PASTORES – Libertad Espiritual

Willi Sucher – 31 de diciembre 1954

Incluido en Cosmología Curso I, publicado por el Centro de Investigación Astrosófica

English version

Hoy me gustaría hablar de la corriente de los Pastores y su reflejo en los ritmos cósmicos. La última vez, hablé de las tres corrientes y sus representantes en la humanidad. Uno puede imaginar estas tres diferentes corrientes como el pensamiento, el sentimiento y la voluntad. Son las tres corrientes que podemos ver en el triángulo formado a partir de las conjunciones entre Júpiter y Saturno que tienen lugar en intervalos de 20 años en tres lugares diferentes del zodiaco. La última vez hemos trabajado sobre cómo las conjunciones siguen adelante, volviendo a los mismos tres lugares cada 60 años. Esta estrella triangular no es visible, sólo puede encontrarse a través del cálculo de las conjunciones. No es fija, sino que gira alrededor de la Tierra incluyéndola en sí misma, por así decirlo.

triangulo

Hoy nos ocuparemos principalmente con la conjunción del año 7 AC y la que le sigue 60 años después en Piscis. En la repetición de estas Grandes Conjunciones, podemos leer algo que asemeja aun reflejo de las experiencias, del destino de la corriente -en este caso- de los Pastores. Es difícil dar una fecha exacta del nacimiento de Jesús, pero mucho es lo registrado en el Evangelio de San Lucas. Los Pastores a los que se hace referencia en el Evangelio de San Lucas, están relacionados con el nacimiento en un sentido especial. ¿Quiénes son los Pastores?. Lo que se reproduce en las obras navideñas, expresa la actitud de los Pastores. En toda obra navideña se reproduce a los Pastores como seres humanos humildes, fuertemente conectados con la Tierra, con lo que es natural y con lo que da de comer a sus ovejas. Incluso están acostados en el suelo entre sus ovejas cuando escuchan el mensaje de los Ángeles. Después, llegan a la cueva con gran devoción. Tienen una gran humildad y una lealtad profunda a la Tierra. El peligro es que tienen una cierta estrechez de mente, y también tienen una tendencia a volverse fácilmente materialistas. Y con estas virtudes y estos peligros, se mueven, por así decirlo, como sus representantes a través de la historia humana, a través de la historia cristiana. Estos Pastores, con toda su humildad y lealtad a la Tierra, están conectados con lo que ocurrió mucho antes de los acontecimientos en Palestina, también estaban conectados con Buda. Esto ha sido descrito por Rudolf Steiner en muchos de sus ciclos de conferencias. Los Pastores se llenaron de preocupaciones, ansiedades, de desgracias cotidianas, y de todo lo que está en conexión con la Tierra, etc., pero también tienen una especie de esperanza divina, alimentan e intuyen la gran esperanza y la Gran Promesa a la Humanidad. Así, los que están preparados son “llamados” a presenciar al Niño en el establo.

Esta “llamada” a la corriente se lleva a cabo por ciertos grupos de la humanidad. Ellos representan a una parte de la humanidad que puede hablar de las fuerzas que se introducen en ella a través de Cristo. Es una especie de vivencia de las fuerzas que ingresarona través de Cristo. Es de hecho el impulso espiritual del corazón, ya que ha de existir en el corazón humano. Esta parte de la humanidad pasó por una evolución, y las etapas de esta evolución interior se pueden leer a través de la Gran Conjunción a medida que se mueve alrededor del Zodíaco. Al momento en que nace Jesús, se encontraba en Piscis. Una rotación completa de la estrella triangular tarda unos 2.600 años. Este punto de la estrella triangular se encuentra actualmente en la constelación de Sagitario, y dentro de unos 600 años, estará de regreso en Piscis. La próxima conjunción de este punto de la estrella se llevará a cabo en 1961, y ocurrirá en el signo de Capricornio.

En cuanto a la conjunción en Piscis, podemos pensar en ella como algo que se lleva a cabo ya sea en la Tierra o en el cosmos. Los planetas son la expresión de intervalos de tiempo. Las oposiciones tienen lugar en la misma dirección, y son similares a las conjunciones. Son marcas de tiempo, expresiones de los mismos Seres Divinos. Estas conjunciones y oposiciones son como señales de los seres del mundo espiritual por las cuales anuncian qué cosas hay que hacer y algunas cosas que han sucedido. A causa de estos eventos que han sucedido, se tiene que llegar a algunas resoluciones con respecto al futuro. Si utilizamos nuestras capacidades internas y penetramos con una mayor percepción, podríamos entrar en la mansión cósmica en la que habitan los mismos Seres Divinos.

La constelación de Piscis es la constelación que aparentemente está al final del Zodíaco. Es el final, pero en cierto sentido también es un comienzo. Uno de los peces nada hacia Aries, el otro hacia Acuario. Ambos se mantienen unidos por una cinta de estrellas, por lo que juntos mantienen el principio y el fin: “Yo soy  el Alfa y el Omega”. Encontramos al signo de Piscis en las catacumbas. Es lo que los Pastores presenciaron, el principio y el fin, y son ellos los que están llamados a sostener el principio y el fin. Ahí podemos ver el gran drama en su primer acto, el gran drama de la encarnación de Cristo.

