GA219c5. Las facultades humanas y su conexión con los seres elementales.

Rudolf Steiner — Dornach, 16 de diciembre de 1922

English version

Las facultades que necesita el hombre para poder enfrentarse al mundo y trabajar en él durante la vida terrenal están conectadas, como ya he demostrado, con sus actividades en el mundo espiritual entre la muerte y el renacimiento. Esto significa, sin embargo, que aquí en la Tierra el hombre vive en ciertas esferas que en la Tierra misma no tienen una realidad inherente, que sólo manifiestan su realidad cuando se observa desde el reino suprasensible.

Dirigiremos nuestra atención hoy a los tres dominios que en realidad comprenden toda la actividad humana en la Tierra:

  • a los pensamientos a través de los cuales el hombre se esfuerza por asimilar la Verdad en el mundo;
  • a los sentimientos, en la medida en que a través del mundo de sentimientos, el hombre se esfuerza por asimilar la Belleza;
  • a su naturaleza volitiva, en la medida en que está destinado a llevar la Bondad a su cumplimiento a través de él.

Cuando hablamos de pensamientos, nos referimos a ese dominio a través del cual puede  asimilarse la Verdad. Pero los pensamientos en sí mismos no pueden ser reales. Precisamente cuando tenemos claro que a través de nuestros pensamientos tenemos que informarnos sobre la verdad de lo que es real, también debe admitirse que los pensamientos, como tales, no pueden ser reales. Solo imaginen por un momento que debieran estar fijados tan firmemente en sus pensamientos como lo están en su cerebro o en su corazón; si ese fuera el caso, estos pensamientos serían de hecho algo real en sí mismos. Pero no podríamos asimilar la realidad a través de ellos. Tampoco podríamos expresar a través del lenguaje humano lo que el habla humana pretende expresar si contuviera la realidad completa en el sentido terrenal ordinario. Si cada vez que pronunciáramos una oración nos viéramos obligados a sacar algo pesado de la boca, no podríamos expresar nada; sería más bien una cuestión de producir algo. En este sentido, lo que se habla no es una realidad en sí misma, sino que “significa” una realidad, así como los pensamientos no son en sí mismos una realidad, sino que simplemente significan una realidad.

Y si consideramos la Bondad, entonces encontraremos que lo que se forma a través de la realidad física nunca puede ser llamado el Bien. Debemos elevar desde las profundidades de nuestro ser el impulso hacia la Bondad, al principio como algo totalmente irreal, y luego hacerlo realidad. Si el impulso hacia la Bondad surgiera como el hambre, como una realidad externa, la Bondad es justo lo que no podría ser.

Y nuevamente, cuando estás mirando una estatua, no se te ocurre pensar que puedes conversar con ella. Es meramente apariencia; y en la apariencia algo se manifiesta, a saber: Belleza. De modo que en la Verdad, la realidad está ciertamente indicada; pero la Verdad misma se mueve en un elemento de irrealidad; ocurre lo mismo con la Belleza, y lo mismo con la Bondad.

Por lo tanto, es necesario para el hombre que sus pensamientos no sean, en sí mismos, reales. Imagínense, si los pensamientos vagaran en la cabeza como figuras de plomo, entonces, sin duda, estarían al tanto de una realidad, pero estos pensamientos plomizos no podrían significar nada para ustedes, serían algo real en sí mismos. Tan cierto como los Pensamientos, lo Bello y lo Bueno no pueden ser directamente reales, también es cierto que la realidad es necesaria en este mundo físico terrenal para que podamos tejer Pensamientos, hacer que lo Bello se manifieste en el mundo a través del arte, y también llevar el Bien a la realización.

Al hablar de esto, voy a entrar en un dominio de la Ciencia Espiritual que puede conducirnos muy profundamente a la espiritualidad que nos rodea aquí en la Tierra y que es esencial para la existencia terrenal, pero totalmente alejada de la observación posible de los sentidos y por lo tanto no puede ser captada por la conciencia ordinaria que depende, como ustedes saben, enteramente de la percepción física. El hecho es que estamos rodeados en todas partes por seres espirituales de la mayor variedad posible, solo que la conciencia ordinaria no los percibe. Su existencia es necesaria para que, como seres humanos, podamos desplegar nuestras facultades, tener pensamientos en su ligereza y evanescencia quiméricas, para que no estén presentes en nuestras cabezas como pesos de plomo, no son algo real en sí mismos, sino que pueden ‘significar’ la realidad.

