GA102c3. La influencia de los seres espirituales en el hombre

Rudolf Steiner — Berlín 15 de febrero de 1908

English version

El propósito de estas conferencias es llevar conceptos aún más elevados a aquellos estudiantes de teosofía más avanzados que ya estan familiarizados durante algún tiempo con su concepción del mundo y que, —lo que es mucho más importante—, se han hecho propios en su forma de pensar y sentir. Esto hará que sea más difícil de seguir para los que vienen después; tal vez ellos sean capaces de seguir con su comprensión, pero será cada vez más difícil para ellos considerar como sensato y razonable lo que se adelanta desde las secciones superiores de la teosofía. Por lo tanto, se requerirá mucha buena voluntad de los recién llegados para seguir estas conferencias grupales con la comprensión de los sentimientos y la percepción. Sin embargo, no deberíamos avanzar si no tuviéramos la oportunidad de arrojar luz sobre los reinos superiores de la existencia espiritual también. Ese es el objetivo de estas conferencias.

Ahora, en la última conferencia les di una imagen de la evolución de todo nuestro sistema planetario. Antes de eso, habíamos considerado el sistema planetario en sí mismo en la medida en que los diversos planetas están poblados por seres que tienen una influencia en nuestro cuerpo humano. Lo que se presentará hoy se vinculará a estos dos estudios previos. Extenderemos aún más nuestra imagen del sistema planetario y aprenderemos algunos de los misterios de nuestra existencia cósmica desde un aspecto espiritual.

En las numerosas versiones populares del origen de nuestro sistema planetario, uno es llevado primero a una especie de niebla original, a una vasta estructura similar a una neblina, una nebulosa, de la cual nuestro sol y sus planetas se han aglomerado de alguna manera aunque para la fuerza impulsora en este proceso solo se tienen en cuenta las fuerzas físicas, como regla general. Esto se llama la “teoría de Kant-Laplace”, aunque se modificó un poco hoy, y aquellos que han llegado a una comprensión intelectual de la aglomeración gradual de los diferentes planetas desde la nebulosa original hasta la condición actual en la que existimos, están muy orgullosos de su inteligencia. Continuamente enfatizan que están muy poco de acuerdo con el importante avance de la ciencia al hablar de fuerzas espirituales y seres espirituales en esta separación de los cuerpos celestiales de la nebulosa. Varios libros populares, también, describen tales declaraciones como completamente atrasadas y supersticiosas.

Ahora la inteligencia de un estudiante de teosofía sería suficiente para comprender lo que se presenta de esta manera. Porque él va un poco más allá. Está claro para él que las fuerzas físicas de atracción y repulsión no pueden ser suficientes. Está claro que todo tipo de cosas jugaron un papel. La teosofía todavía tiene que soportar el hecho de ser proclamada completamente densa y estúpida y con una terrible superstición por la ciencia oficial popular, que podría llamarse “antisofía”. Pero estamos viviendo en una época que de una manera notable está llena de esperanza para el teósofo. Podría decirse que las teorías, opiniones y conocimientos que la ciencia popular moderna forma a partir de sus propios hechos parecen criaturas diminutas, jadeantes y enanas que corren resoplando y soplando a una distancia considerable detrás de los hechos. Los hechos de la ciencia moderna están muy, muy por delante de la “creencia” de la ciencia moderna, solo que eso no se reconoce. Solo quisiera recordarles cómo a menudo hemos hablado aquí de la actividad del cuerpo astral durante la noche, de cómo el cuerpo astral en la noche trabaja en la edificación de los cuerpos físico y etérico, liberándolos de la sustancia de fatiga que han adquirido durante el día. Expresar la oración de esta forma simplemente golpearía a la ciencia moderna como algo no apto para la sociedad educada. Pero los hechos hablan un lenguaje sencillo. Cuando, por ejemplo, podemos leer hoy en un periódico estadounidense que un investigador ha establecido la teoría de que la actividad del sueño en el hombre es constructiva, mientras que, por otro lado, la actividad de vigilia es destructiva, ustedes tienen una vez más una prueba de cómo la ciencia moderna va después de los hechos, como pequeños enanos que no pueden mantenerse al día. En la concepción del mundo de la teosofía, tienen las grandes visiones iluminadoras que se derivan de una concepción espiritual del mundo.