Alrededor del comienzo del siglo segundo, este ángulo se trasladó a Aries, donde toma un gesto diferente. Aries es el comienzo del zodiaco, pero la cabeza de Aries está mirando hacia el pasado. La transmisión de fuerzas desde Aries, después de millones de años, acumuló lo que hoy aparece como la organización de la cabeza humana. Los seres Aries que se mueven hacia el futuro son, de alguna manera, brillantes e irradian luz. Representan en el Cristianismo a personalidades como San Juan el Divino, y aquellos que le siguieron y que hallan aquí su expresión, puesto que son seres progresivos. También hay algunos que miran hacia atrás y que aún viven en la tradición. Estos se expresan en ese Aries que mira hacia atrás, hacia el pasado, por ejemplo, cuando el cristianismo mira de nuevo hacia las glorias del pasado, y que lo vemos manifestarse en el mundo romano o en los filósofos griegos. El cristianismo se encuentra con la civilización ariana del pasado, y tenemos entonces un movimiento cristiano como los gnósticos, avanzando, pero también tenemos allí a las persecuciones. Así, las fuerzas de Aries generan una oposición y se inician las persecuciones. Las persecuciones, sin embargo, siguen más a los ritmos de las  conjunciones de la corriente de los Reyes, de la que hablaremos la próxima vez.

Cerca del año 292, hacia el final del siglo tercero, la conjunción de la corriente de los Pastores ingresó en la constelación de Tauro, lo que la condujo a un estado de ánimo diferente. En Aries se encuentra todavía en una especie de reino filosófico. En Tauro se expresa el deseo de ampliarse o extenderse, pero en este deseo también pueden existir peligros referidos a la tentación de ambicionar el poder. Una vez más, habría que distinguir entre aquellos seres que trabajan de manera progresiva y aquellos otros que son seres retardatarios o que se rezagan.

292

En el año 324 el cristianismo se convirtió en la religión del Estado a través de Constantino el Grande. San Agustín nació en ese momento, al producirse una Gran Oposición en Tauro. Ambrosio era el obispo de Milán, estableciendo la supremacía y el poder político sobre el año 380-86, lo que significó el inicio del poder papal. Nuevamente se produjo otra oposición de Saturno y Júpiter, que expresaba la tentación por el poder. El cristianismo se estaba expandiendo por la Tierra, lo cual es típico de Tauro.

A finales del siglo quinto la Gran Conjunción ingresó en Géminis. Hay polaridad y división en los Gemelos. La labor de los seres allí es crear situaciones que requieren de decisiones —por ejemplo, para seguir hacia “adelante” con el impulso de una división potencial en el mundo. Ellos pueden cortar el hilo, por así decirlo. El cristianismo romano no fue el único grupo que representaba al cristianismo espiritual. También hubo luchas tremendas que se empeñaron en destruir al cristianismo gnóstico y celta. San Agustín desembarcó en las islas británicas cuando se estaba produciendo una Gran Conjunción en Géminis. Uno de los gemelos, que se desarrolló en Roma, es el gemelo terrestre. Sin embargo, es también el momento histórico en que fueron colocadas las primeras semillas del cristianismo esotérico.

472

No hubo una conjunción en Cáncer, sólo una oposición. Está profundamente marcada con la corriente de los Pastores. Es como su primer descenso, entrando en una especie de crisis.

El Gran Conjunción ingresó en Leo en el año 828-9. Desde Leo están trabajando los Seres Divinos que pertenecen a la Logia Solar. Son seres que dirigen el desarrollo en el sistema solar desde el Sol, tienen gran influencia en la Historia, pero por una vía más oculta. El cristianismo romano se había desarrollado hasta un cierto punto. Luego vino el Concilio de Constantinopla, que tuvo lugar en el año 868-9, en donde se eliminó al Espíritu. En ese momento el cristianismo entró en una cierta oscuridad, sin embargo, fue también el momento en el que se introdujo el Santo Grial y la historia de Parsifal. Poderosos impulsos Solares entraron en una humanidad enferma. Amfortas estaba enfermo, pero no podía morir. Ciertas declaraciones en la historia de Amfortas sitúan a Saturno en Cáncer cuando la enfermedad estaba en su apogeo. Su enfermedad sólo podía ser curada a través de la pregunta de Parsifal. Saturno en Cáncer nos habla de la enfermedad de la Humanidad-Amfortas. La Gran Conjunción de Leo es la inauguración del Cristianismo Cósmico, que probablemente tuvo lugar durante el la época de Parsifal.

829

La Gran Conjunción en la constelación de Virgo (signo de Libra-NT) tiene una expresión muy sutil en el desarrollo espiritual del Cristianismo de los Pastores. Expresa su evolución en la historia en el movimiento de los Cátaros, que se originó desde un cristianismo muy esotérico, por ejemplo, en el movimiento maniqueo y el Grial. Este sutil cristianismo no era solamente para la élite, sino que era realmente un Cristianismo, en cierto sentido, para la gente común. Era un desarrollo del Cristianismo de los Pastores y se inspiró de lo que provenía de Virgo. Sin embargo, también existe un gran peligro, porque la Hydra está debajo de Virgo. Los cátaros fueron destruidos con gran crueldad. La Gran Conjunción tuvo lugar cuando la fortaleza de Montségur fue destruida en 1246.