Para esto es necesario que haya seres en el mundo que eviten que nuestros pensamientos con su no realidad se desvanezcan inmediatamente. Nosotros, los hombres, realmente somos demasiado engorrosos, demasiado pesados, para poder sin más demorar nuestros pensamientos con la conciencia ordinaria. Los seres elementales deben estar allí, seres que nos ayudan una y otra vez a retener nuestros pensamientos. Tales seres elementales están realmente presentes, solo que son extraordinariamente difíciles de descubrir porque siempre se ocultan a sí mismos. Cuando preguntamos: ¿cómo es que realmente podemos mantener un pensamiento cuando no tiene realidad? ¿Quién nos está ayudando a hacer esto?  —incluso entonces es muy fácil ser engañado, precisamente cuando el asunto se considera a la luz de la Ciencia Espiritual. Porque en el momento mismo que comenzamos a hacernos la pregunta: ¿por qué se aferran los pensamientos a los hombres? a través de este deseo de conocer las entidades espirituales que mantienen los pensamientos, rápido somos conducidos al reino de los seres Ahrimánicos; nos sumergimos en el reino de estos seres y muy pronto comenzamos a creer —aunque es, por supuesto, una creencia engañosa—  que el hombre debe estar apoyado por los espíritus Ahrimánicos para poder aferrarse a los pensamientos, para que no desaparezcan en el momento en que los abraza.  En este sentido, la mayoría de la gente está —inconscientemente— incluso agradecida a los seres ahrimánicos por apoyarles en su pensamiento. Pero es una gratitud que esta fuera de lugar, porque existe un reino de seres que nos apoyan particularmente en nuestro mundo de pensamiento, y que de ninguna manera son ahrimánicos.

Estos seres son difíciles de encontrar en el mundo espiritual, incluso para una visión bien entrenada. Uno les encuentra a veces al observar a un hombre muy inteligente trabajando; si uno mira a un hombre así se puede percibir que en realidad tiene una banda volátil y fugaz de seguidores. Él no va solo, sino que tiene un seguimiento fugitivo de seres espirituales que no pertenecen al reino Ahrimánico, pero que tienen un carácter totalmente notable. Uno primero realmente aprende a conocer estos seres cuando puede observar a esos otros seres que pertenecen al reino Ahrimánico, a los reinos elementales, y por lo tanto no son perceptibles a los ojos de los sentidos, que están trabajando cuando surgen las formas en la Naturaleza, en las formas cristalinas, por ejemplo.

La actividad de estos seres subyace en toda forma; la encuentran descrita en mis Dramas Misterio como seres que cincelan y martillean formas sólidas. Si piensan en los seres parecidos a los gnomos en uno de los Dramas Misterio[1], tienen a los seres que producen formas. Ahora, estos seres son taimados y astutos —como pueden ver en la forma en que los presenté en el Drama— y se burlan de la escasa inteligencia que poseen los hombres. Recuerden esas escenas del Drama Misterio si lo conocen.

Ahora bien, si observamos a un hombre realmente inteligente y percibimos cómo puede tener un séquito compuesto por tal gran cantidad de seres como los que he descrito, descubrimos que estos seres son despreciados por los gnomos del mundo elemental porque son torpes y, sobre todo, porque son terriblemente tontos. ¡La tontería es su principal característica! Y así se puede decir que son precisamente en las personas más inteligentes del mundo, cuando podemos observarlas desde este aspecto, que son seguidas por tropas enteras de “tontos espirituales”. Es como si estos espíritus tontos quisieran pertenecer a alguien. Y son desdeñados en gran medida por los seres que modelan y dan forma a las formas en la Naturaleza de la manera descrita en los Dramas Misterio.