Cuando consideramos el origen de nuestro sistema solar actual teosóficamente, no necesitamos de ninguna manera —ni en otros campos— contradecir directamente lo que propone la ciencia física. La teosofía no tiene objeciones a hacer con respecto a lo que la ciencia física se esfuerza por saber, es decir, lo que los ojos podrían haber visto en las sucesivas fases de la evolución.  Si en el momento de la nebulosa original alguien hubiera colocado una silla en el espacio universal, se hubiese sentado en ella durante un tiempo de vida lo suficientemente largo y hubiera observado cómo las diferentes esferas se iban agrupando en bolas y separando, con los ojos físicos, no habrían visto nada más que lo que la ciencia física ha afirmado. Pero eso sería exactamente lo mismo que si dos observadores informaran que un hombre le dio a otro un golpe en la oreja y uno de ellos dijera: “El hombre estaba furiosamente enojado con el otro y eso le hizo darle un puñetazo en la oreja”. El segundo observador podría decir: “No vi nada de enojo o pasión, solo vi la mano moverse e infligir el golpe”. Esa es la descripción externa y materialista, el método empleado por la ciencia moderna; no contradice el examen espiritual de los hechos. Sin embargo, el hombre que cree que esta descripción materialista es la única, naturalmente siente que su eminencia científica es muy superior a todo lo que propone la investigación espiritual. La teoría modificada de Kant-Laplace definitivamente puede ser válida como un evento externo, pero dentro de toda la formación de globos, dentro de esta cristalización completa de los globos cósmicos separados, están trabajando las fuerzas espirituales y los seres espirituales.

El experimentador nos muestra hoy de una manera hermosa cómo puede proceder esta teoría de Kant-Laplace. Basta con tomar una pequeña bola de aceite que nada en el agua. Entonces uno fácilmente puede poner un pequeño disco de cartón como el plano del ecuador a través de esta bola y pasar una aguja por el centro. Ahora uno hace girar la aguja muy rápidamente, pequeñas bolas de aceite se separan, y es fácil imaginar un sistema cósmico en miniatura y mostrar cómo un sistema cósmico se ha separado en globos en el espacio. El experimentador solo ha olvidado una cosa. Se olvida de que él mismo estaba allí, que hizo la preparación necesaria, que luego rotó la aguja y que lo que no puede ir por sí solo en una escala en miniatura no puede ir por sí mismo en el universo. Pues ahí se supone que debe ir por sí mismo. Las cosas no son en absoluto muy difíciles de comprender, pero los principios físicos correctos están tan desgastados que aquellos que no quieren verlos realmente no necesitan verlos. Entonces, las fuerzas espirituales y los seres espirituales estuvieron activos en todo este proceso de formación planetaria y ahora aprenderemos algo al respecto.

Debo recordarles el hecho repetido frecuentemente  de que antes de que nuestra Tierra se convirtiera en “Tierra” ha pasado por encarnaciones anteriores, por otras condiciones planetarias, las condiciones de Saturno, Sol y Luna, y solo entonces avanzó a su condición actual de Tierra. Ahora imagínese vívidamente al antiguo Saturno, flotando en el espacio en el pasado lejano, la primera encarnación de nuestra Tierra. Dentro de todo el ser de Saturno no había nada de lo que hoy vemos a nuestro alrededor como nuestras plantas, minerales o animales. Saturno consistía en el comienzo de nada más que los primeros rudimentos de la Humanidad. Hablamos del antiguo Saturno como nada más que una especie de conglomerado de seres humanos. El hombre existió en ese momento solo en los primeros rudimentos de su cuerpo físico. El antiguo Saturno estaba compuesto simplemente por cuerpos humanos físicos individuales, algo así como una frambuesa o mora que no está compuesta de nada más que de pequeñas bayas. Estaba rodeado de una atmósfera, como hoy nuestra Tierra está rodeada de aire, pero en relación con lo que hoy conocemos como atmósfera, era espiritual. Era completamente de naturaleza espiritual y dentro de la evolución de Saturno el hombre comenzó su primer desarrollo.

Luego llegó un momento en que Saturno pasó por un estado similar a la condición del hombre entre la muerte y el renacimiento en el Devacán. Uno llama a este estado del cuerpo cósmico, Pralaya. Así, Saturno atravesó una especie de estado devacánico y cuando volvió a entrar en una especie de existencia externamente perceptible, emergió como la segunda etapa planetaria de nuestra Tierra, como el Sol. Esta condición del Sol portaba al ser humano de nuevo. Ciertos seres que se habían quedado atrás ahora emergieron al lado del reino humano, de modo que hubo entonces dos reinos en el Sol. Luego vino otra Pralaya, otra condición devacánica, después de la cual todo el planeta se transformó en la condición de la Luna; y así continuó, nuevamente un Pralaya, hasta que de la condición  lunar se pasó a nuestra Tierra.