1246

En Libra están los Seres que trabajan para establecer el equilibrio en el mundo. Fue también cuando los Templarios fueron destruidos (1.305-6) y cuando se produjo la destrucción de la Antigua Sabiduría. A través de esta destrucción, comenzó la Era Actual, en la que la Humanidad ha de sostenerse por sí misma. Los hechos tuvieron lugar cuando la conjunción estaba en Libra en 1414. Este fue el comienzo de la nueva era de la ciencia y el conocimiento, que fue y sigue siendo el anhelo de liberarse de los lazos ancestrales. Esto continuó y se hizo aún más intenso cuando la Gran Conjunción entró en Escorpión.

En Escorpio trabajan Seres de una naturaleza muy elevada, pero también los hay con fuertes impulsos marciales. Se convirtió en una cuestión de cómo preservar a la Humanidad de estos dos peligros de Escorpio: las fuerzas atávicas antiguas y las fuerzas marciales. Era particularmente importante que los impulsos marciales fueran revisados. Entonces se le ordeno a Buda a entrar en la esfera ‘marcial’ de Marte con su capacidad de sanación, en 1603, cuando se produjo un Gran Conjunción en Escorpio. En aquel momento se hallaba gente, como Copérnico, Kepler, etc., relacionada con Escorpio. Fue un momento de gran peligro para la Humanidad, un momento en que la libertad entró en el mundo, pero también el peligro del pensamiento destructivo. Así, podemos ver que la Gran Conjunción de 1603, perteneciente a la corriente de los Pastores, está conectada con Buda. Es la punta del año 7 AC de Buda, de la estrella triangular, que está conectada con el nacimiento sobre el cual leemos en el Evangelio de San Lucas.

1603

Vemos ingresar a esta Gran Conjunción en Sagitario, está ahí ahora, y entrará Capricornio en el próximo siglo. ¿Qué clase de espíritus están trabajando a partir de allí?. Es importante imaginar la imagen de los antiguos, el centauro con el arco y la flecha, mitad animal y mitad humano. El objetivo de Sagitario es desarrollar a la humanización, al Yoísmo. La naturaleza animal se opone a esto, y proviene de esa naturaleza antigua que está conectada con el cosmos. Hay una cierta polaridad aquí que está conectada con Géminis. El anhelo de “libertad espiritual” también pertenece al Cristianismo. Esta humanidad “pastoril” entró en un estado de contradicción. Cada vez que una conjunción tiene lugar en Sagitario, hay acontecimientos decisivos que tienen lugar en la historia. Por ejemplo, la Enciclopedia se creó en 1751 durante una Gran Oposición.

A través de la Enciclopedia, el conocimiento se abrió a todos los seres humanos, fue un paso hacia la libertad. Sin embargo, la Enciclopedia no sólo afecta a la humanidad que lucha por la libertad, sino que también trae consigo ciertas tradiciones en el mundo que carecen de libertad. Aunque la libertad también significa estar libre de las ataduras de la ignorancia,  también puede producir revoluciones. Hay una conexión, en este sentido, con la Revolución Francesa en particular. Sagitario representa al centauro y su poderoso cuerpo equino puede generar oposiciones, incluso revoluciones. Así tenemos en este Sagitario al desarrollo de los Pastores conectados con la Conjunción. El centauro desea convertirse en un ser humano moderno en cuanto al conocimiento, la ciencia, la tecnología y todo lo que está relacionado con ella, pero adjuntamente a él se halla ese poderoso apéndice equino, ya en reposo, ya retorciéndose, provocando poderosas emociones y revoluciones.

1663

La próxima conjunción será en la constelación de Capricornio, lo que cambiará muchas cosas. Capricornio es la imagen de la cabra montesa. Sus cuernos alcanzan el calor y la luz, pero tiene una cola de pez que se inclina profundamente hacia la Tierra. Esto podría implicar revoluciones, por ejemplo, el uso de la tecnología cósmica o la cosmología. Pero existe la parte del pez, y salvo que la humanidad sea consciente de esto,  existe un gran peligro en este elemento acuoso de la Tierra. Se plantea la cuestión de si la Humanidad aprenderá a reconocer la naturaleza de su humanización, de aquello que se ha convertido en lo representativo del Cristo.

1961

Uno tiene la impresión de que por mucho que la humanidad moderna intente llegar a las fuerzas cósmicas o a mejorías de todo tipo, especialmente en los ámbitos tecnológicos y científicos, tanto más nos alejamos de nuestra envoltura humana real, de aquello que ha sido representado a través de los Hechos del Cristo. La cuestión consiste en si la humanidad moderna reconoce esto. Si no lo hacemos, puede convertirse en una especie de cocodrilo. Capricornio a veces está representado por un cocodrilo. Estamos siendo testigos de la actividad del nacimiento del mundo espiritual en el alma de la humanidad a modo de curación. Me gustaría decir una vez más que ser un Pastor no sólo corresponde a una parte de la humanidad. Cada uno de nosotros debe portar las tres partes consigo. Tenemos que aprender a amalgamar al Pastor en nosotros, así como a los otros dos restantes. Podemos vislumbrar que la humanidad se encuentra en el momento presente, sobre todo en la víspera de Año Nuevo, haciendo balance por sobre dónde estamos y cuál es el futuro que esperamos.

