GA110c7. Las Jerarquías Espirituales

Rudolf Steiner — Dusseldorf, 16 de abril de 1909

English version

Me gustaría hacer una observación hoy al comienzo de esta conferencia en relación con el final de la conferencia de ayer. He visto que algunos de nuestros respetados oyentes le han dado cierta importancia al hecho —y uno puede entenderlo muy bien — que, en el bosquejo que hice, cada planeta estaba en línea con el Sol, que se había establecido una especie de relación general, pero debo observarles expresamente que esto no tiene importancia y que no tiene nada que ver con lo que nos concierne aquí, esto será considerado más adelante. No debemos tener ideas equivocadas.

c7f3

Primero, dibujamos el Sol, de acuerdo con el sistema copernicano; después, lo que hoy se llama Mercurio —pero que esotéricamente se llama Venus; luego tenemos a Venus —que es Mercurio en el sentido esotérico. Luego (según el sistema copernicano), después viene la Tierra, con su Luna. Y a continuación tenemos la órbita de Marte, de Júpiter, y terminamos con la órbita de Saturno.

Este sería el sistema mundial de Copérnico. Ahora, como he dicho, me gustaría presentarles la cuestión tal como se enseñó en la escuela de Zarathustra —Zarathustra, sin embargo, no siempre fue el maestro— estas son verdades elementales que se enseñaron en las escuelas de Zarathustra. Si suponemos que aquí está la constelación de Géminis, tomamos estos puntos que simplemente se encuentran en esta línea (desde x o Géminis, hasta el Sol), y unimos al Sol con la constelación de Géminis, ya sea que exista tal conjunción o no, no importa. He dibujado esto aquí solo para mostrar las órbitas de los planetas, no los puntos donde se encuentran. Estas son las marcas del límite para las diferentes jerarquías. Ahora, si queremos, por ejemplo, designar el reino de Saturno, debemos pensar en la Tierra y no en el Sol como el centro, y debemos dibujar una especie de círculo, que en realidad no es circular sino de forma ovoide, para que la Tierra se convierta en el punto central. Debemos hacer lo mismo con los otros cuerpos celestes. Les ruego que no tomen las cosas de importancia secundaria en este dibujo como lo principal. Lo principal consiste en tener en mente las figuras, que están de acuerdo con los reinos del poder correspondiente, de las Jerarquías.

Hoy consideraremos con más detalle la naturaleza de esos miembros de las Jerarquías, que se encuentran inmediatamente por encima del hombre. Es bueno estudiar esto y comenzar por una vez con el hombre. Porque solo si tenemos muy claro en nuestras mentes todo lo que se ha dicho repetidamente sobre la naturaleza del hombre y su desarrollo, podemos elevarnos a la consideración de la naturaleza de los miembros de las Jerarquías Superiores.

Sabemos que el hombre, tal como apareció por primera vez en la Tierra, y como se ha desarrollado, consta esencialmente de cuatro partes. Estos cuatro miembros son el cuerpo físico, el cuerpo etérico, el cuerpo astral y el “yo”. Los dibujaremos esquemáticamente hoy, según lo necesitemos. Primero dibujamos el cuerpo físico humano como un círculo, lo mismo con el cuerpo etérico, el astra­­l y, por último, el “yo” o el ego como un pequeño círculo. Ya saben cómo procede el desarrollo del hombre. Durante el curso de su evolución terrenal, el hombre comienza a trabajar en su cuerpo astral, con su Yo.

               En términos generales, podemos decir: tanto de su cuerpo astral como el hombre ha desarrollado con la ayuda de su ‘yo’, de modo que esta parte remodelada de su cuerpo astral está completamente gobernada por el ‘yo’, gran parte de ella se llama Manas o Yo Espiritual, esto —como se ha dicho a menudo— no debe considerarse como algo nuevo que ha entrado en el hombre, sino simplemente como un producto transformado del cuerpo astral. Debe notarse cuidadosamente que todo lo que se acaba de decir se aplica solo al hombre. Es importante que no generalicemos, sino dejar claro que los Seres del Universo difieren mucho entre sí. Dibujemos entonces la quinta parte del hombre, el cuerpo astral transformado, es decir, Manas, como un círculo separado: en realidad, debería haberse dibujado dentro del cuerpo astral. Del mismo modo debemos dibujar sobre él el cuerpo etérico transformado. La parte transformada del cuerpo etérico, que designamos como Budhi o Espíritu de Vida: cuando todo se transforma se vuelve completamente Budhi. Del mismo modo, el cuerpo físico se transforma en Atma, cuando consideramos al hombre en su estado perfeccionado, que alcanzará en el curso de su desarrollo a través de Júpiter, Venus y Vulcano. Así, cuando el hombre haya alcanzado su más alta perfección en la condición vulcana, podríamos hacer un dibujo esquemático de él de la siguiente manera: podríamos decir que tenemos aquí su Atma, Budhi, Manas, el ‘Yo’ o Ego, el cuerpo astral, el cuerpo etérico y el cuerpo físico. Y veríamos en el Diagrama I que lo más característico que debemos observar en el hombre es que, con sus siete principios, él es un ser completo, que estos siete principios están todos juntos. Esta es la cosa más importante.