Cuando nuestra Tierra salió del estado devacánico puramente espiritual y recibió por primera vez un tipo de existencia externamente perceptible, no era como lo es hoy. De hecho, vista externamente, realmente podría representarse como una especie de gran nebulosa primordial, como lo describe nuestra ciencia física. Solo debemos pensar en esta bruma primordial como inmensa, mucho más grande que la tierra presente, extendiéndose mucho más allá de los planetas más externos que ahora pertenecen a nuestro sistema solar, mucho más allá de Urano. Para la ciencia espiritual, lo que se ve surgir de esta condición espiritual no es simplemente una especie de niebla física. Pues describirlo como una especie de niebla y nada más es tan sensato como si un hombre que ha visto a otro y debe responder a una pregunta sobre lo que vio contesta: “vi los músculos que están unidos a los huesos y la sangre” simplemente describiendo el aspecto físico. Porque en la niebla primordial había una multitud de fuerzas espirituales y seres espirituales. Le pertenecían y lo que sucedió en esta niebla primordial fue una consecuencia de las hazañas de los seres espirituales. Todo lo que el físico ve cuando se coloca una silla en el espacio cósmico y observa el proceso, lo describe como el observador que negó la pasión y la ira y describió solo la mano en movimiento. En realidad, lo que ocurrió allí —la separación de cuerpos y globos cósmicos— fue un acto de los seres espirituales; en la niebla primordial, por lo tanto, debemos ver la vestimenta, la manifestación externa, de una multitud de seres espirituales.

Son seres espirituales en etapas de evolución muy variadas. No surgen de la nada, tienen un pasado detrás de ellos. Tienen a Saturno, al Sol y el pasado lunar detrás de ellos. Han pasado por todo esto y ahora están preparándose para la tarea de convertir en hechos todo lo que han experimentado. Deben “hacer” lo que han aprendido en Saturno, Sol y Luna, y se encuentran en las más diversas alturas del desarrollo. Entre ellos hay seres que estaban tan avanzados en el antiguo Saturno como el hombre en la Tierra actualmente. Estos ya pasaron por su etapa humana en Saturno y por lo tanto están muy por encima del hombre al comienzo de la evolución de la Tierra. También están allí otros seres que pasaron por su etapa humana en el Sol, otros que lo hicieron en la Luna. El ser humano esperó para atravesar su etapa humana en la Tierra. Incluso si consideramos solo esta cuádruple jerarquía, tenemos una serie de seres diferentes en diferentes etapas evolutivas.

Llamamos a los seres que pasaron por su etapa humana en el Sol, los “Espíritus del Fuego”, pero no deben imaginar que eran externamente como los hombres de hoy. Pasaron por su etapa humana en una forma externa diferente. El antiguo planeta Sol tenía una sustancia ligera extraordinariamente fina, mucho más ligera que nuestra sustancia presente. En ese momento no había ningún tipo de sólido o fluido, solo existía el elemento gaseoso, y los cuerpos de los Espíritus del Fuego, a pesar de ser de rango humano, eran cuerpos gaseosos. Uno puede atravesar la etapa humana en la evolución cósmica en las formas más variadas. Solo el hombre de la Tierra lo atraviesa en carne y hueso. Los seres que tenían rango humano en la Luna y que ya estaban en una etapa más avanzada que el hombre lo atravesaron en una especie de condición acuosa.

Por lo tanto, estos espíritus y una gran cantidad de otros se unieron con la niebla primordial que se encuentra en el punto de partida de nuestro sistema solar. Así, por ejemplo, pueden comprender fácilmente que lo que comenzó para el hombre sobre Saturno comenzó de alguna manera para otros seres sobre el sol. Al igual que en Saturno, comenzaron los primeros rudimentos del cuerpo físico, así que en el Sol siguieron otros seres, al igual que en las escuelas, diferentes alumnos de primaria siempre lo siguen. Estos seres solo han avanzado hasta el punto de ser incorporados físicamente en nuestros animales contemporáneos. En la Luna siguieron seres que están presentes en nuestras plantas contemporáneas, y nuestros minerales actuales solo se han agregado a la Tierra. Estos son nuestros compañeros más jóvenes en la evolución, cuyos dolores y alegrías les describí en una conferencia anterior. Así, en la niebla original no solo había seres avanzados sino también aquellos que aún no habían alcanzado el escenario humano.