2021

[Ed. Nota: En el momento de la Gran Conjunción geocéntrica de 1901 en Sagitario, que pertenece a esta corriente, Rudolf Steiner habló por primera vez acerca de la verdadera naturaleza del Cristo Cósmico. Brindó las conferencias que se publicaron en “El Cristianismo como hecho Místico”. En un cierto momento previo a la conjunción heliocéntrica correspondiente, fue publicado su libro “Misticismo en los albores de la Edad Moderna”. La introducción es una obra maestra acerca de la libertad, por lo que la incluimos al final de esta publicación].

 

Traducido por Gracia Muñoz y revisado por Diego Milillo.

 

La Cosmología a la luz del Santo Grial

Hawkwood College, Stroud, 15-21 July 1966

WILLI SUCHER

English version

 

La penetración de la Antigua Sabiduría Estelar por el Impulso de Cristo

Es esencial que la Humanidad logre una nueva conexión con el mundo de las estrellas. Estamos trabajando las conferencias de  Rudolf Steiner “Cristo y el mundo espiritual, la búsqueda del Santo Grial” (curso de seis conferencias impartidas en Leipzig, del 28 diciembre de 1913 al 2 de enero de 1914-GA 149) como base para este curso. En la cuarta conferencia, sugiere claramente un punto de vista definido que nos lleva a una nueva Astrología Cristianizada. Este concepto está lleno de  dificultades, pero trabajando con la contribución única de Rudolf Steiner, puede ser muy positivo y constructivo.

Rudolf Steiner habla de los grandes Hechos de Cristo en los tiempos antes de su venida a la Tierra, que ayudaron a la Humanidad a desarrollar sus facultades a través de la evolución. El tiempo transcurrido entre la Atlántida y el Gólgota se dedicó a la preparación de este Gran Evento. Rudolf Steiner habla de tres grandes etapas de la vida espiritual de la Humanidad en el tiempo antes de Cristo. Hoy vamos a trabajar con el concepto del candelabro de siete brazos, que utilizaremos para mostrar cómo la evolución anterior se refleja en la siguiente, pero vamos a visualizarlo desde un aspecto diferente (más adelante lo veremos).

cale

En el pasado lejano, la Civilización Persa no tenía una Astrología. Era más bien, un Ser Espiritual “Cronológico”, que inauguró la civilización con Zaratustra. En aquel tiempo no se contemplaban los planetas individuales como punto de referencia, se estudiaban los ritmos y los movimientos planetarios  como un medio para indicar algo más profundo. Por ejemplo, el ritmo de Saturno tarda un poco más de 29 años en recorrer el zodiaco. Esto está relacionado con el Tiempo, con la Cronología. El ritmo de Saturno era, por lo tanto, de gran importancia para ellos.

La Civilización que siguió a los antiguos persas, la Egipcio-Caldea, se ocupó de la capacidad de la astrología para ver el elemento espiritual, la expresión de la divinidad detrás de los movimientos planetarios. Uno de sus reyes, dijo: “Fui al templo de Ishtar (Venus) y se me instruyó.” El Templo era entonces un zigurat, construido con muchas plataformas y el templo, como tal estaba situado en la cumbre, allí, el sacerdote, leía la Voluntad de la Divinidad estudiando las estrellas. El rey, por lo tanto, obtenía información de los planetas a través de los sacerdotes y recibía sus instrucciones. Sabían que el planeta Venus “describía”, en sus conjunciones con el Sol, un pentágono de cinco puntas en el Universo Celeste. De acuerdo con el rítmico sonido de las cinco puntas del Pentágono, la Humanidad sabía qué tenía que hacer.

Con el despertar de la conciencia del Yo, en el camino hacia una Conciencia Universal del Yo (no egoísta), la Humanidad tendrá la posibilidad de leer la voluntad de la Divinidad. Por desgracia, la astrología moderna, se ha convertido en una cuestión de satisfacer la curiosidad y preocupación personal.

En la Civilización Griega, se desarrolló el interés por la meteorología. En el Santuario de Delfos, Apolo se manifestaba en los vapores de las profundidades de  la Tierra como una imaginación del Dragón. Las estrellas se concebían como algo más del entorno meteorológico de la Tierra. Fue el tiempo de la inauguración de las fiestas de las Estaciones. La introducción de estos Grandes Festivales está profundamente asociada con los eventos atmosféricos de la Tierra.

Con la Civilización Judía llegó la Geología y el tiempo del descenso del Logos. Este comenzó antes del Éxodo, en la época de Abraham en Ur, Caldea, donde los sacerdotes gobernaban la comunidad a través de la Sabiduría de las Estrellas. También es el caso de los pueblos celtas. De la misma manera que Abraham dejo Ur para dirigirse hacia Canaán y encontrar su equilibrio geográfico. Jacob se trasladó a Egipto, donde la suerte de los Hebreos se hizo tan insoportable, que Moisés inauguró el Éxodo de Egipto, preparándose para la encarnación de Cristo. Caminaron durante 40 años por el desierto, incluso los nombres de los lugares revelan secretos geográficos de la mitología. Finalmente se establecieron en Palestina. La revelación fundamental del pueblo hebreo fue el rechazo de todo lo anterior, incluyendo la astrología, para concentrarse en la tierra de Palestina donde iba a tener lugar la Encarnación. La manera en que  se asentaron geográficamente las Doce Tribus, expresan el Nombre hebreo de Jehová. De este modo, escribieron el poder de la aproximación de Cristo en el suelo.