Por lo tanto podemos decir: entre los mundos desconocidos para comenzar con la conciencia ordinaria, hay uno que está poblado por un espíritu-grupo de “tontos”, tontos que se apiñan hacia la astucia y la sabiduría humana. En la actualidad, estos seres no tienen vida propia. Logran una vida utilizando la vida de aquellos que se están muriendo, que están muriendo a causa de una enfermedad pero en quienes las fuerzas vitales aun están presentes. Estos seres solo pueden hacer uso de una vida gastada. Por lo tanto, hay tontos espirituales que usan la vida que les queda a los hombres; se sacian a sí mismos con la vida que perdura en los cementerios y en esos lugares.

Es cuando penetramos en mundos como este donde nos damos cuenta de lo densamente poblado que está el reino que está detrás del mundo perceptible para los sentidos, qué multiplicidad de clases de seres espirituales, y cuán estrechamente conectados están estos seres espirituales con nuestras facultades. Un hombre inteligente que sigue sus actividades, que es meramente astuto y no clarividente, puede precisamente aferrar sus pensamientos a través del hecho de que es seguido por esta tropa de tontos espirituales. Estos tontos espirituales se atornillan a sus pensamientos, los arrastran y les dan peso, para que permanezcan con él, mientras que de lo contrario se desvanecerían rápidamente del hombre.

Estos seres son, como dije, amargamente burlados por los seres parecidos a los gnomos. Los seres semejantes a los gnomos no los tolerarán en su reino aunque pertenezcan a él. Los seres parecidos a los gnomos alejan a los demás continuamente y hay una dura lucha entre el gnomo de nuestro folklore y esta clase de tontos espirituales, a través de quienes es posible la sabiduría para el hombre; de lo contrario, la sabiduría sería fugitiva, desaparecería en el momento en que surgió, no podría permanecer. Como se ha dicho, estos seres son difíciles de descubrir porque es muy fácil caer en la esfera ahrimánica; cuando directamente se hacen preguntas sobre ellos. Pero uno puede encontrarlos en ocasiones como las que acabo de indicar, observando a hombres muy inteligentes que son seguidos por toda una tropa de tales seres. Aparte de eso, sin embargo, cuando no hay suficientes pensamientos inteligentes en los hombres, estos seres se encuentran persistentes, por ejemplo, en las bibliotecas, cuando los libros contienen material inteligente. Cuando los contenidos de los libros son estúpidos, estos seres no se encuentran; solo se encuentran donde hay inteligencia. Ahí se clavan a sí mismos.

f1c5

 

Esto nos da una idea del reino que nos rodea por todas partes, que está presente al igual que los reinos de la naturaleza están presentes, y que tiene algo que ver con nuestras facultades, pero es muy difícil de evaluar. Si deseamos hacer eso, debemos confiar en esos seres semejantes a los gnomos y dar algo de valor a su juicio, que de hecho, consideran a los otros seres estúpidos e imprudentes.

Pero estos otros seres tienen otra característica más. Cuando son perseguidos demasiado severamente por los seres semejantes a los gnomos, escapan a las cabezas humanas, y mientras afuera en la naturaleza son casi gigantes —de un tamaño enorme— se vuelven bastante pequeños cuando están dentro de la cabeza de los hombres. Se podría decir que son una especie anormal de espíritus de la Naturaleza, que están, sin embargo, íntimamente conectados con toda la evolución humana en la Tierra.

Hay seres de otro tipo que viven principalmente en los elementos acuosos y aireados, al igual que aquellos seres descritos en los Dramas Misterio como seres parecidos a silfos. Los seres a los que ahora me refiero tienen que ver principalmente con el mundo de la “bella apariencia”. Se apegan menos a los hombres que son inteligentes en el sentido ordinario que a aquellos que son de naturaleza genuinamente artística. Pero estos seres también son muy difíciles de descubrir ya que pueden ocultarse fácilmente. Se encuentran donde hay obras de arte genuinas, donde, por ejemplo, se representan en apariencia la forma o formas humanas de la Naturaleza, etc. Ahí pueden ser encontrados.