Ahora debemos agregar a aquellos que ya he enumerado, los seres de los que he hablado como rezagados en ciertas etapas de la evolución cósmica. Vamos a tomar a los espíritus del fuego. Ya habían alcanzado su etapa humana en el Sol, y ahora, en la Tierra, son seres altamente exaltados, dos etapas por encima del hombre. Están tan avanzados que hasta que el hombre haya ascendido a través de la existencia de Júpiter y Venus a la existencia de Vulcano, no estará maduro para una existencia como la de los elevados Espíritus del Sol al comienzo del desarrollo de la Tierra. Pero tambien había seres que se habían quedado atrás, que deberían haber progresado en el Sol hasta los Espíritus del Fuego, pero que por ciertas razones se quedaron atrás. No pudieron desarrollarse a la altura máxima alcanzada por los espíritus de fuego cuando la Tierra estaba en el comienzo de su evolución.

Todos recordarán que en el comienzo de su evolución, la Tierra todavía era un cuerpo con el sol y la luna, y esto se puede combinar fácilmente con la teoría de la niebla o nebulosa original. Si fueran, por lo tanto, a unir los tres cuerpos celestiales, la tierra, el sol, la luna, en un gigantesco caldero cósmico, obtendrían un cuerpo que existió en un tiempo. Luego llegó el momento en que el Sol salió, dejando la Tierra y la Luna, a lo que siguió un tiempo en que la Luna también se retiró y dejó nuestra Tierra como lo está hoy con el Sol por un lado y la luna por otro. Ahora nos preguntamos cómo sucedió para que surgieran tres cuerpos de uno. Verán fácilmente por qué sucedió eso cuando recuerden que los seres altamente evolucionados, dos etapas por encima del hombre, estaban presentes en la niebla primordial, unificados con su existencia externa. No habrían tenido nada que ver directamente con un cuerpo tan cósmico como nuestro planeta actual, necesitaban un lugar de residencia con características bastante diferentes. Por otro lado, el ser humano habría sido consumido en una existencia unida con el sol. Él necesitaba una existencia debilitada y más suave. Era esencial entonces que, a través de la acción de los espíritus del fuego, el Sol se retirara de la Tierra y se convirtiera en su escenario de acción. No fue un evento meramente físico: debemos entenderlo como la escritura de los Espíritus del Fuego. Sacaron su morada y todo lo que necesitaban como sustancias de la Tierra e hicieron que el Sol fuera su escenario, pues en virtud de su naturaleza, pueden soportar esa inmensa velocidad de desarrollo. Si el ser humano estuviera expuesto a tal velocidad, entonces apenas sería joven cuando envejecería de una vez. Toda la evolución continuaba a un ritmo furioso. Solo aquellos seres que se encontraban dos etapas por encima del hombre podían soportar la existencia solar. Se alejaron junto con el Sol y dejaron atrás la Tierra con la Luna.

Ahora podemos responder también la pregunta de por qué la Luna tuvo que separarse de la Tierra. Si la Luna hubiera permanecido unida a la Tierra, entonces el hombre no podría haber sostenido su existencia. La luna tuvo que ser expulsada, porque habría momificado el desarrollo completo del hombre. Los hombres no habrían experimentado un desarrollo tan rápido como lo hubieran hecho si el Sol hubiera permanecido, pero habrían sido carbonizados, secados como momias; su evolución habría sido tan lenta que se habrían momificado. Para producir exactamente el grado de desarrollo útil para el hombre, la Luna con sus fuerzas y sus seres subordinados tuvo que ser expulsada. Y así también unidos con la Luna estaban aquellos seres que describí como que permanecen en un momento de la vida comparable al alcanzado hoy en la tierra por un niño de siete años. Como solo pasaron por una existencia como la existencia humana hasta la edad de siete años, cuando solo se desarrolla el cuerpo físico, necesitaban un lugar de residencia como la Luna. Cuando agreguen el hecho de que no solo estos diversos seres se unieron con la nebulosa original, sino toda una serie más, en etapas muy variadas de la evolución, entonces comprenderán que no solo estos cuerpos cósmicos, la Tierra, el Sol y la Luna, se separaron desde la nebulosa, sino también otros cuerpos cósmicos. De hecho, todos se aglomeraron como globos separados porque tuvieron que encontrarse escenaios de acción para las diferentes etapas de evolución de los diferentes seres.