Penosamente, los hebreos llevaron adelante la corriente hereditaria para producir el cuerpo selecto, o la envoltura, del Cristo. Pero a pesar de milenios de trabajo, sólo unos pocos del pueblo hebreo supieron de ello. Probablemente sólo unos 500 participaron conscientemente. Es fácil olvidar que estos grandes acontecimientos pasaron desapercibidos. En el Evento de Cristo, tenemos el Gran Arquetipo de la futura evolución de la Humanidad. Esta es una gran lección, ya que nos  aflige ver como la Antroposofía es rechazada. El progreso será lento. Pues no va a venir por un movimiento de masas, sino por el esfuerzo individual.

Encontramos un reflejo de las manifestaciones anteriores de la civilización en el lado opuesto del candelabro (a la derecha). El cultivo de las fiestas cristianas puede ser considerado como un contrapeso a la meteorología. Por ejemplo, las fiestas de Pascua y Navidad, se introdujeron en el primer milenio.

En el siglo noveno, hubo casi una repetición cósmica del Evento del Cristo. Se introdujo en la historia un acto de memoria cósmica que puede llevar a la astrología tradicional hacia adelante por un nuevo camino. Rudolf Steiner habló sobre el Grial en un ciclo de conferencias que es la base de este curso. Él describe cómo, a través de sus propias investigaciones  fue capaz de experimentar en la Piedad de Miguel Ángel, algo que le condujo a un reconocimiento de la imagen del Santo Grial. También se dio cuenta de que el nombre de Parsifal está escrito en el cáliz de la Luna. Así, podremos y debemos lograr un renacimiento de la Astrología sobre una base Cristiana.

El  futuro —o incluso ahora, ya que se está iniciando en nuestro tiempo presente— se enmarca en la cronología, sobre todo en el ámbito de los ritmos cósmicos. Nosotros sabemos vagamente de la sabiduría de los Reyes Magos siguiendo a la Estrella, una historia aparentemente ingenua, pero se puede demostrar científicamente que tenían un gran conocimiento de los ritmos cósmicos. Existen documentos que indican que esto era conocido en Persia. Los sabios sabían que debían observar ciertos eventos rectores del cielo. Los Reyes de Oriente fueron los últimos de una larga secuencia de Iniciados, cuyas raíces se fundamentaron en la sabiduría persa, que podían calcular de acuerdo con los ritmos cósmicos, —en particular las conjunciones de Saturno y Júpiter.

Júpiter alcanza periódicamente a Saturno, ya que su ritmo orbital es de aproximadamente 12 años y el ritmo de Saturno de 30 años aproximadamente. En esos momentos de conjunción entre Júpiter y Saturno, tiene lugar una especie de Asamblea Cósmica sobre las medidas ante los acontecimientos que devienen. No se pueden repetir épocas anteriores, pues ello solo nos podría llevar a la decadencia, y ahí encontraríamos claramente la mano de los adversarios que quieren encubrir y obstruir el avance de la Humanidad hacia una Cronología Cristianizada.

La transformación de la sabiduría es posible a través de los ritmos cósmicos. Por ejemplo, el Dr. Hauschka dio un primer paso importante en esta dirección. En breve, los ritmos de la Luna y los otros planetas seguirán al descubrimiento de los ritmos de sol, y nacerá una nueva ciencia de la ritmología o ritmosofía que superará a la cronología. Sabemos que el ritmo Lunar puede afectar al agua envasada bajo ciertas condiciones, llevándola a la subida y el desbordamiento (dinamización). El ritmo de la Luna está conectado con los ritmos fluidos de los humanos, animales y plantas, las mareas de la Tierra y la savia. Los campesinos medievales sembraban y cosechaban según las fases lunares. La Luna creciente promueve el crecimiento de la savia, mientras que la Luna menguante retira los niveles de agua.

La Humanidad tendrá que aprender a distinguir entre los ritmos este-oeste y los ritmos norte-sur; —entre el punto ascendente y su culminación a lo largo del Meridiano (el círculo que desde el sur, atraviesa el cenit, hacia el norte, etc.).  Ambos puntos de salida y puesta (amanecer y ocaso), tienen perspectivas de sanación. Las fuerzas conectadas con el ocaso son más mecánicas y se emplearán en relación con las fuerzas rítmicas, para la construcción de máquinas. El combustible se agotara algún día y la Humanidad necesitará este conocimiento cristiano para tender una mano a una nueva fuente de energía cósmica y para ello tendrá que entender primero el funcionamiento de los planetas y los ritmos planetarios.

Todo esto ha sido impreso en la Tierra a través del Impulso de Cristo. En San Marcos I, leemos: “Por la noche, después del atardecer, le trajeron muchos enfermos, y los sanó, y por la mañana, antes del amanecer, se fue a un lugar desierto y oró.” Cristo escribió en la Tierra algo que la nueva Humanidad tiene que descubrir. Esta fue la Escritura más práctica para toda la Tierra. Al amanecer Cristo reúne las fuerzas cósmicas en Su Ser y al anochecer vierte estas fuerzas en la sanación. Incluso seleccionaba a sus discípulos a mediodía, pues tales fuerzas también se pueden usar para fines distintos de la sanación. Debe venir una nueva ritmología, y estamos en un punto de avance que traerá a la Humanidad un renacimiento consciente de las antiguas capacidades a través del Impulso de Cristo.