Cuando ahora pasamos a los miembros de la siguiente Jerarquía, los Ángeles, el caso es diferente. Pues este esquema (diagrama I) se aplica al hombre, pero no a los ángeles.

C7F1

 

Aquí, en el Diagrama II, debemos decir que el Ángel ha desarrollado el cuerpo físico (1) el cuerpo etérico (2) y cuerpo astral (3). Pero ahora el yo (4) debemos dibujarlo como separado de estos tres, luego vienen Manas (5) Budhi (6) y Atma (7). Si quieren ser claros acerca de la naturaleza de un Ángel, deben pensar que sus partes superiores en las cuales él busca desarrollarse flotan sobre esa parte de él que está en el mundo físico; Al principio, solo ha desarrollado completamente Manas, las otras dos partes las desarrollará más adelante. Por lo tanto, si uno quisiera estudiar la naturaleza de un Ángel, tendría que decir que el Ángel no tiene un Yo que habita en la Tierra como el hombre. Tampoco está desarrollando su etapa actual de evolución de Manas sobre la Tierra. Por lo tanto, lo que hay de él en la Tierra, no parece pertenecer a un Ser espiritual. Cuando conoces a un hombre y lo miras, ves que tiene sus principios en él, por lo tanto, todas sus partes están organizadas dentro de él. Si desean buscar un ángel, deben tener en cuenta que su parte física es algo así como un reflejo de sus principios espirituales, que solo se encuentran en el mundo espiritual. En el agua que brota y fluye, en las nieblas que se disuelven en agua, también en los vientos y los relámpagos que brillan en el aire, en todo esto, deben buscar el cuerpo físico de los seres angelicales. La dificultad para el hombre consiste en su idea fija de que un cuerpo físico necesariamente debe tener un esquema definido. Es difícil para el hombre decirse a sí mismo: veo una niebla que se eleva, veo una corriente de agua que se disuelve en forma de aerosol, me paro en el viento que sopla, veo un rayo que sale de las nubes y sé que todas estas son revelaciones de Ángeles, y detrás de este cuerpo físico, que de ninguna manera es tan limitado como el humano, tengo que reconocer el espíritu. El hombre tiene que desarrollar todos sus principios encerrados en él; debido a esto, no puede darse cuenta de que un cuerpo físico puede ser tan líquido y evanescente que ni siquiera tiene que encerrarse o perfilarse con precisión. Deben darte cuenta de que ochenta Ángeles pueden estar asociados y tener la parte más sólida de su cuerpo físico en una sola capa de agua. No es necesario entender que el cuerpo físico de un ángel tenga ningún límite; un pedazo de agua puede pertenecer aquí y, lejos, otro pedazo. En resumen, en todo lo que nos rodea como el agua, el fuego y el aire de la Tierra, tenemos que imaginar que contiene los cuerpos de la Jerarquía que se encuentra junto al hombre. Uno tiene que mirar clarividentemente al mundo astral para percibir el Yo del Ángel y su Manas que nos mira desde el mundo superior.

El reino del sistema solar que debemos investigar cuando buscamos a los Ángeles es aquel cuyos límites están marcados por la Luna. Con los Ángeles, la investigación sigue siendo relativamente fácil, ya que su condición es tal que, por ejemplo, si tenemos el cuerpo físico de un ángel en un pedazo de agua o algo similar, y consideramos que el agua o ese viento, clarividentemente encontramos dentro de él un cuerpo etérico o astral. Por lo tanto, en el dibujo estos tres están representados juntos. Por supuesto, no solo debemos ver la imagen material en el viento que corre, el agua que fluye o quiebra, que ve la percepción común; las partes etéreas y astrales de los ángeles viven de la manera más variada en agua, aire y fuego. Pero si quieres buscar el ser espiritual, el alma del Ángel, debes buscarlo en el reino astral, debes buscarlo clarividentemente.