Por lo tanto, había seres en el comienzo de nuestra Tierra que apenas estaban preparados para participar en un desarrollo posterior, que todavía eran tan jóvenes en toda su evolución que cualquier paso posterior los habría destruido. Debían recibir una esfera de acción, por así decirlo, sobre la cual pudieran preservar su completa juventud. Todos los otros campos de acción existían para dar lugar de residencia a aquellos que ya estaban más avanzados. Para los seres que se quedaron los últimos durante la existencia de la Luna, y que por lo tanto se habían quedado atrás en una etapa evolutiva muy temprana, hubo que separar otros campos de acción. Este escenario de acción fue el cuerpo cósmico que llamamos “Urano” y que, por lo tanto, tiene una conexión muy pequeña con nuestra existencia terrenal. Urano se ha convertido en el teatro de los seres que deben permanecer en una etapa muy atrasada.

Entonces la evolución prosiguió. Además de Urano, todo lo que forma nuestro universo estaba contenido en una masa original similar a una papilla. La mitología griega llama a esta condición “Caos”. Luego, Urano se separó, y el resto permaneció en el Caos. Dentro de él había seres que en su desarrollo se encontraban precisamente en la etapa en la que estábamos los seres humanos cuando nuestra Tierra atravesaba la condición de Saturno. Y para estos seres se creó un escenario especial, “Saturno”, ya que en ese momento, apenas estaba comenzando su existencia, no podían compartir todo lo que vendría después. Así se separó un segundo cuerpo cósmico, el Saturno, que hoy ven en los cielos hoy. Surgió por el hecho de que había seres que estaban en la misma etapa que el hombre en el tiempo de Saturno de la Tierra. Mientras que Saturno surgió como un cuerpo cósmico separado, todo lo demás que pertenece a nuestro sistema planetario actual, la Tierra con todos sus seres, todavía estaba en esa masa original parecida a una papilla. Solo Urano y Saturno salieron fuera.

Lo siguiente que sucedió fue la separación de otro planeta que tuvo que convertirse en escenario de otra determinada etapa de desarrollo. Ese fue el planeta Júpiter, el tercero en separarse de la masa brumosa que para nosotros es en realidad la Tierra. En el momento de la separación de Júpiter, el Sol, la Luna, así como todos los otros planetas de nuestro sistema, todavía estaban unidos con la Tierra. Cuando Júpiter se separó, surgieron gradualmente los precursores de la humanidad contemporánea. Es decir, nuestros seres humanos presentes surgieron de nuevo justo cuando una nueva planta salió de la semilla. Las semillas humanas se habían formado gradualmente durante las condiciones del antiguo Saturno, el Sol y la Luna, y ahora, mientras el Sol todavía estaba vinculado con la Tierra, estas semillas humanas volvieron a brotar.

Pero ahora los seres humanos no habrían podido evolucionar más, no podrían soportar el tiempo mientras el Sol permaneciera en la Tierra. Entonces surgió algo que podemos comprender bien cuando tenemos claro que los seres que hemos llamado los Espíritus del Fuego tomaron su escenario de acción lejos de la Tierra. El Sol salió y ahora tenemos el sol, por un lado y la Tierra y la Luna unidas. Durante ese tiempo, Marte —de una manera que tomaría demasiado tiempo relatar ahora en detalle— nuevamente había formado un escenario para sus seres particulares, y en su avance posterior, Marte atravesó la Tierra y la Luna dejando atrás lo que hoy día conocemos como hierro De ahí que Marte fue la causa de las partículas de hierro depositadas en los seres vivos, es decir, en la sangre. Ahora alguien podría decir: Eso no es tan notable, el hierro está en todas partes. Porque así como otros cuerpos estaban en la niebla primordial, también lo estaba Marte con el hierro que dejó atrás. ¡El hierro también está en todos los otros planetas! La ciencia de hoy, sin embargo, confirma maravillosamente lo que se da aquí desde la enseñanza de la Ciencia Espiritual. Recordarán que una vez les mostré cómo se pasa simbólicamente de la savia verde de la planta, la clorofila, a la sangre del hombre. Las plantas surgieron en el período anterior a este paso de Marte y han conservado su característica. Luego el hierro se depositó en los seres más altamente organizados que las plantas, impregnando la sangre roja. Por lo tanto, lo que se ha encontrado recientemente en un laboratorio de Zúrich está en completo acuerdo con estos hechos científico-espirituales, a saber, que la sangre no se puede comparar con la clorofila, simplemente porque se depositó más tarde. No debemos imaginarnos que la sangre dependa de algún modo de la sustancialidad del elemento químico “hierro”. Lo digo especialmente, porque alguien podría decir que no se puede hablar de ninguna conexión de la clorofila con la sangre. Hoy la ciencia hace el descubrimiento de que la sangre se remonta al elemento “hierro”, mientras que la clorofila no contiene hierro. Sin embargo, está en la más completa armonía con lo que la Ciencia Espiritual tiene que decir, es solo cuestión de mirar las cosas en la luz correcta.