Estos seres también, como dije, solo se pueden descubrir con dificultad. Cuando, por ejemplo, nos preguntamos: ¿Cómo es que nos interesa esa bella apariencia? Hay ocasiones en las que obtenemos mayor placer de una estatua hermosa que de una persona viva (es cierto, es un tipo diferente de placer, pero a pesar de todo, mayor), o que somos edificados y deleitados por melodías o armonías?. Cuando nos preguntamos esto, caemos muy fácilmente en un reino diferente, en el reino de los seres Luciféricos. No están solo los seres luciféricos que promueven el entusiasmo por el arte, sino que también existe un reino de seres elementales por quienes se estimula y se mantiene vivo el interés por el arte en el hombre. Sin tales seres, el hombre nunca estaría dispuesto a interesarse en la apariencia bella, simplemente porque es irreal.

Ahora bien, la razón por la cual es tan difícil descubrir a estos seres es porque pueden ocultarse con mayor facilidad que los tontos espirituales, ya que en realidad solo están presentes donde la belleza hace sentir su poder. Y cuando estamos envueltos en el disfrute de lo bello, entonces ciertamente no vemos a estos seres. ¿Por qué es esto?.

Para poder verlos de una manera normal, debemos esforzarnos en dejar de lado las impresiones artísticas, para dirigir la visión clarividente a los seres que están representados en la escena de mis Dramas Misterio como ninfas o sílfides; estos seres también pertenecen a los reinos elementales de la Naturaleza, y debemos proyectarnos en ellos. Debemos, por así decirlo, mirar junto con los seres de aire y del agua a los otros a los que están presentes cada vez que la alegría se torna en belleza. Y como esto es difícil, debemos recurrir a otros medios de ayuda. Ahora, afortunadamente, es fácil descubrir a estos seres cuando escuchamos a alguien que habla muy bien y cuyo lenguaje no comprendemos adecuadamente; cuando escuchamos solo los sonidos, sin entender el significado. Si nos abandonamos a la experiencia de este hermoso discurso —pero debe ser realmente un hermoso hablar, una oratoria genuina, y no debemos ser capaces de entenderlo adecuadamente— entonces podemos adquirir la facultad, íntima y delicada de percibir a estos seres.

Por lo tanto, debemos intentar, por así decirlo, adquirir el talento de las sílfides y fortalecerlo a través del talento que se desarrolla cuando escuchamos un hermoso discurso sin esforzarnos por comprender el significado, sino que estamos atentos a la belleza del discurso. Entonces descubrimos a los seres que están presentes donde sea que esté la Belleza y obtener su apoyo para que el hombre pueda tener un verdadero interés en ella.

Y después sigue la desilusión, la terrible y gran sorpresa. Porque estos seres son, de hecho, terriblemente feos, lo más horrible que puedan imaginarse; son criaturas espantosas, el arquetipo mismo de la fealdad. Y si desarrollamos la visión espiritual necesaria y visitamos un estudio donde se realiza un trabajo artístico, descubrimos que son como los seres que están presentes en la Tierra, como arañas; en el terreno de la existencia del mundo, para que los hombres puedan interesarse por la belleza. Es a través de estas espantosas criaturas-araña de un orden elemental que realmente se despierta el interés en la Belleza. El hombre simplemente no podría tener el interés correcto en la Belleza si en su vida anímica no estuviera enredado en un mundo de horripilantes seres-araña.

f2c5

 

Cuando están visitando una Galería, la gente no tiene ni idea —porque lo que he dicho se refiere solo a descubrir la forma de estos seres, que siempre están presentes cuando alguien se deleita con la belleza— las personas no tienen ni idea de cómo se fortalecen por el interés que tienen en las bellas imágenes al tener estas horribles criaturas parecidas a arañas entrando y saliendo de sus orejas y orificios nasales.

El entusiasmo del hombre por lo que es bello surge sobre la base de la fealdad. Ese es un secreto cósmico, mis queridos amigos. El estímulo de la fealdad es necesario para que lo bello se manifieste. Y los mejores artistas fueron hombres que debido a su fuerte constitución corporal pudieron soportar las invasiones de estos seres araña para producir, digamos, una Virgen Sixtina, o algo similar. Cualquier belleza que surja en el mundo ha sido levantada de un mar de fealdad a través del entusiasmo en el alma humana.