La siguiente etapa, la de los Arcángeles, es otra vez diferente. Lo que hemos dibujado aquí como el cuerpo astral, en el caso de los Arcángeles, no está en absoluto unido con los cuerpos etérico y físico. La parte más baja de ellos que podemos encontrar, debemos dibujarla así: el cuerpo físico y el cuerpo etérico (Diagrama III – 1,2); se han separado, y todos los principios superiores están arriba en los mundos superiores, de modo que solo podemos tener una imagen completa del Arcángel cuando lo buscamos en dos lugares y nos damos cuenta de que no es lo mismo que con el hombre que une todo en un solo ser. La parte espiritual está arriba, y al mismo tiempo se refleja abajo. Un cuerpo físico y etérico solo puede unirse cuando el físico consiste en aire o fuego. Por ejemplo, no podrían percibir los cuerpos físicos de estos Arcángeles corriendo por el agua; podrían reconocerlos solo en el aire y en el fuego, y tendrían que encontrarlo clarividentemente, y solo en el mundo espiritual, la contraparte espiritual de ese viento y ese fuego. Esto no está unido ni a su cuerpo físico ni a su cuerpo etérico.

Y luego llegamos a esos Seres a quienes designamos como Archai, Principios Primordiales o Espíritus de la Personalidad. A continuación, podemos dibujar solo el cuerpo físico (Diagrama IV); todo lo demás está arriba en el mundo espiritual. Tal cuerpo físico solo puede vivir en fuego; solo en llamas de fuego pueden reconocer el cuerpo físico del Archai. Cada vez que vean el fulgurante fuego del rayo pueden decirse a sí mismos: en él está contenido algo del Archai; pero en el mundo espiritual de arriba encontraré la contraparte espiritual que, en este caso, está separada de su cuerpo físico.

Es especialmente en los Archai o los Espíritus o la Personalidad que el clarividente puede lograr esto con relativa facilidad.

Estos Espíritus de la Personalidad tienen un reino que llega hasta la Venus astronómica (Mercurio en el sentido oculto de los misterios). Imaginemos que alguien ha progresado tanto que puede observar lo que está evolucionando allá arriba en Venus. (Mercurio oculto). Allí pueden reconocer a estos Seres altamente evolucionados, los Espíritus de la Personalidad. Cuando dirigen su visión clarividente a Venus para observar allí el conjunto de los espíritus de la Personalidad, y luego ven el relámpago a través de las nubes, ven en ese relámpago el reflejo de los Espíritus de la Personalidad, porque en él tienen su cuerpo físico.

Ahora llegamos a Seres espirituales aún más elevados, a aquellos que alcanzan el Sol. Estos poderes, estos Exusiai o Espíritus de la Forma nos interesan menos actualmente; solo debe tenerse en cuenta que los seres de Venus y de Mercurio son sus órganos de ejecución, los seres de Venus que tienen su cuerpo físico en las llamas y los de Mercurio que lo tienen en el aire. Traducen esto para decir: los Seres que viven en el Sol hacen uso de los espíritus de Venus (Mercurio oculto) en las llamas de fuego, y los espíritus de Mercurio (Venus oculta) en el viento como sus ejecutores. “Y Dios enciende llamas de fuego en sus siervos y vientos en sus mensajeros”. Dichos como estos encontrados en documentos religiosos antiguos están tomados absolutamente de hechos espirituales, y corresponden con lo que el clarividente puede observar.

