire del campo por un corto tiempo. La alegría que da alas al alma puede llamarse un método psicológico en el sentido más amplio. Entonces, si el terapeuta está llevando a cabo su método correctamente, puede gradualmente ejercer su propia influencia en lugar de esto y los métodos psicológicos tienen su más fuerte justificación para esta forma de enfermedad que no debe pasarse por alto, porque la mayoría de las enfermedades provienen de una irregularidad del yo del hombre.

Luego llegamos a las enfermedades que surgen de las irregularidades del cuerpo astral. Aunque los métodos puramente psicológicos se pueden utilizar, ciertamente pierden su mayor valor, por lo tanto se utilizan raramente para éstos. Aquí se aplican los remedios dietéticos. El tipo de enfermedad que describimos en tercer lugar es en realidad el primero en el que está justificado el uso de medicamentos externos para ayudar al curso de la recuperación. Si vemos al hombre como el ser complicado que es, el tratamiento de las enfermedades también será de mente amplia, y la unilateralidad debe ser evitada.

Las únicas enfermedades que quedan ahora son las que realmente se originan en el propio cuerpo físico, que tienen que ver con el cuerpo físico, y éstas son las enfermedades infecciosas reales. Este es un capítulo importante y será considerado con mayor detalle en una de las próximas conferencias, después de haber tratado primero el verdadero origen de los “Diez Mandamientos”. Porque ustedes verán que esto realmente tiene una conexión. Hoy, por lo tanto, sólo puedo mencionar que existe este cuarto tipo de enfermedad, y que una comprensión más profunda de esta implica conocer la naturaleza de todo lo relacionado con el cuerpo físico humano. La base de estas enfermedades no es física, sino de naturaleza espiritual. Cuando hemos examinado el cuarto tipo, todavía no habremos terminado con todas las enfermedades importantes, porque veremos que el karma humano también juega. Esa es una quinta categoría a considerar.

Digamos, pues, que gradualmente alcanzaremos una comprensión de las cinco diferentes formas de la enfermedad humana, que proceden del yo, del cuerpo astral, del cuerpo etérico, del cuerpo físico, y también de las causas kármicas. La esfera de la medicina no mejorará hasta que toda esta esfera incluya el conocimiento de los miembros superiores del ser del hombre. Hasta ahora no hemos tenido una práctica médica que realmente haya llegado a enfrentarse con lo que está en juego. Aunque, como ocurre con muchas otras ideas ocultas, estas cosas tienen que actualizarse y ponerse en una forma moderna, deben darse cuenta de que esta sabiduría no es nueva en algunos aspectos.

La medicina surgió del conocimiento espiritual y se ha vuelto más y más materialista. Y quizás en ninguna otra ciencia podemos ver tan claramente cómo el materialismo ha superado a la humanidad. En épocas anteriores la gente era por lo menos consciente del hecho de que tenían que tener un conocimiento del cuadruple ser del hombre para entenderlo. Hubo casos de materialismo antes, por supuesto, e incluso antes de hace cuatrocientos años, los clarividentes observaron el pensamiento materialista surgiendo a su alrededor en esta esfera. Paracelso, por ejemplo, que se considera un loco o un soñador y no se comprende en absoluto hoy, llamó la atención sobre el creciente materialismo de la ciencia médica centrada en Salerno, Montpellier, París y también en ciertas partes de Alemania. Y sólo por su posición responsable en el mundo, Paracelso se sintió obligado —como lo hacemos hoy— a llamar la atención sobre la diferencia entre la medicina basada en el conocimiento espiritual o en el materialismo. Tal vez sea aún más difícil hoy en día lograr algo con el pensamiento paracélsico. Pues en aquellos días el enfoque materialista de la medicina no se oponía tan rígidamente al enfoque paracelsiano, como la ciencia materialista de hoy a cualquier penetración en la naturaleza real, espiritual del hombre. Lo que dijo Paracelso acerca de esto, por lo tanto, todavía se aplica hoy, aunque su significado será menos fácilmente reconocido. Si nos fijamos en las opiniones que mantienen hoy las personas que trabajan en los bancos de disección y en los laboratorios, y en la forma en que se aplica la investigación a la comprensión del hombre en la salud y en la enfermedad, podríamos reaccionar en cierta medida como lo hizo Paracelso. Sin embargo, quizá no sea apropiado añadir una súplica para la comprensión y el perdón, tal vez, tal como lo hizo Paracelso a sus contemporáneos locales en la esfera médica, es decir, con toda esperanza real de perdón. Pues el propio Paracelso dijo que no era un hombre de buena crianza, ni se había movido en altos círculos; Le faltaba gracia y refinamiento, por lo tanto se le perdonaría si lo que decía no siempre se expresaba en el mejor lenguaje. Mientras hablaba sobre la naturaleza de las diferentes enfermedades, Paracelso dijo lo siguiente sobre los médicos extranjeros y también alemanes: “Es un mal negocio, todos esos médicos extranjeros, nombrar a los de Montpellier, Salerno y París, que quieren tener todos el crédito y derraman el desprecio a todos los demás, pero ellos mismos no saben nada y no pueden hacer nada, y es de conocimiento común que no hacen más que hablar y mostrar. No se avergüenzan de sus enemas y purgantes, y dependen de ellos incluso si el paciente está muriendo. Se jactan de toda la anatomía que conocen, y ni siquiera pueden ver el sarro en los dientes de las personas, y mucho menos cualquier otra cosa. Son excelentes doctores, incluso sin gafas en la nariz. ¿Qué clase de visión y anatomía tienen? No pueden hacer ningún bien terrenal con ellos, y no ven más allá de sus propias narices. Trabajan tan duro, también, esos estafadores y ladrones alemanes de médicos y tontos recién nacidos, que cuando lo han visto todo, saben menos que antes. Así que se ahogan en la inmundicia y los cadáveres y después se ponen los aires de santos —deben ser arrojados a la chusma!”.

 

Traducido por Gracia Muñoz en Agosto de 2017.

Anuncios