Que no se piense que detrás del velo del mundo material, en la región más allá del umbral, entramos en un reino de belleza pura. No imaginemos que cualquiera que conozca estas cosas habla alegremente cuando dice que si los hombres no están preparados adecuadamente, deben ser retenidos en el umbral del mundo espiritual. Porque es esencial, antes que nada, conocer completamente los fundamentos no edificantes de todo lo que frente a la cortina, por así decirlo, es alentador y edificante.

Por lo tanto, si con la visión espiritual nos movemos en el mundo elemental que pertenece al aire y al agua, de nuevo vemos la gran batalla que se libra entre las efímeras sílfides y ondinas y estos arquetipos de la fealdad. Aunque hablé de estos últimos como criaturas-araña, el tejido del que están formados no es como el de las arañas que conocemos, sino que están compuestos de los elementos de agua y vapor acuoso. Son formaciones de aire volátiles, cuya fealdad se potencia, ya que cada segundo tienen una fealdad diferente; cada fealdad exitosa da la impresión de ser incluso peor que su predecesora. Este mundo está presente en el aire y el agua junto con todo lo que es delicioso allí.

Y ahora, para que el hombre pueda desplegar el entusiasmo por el Bien, ocurre algo más. Se puede decir de los otros seres que están más o menos en realidad allí, pero en el caso de los seres de los que voy a hablar ahora, realmente se debe decir que están apareciendo continuamente, siempre que, de hecho, un hombre lleve dentro de él un sentimiento cálido de Bondad.  Es en esta calidez donde se desarrollan estos seres; su naturaleza en sí misma es cálida y ardiente; viven en el presente pero su naturaleza inherente es similar a lo que he descrito en el libro La Ciencia Oculta en relación con la existencia del hombre en el Antiguo Saturno.

Tal como el hombre estuvo en la antigua existencia de Saturno, también lo están estos seres hoy. Su forma no es la misma, pero su naturaleza es similar. No se puede decir de ellos que sean bellos o feos, o algo por el estilo; deben ser juzgados en comparación con los elementales de calor o fuego ordinario, seres que, como ustedes saben, también existen. Toda investigación espiritual en esta esfera es extraordinariamente difícil.   Es muy difícil acercarse a los seres que viven completamente en el calor, es decir, en “fuego” en el sentido antiguo, y cuando uno los encuentra, no es muy agradable.  Uno se topa con ellos, por ejemplo, cuando se tiene la  fiebre alta, pero en general no se trata de un observador realmente objetivo. De lo contrario, se trata de desarrollar la facultad necesaria para percibir estos seres cálidos mediante la elaboración de los métodos indicados en mis libros.

Estos seres cálidos tienen cierta relación con los seres que aparecen, por ejemplo, cuando un hombre tiene un cálido entusiasmo por el Bien, pero la relación es muy peculiar. Asumiré hipotéticamente —porque solo de esta manera puedo describir estas cosas— que los seres cálidos del tipo normal están presentes, se originan en el calor físico del hombre, que como saben es mayor que el calor del ambiente. El hombre tiene su propia calidez, por lo tanto, estos seres particulares están cerca de él. Y ahora, en un hombre que tiene entusiasmo por el Bien, estos otros seres se manifiestan; ellos también son seres cálidos, pero de un tipo diferente. Cuando se encuentran cerca de los seres normales del fuego, inmediatamente se apartan de ellos y se deslizan hacia los rincones más recónditos de la naturaleza del hombre.

Si uno hace grandes esfuerzos para descubrir sus características esenciales en contraste con aquellos seres de calor normales, encuentra que tienen una timidez interna, pero muy pronunciada. Se niegan a ser observados por otros seres del mundo espiritual, y huyen de ellos porque están avergonzados de ser vistos; huyen ante todo a la naturaleza más íntima del hombre. Por lo tanto, son difíciles de descubrir. En realidad, solo se descubrirán si nos observamos en ciertos momentos que realmente no es tan fácil de lograr a voluntad. Supongamos que, a pesar de no ser sentimentales en absoluto, nos emocionamos con solo leer una escena de un libro que nos atrapa profunda y dramáticamente. Se describe una gran y buena acción, digamos, en una novela. Si tenemos el poder de la auto observación, podemos descubrir cómo huéspedes enteros de tales seres (que tienen una sensibilidad tan delicada que no quieren ser vistos por ningún otro ser del mundo espiritual) huyen a nuestro corazón, a nuestro pecho, cómo vienen a nosotros, cómo buscan protección de los otros seres cálidos y, de hecho, de cualquier otro ser de los mundos espirituales elementales.

