Taller terapéutico sobre la Luna.

El tema, NUESTRA LUNA PERSONAL, después de haberse comprendido, se empezó a digerir, he aquí las expresiones artístico-terapéuticas:

La luna de Amaranta.

La noche me duerme, me tranquiliza, me da vida para seguir.

Miro mi luna y veo caminos para avanzar.

La luna de Gracia.

Empece a sentir la soledad y el agobio.

Para poder recibir la luz del sol tuve que tener fuerza, coraje y capacidad de soltarlo todo.

A medida que volaba sentía acercarse un nuevo amanecer.

La luna de Jesús.

Estigma es madera.

El alocado vuelo de mano rechazado.

La luna de Laura

(el silencio, algún día hablará)

La luna de Carmen

Recogido del Cosmos han engendrado mi ser.

La luna de Maria Jesús.

Arropado embrión en cercano azul.

Palpitante impulso: el futuro llama,

Calidez,

alrededor excesivo calor abrasa.

Su brillo,

en el presente lo atenúa el agua.

La luna de Maribel.

El pasado está ahí,

me envuelve sin ahogarme,

dejando abierta la puerta

para que el futuro se insinúe

en mi presente.

Ayer, mañana

hoy, siempre hoy.

La luna de Prado

En algún lugar

la sangre fluye

y se transforma en sol.

Desconozco su origen

desconozco

pero bebo su fuego

y su sacrificio.

La luna de Esperanza

En la oscuridad de las profundidades se gesta la vida.

Botón rojo de esencia divina.

Destellos de luz consiguen traspasar la neblina protectora.

Oro fecundador, verde de existencia.

Esencias que se mezclan y conforman un mandala de vida.

La luna de Alfredo

A lo lejos

en un espejo

está el reflejo

de lo viejo.

somos artistas. La profe nos ha inmortalizado.

Trabajamos juntos y felices.