Por lo tanto, vemos que las tres jerarquías que se encuentran por encima de nosotros están estrechamente unidas a nuestra propia existencia. El hombre es el ser que es, porque ha participado de la solidez de la Tierra. Esto lo separa de otros Seres, lo convierte en un ser autónomo compuesto por órganos separados. En la Luna, el hombre seguía siendo un ser como los demás; allí pasó por transformaciones, tal como lo hacen las masas de agua que tienen un cuerpo que está siempre en un estado de transformación. En la Tierra, el hombre fue encarcelado por primera vez, por así decirlo, dentro de su piel; y se convirtió en un ser autónomo, de modo que es posible decir que el hombre está compuesto de un cuerpo físico, un cuerpo etérico, un cuerpo astral y un Yo. Este aislamiento realmente se originó no hace mucho tiempo. Si volvemos a la primera época de los antiguos tiempos Atlantes, encontramos a un hombre que todavía no sentía su yo completamente dentro de él, que todavía estaba esperando recibir su yo. Y si retrocedemos aún más en la evolución terrenal, descubrimos que lo que hay del hombre en la Tierra consiste todavía en un cuerpo físico, etérico y astral. Y si volvemos a los tiempos de Lemuria, encontramos a un hombre que en su camino no tiene más cuerpo físico, etérico y astral aquí en la tierra que los Ángeles. Desde este punto de tiempo, con el crecimiento del yo, comienza la unión y continúa a través de los tiempos post-atlantes. En la época lemuriana, los hombres caminaron por la Tierra conteniendo solo un cuerpo físico, un cuerpo etérico y un cuerpo astral. Pero estos no eran hombres que podían pensar, en el sentido actual o que podían desarrollarse humanamente —en el sentido de hoy.

Y ahora sucedió algo muy notable en la Tierra. Aquellos hombres de Lemuria que solo tenían cuerpo físico, etérico y astral estaban indefensos, no podían evitarlo, no sabían lo que tenían que hacer en la Tierra. Desde las regiones celestiales, los habitantes de la Venus astronómica descendieron a la Tierra, a estos seres indefensos; Debido a que tenían una cierta relación con el cuerpo físico, se les permitió enviar su luz a través de ellos y enterrar el cuerpo físico de los primeros habitantes de la Tierra. Así, encontramos algunos entre los lemurianos, que pasaron entre la masa de la humanidad de una manera bastante notable; tenían un cuerpo físico diferente al de los demás. Un hombre, tan particularmente agraciado, no tenía un cuerpo físico ordinario, sino un cuerpo inspirado por un espíritu de Venus, un Espíritu de Personalidad. Debido a que el hombre de la antigua Lemuria se movía con un espíritu de Venus dentro de su cuerpo físico, tuvo una poderosa influencia en todo su entorno. Tales lemurianos no parecían diferentes de sus compañeros externamente; pero debido a que un Espíritu de Personalidad se introdujo en sus cuerpos, estos individuos seleccionados actuaron sugestivamente, en el sentido más elevado de la palabra, sobre su entorno. Hoy en día, no hay nada que comparar con la obediencia, la reverencia y el temor que sentían por ellos. Todos los intentos de colonización que se emprendieron, a personas de las diferentes regiones de la Tierra, fueron dirigidos por tales seres, en quienes había descendido un Espíritu de Personalidad. No se necesitaba hablar, porque no había discurso entonces, no se necesitaban signos, pero el solo hecho de que tal Espíritu de Personalidad estaba allí, era suficiente. Y cuando se consideró necesario que grandes masas de personas fueran conducidas de un lugar a otro, esas masas simplemente lo siguieron sin pensarlo. El pensamiento no existía, solo se desarrolló más tarde.

Así, los Espíritus de la Personalidad bajaron a la Tierra, como los Espíritus de Venus, en los antiguos tiempos de Lemuria. Y podemos decir que las características distintivas de estos mensajeros de Venus —con el semblante humano que en esa época podrían usar— significaba algo bastante nuevo con respecto a todo el Universo. Si tomamos su significado cósmico, llega hasta Venus, y sus acciones tienen un significado, una influencia en todas las concatenaciones del Sistema Solar. Podrían llevar a las personas de un lugar a otro, ya que conocían las conexiones que solo pueden conocer aquellos que conocen los alrededores de la Tierra, y no solo la Tierra misma.