En los siglos IX y X, hubo una repetición cósmica del Evento de Cristo en el Gólgota en el año 33 DC. Justo después del Gólgota, Urano estaba cercano del Sol —en su perihelio— y Júpiter se encontraba en su propio nodo ascendente. Estos puntos son muy importantes en el recorrido de un planeta. Pero con Urano cercano del Sol, en su perihelio, se cristalizó una revelación apocalíptica. A medida que la Humanidad se va elevando a la plena consciencia, Urano exige inspiración, mientras que Júpiter en fase creciente también alcanza su máximo nivel; Júpiter está asociado con la transición del gobierno del Mundo Espiritual del Padre al Hijo. Los cielos acompañan este evento, un evento muy raro, de modo que Júpiter y Urano están sincronizados. Esto es bastante inusual, pues suele ocurrir cada 1.000 años. Se repitió en el tiempo de Parsifal, en el siglo noveno. Aunque Júpiter gira alrededor del zodiaco cada 12 años, Urano se mueve mucho más lentamente.

En 1882 ocurrió esto otra vez, fue el momento en que el Dr. Steiner se reunió con Schröer. Wagner estaba también trabajando en Parsifal, a través de la lucha por su propia cristianización, que podemos ver claramente en sus óperas. Después en Pentecostés de 1966, se repitió el mismo evento y se abrió la puerta a una especie de recapitulación de la cronología sobre una base rítmica. Ahora podemos seguir adelante con confianza y de forma individual. Esta Cosmología Cristianizada será necesaria para la humanidad futura, que no será capaz de vivir sin ella.

Todo esto se puede resumir en el impulso del Grial, como se puede ver en las conferencias de Rudolf Steiner “Cristo y el Mundo Espiritual”. El Grial es una Imaginación tan vasta y esotérica que puede ser aceptada por toda la Humanidad. El Cristianismo ha sido, lamentablemente, maniobrado a la posición de una religión mas entre las religiones. Se deben comprender todas las religiones. La Ciencia del Santo Grial une a la Humanidad espiritualmente. Es consciente de los acontecimientos que tuvieron lugar en el Gólgota, —de Cristo Jesús y del misterio del Santo Grial. Jesús era el cuerpo, el Cáliz. Rudolf Steiner habla de los tremendos treinta años que llevaron a la preparación de la corporeidad presentada al Ser de Cristo como un Cáliz para la Encarnación. La corriente de la herencia de los evangelios representa el elemento Lunar. El elemento altamente cultivado de la Evolución de la Luna que es Jehová. En el Bautismo, el Espíritu del Sol entra en esta vasija de la Luna. (Ver La Piedad—la Virgen con el Hijo en el regazo).

lapiedad_miguelangel

Esta es la Gran Imagen y el principal Arquetipo que debemos y podemos llevar a toda la Humanidad futura. La naturaleza es el recipiente, también, donde debemos encarnar el espíritu a través de nuestro propio trabajo interior. Sólo entonces podremos permear la Tierra y la humanidad con el Cristo y el Impulso de Cristo será conducido al futuro.

¿Cómo podemos relacionar esto con la astrología?. Los ritmos cósmicos son el recipiente, pero la humanidad no está lo suficiente abierta para recibirlos. Nosotros, a través del trabajo interior,  debemos introducir la ritmología en nuestras vidas a través del estudio y la evolución de las capacidades espirituales. De esta manera podemos llenar este recipiente y  embarcarnos en una Astrología Cristianizada, o Astrosofía. Recibimos los dones celestiales de la encarnación y la excarnación, y en ellos hay que verter todo lo que hemos evolucionado y manifestarlo a través de la Imaginación, Inspiración y la Intuición.

Traducido por Gracia Muñoz.

 

©Astrosophy Research Center 2012 – ISBN – 1888686-11-1
All rights reserved. These lectures are for private use, study, and research only and are not to be reprinted for any other purpose without the written permission of the Astrosophy Research Center.

El Cristianismo y la importancia de una Nueva Sabiduría de las Estrellas

Version en inglés

Conferencia no revisada por Willi Sucher – enero 1952

( Grandes Oposiciones: 10 de abril, 15 de octubre de 1951, y el 21 de febrero de 1952)

Desde el siglo XVI, dejo de aceptarse la teoría pre-copernicana de que el Sol se mueve alrededor de la Tierra. Por ello, ayer hablamos desde el punto de vista de los Reyes Magos, donde la Tierra es el centro del universo.

No tenemos tiempo para hacer frente en detalle a las concepciones copernicanas, pero vamos a visualizar la gran estrella invisible de seis puntas en la cual “flota” la Tierra, creada por las conjunciones y oposiciones de Saturno y Júpiter. En la constelación de Piscis 7 AC.

alfa-omega

conjuncion saturno.jupiter – alfa y omega

Los antiguos llamaban a estos seis puntos “la estrella de Venus”, que en realidad fue creada por los movimientos de Saturno y Júpiter, moviéndose a través de los cielos como un pedazo de tiza en la mano de un Gran Ser haciendo gestos en el firmamento.