Luego, por las razones que ya hemos mencionado, la Luna se separó y ahora tenemos la Tierra por sí misma y la Luna actual como su satélite. Con el Sol se retiraron todos los seres de un orden esencialmente superior al hombre, a quien hemos llamado los Espíritus del Fuego. Pero había ciertos seres que no habían ascendido lo suficientemente como para poder realmente soportar la existencia solar. Debe quedar claro que fueron seres exaltados muy por encima del hombre, pero aún no tan avanzados como para poder vivir, como los Espíritus del Fuego del Sol. Tenían que crearse las moradas para ellos. Ninguno de los otros espacios podría haberles servido, porque aquellos eran para seres de otra naturaleza, que de ninguna manera habían alcanzado la gran etapa de los seres que, aunque pertenecían a los Espíritus del Fuego, no se habían mantenido a esa altura de la Evolución Cósmica. En general, había dos especies de seres que se habían quedado atrás, y para ellos se formaron dos esferas especiales a través de la separación de Mercurio y Venus del Sol. Mercurio y Venus son dos planetas  que se han separado como los centros para aquellos Espíritus del Fuego que están exaltados muy por encima de la existencia humana, pero que sin embargo, no podrían haber soportado la existencia en el Sol. Entonces, tienes a Mercurio en el vecindario del sol como esfera para aquellos seres que no pudieron vivir con los espíritus del fuego en el sol, y Venus como esfera para seres que en cierto sentido se habían quedado detrás de los seres de Mercurio, pero que no obstante estaba muy por encima del hombre.

Así han visto que estos diversos cuerpos cósmicos se originan de la bruma primordial a partir de causas internas, de actividades inspiradas espiritualmente. Si uno se mantiene solo en lo físico, las cosas siguen su curso de la forma en que lo describe la ciencia moderna, pero el punto es aprender a conocer las causas espirituales por las cuales las cosas se han convertido en lo que son. Dentro de la niebla primordial, los seres mismos han creado los lugares de residencia en los que poder vivir. Ahora bien, estos diversos seres que estaban, por así decirlo, conviviendo armoniosamente antes de separarse, no permanecieron sin conexión. Por el contrario, trabajan unos con otros en todas partes. La influencia de los seres de Mercurio y Venus en la Tierra es de un interés bastante especial. Vuélvanse al tiempo en que el Sol y la Luna se liberaron de la Tierra y el hombre comenzó su existencia en su forma presente. Él ha adquirido esta existencia en la forma presente a través del hecho de que uno de los espíritus del Sol se abstuvo —si puedo expresarlo así— de continuar su existencia en el Sol, uniéndose a la Luna. De esta manera surgió un noble regente en la luna. Había seres de un orden inferior en la luna, pero uno de los Espíritus del Sol se unió a la existencia lunar. Este Espíritu Solar que, por lo tanto, es un Espíritu del Sol desplazado en el universo es, como divinidad el ser espiritual Iahvé, Jehová, el regente de la Luna. Veremos por qué sucedió eso si consideramos lo siguiente.

Hemos visto que si el Sol hubiera permanecido unido a la Tierra, el hombre hubiera sido consumido por el rápido curso del desarrollo, y si la Luna y sus fuerzas hubieran trabajado sobre el hombre, él se habría momificado. Precisamente a través de la armonización de las fuerzas del Sol y la Luna surgió el equilibrio que mantiene al hombre en el tiempo actual de la evolución. Cuando la Tierra devino de la Antigua Luna el hombre tenía su cuerpo físico de Saturno, su cuerpo etérico del Sol y su cuerpo astral de la Luna. Pero debido a que tenía los tres cuerpos y la semilla con los tres cuerpos comenzó ahora a desarrollarse, él tenía una forma muy diferente. Abrirían los ojos con asombro si se lo describiera, porque la presente forma humana ha surgido muy lenta y gradualmente desde el momento de la separación lunar. Pues la base, las fuerzas lunares inferiores no podrían haberle dado al hombre su forma actual. Ciertamente podrían haberle dado una forma, pero una forma inferior. Si las fuerzas de la Luna se hubieran quedado con la Tierra, lo habrían retenido rápido en una forma. Las fuerzas que dan la forma deben proceder de la Luna, mientras que las fuerzas que continuamente alteran la forma proceden del Sol. Pero para que surja la forma humana presente, un moldeador, un modelador de la forma, debe trabajar desde la Luna; no era posible de otra manera. En ese momento, por lo tanto, comenzó el desarrollo del yo humano. El cuarto miembro de la entidad humana se levantó y Iahvé le dio al ser humano el núcleo de una forma que le permitiría convertirse en un portador del yo.