El desarrollo de la humanidad progresó aún más. Surgió la necesidad de que los Arcángeles, Espíritus del Mercurio astronómico, actuaran sobre el desarrollo humano. Estos ahora estaban obligados a animar y dar vida a lo que habitaba abajo, en la Tierra. Esto ocurrió principalmente en la época atlante. En ese momento, los Arcángeles o Espíritus de Mercurio descendieron sobre la Tierra e inspiraron los cuerpos físico y etérico de los hombres de ese período. De modo que en la Atlántida también había hombres que no eran muy diferentes de los demás, pero cuyos cuerpos físico y etérico eran engendrados por un arcángel. Y si recuerdan lo que se dijo ayer, que los Arcángeles tienen la tarea de dirigir naciones enteras, comprenderán que el hombre que albergaba un Arcángel dentro de sí podía en realidad dar a toda la raza atlante las leyes que recibía directamente del Cielo. Los grandes líderes de los antiguos tiempos de Lemuria, cuando aún era necesario actuar de manera mucho más general, fueron inspirados por los espíritus de Venus. Aquellos que, en tiempos de los atlantes, tenían que dirigir a masas de personas más pequeñas, fueron enardecidos por los Arcángeles. Los que se llaman los reyes sacerdotes de la Atlántida, en verdad, eran maya. No eran en absoluto lo que aparentemente parecían ser. Un Arcángel vivía en sus cuerpos físico y etérico, él era el verdadero agente activo.

Si volvemos a la época atlante, podemos buscar las estancias ocultas de estos líderes de la humanidad. Desde estos centros ocultos que trabajaron, donde investigaron los misterios del Espacio, podían atribuir el nombre de “Oráculo” a lo que se investigó y ordenó desde esos antiguos lugares atlantes de los Misterios, a pesar de que esta palabra se originó en tiempos posteriores. El nombre “Lugar de los oráculos” es bastante adecuado para estos centros de instrucción y gobierno. En ellos trabajaron los grandes maestros, para que otros pudieran ser entrenados para ser sacerdotes y sirvientes de los hombres.

Es importante saber que hubo hombres en la antigua Atlántida que en realidad eran Arcángeles, portando un Arcángel encarnando dentro de sus cuerpos físico y etérico. Si tal hombre hubiera sido visto por alguien dotado de clarividencia, este último de hecho habría visto a un hombre físico y detrás de él una enorme figura, elevándose por encima y perdiéndose en regiones indefinidas —la figura del Arcángel inspirador. Tal personalidad era de doble naturaleza, como si detrás del hombre físico, que crecía en el Espacio indefinido, estuviera el Arcángel inspirador. Cuando tales hombres murieron, el cuerpo físico fue destruido de acuerdo con las leyes de la Atlántida. Ese cuerpo físico, que había sido rodeado naturalmente por el Arcángel, se disolvió, pero el cuerpo etérico no se disolvió. Hay una economía espiritual que exige excepciones a las verdades generales expuestas por la Antroposofía. Decimos —y en general es correcto— que cuando un hombre muere, deja a un lado su cuerpo físico y después de cierto tiempo también su cuerpo etérico, que se disuelve con la excepción de un extracto. Este es generalmente el caso. Hay una enorme diferencia entre un cuerpo etérico como el de los Iniciados de los Oráculos Atlantes, que estaba impregnado por un Arcángel, y un cuerpo etérico ordinario. Un cuerpo etérico tan precioso no se pierde, sino que se conserva en el mundo espiritual.

En primer lugar, el gran líder de los oráculos atlantes preservó los siete cuerpos etéricos más importantes de los siete grandes iniciadores de estos oráculos. Estos cuerpos etéricos que se construyeron originalmente al ser habitados por los Arcángeles, quienes, a su muerte, naturalmente regresaron a los mundos superiores. Tales cosas ciertamente no se conservan en cajas, sino de acuerdo con las leyes espirituales. El iniciado atlante del Oráculo del Sol no es otro que Manu, a quien se ha mencionado a menudo, y que guió al resto de la nación atlante hacia Asia para establecer la nueva civilización post-atlante. Tomó a su pequeño puñado de personas con él y los llevó a Asia. Entrenó a la gente de generación en generación, y cuando los siete más adaptables fueron lo suficiente criados y educados, tejió en sus cuerpos etéricos individuales la sustancia de los siete cuerpos etéricos preservados, que habían sido tejidos por los Arcángeles en la antigua Atlántida. Esos siete, que fueron enviados por el gran Líder, para sentar las bases de la primera civilización post-atlante, fueron los siete santos Rishis de la antigua India; llevaban dentro de su vestimenta etérica, los cuerpos etéricos de los grandes líderes atlantes, que habían adquirido estos cuerpos a través de los Arcángeles. Así, el pasado, el presente y el futuro actuaron en armonía. Esos siete hombres que se llaman los santos Rishis habrían aparecido como personas simples, ya que, con su cuerpo astral y su yo, no habían alcanzado la altura de sus cuerpos etéricos.