Es la estrella de la Sabiduría Divina, el gran alumbramiento cósmico de la Madre celestial, el sello de David y Salomón. Podemos reflexionar sobre este concepto, como seres humanos, y tal vez, consigamos ver su fruto en su manifestación exterior, después de un año o así. Los Reyes Magos también se dieron cuenta de esto, a través de esta estrella de la Divina Sofía.

La Luna estaba en una posición determinada en ese momento, en lo que se llama su perigeo. Es el punto más cercano a la Tierra, y a través de ella podemos ver como un gran portal de entrada a los mundos cósmicos espirituales. Esto también debió ser visto por los Reyes Magos.

Lo que voy que decir se basa en hechos astronómicos absolutos, que trataré de traducir al lenguaje del Alma, no es pura fantasía. Estos Reyes, en el año 7 AC, observaron a través del portal de la Luna para ver la gran conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis, y leer este evento como si fueran letras inscritas en el cielo. Sabemos que el Ser de Saturno guarda la totalidad de los primeros inicios, mientras que Júpiter es la morada de Grandes Seres Espirituales que preparan el futuro lejano en sus más altas revelaciones.

Más acorde con nuestra edad moderna, podemos llamar a Saturno, el Alpha (el principio) y a Júpiter el Omega (el final). Los Reyes Magos,  en su profunda visión, reconocieron que el Gran Ser (el Cristo), que es a la vez el Alfa y Omega iba a encarnar en la Tierra. La Estrella de David era la Estrella Real, que irradiaba una magnífica sabiduría hasta que su misión se terminó. Fue perdiendo su majestad y calidad suprema, entrando en un estado de aislamiento e interiorización. Se hizo más externa, más tradicional. En el momento de este gran evento, cuando Cristo vino a la tierra, toda la relación de la humanidad con el cosmos cambiaron.

La visión de los Reyes fue que el Hijo del Sol descendía a la Tierra desde el seno de la Virgen-La Portadora, el Sol llegó a la Tierra. Cuando Cristo vino a la Tierra, el Espíritu del Sol actuó en la Tierra durante tres años,desde el Bautismo de Jesús en el Jordán.

sol

El sol

¿Qué es el Sol?. Tal  y como lo he percibido y experimentado -este disco de fuego y luz,- es como un punto de inteligencia y energía absoluta. Los objetos físicos están en un estado de inercia. Estamos unidos a la Tierra por la gravedad. Sabemos que tenemos que luchar continuamente contra este estado de inercia. Lo que no quiere cambiar tiene que ver con el espacio. Traten de imaginar lo que es anti-espacio y anti-inercia, y percibirán el concepto de la energía absoluta.El Sol excluye toda existencia material. No hay nada, es menos que nada. Sólo a través del cálculo matemático podemos expresar la cualidad menos eso, es menos que nada. El sol puede ser descrito como un agujero en el espacio. Mantiene el universo en orden, porque digiere todo el universo llevándolo a  su superficie por el poder de su energía absoluta, con el anti-espacio en el centro.

Todo es atraído hacia el centro con el fin de ser transformado y llevado a un nivel más alto de existencia. Alrededor de este centro hay un círculo de Seres que actúan como un proceso de digestión para esa actividad. Ahí está la morada de los Elohim. Podemos visualizar la Tierra en sus variaciones, pasando a través de este vórtice de corriente-espacio, que se refleja en la superficie del sol. Así, la Tierra atrapa esas partículas de sustancia espacial del Sol y se la incorpora como los Reinos de la Naturaleza. Fundamentalmente, estas partículas provienen del mundo de las estrellas fijas, del zodiaco.

Los reinos vegetal y mineral pueden ser divididos en doce grandes variedades de sustancias, y el reino animal en doce grandes especies. Los doce grandes pensamientos divinos del mundo celestial, las doce grandes imágenes de Pensamiento Divino se incorporaron en los Reinos de la Naturaleza. Sin embargo, todo esto cambió en el tiempo de Cristo. El trabajo de los Elohim desde las regiones del Sol, tenía un Guía Supremo que los dirigía en su gran obra de la Creación, y este Guía era el Cristo, que se incorporo en el cuerpo de Jesús, el Espíritu del Sol, que entró en la Tierra con el Bautismo.

Estas cosas no pueden explicarse mecánicamente. Cristo había salido el Sol para unirse con la Tierra, y El dijo: “Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin de la Tierra”. El Sol continuará con su actividad de reproducción durante un tiempo, aunque el Cristo lo haya dejado, al igual que un reloj continúa, una vez que se le ha dado cuerda.