Ahora el hombre aún no era capaz de llevar a cabo el trabajo que les he contado. He explicado que el yo del hombre trabaja sobre sus cuerpos astral, etérico y físico. Pero solo puede comenzar este trabajo gradualmente. Como un niño necesita maestros, entonces cuando el hombre ya estaba preparado para convertirse en un portador del yo, necesitaba un estímulo en la Tierra que le permitiera avanzar, y había dos “estimulantes”. Pueden pensar desde toda la evolución cósmica, de dónde vinieron Ellos.

Los seres que parecían más cercanos al hombre eran los seres de Venus y Mercurio. Hasta que, al final de la Era Atlante, el hombre pudo hacer los primeros débiles esfuerzos para trabajar independientemente con su yo en los tres cuerpos, porque eso solo fue posible al final de la Era Atlante, tenía que tener maestros. Estos maestros eran los seres de Venus y Mercurio, que continuaron trabajando mucho más allá de la Era de la Atlántida. Pero no deben mirarse como miramos a nuestros maestros actuales; los seres de Venus deben ser considerados como aquellos que dotaron al hombre de su intelectualidad. Los hombres no sabían nada de esto; así como los diferentes fluidos humanos actúan sobre el hombre, también lo hicieron las fuerzas de estos seres hasta que él pudo trabajar sobre sus cuerpos de forma independiente. Lo que encontramos hoy en el hombre como inteligencia fue mediado por él a través de los espíritus que se quedaron en Venus como espíritus de fuego de un orden menor. Además de estos había otros maestros y, de hecho, fueron percibidos conscientemente como maestros por los hombres que alcanzaron la clarividencia, los maestros de los grandes Misterios de la Antigüedad. En el pasado remoto no solo existía esa influencia omniabarcante de los Espíritus de Venus que trabajaban más o menos en la Humanidad como un todo, también había centros de Misterio donde los seres humanos más avanzados recibían instrucción espiritual de los Espíritus del Fuego. Los Espíritus de fuego exaltados de Mercurio instruían en los Misterios; allí aparecían —si podemos decirlo— como una encarnación espiritual y fueron los maestros de los primeros iniciados. Así como los primeros iniciados se convirtieron en los maestros de las grandes masas de la humanidad, también lo hicieron los seres de Mercurio que trabajaron como maestros de los primeros iniciados. De esto puede darse cuenta de que los seres de otras estrellas tienen una influencia sobre el hombre, pero la  muy complicada naturaleza de esta influencia se puede ver a partir de lo siguiente.

Recuerden que en mi Teosofía dividimos aproximadamente al ser humano al decir que consiste en cuerpo físico, cuerpo etérico, cuerpo astral, yo, yo espiritual, espíritu de vida, espíritu-hombre. La división más correcta, como saben, es físico, etéreo, cuerpo astral, y luego las tres fuerzas del alma de las que emerge el yo: alma sensible, alma racional o mental, alma consciente, y que solo entonces tenemos el Yo espiritual o Manas, Espíritu de vida o Budhi, Hombre espíritu o Atma. Así, el elemento alma se inserta como alma sensible, alma racional y alma consciente. Si seguimos la evolución del hombre en la Tierra podemos decir que a los tres componentes traídos desde la Luna, el primer desarrollo que se agregó fue el alma sensible, luego surgió el alma racional y no hasta el final de los tiempos de la Atlántida, cuando el hombre aprendió por primera vez a decirse “yo” a sí mismo, surgió el alma consciente. Desde entonces, el hombre puede comenzar a trabajar conscientemente desde dentro sobre los miembros de su ser. Si dividimos al hombre así en cuerpo, alma, y espíritu, entonces tenemos que dividir el alma nuevamente en alma sensible, alma racional, y alma consciente. Estos evolucionaron gradualmente, y el alma consciente todavía no podía influir, ya que surgió solo como la última. Por lo tanto, estos miembros tenían que encenderse desde fuera, y los seres externos estaban activos. Marte, de hecho, trabajó en el alma sensible, el Mercurio ya separado con sus seres trabajó en el origen del alma racional, y Júpiter, que llevaba mas tiempo en la existencia, trabajó en el origen del alma consciente.