Todo lo que eran capaces de hacer era entretejerse con sus cuerpos etéricos. Hubo ciertas horas durante las cuales la inspiración actuó dentro de sus cuerpos etéricos, y luego hablaron de cosas que ellos mismos nunca podrían haber sabido. De sus labios fluía lo que había sido inspirado en sus cuerpos etéricos. Por lo tanto, eran personas simples y sencillas cuando se les dejaba a su propia comprensión; pero en sus horas de inspiración, cuando el cuerpo etérico estaba activo, hablaban de los mayores misterios de nuestro Sistema Solar y del Universo.

En los tiempos post-atlantes, los hombres aún no habían avanzado tanto como para poder prescindir de la ayuda de arriba, la inspiración aún era necesaria; y una especie de enmarañamiento todavía tuvo lugar desde arriba. Hemos visto cómo se produjo tal enmarañamiento en la época lemuriana, porque un espíritu de Personalidad enalteció el cuerpo físico.; En los tiempos de la Atlántida, los cuerpos físico y etérico fueron inspirados por los Arcángeles, y ahora los grandes líderes de los tiempos posteriores a la Atlántida son inspirados por un Ángel que desciende a sus cuerpos físico, etérico y astral. Los grandes líderes de la humanidad en los tiempos post-atlantes no poseen simplemente un cuerpo físico, etérico y astral, sino que también un Ángel viviendo en ellos. Por lo tanto, estos grandes líderes podían mirar hacia atrás en sus antiguas encarnaciones. El hombre común todavía no puede hacerlo, porque aún no se ha desarrollado su mana; él mismo debe primero convertirse en un ángel. Estos líderes, que nacieron de los habitantes ordinarios, llevaban un Ser Angélico dentro de sus cuerpos físico, etérico y astral, que los enaltecían y los interpenetraban, esto es nuevamente Maya, nuevamente tenemos Seres que son algo diferentes de lo que parecen ser en la Tierra. Los grandes líderes de la humanidad de la gris antigüedad eran muy diferentes de lo que parecían exteriormente. Eran personalidades en las que habitaba un ángel y les daba lo que necesitaban, para que pudieran convertirse en maestros y líderes de los hombres. Los grandes fundadores de las religiones fueron hombres poseídos por ángeles. Los ángeles hablaron a través de ellos. Los asuntos del mundo deben describirse de hecho como completamente regulares, pero los procesos de desarrollo siempre se deslizan uno dentro del otro, se superponen. Lo que describimos como exhibiendo una regularidad completa no funciona con tal regularidad. Es cierto que, como principio general, los Espíritus de la Personalidad hablaron a través de entidades humanas en los tiempos de Lemuria, los Arcángeles en la época Atlante y los Ángeles en los tiempos Postatlantes. Pero tales seres surgieron, incluso en la época posterior a la Atlántida, hubo hombres fueron penetrados por un Espíritu de Personalidad hasta su cuerpo físico y que, por lo tanto, estaban en la misma posición, aunque vivieron en la época postatlante, que esos seres a través de quien hablaron en Lemuria los Espíritus de la Personalidad. Por lo tanto, era posible tener hombres también en los tiempos post-atlantes, que llevaban externamente todas las características de su nación, pero que, debido a que la humanidad todavía necesitaba grandes líderes, llevaban dentro de ellos un Arcai, un Espíritu de Personalidad, y que eran la encarnación externa de tal Espíritu. También hubo hombres en los tiempos postatlantes que tenían un Arcángel, un Espíritu de Mercurio, dentro de ellos, que enaltecía su cuerpo físicos y etérico. Y, por último, una tercera categoría de hombres que fue inspirada en sus cuerpos físico, etérico y astral por un Ser Angelical, una categoría a través de la cual habló un Ángel. En el espíritu de la enseñanza oriental, tales personalidades recibieron nombres particulares. Por lo tanto, una personalidad que exteriormente se parece a un hombre de nuestros tiempos post-atlantes, pero que realmente es el portador de un Espíritu de la Personalidad, que está inspirado por ese Arcai hasta su cuerpo físico, se llama Dhyani-Buddha en la Enseñanza Oriental. Dhyani-Buddha es un nombre genérico para las individualidades humanas en las que los Espíritus de la Personalidad están activos, incluso en lo que respecta a su cuerpo físico[1].