Hay una fuerza significativa de repulsión entre los seres cálidos normales y estos otros seres cálidos con su intensa timidez que viven solo en la esfera de la vida moral del hombre y que huyen del contacto con otros seres espirituales. Estos seres están presentes en un número mucho mayor de lo que generalmente se imagina y son ellos quienes impregnan al hombre del entusiasmo por lo moralmente bueno. El hombre no adquiriría fácilmente este entusiasmo por lo moralmente bueno si estos seres no acudieran en su ayuda; y cuando un hombre ama la moral, tiene un vínculo real, un vínculo inconsciente con estos seres.

Algunas de sus características son tales que pueden llevarnos a malinterpretar todo este reino. Porque después de todo, ¿por qué estos seres se sienten tímidos y avergonzados?  En realidad, es porque todos los otros seres de los reinos elementales del mundo espiritual en el que viven, los desdeñan, no quieren tener nada que ver con ellos. Ellos son conscientes de esto y el desdén al que están sometidos los hace estimular el entusiasmo por el Bien.

Estos seres tienen ciertas otras características de las que prefiero no hablar, ya que el alma humana está evidentemente molesta ante cualquier mención de esas espantosas criaturas-araña. Por lo tanto, prefiero no referirme a algunas de sus peculiaridades. Pero de todos modos hemos escuchado cómo lo que se desarrolla en el reino de los sentidos como lo verdadero, lo bello, lo bueno, se desarrollan desde los fundamentos que necesitan los tres reinos espirituales que he descrito, así como nosotros en la Tierra necesitamos el terreno sobre el cual caminar. Estos seres no crean lo verdadero, lo bello o lo bueno. Pero los pensamientos que expresan lo verdadero, que significan lo verdadero, necesitan a los espíritus malvados, para poder moverse sobre sus espaldas. Lo bello que produce el hombre necesita las feas arañas de agua y aire para poder salir de este océano de fealdad. Y el Bien necesita un reino de seres que no puedan mostrarse en absoluto entre los otros seres de calidez normal, que siempre deben luchar para evitarlos, y por esta misma razón evocan entusiasmo por el Bien.

Si estos seres no existieran, entonces, en lugar de pensamientos en nuestra cabeza, deberíamos tener, si no exactamente soldados de plomo, al menos fuertes vapores y nada inteligente podría resultar. Para producir lo bello deberíamos tener el don de impregnarlo de vida real para despertar el interés de los hombres. Para que aquí, en el mundo de los sentidos, podamos tener la mano lo que necesitamos para la actividad del Pensamiento, para el sentido de la Belleza y la voluntad de despertar el entusiasmo por el Bien son necesarios estos tres reinos elementales.

Los reinos elementales normales —es decir, los reinos de los gnomos, silfos, ondinas y salamandras, para usar la terminología popular—todavía están en la etapa de trabajar para convertirse en algo en el mundo. Están en el camino de tener formas que se parecen a las de nuestro mundo sensorial; las formas no serán las mismas, pero algún día serán perceptibles para los sentidos que poseen los hombres hoy en día, mientras que ahora, en su existencia elemental, estos seres no son perceptibles a los sentidos ordinarios.

Los seres que les describí ahora ya han sobrepasado el escenario en el que los hombres, los animales y las plantas se encuentran actualmente. De modo que si, por ejemplo, pudiéramos regresar a la existencia de la Antigua Luna que precedió a la Tierra, allí deberíamos encontrar a los seres que hoy encontramos en la Tierra como seres tímidos conectados con los impulsos morales en el hombre. En la Antigua Luna, habrían sido perceptibles como un verdadero mundo animal, girando como si fueran de árbol en árbol. Pero deben recordar la existencia de la Antigua Luna como la describí en el libro La Ciencia Oculta. Todo en esta existencia lunar era flexible y fluido y la metamorfosis tenía lugar continuamente. Entre los seres que estaban allí, girando hacia adentro y hacia afuera, estaban esos horribles seres que describí, esas criaturas-araña que permeaban la Antigua Luna y allí eran visibles. Y también estaban presentes los seres que, como tontos espirituales, acompañan actualmente a los sabios en la Tierra. Fueron un factor que provoco la destrucción de la Antigua Luna, para que pudiera surgir la Tierra. E incluso ahora, durante la existencia en la Tierra, estos seres no tienen placer en la formación de cristales, sino en la ruptura de todo lo mineral.