¿Realmente podemos comprender el hecho de que el Espíritu del Sol entró en nuestra tierra en el Gólgota?. Tenemos documentos fragmentarios de la época de Cristo, incluyendo la Pistis Sophia, que describe las actividades de los apóstoles después de la época de Cristo. Ellos dijeron que Cristo se les apareció como algo gigantesco en un minutos a su visión. Incluso dicen que Cristo les enseñó a bailar, lo que solo podemos entender como la danza de las esferas. Esta concepción de Cristo resucitado es un problema tremendo para nuestra mente moderna. Pero se nos hace más fácil cuando entendemos que Cristo es el gran Ser Solar, no espacial, Entidad que puede hacer todo lo que el Sol hizo en el pasado y reproducir su actividad. Él pudo investirse en la forma humana y aparecer como lo hizo, porque llevaba ese Cuerpo Incorruptible más allá de las reglas del mundo del espacio y su decadencia. Incluso podía vestirse en forma de una flor. Cristo ha sido experimentado en todas partes por muchos cristianos que han “abierto” los ojos y mantenido la mente “abierta”.

La sustancia cósmica fluye continuamente hacia la tierra, un flujo constante de fuerzas cósmicas se sumergen en lo que la Tierra puede ofrecer de sustancia material. La Energía Cósmica -el Padre cósmico- y la sustancia material -la Madre Terrenal-  pueden reproducir los seres vivientes en la Tierra El reino de las plantas es  inocente. Al no tener cuerpo astral no experimenta las pasiones, no se ha involucrado en la caída humana. Se ha mantenido en su condición pasada, no evolucionando hasta el poder de los pensamientos y la conciencia de los seres humanos.

Imagínese la más mínima sustancia del grano de trigo y la uva, – el pan y el vino de la comunión-. Ambos contienen materia terrestre, energía y fuerza cósmica, que tomamos y ofrecemos al Hijo, el Cósmico Ser Solar de la Tierra. Esto es similar a la ofrenda de Cristo a sus discípulos. Ese Ser Solar no espacial de la Tierra puede revestirse con estas sustancias, para que podamos recibirlas y nos ayuden a preparar su Nueva Creación. Podemos tomar parte en todo lo que se ha iniciado desde los acontecimientos en Palestina.

Las fuerzas cósmicas habitan en todos nosotros. En nuestro poder de pensamiento hemos subido a un cierto nivel de existencia, el aspecto más elevado que hayamos alcanzado, porque incluso nuestro cuerpo aun permanece en el reino de lo inconsciente. Si pudiéramos comprender cómo las estrellas celestiales están presentes en nuestros pensamientos, nos olvidaríamos de la actitud arrogante de nuestros pensamientos habituales, para encontrar un pequeño rincón donde arrodillarnos y confesar una nueva humildad.

Tomemos el siguiente ejemplo. Durante el año 1921, poco después de la Gran Guerra, a la que siguió un enorme caos de problemas en todos los ámbitos de la vida humana, hubo una gran oposición entre Saturno y Júpiter, con Júpiter en Occidente en la constelación de Piscis y Saturno saliendo por el Este en la constelación de Virgo. Este es un evento que vive en los pensamientos humanos más de lo que creemos, pues estos dos planetas indican esta acumulación de problemas en la humanidad. La Tierra, con el Ser Solar en su centro, se interpone entre esta corriente cósmica. El cosmos indica la verdad de San Pablo “dolores y gemidos de parto” del universo hacia la redención, y nos encontramos con una de las tareas más supremas de la humanidad.

Tenemos que ofrecer no sólo el pan y el vino, sino todo el Ser del Espíritu de Cristo de la Tierra, y por encima de todo, nuestros pensamientos. Cuando aprendamos a sacrificar y ofrecer el Ser de Cristo de la tierra, encontraremos nuestra redención. De hecho, es cierto que Cristo puede entrar en el Pan y el Vino.

Nuestros problemas y nuestros pensamientos también revolverán a nosotros en forma de soluciones o rescates, para convertirse en la sanación del futuro. Se trata de la misma sustancia cósmica habitada por el Cristo, que regresa a nosotros en ambos casos, ya sea en pan, en vino o en nuestros procesos de pensamiento. Esta sustancia vuelve a nosotros tanto en las cosas pequeñas, como en las grandes. Los pensamientos y las ideas que se ofrecen a Cristo y pueden retornar por Él a la esfera de lo humano como impulsos y sentimientos creativos, y convertirse en la piedra fundamental de la Nueva Jerusalén.

Esta es la nueva relación entre el ser humano y el cosmos. Las características rectoras del pasado eran como las de los Reyes Magos. Las demandas futuras que a través de nuestros actos y nuestra relación interior con Cristo, podemos sacrificar y ofrecerle no sólo nuestro propio ser, sino el de todo el cosmos, que vive permanentemente en nosotros. De esta manera podemos contribuir con nuestra parte a la redención del cosmos y de las estrellas. Entonces, una vez más, estos seres celestiales podrán venir a la Tierra, si eliminamos la barrera de los conceptos materialistas, que les vela de nuestra vista.

Este es sólo un pequeño intento de sugerir una nueva conexión creativa con el mundo de las estrellas. Es un tema que demanda una inmensa concentración y una base sólida de conocimientos externos. En vista de la magnitud de la tarea, a veces no da fáciles resultados en muchos aspectos. Sin embargo, al vivir con estas imaginaciones e imágenes se abrirán nuevas puertas a una imaginación y expectativas cada vez más grandes.

Traducido por Gracia Muñoz.

©Astrosophy Research Center 2012 – ISBN – 1888686-11-1 All rights reserved. These lectures are for private use, study, and research only and are not to be reprinted for any other purpose without the written permission of the Astrosophy Research Center.