A esas personalidades que están envueltas en un cuerpo etérico, que es portador del Arcángel en los tiempos post-atlantes, se les llama Bodhisattva. Y aquellos que son portadores de un Ángel, y que, por lo tanto, están enaltecidos en su aspecto físico, etérico y astral, se llaman Budas humanos.

Por lo tanto, tenemos tres grados: el del Dhyani Buda, el Bodhisattva y el Buda. Esta es la verdadera enseñanza de los Budas, de las clases y categorías de Budas, que debemos reconocer en relación con la manera y los medios por los cuales las Jerarquías cumplen sus fines. Esta es la maravilla que nos encontramos, cuando miramos hacia atrás a los hombres de un desarrollo anterior, que entre estos hombres encontramos a aquellos, a través de los cuales las Jerarquías Superiores hablan desde el Cosmos hacia los Planetas, y solo gradualmente estos Espíritus de las Jerarquías superiores, que estaban activos antes de la aparición de nuestra Tierra, emancipan a los hombres planetarios que viven aquí, cuando han alcanzado el grado necesario de madurez. Aquí contemplamos profundidades insondables de sabiduría. Y lo que es de extraordinaria importancia es que comprendamos esta sabiduría exactamente como se enseñó en todas las épocas, cuando se enseñó la sabiduría prístina a los hombres.

Por lo tanto, cuando escuchen hablar de los Budas, ya que no hablan del único Buda en la enseñanza oriental, sino de muchos, entre los cuales hay grados de perfección naturalmente diferentes, presten atención al hecho: — un Buda camina en la Tierra, pero detrás del Buda, está el Bodhisattva e incluso el Dhyani-Buda.

Sin embargo, las cosas podrían ser tales, que el Dhyani-Buddha o el Bodhisattva no lleguen tan lejos como para enaltecer el cuerpo físico, sino que el Bodhisattva desciende tan solo como para poder enaltecer el cuerpo etérico, para que puedan imaginar un Ser que no llega tan lejos como para enaltecer e inspirar el cuerpo físico del hombre, sino solo el cuerpo etérico. Sin embargo, puede suceder cuando tal Bodhisattva no es físicamente visible (porque cuando aparece solo en un cuerpo etérico no es físicamente visible, y había tales Bodhisattva que eran físicamente invisibles) que puede, como un Ser Superior, inspirar excepcionalmente al Buda humano. De modo que tenemos al Buda humano, que ya está inspirado por un Ser Angélico, siendo inspirado aún más en su cuerpo etérico por un Ser Arcangélico. Es esencial que examinemos esta maravillosa complejidad de la naturaleza humana. Muchas individualidades a las que miramos en tiempos pasados ​​solo pueden entenderse cuando las aceptamos como el punto de encuentro de diferentes seres superiores, que se proclaman y expresan a través del hombre. Porque, en verdad, muchos períodos no poseen un número suficiente de grandes hombres para inspirarse en los espíritus que tienen que estar activos. Por lo tanto, a veces una sola personalidad debe ser impulsada por diferentes individualidades de las Jerarquías Superiores. Y a veces no solo son los habitantes de Mercurio quienes hablan con nosotros, cuando tenemos una cierta personalidad frente a nosotros, sino también los habitantes de Venus.

Tales ideas nos llevan a la comprensión de la evolución humana, para que podamos reconocer la verdadera naturaleza de esas personalidades que, cuando se encuentran como hombres físicos, representan meramente maya. Mañana comenzaremos tratando de comprender el origen de cada planeta individual, que hasta ahora hemos considerado solo como marcas de límite, y después nos haremos una idea de ellos como las moradas de los Seres espirituales correspondientes.

Traducción revisada por Gracia Muñoz en enero de 2020.

[1] NOTA EDITORIAL

  • Un espíritu de personalidad entra en el cuerpo físico humano y a esta entidad en la época Postatlante se le llama Dhyani-Buddha.
  • Un Arcángel entra en el cuerpo físico y etéreo humano y a esta entidad en la época Postatlante se le llama Bodhisattva.
  • Un ángel entra en el cuerpo físico, etérico y astral humano y a esta entidad en la época Postatlante se le llama Buddha.

Pero hay diferentes grados de cada uno, y es posible que un Ser humano se inspire en las tres Jerarquías Espirituales. El estudiante debe evitar hacer reglas duras y rápidas. Hay mucho solapamiento y también cierta desviación de diagramas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s