Por lo tanto, si bien podemos decir de los seres elementales normales que un día llegarán a ser visibles para los sentidos, debemos decir de estos otros seres: fueron una vez visibles para los sentidos y ahora han surgido en lo espiritual —a decir verdad a través de sus naturalezas Luciférica y Ahrimánica. Por lo tanto, hay dos tipos de seres elementales: ascendiendo y descendiendo. Podemos decir: en el “estiércol” de la fealdad de la Antigua Luna, que estaba allí en profusión durante la etapa de su existencia, en el “estiércol” de la fealdad de la Antigua Luna, surge nuestro mundo de belleza.

Ustedes tienen una analogía en la naturaleza cuando llevan estiércol a los campos y de él brotan las plantas hermosas. Ahí tienen una analogía en la Naturaleza, excepto que el estiércol también es perceptible para los sentidos. Es entonces cuando la semirrealidad del mundo de la belleza se observa clarividentemente. Traten de imaginar este mundo medio real de la belleza, aparte de la vida bulliciosa en los tres reinos de la Naturaleza en la Tierra; imaginen todas las bellas secuelas que surgen de la Tierra. Así como surgen flores preciosas en un prado, deben imaginar espiritualmente debajo de él todo el estiércol lunar que contiene las feas criaturas-araña que he descrito. Así como el repollo no crece a menos que esté lleno de abono, la belleza no puede florecer en la Tierra a menos que los Dioses abonen la Tierra con fealdad. Esa es la necesidad interna de la vida. Y esta necesidad interna de la vida debe ser conocida por nosotros, ya que solo ese conocimiento puede darnos el poder de confrontar con la comprensión lo que realmente nos rodea en la Naturaleza.

f3c5

Cualquiera que crea que la belleza en el arte puede producirse en la Tierra sin la base de esta fealdad es como un hombre que se horroriza de que la gente use estiércol, insistiendo en que sería mucho mejor dejar que las cosas hermosas crezcan sin él. De hecho, no es posible que la belleza se produzca sin la base de la fealdad. Y si la gente no quiere entregarse a la ilusión sobre el mundo, es decir, si genuinamente desean conocer lo esencial y no lo ilusorio, entonces deben adquirir conocimiento de estas cosas. Quien crea que hay arte en el mundo sin fealdad, no sabe lo que es el arte. ¿Y por qué no?. Simplemente porque el que tiene una idea de lo que he descrito hoy disfrutará de las obras de arte de la manera correcta, porque sabe a qué precio se las adquiere en la existencia del mundo. Quien quiera disfrutar de las obras de arte sin esta conciencia es como un hombre que preferiría eliminar el estiércol en los campos. Tal hombre no tiene un conocimiento real de lo que crece en la Naturaleza; de hecho, tiene una mera ilusión: plantas de papel maché, aunque las plantas reales están realmente allí.  Quien no sienta la fealdad como la base no tiene el tipo correcto de deleite en la belleza.

Tal es el orden mundial y los hombres deben adquirir conocimiento de él si no quieren seguir vagando como lombrices de tierra, manteniendo su propio elemento y no mirando hacia arriba a lo que es real. Los hombres solo pueden desarrollar los talentos latentes dentro de ellos si confrontan la realidad de manera justa y directa. La realidad, sin embargo, no se alcanza meramente hablando una y otra vez de espíritu, espíritu y espíritu, sino realmente aprendiendo lo espiritual. Pero también hay que enfrentar el hecho de que en ciertas regiones del mundo espiritual se encontrará algo como lo que he estado describiendo hoy.

 

 

Traducido por Gracia Muñoz en Diciembre de 2017.

 

[1] El despertar del alma. Escena 2.

Anuncios