Así, en la naturaleza anímica del hombre tenemos el trabajo de los tres cuerpos cósmicos, de Marte en el alma sensible, Mercurio en el alma racional, Júpiter en el alma consciente y, en la medida en que el Yo espiritual presiona desde el alma consciente, Venus está activo con su ser . Mercurio también estuvo activo con respecto a los primeros iniciados, de modo que los seres de Mercurio ejercieron una doble actividad, la cual era completamente inconsciente para el hombre en la medida en que desarrollaba su alma racional para después ser los primeros maestros de los iniciados cuando trabajaron de una manera totalmente consciente. Por lo tanto, los seres de Mercurio tenían una doble actividad continua, al igual que muchos maestros de escuela del país instruyen a los niños y cultivan la tierra que se les asigna. Los seres de Mercurio tuvieron que desarrollar el alma racional y además de eso tuvieron que ser los grandes maestros  de los grandes iniciados. Todas estas cosas también pueden ser captadas por la lógica pura.

f1ga102c3

Ahora quizás puedan preguntar por qué Júpiter debiera trabajar en el alma consciente, dado que es un planeta tan lejano. Pero estas cosas no se investigan por motivos lógicos, sino investigando los hechos de los mundos espirituales. Allí percibirían como un hecho que el alma consciente está encendida por los seres de Júpiter, a cuya ayuda llegan, por otro lado, los seres rezagados de Venus. Las cosas no pueden ajustarse a un esquema externo en la actividad del cosmos; uno debe darse cuenta de que cuando un planeta ya ha cumplido una tarea, sus seres pueden después asumir otra tarea también. En el curso de la segunda raza de la humanidad, los seres de Júpiter cooperaron en el perfeccionamiento del cuerpo etérico; luego ellos mismos avanzaron de escenario y cuando el ser humano estuvo lo suficientemente avanzado para que su alma consciente se desarrollara, tuvieron que intervenir nuevamente y ayudar en su desarrollo. Lo que funciona en el espacio entra en actividad conjunta de la manera más variada; uno no puede pasar de una actividad a otra en ningún tipo de forma esquemática.

Entonces, ven cómo el físico, cuando mira hacia el Universo, ve solo los cuerpos externos de los organismos espirituales, y cómo la Ciencia Espiritual nos conduce a los cimientos espirituales que producen lo que el físico ve. No nos hemos entregado a la ilusión del hombre que toma la pequeña bola de aceite y olvida que él mismo la mueve. Hemos buscado a los seres que a su vez extrajeron las esferas de los planetas que percibimos. No hemos caído en la ilusión de pensar que si no estamos allí, todo el asunto no continúa. Hemos buscado al “revólver”, el que se queda atrás como el ser real espiritualmente activo, de modo que siempre se puede encontrar un acuerdo total entre lo que dice la Ciencia Espiritual y lo que descubre la ciencia oficial. Solo ustedes nunca pueden derivar lo que dice la Ciencia Espiritual de los hechos de la ciencia. En la mayoría de los casos, tendrían una analogía. Si, por otro lado, los hechos espirituales se han encontrado por medios ocultos, entonces, si se ignora lo que la ciencia oficial aún no ha encontrado, siempre estarán de acuerdo con lo que el físico también tiene que decir. Entonces el teósofo puede apoyar al físico. Él sabe muy bien que una ocurrencia en el ámbito físico puede ser exactamente lo que el físico describe, pero además siempre existe el proceso espiritual. Esto no impide que muchos científicos se sientan muy superiores y consideren al teósofo como un pobre tonto o algo peor. Pero el teósofo puede mirar con bastante calma. Será muy diferente dentro de cincuenta años, ya que la continuación de la ciencia meramente materialista dañaría mucho la salud y el bienestar de los hombres si las cosas permanecieran como están hoy, y si la ciencia espiritual no estuviera para combatirlas.

 

Traducido por Gracia Muñoz en Enero de 2018

 

Anuncios

2 comentarios el “GA102c3. La influencia de los seres espirituales en el hombre

  1. […] GA102c3. Berlín 15 de febrero de 1908 […]

  2. Hugo Jaramillo Tobar dice:

    MUCHAS GRACIAS POR SU GRAN AYUDA EN EL CAMINO ESPIRITUAL. Cordialmente: Hugo (Quito-Ecuador)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s